Teoría de la Dependencia

Homenaje a Andre Gunder Frank
A mi maestro de la New School for Social Research de Nueva York. Con el nombre de Teoría de la Dependencia se conoce una teoría económica articulada a finales de la década de los sesenta, la cual intenta explicar la pobreza y el subdesarrollo en Latinoamérica a través de factores externos que son el resultado del sistema económico internacional. Entre los más destacados exponentes de esta teoría se incluyen André Gunter Frank, autor de Capitalism and Underdevelopment in Latin América (1967); y Fernando Enrique Cardoso y Enzo Faletto, autores de Dependencia y Subdesarrollo en América Latina (1969). Los defensores de la Teoría de la Dependencia utilizaban con frecuencia términos como “centro” y “periferia” para describir el tipo de relación que predominaba en ese entonces entre los países del “primer mundo” y los países del “tercer mundo”. Su centro de desarrollo y discusión fue la CEPAL (Comisión Económica para América Latina) de las Naciones Unidas con sede en Santiago de Chile y su aplicación se debió al economista argentino Raúl Prebisch. Inicialmente se dirigieron al entorno latinoamericano aunque posteriormente fueron generalizadas por economistas neomarxistas entre los que destacó Samir Amin, asociándolo al concepto de desarrollo desigual y combinado, el mas destacado exponente en la actualidad es el brasileño Teotonio Dos Santos. En México su centro de desarrollo fue la Facultad de Economía y el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, sobresaliendo entre otros José Luis Ceceña Gámez, Fernando Carmona, Rodolfo Stavenhagen, Horacio Flores de la Peña, y Pablo González Casanova.

La dependencia económica es una situación en la que la producción y riqueza de algunos países está condicionada por el desarrollo y condiciones coyunturales de otros países a los cuales quedan sometidas. El modelo "centro-periferia" describe la relación entre la economía central, autosuficiente y próspera, y las economías periféricas, aisladas entre sí, débiles y poco competitivas. Frente a la idea clásica de que el comercio internacional beneficia a todos los participantes, estos modelos propugnan que sólo las economías centrales son las que se benefician. 1

Los mecanismos mediante los que el comercio internacional agrava la pobreza de los países periféricos son diversos: La especialización internacional asigna a las economías periféricas el papel de productores-exportadores de materias primas y productos agrícolas y consumidoresimportadores de productos industriales y tecnológicamente avanzados. La monopolización de las economías centrales permite que los desarrollos tecnológicos se traduzcan en aumentos salariales y de precios mientras que en la periferia se traducen en disminuciones de precios. La expansión económica tiene efectos diferentes sobre la demanda de productos industriales y la de productos agrícolas ya que su elasticidad respecto a las rentas es diferente. Cuando los países de la periferia crecen económicamente sus importaciones tienden a aumentar más rápidamente que sus exportaciones. Como consecuencia de estas ideas, los países latinoamericanos aplicaron una estrategia de desarrollo basada en el proteccionismo comercial y la substitución de las importaciones. A la vez, los bancos centrales latinoamericanos se esforzaron sobrevalorar sus propias monedas para abaratar sus importaciones de tecnología. La estrategia funcionó satisfactoriamente durante la década de los setenta en la que se produjo un crecimiento generalizado del precio de las materias primas en los mercados internacionales que influyó muy negativamente en las economías "centrales". Pero finalmente, la contracción de la demanda internacional y el aumento de los tipos de interés desembocó en la década de los ochenta en la crisis de la deuda externa lo que exigió profundas modificaciones en la estrategia de desarrollo. Mecanicismo desde el punto de vista de la dependencia Desde un punto de vista mecánico, la dependencia es visualizada como el proceso forzoso de “el desarrollo del subdesarrollo” (Frank 1969). El capitalismo tiende así esencialmente al estancamiento y a la estanflación (estancamiento con inflación) , a la pauperización de las masas y en Latinoamérica además, a las dictaduras (Lehmann 1990). Este principio fue el fundamento de la práctica revolucionaria, la que entendió el paso del capitalismo hacia el socialismo como la lucha de lo viejo contra lo nuevo. Ambos modelos políticos fueron concebidos dualmente como el basamento de las estructuras políticoeconómicas. La agudización de uno u otro modelo obstruye la mirada del contexto asociado y las acciones para la transformación de las estructuras, es decir coexistían dos economías en el subdesarrollo, un sector atrasado ligado mayormente a la agricultura y un sector desarrollado, ligado al crecimiento urbano, es decir se daba la dualidad y el conflicto entre el desarrollo urbano y el subdesarrollo rural, posteriormente evolucionó a la dialéctica entre la capital de la republica (polo de desarrollo) y el resto del país ( con economías de enclave en donde se extraen las riquezas para beneficio de la Gran Metrópoli nacional a la vez subordinada a los intereses de la Metrópoli extranjera dominante.

2

Análisis histórico-estructural: contextualización de la polarización del espacio social El análisis histórico-estructural que fue elaborado en los años 1960 puede verse como una variante reformista de la teoría de la dependencia. (Cardoso, Faletto 1976:21). Trabajó el diseño cada vez más específico, o sea diferenciado en el espacio y el tiempo, del movimiento de las leyes capitalistas mediante un método interdisciplinario. En este sentido avanzó en la dirección de una contextualización de la polarización del espacio social. Lo viejo y lo nuevo se solapan igual que el adentro y el afuera. “Aunque es verdad que el crecimiento económico de los diferentes países latinoamericanos ocurre de modos distintos, condicionado a las estructuras cada vez más específicas, ello no alcanza para reemplazar las interpretaciones económicas del desarrollo a través de la sociología. Cada vez se necesita más de un análisis extendido que permita una respuesta global y diferenciada a la pregunta general sobre las posibilidades de desarrollo de los países latinoamericanos, así como dar respuesta a las preguntas decisivas acerca del significado del desarrollo y sus supuestos sociales y políticos” (Cardoso, Faletto 1976: 14). “Lo nacional fue dialéctico tanto como la concretización “local” de los procesos globales de desarrollo, ello entendido en una interacción constitutiva: "Este principio muestra la contradicción entre la nación –entendida como una relativa unidad social autónoma que siempre debe mediar con el sistema de poder interno- por un lado y el desarrollo –como un proceso preparado para encaminarse o que está en camino para conectarse con las economías centrales, las que son el nuevo modo, pero más aún de acuerdo con los intereses del centro- por el otro” (Cardoso, Faletto 1976: 38).

Resumiendo:
Las bases de la teoría de la dependencia surgieron en 1950 como resultado, entre otros, de las investigaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Uno de los autores más representativos fue Raúl Prebish. El punto principal del modelo Prebisch es que para crear condiciones de desarrollo dentro de un país es necesario:
a. Controlar la tasa de cambio monetario, poniendo mayor énfasis en políticas fiscales que en políticas monetarias; b. Promover un papel gubernamental más eficiente en términos de desarrollo nacional; c. Crear una plataforma de inversiones, dando prioridad al capital nacional d. Permitir la entrada de capitales externos siguiendo prioridades ya establecidas en planes de desarrollo nacionales; e. Promover una demanda interna más efectiva en término de mercados internos como base para consolidar el esfuerzo de industrialización en Latinoamérica en particular y en naciones en desarrollo en general; f. Generar una mayor demanda interna incrementando los sueldos y salarios de los trabajadores;

3

g. Desarrollar un sistema de seguro social más eficiente por parte del gobierno, especialmente para sectores pobres a fin de generar condiciones para que estos sectores puedan llegar a ser más competitivos; y h. Desarrollar estrategias nacionales que sean coherentes con el modelo substitución de importaciones, protegiendo la producción nacional al imponer cuotas y tarifas a los mercados externos.

La propuesta de Prebisch y de la CEPAL fueron la base de la teoría de la dependencia a principios de los años 50 Sin embargo, algunos autores como Falleto y Dos Santos argumentan que las propuestas de desarrollo de la CEPAL fracasaron y que es en medio de estas condiciones en donde surge, propiamente, la teoría de la dependencia. A finales de la década de los cincuentas y mediados de la década de los sesentas se publicó este modelo teórico más elaborado. Entre los principales autores de la teoría de la dependencia tenemos a: Andre Gunder Frank, Raul Prebisch, Theotonio Dos Santos, Enrique Cardoso, Edelberto Torres-Rivas, y Samir Amin. La teoría de la dependencia combina elementos neo-marxistas con la teoría económica keynesiana (ideas económicas liberales que surgieron en Estados Unidos y Europa como respuesta a la depresión de los años 20). A partir del enfoque económico de Keynes, la teoría de la dependencia está compuesta por 4 puntos fundamentales: a) desarrollar una considerable demanda interna efectiva en términos de mercados nacionales; b) reconocer que el sector industrial es importante para alcanzar mejores niveles de desarrollo nacional, especialmente porque este sector generar mayor valor agregado a los productos en comparación con el sector agrícola; c) incrementar los ingresos de los trabajadores como medio para generar mayor demanda agregada dentro de las condiciones del mercado nacional; d) promover un papel gubernamental más efectivo para reforzar las condiciones de desarrollo nacional y aumentar los estándares de vida del país. Foster-Carter (1973) encuentra tres diferencias fundamentales entre el Marxismo ortodoxo clásico y el neo-marxismo, siendo el segundo el que provee una base para la teoría de la dependencia. Primero, el enfoque clásico se centra en el análisis del papel de los monopolios extendidos a escala mundial, mientras que el centro del neo-marxismo es proveer una visión desde las condiciones periféricas. Segundo, el movimiento clásico previó la necesidad de una revolución burguesa en la introducción de procesos de transformación; desde la perspectiva de neo-marxista y basándose en las condiciones actuales de los países del Tercer Mundo, es imperativo "saltar" hacia una revolución social, principalmente porque se percibe que la burguesía nacional se identifica fuertemente con posiciones de élite y de la metrópoli más que con posiciones nacionalistas. El enfoque marxista clásico consideraba que el proletariado industrial tenía la fuerza y estaba llamado a ser la vanguardia para la revolución social; el enfoque neomarxista insistió en que la clase revolucionaria debía de estar conformada por los campesinos para poder llevar a cabo un conflicto revolucionario.

4

los dependentistas en general consideran que las naciones periféricas experimentan su mayor desarrollo económico cuando sus enlaces con el centro están más débiles. más que de vínculos financieros a monopolios de los países del centro. Theotonio Dos Santos afirma que la base de la dependencia de los países subdesarrollados resulta de la producción industrial tecnológica. de la Gran Depresión y las potencias occidentales estaban involucradas en la Segunda Guerra Mundial. De acuerdo con la escuela de la dependencia la principales hipótesis referentes al desarrollo en los países del Tercer Mundo son: primero. en el otro en el caso del centro versus la periferia (dependencia). Frank como caso de estudio. c) el uso de visiones estructurales teóricas polares. En Latinoamérica podemos observar ejemplos de esta situación. Las principales críticas de la teoría de la dependencia se han centrado en el hecho de que esta escuela no provee evidencia empírica exhaustiva para justificar sus conclusiones. Frank indica en particular que cuando los países del centro se recuperan de la guerra u otras crisis que han desviado de su atención de la periferia. 5 . quien ha estudiado condiciones en India a final de la década de 1950. la balanza de pagos. el desarrollo de los países del Tercer Mundo necesita tener un grado de subordinación al centro en contraste del desarrollo de las naciones centrales cuyo desarrollo fue históricamente y es hoy día independiente. Una tercera hipótesis indica que cuando los países del centro se recuperan de su crisis y reestablecen sus vínculos comerciales y financieros. en un caso la estructura es tradición versus modernidad (modernización). este enfoque utiliza un alto nivel de abstracción en su análisis. Otros autores clásicos de la teoría de la dependencia son: Baran. Otra crítica es que el análisis de la dependencia considera perjudiciales los vínculos de estos países con las corporaciones transnacionales mientras en verdad estos vínculos pueden ser utilizados como medio de transferencia de tecnología. hay que evaluar que tanto Luis Echeverría Álvarez como José López Portillo. a través del tiempo. el cuarto aspecto se refiere al hecho de que las naciones más subdesarrolladas que todavía operan con sistemas tradicionales feudales son las que tuvieron relaciones más cercanas con el centro.Aunque la escuela de la modernización y la escuela de la dependencia difieren en muchas áreas. especialmente en aquellos países con un alto grado de industrialización. utilizando estados-naciones como unidad de análisis. b) una metodología que utiliza un alto nivel de abstracción y se centra en el proceso revolucionario. y Ladsberg. las principales son: a) el centro de la investigación es el desarrollo de los países del Tercer Mundo. también presentan algunas similitudes. quien ha estudiado los procesos de producción industrial en los países del centro en los setentas. y el crecimiento y la industrialización de esto país se tiende a ver subordinada. ambos estudiaron en la CEPAL y ambos son ejemplos de las políticas económicas que aplicaron. Un ejemplo de esto es el proceso de industrialización que se desarrolló en Latinoamérica durante los años 30s y 40s cuando las naciones del centro estaban concentradas en resolver los problemas. Además. fueron mas efectivas que las posteriores políticas neoliberales. inflación y estabilidad política de los países del Tercer Mundo se han visto afectadas negativamente. incorporan de nuevo al sistema a los países periféricos. como Brasil el cual es utilizado por Andre G. Por último. Sin embargo. ambos expresidentes de México de 1970 a 1982. Segundo.

y cómo estas relaciones pueden ser transformadas en elementos positivos para el desarrollo de las naciones periféricas. Al mismo tiempo. Otro factor que también motivó a los economistas latinoamericanos y a sus gobiernos fue el anti-americanismo. Sus orígenes están en el final ee los años 20 y durante los años 30 y la Gran Depresión cuando el colapso de los precios de las materias primas devastó las economías latinoamericanas orientadas a la exportación. especialmente los países de Asia Sur-Oriental. Para éste científico político los gobiernos del Tercer Mundo tienen un cierto nivel de independencia del eje real de poder dentro del país. una economía cerrada y un menosprecio general por el papel del mercado. En Occidente. la antipatía hacia las grandes empresas norteamericanas que se percibían como explotadoras en América Latina. Los nuevos estudios de la teoría de la dependencia incluyen los de Cardoso (1979) y a Falleto (1980). Los teóricos de la dependencia rechazaban los beneficios del comercio mundial. especialmente aquellos relacionados con el comercio. Estos argumentos se incluyen principalmente de los trabajos de Nikos Poulantzas. Evans estudió las ventajas comparativas que Brasil tiene respecto a sus vecinos en Sur América. los nuevos autores de esta escuela reconocen un margen de acción de los gobiernos en el sentido de darles espacio para perseguir su propia agenda. Una de las principales críticas actuales de la teoría de la dependencia y de la modernización es que ambas continúan basando sus supuestos en los resultados en los estados-nación. Y desde fines de los años 40 hasta los años 80. la tecnología mundial y la cooperación militar. en consonancia con la época. Un punto importante de los nuevos estudios de dependencia es que mientras que la posición ortodoxa de la dependencia no acepta la autonomía relativa del gobierno de las élites poderosas. 6 . después de la II Guerra Mundial. y Gold estudió los elementos de dependencia que operaban a principios del proceso mediante el cual Taiwán se convirtió en un país con notable potencial económico. O´Donell estudió el caso de la autonomía relativa entre elementos económicos y políticos en el contexto de las condiciones de los países del Tercer Mundo. Estos autores toman en cuenta las relaciones de los países en términos de sus niveles sistémicos (externos) y sub-sistemáticos (internos). Éstos últimos movimientos enfocan su atención principalmente en las vínculos entre países. Esta racionalizaba el control del estado – altas barreras proteccionistas. El tradicional enfoque estatista en América Latina estuvo muy influido por lo que se conoce como la teoría de la dependencia.Referente a esto es importante recordar que los Estados Unidos fue una colonia y que este país tuvo la capacidad de romper en círculo vicioso del subdesarrollo. el cambio hacia un mayor control estatal se vio impulsado tanto por el desarrollo del estado del bienestar social y el intervencionismo keynesiasno como por el prestigio del marxismo y de la Unión Soviética. Este es un punto importante que nos permite separar las escuelas antes mencionadas de la perspectiva teórica de los sistemas mundiales o de la teoría de la globalización. la “seguridad nacional” se convirtió en una justificación para que los gobiernos se hicieran cargo de los “sectores estratégicos” de la economía con el presunto objetivo de satisfacer las necesidades del país y no las de los inversionistas extranjeros. Esto condujo a la formación de empresas petroleras estatales en un número de países. disfrutó un dominio absoluto. los sistemas financieros internacionales.

