Está en la página 1de 39

"AÑO DEL BICENTENARIO DEL PERÚ: 200 AÑOS DE INDEPENDENCIA"

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLITICAS

ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO DOCENTE:

MGTR. JOSE DANIEL MONTANO AMADOR

“LAS OBLIGACIONES MANCOMUNADAS Y SOLIDARIAS”

INTEGRANTES:

HUAMANI HUAMANTOMA FRANCO

HUATANGARE CASTILLO ANA LIZETH

MORENO GIL FORTUNATO VALDEMAR

OCAS QUISPE JHON ERICK

PACHECO CARDENAS SUSANA KATHERINE

PEREZ VILLARREAL ASHLEY CAMILA

QUISPE FARFAN ANGELA FIORELLA

CICLO:

VII

SEDE CENTRAL

CHIMBOTE-PERU

2021

1
INDICE

1. PORTADA………………………………………………………………………………1

2. ÍNDICE…………………………………………………………………………….……2

3. AGRADECIMIENTO…………………………………………………………………..3

4. DEDICATORIA…………………………………………………………………………4

5. INTRODUCCIÓN,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,5

6. MARCO CONCEPTUAL……………………………………………………………….7

4.1 OBLIGACIONES MANCOMUNADAS Y SOLIDARIAS…………………………….7

4.2 OBLIGACIONES MANCOMUNADAS………………………………………………..7

4.2.1 CONCEPTOS…………………………………………………………………...7

4.2.2 FUENTE DE LAS OBLIGACIONES MANCOMUNADAS…………………..8

4.2.3 CARACTERES DE LAS OBLIGACIONES MANCOMUNADAS…………...8

4.2.4 EFECTOS DE LAS OBLIGACIONES MANCOMUNADAS…………….…..9

4.2.5 PAGO DE LA TOTALIDAD DE LA DEUDA POR UNO DE LOS…………9

DEUDORES MANCOMUNADO

4.2. OBLIGACIONES SOLIDARIAS………………………………………………………….13

4.2.1. CONCEPTO……………………………………………………………………………13

4.2.2. CARÁCTER EXPRESO DE LA SOLIDARIDAD…………………………….13

4.2.3. MODALIDADES DE OBLIGACION SOLIDARIA…………………………..14

4.2.4. PAGO DEL DEUDOR EN CASO DE SOLIDARIDAD ACTIVA…………...15

4.2.5. ACCIÓN DEL ACREEDOR CONTRA CUALQUIERA DE LOS

DEUDORES……………………………………………………………………15

4.2.6. TRANSMISIÓN DE OBLIGACIÓN SOLIDARIA…………………………...16

5. CONCLUSIONES …………………………………………………………………………17

6. REFERENCIAS…………………………………………………………………………….19

7. ANEXO...…………………………………………………………………………………...21

2
Dedicatoria

Dedicatoria Dedicamos el presente

trabajo monográfico a Dios y nuestras

familias porque estamos seguros que

sin ellos llegar hasta este punto de

nuestras carreras habrían sido

imposible, el amor, la paciencia y la

esperanza puesta en cada uno de

nosotros ha sido la motivación ideal

para no rendirnos en este largo camino.

3
Agradecimiento

Agradecemos principalmente a Dios que sin

él no tendríamos la fuerza para realizar este

proyecto, agradecemos también a nuestra

docente tutora Mag. Rosario Farfán de la

Cruz quien nos guio para el desarrollo de

nuestra monografía. También agradecemos a

nuestras familias, que de una manera especial

y cariñosa nos han dado fuerzas y coraje,

apoyando nuestros momentos difíciles.

4
INTRODUCCIÓN

La presente investigación es fruto de un arduo trabajo en equipo mediante el cual

trataremos de explicar de forma sencilla los conceptos básicos de las obligaciones

mancomunadas y solidarias establecida en nuestro Código Civil. Las conceptos,

caracteres y principios, para poder desarrollar nuestra investigación. Si bien es cierto las

Obligaciones constituyen una de las ramas más importantes del Derecho, pues su utilidad

se ve reflejada en la mayoría de los actos que realiza el hombre, desde los más cotidianos

hasta los más complejos.

Las necesidades de la sociedad en la que vivimos son numerosas y tan limitadas nuestras

fuerzas, que siempre nos vemos obligados a acudir unos a otros, es entonces que nace el

origen de las nuevas relaciones obligacionales.

Ordoqui Castilla, de forma certera indica que, el derecho de Obligaciones en los últimos

tiempos ha tomado particular trascendencia, puesto que en sus fundamentos jurídicos se

sostiene las instituciones económicas internacionales en mayor nivel por su significación

y participación en el desarrollo económico cultural de América y del mundo.

Podemos determinar que, la obligación se asemeja a una situación bipolar que se

encuentra conformada por el deudor y por el acreedor. El acreedor es el titular de un

derecho subjetivo (derecho al crédito) que le faculta para exigir al deudor lo que por este

es debido (prestación). Asimismo, en caso de incumplimiento, el acreedor está conferido

de una serie de facultades para defender sus intereses. El deudor es el sujeto de un deber

jurídico que le impone la observancia de un comportamiento debido y, en caso contrario,

deberá soportar las consecuencias de su falta.

5
Las obligaciones representan a partir de su concepto una materia con enorme

trascendencia práctica; precisamente por tal razón, la doctrina la ha sometido a diversos

criterios que tiendan a clasificarla.

En ese orden de ideas, en el presente trabajo de investigación pretendemos reflejar una

aproximación al concepto de obligación para, posteriormente, desarrollar los principales

criterios sobre las obligaciones mancomunadas y las obligaciones solidarias tal cual lo

establece en nuestro código civil artículos 1182 al 1204.

6
4. MARCO CONCEPTUAL

4.1.OBLIGACIONES MANCOMUNADAS Y SOLIDARIAS

4.1.1. LAS OBLIGACIONES MANCOMUNADAS.

4.1.2. Conceptos

Obligaciones mancomunadas y solidarias. Llamada también parciarias, son

aquellas que están constituidas por varios acreedores contra uno o varios

deudores o viceversa con la particularidad que cada deudor especifico se libera

de la obligación pagando la parte proporcional de su débito ante la persecución

del acreedor. La insolvencia de uno de los deudores solo perjudica únicamente

al deudor.

Obligaciones divisibles e indivisibles en Derecho, determina que, Una

Obligación Conjunta o Mancomunada es un tipo de obligación jurídica en la

que participan varios acreedores o varios deudores. Los deudores o acreedores

que participan en esta obligación no tienen relación entre sí, sino que son

participantes individuales de la misma instancia.

Las obligaciones solidarias. Anuario de derecho civil, indica que: Cuando

hablamos de Obligaciones Mancomunadas nos encontramos ante aquellos

casos en los cuales cada deudor debe solo su parte (cuota) en la obligación,

y cada acreedor podrá exigir a un único deudor su cuota en dicha obligación.

La prestación está dividida en partes alícuotas de modo que, si en la obligación

no se señala otra cosa, cada deudor debe lo mismo que los demás, y lo mismo

sucede en relación con el acreedor. Además de ello, cada deudor responde

exclusivamente de su deuda, y no de la insolvencia de los demás.

4.1.2. FUENTES DE LAS OBLIGACIONES MANCOMUNADAS.

7
Las fuentes de las obligaciones mancomunadas se encuentran establecidas desde

el Art. 1182 hasta el Art.1189

El Contrato. Es consecuencia de las partes con la intervención de un sujeto plural,

como activo o pasivo, o ambos a la vez.

La Ley o Norma. Es el caso típico establecido en el artículo 660 del C.C. Que rige

el derecho sucesorio.

4.1.3. CARACTERERES DE LAS OBLIGACIONES MANCOMUNADAS.

Pluralidad de Acreedores y Deudores. Cuando existen varios sujetos activos y

pasivos.

Unidad de Prestación. Que la materia de cumplimiento de la obligación por su

naturaleza por ser divisible pueda ser cumplida parcialmente o, porque así lo

establece el convenio.

Pluralidad de Relaciones Jurídicas. Cada sujeto simple o deudor responde por la

cuota principal de su deuda, para liberarse de la obligación en relación con

el total de la prestación como unidad de crédito. O sea que el crédito y la

deuda, por la mancomunidad están divididos en partes como sea el número de

deudores y acreedores singulares.

4.1.4. REGULACIÓN DE LAS OBLIGACIONES

Se encuentra tipificado en el Art. 1183, Las obligaciones mancomunadas se rigen por

las reglas de las obligaciones divisibles

Narváez, M. L. (2008). Determina que, normalmente las obligaciones tienen un solo

sujeto deudor y un solo sujeto acreedor; es decir, son de sujeto singular o

subjetivamente simples. Sin embargo, nada obsta para que sean varios los deudores o

acreedores en la relación obligatoria, en cuyo caso nos encontraremos frente a las

8
obligaciones de sujeto plural o subjetivamente complejas, las que a su vez podrán ser

activas, si concurren pluralidad de acreedores; pasivas, si concurren pluralidad de

deudores, o mixtas, si concurren pluralidad de acreedores y deudores. (Pag.252)

4.1.5. FORMA EXPRESA DE LA SOLIDARIDAD

Se encuentra en el Art. 1183 del código civil, la solidaridad no se presume. Sólo la

ley o el título de la obligación la establecen en forma expresa.

Cusi, A. (2014), determina, Para un adecuado entendimiento de la naturaleza de las

obligaciones solidarias debemos considerar su pertenencia a la especie, más amplia,

de las denominadas "obligaciones subjetivamente complejas': La existencia de

obligaciones objetivamente simples y complejas, las obligaciones conjuntivas,

alternativas y facultativas serían obligaciones objetivamente complejas por contener

una pluralidad de prestaciones), aunque ello implique recurrir a un razonamiento

simplista, justificaría también la aceptación de la categoría de las obligaciones

subjetivamente complejas, es decir aquellas caracterizadas por la concurrencia de una

pluralidad de sujetos en la misma parte de la relación, es decir, todos como deudores

o acreedores, existiendo incluso autores que denominan a esta clase de obligaciones

como "obligaciones de pluralidad subjetiva". La problemática de las obligaciones

subjetivamente complejas se centra, entonces, en los grados de vinculación entre la

pluralidad de sujetos que conforman, en conjunto y en la misma posición, cada uno

de los polos de la relación obligatoria. (Pag.38)

4.1.6. SOLIDARIDAD DE DIFERENTES MODALIDADES

La solidaridad no queda excluida por la circunstancia de que cada uno de los deudores

esté obligado con modalidades diferentes ante el acreedor, o de que el deudor común

se encuentre obligado con modalidades distintas ante los acreedores.

9
Verónica, T.H. (2018), Modalidades y Complejidades de las Obligaciones, indica que,

La solidaridad no queda excluida por la circunstancia de que cada uno de los deudores

esté obligado con modalidades diferentes ante el acreedor, o de que el deudor común

se encuentre obligado con modalidades distintas ante los acreedores. Sin embargo,

tratándose de condiciones o plazos suspensivos, no podrá exigirse el cumplimiento de

la obligación afectada por ellos hasta que se cumpla la condición o venza el plazo.

