Está en la página 1de 2

Historia de la Filosofía Política Clásica

La filosofía política, en palabras del autor y filósofo político Leo Strauss, se divide en
“filosofía”, que se refiere al método; y “política”, que indica el objeto y la función. “El
tema de la filosofía política abarca los grandes objetivos de la humanidad: la libertad
y el gobierno o la autoridad, objetivos que son capaces de elevar al hombre por
encima de su pobre existencia”.

La filosofía política surge en la Antigua Grecia, siendo Platón y Aristóteles los


primeros pensadores en elaborar teorías sobre el gobierno de las polis griegas. Para
Platón, el gobierno ha de estar liderado por las personas más inteligentes y
capaces, los filósofos, que deben guiar a su pueblo y velar por su bienestar. Para
Aristóteles, la polis estaba compuesta por personas que compartían una serie de
rasgos, como la lengua, el territorio o intereses.

Posteriormente, para Cicerón, lo que iba a definir al Imperio Romano como pueblo
único era el derecho; para el cristianismo de la Edad Media, lo iba a hacer la
religión. A partir del siglo XVI y las aportaciones de Maquiavelo, padre de la ciencia
política moderna, la filosofía política comienza a centrarse en el Estado, en su
organización y en el poder que detenta sobre sus ciudadanos.

Finalmente, en nuestro tiempo, la filosofía política es interdisciplinar, se refiere tanto


a la sociedad, como al derecho, la moralidad, o las relaciones con el poder.

Inicios de la Filosofía Política Moderna

Hobbes plantea que para que los hombres puedan vivir juntos sin caer en la
anarquía y la guerra, es necesario un Estado fuerte y autoritario. Para lograr esto es
imprescindible establecer una relación de soberanos y súbditos entre los hombres.
El monopolio del poder político garantiza la supervivencia de la comunidad, para lo
cual es necesario que todo aspecto de la vida se encuentre en manos del soberano.
Hobbes prefiere por el ello, al Rey que a la Asamblea, ya que cualquier división del
poder pone en debilidad al Estado.
Para lograr esta unidad del poder y la centralidad del mismo es necesaria la
generación de desigualdades, eliminando las igualdades originales que existen
entre los hombres en el estado de naturaleza. De acuerdo a sus postulados, de la
igualdad brota la desconfianza y a partir de ella el estado de guerra entre individuos.
Nadie está tranquilo por más fuerte que sea, mientras no cuente con amparo de los
demás. Ejemplifica diciendo que el hombre más débil puede matar al más fuerte
mientras duerme. Nadie está seguro si está rodeado de gente que en algún
momento puede matar a otro. La necesidad del Estado fuerte y autoritario, parte de
una visión pesimista del hombre, ya que el autor considera que cada uno tiene que
ceder su agresividad, ponerla bajo el manto de un soberano que sea el
monopolizador de toda la agresividad humana. Se logra así una autoridad absoluta
que pone orden a la vida humana.

https://www.google.com/url?sa=t&source=web&rct=j&url=http://flacso.edu.uy/web/wp
-content/uploads/2018/04/13-AEL2018.pdf&ved=2ahUKEwjvrp_n2evzAhUPnGoFHT
4iDacQFnoECAUQBg&usg=AOvVaw3vTrKbceKdfa5bdoq_PXnp

https://es.scribd.com/document/209074196/Leo-Stratus-Historia-de-la-filosofia-politic
a

También podría gustarte