Esto se podría lograr rompiendo los vínculos con el comercio mundial mediante altas tarifas y otras formas de proteccionismo. estos países debían de desplazarse lo más rápidamente posible hacia lo que llamó la industrialización de “substitución de importaciones’’ (ISI). Las monedas fueron sobrevaloradas. y que se debían de acercar al modelo de una economía centralmente planificada como la de la Unión Soviética y la Europa del este. La forma de hacer dinero era aprender a navegar por el laberinto burocrático y no servir al mercado. el comercio internacional no era una forma de elevar el nivel de vida sino más bien una forma de robo y explotación que las naciones industriales y sus corporaciones multinacionales perpetraban sobre los pueblos en vías de desarrollo. En vez de exportar materias primas e importar productos manufacturados. Pero. y los subsidios se multiplicaron. Los precios nacionales eran controlados y manipulados. La profunda debilidad del sistema permanecía fundamentalmente oculta – hasta principios de los años 80. En general. lo que significaba que el centro explotaría constantemente a la periferia.A fines de los años 40. muy especialmente. Prebisch y sus colegas de la CEPAL propusieron una versión internacional de la inevitabilidad de la lucha de clases. Alegaron que la economía mundial estaba dividida entre el “centro” industrial – Estados Unidos y Europa Occidental – y la “periferia” productora de materias primas. Estas ideas se convirtieron en artículos de fe en las universidades latinoamericanas. En el mismo período. los elementos esenciales de su concepción eran expuestos y promovidos por Comisión Económica Para América Latina (CEPAL) de Naciones Unidas y. Muchas industrias y actividades fueron nacionalizadas. que dirigió la comisión de 1948 a 1962. Hasta los años 70. El ingreso real per cápita casi se duplicó entre 1950 y 1970. Prebisch empezó su carrera como “un firme creyente en las teorías neoclásicas”. por el economista argentino Raúl Prebisch. este enfoque pareció funcionar. y no las señales y el feedback del mercado. lo que abarataba las importaciones de los equipos necesarios para la industrialización. Una verdadera jungla de controles y regulaciones proliferó por toda la economía. ¿Qué hacer? La periferia debía de romper ese ciclo siniestro y tomar su propio camino. Los términos de intercambio siempre trabajarían en contra de la periferia. 7 . Las monedas sobrevaloradas también desalentaban las exportaciones agrícolas y de otras materias primas al aumentar sus precios y destruir su competitividad. Todas las demás importaciones fueron severamente racionadas mediante permisos y licencias. lo que guiaba la economía eran las decisiones políticas y burocráticas. Se subieron las tarifas y otras barreras al comercio. La crítica más popular de la época era que los gobiernos no estaban haciendo lo suficiente. La lógica de la infancia de una industria se convirtió en la lógica de toda la industria. “la primera gran crisis del capitalismo” – la Gran Depresión – me hizo plantearme serias dudas en relación con esas ideas”. Los ricos se harían más ricos y los pobres más pobres. el papel del estado siguió ampliándose asi como las empresas estatales. Según esta concepción (1). según dijo.

Andre Gunder Frank. 1963. Resumen del libro de ANDRE GUNDER-FRANK: AMÉRICA LATINA: SUBDESARROLLO O REVOLUCIÓN. por el contrario.Análisis de la Teoría de Gunder Frank. el subdesarrollo ha sido y es aun generado por el mismo proceso histórico que genera también el desarrollo económico del propio capitalismo”. de la falta de capitales en las regiones que se han mantenido alejadas del torrente de la historia del mundo. México. Conjunto de Tesis desarrolladas. 8 . Editorial ERA. fue el mas alto exponente de la Teoria de la Dependencia: Estas fueron sus palabras “El subdesarrollo no es consecuencia de la supervivencia de instituciones arcaicas.

Las regiones actualmente más subdesarrolladas y con mayor aspecto feudal son las que tenían lazos más estrechos en el pasado. Cuando las metrópolis se recuperan. para afianzar su condición de tal. 5a Hipótesis. Desde los tiempo de la colonia se ha creado un sistema de extracción-dependencia entre las comunidades rurales y las capitales provinciales (red metrópolis-satélites) que se extendió y aun perdura. hasta la Segunda Guerra Mundial. con su metrópoli. nació como un empresa comercial que creó sus propias instituciones que le permitieron responder al aumento de la demanda en el mercado nacional y mundial. hasta convertir a los países mismos en metrópolis-satélites. 3a Hipótesis. Desde la Primera. Crisis del 31. El latifundio. Segunda Guerra Mundial = desarrollo industrial naciente de Latinoamérica. 2a Hipótesis.a) El desarrollo de los países capitalistas origina el subdesarrollo de los países pobres. Corolario de la segunda hipótesis. sólo las ha convertido en satélites de ellas. vieron declinar la demanda de sus productos y de su capacidad productiva. 1a Hipótesis. de acuerdo con los cuales la raíz histórica y las causas socioeconómicas de los latifundios y de las instituciones de América Latina deben buscarse en las transferencia de las instituciones feudales de Europa y/o en las depresiones económicas. Brasil muestra cómo algunas regiones han pasado en diversas épocas por el estado de satelización y éxito. basados en la subsistencia o semifeudales. 4a Hipótesis. esa tesis sólo sirve para perpetuar las condiciones de desarrollo. El desarrollo del subdesarrollo en Chile continúa hoy marcado por la satelización de su economía. En una estructura metrópoli-satélite las metrópolis tienden a desarrollarse y los satélites a subdesarrollarse. Los procesos de desarrollo más marcados (de los satélites) se observan cuando las metrópolis pasan por periodos de crisis: España y las guerras Napoleónicas =Independencia de Latinoamérica. Los latifundios que hoy están aislados. Primera Guerra. Sao Paulo se convirtió en uno de los polos industriales más grandes de América Latina. la industrialización y el desarrollo previo de los satélites es estrangulado. 9 . Su desarrollo no ha traído más riqueza a las otras regiones. Guerra de Japón y Rusia en 1901 = Gana el Japón no satelizado. no importa cómo se presente hoy. convirtiéndose en zonas pobres después. Las sociedades y economías duales no existen. Estas dos hipótesis contradicen la noción de mucha gente y la opinión de algunos historiadores y otros.

Samir Amin. (1964) DESARROLLO Y SUBDESARROLLO. México. (1969) DEPENDENCIA Y DESARROLLO EN AMERICA LATINA. La aparición de las empresas transnacionales como un nuevo actor en el escenario mundial industrial-empresarial. INTERCAMBIO DESIGUAL. EUDEBA. SANTIAGO. 10 . Nuestro Tiempo. Jorge Larraín (1989) THEORIES OF DEVELOPMENT (Teorías del Desarrollo) David Lehmann (1990). ----------------------LA DÉCADA DE LOS AÑOS 70: IMPORTANCIA PARA LA PLANIFICACIÓN SOCIAL Y LAS TEORÍAS DEL DESARROLLO La década de los años 70 fue un periodo de quiebre para diversos aspectos relacionados con los procesos de desarrollo de los países del Tercer Mundo y para la teoría y la práctica del desarrollo mismo. Celso Furtado.. Siete son los aspectos interrelacionados que deben ser tomados en cuenta: 1. DEMOCRACY AND DEVELOPMENT IN LATINAMERICA (Democracia y Desarrollo en America Latina). Vania Bambirra. Stavenhagen (1966). Finalmente lo "ultimo" publicado y recomendable (Esto fue escrito en 1994). Osvaldo Sunkel y P.Todas las hipótesis y estudios sugieren que la extensión global y la unidad del sistema capitalista. México. F. Nº 4. Revista Desarrollo Indoamericano. (1973) PROBLEMAS DEL SUBDESARROLLO LATINOAMERICANO. Siglo XXI. SIETE TESIS EQUIVOCADAS SOBRE AMERICA LATINA. Cristobal Kay. Paz (1970) EL SUBDESARROLLO LATINOAMERICANO Y LA TEROIA DEL DESARROLLO. su estructura metropolitana y su desarrollo desigual en el transcurso de la historia y la consiguiente persistencia del capitalismo más bien comercial que industrial en el mundo subdesarrollado (incluyendo sus países más adelantados industrialmente) merecen mucha más atención en el estudio del desarrollo económico y cambio cultural de la que hasta hoy han recibido. Cardoso. en que se analizan las teorías del desarrollo. Siglo XXI. México. BIBLIOGRAFÍA GENERAL EN TEORÍA DE LA DEPENDENCIA Fernando H. (1989) LATINOAMERICAN THEORIES OF DEVELOMPMENT AND UDERDEVELOPMENT (Teorías Latino-americanas del Desarrollo y el Subdesarrollo). Cuadernos CESO. R. el papel que jugó la Teoría de la Dependencia (que puede llegar a Chile traducido al castellano en el futuro): Björn Hetne (1990) DEVELOPMENT THEROY AND THE THREE WORLDS (Teorías del Desarollo y los Tres Mundoso). Cardoso y Enzo Faletto.H. y en ellas. (1973) CAPITALISMO DEPENDIENTE LATINOAMERICANO.

Bata. entre otros numerosos artículos de revistas y semanarios. Este es un fenómeno estrechamente vinculado a dos situaciones que se relacionan en la práctica: Por un lado la caída del edificio teórico metodológico que se había erguido en torno a la sociología estructural funcionalista originada en los trabajos de Talcott Parson. 3. que no tienen un solo país de origen sino que están constituidas por gigantes económicos que tienen empresas independientes pero estrechamente relacionadas en torno a un nombre industrial (Shell. Cap. 1991. la que permitía creer que la sociología habría llegado a formular una cierta "ingeniería social" para estudiar. analizar y diagnosticar el desarrollo y los problemas de los grandes conglomerados sociales. facilitando la obtención de préstamos internacionales y con ello el surgimiento de "la deuda externa". (Fotocopia en Biblioteca). Ver diversos artículos en Revista NUEVA SOCIEDAD.Un nuevo actor económico mundial aparece durante la década de los 70. Paul Johnson. X. Por otro lado. 1983. Rafael Moreno. etc. TIEMPOS MODERNOS. que traen nuevos y complejos problemas. el dinamismo mostrado por la explosión demográfica y la creciente urbanización. ante los cuales no hay ingeniería ni teoría social que haya desarrollado metodologías y técnicas adecuadas para tratarlos. Lever. 2. como fenómeno de los países del Tercer Mundo. Durante la década de los 80 se convierten en una realidad que toma el nombre de "transnacionalización de la economía mundial" llegándose a hablar con propiedad de un "nuevo orden económico mundial" o "sistema mundial económico". es decir. especialmente en los países de América Latina. septiembre-octubre 1978. en la que se apoyarían los planificadores sociales. El éxito de la transnacionalización de la economía esta ligado al desarrollo de las comunicaciones (fax. La irrupción de los "petrodólares" en el escenario mundial de las inversiones.) y de la informática (computación) que le permite operar simultáneamente en diversos países a partir de una información precisa y actualizada al instante. Philips. "El Nuevo Orden Internacional y América Latina". telefonía vía satélite. etc. BALANCE PRELIMINAR DE LA ECONOMÍA DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE. Mercedes Benz. 11 . 1991. Paul Johnson.) instaladas en diversos países del mundo. La irrupción del modelo de economía neoliberal. TIEMPOS MODERNOS. (en Biblioteca UT) CEPAL. las empresas transnacionales. Desplome de la confianza existente en la planificación como práctica de ingeniería social y en le Planificación centralizada del desarrollo. Nº 38. 4. 1983.

. no conocidas antes. estos problemas están reflejados en el libro de Bernardino Arana Aguilar. El sugestivo trabajo DESARROLLO A ESCALA HUMANA de Max Neef publicado como suplemento por la revista DEVELOPMENT DIALOGUE. Ver NORTE SUR. social y económico de los grupos beneficiarios. Hasta ese momento prácticamente todos los esfuerzos de educación y transferencia tecnológica habían sido realizados por agencias o instituciones especializadas de gobierno. y respecto de la idea de ingeniería social operando en el concierto mundial. Informe de la comisión independiente sobre problemas internacionales del desarrollo.. fenómeno nuevo en el campo del desarrollo. Revista MENSAJE Nº 277. al concluir el ciclo de la Unión Soviética y las Teorías de Liberación Nacional.. 5.. en todo el mundo surgen un tipo de organizaciones nuevas. SOCIEDAD Y UTOPÍA. Colombia. PLANIFICACIÓN. debido a la disminución de la ayuda internacional al ser desviada hacia los países del Este. del Fondo de Cultura Económica. Marzo-Abril 1979. destinadas a elevar la autosuficiencia lo mismo que la conciencia colectiva sobre el significado de su trabajo sobre el entorno cultural. lo que las hace altamente independientes. EL OTRO DESARROLLO. Se financian con aportes provenientes de Agencias del mundo desarrollado comprometidas con los pobres del Tercer Mundo. El surgimiento de un fuerte movimiento de organizaciones independientes para el desarrollo participativo de bases a través de las ONG. Rafael Moreno. Al final de la década de los 80 numerosas instituciones internacionales reconocen su aporte al desarrollo hasta el punto que el Banco Mundial exige su participación en sus proyectos. El surgimiento de un proceso de profunda reflexión y análisis de la forma y consecuencias en que se estaban dando las relaciones entre los países ricos del Norte y los países pobres del Sur. que toman el nombre de Organizaciones No Gubernamentales de desarrollo (ONG). con metodologías cualitativas. La caída del Socialismo real en la URSS. 6. Hacia un Nuevo Orden internacional".En parte. la teoría de la dependencia ha tenido una fuerte crisis ya que la URSS era vista como un paradigma a seguir en la planificación dirigida. Ver también. obedeciendo a Planes Nacionales centralizados. mientras la CEPAL buscaba una alternativa en la Planificación Indicativa 12 . 1991. Las ONG en cambio son independientes y concretan sus acciones entre grupos pequeños. cuyas consecuencias aún no se prevén. están sufriendo nuevas y profundas transformaciones adaptativas. "Dialogo Norte-Sur. A partir de finales de la década de los años 70. Editorial Pluma. 1980. A comienzos de los 90 las ONG. "El Nuevo Orden Internacional y América Latina". a través de los encuentros internacionales que fueron llamados El Dialogo Norte-Sur (Alemania) y El Otro Desarrollo (Suecia). número especial de 1986 pertenece a la corriente del Otro Desarrollo. 7. Eduardo Frei M. México 1990.

EL DIALOGO NORTE-SUR Esta fue una propuesta de desarrollo originada en las corrientes demócrata cristinas europea. si bien dejó en claro la posibilidad y la necesidad de una conversación seria y en iguales términos entre los países del Norte. La filosofía del NOEM permeaba todo el Informe Brandt. Los países ricos y pobres tendrían que avanzar juntos. en la medida que ellos hacen uso de los recursos financieros puestos a su disposición por los países ricos (petrodólares en particular). los más pobres. como fue la transnacionalización de la economía (difusa) del Nuevo Orden Económico Mundial. Gran Bretaña. por ejemplo. de fines de los años 70. que fue iniciado con mucho esfuerzo por un grupo de connotados políticos europeos con consultas a otros connotados del tercer mundo. produciendo ciertas conclusiones en torno a la nueva situación económica mundial. para convertirse en una de las tantas conversaciones bien intencionadas del teatro mundial del desarrollo vis a vis la pobreza mundial. a la par que los países ricos saldrían del estancamiento económico de esos años 70. los propulsores de estas medidas pronto debieron comprender que el problema de fondo no era el de un simple entendimiento económico. sino que había que hacer frente a problemas de mayor envergadura tales como la creciente deuda externa y a un sistema económico enteramente nuevo y de agresiva penetración mundial. y los países del hemisferio Sur. que paradójicamente fue acusada como una política económica monetaria neo-liberal fue ensayada en el escenario doméstico en varios países del Atlántico Norte. proponiendo una transferencia masiva de recursos. De acuerdo con esta teoría. Los países ricos predicaron el tema de la interdependencia y destino común de la humanidad en una serie de encuentros entre países desarrollados y no desarrollados al comienzo de la década de los años 70. perdiéndose su ímpetu inicial. en vez de tener que darles a los países pobres solamente.. El dialogo NS. que fueron conocidas como el Nuevo Orden Económico Mundial (NOEM). se entiende). hay casi olvidada. Es decir.Esta respuesta. Acusados de una estrategia de supervivencia del capitalismo y de no comprender las deficiencias institucionales de las crecientes dificultades para elevar la producción mundial de necesidades básicas. pronto llegó a punto muerto. los países pobres del mundo tendrían que funcionar como los desempleados del sistema keynesiano. La Comisión Brandt "NORTE SUR: UN PROGRAMA PARA LA SUPERVIVENCIA" estaba explícitamente basado en la interdependencia de los países del mundo. En términos de estrategia de desarrollo el Informe Brandt o "Dialogo N-S" articula una solución keynesiana a la pobreza mundial. los más ricos. con particulares efectos sobre los países pobres. beneficiándolos de los países ricos. para comprar bienes producidos por los países industrializados (bienes que les sirven a su propia industrialización. 13 . los problemas económicos de los países pobres se solucionarían también.