(Pag.69)

4.1.7. PAGO EN CASO DE SOLIDARIDAD ACTIVA

El deudor puede efectuar el pago a cualquiera de los acreedores solidarios, aun cuando

hubiese sido demandado sólo por alguno.Art.1185 del código civil.

Melián, C. (2017). Derecho de obligaciones. Señala que: Este artículo está referido a

una forma de solidaridad que es la de la solidaridad activa, cuando en la obligación

intervienen varios acreedores y un solo deudor común. Este último puede realizar el

pago a favor de cualquiera de los coacreedores y extinguir la deuda, aun cuando

hubiese sido demandado por otro de los coacreedores exigiendo su cumplimiento, lo

cual quiere decir que nada le impide al codeudor que es emplazado judicialmente por

cualquiera de los acreedores, cumplir con su obligación pagando la deuda a otro de

los coacreedores. (Pag.49)

4.1.8. ACCIÓN DE ACREEDOR EN LA SOLIDARIDAD PASIVA

Muñoz, L.(2017) determina que: En este tipo de obligaciones, el acreedor común tiene

con respecto a cada uno de los deudores una alternativa, la de exigir a todos los

deudores conjuntamente el pago de la obligación o de elegir a cualquiera de los

deudores para que le pague el íntegro de la misma e inclusive puede ser que, en el

primer caso, emplazados todos los codeudores, unos sean solventes y otros no; bastará

10
ejecutar la sentencia contra cualquiera de ellos y que el ejecutado pague, para que la

obligación se extinga; de igual manera, en el segundo caso, el acreedor acciona contra

uno solo de los codeudores, porque los otros son insolventes o sencillamente

desconoce su paradero, se encuentran fuera del país, etc., dando lugar al nacimiento

de relaciones internas entre el deudor que pagó y los demás obligados, contra quienes

el deudor que pagó puede repetir el cobro de la parte que les corresponda en la

obligación.(Pag.61)

4.1.9. TRASMISIÓN DE LA OBLIGACIÓN

Esta norma, que tiene como antecedente el artículo 1217 del Código Civil de 1936,

establece los efectos de la solidaridad en caso de fallecimiento de uno de los deudores

o acreedores solidarios, prescribiendo que la deuda o el crédito se divide entre todos

los herederos en proporción a sus respectivas participaciones en la herencia.

4.1.10. LIBERACIÓN TOTAL DE LOS CODEUDORES

La novación, compensación, condonación o transacción entre el acreedor y uno de los

deudores solidarios sobre la totalidad de la obligación, libera a los demás codeudores.

En estos casos las relaciones entre el deudor que practicó tales actos y sus codeudores,

se rigen por las reglas siguientes:

1. En la novación, los codeudores responden, a su elección, por su parte en la

obligación primitiva o por la proporción que les habría correspondido en la nueva

obligación.

2. En la compensación, los codeudores responden por su parte.

3. En la condonación, se extingue la obligación de los codeudores.

11
4. En la transacción, los codeudores responden, a su elección, por su parte en la

obligación original o por la proporción que les habría correspondido en las

prestaciones resultantes de la transacción.

Velázquez, J. P. P. (2016). afirma que: se refiere a los efectos que producen estas

figuras en la solidaridad pasiva, es decir cuando en la obligación existen varios

codeudores y un solo acreedor común. Estas figuras jurídicas de la novación,

compensación, condonación y transacción sobre la totalidad de la obligación,

constituyen formas de extinción. El acreedor que nova con uno de los codeudores y,

por tanto, cambia la obligación anterior por otra, extingue la obligación primitiva y

adquiere una nueva obligación frente al acreedor que novó y con quien está obligado

a cumplir esta última; mas no así los demás codeudores que, en sus relaciones internas

con el deudor que novó, tienen la libertad de elegir si responden frente. (Pag.298)

4.1.11. LIBERACIÓN PARCIAL DE LOS CODEUDORES

El artículo 1189 se refiere a los efectos que producen la novación, la compensación,

la condonación y la transacción en la solidaridad pasiva, pero sobre una parte de la

deuda (parcial). Trata de las obligaciones solidarias pasivas en las que existiendo un

acreedor común y varios codeudores solidarios, si uno de éstos celebra cualquier acto

previsto en el artículo 1188 del Código Civil con dicho acreedor, en lo que se refiere

a su parte en la obligación, ésta se extingue en lo que se refiere a su parte; sin embargo,

los otros codeudores no se liberan de la obligación, quedando obligados a satisfacerla,

quedando liberados únicamente en cuanto a la parte que fue novada, compensada,

condonada o transigida.

4.1.12. EXTINCIÓN TOTAL Y PARCIAL

12
El artículo 1190 se refiere a los casos de solidaridad activa de la obligación, de

acuerdo al cual, cuando el deudor común celebra con uno de los coacreedores

solidarios cualquiera de los actos previstos en el artículo 1188 del Código Civil, esto

es: la novación, compensación, condonación o transacción sobre la totalidad de la

obligación, ésta se extingue para todos los demás acreedores, es decir, tiene un efecto

de propagación. Asimismo, estos medios extintivos pueden ser también usados por el

deudor común con uno de los acreedores, ya sea para obtener la extinción total de la

obligación o sólo la extinción parcial de la parte correspondiente a dicho acreedor.

4.2.LAS OBLIGACIONES SOLIDARIAS.

4.2.1. CONCEPTO

Código Civil (1984), obligaciones mancomunadas y solidarias. Determina que, Las

obligaciones son solidarias, a su vez, cuando la prestación debida por varios deudores o

a varios acreedores puede ser íntegramente exigida a cualquiera de ellos o por cualquiera

de ellos. Así, la solidaridad elimina por completo la idea de las cuotas-partes o partes

proporcionales inherentes a la simple mancomunidad. El crédito es uno y su solidez no

se rompe, por lo general, sino hasta que es extinguido. Respecto de la obligación, la

solidaridad puede ser pasiva o activa. Será pasiva cuando exista pluralidad de sujetos

deudores. Será activa cuando exista pluralidad de sujetos acreedores. (Pag.49)

4.2.1 CARÁCTER EXPRESO DE LA SOLIDARIDAD

El Art. 1183 tipifica que La solidaridad no se presume. Sólo la ley o el título de la

obligación la establecen en forma expresa. Cómo comentario podemos añadir que

Técnicamente no nos encontramos frente a una presunción, sino a una regla general y

a su eventual excepción, cuya especificación puede generar cierta incertidumbre

13
considerando que la redacción del artículo no es muy clara para tal efecto. En tal

dirección, debe de precisarse que la solidaridad solo se da cuando esta ha sido prevista

expresamente, sea en la ley o en el título de la obligación.

4.2.3 MODALIDADES DE OBLIGACION SOLIDARIA

En el ART 1184 se determina que, La solidaridad no queda excluida por la circunstancia

de que cada uno de los deudores esté obligado con modalidades diferentes ante el

acreedor, o de que el deudor común se encuentre obligado con modalidades distintas ante

los acreedores. Sin embargo, tratándose de condiciones o plazos suspensivos, no

podrá exigirse el cumplimiento de la obligación afectada por ellos hasta que se cumpla

la condición o venza el plazo.

Pese a las discrepancias doctrinarias advertidas, en lo que sí se está de acuerdo es que la

existencia de la solidaridad no impide que dentro de la misma existan situaciones

distintas entre los sujetos de la relación obligatoria, tales como que la obligación puede

ser pura y simple para uno de los sujetos y sujeta a modalidad para los otros, máxime

cuando los factores circunstanciales sobre la forma del cumplimiento de la obligación,

sólo constituyen elementos accidentales del negocio jurídico y, en consecuencia, no

tienen incidencia en el carácter solidario de la relación obligatoria. El segundo párrafo

de la norma bajo comentario ratifica la posición que en las obligaciones solidarias

existen pluralidad de vínculos obligatorios, pues sólo reconociendo la existencia de

tantos vínculos obligatorios como deudores o acreedores solidarios existen, puede

establecerse que la facultad del acreedor a exigir su crédito se realice en momentos

distintos y separados, según que la respectiva deuda del deudor solidario o deudor común

sea exigible; lo que no podría ocurrir de existir un único nexo que vincule a todos los

deudores con el acreedor común o al deudor común con todos los acreedores solidarios.

14
4.2.4. PAGO DEL DEUDOR EN CASO DE SOLIDARIDAD ACTIVA.

En el ART 1185 del Código Civil Peruano se establece que, El deudor puede efectuar el

pago a cualquiera de los acreedores solidarios, aun cuando hubiese sido demandado sólo

por alguno. En la solidaridad activa, como se puede apreciar, hay dos efectos:

• Efectos entre el deudor común y los acreedores solidarios.

• Efectos de los acreedores entre sí

Cualquier acreedor puede demandar al único deudor por el pago íntegro de

la prestación. El deudor puede pagar a cualquiera de los coacreedores solidarios.

El pago ejecutado por el deudor común a cualquiera de los acreedores extingue

la obligación con relación a los demás coacreedores, produciendo los mismos

efectos la novación, la compensación, la condonación y la transacción entre el

deudor y uno de los acreedores solidarios, sobre el íntegro de la obligación, de

conformidad con el artículo 1190 del Código Civil, que nos remite al artículo

1188, cuando se refiere a la solidaridad pasiva.

4.2.4. ACCIÓN DEL ACREEDOR CONTRA CUALQUIERA DE LOS

DEUDORES.

ART 1186. El acreedor puede dirigirse contra cualquiera de los deudores

solidarios o contra todos ellos simultáneamente. Las reclamaciones entabladas

contra uno, no serán obstáculo para las que posteriormente se dirijan contra

los demás, mientras no resulte pagada la deuda por completo.

De acuerdo con el texto legal en comentario ningún codeudor puede pretender

pagar únicamente su parte al acreedor, quien tiene derecho al íntegro aunque

existan diversos deudores; el acreedor tiene derecho a que se le pague en su

15
totalidad la prestación debida, aunque ésta fuese divisible en su naturaleza. La

obligación solidaria al ser satisfecha queda extinguida no sólo para el que pagó,

con respecto a los acreedores, sino para todos los demás codeudores; de ser

solidaria se convirtió en divisible entre los codeudores y, por tanto, sólo

exigible en la parte correspondiente a cada uno de ellos, no pudiendo exigir el

que pagó que cumplan los otros codeudores con pagar el íntegro de la obligación

solidaria. Entonces podemos colegir que la solidaridad pasiva, el mayor beneficio

que provoca, es que permite al acreedor accionar contra cualquier deudor para el

pago íntegro de su prestación, dándose la posibilidad de que si éste cayera en

insolvencia, pueda exigir el pago a los demás codeudores, constituyendo esto la

mayor garantía del acreedor.

