Está en la página 1de 2

Señor Doctor

Ivan Duque Márquez


Presidente de la República
República de Colombia
ESD

Bogotá, 26 de octubre de 2021

De nuestra mayor consideración:

Nos dirigimos a Usted desde el Comité Colombo Árabe de Solidaridad con el Pueblo
Palestino a los efectos de manifestar nuestro rechazo a la apertura de una oficina de
innovación o cualquier otro tipo de representación oficial colombiana en la ciudad de
Jerusalén, que tenemos entendido será abierta con motivo de su próximo viaje a Israel.

Jerusalén, por sus cualidades únicas, debe ser una ciudad para todos. No obstante, las
políticas de judaización de sus lugares santos y arqueológicos por parte de Israel con la
intención de eliminar rastros del pasado multiétnico, multicultural y multirreligioso de la
ciudad, y las constantes demoliciones de viviendas y la expulsión de la población nativa
palestina de Jerusalén oriental por parte del gobierno israelí la han convertido en una
ciudad para todos menos para su población nativa. El reconocimiento de Jerusalén como
capital de Israel es contrario al consenso y a la legalidad internacional, y fortalece las
políticas de limpieza étnica del Gobierno israelí, como el más reciente caso del barrio
palestino de Shiej Yarrah, contra la población local, representando así un grave obstáculo
para alcanzar la paz.

Colombia y el Medio Oriente, en particular Palestina, han tenido una fraterna relación
desde hace casi siglo y medio. Entre ambos pueblos se han tejido estrechas relaciones de
amistad que han repercutido positivamente en la sociedad y el Estado Colombiano,
haciendo aportes significativos a la economía, artes, cultura, defensa y política de
Colombia. Somos mas de cuatro millones de colombo árabes que nos sentimos afectados
con decisiones de éste tipo alejadas de la tradición diplomática colombiana, siempre
respetuosa y afectuosa con la patria de nuestros padres y abuelos.

Por esto, quisiéramos hacerle una muy respetuosa solicitud para que cualquier oficina
comercial o de otro tipo que Colombia quiere abrir en Israel, esté acorde con el derecho
internacional, con las Resoluciones emanadas por el Consejo de Seguridad de la ONU y
con las Convenciones de Ginebra y no sea abierta en Jerusalén Ocupada, más aún cuando
la Corte Penal Internacional tiene abiertas investigaciones sobre posibles crímenes de
guerra cometidos por Israel, justamente por su inclinación a desconocer los derechos
palestinos, especialmente en Jerusalén.
En ese sentido, y con ocasión de su próximo viaje a Israel, queremos invitarle a visitar
también Palestina y sus autoridades. Es bien común y de muy buena acogida que los
grandes líderes mundiales visiten a ambas partes en sus viajes a una región tan convulsa y
a la vez tan adolorida. Es abriendo puertas que se logra la paz y el protagonismo mundial y
no, mediante actos unilaterales que van en contravía de la legalidad internacional y la
Carta de San Francisco.

En adición, y haciendo justicia por casi siglo y medio de hermandad, le hacemos un


respetuoso llamado Señor Presidente, para que Colombia abra una Embajada en
Palestina.

Confiamos en que usted, en su talante de Estadista, tenga una visión valiente y equitativa,
que haga honra de la tradición legal colombiana y que sabrá responderle a la historia y al
mismo pueblo colombiano.