Si bien su función es importante. Desde el 1987 para acá tenemos la quiebra de los bancos y el modelo de política económica cambiaria que sirvió a la recuperación de Estados Unidos en la década del los 90 y que se combina con el sector financiero. porque son economías que entraron en déficit comerciales muy grandes y necesitan al sector financiero para cubrir sus déficit comerciales. o bien como un conjunto de fuerzas con carácter inexorable. la crisis del sector financiero es un gran tema. existen algunos elementos claves. que predomina en la prensa. Lo que también significa que la caída de los déficit fiscales. JG: Desde el paradigma neoliberal se ha tendido a plantear la globalización o mundialización como una etapa histórica sin precedentes. Entonces. privatización o extranjerización del patrimonio público. basadas en déficit comerciales e integración de capitales. No fue la expansión financiera lo que permitió el avance de la globalización. el doctor Theotonio Dos Santos (TDS) visitó México invitado por el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México. yo creo que va a ser muy difícil continuar identificando la globalización con el sector financiero solamente. pero es un hecho localizado. que dirige el doctor Pablo González Casanova. no es un proceso tan simple como pretende presentarlo un discurso donde aparece "el sector financiero que se expandió". y es producto de una serie de factores económicos. Por el contrario. la expansión financiera aparece como fenómeno localizado. la asociación existente entre la globalización y la expansión financiera es un hecho concreto. He intentado sistemáticamente mostrar que no hay un sector financiero aislado. completamente independiente de la producción y del resto del sistema económico. Y consecuentemente se supone para los países o los Estados la obligación de ajustar sus estrategias nacionales al modelo de globalización neoliberal. no es posible pensar en la existencia indefinida de economías en zonas subdesarrolladas y dependientes. tiene como consecuencia la desestructuración del sector financiero. ¿Cuál es su opinión sobre esta visión de la globalización? TDS: Yo creo que en este enfoque ideológicamente muy orientado. a través de una serie de medidas económicas (apertura comercial y financiera.). Existen una serie de fundamentos económicos para la expansión del sector financiero. porque podrán 14 . Precisamente. etc. el sector financiero se expandió a partir de esos fenómenos. En esa ocasión concedió la siguiente entrevista a la politóloga argentina Karina Moreno (KM) y al economista mexicano José Guadalupe Gandarilla Salgado (JG).Actualización de la Teoria de la Dependencia LA TEORÍA DE LA DEPENDENCIA Y EL SISTEMA MUNDIAL Entrevista a Theotonio Dos Santos * El pasado mes de marzo. por ejemplo. Pero esta función del sector financiero en la economía mundial es localizada. sino que es producto del déficit norteamericano. Primero. sino que el período de la expansión económica mundial es el momento en el que el sector financiero pasa a cumplir este rol. para luego entrar (está empezando a entrar) parcialmente en declinación. o que la desestructuración del sector financiero se manifiesta también en una caída del déficit fiscal. la caída.

con una división del trabajo que entra en una etapa nueva. La conclusión es que este no es un modelo permanente. lo que sucede con este concepto es lo siguiente: primero. con una preocupación braudeliana por la historia del capitalismo. que comienza a mostrar sus inconsistencias a través de las sucesivas crisis: la crisis en Asia fue muy fuerte. Una es el grupo de Immanuel Wallerstein. Este grupo se concentra mucho en la temática de los ciclos largos a la manera de Braudel. Se precisa el concepto. Y si pensamos en las reservas. En síntesis. no tiene mucha consistencia. reestructuración de la economía como sistema productivo mundial. y segundo. En esa elaboración hay varias fuentes. Se requiere una visión mucho más amplia del fenómeno de la expansión. La temática ecológica. creo que la cuestión de la globalización tiene que ser vista desde un punto de vista mucho más amplio: desarrollo de las fuerzas productivas. reestructuración del sector industrial y del lugar del sector de servicios. No pensar el capitalismo como conceptos abstractos solamente. una reelaboración del concepto. la temática del pluralismo. movimientos políticos e ideológicos con una perspectiva global. KM: ¿Cuándo surge el planteo del sistema mundial? ¿Desde que se planteara la teoría de la dependencia existen elementos nuevos? ¿Cómo pensar en este contexto a América Latina? TDS: Claro. el concepto del sistema mundial ya existía. sino pensarlo sobre todo como proceso histórico y hay una cierta identificación entre el propio concepto de capitalismo y de sistema mundial. Y existe toda una temática mundial muy importante. 15 . Ahora. ¿Con qué? Con excedentes. que es el respeto a las diferencias. y sobre lo que ellos llaman el capitalismo histórico. Otra cuestión es que en este proceso no se pone en evidencia el rol de la clase obrera y de los sectores populares en general. pero tienes que pagar con alguna otra cosa. En la década de los 60. etc. la dimensión social fue introducida sistemáticamente con una serie de acciones políticas y además produciendo cambios políticos internos. el panorama es igual. Es un elemento esencial a ser integrado en el análisis del proceso de globalización. otra subjetividad. digamos.hacerlo mientras tengan "algo" con qué cubrir dichos déficit. por ejemplo. reservas disponibles y privatizaciones.. la temática de la paz. incluyendo el sector financiero. Este es un primer aspecto del primer problema. Esto es fundamental señalarlo. Existe una situación en la cual tu tienes que pagar. es claro. el concepto de globalización manejado como se suele hacer de manera superficial. y también lo es en el caso del Brasil. la temática del género. Son temáticas que tienen un contenido global y deben ser recogidas por movimientos globales. o globalización si así quieren llamarla. son temáticas de orden mundial. y adquiere un rol explicativo más importante. se lo enriquece con nuevos elementos. Por otra parte..Y la verdad es que en el proceso de integración europea. un posicionamiento teórico del concepto más importante que en el pasado. a medida que el capitalismo se va convirtiendo en el fundamento del sistema mundial. ya no pagas con comercio.. la clase obrera está ganando una dimensión e incidencia creciente.. etc. Esto tiene un límite objetivo y concreto. de los nuevos movimientos sociales. del mismo modo en México. los medios principales de pagar se han agotado: no existe la posibilidad de procesos de privatización indefinidos. porque cuando se habla de globalización no se integran estos elementos debido a que suponen otros agentes sociales. de la economía mundial.

quedamos bajo la presión de los acontecimientos. por la Maison des Sciences de la Universidad de París y el Stand Institute en Alemania y se desplazaba a varios países para dar continuidad al debate y al estudio.. la cuestión de la democracia. El libro de Samir sobre la acumulación mundial es parte de este proceso. 16 . que pasaba a ser un punto central en América Latina. La cuestión de América Latina fue muy importante en la primera fase del debate. El otro grupo estaba en el Centro de Estudios Económicos que yo dirigía en Chile. y en la década del setenta se discutía. con André Gunder Frank. en ese período. Luego se fue integrando un debate más amplio. justamente. la reflexión no ha sido muy fuerte en lo que respecta al rol de América Latina en el sistema mundial en esta etapa. un modo de producción capitalista. La respuesta de Immanuel Wallerstein y su grupo ha sido siempre que se trataba de un subsistema. a través de la Guerra Fría y de acuerdos básicos que se establecieron sobre todo en la Segunda Guerra Mundial. que tenían muchas diferencias entre sí pero servían de base de esta economía mundial. En fin. En la década de los 70.. Nuestro programa era estudiar la economía mundial como un todo. Entonces. La cuestión de la deuda externa era otro punto clave. confluimos en un conjunto de reuniones internacionales en torno de la discusión del sistema mundial. que ganaban una dimensión muy importante. pero con tres formaciones sociales: la del capitalismo contemporáneo. le reconocimos más importancia y un contenido transformador más significativo. Otra línea es la que sigue Samir Amín. Claro que se podía discutir. Si bien no lo tratábamos con tanta claridad. Pero también veíamos el tipo de socialismo que se produjo como parte de un sistema mundial capitalista. No llegaba a ser un contrasistema. digámoslo así. Es una línea de pensamiento con un impacto bastante grande en la academia americana. Ruy Mauro intentó dar la visión del capitalismo dependiente con categorías más abstractas. el rol de la Unión Soviética y del campo socialista: si se trataba de un nuevo sistema o se trataba de una modalidad del sistema. La experiencia latinoamericana empieza a perder importancia en el debate más general. En esa línea trabajábamos. hay un desplazamiento hacia el debate sobre Asia. el socialismo y los países de las economías dependientes. amén de lo cual. y con los desarrollos de la situación asiática. Si bien dábamos mucha importancia a los estudios sistemáticos de la economía mundial. aunque tratábamos en el caso de la Unión Soviética y de los países del campo socialista con más especificidad que Immanuel. Yo trabajé sobre el imperialismo como sistema mundial. la realidad latinoamericana nos imponía una serie de problemas en los cuales tuvimos que concentrarnos. la problemática latinoamericana empezó a girar en torno a problemas como los nuevos movimientos sociales. no sólo del Fernard Braudel Center sino de otros estudiosos de Estados Unidos. también nosotros veíamos el sistema mundial como sistema único. y otros más. Esto fue organizado por el Fernand Braudel Center. con Ruy Mauro Marini.. sino que cumplía ciertos roles dentro de ese sistema mundial..Según la visión de Braudel. existían sistemas-mundo que no ocupaban todo el planeta. sobre el éxito de los llamados Tigres Asiáticos. pero existía al lado de otros sistemasmundos. constituirse como sistema mundial. desde África. que con excepción de India no se vivía en Asia. La diferencia que el capitalismo produjo fue. con una cantidad de estudios muy grande. el Mediterráneo por ejemplo era un sistema-mundo. Primero. sobre la reconcentración asiática. los tres grupos. que también desarrolla esa temática pero da más énfasis a los problemas de la evolución no sólo de África sino del Tercer Mundo en general.

de las fuerzas de los movimientos sociales de la región. Pero yo creo que cuando entramos en esta temática de la civilización planetaria y del contenido digamos civilizado de la lucha socialista. No estoy de acuerdo. por la reivindicación de su fuerza civilizadora. que no tiene contenidos culturales sociales concretos. Pero pienso que Marx tiene que estar como centro de la reconstrucción del pensamiento. que no comprendieron que la latinoamericaneidad era parte de la afirmación de la clase obrera de esta región. creo que se consiguieron transformaciones significativas e importantes. aunque en parte terminó fracasando.. es fundamental rescatar que hubo una cierta rebelión que. por ejemplo. Yo creo que la latinoamericaneidad es una parte del movimiento que viene de abajo. 17 . creo que Wallerstein propone un nuevo marco teórico. por otro lado logró desestructurar el aparato burocrático soviético lo que es una conquista. totalmente al servicio de la hegemonía americana y no acuerdo con esto.. digamos "avanzado" del mundo. porque tu no puedes afirmarte como clase si no estás dentro de tu nación o de tu realidad social inmediata. Y por fin. que pasa también por esta afirmación de su cultura propia. Claro que el marxismo debe ser tratado de una manera crítica. de la reestructuración de las fuerzas políticas de la región. tenía una formación más europea que latinoamericana. Como ya dije. Es otro punto en el que tenemos diferencias. Hasta los años 30. entonces. Puedo mencionar también que Immanuel trabaja con los ciclos de doscientos años y yo no estoy totalmente convencido de estos ciclos..Hemos bajado un poco el perfil. teníamos un movimiento obrero sin mucha conciencia latinoamericana. ¿En cuáles no? TDS: En cuáles no.. de las formas concretas del movimiento histórico. para que la idea de civilización planetaria incluya estos elementos. en el que el marxismo es parte. mal que mal. en Argentina o en Brasil. con ese punto de vista de una Unión Soviética tan subordinada. Además. Pero después de los años 30 el movimiento obrero va ganando una dimensión profundamente latinoamericana que fue ignorada y hasta atacada por las formaciones socialistas obreras anteriores. social y política ha sido bastante subestimada. con una visión de una humanidad abstracta. KM: La explicación de Wallerstein del sistema mundial deja muchas cosas afuera. Sostengo que había y hay en la Unión Soviética diferencias internas muy importantes y fuerzas con políticas diferenciadas. a pesar de que la argumentación de Arrighi es bastante buena y desde ella me parece bastante correcta la idea de ciclos financieros de más largo plazo. y Wallerstein tiene otra visión. Un sector de la izquierda muy grande ha vivido esta enajenación de lo real. sino porque no estuvo en sus prioridades. América Latina tiene una posición muy especial. así como derribar también esa ideología. que no se pueden explicar desde dicha cosmovisión. existe una tendencia a considerar a la Unión Soviética como subimperialista. En la conferencia usted puntualizó algunas cosas en las que estaba de acuerdo y dijo que en muchas otras no. creo que en su reflexión la cuestión de la tecnología y el rol de las fuerzas productivas en la dinámica económica. ese socialismo ideológicamente tan atrasado que se había desarrollado ahí. Primero. no porque él esté en contra de que se haga un análisis macroeconómico. Otra cuestión son las interpretaciones sobre la Unión Soviética. no es correcto interpretar la historia soviética en ese cuadro de sumisión a Estados Unidos. que van a tener un rol importante en el futuro. evidentemente. pero sin darle la preeminencia que yo pienso que debe tener.

cuando en realidad se trata de mantener y dar continuidad al mismo esquema. etc. y estamos muy mal en la lucha ideológica porque es una tesis típicamente derechista que interpreta nuestra historia desde su punto de vista..KM: ¿Qué rol. todos dicen que eso ocurrió y que ahora se abre. Con la revolución boliviana que a pesar del fracaso y sus contramarchas dieron un marco. vale decir: la mujer será igual al hombre. que fue realmente aplastada. antiimperialismo. Cierto es que fue una consecuencia de que antes hubo un gran ascenso latinoamericano. hasta ahora ellos tienen la hegemonía de la apertura política. pero también en México donde hubo un retroceso de la revolución mexicana que es parte de esa derrota. Este es un problema muy serio. puede abrirse un espacio para que la izquierda recupere capacidad ofensiva en la región. Se hizo una ecuación: dictadura = estatización. Grandes sectores. liberal. etc. que no llegaron a establecer una situación económica de cierre. El caso centroamericano.. Porque incluso parte de la gente que podría estar influenciadas por la izquierda se deja influenciar por este proceso de apertura concebido desde un punto de vista de derecha. con liberalismo económico fortísimo y donde los períodos en que se pudo controlar un poco la situación para permitir un desarrollo industrial inicial fueron muy cortos. qué aportes debe realizar el pensamiento crítico latinoamericano. ¿Cómo cerradas? Si todos sabemos que América Latina estuvo siempre en manos del capital internacional. que asocia la apertura política con el capital. la propiedad privada y con el libre cambio. y hasta ahora no hemos logrado realmente construir una fuerza suficiente para que nuestra interpretación. conduciendo el contenido y el sentido de la democratización. Hay casos como el venezolano. en parte porque pierde la confianza del capital internacional por su contenido local y nacionalista. pero desde una perspectiva en general muy liberal. la derrota ha sido profunda y ha establecido cortes generacionales. Eso limita mucho nuestra experiencia política y nuestra capacidad política. cosas contempladas eventualmente en el período anterior. 18 . La guatemalteca. en la medida que la derecha fue perdiendo fuerza. Y a pesar de que hemos roto a veces los límites de la apertura política que querían establecer. asistimos a un proceso de apertura política. con un sentido de modernización. Después. Básicamente en el sur. pero fueron un avance político también. que se va a proyectar incluso hacia la década del setenta. el proceso de democratización. nacionalismo. luego del largo silencio producto de las dictaduras y del embate neoliberal? ¿Cuáles serían los desafíos? TDS: La derrota que hemos sufrido en América Latina fue muy fuerte. La reconstrucción es un proceso largo.. que dirigió este proceso. una modernización que no permitió asimilar al conjunto de la población y creó aún más exclusión en la región. Incluso sectores de izquierda han sido influenciados por este punto de vista. con una tendencia a formas de centroizquierda. la cuestión de género. precisamente la ola de golpes de Estado asociados con el capital internacional. pero una modernización estrecha. al servicio de él. la cuestión étnica. También retomar la temática de los movimientos sociales.. Pienso que para esto habrá que recuperar mucho de los procesos anteriores. entre la década del cincuenta y sesenta. Posiblemente en el marco de un proceso internacional más favorable. Sin embargo. Y luego viene la democracia y pasa a ser democracia = apertura comercial. que el capital internacional dirige a través de sus corresponsales liberales en la región. a dirigir. nuestra visión prepondere. Avanzamos y la respuesta de la derecha fue muy dura. Con la revolución cubana y su triunfo. libre cambio. que tuvieron una salida de compromiso. los indios van a ser blancos. Esto revela que tenemos una lucha ideológica. de la historia latinoamericana anterior y establecer vínculos de continuidad. Se dice que las economías estaban cerradas.