4.2.5. TRANSMISIÓN DE OBLIGACIÓN SOLIDARIA.

ART 1187 Si muere uno de los deudores solidarios, la deuda se divide

entre los herederos en proporción a sus respectivas participaciones en la

herencia. Regla similar se aplica en caso de muerte de uno de los acreedores

solidarios. Fallecido un deudor solidario, se transfiere a sus sucesores

hereditarios el deber de cumplir, entre todos, la totalidad de la prestación debida

por aquél; de manera que, si el deudor fallecido sólo dejara un sucesor, éste se

encontrará en la misma situación en la que se encontraba su causante frente al

acreedor común, esto es, estará obligado por la totalidad de la deuda, aun cuando

en sus relaciones internas con los otros codeudores solidarios, en realidad, sólo

le corresponda una parte de la deuda, pues el fallecimiento de uno de los deudores

o acreedores solidarios no hace desaparecer la solidaridad. Lo mismo ocurrirá en

el caso de fallecimiento de un acreedor solidario. En la legislación comparada,

16
el Código Civil italiano de 1942 (artículo 1295), chileno (artículo 1523),

boliviano de 1976 (artículo 436), ecuatoriano (artículo1566), uruguayo (artículo

1396), brasileño (artículo 905), argentino (artículo712), colombiano (artículo

580), entre otros, regulan de manera similar a la norma bajo comentario, los

efectos del fallecimiento de uno de los deudores solidarios. En cambio, en los

sistemas alemán y suizo, "los herederos de un deudor solidario continúan

obligados del mismo modo para con el acreedor, quién, por consiguiente,

puede demandar el pago total de la obligación de cualquiera de ellos" (OSPINA,

Guillermo, p. 271).

5. CONCLUSIÓNES:

• Concluiremos expresando lo siguiente ¨la perpetración de un daño por dolo o

culpa genera la obligación de indemnizar a la víctima del mismo¨ Esta

indemnización se realizó mediante la transacción judicial celebrado por las partes

en la resolución 51; y citando al Art 1983 del CCP y el 337 del CPC este objetivo

se cumplió, acción, que jamás podar resarcir la perdida de una vida humana, lo

cual tiene no posee un valor cuantificable e irreparable para los deudos.

• Al existir una pluralidad de sujetos en las obligaciones solidarias mancomunadas

y divisibles, la cual tiene por finalidad el cobro y pago de una prestación divisible

esta solo puede ser exigida por el acreedor al deudor la parte de la prestación que

le corresponde ningún acreedor puede exigir más de su cuota, porque de lo

contrario estaría cobrando un crédito del cual no es acreedor y en el En caso de

fallecimiento de uno de los deudores o acreedores, la deuda o el crédito se

transfiere a los herederos de éstos en la misma condición, esto es, cada heredero

únicamente está obligado o puede exigir la parte proporcional a su participación

17
en la herencia de la deuda o crédito de su causante, por estar así dispuesto en la

norma.

• Una particularidad que tiene la obligación solidaria es la eliminación de la figura

de pago en cuotas o partes proporcionales, el crédito se convierte en uno solo y

su solidez no se puede romper hasta la cancelación en su totalidad, guardando

las formas de su obligación que al ser pasiva o activa.

• Si bien es cierto no existe cárcel por deudas, estas pueden ser heredadas por parte

de deudor solidario a sus acreedores de acuerdo a las partes que les corresponda,

es decir el fallecimiento del deudor o el acreedor no extingue la obligación, según

lo normado.

• La obligación solidaria al ser incumplida puede ser ejecutada o solicitada a uno o

a todos los deudores, lo mismo ocurre con el resarcimiento de los daños y

perjuicios, aparente

• Este tipo de acuerdo solidario permite que el fiador o uno de los solidarios al

incurrir en el pago total de la deuda pueda ser indemnizado en su totalidad más

los intereses por parte del resto de los acreedores.

18
BIBLIOGRAFIA

Código Civil (1984), obligaciones mancomunadas y solidarias.


http://www.abrahamlincoln.pe/normas/ETT/NL2.pdf

Osterllng, Felipe y Castillo (2017), Obligaciones mancomunadas y Solidarias


https://lpderecho.pe/obligaciones-divisibles-indivisibles-mancomunadas-solidarias/

Lacruz, Albaladejo, Manuel(2015), Obligaciones mancomunadas Divisibles


https://derecho2.unmsm.edu.pe/silabos2016/d/3/derciv4_beltran.pdf

Giorgi, Messineo, Peirano(2016), Pluralidad en las obligaciones solidarias.


https://vlex.cl/vid/division-creditos-358222862

GÁSPERI, MORELLO, MOISSET.(2010), Pluralidad de situaciones subjetivas.


http://www.osterlingfirm.com/Documentos/articulos/De%20las%20obligaciones%20divisibles
%20e%20indivisibles.pdf

Velázquez, J. P. P. (2016). La indemnización de daños y perjuicios por incumplimiento


del contrato en los principios de derecho contractual europeo (Vol. 5). Boletín Oficial del
Estado.http://metabase.uaem.mx/bitstream/handle/123456789/1423/271_1.pdf?sequenc
e=1
Bejarano, M. (2015). Obligaciones mancomunadas y solidarias.
https://scholar.google.es/scholar?hl=es&as_sdt=0%2C5&q=obligaciones+mancomunad
as+y+solidarias&oq=obligaciones+mancom

Ribo, L. M. (1964). Obligaciones divisibles e indivisibles en Derecho puertorriqueno,


Las. Rev. Der. PR, 4, 81.
https://heinonline.org/HOL/LandingPage?handle=hein.journals/rvdpo4&div=15&id=&
page=

Barea, J. B. J. (1992). Las obligaciones solidarias. Anuario de derecho civil, 45(3), 847-
874.
https://web.archive.org/web/20180426073610id_/http://www.eumed.net/rev/cccss/08/e
mp.pdf

19
Pizá, E. M., & Mansilla Pizá, E. (2010). Las Obligaciones Solidarias. Contribuciones a
las Ciencias Sociales, (2010-04).
http://metabase.uaem.mx/bitstream/handle/123456789/1423/271_1.pdf?sequence=1

20
ANEXO I
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA SALA CIVIL
PERMANENTE CAS. N° 3065-2010 LIMA

Se trata del recurso de casación, interpuesto por Régulo Federico Egusquiza Ames y Rina
Margarita Valencia Gonzales de Egusquiza representados por su Abogada Marlene
Torres Pita contra el auto de vista contenido en la resolución número veintidós, su fecha
veintisiete de abril del dos ml diez que revocó el auto apelado el cual aprobó la transacción
que declaró concluido el proceso respecto a los demandados Centros Comerciales del
Perú S.A, Administradora Jockey Plaza Shopping Center S.A y Luis Paolo Abelli Correa,
Enrique Bendersky Assael, Juan José Calle Quiroz, José Chueca Romero, Carlos Enrique
Palacios Rey, Walter Piazza De La Jara y Roberto José Carlos Persivale Rivero e
implícitamente ordena que el proceso continúe respecto de los demás demandados.

El recurso se declaró procedente por los siguientes fundamentos:

Se declaró procedente el recurso de extraordinario de casación por la infracción normativa


sustantiva respecto a la aplicación indebida de artículo 1188 del Código Civil e
inaplicación del artículo 1189 del citado cuerpo legal.

1. Se alega que la Sala Superior vulneró su derecho al no considerar que los


demandados no incurrieron en el mismo tipo de responsabilidad civil en los
hechos sub materia; es decir la Municipalidad de Santiago de Surco y su Alcalde
cometieron un tipo de responsabilidad civil funcional, al permitir negligentemente
el funcionamiento de una discoteca sin contar con la licencia respectiva;
2. Asimismo, Edgar Jesús Paz Ravines al haber permitido como miembro del
Directorio y accionista de Inversiones García North S.A que se ponga en
funcionamiento la discoteca sabiendo que no se implementaron las medidas de
seguridad.
3. En el caso de Scotiabank, su responsabilidad radica en el hecho que designó a los
funcionarios que en su representación integraban el Directorio de los Centros
Comerciales del Perú S.A y Administradora Jockey Plaza Shopping Center S.A,
quienes con su conducta negligente permitieron el funcionamiento de la discoteca
sin tener licencia para ello, ni haber implementado las medidas de seguridad
necesarias para su funcionamiento.

21
4. en cuanto a Alan Michael Azizzillahoff Gate, refiere que éste participó
activamente en las funciones de dirección y administración de Inversiones García
North S.A al ser corresponsable en la administración de los fondos necesarios de
la sociedad, los que se destinaron totalmente a decorar la discoteca y hacerla
atractiva al público sin dotarla de elemento mínimos de seguridad, así como
permitir su funcionamiento a sabiendas que no se habían otorgado autorizaciones
ni licencias.
5. Percy Edward North Carrión, incurrió en responsabilidad civil al haber permitido
como miembro del Directorio y como Gerente General de Inversiones García
North S.A que se ponga en funcionamiento la discoteca, sabiendo que no se habían
implementado las medidas de seguridad, promoviendo una fiesta en condiciones
altamente riesgosas para los asistentes.
6. Que, Fahed Mitre Werdan y Roberto Ferreyros O´Hara incurrieron en
responsabilidad civil al haber participado en las exhibiciones de fuego en el
interior de la cabina de discjockey, en la discoteca “Utopia”, lo que originó el
incendio que provocó la muerte de veintiún personas, entre ellos la hija del
recurrente.
7. También expresan que el juzgador es el obligado a establecer si la cuantía
demandada es la correcta y la proporción en la que cada codemandado deberá
indemnizar a los demandantes, en función de su grado de responsabilidad.
Enfatiza que en la transacción sub materia se expresa a quienes se extendía los
efectos del acto jurídico celebrado.