se impone a la gente someterse realmente al dominio del señor. tenemos que observar la cuestión es con una dimensión completamente nueva. son profundamente democráticos. porque en el campo no funciona ese tipo de autoritarismo. desde debajo de la sociedad. Estos sectores que vienen de abajo. el autoritarismo de la fábrica. de afirmación de su propio movimiento y de su propia identidad en la formación de una nueva sociedad. no solamente son movimientos que se desarrollan en el campo y con caracteres étnicos. Esos momentos de gran democracia son fundamentales para el avance realmente revolucionario. Porque una política de apropiación de la acción popular. JG: ¿Cómo ve este proceso y el planteo de los zapatistas de una democracia no excluyente y de una sociedad donde todos quepan. sino también en el sentido de organizarla. de la fuerza popular por tecnócratas y burócratas puede repetirse. la cuestión es otra. la experiencia de organizarse bajo un autoritarismo muy grande. y que se fue perdiendo. como condición del avance revolucionario. que va del 1917 hasta 1926-27 (cuando Stalin consolida la revolución con represión). que en el caso de los Sin Tierra. JG: Retomando el tema de la necesidad para la izquierda de plantearse proyectos alternativos. de los capitalistas. Hoy día. el Movimiento de los Sin Tierra en Brasil o de los zapatistas en México. Estos sectores sociales no tienen una experiencia de autoritarismo eficaz. donde realmente las masas cumplieron un rol dinámico no sólo en el sentido de hacer la revolución. TDS: Es más claro eso en el caso de Chiapas.Pero hoy está claro que los indígenas no quieren ser blancos. las mujeres no quieren ser hombres. pero creo que en la etapa actual será mucho más difícil de lo que fue en el pasado por el desarrollo y la conciencia de la base de poder social. En ese sentido. sino para su funcionamiento posterior.. sino que están desarrollando proyectos de creación de fuerzas políticas. Creo que hay una conciencia creciente de este hecho. excluidos. sino también de permitir que desde abajo se creen estructuras de democracias avanzadas. que funciona para resultados económicos. que incluso cuestionan el paradigma de la modernidad europea. La revolución rusa tuvo su momento de democracia avanzada. cediendo a la burocracia y otras cuestiones que se fueron consolidando en la estructura política del poder soviético.. con el avance de la tecnología y la destrucción de gran parte del tipo de organización obrera tradicional. por ejemplo. Ellos han reivindicado y comprendido que su afirmación étnica y de respeto a sus características e identidad suponen también un profundo sentido democrático. etc. de darse un contenido. incluso por el contenido autoritario de la izquierda que correspondía a la propia experiencia de la clase obrera. involucrando grupos étnicos. porque uno de los aspectos de exclusión es la exclusión política. entonces 19 . ante el que no había forma de organizarse sin reproducir gran parte de ese autoritarismo en el propio movimiento obrero. Me parece que la izquierda está empezando a integrar esas experiencias.. Hay necesidad de ampliar los mecanismos de participación. una política sobre nuevas bases? ¿Qué ofrece o qué capacidades tiene para formular un proyecto alternativo? TDS: Esto tiene que ver con lo que estábamos discutiendo sobre la integración de temáticas como la étnica o de género dentro de la lucha política. Y yo creo que no sólo para el avance revolucionario y la consolidación de la revolución. quiero decir un autoritarismo eficaz como el de la fábrica. Esta situación va a ser difícil de asimilar. creo que algo se ha avanzado y que esto va a ser una fuerza de la izquierda si sabe integrar en su experiencia este proceso no sólo de ir hacia abajo.

El destaca la necesidad de retomar o de hacer la crítica de la modernidad. sino en nombre de una racionalidad superior. usted rescataba el planteo que ha desarrollado Hinkelammert. Identificar a la izquierda con la realidad y las exigencias de estas identidades. JG: Retomando este problema del autoritarismo y de la eficacia o de la noción de eficacia en el capital. hay que romper con esa visión. un racionalismo estrecho que arrinconó a la izquierda y no le dio comunicación con las masas. pensaba que era una cosa medio rara. Claro que cuando criticamos la racionalidad. su crítica de lo que él llama lo irracional de lo racionalizado. inspirada por una cosa medio althuseriana. Hay que desarrollar esta comunicación. una desvalorización incluso de las formas estéticas populares. Donde no sea el instrumento quien defina a los hombres. ¿no? Pero fue muy importante. En el comienzo mucha gente no lo veía. Creo que tenemos que pensar la izquierda hoy por ahí. La crítica al eurocentrismo y a su modelo de racionalidad es muy fuerte y debe ser muy seriamente tomada para producir una identidad más grande entre las fuerzas de izquierda y el movimiento popular en sus formas más profundas: la cuestión de la etnicidad. En fin. las diferencias. sin identidad. sin historia. es muy importante. la cuestión de la mujer. pero también en países desarrollados donde hay problemas étnicos significativos. Es muy importante que la izquierda comprenda esto. el fortalecimiento de los vínculos humanos. Un humanismo que reconozca las identidades. pero hubo una confusión muy grande. Volvamos al caso de Chiapas. no volver a los esquemas de un falso racionalismo. que no encuentra en la cultura europea un lugar para su manera de desarrollar el capitalismo. sino la adecuación a los hombres de estos objetivos. a partir de la criticar esta racionalidad instrumental medio-fin. es fundamental. como tu señalas. sobre todo para nosotros en los países del Tercer Mundo. existía la sensibilidad de un gran sector de la izquierda mexicana para entender que la emergencia de un movimiento indígena bajo la dirección de indígenas tiene la cuestión democrática como fundamental. de las formas de representación de su universo. etc.creo que la comprensión de la relación entre la lucha social y la lucha democrática es muy profunda y va a tener una gran evolución en el siglo próximo. La expansión de la vida. Una cosa es el populismo como manipulación del pueblo y otra cosa es lo popular como fundamento de la organización popular y de la movilización popular. una forma superior de razón. no es en nombre de un irracionalismo. 20 . como Japón. Vivimos un período de crítica errónea al populismo por parte de los marxistas. Como si nosotros tuviéramos que ser una cosa oscura. realmente un humanismo como referencia fundamental para esta racionalidad. de sus demandas. el pluralismo. Creo que fue un gran avance y que va a tener que reproducirse este avance en el resto de América Latina. TDS: Yo creo que en lo fundamental es correcta la crítica. En México quizá la gente estaba preparada para esto. Nuestra crítica al populismo no debió asumir la forma que asumió hasta pretender casi romper con lo popular. antihumanista. E incluso para países que se desarrollaron fuera de Europa. o la racionalización de lo irracional.

toda una visión del mundo. ¿Por qué no estudiar la historia de Japón? ¿Por qué decir que Grecia era más importante que China? ¿Y por qué faltan estas referencias como marco histórico? Hay toda una cultura. porque se refieren a la historia de Grecia como una referencia fundamental para todo y nosotros no sabemos nada de la historia de Grecia. Es decir. están impregnados de la hegemonía europea que excluye a todas estas otras civilizaciones. Los chinos o los japoneses dicen: mira. indígenas y africanos (sobre todo africanos. toda su construcción teórica. Entonces. todo un sistema de interpretación que excluye las cuestiones económicas. por lo menos. el problema negro se resolvería en la medida en que los negros se ajustasen al modo de vida occidental. las culturas y civilizaciones que estuvieran excluidas de la concepción del mundo dentro del capitalismo. Y esto es aún más cierto para China. mucha gente cree que se trata de excluir estos procesos civilizadores. sus signos. también son experiencias que tienen una unidad próximas a la civilizadora. por surgir dentro de un contexto europeo. crean en el caso del Atlántico un fenómeno cultural que rebasa el nivel puramente cultural. Y lo que nosotros tenemos después de los años 60 es la afirmación de que no se trata simplemente de un problema económico y social. Esto es parte del pensamiento liberal que entra en crisis. El socialismo. las civilizaciones básicas: Andina.. no tanto indios). pues justamente la idea es que el proceso civilizador aparece como una síntesis de civilizaciones. sus símbolos. como un proceso pluralista y no como una exclusión de esas civilizaciones. socializante. Esto es así. Esta es una experiencia que estamos viviendo a finales del siglo XX y en el próximo siglo XXI va a ser fundamental. Porque en la visión liberal de la cual participaron los comunistas y socialistas. culturales. necesitamos no excluirlos de las referencias fundamentales. por ejemplo. y concuerdo con Immanuel Wallerstein que llega a esa conclusión: hay una crisis definitiva del pensamiento liberal a finales del siglo XX. Maya y Azteca. las otras civilizaciones tendrían que transformarse en la civilización europea. tenemos dificultades para conversar con los occidentales.. pertenecer a un dios blanco. a ángeles blancos. Creo en eso. hay también un problema étnico. muchas veces se dejó llevar por la visión iluminista que en su concepción excluía las otras civilizaciones. los negros no pueden tener una cultura occidental que es blanca. y esta aparición del pluralismo es uno de los elementos claves. políticas. cultural. para la India. Cuando se piensa en una civilización planetaria. sus valores. Vemos que este fenómeno de la fusión de europeos. el socialismo tiene que romper con esa tradición liberal para acercarse al carácter planetario que está alcanzando la transformación mundial. tienen que emerger y esto implica la necesidad de un concepto pluralista del mundo. Porque es claro que una de las consecuencias de que el proceso de transformación social se haga o vaya ganando un contenido socialista.KM: ¿Podría integrar en la explicación la propuesta de un nuevo modelo civilizador? TDS: Podemos analizar el tema observando más en detalle el fenómeno de la cultura atlántica. Tiene una fuerza civilizadora muy grande y seguramente depende mucho de la afirmación histórica con Brasil y África. Todo este mundo. sociales que fueron las más importantes hasta los siglos XVI o XVIII. es el hecho que sectores sociales que estuvieran excluidos. 21 . su percepción del mundo. En el caso de los países andinos. No es así.

y la cosa atlántica afro-blanca/europea. aborda el lugar de los elementos científicotécnicos en las transformaciones mundiales con varias obras: Fuerzas productivas y relaciones de Producción. reivindicar su condición civilizadora propia. Se agradece al autor y a la editorial el permiso para reproducir parte de la introducción. Enfoque Neoliberal hacia la Teoría de la Dependencia.Mas específicamente. Si bien la distancia proporcional entre los ingresos per capita de América Latina y los de los países de la ocde (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) ha permanecido estable durante los pasados noventa años (véase Maddison. en el caso de América Latina. -------------------------------------------------------------------------------* Theotonio Dos Santos. la brecha existente es producto de los siglos xviii y xix. así como el proceso indígena que es bastante menor. edita Imperialismo y Dependencia. que aportaron la "teoría de la dependencia" al debate en las ciencias sociales. articula economía ( escribe en el periódico REFORMA). Aborda específicamente la realidad de su país en La evolución histórica de Brasil y la crisis del milagro económico. diplomado en Sociología y Ciencias Políticas en la Universidad de Minas Gerais en 1961. para ser parte del proceso de formación de esta civilización planetaria. Los subtítulos son de la redacción. Exiliado. Tras regresar a Brasil. para constituirse en un proyecto viable. Crecimiento económico e historia económica de América Latina (Una contribución a la crítica de la teoría de la dependencia) Stephen Haber Universidad de Stanford Este ensayo forma parte de la introducción del libro How Latin American Fell Behind: Essays on the Economic Historics of Brazil and Mexico. un ensayo introductorio. 1997. En 1974. La alternativa insurgente desde la izquierda debe integrarse más que nunca con esta problemática. y de master en Ciencia Política en la Universidad de Brasilia. entre 1966 y 1973 se desempeñó en el Centro de Estudios Socioeconómicos de la Universidad de Chile. creo que hay que reconocer un contenido civilizador por lo menos en tres direcciones: la de los Incas. Stanford University Press. Revolución científico-técnica y capitalismo contemporáneo y Revolución científico-técnica y acumulación de capital. En uno de sus últimos libros: La Crisis Internacional del Capitalismo y los nuevos modelos de desarrollo. editado por Stephen Haber. Introducción La enorme brecha entre los ingresos per capita de las principales economías de América Latina y las economías de los países desarrollados no surgió en el siglo xx. en los primeros años de la transición democrática. En este país publicó Socialismo o fascismo: el dilema latinoamericano y El nuevo carácter de la dependencia. sociología y política desde un enfoque interdisciplinario. 1989. los Mayas-Aztecas. en el nuevo exilio mexicano. 15). Es parte de la afirmación latinoamericana. Durante estos siglos las economías de los países del Atlántico Norte experimentaron un proceso de transformación estructural que dio a su vez lugar a un crecimiento económico sostenido. En ambas universidades fue investigador y profesor. 22 .

y de 345% en el caso de Estados Unidos. y quizá la más importante característica. Los ensayos coinciden en tres características compartidas. El volumen al que este ensayo sirve de prólogo busca esclarecer las causas del retraso en el desarrollo económico de América Latina durante el siglo xix. el estudio de los obstáculos del crecimiento en las primeras etapas del siglo xix. La historia económica de ambos países cuenta con una enorme tradición de investigación empírica sobre el siglo xix. La segunda característica común es el interés en las dos economías más grandes de América Latina: Brasil y México. 23 . el ingreso per capita en Estados Unidos y Gran Bretaña triplicó al de Brasil y México. políticas y culturales del cambio económico como lo han hecho los latinoamericanistas. 1978. La tradición de la nueva historia económica Los orígenes de la tradición de la economía del crecimiento se remontan a la década de los años cincuenta. I. incluyendo las cuentas de ingresos nacionales y la medición de la productividad. entre 1800 y 1895 el pib (producto interno bruto) per capita solamente creció 44% en Brasil y 24% en México. 82). Se dedicaron a medir sistemáticamente los factores de largo plazo que intervienen en el crecimiento económico a escala mundial. el enfoque que se sostiene rompe con la larga tradición dependentista en la historiografía social y económica de América Latina. cuando un importante grupo de investigadores inauguró la utilización de técnicas cuantitativas en el estudio del crecimiento económico. Las consecuencias de este retraso en el desarrollo económico han sido el tema principal en la historia de América Latina desde sus inicios como disciplina académica en la década de los cuarenta. cuando las economías latinoamericanas empezaron a crecer rápidamente. las economías de América Latina no siguieron el mismo patrón de crecimiento y se estancaron. De acuerdo con ciertos cálculos. una de las grandes virtudes de la historiografía de América Latina ha sido precisamente su hincapié en los aspectos materiales (económicos) de la historia. como Moses Abramowitz y Simon Kuznets– desarrollaron y depuraron un amplio arsenal de herramientas analíticas y de técnicas cuantitativas. Como resultado. La primera es el doble centro del análisis: por un lado. y para 1895 la brecha había crecido en una proporción de 8 a 1 (véase Coatsworth. Por lo tanto. Los economistas del crecimiento –entre los cuales encontramos a destacadas personalidades. Quizá en ningún otro campo de la historia los investigadores han dedicado tanto tiempo al estudio de las ramificaciones sociales. En 1800.Durante el mismo periodo. esta historia ha sido escrita como la historia de los movimientos sociales y los conflictos políticos engendrados por la gran pobreza y la desigualdad. por otro. La tercera. En cambio. se obtuvo una demostración convincente del poder explicativo de las nuevas técnicas cuantitativas. 1953 y 1966). De hecho. En gran parte. el proceso mediante el cual esos obstáculos fueron superados a finales del siglo. p. es que todos los ensayos están influidos por la tradición de la economía del crecimiento. cuando éstas son aplicadas a grandes cuerpos de datos empíricos con el objetivo de probar hipótesis sobre los orígenes y patrones del cambio económico (véase Kuznets. el crecimiento per capita de la economía británica durante el mismo periodo fue de 280%.

Stanley Engerman. la nueva historia económica rescribió mucha de la historiografía de Estados Unidos. para asegurar así que los resultados no sean afectados por los métodos estadísticos. historia econométrica o nueva historia económica. 24 . una agenda de investigación común y un continuo autoexamen disciplinario. la nueva historia económica había desplazado los viejos acercamientos teóricos basados en la historia de empresas y compañías en el estudio de la historia económica estadounidense. De hecho. Cuatro nociones fueron fundamentales para esta perspectiva teórica: en primer lugar. Sin embargo. hacia las economías industriales avanzadas. poniendo especial cuidado en no desviar las pruebas en contra de las hipótesis bajo consideración. El primero de ellos estaba formado por la medición de los factores de largo plazo del crecimiento económico estadounidense. En particular. la historia económica de Estados Unidos ha experimentado avances sustanciales en las tres décadas recientes y se ha consolidado como una disciplina cohesionada. la noción de que las hipótesis bajo consideración tienen que estar especificadas explícitamente. ser lógicamente congruentes y recusables.2 Para principios de la década de los setenta. Al hacer esto. no ha ocurrido lo mismo con el campo de la historia económica de América Latina. los latinoamericanistas han seguido un programa de investigación muy diferente en el cual no sólo se han evitado las premisas teóricas básicas de la economía del crecimiento. Para entender cómo y por qué ha sucedido esto. A partir de la nueva historia económica. la noción de que las preguntas sujetas a prueba deben estar establecidas en un lenguaje preciso. la noción de que las hipótesis deben evaluarse a la luz de la evidencia cualitativa y cuantitativa. En segundo lugar. tanto de América Latina como de Estados Unidos desde los años sesenta. para luego de ahí derivar lecciones que pudieran ser aplicables a otros países. caracterizada por un debate metodológico. La mayor parte de los economistas del crecimiento dirigió su atención. Finalmente.La tradición de investigación de la economía del crecimiento pronto se convirtió en el modelo de investigación para la historia económica de Estados Unidos. Por lo contrario. la historia del desarrollo económico de Estados Unidos siguió tres programas de investigación interrelacionados. En tercer lugar. La aplicación de nuevos métodos cuantitativos para el estudio del crecimiento económico en Estados Unidos creó una revolución en la historia económica estadounidense. fueron discípulos de Kuznets. dando origen al auge de una perspectiva conocida indistintamente como cliometría. como Richard Easterlin. Robert Fogel y Robert Gallman. se centraron en Estados Unidos y utilizaron su historia económica como un laboratorio por medio del cual estudiar las características generales del proceso de crecimiento. sino que además se ha evadido el uso sistemático de datos cuantitativos para probar hipótesis explícitamente establecidas. este ensayo revisa el desarrollo del campo de la historia económica.1 Como resultado del uso de estas premisas. la idea de que las variables relevantes deben hacerse explícitas y los datos deben ser recolectados y analizados sistemáticamente. y para poder comprender las consecuencias que en el largo plazo produjo esta divergencia. aunque no exclusivamente. muchos de los pioneros de la nueva historia económica.

agricultura o manufacturas (véase Engermall y Gallman. Central en esta nueva perspectiva fue el estudio de cómo el establecimiento de derechos de propiedad creó incentivos –o la falta de ellos– a la productividad. 1971). 1992). en la fuerza de trabajo. Si. North. como transporte. mientras que otras no lograron hacerlo. 1971. en los niveles de nutrición y educación. era cierto que el carácter de las instituciones económicas y políticas de Estados Unidos fue un factor importante en su desarrollo económico. los historiadores económicos comenzaron a teorizar sistemáticamente acerca de cómo el cambio institucional hizo posible la actividad económica mediante la reducción de los costos de transacción y el aumento de la certeza en la economía. A partir del trabajo de Lance Davis y Douglas North. y sus orígenes se remontan al trabajo de Simon Kuznets. en la colocación de la fuerza de trabajo y en la formación de capital. pronto este programa creció e incluyó el estudio de un amplio margen de factores que afectaron el crecimiento de la productividad de los Estados Unidos durante los dos siglos pasados: aspectos como cambios en el mercado de capital. El segundo programa de investigación giraba alrededor del estudio sistemático de la tecnología y de los orígenes institucionales del crecimiento económico. Los historiadores de la economía de Estados Unidos dirigieron sus poderosas herramientas de análisis al estudio del impacto de estas innovaciones en el desarrollo de la economía estadounidense. este programa de investigación estuvo dominado por dos temas clave: el impacto de la esclavitud en el desarrollo económico del sur de Estados Unidos y el impacto de la naturaleza especial del sistema financiero estadounidense en la estructura y crecimiento de la economía de ese país. Sin embargo. ampliando así las inversiones en nuevas tecnologías y técnicas (véase Davis y North. como teóricamente se sostenía. 1986. incluyendo las causas y las consecuencias de la actividad inventiva. Desde hace tiempo los estudiosos han reconocido que detrás del cambio en las tasas de ahorro.Este programa de investigación tuvo una fuerte orientación hacia las cuentas nacionales. El tercer programa de investigación incluía la aplicación formal de la teoría económica al entendimiento del cambio institucional. y en las tasas de fertilidad y mortalidad. la economía de la discriminación racial y sexual. Este programa de investigación también buscó ir más allá de la medición del crecimiento en el nivel nacional por medio del examen sistemático del crecimiento de la productividad en sectores económicos individuales. 25 . se encuentran importantes innovaciones organizativas y técnicas. En sus primeros años. la dinámica de la migración y la estructura de la propiedad de la tierra (véase Fogel y Engerman. Este interés en las fuentes del crecimiento pronto creció y abarcó un amplio rango de temas. entonces. se preguntaron los estudiosos. en los salarios. Goldin y Rockoff. la difusión de innovaciones técnicas. la proliferación del consumo crediticio. 1990). Esta teorización formal sobre las instituciones y el desarrollo económico pronto se vinculó a la tradición empírica de la cliometría. ¿cómo se desarrollaron y evolucionaron a lo largo del tiempo dichas instituciones? También comenzaron a cuestionarse cómo fue que algunas sociedades desarrollaron ambientes institucionales que favorecieron el crecimiento económico.

mediante sus bancos centrales u organismos de estadística. el desarrollo de las instituciones.5 Algunos de los historiadores económicos de América Latina –siendo los ejemplos más notables Carlos Díaz Alejandro. los historiadores económicos estadounidenses han llegado a un acuerdo acerca de cómo estar en desacuerdo. lo cual ha sido decisivo para el desarrollo del campo de la historia económica como una disciplina cohesionada y coherente. quizá el que ha tenido mayor resonancia entre los historiadores económicos de América Latina ha sido el estudio de los factores de largo plazo que influyen en el crecimiento económico. en especial en la Universidad de Chicago. Clark Reynolds. Griliches y Kuznets para el estudio de América Latina. las fronteras intelectuales de la disciplina son siempre objeto de una aguerrida competencia. Con todo. El resultado de esto fue que la historia económica de América Latina no se desarrolló como una disciplina cohesionada con un corpus metodológico sólido y factual.Y esta nueva perspectiva combinada se ha centrado especialmente en la historia financiera de los Estados Unidos y se ha dedicado a analizar la relación entre regulación. Markos Mamalakis. Algunas de estas investigaciones fueron financiadas por los gobiernos latinoamericanos. uno que no subrayaba el planteamiento sistemático y la prueba de hipótesis. incluso en este aspecto. el volumen del trabajo realizado es tan sólo una pequeña porción de lo hecho para el contexto estadounidense. 26 . lo cual no quiere decir que no hubo académicos que siguieran las tradiciones iniciadas por Abramowitz. De esta manera. a diferencia de lo que sucede en otros campos donde las controversias se resolvían por la elocuencia de sus participantes o por la aceptabilidad ideológica de un argumento. Pero en gran parte este trabajo también fue hecho por estudiantes latinoamericanos inscritos en doctorados en economía en universidades estadounidenses.3 Estos avances analíticos no fueron una conquista fácil. De hecho. existen reglas bien definidas de evidencia y de argumentación. Sin embargo. El trabajo ha consistido principalmente en la estimación de los ingresos nacionales de América Latina desde el siglo xix. David Denslow. los mercados financieros y el desempeño económico. En efecto. De los tres programas de investigación que dominaron el campo de la historia económica de Estados Unidos. aunque existen debates inconclusos acerca de numerosos tópicos decisivos (como los debates actuales acerca de la historia de la discriminación racial y sexual en los mercados laborales estadounidenses).4 Como sucede con todos los programas de investigación científica. en la nueva historia económica las controversias se han enfocado en la calidad de la evidencia. incluyeron considerables controversias y debates. la aplicación apropiada de métodos y la congruencia lógica de los modelos. La revolución que las teorías y métodos experimentaron en la historia económica de Estados Unidos no tuvo lugar en el estudio histórico de las economías de América Latina. lo cierto es que en el estudio de América Latina las teorías y métodos de la nueva historia económica fueron opacados por un programa contrario de investigación. Pero. reglas que estructuran dichos debates. en ocasiones incluso se ha llegado al enojo y a la enemistad personal.

que adoptó los métodos de la cliometría (véase Coatsworth. Mamalakis y Reynolds. tuvo pocos seguidores entre los historiadores de América Latina. 1982a. fue publicado en un volumen coordinado por Kuznets mismo (véase Stein. varios investigadores trabajaron siguiendo la tradición kuznetsiana de estudiar el proceso del crecimiento económico moderno mediante el análisis detallado de sectores económicos individuales. Leff. A lo largo de los años sesenta y principios de los setenta. 1986). que se remontaba al trabajo de William Glade. fue el trabajo clásico de Coastworth sobre el siglo xix mexicano. Mamalakis. las fuentes del crecimiento. 1974. 1971. uno de los primeros ensayos de Stein. 1970. El avance de este tipo de trabajos disminuyó a partir de los años setenta. no miembro de un departamento de economía sino de historia. Coatsworth. Leff. Por supuesto. el avance académico que experimentó la historia económica de los Estados Unidos. 1968a. En suma. 1981. Leff. 1965). Robert Holden y David Walker. El uso de teorías formales para entender cómo las instituciones estructuran el crecimiento económico tuvo aún menos eco entre los latinoamericanistas.Nathaniel Leff y William McGreevey– también enmarcaron su trabajo en la tradición de la medición de los factores de largo plazo del crecimiento (véase Denslow.6 Se convirtió en una corriente menor de una disciplina que se encaminaba hacia un programa de investigación muy diferente. Desde la década de los cincuenta hasta la de los sesenta. respectivamente. lo cual no quiere decir que esta tradición haya sido totalmente abandonada. 1982b. el debate 27 . 1978. Cabe anotar que Coatsworth fue también el único historiador económico. Leff. El tipo de investigaciones que caracterizaron la historia económica de Estados Unidos –sobre el cambio estructural. caracterizado por la autoevaluación disciplinaria. 1965. se siguió elaborando este tipo de trabajos. Dos de sus estudiantes. existía una vieja tradición institucionalista entre los historiadores económicos de América Latina. 1970). The Latin American Economies (1969). 1994. Reynolds. sobre la historia de la industria textil de Brasil. 1955). 1957). El otro gran programa de investigación de la nueva historia económica –el estudio de las fuentes tecnológicas e institucionales del crecimiento– tuvo aún menos aceptación entre los latinoamericanistas. Walker. para mediados de la década de los setenta este programa de investigación comenzó a decaer entre los jóvenes académicos. Uno de los pioneros de este análisis fue Stanley Stein. que comúnmente se asocia a la obra de Douglas North. El único intento de introducir el acercamiento northiano a los derechos de propiedad para entender cómo el ambiente institucional de América Latina impidió el crecimiento. la acumulación de capital. Holden. 1969. 1976. las tendencias de largo plazo en la distribución del ingreso y la fuerza de trabajo– no obtuvieron eco en el campo de la historia económica de América Latina. De hecho. Sin embargo. quien a finales de los años cincuenta escribió lo que hasta hoy sigue siendo el trabajo clásico sobre la industrialización brasileña (véase Stein. han adoptado algunos de los conceptos derivados de los derechos de propiedad para estudiar las compañías deslindadoras y la actividad mercantil. 1968b. Pero el análisis basado en los derechos de propiedad y los costos de operación. McGreevey. Díaz Alejandro. en gran parte gracias al apoyo del Yale Economic Growth Center (véase Baer. Baer.

La dependencia: hacia un programa de investigación rival El tercer factor que impidió la influencia de la nueva historia económica en el contexto latinoamericano fue que ésta sería eclipsada por un programa de investigación rival. no ocurrió entre los latinoamericanistas. Este hecho contribuyó a la disminución del crecimiento de la disciplina de la nueva historia económica en la mayoría de los países latinoamericanos. algunos de los más prominentes académicos latinoamericanos y latinoamericanistas que primeramente fueron influenciados por la tradición de la economía del crecimiento. el análisis desapasionado de información cuantitativa recolectada sistemáticamente y el planteamiento de hipótesis comprobables. para los años setenta habían abandonado abiertamente esa tradición. Puesto que Estados Unidos encabezaba al mundo en el uso de la tecnología computacional y poseía universidades relativamente ricas.de métodos y las agendas de investigación comunes. y más acentuadamente a lo largo del decenio de los sesenta. Los bajos salarios académicos en América Latina se combinaban con atractivas ofertas gubernamentales. En primer lugar. la noción de que las leyes que rigen las economías desarrolladas eran aplicables también a las economías de los países subdesarrollados. De hecho. Desde fines de la década de los cuarenta. la de que las relaciones de este orden entre las desarrolladas y subdesarrolladas siempre dan lugar a beneficios mutuos. si bien se produjeron estupendas tesis de doctorado en historia económica de estudiantes latinoamericanos en universidades de Gran Bretaña y Estados Unidos. mediante la aplicación de los métodos de la cliometría. el estudio de América Latina en Estados Unidos adoptó un modelo de investigación que fundamentalmente rechazaba la lógica económica neoclásica. Podría decirse que la causa de esta divergencia entre la historiografía latinoamericana y la estadounidense es triple. En parte. el alto costo de las computadoras fue un obstáculo mayor hasta muy recientemente en que la revolución de la computadora personal disminuyó el costo del procesamiento de datos. dado que los académicos que podían preparar a la siguiente generación de historiadores económicos se encontraba en los ministerios gubernamentales y no en los salones de clase. por otro. En el contexto latinoamericano. pusieron en entredicho dos de las nociones centrales de la economía del crecimiento: por un lado. En segundo lugar. la difusión de la nueva historia económica en los países latinoamericanos fue también obstaculizada por el alto costo que representa el procesamiento de inmensas cantidades de datos cuantitativos. En lugar de investigar preguntas acerca de la tasa y estructura del crecimiento económico de América Latina.7 28 . el rechazo de la economía del crecimiento provino de una fuerte crítica a la economía neoclásica. II. estos estudiantes no continuaron desempeñándose como historiadores económicos al regresar a sus países de origen. y esto constituía un poderoso incentivo para abandonar la universidad. Específicamente. los economistas latinoamericanos comenzaron a evaluar críticamente los principales fundamentos del pensamiento neoclásico que habían sido aplicados a América Latina. no debe sorprender que fuera el primer país donde se diera la aplicación masiva de técnicas cuantitativas en historia.

campo que también agrupa a historiadores. el comportamiento del sistema económico en sus distintas circunstancias históricas. esta crítica de la economía del crecimiento se tradujo en la aparición de algunas historias económicas de América Latina escritas desde el punto de vista estructuralista (como se le llamó a la escuela de Prebisch). 1981. como Ragnar Nurkse y W. Los trabajos de Celso Furtado sobre la economía brasileña. Es posible definir. Los orígenes intelectuales de sus críticas a la economía neoclásica desafortunadamente dieron lugar a que rechazaran los poderosos métodos analíticos y cuantitativos de la economía del crecimiento. intentaron explicar los diferentes caminos de crecimiento de. superando el complejo de datos que generalmente agobian a las historias económicas tradicionales. sino también por el influyente trabajo de Alexander Gerschenkron sobre la historia industrial de los países europeos (véase Gerschenkron. Este punto de vista fue afianzado no sólo por el aparente éxito del modelo de sustitución de importaciones durante las décadas de los cuarenta y cincuenta. por tanto. parecía no ser necesariamente un motor de crecimiento. 1962). requería de un conjunto de políticas que atendieran estas diferencias. me convencieron de la utilidad de este tipo de enfoque del proceso formativo de una economía. Ferrer se las arregló para escribir una historia económica de Argentina sin incluir un solo cuadro estadístico.. por una parte. uno podría argüir que sus ideas acerca de la naturaleza sui generis de las economías latinoamericanas fueron propuestas para ser tomadas como hipótesis a comprobar por economistas del desarrollo. Arthur Lewis.8 En el corto plazo.9 Así explicó Ferrer este tipo de aproximación: El método seguido en este libro consiste en sistematizar el análisis del proceso formativo de la economía argentina mediante la diferenciación de etapas históricas. los términos de intercambio de los países latinoamericanos se habían deteriorado. Desafortunadamente. argumentaron que las economías en desarrollo eran diferentes a las economías desarrolladas porque las primeras poseían “ilimitado abastecimiento de fuerza de trabajo”. Estos trabajos. 29 . lo cual significaba que las leyes de crecimiento de las economías subdesarrolladas eran fundamentalmente diferentes de las del mundo desarrollado (véase Hirschman. De hecho. los economistas del desarrollo también argumentaban que el proceso de industrialización tardía era marcadamente distinto al de la industrialización de las economías avanzadas y que.10 En defensa de los historiadores estructuralistas y de otros críticos de la economía del crecimiento. El intercambio.. pp. estas ideas fueron tomadas como inevitablemente ciertas por amplios sectores de los llamados estudios latinoamericanos.En lo que respecta al primer principio. Además. de Estados Unidos. como los estudios sobre Brasil de Celso Furtado y sobre Argentina de Aldo Ferrer. 7-10). Hans Singer y Raúl Prebisch demostraron cada uno por su cuenta que. En lo que hace al segundo principio de la economía del crecimiento (que afirmaba que el comercio entre economías desarrolladas y subdesarrolladas siempre es mutuamente benéfico). América Latina y. los economistas del desarrollo. por la otra. pues. al menos durante el periodo de entreguerras. dentro de las cuales el sistema económico se desenvuelve y orienta conforme cierto patrón determinable.