Considerandos dados por parte de la corte suprema de justicia de la república sala


civil permanente:

- Primero: Se denuncia la infracción normativa sustantiva por aplicación indebida


del artículo 1188 del Código Civil e inaplicación del artículo 1189 del mismo
cuerpo legal.
- Segundo: Que, mediante la presente demanda interpuesta por la parte actora
conformada por Régulo Federico Egúsquiza Ames y Rina Margarita Valencia
Gonzales de Egusquiza pretenden que la parte demandada conformada a su vez
por Administradora Jockey Plaza Shopping Center S.A y otros le paguen en forma
solidaria una indemnización por daños y perjuicios ascendente a la suma de un
millón de dólares americanos o su equivalente en moneda nacional, por el

22
fallecimiento de su hija Verónica Isabel Egusquiza Valencia, en el incendio
ocurrido en la Discoteca “Utopia” ubicado en el interior de las instalaciones del
Jockey Plaza Shopping Center el día veinte de julio del dos mil dos.
- Tercero: Que la empresa Administradora Jockey Plaza Shopping Center S.A y
otros solicitan la conclusión del proceso al haberse celebrado la transacción
extrajudicial el veintiuno de diciembre de dos mil seis, por la cual las
codemandadas Centros Comerciales del Perú S.A y Administradora Jockey Plaza
Shopping Center S.A conjuntamente con los demandantes, en la cual se señala
que dicha transacción alcanza a Rimac Internacional en su calidad de asegurador,
así como a cada una de las compañías coaseguradoras y/o reaseguradoras de estos
mismo hechos, cualquiera sea la calidad o forma en que se relacionen o participen
en ellos, acompañando además la addenda de transacción de fecha doce de enero
ero de dos mil siete en los términos y condiciones que se celebran en el referido
documento.
- Cuarto: Que mediante auto de primera instancia se tiene por aprobada la
transacción celebrada entre los demandantes con Centros Comerciales del Perú
Sociedad Anónima, Administradora Jockey Plaza Shopping Center Sociedad
Anónima, Carlos Enrique Palacios, Juan José Calle Quiroz, Enrique Bendersky
Asse, Luis Paolo Abdi Correa, José Chueca Romero, Walter Plazza de la Jara y
Roberto Joe Carlos Persivale Romero, en los términos en que se señalan y
habiéndose indicado en la misma que es por la total reparación civil por todos y
cualquier daño y/o perjuicio sufrido, dispone declarar concluido el proceso
respecto a las personas nombradas, teniendo dicha autoridad la calidad de cosa
juzgada. Sustenta su decisión en mérito al último párrafo de la sétima cláusula
puntos d) de la aludida transacción extrajudicial y su addenda de transacción en
los términos y condiciones que se celebran en dicho documento;
consecuentemente se colige que dicho documento está referido a todo reclamo
indemnizatorio en relación al accidente ocurrido en la Discoteca Utopía, por lo
que al haberse establecido el monto indemnizatorio por todo concepto equivalente
a noventa y nueve mil dólares americanos, cantidad que ha sido cancelada a la
parte demandante como parte de la transacción arribada con dos de los
codemandados y al no haberse pactado una transacción parcial, esto es, que se
haya señalado que el acuerdo transaccional sólo se haya limitado a laparte de la
obligación que le corresponde a los dos codeudores Centros Comerciales del Perú

23
S.A y Administradora Jockey Plaza Shopping Center S.A, es que dispone dar por
concluido el proceso respecto de todos los codemandados.
- Quinto: Que, por su parte el Ad quem expide el auto de segunda instancia, la
misma que revocando la resolución apelada la reforma declarando concluido el
proceso respecto de todos los codemandados. Como fundamentos de su decisión
señala que si bien en la transacción los demandantes pretendieron liberar a algunos
de los deudores, ello no resulta viable por cuanto las partes transigieron sobre la
única pretensión demandada – indemnización por el daño sufrido por el
fallecimiento de su hija a causa del incendió en la discoteca “Utopia”, y
atendiendo a que la transacción satisface todos los daños sufridos estamos ante un
supuesto de responsabilidad solidaria prevista en el artículo 1983 del Código
Civil. De otro lado, sostiene que habiéndose celebrado la transacción entre los
demandantes y algunos de los demandados, sobre la única pretensión demandada
y no sobre la parte que le correspondería a dichos deudores solidarios, el acuerdo
libera a todos los demás codemandados en estricta aplicación del artículo 1188
del código citado, por lo que la conclusión del proceso beneficia a todos los
demandados (encuadrándose dentro del supuesto contenido en el primer párrafo
del artículo 337 del Código Procesal Civil). Asimismo, refiere que en la cláusula
sétima -penúltimo párrafo- se indica que los herederos ceden a Rimac
Internacional todos los derechos, privilegios y garantías que pudiera
corresponderles aconsecuencia del siniestro, no estando incluidos en esta cesión
los derechos contra Inversiones García North SAC, Percy Edward North Carrión,
Fahed Mitre Werdan, Edgar Jesús Paz Ravinez, Municipalidad de Santiago de
Surco, Carlos Eduardo Dargent Chamot, Alan Michael Azizollahof y el Banco
Wiesse Sudameris, pero conforme a lo y en aplicación de los artículos 1188 y
1983 la transacción llevada a cabo libera a todos los demás codemandados.
Finalmente sostienen que en la cláusula quinta de la transacción las partes
establecieron que la finalidad del contrato era prevenir y evitar cualquier tipo de
litigio así como poner término a los iniciados, no habiéndose acordado
expresamente que ésta se refería a la parte de la indemnización que corresponde
a los codemandados contratantes.
- Sexto: Que, respecto a la causal por la aplicación indebida de una norma de
derecho material se debe destacar que ésta se configura cuándo: 1) el Juez, a través
de una valoración conjunta y razonada de las pruebas aportadas al proceso, llega

24
a establecer determinados hechos relevantes del conflicto de intereses; 2) que tales
hechos establecidos, guardan relación de identidad con los supuestos fácticos de
una norma jurídica determinada; 3) que sin embargo, el Juez, en lugar de aplicar
esta última norma, aplica una distinta para resolver el caso concreto, vulnerando
los valores y principios del ordenamiento jurídico, particularmente el valor
superior de la justicia.
“La norma elegida no corresponde al hecho establecido”. En el presente caso, se
denuncia la aplicación indebida del artículo 1188 del Código Civil.
- Séptimo: Que, sobre el caso concreto se tiene que mediante la transacción
extrajudicial las partes -haciéndose concesiones recíprocas- deciden sobre algún
asunto dudoso o litigioso, evitando el pleito que podría promoverse o finalizando
el que está iniciado.
- Octavo: Que, como se puede apreciar en autos, según el literal d) de la cláusula
sétima de la aludida transacción celebrada por Centros Comerciales del Perú S.A
y Administradora Jockey Plaza Shopping Center S.A, con la intervención de
Rímac Internacional Compañía de Seguros y Reaseguros y los demandantes y
herederos en su calidad de demandantes pactaron “renunciar en forma inequívoca,
incondicional e irrevocable frente a Rímac Internacional, los coaseguradores, los
reaseguradores, Centros Comerciales, Administradora Jockey Plaza Shopping
Center S.A, Banco de Crédito del Perú (…) Carlos Enrique Palacios Rey, Juan
José Calle Quiroz, Enrique Bendersky Assae, Luis Paolo Abelli Correa, José
Chueca Romero, Walter Plazza de la Jara y Roberto José Carlos Persivale Rivero,
a cualquier reclamo, acción, denuncia, demanda, controversia, pretensión, crédito,
derecho, monto, garantía, indemnización, reparación, (el resaltado es nuestro)
remedio, pago, restitución o gasto (..) que directa o indirectamente se derive u
origine, se relacione o tenga como causa inmediata, mediata o remota el siniestro,
el fallecimiento de la causante y/o las circunstancias en que dicho siniestro o
fallecimiento se produjeron y/o se relacione a cualquier daño o perjuicio material,
moral, personal o lucro cesante, actual o futuro (..) que puedan haber sufrido o
sufran los herederos” Así mismo en el literal g) de la citada cláusula sétima se
pactó que.- “salvo el pago indicado en el literal a) de esta cláusula, los herederos
en forma conjunta y/o por separado declaran que no tiene nada más que reclamar
contra Centros Comerciales, Administradora Jockey Plaza Shopping Center y/o
Rímac Internacional o contra alguna de las personas o entidades referidas en la

25
presente transacción por los hechos y conceptos contenidos en esta transacción
y/o derivados del siniestro, todas las cuales quedan expresamente liberadas de
cualquier obligación y/o responsabilidad, declarando además que la
compensación económica acordada en el literal a) que precede, constituye título
de cancelación total y definitivo de todas y cada una de las pretensiones, derechos
y acciones que pudieran corresponder a LOS HEREDEROS, incluyendo los
gastos, costas y costos de todos los procesos judiciales que tengan relación con el
SINIESTRO, concluyendo cualquier discrepancia surgida en virtud de EL
SINIESTRO, quedando total y satisfactoriamente indemnizados todos los daños
y perjuicios derivados de EL SINIESTRO” (el resaltado es nuestro).
- Noveno: Que, bajo ese contexto fáctico es necesario precisar que el artículo 1188
del Código Civil se ubica dentro del Título VI: Las Obligaciones mancomunadas
y solidarias, de la Sección Primera del Libro VI: Las Obligaciones, lo que implica
que el primer párrafo de dicho precepto legal señala que. - “La novación,
compensación, condonación o transacción entre el acreedor y uno de los deudores
solidarios sobre la totalidad de la obligación, libera a los demás codeudores.” Nos
está indicando que, si uno de los codeudores transige con el acreedor común sobre
el total de la obligación, ésta se extingue no sólo para aquél, sino también para sus
demás codeudores; sin embargo, entre el deudor que transigió y los codeudores se
crean relaciones internas por las cuales, cada uno de los codeudores no
intervinientes en la transacción, tienen la libertad de elegir si optan por pagar al
deudor que transigió, la parte que les correspondía en la obligación primigenia u
original o la proporción que les hubiere correspondido en las prestaciones
resultantes de la transacción, lo que sucedió en el presente caso según fluye de las
cláusulas precedentes.
- Decimo: Que, a mayor abundamiento se tiene que si el referido artículo 1188 del
Código Civil que regula la extinción de la solidaridad pasiva de las
“obligaciones”, cuya fuente es la responsabilidad civil, conforme a lo establecido
en el artículo 1969 del Código Civil, que señala. - “Aquel que por dolo o culpa
causa un daño a otro está obligado a indemnizarlo. El descargo por falta de dolo
o culpa corresponde a su autor.” Entonces atendiendo a la naturaleza de la presente
obligación, se verifica claramente que ésta es de carácter “solidaria”, lo que se
haya corroborado con la propia demanda y su respectiva subsanación que en
efecto la presente obligación tiene el carácter de solidaria entre los codemandados;

26
pues la responsabilidad civil es atribuida a más de una persona, tal y conforme lo
preceptúa como regla general el artículo 1183 del Código Civil. cuando señala
que la solidaridad no se presume, sólo la ley o el título de la obligación la
establecen en forma expresa. Consecuentemente, tratándose de un supuesto de
responsabilidad civil extracontractual es de aplicación el artículo 1983 del Código
acotado que regula la responsabilidad solidaria en caso de pluralidad de agentes,
el derecho de repetición del que efectuó. el pago de la totalidad de la
indemnización contra los otros, así como la atribución del juez de fijar la
proporción según la gravedad de la falta de cada uno de los participantes.
- Décimo primero: Que, sobre la base de lo expuesto se puede concluir que si el
artículo 1188 del Código Civil establece la liberación total de los codeudores
solidarios en el supuesto de una transacción -entre otras formas de extinción de
obligacionesefectuada entre el acreedor y uno de aquellos, entonces al haberse
establecido el monto indemnizatorio mediante la presente demanda de
indemnización por daños y perjuicios por todo concepto equivalente a noventa y
nueve mil dólares americanos, cantidad que ha sido cancelada a la parte
demandante como parte de la transacción arribada con dos de los codemandados
y al no haberse pactado una transacción parcial, esto es, que se haya señalado que
el acuerdo transaccional sólo se haya limitado a la parte de la obligación que le
corresponde a los dos codeudores Centros Comerciales del Perú S.A y
Administradora Jockey Plaza Shopping Center S.A, es que el presente proceso ha
concluido respecto de todos los codemandados. No siendo atendibles las
alegaciones del recurso extraordinario en este extremo.
- Décimo segundo: Que, en cuanto a la causal de la inaplicación de una norma
derecho material, se debe destacar que se configura cuando el Juez deja de aplicar
al caso controvertido normas sustanciales que ha debido aplicar y que, de haberlo
hecho, habría determinado que las decisiones adoptadas en la sentencia fuesen
diferentes de las acogidas; dicho de otro modo, el juez o jueces de instancia omiten
aplicar una norma de derecho material para la solución de un conflicto, la
jurisprudencia nacional ha señalado en este sentido: “Para hacer viable la citada
causal, es preciso que entre la norma inaplicada y la base fáctica de la sentencia
de mérito exista identidad, la cual a su vez supone adecuar ésta a la hipótesis
contenida en la norma invocada”.