12 La esencia de la teoría de la dependencia consistía en la noción de que los términos de intercambio de los países latinoamericanos se deterioraron a lo largo del tiempo: el precio de las materias primas de exportación de la región invariablemente se redujo en relación con precio de los bienes industriales que la región importaba de las economías desarrolladas. obtener la hegemonía. Tristemente. la mayoría de los latinoamericanistas rechazaron la tradición neoclásica de análisis económico. dado que la burguesía latinoamericana antinacionalista no podía. El resultado fue el rápido crecimiento y el predominio de un cuerpo de ideas que acabó por conocerse como la teoría de la dependencia. con una serie de prescripciones políticas. Así. instituyera el socialismo. Sostuvieron que las élites latinoamericanas dependían del capital y del apoyo político del extranjero. no eran una solución suficiente.11 La teoría de la dependencia amalgamó nociones marxistas de análisis de clase con una crítica estructuralista de la teoría del comercio internacional. Posteriormente. muchos latinoamericanistas renunciaron al análisis sistemático. 1981. 17). Así. de datos relevantes. De esta forma. propuestos por los estructuralistas de la cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe). los dependentistas argumentaron que este modelo de crecimiento dio lugar a economías caracterizadas por una distribución del ingreso muy desigual. p. y que esta dependencia se compensaba con las importantes ganancias privadas que las élites nacionales obtenían gracias al mantenimiento del intercambio desigual. Esto llevó a concluir que la burguesía compradora no podía avanzar y no promovería un proyecto económico desarrollista. por definición. dio lugar a sistemas políticos autoritarios. atractivo sostener que ésta era la esencia de la relación y que esta esencia perduraba como una regla de hierro en todas las fases de contacto entre el centro capitalista y la periferia (véase Hirschman. La naturaleza esencialmente antidemocrática del crecimiento económico de América Latina. en sí mismo esto no representaba una nueva tesis: la noción de deterioro constante en los términos de intercambio de América Latina había sido planteada por Prebisch y Singer a finales de los años cuarenta. De acuerdo con los teóricos de la dependencia.Como atinadamente lo explicó Albert Hirshman: Algo extraño sucedió cuando se señaló [por los economistas del desarrollo] que la interacción entre los países ricos y pobres podía parecer en ciertas circunstancias casi un juego antagónico de suma cero: muy pronto se volvió. En suma. política e intelectualmente. De hecho. Pero los dependentistas fueron más allá en sus críticas. muchos latinoamericanistas empezaron a creer. y teóricamente guiado. y sostuvieron que la protección y subsidio de la industria nacional. la mayoría de los investigadores que siguieron esta veta confundieron las poderosas herramientas analíticas cuantitativas propias del análisis del crecimiento. mediante un “intercambio desigual” se daba la explotación económica. lo que América Latina necesitaba era una revolución popular que eliminara como fuerza política a la débil burguesía dependiente. aunque no era ni estructuralismo ni marxismo. a su vez. liberara a la región del 30 . que el subdesarrollo latinoamericano era un producto del mismísimo capitalismo. casi siempre como un acto de fe. como un modelo para la investigación del pasado económico de la América Latina.

se cree.15 De hecho la dependencia se volvió –y continúa siendo– el tema organizador dominante de los libros de texto de historia latinoamericana más usados en Estados Unidos. es fácil entender cómo fue que muchos investigadores leyeron esta alianza como retroceso en la evidencia histórica y mantuvieron que tal alianza era la responsable de la persistencia del atraso latinoamericano. lo común en el tipo de pensamiento económico utilizado por los dependentistas fue su visión de cómo la inversión extranjera directa (ied) causaba el subdesarrollo.13 La teoría de la dependencia pronto se volvió el marco dominante de los estudios históricos. pero con la perspectiva que el tiempo nos va dando. su atractivo ideológico hizo de la teoría de la dependencia un seguro ganador frente a los métodos de la nueva historia económica.) La teoría de la dependencia pronto borró la óptica institucional y la visión de la escuela francesa de los Annales. (Subrayado en el original. Ciertamente existía una alianza entre las burguesías latinoamericanas. la teoría de la dependencia era tan sólo uno más de los amplios cuestionamientos políticos y filosóficos del poder económico y político de Estados Unidos en el mundo. lo atractivo de la teoría de la dependencia residía en que: La nueva escuela de historiadores económicos [los dependentistas] se ha centrado no sólo en la debilidad de las economías nacionales. ni historizó tanto el campo de los estudios latinoamericanos. 1977. existen tres grandes problemas en el modelo de la dependencia. En algunos casos. En realidad.) (Véase Stein y Cortés. la expansión de este poder adoptó la forma de apoyo estadounidense a los dictadores militares que gobernaban a lo largo de toda la región. En realidad. Problemas del modelo dependentista Sin embargo. Esto es. Por tanto. el cual.neocolonialismo y deshiciera los mecanismos de intercambio que mantenían a América Latina en la pobreza. intrínsecamente limita el desarrollo de las economías de América Latina y los beneficios que de ellas se puedan derivar. el argumento de este grupo de historiadores económicos ha sido desmembrado por subsecuentes revisiones críticas de sus tesis y manipulaciones estadísticas. En el contexto latinoamericano.16 La rápida coronación hegemónica de este modelo es quizá entendible en el clima político de finales de los sesenta y principios de los setenta. p. perspectivas que habían prevalecido en la historiografía económica de América Latina desde los años cuarenta. III. uno se queda con la convicción de que el tema crucial ha sido localizado. 31 . como la teoría de la dependencia. ha rastreado los orígenes de estas debilidades en los impedimentos aparentemente estructurales del sistema capitalista internacional. En primer lugar. a diferencia de sus predecesores. Como sostuvo Stanley Stein. el capital extranjero y los militares estadounidenses y latinoamericanos.14 Más aún. políticos y sociológicos de y sobre América Latina. emplea un razonamiento económico ad hoc. Ningún otro punto de vista impregnó tanto a la historia latinoamericana. 5. sino que. en notoria diferencia con sus primeros trabajos influenciados por la economía del crecimiento. la aceptación del modelo de la dependencia fue más allá de los confines de la historia económica.

de razonamientos tautológicos y la presentación selectiva de información. la lógica económica de esta visión sostendría que los inversionistas británicos en los ferrocarriles estadounidenses generaron subdesarrollo en los Estados Unidos. lo que. lo cual permitiría adoptar tecnologías más eficientes en industrias establecidas o iniciar industrias que anteriormente no existían. en lugar de que los dependentistas plantearan hipótesis cuidadosamente especificadas. La tradición de investigación que se desarrolló no se dedicó a la recolección cuidadosa de datos ni a la clara especificación de hipótesis comprobables. En tercer lugar. en primer lugar esta visión asume que la ied no genera demanda de bienes de producción interna. Esta visión contiene un conjunto casi extraordinario de supuestos económicos que sostienen que las ganancias privadas de los inversionistas extranjeros siempre exceden las ganancias sociales de la ied en un país receptor. por ejemplo. lo que. De hecho. quiere decir que la ied no tiene efectos profundos en el mercado interno. frecuentemente estaban orientados a lograr que su teoría apareciera como correcta. esto es. la tradición del modelo de la dependencia dio lugar a dudosas reglas de evidencia y argumentación. Más bien. se asume que la ied no incrementa los salarios de los trabajadores de las empresas de procedencia extranjera. En cuarto lugar. Y no es que hacer esto hubiera sido teóricamente imposible. pareciera que las únicas inversiones extranjeras que producen ganancias positivas para el desarrollo son las que hacen perder dinero a sus accionistas. una empresa ferrocarrilera extranjera no conecta ni integra los mercados regionales que permiten que las compañías nacionales abarquen economías de escala. también se supone que la ied no produce transferencia de tecnología. Finalmente. De acuerdo con este enfoque. De esta forma. Con frecuencia. a su vez. quiere decir que la ied no da lugar al surgimiento de nuevas industrias nacionales. a su vez. se asume que la ied no influye en el crecimiento de nuevos tipos de industrias que utilicen nuevos procesos tecnológicos. el problema era que los dependentistas.17 las cuales facilitaron el planteamiento de hipótesis implícitas e incompletas. El segundo problema del modelo de la dependencia consistía en su rechazo a que las ideas estuvieran sujetas a una evaluación científica. por razones políticas e ideológicas. De acuerdo con esta línea de pensamiento. Todas éstas son suposiciones por demás pesadas. De esta forma.Los dependentistas sostenían que la IED (Inversión Extranjera Directa) “descapitalizaba” a América Latina porque las ganancias repatriadas por compañías extranjeras hacia las metrópolis excedían el valor de su inversión original. Es en este sentido que la teoría de la dependencia tuvo su impacto más negativo –y más duradero– en el campo de la historia económica de América Latina. para esta visión no existen procesos que se deriven de la ied. 32 . este enfoque asume que las empresas extranjeras no contribuyen a la estructura fiscal con el pago de impuestos de exportación y de ganancias. para luego ser comprobadas vis-a-vis con las evidencias sistemáticamente recolectadas. como lo muestra el tratamiento de Rosemary Thorp y Geoffrey Bertram en el caso peruano. los seguidores de la dependencia hicieron grandes generalizaciones que no eran apoyadas por la evidencia disponible. En segundo lugar.

El peso de la evidencia se inclina hacia la conclusión de que no hubo un deterioro invariable ni siquiera durante el periodo de “crecimiento exportador”. En gran parte. los investigadores de la historia inicial de la industrialización de la región descubrieron que en el siglo xix existía una burguesía con un poder político considerable y una voluntad desarrollista. algunos investigadores dependentistas con frecuencia se sorprendieron de encontrar que sus resultados no correspondían con las predicciones de la teoría (véase Eakin. limitando así aún más el avance de la disciplina. Incluso. Echemos un vistazo a la manera en que la teoría corresponde a la evidencia empírica actual. esta crítica provino de no dependentistas de orientación neoclásica o marxista. las expresaban en forma de hipótesis recusables y examinaban esas hipótesis de acuerdo con la evidencia histórica de las economías más grandes de la región. encontraron que por largos periodos los términos de intercambio de hecho mejoraron. los gobiernos latinoamericanos estuvieron dispuestos a regular las actividades de los capitalistas extranjeros con fines desarrollistas.19 Pero también en parte esta crítica surgió inadvertidamente de la misma perspectiva dependentista. Este principio cae por su propio peso debido a varias razones. Sin embargo.18 Asimismo. cuando otros investigadores llevaron los cálculos de los términos de intercambio hacia el siglo xix.21 La imagen dependentista de una burguesía débil y dependiente tampoco coincidía con lo descubierto por la investigación de las regulaciones de empresas extranjeras. encontraban que la teoría tenía muy poco poder explicatorio. Las bases de esta afirmación eran los cálculos de los términos de intercambio que Prebisch y Singer independientemente habían construido. estas élites industriales nacionales fueron capaces de persuadir a sus gobiernos de establecer altas tarifas y barreras arancelarias en contra de manufacturas extranjeras. y que ni podía ni actuaría por el interés nacional. En efecto. Cuando los investigadores tomaban las ideas de esta teoría. 1989. se afirmaba que el comercio exterior causaba el subdesarrollo del continente.22 33 . capítulo 8). El principio central de la teoría de la dependencia era que los términos del intercambio en América Latina invariablemente se deterioraban. sino que hubo cambios cíclicos alrededor de una tendencia indeterminada de largo plazo. El tercer problema del modelo de la dependencia era que sus tesis fundamentales eran incongruentes con los hechos empíricos.El resultado fue que no pudo darse un verdadero debate sobre los métodos. por tanto. los Estados latinoamericanos no estaban postrados ante el capital extranjero. durante el periodo del llamado liberalismo exportador. así como de establecer programas de subsidios para apoyar las industrias jóvenes de América Latina. De hecho.20 El otro principio fundamental de la teoría de la dependencia era la existencia de una burguesía compradora que controlaba un Estado débil. la falta de una tradición de análisis cuidadoso y presentación de datos significó que no había acuerdo en un cuerpo de conocimiento que pudiera servir de base para examinar nuevas hipótesis. lo cual limitó la habilidad de la historia económica para avanzar en técnicas y perspectivas. Primero.

cuando los países industriales avanzados estaban muy ocupados librando guerras o sumidos en depresiones como para ejercer el control. como Honduras. Pero este argumento no sale bien librado de las tres pruebas. otro principio fundamental de la teoría de la dependencia era que en tiempos de crisis internacional.En retrospectiva.23 En segundo lugar. A diferencia de lo que la teoría de la dependencia sugería. Esta variedad sostenía que el “desarrollo” podía ocurrir en un contexto de “dependencia”. De hecho. se asume que durante estos periodos los países latinoamericanos fueron capaces de desarrollarse autónoma y rápidamente. pero de cualquier forma se mantenía fiel a los principios básicos del modelo de la dependencia. 1969). combinada con la integración de los mercados. En primer lugar. Finalmente. lo cual indica que ya se había dado el desarrollo industrial antes de la disrupción del intercambio internacional. el despegue de la industrialización latinoamericana moderna no sólo coincidió con el periodo de crisis internacional. Este principio de la teoría de la dependencia se basaba en la experiencia de las economías latinoamericanas durante la segunda Guerra Mundial. la expansión de los salarios creada por el auge exportador de finales del siglo xix. 34 . Si bien es cierto que a fines de los años treinta la industria vio incrementos impresionantes en la inversión y producción industrial en muchos países. los finales de los veinte y principios de los treinta en verdad fueron periodos de contracción industrial. cuando la producción industrial creció drásticamente en la mayoría de los países. Refinamiento de los principios dependentistas Los académicos que suscribían el marco dependentista estaban conscientes de las cada vez más obvias incongruencias entre la teoría que sostenían y la realidad empírica. Guatemala o Cuba. Su respuesta fue doble: primero. crearon una variedad más complicada de la teoría que llegó a conocerse como desarrollo dependiente asociado (véase Evans. Cardoso y Falleto. De hecho. pero tenía poco poder de explicación para los países más grandes como México. Por tanto. Sin embargo. Brasil y Argentina.24 Y en tercer lugar. si se estudia con cuidado se verá que la Gran Depresión en realidad no significó aquel auge para la industrialización de América Latina que los teóricos de la dependencia pensaban. IV. la mayor parte de la capacidad instalada de la industria latinoamericana existía antes de la guerra. los amarres de la dependencia fueron aflojados. hizo posible la construcción de ferrocarriles con capital extranjero. 1979. se podía decir que el pensamiento dependentista sobre el capital extranjero y la soberanía nacional quizá no se equivocó en lo que hace a los países más pequeños de América Latina. sino con la era del liberalismo exportador. mientras la protección activa de los Estados latinoamericanos dio lugar a un periodo sostenido de crecimiento industrial. las áreas que fueron más afectadas por el auge de inversión extranjera a finales del siglo xix fueron las que experimentaron un rápido desarrollo industrial. la mayor parte de la expansión industrial a partir de la segunda Guerra Mundial fue el resultado de una infraestructura industrial ya instalada y operando al día. había un problema fundamental en la cadena de razonamiento de la teoría de desarrollo dependiente asociado.

esto significa “la nueva estructura de la dependencia”. si es una economía basada en el uso intensivo de capital. las relaciones sociales de hoy son proyectadas hacia atrás en el pasado como si siempre hubieran existido. se debe a que los extranjeros la “debilitan”. la gran disparidad entre los principios fundamentales de la teoría y la evidencia empírica de la historia económica de América Latina. Como lo explicó un dependentista revisionista: “Lo que existe se transforma en eterno. Muchos investigadores influenciados por este modelo estaban preocupados porque dicho enfoque había historizado el estudio del desarrollo. pp..28 Si bien el trabajo que surgió del programa revisionista de la teoría de la dependencia ha sido importante y válido en muchos aspectos. Y así sucesivamente (véase Packenhaum. se debe de cualquier manera a que ésta responde a los intereses externos como agentes internos del neocolonialismo. pero al mismo tiempo mantenía que el subdesarrollo era producto de la dependencia. era tomada como evidencia primaria de la existencia de la dependencia. si la burguesía es grande. 43). Si la economía de un país latinoamericano se basa en el uso intensivo de la mano de obra. 16-17. Para reconciliar estas afirmaciones excluyentes entre sí. esto promueve dependencia en productos primarios vía el argumento de la caída de los términos de intercambio. En suma.. 1988. ha llevado a que los dependentistas ignoren los temas que desde hace mucho han preocupado a los historiadores económicos de Europa y 35 . La segunda respuesta al colapso de la teoría de la dependencia fue el intento de reformarla desde dentro. Mallon. y se centró en cambio en temas sociológicos26 y políticos. hizo que esta corriente revisionista tuviera que dejar de lado las preguntas sobre el crecimiento económico. el desarrollo dependiente asociado se embarcó en una suerte de razonamiento circular que pudiera ser mejor visto como una argumentación del tipo “heads I win. las hipótesis no podían ser probadas porque cualquier cambio en la variable independiente. incluyendo una industrialización nacional exitosa. tiene poco que aportar sobre el origen del subdesarrollo latinoamericano. pero también había tornado irrelevante la historia. esto es explotación que reproduce la dependencia. Si la burguesía nacional es pequeña. esto es una forma aún más nueva de dependencia que favorece el desempleo. y lo que realmente sucedió en la historia desaparece. p. para evitar desacreditar totalmente a la teoría de la dependencia. p. la marginación y el crecimiento de las desigualdades. p. Gootenberg. 179. Si invierten en industria.25 Como afirma Robert Packenhaum al caracterizar esta variante de la teoría dependentista: Si los extranjeros invierten en la agricultura. Desafortunadamente. 1992. Por tanto. 1989.10). los revisionistas buscaron resucitar la teoría de la dependencia al aplicarla a situaciones históricas específicas. tails you lose”. Ya no es necesario (o siquiera posible dentro de los confines de la teoría) preguntarse cómo fueron históricamente construidas las relaciones explotadoras de exportación o las relaciones periféricas” (véase Zeitlan.27 En verdad. esta aproximación revisionista aceptó sin críticas la economía del “desarrollo dependiente”. El hincapié en las relaciones sociales que presentaba la variante sociológica de la teoría de la dependencia.Esta teoría aceptaba que los países podían ser “dependientes” y aun así experimentar un rápido desarrollo económico. 1984.