27
- Décimo tercero: Que, respecto al artículo 1189 del Código Civil que regula la
extinción parcial de solidaridad y señala.- “Si los actos señalados en el primer
párrafo del artículo 1188 se hubieran limitado a la parte de uno solo de los
deudores, los otros no quedan liberados sino en cuanto a dicha parte.” Dicho
precepto legal está referido a los efectos que produce en este caso la transacción
en la solidaridad pasiva, pero claro esta sobre una parte de la deudaparcial. Por
tanto, se refiere a las obligaciones solidarias pasivas en las que existiendo un
acreedor común y varios codeudores solidarios, si uno de éstos celebra cualquier
acto previsto en el artículo 1188 del Código Civil con dicho acreedor, en lo que
se refiere a su parte en la obligación, ésta se extingue en lo que se refiere a su
parte. No obstante los otros codeudores no se liberan de la obligación, quedando
obligados a satisfacerla, quedando liberados únicamente en cuanto a la parte que
fue transigida.
- Décimo cuarto: Que por último la aplicación al caso de autos, del referido
artículo 1189 del Código Civil sería impertinente, por cuanto en la transacción
extrajudicial materia de litis no pactó en ninguna de sus cláusulas que tenga el
carácter de parcial, lo que implica que el acuerdo transaccional se haya
circunscrito sólo a la parte de la obligación que le }corresponde a los
codemandados Centros Comerciales del Perú S.A y Administradora Jockey Plaza
Shopping Center S.A.

Por las consideraciones expuestas su voto del juez, en aplicación de los dispuesto por el
artículo 397 del Código Procesal Civil modificado por la Ley Nº 29364 es porque se
declare: INFUNDADO el recurso de casación, interpuesto por Carlos Augusto Víctor
Haaker Piérola y Nelly Sara Pérez Pancorvo de Haaker representados por su Abogada
Marlene Torres Pita; en consecuencia, NO CASARON el auto de vista contenido en la
Resolución, expedido por la Segunda Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima;
DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial El Peruano.

28
ANEXO II
CAS. N° 1490-2007 SANTA.
Indemnización por daños y perjuicios.

Lima, cinco de diciembre del dos mil siete.-

LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE


LA REPUBLICA; vista la causa número mil cuatrocientos noventa - dos mil siete, en
Audiencia Pública de la fecha, y producida la votación con arreglo a ley, emite la siguiente
sentencia;

MATERIA DEL RECURSO: Se trata del recurso de casación interpuesto por la


Empresa Nacional de Puertos Sociedad Anónima (ENAPU S.A.), mediante escrito de
fajas seiscientos uno, contra la sentencia de vista emitida por la Segunda Sala Civil de la
Corte Superior de Justicia del Santa, de fojas quinientos noventa, su fecha veintinueve de
diciembre del dos mil seis, que confirma la sentencia apelada de fojas trescientos
cincuenta y siete que declaró infundada la demanda interpuesta, con lo demás que
contiene;

FUNDAMENTOS DEL RECURSO: Que, el recurso de casación fue declarado


procedente mediante resolución del treinta y uno de julio del dos mil siete, por la causal
prevista en el inciso primero del artículo trescientos ochenta y seis del Código Procesal
Civil, en virtud de lo cual la recurrente denuncia la interpretación errónea de normas de
derecho material, como son: a) los artículos A - cero setenta mil doscientos uno y A - cero
setenta mil doscientos siete del Decreto Supremo número cero cero dos - ochenta y siete
- MA, Reglamento de Capitanías y de las Actividades Marítimas, Fluviales y Lacustres,
toda vez que el Agente Marítimo, en su calidad de representante del propietario o armador
de la nave, debe responder conjunta y solidariamente con el propietario de la nave. Sí
bien es cierto que la norma no dice expresamente que la solidaridad incluya los daños
materiales ocasionados por las naves representadas por las agencias marítimas, tampoco
los excluye expresamente. El término "otros derechos imputables a las naves", por ser
amplio y genérico, comprende especialmente los daños materiales que las naves
ocasionen en los puertos, por lo que llama la atención que la Sala Superior realice una
interpretación tan restrictiva y concluya que el término "otros derechos" se refiere
únicamente a derechos similares a los pagos de impuestos, tributos, tarifas y otros; cuando
es claro que el verdadero espíritu de la ley consiste en que el Agente Marítimo responde
por todas las obligaciones que generen las naves que agencian. Para dilucidar cualquier
duda, bastaba recurrir al artículo mil novecientos setenta del Código Civil, según el cual
quien mediante un bien riesgoso o peligroso causa un daño a otro, está en la obligación a
repararlo. Finalmente, es inherente al Agente Marítimo la función de representar
judicialmente al propietario, armador naviero, porteador o capitán de las naves, con
personería legal, que es activa y pasiva; b) los artículos primero, tercero y doscientos doce
de la Ley veintisiete mil cuatrocientos cuarenta y cuatro, Ley de Procedimiento
Administrativo General, pues es absurdo pretender invalidar procedimientos
administrativos tramitados con arreglo a ley, sobre la base de argumentos vacíos e
inconsistentes, ya que la Sala Superior pretende hacer creer que la citada Ley sólo tiene
alcances para entidades públicas, lo cual es errado, ya que un particular o una empresa
privada o pública también puede acudir a la Administración Pública para reclamar el
resarcimiento de algún derecho. Los actos administrativos emitidos por la Capitanía de
Puerto resultan determinantes en la relación entre la Empresa Nacional de Puertos
29
(ENAPU S.A.) y Trabajos Marítimos Sociedad Anónima (TRAMARSA), pues el
conflicto se ha sometido a la autoridad marítima que por mandato del articulo primero de
la Ley veintisiete mil cuatrocientos cuarenta y cuatro, está comprendida como entidad de
Administración Pública; asimismo, de conformidad con lo dispuesto en el artículo tercero
de la Ley antes citada, el procedimiento administrativo tiene por finalidad que la
Administración Pública cautele los derechos de los administrados, sin importar que éstos
sean públicos o privados, y en el caso de autos la ley ha establecido que en los casos de
siniestros marítimos, la entidad pública encargada de iniciar las sumarias es la Capitanía
de Puerto, por tanto, sus decisiones son vinculantes a las partes del conflicto. El artículo
doscientos doce de la Ley veintisiete mil cuatrocientos cuarenta y cuatro (citado
erróneamente en la sentencia de vista como el artículo ciento veintidós), debe
interpretarse en el sentido de que al no haber interpuesto las empresas demandadas
recurso impugnatorio alguno contra las resoluciones administrativas emitidas por la
Capitanía de Puerto, éstas adquieren la calidad de cosa decidida y surten todos sus efectos
legales; su aplicación no implica que se interfiera con la independencia del Poder Judicial,
sino que coadyuvan a que éste resuelva con elementos suficientes el conflicto de intereses;
c) el articulo mil ciento ochenta y tres del Código Civil, pues los artículos A - cero setenta
mil doscientos uno y A - cero setenta mil doscientos siete del Decreto Supremo número
cero cero dos - ochenta y siete - MA, señalan expresamente que los agentes marítimos
son responsables solidarios de los derechos imputables a las naves que agencian, lo que
concuerda con el artículo mil novecientos setenta del Código Civil; y,

CONSIDERANDO:

Primero.- Que, mediante escrito de fojas ciento uno, subsanado a fojas ciento
veinticinco, la Empresa Nacional de Puertos Sociedad Anónima (ENAPU S.A.),
interpuso demanda para que Trabajos Marítimos Sociedad Anónima (TRAMARSA)
y MARSERVICE Sociedad Anónima, en sus calidades de Agente Marítimo y Agente
General de los armadores de las Naves "Winter Star", "Manila Bay" y "Mandarín Sky",
cumplan con pagarle solidariamente por concepto de indemnización la suma de
doscientos dos mil novecientos cincuenta y siete nuevos soles con sesenta y nueve
céntimos, a consecuencia de los daños ocasionados a las defensas del Muelle número uno
del Terminal Portuario de Chimbote durante los días veintisiete de marzo, veintiuno de
mayo y veintitrés de mayo del dos mil uno. Señala para tal efecto que formuló ante la
Capitanía de Puerto de Chimbote las respectivas denuncias, siendo que el caso de la Nave
"Winter Star" concluyó por conciliación (sic), mientras que en los casos de las naves
"Mandarín Sky" y "Manila Bay", se emitieron las Resoluciones de Capitanía número cero
cuarenta y ocho - cero uno y cero cuarenta y nueve - cero uno, ambas de fecha dos de
julio del dos mil uno, en las que se estableció como responsable solidario de las averías a
Trabajos Marítimos Sociedad Anónima (TRAMARSA), resoluciones que no fueron
impugnadas y que, por lo tanto, han quedado consentidas; pero no obstante ello y a sus
continuos requerimientos notariales, hasta la fecha la indicada Agencia Marítima se niega
a pagar los daños ocasionados;

Segundo.- Que, al contestar la demanda, Trabajos Marítimos Sociedad Anónima


(TRAMARSA), señala que las Resoluciones de Capitanía en las que se sustenta la
demanda incurren en error de derecho al aplicar negligentemente y sin ningún
fundamento el concepto de solidaridad regulado en los artículos A - cero setenta mil
doscientos uno y A - cero setenta mil doscientos siete del Decreto Supremo cero cero dos

30
- ochenta y siete - MA, por lo que se trata de resoluciones que no causan estado ni menos
constituyen cosa juzgada, resultando insuficientes para determinar la responsabilidad de
su parte, la que debe ser establecida por el Juez Civil; por último, respecto a los daños
causados por la Nave "Winter Star", su parte únicamente se limitó a aceptar lo ocurrido
con respecto a los hechos que causaron el daño en las defensas del muelle, pero jamás
aceptó la responsabilidad legal y económica, ya que por ley el responsable de los daños
es el propietario y/o armador de la nave involucrada y no el Agente Marítimo;

Tercero.- Que, por su parte, al contestar la demanda MARSERVICE señaló que no existe
ningún tipo de relación jurídica con la demandante, por ser Trabajos Marítimos Sociedad
Anónima (TRAMARSA), la única empresa que actuó como Agente Marítimo en el
atraque y desatraque de las Naves "Winter Star", "Manila Bay" y "Mandarín Sky";

Cuarto.- Que, tanto la sentencia de primera instancia como la de vista que la confirma,
han estimado que la demanda es infundada sobre la base de las siguientes conclusiones:
i) del análisis de los artículos A - cero setenta mil doscientos uno y A - cero setenta mil
doscientos siete del Decreto Supremo cero cero dos - ochenta y siete - MA se advierte
que las agencias marítimas actúan como representantes del propietario o armador de las
naves; sin embargo,
el Agente Marítimo no responde personalmente por las obligaciones y responsabilidades
de sus representadas, salvo en los casos que expresamente se señale en el reglamento o
en otras disposiciones sobre la materia; siendo que la misma norma establece que el
Agente Marítimo es responsable solidario frente a la administración portuaria cuando se
trata del pago de tributos, impuestos, tasas, tarifas, multas, servicios y otros derechos
imputables a las naves; ii) si bien la empresa actora aduce que su pretensión se encuadra
y subsume en esta última expresión, es decir, cuando alude a "otros derechos imputables
a las naves", sin embargo dicha expresión de ningún modo da a entender, ni se desprende
que involucre a los daños materiales ocasionados por las naves representadas por las
agencias marítimas, pues para que comprenda a los daños materiales se requiere que la
expresión de la norma sea explícita e inobjetable, más aún si a tenor de lo prescrito en el
artículo mil ciento ochenta y tres del Código Civil la solidaridad no se presume, sino que
la ley o título lo deben establecer de forma expresa; más bien, cuando la norma alude a
"otros derechos imputables a las naves", denota que se trata de derechos de similar
naturaleza que los tributos, impuestos, tasas, tarifas, multas y servicios, más aún si la
propia norma establece como regla general que el Agente Marítimo no responde
personalmente por las obligaciones y responsabilidades de su representado; iii) Por
mucho que las Resoluciones de Capitanía número cero cuarenta y ocho - cero uno y cero
cuarenta y nueve - cero uno, hayan resuelto declarar como responsable solidario a
Trabajos Marítimos Sociedad Anónima (TRAMARSA), ello no resulta determinante en
las relaciones entre ENAPU y TRAMARSA, ni vincula a éstos, a tenor del artículo
primero de la Ley veintisiete mil cuatrocientos cuarenta y cuatro, más aún si en su artículo
tercero establece como un requisito de validez de los actos administrativos, que su
finalidad sea pública. Por sí mismas, las resoluciones administrativas devienen en
inejecutables, tal es así que en procura de su pretendido derecho, la propia empresa actora
ha visto imprescindible interponer una demanda judicial distinta, donde el mérito del
pronunciamiento de la autoridad administrativa queda sólo a nivel de un medio probatorio
adicional, siendo principio y derecho de la función jurisdiccional la independencia en su
ejercicio, y si bien no han sido contradichas las resoluciones administrativas en la vía
contencioso administrativa, en nada compromete ni obliga al órgano jurisdiccional,
puesto que aquel acto procesal responde al marco de un medio de defensa del demandado,

31
por lo que resulta necesario que exista un pronunciamiento de fondo respecto de la
responsabilidad solidaria imputada;

Quinto.- Que, existe interpretación errónea de una norma de derecho material sólo
cuando concurren los siguientes supuestos: 1) el Juez establece determinados hechos, a
través de una valoración conjunta y razonada de las pruebas aportadas al proceso; II) que
éstos, así establecidos, guardan relación de identidad con los supuestos fácticos de una
norma jurídica determinada; III) que elegida esta norma como pertinente (sólo ella o en
concurrencia con otras), para resolver el caso concreto, la interpreta (y aplica); IV) que
en la actividad hermenéutica, el Juzgador, utilizando los métodos de interpretación, yerra
al establecer el alcance y sentido de aquella norma, es decir, incurre en error al establecer
la verdadera voluntad objetiva de la norma, con lo cual resuelve el conflicto de intereses
de manera contraria a los valores y fines del derecho y, particularmente, vulnerando el
valor superior del ordenamiento jurídico, como es el de la justicia;

Sexto.- Que, la demandante sostiene que la sentencia de vista ha interpretado


erróneamente los artículos A - cero setenta mil doscientos uno y A - cero setenta mil
doscientos siete del Decreto Supremo cero cero dos - ochenta y siete - MA y, en
consonancia con ellos, el artículo mil ciento ochenta y tres del Código Civil, pues éstos
establecerían en realidad que la responsabilidad del Agente Marítimo sí es solidaria con
el armador de la nave respecto de los daños y perjuicios que ésta ocasione. En primer
lugar, es preciso partir del análisis del artículo mil ciento ochenta y tres del Código Civil;
en él se establece con claridad -y sin necesidad de interpretación alguna- que la
solidaridad no se presume, pues sólo la ley o el título de la obligación lo establecen de
forma expresa. Esto es lo que se conoce como el principio de no presunción de la
solidaridad, es decir, jamás la solidaridad puede ser la regla en el ordenamiento jurídico,
sino que se presenta como un supuesto de excepción en casos concretos; no puede existir
solidaridad tácita, inducida o análoga, y cualquier duda sobre su existencia o regulación
en una norma, debe interpretarse en el sentido de la ausencia de solidaridad. Al explicar
el fundamento de esta norma, Felipe Osterling Parodi y Mario Castillo Freyre nos
informan que: "La razón de este precepto radica en la grave onerosidad que representa
para uno o varios deudores, obligarse respecto de uno o vados acreedores de manera
solidaria. En tal sentido, la ley ni siquiera permite que de la interpretación del acto o
norma legal constitutiva de la obligación se deduzca a través de un proceso lógico, sino
que exige que la solidaridad conste de manera expresa." (Tratado de las Obligaciones,
Primera Parte, Tomo Tercero. Primera edición, Fondo Editorial de la Pontificia
Universidad Católica del Perú, Lima, mil novecientos noventa y cuatro; página doscientos
nueve);

Sétimo.- Que, así establecido este parámetro, es indudable que para imputar solidaridad
con respecto a un hecho, una prestación o una obligación, aquella debe ser establecida en
la ley con toda precisión. En el caso concreto, se imputa al Agente Marítimo
responsabilidad solidaria en la obligación indemnizatoria por los daños ocasionados por
las naves de la armadora a la que representa en el Perú, en virtud a lo dispuesto en los
artículos A - cero setenta mil doscientos uno y A - cero setenta mil doscientos siete del
Decreto Supremo cero cero dos - ochenta y siete MA, pero ni uno ni otro artículo
estipulan expresamente que el Agente Marítimo deba asumir esa responsabilidad. La
primera de las normas citadas establece en su primer y segundo párrafo que el Agente
Marítimo representa al propietario o armador de la nave en nuestro país, incluso para
efectos de la representación judicial, en la que actúa con personería procesal que es activa

32
(para demandar), y pasiva (para contestar y ejercer la defensa), con las facultades
generales y especiales del mandato judicial; sin embargo, dicha representación de
ninguna manera significa que éste deba asumir las obligaciones de su representado, no
sólo porque la norma no lo indica, sino porque el representante no lo es por voluntad
propia sino por mandato de la ley. Además, el tercer párrafo del artículo A - cero setenta
mil doscientos uno del Decreto Supremo cero cero dos - ochenta y siete - MA es más que
evidente: el Agente Marítimo no responderá personalmente por las obligaciones y
responsabilidades de sus representados, salvo en los casos señalados en el presente
Reglamento y demás disposiciones legales y administrativa sobre la materia; y ello es así
porque, en principio, la representación únicamente importa actuar en lugar de otro y,
además, porque es una representación obligatoria, no querida por el Agente Marítimo;

Octavo.- Que, de otro lado, el artículo A - cero setenta mil doscientos siete del Decreto
Supremo cero cero dos - ochenta y siete - MA establece que el Agente Marítimo es
responsable solidaria y conjuntamente con el propietario de la nave y/o armador frente a
la Autoridad Marítima, de Aduanas, Administración Portuaria y demás autoridades
administrativas públicas, respecto del pago de los tributos, impuestos, tasas, tarifas,
multas, servicios y otros derechos imputables a las naves que agencia. Asi transcrita la
norma, tampoco se advierte en ella que se haya consignado de forma expresa que el
Agente Marítimo sea responsable solidario del pago de los daños y perjuicios que
ocasionen las naves de su representada, y si esto es así, aquella no puede presumirse ni
interpretarse tácitamente como existente, estando al principio de no presunción de la
solidaridad contenido en el artículo mil ciento ochenta y tres del Código Civil, según el
cual, en el caso de duda sobre la estipulación de la solidaridad en una norma, debe
interpretarse en el sentido de que aquella no existe; por lo tanto, se debe entender que
dicha norma (particularmente en la frase "otros derechos imputables a las naves"), no
establece la solidaridad en la responsabilidad por los daños que se demandan;

Noveno.- Que, por ello, cuando las instancias de mérito interpretan que los artículos A -
cero setenta mil doscientos uno y A - cero setenta mil doscientos siete del Decreto
Supremo cero cero dos - ochenta y siete - MA, en concordancia con el artículo mil ciento
ochenta y tres del Código Civil, no establecen responsabilidad solidaria del Agente
Marítimo, sino otorgan a la norma un alcance que se adecua a las conclusiones fácticas
establecidas en este proceso, por lo que le dan un sentido acorde con el ordenamiento
jurídico, razón por la cual los acápites a) y c) de la causal material deben ser desestimados;

Décimo.- Que, mención aparte merece la aplicación del artículo mil novecientos setenta
del Código Civil, que regula la responsabilidad por riesgo; contrariamente a lo que refiere
la empresa demandante, aquella norma por sí misma es insuficiente e impertinente para
"dilucidar" las presuntas dudas respecto de la interpretación de las normas analizadas
precedentemente, pues en nada se refiere a la responsabilidad solidaria -que es la que
motiva la interposición de la presente demanda contra Trabajos Marítimos Sociedad
Anónima (TRAMARSA) e inclusive contra MARSERVICE-, sino que describe un
supuesto de hecho que da lugar a la responsabilidad extracontractual en el uso de un bien
o en el ejercicio de una actividad riesgosa o peligrosa;

Décimo Primero.- Que, de otro lado, la empresa recurrente ha denunciado la


interpretación errónea de los artículos primero, tercero y doscientos doce de la Ley
veintisiete mil cuatrocientos cuarenta y cuatro, pues estima que no pueden invalidarse
decisiones administrativas en las que se ha determinado la responsabilidad del Agente

33
Marítimo, las cuales vinculan a las partes en conflicto y constituyen cosa decidida, al no
haber sido impugnadas por las partes. En primer lugar, es preciso señalar que las
sentencias de mérito no han tenido por finalidad -ni es objeto de este proceso-, declarar
la invalidez de las Resoluciones de Capitanía número cero cuarenta y ocho - cero uno y
cero cuarenta y nueve - cero uno; sin embargo, es cierto que se han analizado
determinados aspectos de las citadas resoluciones administrativas para efectos de
establecer si aquellas vinculan a las partes; en tal sentido, se ha señalado que las
resoluciones no han decidido sobre aspectos de carácter público (como mandan
los artículos primero y tercero de la Ley veintisiete mil cuatrocientos cuarenta y cuatro),
sino sobre relaciones privadas, y que el hecho de que constituyan actos firmes (conforme
el artículo doscientos doce de la citada Ley), no implica que el órgano jurisdiccional no
pueda pronunciarse sobre el tema de fondo;