Cardoso. Marvin D. Christopher. Heraclio (1974). han conducido finalmente a un cambio en los estudios de historia económica en América Latina. Cárdenas. Mimeo. Fernando Enrique. –––– (1969). lll. Burns. así como los progresos obtenidos por la aplicación de los métodos de la nueva historia económica en los Estados Unidos y Europa. Enrique (1988). 1880-1923. Nashville. Bernquist. Dependencia y desarrollo en América Latina: Ensayo de interpretación sociológica. Bonilla. The Poverty of Progress: Latin America in the Nineteenth Century. Latin America. M. Existe. Edward (1994). and Colombia. Economics and Technology. (1965). La escuela de la dependencia tiene aún menos que decir acerca del desarrollo de la industria. Berkeley. Gran Bretaña y el Perú: Los Mecanismos de un Control Económico. Guano y burguesía en el Perú. La nueva corriente (de la cual el libro de ensayos coordinado por el autor forma parte) comienza a ofrecer resultados promisorios. la transformación de las técnicas agrícolas y el nivel del crecimiento de la productividad agrícola. E. Argentina. y Colin M. Joao Manuel (1982). por supuesto. The Long-Term Movement of the Terms of Trade Between Agricultural and Industrial Products. La industrialización mexicana durante la Gran Depresión. Referencias bibliográficas • • • • • • • • • • • • • Abel. Industrialization and Economic Development in Brazil. Venezuela. Homewood. Economic Imperialism and the State: The Political Economy of the External Connection from Independence to the Present. (1958). Lima.S.Estados Unidos. 36 . los transportes y otros modernos sectores económicos. The Mexican Mining Industry. Bernstein. México.-Mexican Trade. A su vez. una diferencia fundamental entre el estudio de las ideas económicas y el estudio del desempeño de las economías en el mundo real. Albany. Charles (1986). Atallah. y que son clave para entender el crecimiento del ingreso per capita en sociedades esencialmente agrícolas. O capitalismo tardío: uma contribuicao ao a revisao de formacao e do desenvolvimiento da economia brasileira.29 Las limitaciones reseñadas del programa de investigación influido por la llamada teoría de la dependencia. Werner (1965). Stanford. Sao Paulo. –––– (1977). Rotterdam. el interés en la ideología que sostenía la variante ideológica de la teoría de la dependencia se ha traducido en el hecho de que sus practicantes se han centrado casi exclusivamente en la historia de los debates sobre política económica. Nueva York. el sistema bancario. Lima. Stanford. Bradford (1980). 1890-1950: A Study of the Interaction of Politics. California. Baer. México. Labor in Latin America: Comparative Essays on Chile. y Enzo Faletto (1969). Londres. Cardoso de Mello. Lewis (comps.) (1985). The Development of the Brazilian Steel Industry. Beatty. temas como el establecimiento de derechos de propiedad. Trends in U. M.

The Economic History Review. David. 657-663. Nueva York. I.. Scandizzo (1991). Chicago. (1978). American Historical Review 83(1). pp.. 80-100. La economía argentina: Las etapas de su desarrollo. British Enterprise in Brazil: The St. Engerman. ––––. Cambridge. Coastworth. Nueva York. State. Eakin. Claudio. (1970). 88-105. Institutional Change and American Economic Growth. –––– (1966). et al. Peter (1979). pp. 248257. Explorations in Economic History. 1900-1982: The Controversy and its Origins”. y Robert E. y Pasquale L. pp. Roberto. 355-399. (1974). “Produçao real. Evans. moeda e precos: A experiencia brasileira no periodo 1861-1970”. and Local Capital in Brazil. 1880-1930. pp. Dependent Development: The Alliance of Multinational. y Joel C. y Shaene J. (1973). 25. Edelstein (comp. –––– (1981). Reckoning with Slavery: A Critical Study in the Quantitative History of American Negro Slavery. North (1971). Economic Development and Cultural Change. 1830-1960. Diakosawas. Hunt (comps. Cortés-Conde. Princeton. Aldo (1963). ––––– (1989). “Surveying the Past: Latin American History Textbooks and Readers”. 39 (2). Davis. México. John d’el Rey Mining Company and the Morro Velho Gold Mine. (1988). Ferrer. (1976). pp. Latin America: The Struggle with Dependency and Beyond. John H. Díaz. Latin American Research Review. pp. Denslow. Ramón P.) (1974).) (1985). Massachusetts. Lance E. Marshall C. 407-440. y Douglas C. Essays on the Economic History of the Argentine Republic. Growth Against Development: The Economic Impact of Railroads in Porfirian Mexico. Haddad (1975). 37 . 1820-1920”. Dekalb. 1858-1908. Durham.) (1986). 1870-1914: The Evolution of a National Market”. Carlos F. “Professor Fogel and the New Economic History”. Gallman (comps. y Claudio L. Revista Brasileira de Estatística 36. The Latin American Economies Growth and the Export Sector. “Obstacles to Economic development in Nineteenth Century Mexico”.11. New Haven.• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Chilcote. 231-264. Contador. Stanley L. 23(3). thesis doctoral. Sugar Production in Northeastearn Brazil and Cuba. Paul A. –––– (1965). Díaz Alejandro. (1963). David A. pp. 19(3). Ronald H. Londres. “The Investment Market. The Long Run Terms of Trade of Primary Producing countries: A Study of Trend Forecasts and their Policy Implications. Cambridge. 1. Long Term Factors in American Economic Growth. Yale University. The Journal of economic History. S. “Capital Immobilities and Finance Capitalism: A Study of Economic Evolution in the United States. “Trends in the Terms of Trade of Primary Commodities. Dimitris.

66. ––––– (1972). Boston. y Hugh Rockoff (comp. “Origins and Consequences of Import Substitution in Brazil” en Luis Eugenio di Marco (comp. Princeton. Goldin. Princeton. The Economic Gowth of Brazil: a Survey from Colonial to Modern Times. 1500-1821.• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Fishlow. Hamilton. Claudia. Frank. –––––. (1987). Nueva York. México. Florescano. The Limits of State Autonomy: Post Revolutionary Mexico.). Enrique (1971). Alexander (1962). 19001947. pp. The Reinterpretation of American Economic History. Mass. Origen y desarrollo de los problemas agrarios en México. Cambridge. Berkeley. Without Consent or Contract: The Rise and Fall of American Slavery. John M. Hart. Economic Development of Latin America: Historical Background and Contemporary Problems. 1840-1880. Industry and Underdevelopment: The Industrialization of Mexico 1890-1940. Furtado. Albert (1972). Chicago. Haber. Mexican Oil and Dependent Development. Gootenberg. Fogel. y Stanley L. Berkeley. The State and Underdevelopment in Spanish America: The Political Roots of Dependency in Peru and Argentina. Business History Review. Crescimiento do produto real no Brasil. 38 . (1989). Imagining Development: Economic Ideas in Peru’s “Fictitious Property” of Guano. The Latin American Economies: A Study of their Institutional Evolution. ––––– (1993). Celso (1968). (1978). Nueva York. Nueva York. S.) (1971). Class. The Coming and Process of the Mexican Revolution. Between Silver and Guano: Commercial Policy and the State of Postindependence Peru. Haddad. Halperín Donhi. Nora (1982). Strategic Factors in Nineteenth Century American Economic History: A Volume to Honor Robert W. Río de Janeiro. Claudio L. Gerschenkron. ––––– (1970). Nueva York. International Economics and Development: Essays in Honor of Raul Prebisck. “Business Enterprise and the Great Depression on Brazil: A Study of Profits and Losses in Textile Manufacturing”. (1974). Revolutionary Mexico. Time on the Cross: The Economics of American Negro Slavery. Economic Backwardness in Historical Perspective: A Book of Essays. Lumpenbourgeoisie. Engerman (comp. Nueva York. Robert W. Lumpendevelopment: Dependence. William (1969). Stanford. Cambridge. Inglaterra. Fogel. Friedman. Judith (1984). Capitalism and Underdevelopment in Latin America: Historical Studies of Chile and Brazil. Glade. Berkeley. Robert W. and Politics in Latin America. Stephen H. 335-336. ––––– (1992). Historia contemporánea de América Latina. Fogel. Tulio (1969). Nueva York. (1989).) (1992). Paul (1989). Madrid. Andre Gunder (1967). Nueva York. Gentlemen. Boulder. Douglas (1984).

Mass. Mexico and the Survey of Public Lands: The Management of Modernization. 19291964. 1880-1924. pp. Cambridge. Inevitable Revolutions: The United States in central America. Stanford. I. and the United States. (1994). 46(1). en Peter Temin (comp. Structure. Cambridge. I. y Nils Jacobsen (comp. Tampa. Lamoreaux. Joseph. Londres. “Banks. “Lost Promise: Explaining Latin American Underdevelopment”. Ca. Modern Economic Growth: Rate. (1968a). Economic Change: Selected Essays in Business Cycles.11. national Income. ––––– (1991b). and Economic Growth. Walter (1984). 51(3). Kofas. Nueva York. The Journal of Economic History. ––––– (1982a). Joseph. Vol.). (1981). The World Economy in the 20th Century. Reassessing the Obstacles to Economic Development. Holden. Peter F. Kuznets. Nathaniel H. Langer. ––––– (1982b). Nueva York. Insider Lending: Banks. (1956). Vol. Dekalb. en Peter F. and Spread. Cambridge. Charles P. México. Jon V. Gilbert M.• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Hirschman. Kinship. 39 . and Economic Development: The New England Case”. ––––– (1994). ––––– (1968b). pp. 537-558. Simon (1953). Nueva York. (1982). 1880-1930. París. Albert O. Personal connections. Underdevelopment and Development in Brazil. Economic Policy-Making and Development in Brazil. Nueva York. Maddison. Boulder. Dependence and Underdevelopment in Colombia. Klarén. The Brazilian Capital Goods Industry. Economics Structure and Change. Cambridge. Ariz. Promise of Development: Theories of change in Latin America. Klarén y Thomas J. 647668. Nueva York. 1976-1991. Deepak (1985). (1986). 19471964. Angus (1989). and economic Development in Industrial New England. II. Chicago. Lafeber. 1822-1947. Londres. Love. Mass. Lal. ––––– (1991a). Bossert (comps. Inside the Business Enterprise: Historical Perspectives on the Use of Information. New Haven. The Terms of Trade: An European Case Study. ––––– (1966). Robert H. Naomi (1986). Kindleberger. Nueva York. The Poverty of “Development Economics”. Economic Change and Rural Resistance in southern Bolivia. Erick (1989). “Information Problems and Bank’s Specialization in ShortTerm Commercial Lending: New England in the Nineteenth Century”.). Revolution from Without: Yucatán. Guiding the Invisible Hand: Economic Liberalism and the State in Latin American History. Leff. Essays in Trespassing: Economics to Politics and Beyond. The Journal of Economic History. (1986). Underdevelopment and Development in Brazil. “Bank Mergers in late Nineteenth Century New England: The Contingent Nature of Structural Change”.) (1988).

Carlos Manuel (1976). David (1985). Cambridge. Cambridge. Homewood. E. Clark W. 39(2): 276-290. Noel (1993). William P. Chile in the Nitrate Era: The Evolution of Economic Dependence 1880-1930. Wis. Mass. Safford. Comportamento e instituicoes monetárias. Agrarian Populism and the Mexican State: The Struggle for Land in Sonora. Robert A. Amherst. The Mexican Economy: Twentieth Century Structure and Growth. Florencia. en Joseph L. Berkeley. Monteón. The People of Sonora and Yankee Capitalists. Institutions. Argentina 1516-1982. An Economic History of Colombia. Packenhaum. Economic History Review. Fernando (1965).). New Haven. 1900-1910. “The Theory and Reality of Imperialism in the Coffee Economy of Nineteenth Century Brazil”. 18451930. (1970). mimeo. ––––– (1988). Cambridge. New Haven. Rock. The Defense of Community in Peru’s Central Highlands: Peasant Struggle and Capitalist Transition. Essays on the Chilean Economy. Palacios. 1825-1883: Calculations and Consequences”. Ernest (1975). Nueva York. Love and Nils Jacobsen. Institutional Change. The Dependency Movement: Scholarship and Politics in Development Studies. Late Capitalism. en Josaeph L.). eds. Nueva York. mimeo. Guiding the Invisible Hand: Economic Liberalism and the State in Latin America History. (1983). “Economic Liberalism: Where We Are and Where We Need to Go”. Londres. from Spanish Colonization to the Falklands War. (1981). “The Mexican Terms of Trade. Madison. Salvucci. El café en Colombia. Mamalakis. 1850-1970: una historia económica. The Mexican Government and Industrial Development in the Early Republic: The banco de Avío. y Wilson Suzigan (1976). (1971). Reynolds (1965). (1992). Tucson. Ramón Eduardo (1988). México. 40 . Princeton. Maurer. Guiding the Invisible Hand: Economic Liberalism and the State in Latin America History. México. Il. Historia monetaria do Brasil: Análise da política. Profits and Power in the Porfiriato: The Rate of Return on Business Enterprise. social y política. (1990). Ariz. (1976). Historia moderna de México: el porfiriato. Potash. Peláez. vida económica. en Daniel Cosío Villegas (comp.• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Mallon. Berkeley. Rosenzweig. Steven E. “La industria”. (1983). Mass. Clark W. Reynolds. Robert A. –––––.. The Growth and Structure of the Chilean Economy from Independence to Allende. Marco (1983). Michael (1982). Richard (1993). Brasilia. –––––. Sanderson. North. and Economic Performance. “The Emergence of Economic Liberalism in Colombia”. Markos J. Ruiz. 1860-1940. Mandel. Frank (1988). Love y Nils Jacobsen (comps. Douglas C. McGreevey.

Thorp. documento presentado a la reunión de la Asociación Estadunidense de Historia. The Journal of Economic History. John (1985). Boulder. en Simon Kuznets. William (1993). The Political Economy of the Brazilian State. Eric (1981). Jurgen (1981). (1955). Conn. The Brazilian Cotton Manufacture: Textile Enterprise in an Underdeveloped Area. The Colonial Heritage of Latin America: Essays on Economic Dependence in Perspective. Spalding. and International Harvester. (1986). 1950-1970. –––––. Moore y Joseph J. Jr. (1977). Industria brasileira: origem e desenvolvimento. Hobart A. San Francisco. 1850-1950”. y Wilson. Henequen. Kinship. Stein. 1889-1945. Wilson (1986). Suzigan (1975). John (1983). en Paul Bairoch y Maurice Levy-Leboyer (coord. Steven (1987). Formacao econômica do Brasil: a expêriencia da industrializacao. Política do governo e crescimento da economia brasileira. y Geoffrey Bertram (1978). 222-253. State. Hacienda and Market in Eighteenth Century Mexico: The Real Economy of the Guadalajara Region. Hunt (1971). Stanley J. Spengler (comps. y José Roberto Mendoca de Barros (1977). 1830-1930. Inequalising Trade? A Study of North/South Specialization in the context of Terms of Trade Concepts. y Barbara H. 18891930. –––––. David W. Stein. pp. Spraos. 1850-1915. Disparities in Economic Development since the Industrial Revolution. 1826-1856: Causes of Increasing Economic Disparities?”. 1675-1820. Latin America: A Guide to Economic History. 31(1). Sao Paulo. Sao Paulo. Mass. 1824-1867. Flavio Rabelo. Nueva York.). Ca. Austin. Oxford. Westport. Weeks. Berkeley. Topik. India. Yucatan’s Guilded Age: Haciendas. Class. Stein (1970). Economic Growth: Brazil. Cambridge. Peru 1890-1977: Growth and Policy in an Open Economy. Villanova Villela. y Shane J.• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Schneider. 1862-1913. “Terms of Trade Between France and Latin America. –––––. Nueva York. Summerhill. Allen (1985). “Brazilian Cotton Textile Industry. and Industrial Structure: The Historical Process of south American Industrial Growth. 41 . Annibal. Río de Janeiro. Durham. en Roberto Cortés Conde y Stanley J. Rosemary. Organized Labor in Latin America: Historical Case Studies of Workers in Dependent Societies. Versiani. Frederick S. Limits to Capitalist Development: The Industrialization of Peru. Carolina del Norte. Weaver. “Principal Currents in the Economic Historiography of Latin America”. Austin. and Politics: The Martínez del Rio Family in Mexico. Nueva York. Japan. (1980). Van Young. Walker. y Roberto Cortés Conde (1977). “Editor’s Introduction: The Economic Historiography of Latin America”. Wilbert E..). ––––– (1957). Profits and British-Owned Railways in Brazil. Berkeley. Suzigan. Business. Nueva York. Wells. Albuquerque.