Décimo Segundo.- Que, debe tenerse en cuenta que es la misma Empresa Nacional de
Puertos Sociedad Anónima (ENAPU S.A.), quien ha recurrido al Poder Judicial para
efectos de solicitar el pago de una indemnización por los daños ocasionados al Terminal
Portuario de Chimbote, por lo que es lógico que el órgano jurisdiccional cumpla con
pronunciarse y establecer si a la demandada le es imputable o no la responsabilidad que
se le atribuye y, como consecuencia de ello, si debe responder económicamente por el
perjuicio causado. Las Resoluciones de Capitanía se adjuntan a la demanda en calidad de
medios probatorios de los hechos expuestos por la parte activa del proceso, propiamente
para acreditarla investigación sumaria realizada a nivel administrativo, pero no para
efectos de su ejecución o de su reconocimiento. Siendo así, como toda prueba, aquellas
resoluciones deben ser valoradas con criterio de racionalidad; en tal sentido, este Supremo
Tribunal estima que aún cuando nos encontremos ante resoluciones administrativas que
no han sido impugnadas y que, por ello, han quedado consentidas, dicha situación no
impide que aquellas puedan ser valoradas por el Juez en forma conjunta con los demás
medios de prueba, utilizando la apreciación razonada, ya que los criterios vertidos en sede
administrativa de ninguna manera vinculan al órgano jurisdiccional, por lo que el sentido
o alcances que la Autoridad Administrativa pudo haber otorgado a una norma en
particular (en especial a los artículos A - cero setenta mil doscientos uno y A - cero setenta
mil doscientos siete del Decreto Supremo cero cero dos - ochenta y siete - MA), no tiene
por qué ser necesariamente el mismo que determine este Poder del Estado, y en tal
circunstancia, no puede alegarse la interpretación errónea del artículo doscientos doce de
la Ley veintisiete mil cuatrocientos cuarenta y cuatro. Como medios de prueba, las
Resoluciones de Capitanía acreditan que en efecto se produjeron los daños cuya
reparación se demanda de parte de las naves "Mandarín Sky" y "Manila Bay", pero no
analizan de qué forma el Agente Marítimo estaría implicado en los hechos; únicamente
en su parte resolutiva (mas no en alguno de sus considerandos), las Resoluciones
atribuyen responsabilidad solidaria al Agente Marítimo limitándose a citar los artículos
A - cero setenta mil doscientos uno y A - cero setenta mil doscientos siete del Decreto
Supremo cero cero dos - ochenta y siete - MA, omisión que debe valorarse en
concordancia con la correcta interpretación de las citadas normas, las cuales no establecen
responsabilidad solidaria con ocasión de los daños y perjuicios ocasionados por las naves
de los armadores que representan;

Décimo Tercero.- Que, si bienes cierto, no correspondía a la Sala Superior determinar si


las Resoluciones de Capitanía fueron expedidas por la Autoridad Administrativa,
excediendo o no los parámetros establecidos en los artículos primero y tercero de la Ley
veintisiete mil cuatrocientos cuarenta y cuatro, se advierte que la subsanación del vicio

34
no ha de influir en el sentido de lo resuelto, pues aún cuando se considere que sí fueron
expedidas por una autoridad en el ejercicio de sus facultades y dentro de las potestades
que le confiere la ley, tal circunstancia no variaría las conclusiones fácticas según las
cuales no existe solidaridad en el caso de los Agentes Marítimos, salvo las excepciones
que se establezcan por ley, en las cuales no está comprendida la
responsabilidad extracontractual, por lo que debe procederse en virtud a lo normado en el
segundo párrafo del articulo trescientos noventa y siete del Código Procesal Civil; razón
por la cual los fundamentos que sustentan el acápite b) de la causal material también
deben ser desestimados;

Décimo Cuarto.- Que, por todo lo expuesto se llega a la conclusión de que los órganos
jurisdiccionales de mérito no han interpretado erróneamente las normas de derecho
material denunciado en el recurso de casación, por cuanto no se ha establecido alcance y
sentido distinto a la voluntad objetiva de las normas denunciadas, y al no configurarse la
causal material denunciada, el recurso de casación resulta infundado, debiendo
procederse conforme a lo dispuesto en el artículo trescientos noventa y siete del Código
Procesal Civil; por estas consideraciones: declararon INFUNDADO el recurso de
casación interpuesto por la Empresa Nacional de Puertos Sociedad Anónima
(ENAPU S.A.), mediante escrito de fojas seiscientos uno; en consecuencia, NO
CASARON la sentencia de vista de fojas quinientos noventa, su fecha veintinueve de
diciembre del dos mil seis; CONDENARON a la recurrente al pago de las costas y costos
originados por la tramitación del presente recurso y a una multa ascendente a dos
Unidades de Referencia Procesal; DISPUSIERON se publique la presente resolución en
el Diario Oficial El Peruano; en los seguidos por la Empresa Nacional de Puertos
Sociedad Anónima (ENAPU S.A.) contra Trabajos Marítimos Sociedad Anónima
(TRAMARSA) y Otro; sobre indemnización por daños y perjuicios; y los devolvieron;
interviniendo como Vocal Ponente el señor Ticona Postigo.-

35
ANEXO III
CASACION 1006-2003 UCAYALI OBLIGACIÓN DE DAR SUMA DE DINERO LIMA, VEINTE DE
AGOSTO DEL DOS MIL TRES. - VISTOS Y CON EL ACOMPAÑADO;

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA LIMA, VEINTINUEVE DE MARZO DEL DOS MIL
CUATRO. LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPUBLICA;
VISTA LA CAUSA NÚMERO MIL SEIS - DOS MIL CUATRO, CON EL ACOMPAÑADO, EN AUDIENCIA
PÚBLICA DE LA FECHA, Y PRODUCIDA LA VOTACIÓN CON ARREGLO A LEY, EMITE LA SIGUIENTE
SENTENCIA;

MATERIA DEL RECURSO

SE TRATA DEL RECURSO DE CASACIÓN INTERPUESTO POR F.F. QUISPE MEDIANTE ESCRITO DE
FOJAS TRESCIENTOS DIECIOCHO, CONTRA LA SENTENCIA DE VISTA EMITIDA POR LA SEGUNDA
SALA MIXTA DE LA CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE UCAYALI, FOJAS TRESCIENTOS TRECE, SU
FECHA CUATRO DE MARZO DEL DOS MIL TRES, QUE CONFIRMO LA SENTENCIA APELADA QUE
DECLARA FUNDADA LA DEMANDA Y DISPONE QUE LOS DEMANDADOS CUMPLAN CON PAGAR
EN FORMA SOLIDARIA AL DEMANDANTE LA SUMA DE DIECINUEVE MIL TRESCIENTOS DOS
NUEVOS SOLES CON TREINTIDOS CÉNTIMOS, MÁS INTERESES LEGALES;

FUNDAMENTOS DEL RECURSO

QUE , EL RECURSO DE CASACIÓN FUE DECLARADO PROCEDENTE POR

RESOLUCIÓN

DEL VEINTE DE AGOSTO DEL DOS MIL TRES, POR LA CAUSAL PREVISTA EN EL INCISO SEGUNDO
DEL ARTÍCULO TRESCIENTOS OCHENTISÉIS DEL CÓDIGO PROCESAL CIVIL, EN VIRTUD DE LO CUAL
EL RECURRENTE DENUNCIA LA INAPLICACIÓN DE LOS ARTÍCULOS MIL CIENTO SETENTIDÓS Y MIL
CIENTO OCHENTIDÓS DEL CÓDIGO CIVIL, ALEGANDO QUE EL PAGO DE LA SUMA DEMANDADA
NO ESTÁ AMPARADA EN LA SOLIDARIDAD, PUES NO SE TRATA DE UNA OBLIGACIÓN CAMBIARIA,
POR LO QUE RESULTA SER UNA OBLIGACIÓN DIVISIBLE ENTRE LOS DEMANDADOS, TODA VEZ
QUE LA SOLIDARIDAD, CONFORME A LO PREVISTO EN EL ARTÍCULO MIL CIENTO OCHENTITRÉS
DEL CÓDIGO SUSTANTIVO, NO SE PRESUME, SINO QUE LA LEY O EL TÍTULO DE LA OBLIGACIÓN
LA ESTABLECEN EN FORMA EXPRESA; Y ESTANDO A QUE LA PRETENSIÓN ES QUE SE RESTITUYA
AL DEMANDANTE LA PARTE DINERARIA RESULTANTE DE HABER CUMPLIDO CON EL PAGO DE
UNA OBLIGACIÓN SOLIDARIA CONTENIDA EN UN TÍTULO VALOR, SE TRATA DE UNA OBLIGACIÓN
DIVISIBLE, POR LO QUE LA SENTENCIA RECURRIDA LE CAUSA DAÑO ECONÓMICO AL ORDENAR
EL PAGO DE UNA SUMA QUE NO ADEUDA; Y,

36
CONSIDERANDO

PRIMERO

QUE, MEDIANTE LA PRESENTE DEMANDA, A.T.F. PRETENDE QUE LOS DEMANDADOS FRANCISCO
FLORES QUISPE Y J.G.R. LE ABONEN LA SUMA DE DIECINUEVE MIL TRESCIENTOS DOS NUEVOS
SOLES CON TREINTIOCHO CÉNTIMOS, MÁS INTERESES LEGALES; MONTA RESULTANTE DE HABER
ASUMIDO EL ACTOR EL PAGO ÍNTEGRO DE LA OBLIGACIÓN SOLIDARIA CONTENIDA EN LA LETRA
DE CAMBIO QUE ACEPTÓ CONJUNTAMENTE CON LOS CO EMPLAZADOS, Y QUE FUE MATERIA
DE PROCESO EJECUTIVO CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA SEGUIDO CONTRA
TODOS ELLOS POR EL BANCO LATINO - SUCURSAL IQUITOS, TENEDORA DEL MENCIONADO
TÍTULO VALOR;

SEGUNDO

QUE, LAS SENTENCIAS DE MÉRITO DE FOJAS DOSCIENTOS SETENTITRÉS Y TRESCIENTOS TRECE,


EN APLICACIÓN DE LOS ARTÍCULOS MIL DOSCIENTOS SESENTA INCISO PRIMERO Y MIL
DOSCIENTOS SESENTITRÉS DEL CÓDIGO CIVIL, HAN AMPARADO LA DEMANDA ORDENANDO
QUE LA SUMA RECLAMADA SEA PAGADA SOLIDARIAMENTE POR LOS DEMANDADOS FRANCISCO
FLORES QUISPE Y J.G.R.;

TERCERO

QUE, EN ATENCIÓN A LO DISPUESTO EN EL ARTÍCULO MIL CIENTO OCHENTITRÉS DEL CÓDIGO


CIVIL, LA SOLIDARIDAD NO SE PRESUME. SÓLO LA LEY O EL TÍTULO DE LA OBLIGACIÓN LA
ESTABLECEN EN FORMA EXPRESA;

CUARTO

QUE, COMO BIEN SE HA ESTABLECIDO EN AUTOS, HA OPERADO DE PLENO DERECHO LA


SUBROGACIÓN LEGAL A FAVOR DEL ACCIONANTE ,TODA VEZ QUE ÉSTE HA PAGADO LA DEUDA
A LA CUAL ESTABA OBLIGADO INDIVISIBLE Y SOLIDARIAMENTE CON LOS DEMANDADOS, RAZÓN
POR LA CUAL ESTÁ AUTORIZADO EJERCITAR LOS DERECHOS DEL ACREEDOR CONTRA SUS
CODEUDORES ... SÓLO HASTA LA CONCURRENCIA DE LA PARTE POR LA QUE CADA UNO DE
ÉSTOS ESTABA OBLIGADO A CONTRIBUIR PARA EL PAGO DE LA DEUDA...",, COMO PRECISA EL
ARTÍCULO MIL DOSCIENTOS SESENTITRES DEL CÓDIGO SUSTANTIVO;

QUINTO

37
QUE, SE ADVIERTE ENTONCES QUE EL DERECHO QUE ASISTE AL DEMANDANTE PARA EMPLAZAR
CONTRA LOS DEMANDADOS SE SUSTENTA EN LA LEY (SUBROGACIÓN LEGAL); SIN EMBARGO,
ÉSTA NO ESTABLECE DE FORMA EXPRESA QUE EL PAGO DE LA OBLIGACIÓN ASUMIDA POR UNO
DE _LOS DEUDORES SOLIDARIOS CONVIERTA A LOS CODEUDORES EN OBLIGADOS SOLIDARIOS
DEL SUBROGADO, POR LO QUE NO SE CUMPLE EL PRESUPUESTO CONTEMPLADO EN EL
ARTÍCULO MIL CIENTO OCHENTITRÉS DEL CÓDIGO CIVIL;

SEXTO

QUE, LA DEUDA ASUMIDA POR EL DEMANDANTE Y LOS DEMANDADOS AL SUSCRIBIR EL TITULO


VALOR QUE FUE OBJETO DEL PROCESO EJECUTIVO ACOMPAÑADO ERA, EN EFECTO, SOLIDARIA,
POR TANTO, SU PAGO DEBÍA SER ASUMIDO ÍNTEGRAMENTE POR CUALQUIERA DE LOS
DEMANDADOS O POR TODOS ELLOS DE FORMA INDIVISIBLE. SIN EMBARGO, DENTRO DE LAS
RELACIONES INTERNAS QUE VINCULAN A LOS CODEUDORES SOLIDARIOS, ES APLICABLE LA
PRESUNCIÓN LEGAL QUE ESTABLECE EL ARTÍCULO MIL DOSCIENTOS TRES DEL CÓDIGO
SUSTANTIVO, EN VIRTUD DEL CUAL LA OBLIGACIÓN SOLIDARIA SE DIVIDE ENTRE LOS DIVERSOS
DEUDORES, SALVO QUE HUBIESE SIDO CONTRAIDA EN INTERÉS EXCLUSIVO DE ALGUNO DE
ELLOS; NORMA JURÍDICA QUE SE APLICA TAMBIÉN AL PRESENTE CASO EN ATENCIÓN AL
PRINCIPIO JURA NOVIT CURIA, RECONOCIDO POR EL ARTÍCULO SÉPTIMO DEL TÍTULO
PRELIMINAR DEL CÓDIGO PROCESAL CIVIL;

SÉPTIMO

QUE, EN CONCORDANCIA CON ESTA POSICIÓN, U.M.M. SOSTIENE: "EL CODEUDOR QUE PAGA
LA DEUDA NO PUEDE REPETIR DE LOS OTROS CODEUDORES SINO LA PORCIÓN QUE CORTE
SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA LE CORRESPONDE A CADA UNO DE ELLOS."
(COMENTARIOS A LA LEY DE TÍTULOS VALORES; EDITORIAL DESARROLLO SOCIEDAD ANÓNIMA,
LIMA, MIL NOVECIENTOS OCHENTIDÓS, PÁGINA TRESCIENTOS SETENTINUEVE). SOBRE ESTE
PUNTO INCIDEN TAMBIÉN F.O.P.Y.M.C.F., CUANDO ESTABLECEN QUE EL DEUDOR SOLIDARIO
QUE PAGA EL TOTAL DE LA DEUDA NO PUEDE REPETIR DE SUS CODEUDORES SINO SÓLO LA
PARTE QUE LE CORRESPONDERÍA EN SUS RELACIONES INTERNAS, SEÑALANDO: `..DESDE EL
MOMENTO EN QUE EL CODEUDOR DE OBLIGACIÓN INDIVISIBLE O SOLIDARIA EFECTÚA EL
ACREEDOR A LOS ACREEDORES EL PAGO ÍNTEGRO DE LA DEUDA (MÁS ALLÁ DE LA PORCIÓN QUE
LE CORRESPONDIA EN LAS RELACIÓN INTERNA CON SUS DEMÁS CODEUDORES), NO ES DE PLENA
APLICACION LO DISPUESTO POR EL ARTÍCULO MIL DOSCIENTOS SESENTIDÓS, QUE ESTABLECE
QUE LA SUBROGACIÓN SUSTITUYE AL SUBROGADO EN TODOS LOS DERECHOS, ACCIONES
GARANTIAS DEL ANTIGUO ACREEDOR, HASTA POR EL MONTO QUE HUBIESE PAGADO RESULTA
EVIDENTE QUE AQUÍ EL CODEUDOR DE UNA OBLIGACIÓN INDIVISIBLE O SOLIDARIA QUE PAGA
EL ÍNTEGRO DE LA MISMA NO GOZARÁ DE LOS BENEFICIOS INHERENTES A LAS OBLIGACIONES
DE DICHA CATEGORÍA, SINO QUE SÓLO PODRÁ DEMANDAR A CADA UNO DE SUS CODEUDORES
POR LA PARTE QUE LES CORRESPONDE EN LA RELACIÓN INTERNA, VALE DECIR, COMO SI SE
TRATASE DE UNA OBLIGACIÓN DIVISIBLE O MANCOMUNADA" (TRATADO DE LAS
OBLIGACIONES, BIBLIOTECA PARA LEER EL CÓDIGO CIVIL, VOL. XVI, SEGUNDA PARTE , TOMO VII,
FONDO EDITORIAL DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL PERÚ, LIMA, MIL
NOVECIENTOS NOVENTISÉIS, PÁGINA QUINIENTOS OCHO);

38
OCTAVO

QUE, EN CONSECUENCIA, RESULTA APLICABLE PARA EL PRESENTE CASO LO DISPUESTO EN EL


ARTÍCULO MIL CIENTO SETENTIDÓS DEL CÓDIGO CIVIL, CONCORDADO CON EL ARTICULO MIL
CIENTO OCHENTIDÓS DEL MISMO CUERPO NORMATIVO, SEGÚN- EL CUAL SI SON VARIOS LOS
ACREEDORES O LOS DEUDORES DE UNA PRESTACIÓN DIVISIBLE Y LA OBLIGACIÓN NO ES
SOLIDARIA, CADA UNO DE LOS ACREEDORES SÓLO PUEDE PEDIR LA SATISFACCIÓN DE LA PARTE
DEL CRÉDITO QUE LE CORRESPONDE, EN TANTO QUE CADA UNO DE LOS DEUDORES
ÚNICAMENTE SE ENCUENTRA OBLIGADO A PAGAR SU PARTE DE LA DEUDA. SIENDO ASÍ, PARA
EL PRESENTE CASO, EL ACREEDOR EN VIRTUD A UNA SUBROGACIÓN LEGAL SÓLO PUEDE
RECLAMAR DE SUS DEUDORES LA PARTE DE LA OBLIGACIÓN QUE CORRESPONDE A CADA UNO
DE ELLOS;

NOVENO

QUE, FINALMENTE, NO SIENDO MATERIA DE DISCUSIÓN EN SEDE CASATORIA EL MONTO DE LA


SUMA PUESTA A COBRO - TANTO MÁS SÍ LAS INSTANCIAS DE MÉRITO HAN ESTABLECIDO QUE
EL MONTO PAGADO POR EL ACTOR EN EL PROCESO EJECUTIVO ACOMPAÑADO ASCENDIÓ A
VEINTIOCHO MIL SEISCIENTOS VEINTITRÉS NUEVOS SOLES CON CINCUENTIOCHO CÉNTIMOS, DE
LOS CUALES SE EXIGE A LOS DEMANDADOS EL PAGO DE CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA
REPÚBLICA DIECINUEVE MIL TRESCIENTOS DOS NUEVOS SOLES CON TREINTIOCHO CÉNTIMOS -
CORRESPONDE DISPONER SU DIVISIÓN EN PARTES PROPORCIONALES PARA CADA UNO DE LOS
DEMANDADOS;

DÉCIMO

QUE, POR LAS RAZONES EXPUESTAS, CONFIGURÁNDOSE LA CAUSAL DEL INCISO SEGUNDO DEL
ARTÍCULO TRESCIENTOS OCHENTISÉIS DEL CÓDIGO PROCESAL CIVIL, DE CONFORMIDAD CON LO
DISPUESTO EN EL ARTÍCULOS TRESCIENTOS NOVENTISÉIS INCISO PRIMERO DEL CÓDIGO EN
MENCIÓN, DECLARARON: FUNDADO EL RECURSO DE CASACIÓN INTERPUESTO POR F.F. QUISPE
DE FOJAS TRESCIENTOS DIECIOCHO, EN CONSECUENCIA NULA LA SENTENCIA DE VISTA DE
FLOJAS TRESCIENTOS TRECE, SU FECHA CUATRO DE MARZO DEL DOS MIL TRES; Y ACTUANDO
EN SEDE DE INSTANCIA, CONFIRMARON EN PARTE LA SENTENCIA APELADA DE FOJAS
DOSCIENTOS SETENTITRÉS, SU FECHA VEINTIOCHO DE OCTUBRE DEL DOS MIL DOS, EN EL
EXTREMO QUE DECLARÓ FUNDADA LA DEMANDA, LA REVOCARON EN CUANTO DISPONE QUE
LOS DEMANDADOS FRANCISCO FLORES QUISPE Y J.G.R. CUMPLAN CON PAGAR EN FORMA
SOLIDARIA LA SUMA DE DIECINUEVE MIL TRESCIENTOS DOS NUEVOS SOLES CON TREINTIOCHO
CÉNTIMOS, Y REFORMÁNDOLA: DISPUSIERON QUE LOS DEMANDADOS PAGUEN EN FORMA
MANCOMUNADA Y EN PARTES IGUALES AL DEMANDANTE EL MONTO CITADO; ORDENARON LA
PUBLICACIÓN DE LA PRESENTE

RESOLUCIÓN

EN EL DIARIO OFICIAL "EL PERUANO" ; EN LOS SEGUIDOS POR ALFONSO TORRES FERNÁNDEZ
CONTRA FRANCISCO FLORES QUISPE Y J.G.R. SOBRE OBLIGACIÓN DE DAR SUMA DE DINERO; Y
LOS DEVOLVIERON.

39

También podría gustarte