Pélaez y Suzigan (1976). siendo los más notables Nathaniel Leff y John Coatsworth. durante los años setenta y ochenta. NOTAS 1. Probablemente el debate más candente ocurrió en torno a la economía de la esclavitud. particularmente en Brasil. 4. 3. Simon Kuznets y W. el cual sostenía que el proceso de crecimiento estaba caracterizado por el cambio dentro de un amplio frente de sectores interrelacionados y no por el crecimiento rápido en algún “sector líder”. Leff (1982b). dado que los dependentistas no intentaban ni especificar ni probar hipótesis. I). la investigación sobre las fuentes del crecimiento económico y el estancamiento siguió formando parte de la agenda para varios jóvenes estudiantes latinoamericanos. Véase Contador y Haddad (1975). Véase Leff (1982a). continuaron trabajando en esta rama. Lamoreaux (1986). Para un excelente análisis sobre lo novedoso de la nueva historia económica. p. Fogel (1989). Si bien es cierto que Furtado presentaba información cuantitativa en forma de cuadros y gráficas. Princeton. Para algunos ejemplos de estos trabajos véase Suzigan (1986). De hecho. cap. Véase Furtado (1968). Paraguay’s Autonomous Revolution. Cárdenas (1988). David et al. De acuerdo con el punto de vista rostowniano. lo hacía con el propósito de describir. 8. Albuquerque. Lamoreaux (1991b). 11. 9. el holismo epistemológico de la teoría hizo difícil. Davis. Además. Hirshman (1981. no existió otro sector más importante que el de los ferrocarriles. La mejor explicación de estos temas se encuentra en Hirschman (1981. Para una introducción a este debate. Para una crítica de la economía del desarrollo. Ferrer (1963).• • White. 5. Furtado (1970). Villanova Villela y Suzigan (1975). Varios investigadores. pionero de los modernos estudios de mercados de capitales gracias a sus estudios sobre la teoría del cambio institucional. Para algunos ejemplos de cómo ha crecido este campo en las últimas dos décadas. Davis (1965). 6. El término “teoría” era más bien un nombre erróneo. W. 1810-1840. The Civil Wars in Chile (or the Bourgeois Revolutions that Never Were). 10. 1). véase Fogel y Engerman (1974). Cómo se determinó la “pauta” de las etapas históricas en éste y otros trabajos históricos estructuralistas era algo así como un misterio. (1978). dado el hecho de que Ferrer explícitamente rechazaba la presentación el y análisis sistemático de datos cuantitativos. Zeitlan. Versiani y Mendoca de Barros (1977). véase Davis (1966). y no para probar hipótesis de la manera que ya comenzaban a hacerlo los historiadores de la nueva historia económica. Maurice (1984). Rostow debatieron por mucho tiempo acerca de la importancia de los “sectores líderes” en el proceso de crecimiento. Coatsworth (1981). Véase Ferrer (1963. véase: Davis (1963). En general. No fue por casualidad historiográfica que el principal tema tratado por los nuevos 42 . véase Lal (1985). Al frente de su perspectiva estaba Lance E. Así. Haddad (1978). cap. 11). sino es 2. historiadores económicos haya sido el impacto de los ferrocarriles en la economía estadounidense antes de la Guerra Civil. Richard A. Lamoreaux (1994). el impacto que tuvieron los ferrocarriles en la economía estadounidense constituyó una prueba importante para la perspectiva rostowniana y resolvió el debate sobre los “sectores líderes” en favor de Kuznets. Lamoreaux (1991a). Como ha señalado Robert Packenhaun. (1976). Quizá lo más conocido de esta línea de trabajo sea lo hecho por Contador y Haddad. 7. la misma crítica se le podría hacer a la interpretación estructuralista de la historia económica del Brasil desarrollada por Celso Furtado. los dependentistas no propusieron preguntas que permitieran ser probadas a la luz de la evidencia empírica.

que podrían ser de interés para los lectores de este ensayo. Como ha señalado Paul Gootenberg: “Los viejos villanos de la historia –los conservadores y antiguos bárbaros que habrían obstruido el camino del progreso. véase Florescano (1971). véase Packenhaun (1992. Gentlemen (1984). Van Young (1981). Con esto no se sugiere que no existiesen debates dentro de la tradición de la dependencia. Para ejemplos de estudios que siguen la escuela de los Annales. Weaver (1980). Para una excelente historia intelectual del desarrollo de la teoría de la dependencia y sus diferencias con las anteriores teorías del desarrollo. Thorp y Bertram (1978). la teoría era tan amorfa que algunos de sus seguidores utilizaron la teoría implícitamente sin siquiera utilizar la palabra dependencia. Para un excelente análisis de los libros de texto y la teoría de la dependencia. Entre los investigadores de la América Latina colonial. histórica o no histórica. Pero lo que sí es necesario acentuar es que el marco de la dependencia fue visto como el modelo más apropiado para estudiar la economía. 10. Una bibliografía completa incluiría cientos de títulos. capítulos 8 y 10). incluyendo a los librecambistas– de pronto se han vuelto los nuevos héroes. Langer (1989). Chilcote y Edelstein (1974). Burns (1980). combinó elementos de dependencia con la noción gerschenkroniana de industrialización tardía. De hecho.” Gootenherg (1989). La economía marxista desarrolló su propia tradición para estudiar el subdesarrollo. Stein y Stein (1970). los dependentistas discutían si la teoría debería ser totalizadora o parcial. lo más importante. Lakin (1989). Joseph (1982). porque este tipo de estudios permitía la escritura de una historia whig de tipo positivista al revés. Lo que se busca plantear es que esos debates se referían únicamente a acercamientos conceptuales. Zeitlan (1984). Frank (1967). dialéctica o no dialéctica. Lafeber (1984). Frank (1972). Halperín Donghi (1969). Véase. 17. 15. y con el marxismo ortodoxo. Mandel (1975). véase Eakin (1988). serían los siguientes: Abel y Lewis (1985). La escuela de los Annales. p. Cardoso de Mello (1982). Cockcroft (1983). 16. estimar la validez del modelo dependentista sobre bases empíricas. Así. 18. Hamilton (1982). White (1978). la teoría de la dependencia tuvo un impacto menor que entre los estudiosos de los siglos xix y xx. Ruiz (1988). Hart (1987). Para ejemplos de la perspectiva institucional. no tendían a debatir lo más elemental y en última instancia. Bernstein (1965). Friedman (1984). véase Klarén (1986). Wells (1985). Para una excelente discusión sobre las ideas de dependencia en América Latina y Estados Unidos. Francia de Paraguay –que se presentan ahora como si hubieran ofrecido el camino más vibrante y adelantado hacia el desarrollo en el siglo xix en América Latina– debe alertarnos hasta dónde el revisionismo dependentista se ha extraviado. Evans (1979). la política y la sociedad de América Latina. la escuela Campinas de historia económica se volvió la predominante en Brasil. La rehabilitación por parte de los dependentistas de personajes monstruosos como el Dr. Entre los trabajos clásicos que explican esta teoría están Frank (1967). antes del advenimiento de la teoría de la dependencia. es decir. Esto se explica en gran parte por la influencia que a la larga tuvieron titanes como Woodrow Borah y Charles Gibson. Bernquist (1986). continuó siendo la perspectiva dominante entre los colonialistas. Gootenberg (1989). Véase Packenhaun (1992). por lo tanto. Lo cual no quiere decir que todos los estudiosos que utilizaron la teoría de la dependencia lo hayan hecho de la misma manera. Cardoso y Faletto (1969). 14. Sanderson (1981). algunas de las cuales combinaron la dependencia con otras tradiciones intelectuales. Cardoso y Faletto (1969). Por ejemplo. no a temas epistemológicos. Por 43 . Kofas (1986). 12. por ejemplo.que imposible. Sin embargo. Cortés Conde y Hunt (1985). Spalding (1977). lo que constituye o puede considerarse como evidencia y como prueba. También hubo numerosas variables del modelo. véase Rosenzweig (1965). Gootenberg (1993). Algunos ejemplos de trabajos históricos en esta tradición. 13. Esta falta de precisión en las evidencias y en la argumentación fue incluso señalada como una cuestión preocupante por algunos historiadores influenciados por la teoría de la dependencia. quienes plantearon las preguntas básicas de investigación y la perspectiva para el campo colonial. Bonilla (1977).

De hecho. 74). pp. 22. Peláez (1976). 19. véase Suzigan (1986: 3845). 3n. o sobre los métodos para determinar las utilidades de dichas inversiones. entre los dependentistas no existieron debates sobre los métodos cuantitativos apropiados para probar que la inversión extranjera directa descapitalizaba a los países en vías de desarrollo. Sobre el Banco de Avío. los cuales garantizaban préstamos a la industria de manufacturas. pp. Para el caso mexicano véase: Reynolds (1970. como pudo haber ocurrido si se hubiesen realizado en el mercado de capitales de Londres. México poseía las tarifas más altas del mundo. mediante sus Bonos de Ayuda a la Industria. véase Haber (1989. p. México comenzó una tendencia de tarifas altas en 1890. 91-93). 144-145). Sobre el Programa de Industrias Nuevas. p. Éstos no son simples temas “técnicos”. Beatty (1994). En realidad. Leff (1982b). 43n-44n). y que estas inversiones no brindaron altos beneficios. Entre las mejores evaluaciones de la dependencia hechas a la luz de la evidencia empírica. Schneider (1981). pp. Stein (1957. Además de las tarifas tan elevadas. capítulo 7). véase Safford (1988. 38). Weeks (1985). 85-89). Suzigan (1986. Brasil en 1900 y Argentina en 1905. están Leff (1982a). 38. Villanova Villela y Suzigan (1975. El estudio clásico sobre los términos de intercambio. véase Díaz Alejandro (1970. En cuanto al Programa de Ayuda a la Industria en Brasil. véase Leff (1982a. y Díaz (1973). 51-52). Salvucci (1993). De hecho. 135-138). pp. Los estudios de William Summermill y Noel Maurer muestran claramente que los gobiernos de Brasil y México fueron adeptos a regular los negocios extranjeros. los gobiernos de América Latina subsidiaban sus industrias nacionales. pp. 41). Diakosawas y Scandizzo (1991). que utiliza datos de Europa. Topik (1987. Para una discusión de programas similares en Colombia. no a los accionistas de las líneas ferroviarias o a las élites que dominaban dicho sector. y los resultados determinan las interpretaciones. es Kindleberger (1956). véase Leff (1982b. pp. Sobre Brasil. que luego se extendió por medio del Programa de Industrias Nuevas del gobierno de Porfirio Díaz. los dependentistas no se enfrascaban en la discusión de cómo estimar adecuadamente la magnitud de la inversión extranjera directa. véase Díaz Alejandro (1970: capítulo 5). Ejemplos de los programas de subsidios pueden encontrarse en México durante 1830. Por ejemplo. 20. Stein (1957. 21. 209-211). capítulo 7). véase Topik (1987. De manera similar. Para Argentina. ver también Spraos (1983). pp. ni siquiera debates a un nivel más elemental sobre cómo estimar apropiadamente los términos de intercambio (este tema incluye problemas numéricos de naturaleza nada trivial). en el importante sector de los transportes. La tesis doctoral de Edward Beatty (Stanford University) examina el programa en detalle. Y desde la perspectiva marxista ortodoxa. virtualmente no hubo debates acerca de cómo determinar si los movimientos en los términos de intercambio indicaban una tendencia secular o una variación cíclica. los gobiernos de Brasil y México establecieron tasas para los fletes en los ferrocarriles extranjeros. 44 . véase Potash (1983). Atallah (1958).ejemplo. Sobre las tarifas mexicanas. De igual forma. véase Haber (1989. 284-286). En el caso brasileño. 109-115). durante el Porfiriato. Sobre Argentina. pp. Peláez (1976. pp. los métodos influyen en los resultados. pp. Sobre Brasil. lo cual produjo beneficios al mercado interno. Para una discusión más elaborada de los efectos compensatorios de las fluctuaciones en las tasas de intercambio y los cambios en las tasas nominales tarifarias en Brasil. con el establecimiento del Banco de Avío. el gobierno creó una estructura de tasas que favoreció los fletes destinados al mercado interno. lo que significó que las ganancias de los ferrocarriles fueran para los agricultores e industriales brasileños. y desde la perspectiva neoliberal. el gobierno de Brasil subsidió directamente su industria algodonera y textil durante la década de los noventa del siglo xix.

Para algunos ejemplos véase Love y Jacobsen (1988). 2005.Véase Summerhill (1993). p. véase Fishlow (1972). Cárdenas (1988). Esencialmente se trataba de una revisión mínima de la teoría de la dependencia. vii). 29. Véase también Gootenberg (1993. véase Eakin (1989. económica y política nocapitalistas”. Mallon (1983. Sobre Brasil. 25. Facultad de Contaduría y Administración.). sol. Correo electrónico: spaunam@yahoo. Stein (1957). Como el autor de ese ensayo lo explica: “Los autores (de los ensayos en este volumen) aceptan de manera uniforme las contribuciones generales de la teoría de la dependencia –la cuestión de si el siglo xix constituyó un periodo central en la integración de los países latinoamericanos al mercado capitalista internacional. Para un excelente análisis del caso mexicano. Ramón Jiménez de Léon. 24. capítulo 8). Sobre México véase Haber (1989). 167). la teoría dependentista de la articulación de modos de producción) podía ofrecer un contexto en el cual era posible explicar la penetración del capitalismo y al mismo tiempo entender la resistencia múltiple y terca a largo plazo de las formas de dominación social. El resultado es que la teoría de la dependencia no trata cómo las clases subalternas resistieron la llegada del “capitalismo inorgánico”. Su marco analítico comúnmente desarrolla el siguiente razonamiento: la teoría de la dependencia es un cuerpo de ideas útiles. pero es limitada porque no trata el tema de cómo el desarrollo exportador transformó las economías y los sistemas políticos locales que no estaban directamente vinculados con la economía exportadora. del T. Gootenberg (1989). Mallon lo explica así: “La articulación (es decir. sólo uno. Materia de Economía. limitando así las posibilidades para que las relaciones capitalistas de producción fueran hegemónicas. Para un excelente estudio de caso sobre una de las grandes empresas británicas en Brasil. En cambio. la mayor parte de los ensayos son estudios de caso o instancias específicas en las cuales las políticas e ideales liberales se implementaron en diferentes países de América Latina” Mallon (1988. 28. Maurer (1994). p. 26. Una de las más claras expresiones de esta visión puede encontrarse en la conclusión de Love y Jacobsen (1988). Véase también Langer (1989). También véase Gootenberg (1989). 179). Expresión en inglés que en México equivale a la expresión tramposa en una apuesta con moneda al aire: “águila. yo gano. División de Posgrado. que muestra los límites de esta compañía para influenciar la política interna. 6). Steven Topik. Gootenberg (1993). véase Reynolds (1970. p. UNAM. véase Haber (1992). Gootenberg (1993). p. 23. El volumen editado por Love y Jacobsen es un buen ejemplo de este hincapié en el discurso y la ideología. La variante sociológica de la escuela de la dependencia buscaba narrar la resistencia de los pueblos tradicionales frente a las relaciones del mercado. que sostenía que los mecanismos por los cuales los países se hicieron política y económicamente subordinados no eran automáticos ni inflexibles. J. La variante política de la escuela de la dependencia buscaba entender el proceso por medio del cual el libre comercio se volvió hegemónico en la América Latina del siglo xix. De los siete autores incluidos en el volumen. Sobre Brasil. 27. cultural. Recopilador : Prof. intenta vincular su análisis de la ideología política y del planteamiento de políticas económicas al funcionamiento de las economías reales. Vease Love y Jacobsen (1988). como parámetro común (sic) no está más en discusión.com 45 . tú pierdes” (N.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful