Está en la página 1de 9

Informe del Equipo de Observación de Sociedad

Civil para las Búsquedas en Guanajuato

Búsqueda generalizada de personas desaparecidas, Acámbaro,


Guanajuato

Del 7 al 17 de diciembre de 2020

La Plataforma por la Paz y la Justicia agrupa a un conjunto de proyectos académicos y sociales que
buscan fortalecer las exigencias de justicia de las víctimas en Guanajuato. Está constituida por
personas defensoras de derechos humanos y académicos.

Informe anterior sobre la búsqueda de Salvatierra: link


1. Mesa de trabajo previo al campo
Del 7 de diciembre de 2020 al 17 del mismo mes se llevaron a cabo trabajos y acciones de búsqueda por
parte de diferentes colectivos de familias de personas desaparecidas en Acámbaro, Guanajuato,
principalmente en las faldas del cerro del Toro. Estás acciones se realizaron en coordinación con la
Comisión Nacional de Búsqueda (CNB), la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas (CEBP), Fiscalía
General del Estado (FGE), la SEDENA, la Guardia Nacional, las Fuerzas Especiales de Seguridad
Pública, Comisión Nacional de los Derecho Humanos (CNDH) y Protección Civil.
El día 6 de diciembre del 2020 se realizó una reunión de planeación de búsqueda de manera virtual para
poner en contexto de manera muy general el terreno a explorar a las familias y colectivos acompañantes,
incluyendo al grupo de observadores de la Plataforma por la Paz y la Justicia en Guanajuato.
En la reunión se nos comunicó que la CEBP la Fiscalía del Estado ya habían explorado el terreno y que
hasta ese momento se habían localizado 11 posibles puntos positivos, los cuales posteriormente fueron
corroborados y excavados, pues había fosas clandestinas de las cuales se exhumaron 28 bolsas con restos
óseos (personas recientemente fallecidas).
También se realizó una mesa de planeación donde estuvo presente la Comisión Nacional de Búsqueda
(CNB), la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas (CEBP) y el Equipo Argentino de Antropología
Forense. Se nos dieron las indicaciones del horario y puntos de reunión para ir a la búsqueda. También
estuvo personal del Centro GEO quien nos mostró por medio de mapas georeferenciados el terreno y las
hectáreas que se planeaba trabajar, nos habló de la flora y fauna que hay en el lugar. Se hizo mucho
énfasis en decir que la zona es sumamente peligrosa por la naturaleza del lugar “salvaje”, con fauna
agresiva como serpientes, y porque que la zona pertenecería a personas del crimen organizado local, o
bien, estaría bajo su control. No se escatimó la situación de riesgo que correrían las familias y los
colectivos acompañantes. Aun considerando bueno el aspecto de la prudencia y el justo aviso sobre
condiciones de seguridad, consideramos que se infundió un miedo excesivo a las familias, ya que, de
hecho, la primera semana varios colectivos declinaron participar, pues en repetidas ocasiones desde la
Comisión se emitieron mensajes como: “Ahí los descuartizan”, o “allí viven las personas que no dudan
en hacer eso”, y frases de este mismo tenor.

En esa misma reunión la Antropóloga Física Claudia Bisso hizo unas preguntas relevantes respecto al
destino de los cuerpos recuperados el mes anterior en Salvatierra, ya que desde su conocimiento los
Servicios Médicos Forenses (SEMEFO) del Estado de Guanajuato no tienen infraestructura, ni capacidad
para la conservación y análisis de los restos recuperados. No hubo mayor aclaración sobre sus
condiciones y sitio de conservación (probablemente Celaya, según CEBP).
2. Contexto, recorrido y acceso al lugar.
Se inició la búsqueda con las familias y colectivos la primera semana del 7 al 11 de diciembre.
Los recorridos que hizo el transporte donde viajaron los familiares, colectivos y observadores junto con
la Comisión Estatal de Búsqueda en su respectiva unidad fueron mejorados en logística y calidad del
camión respecto de la búsqueda en Salvatierra. El transporte de las familias y la unidad de la Comisión
Estatal de Búsqueda salían a las 5:00 a.m. de Guanajuato Capital para hacer escala en León, Silao,
Irapuato, Celaya, y así llegar cada día a las 11: 00 a.m. aproximadamente a Acámbaro. En León salía el
trasporte con una guardia de dos patrullas de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado (FESPE). En
Irapuato se unía Protección Civil del Estado y en Celaya se nos incorporaba ejercito nacional y la guardia
nacional. Así, con ese cinturón de seguridad partíamos al destino y nos adentramos al municipio de
Acámbaro impactando a la población con nuestra presencia, debido al pequeño tamaño del casco urbano
y a lo céntrico que fueron los hallazgos.
El punto de llegada cada día era en la calle Leona Vicario que se ubica en las faldas del Cerro el Toro, a
escaso kilómetro de la plaza principal. Una calle empinada por su ubicación en la falda del cerro,
pavimentada en parte, y posteriormente (últimos 50 metros) hecha de un camino de tierra y rocas grandes.
Lo que nos impactó a la mayoría fue la cercanía de las fosas con las casas habitacionales, las cuales
estaban a unos pasos del terreno explorado, de hecho, la casa en obra negra con la mayoría de los entierros
se ubica frente a otra que sí está habitada. Unos 50 metros antes de ingresar a la finca con puerta azul y
número 1362 está a medio camino un altar a la virgen de Guadalupe y otros santos, como si delimitara
que a partir de ahí estaban las fosas y, a mano izquierda, está una roca que sobresale de la falda del cerro
y hace una especie de cueva o sobra, y en ese espacio pareciera como si fuera un lugar de vigilancia,
quizá de las personas que cuidaban la casa de seguridad, ya que había restos de una fogata y algunas
piedra alrededor para sentarse. Las personas que viven en esta calle, de alguna forma asediadas, muy
apenas y salían a hacer sus actividades normales, pero con el paso de los días se generó un poco de
confianza que hasta nos ofrecieron agua y algunos alimentos.

3. Campo: semana 7 al 11 de diciembre


Ya en el sitio se dieron recomendaciones de cubrirse todo el rosto, ya que el lugar es un territorio
controlado por la delincuencia, según informó la CEBP. La recomendación fue estar siempre con el grupo
y no aislarnos.
El primer día se dieron indicaciones de dónde se comenzaría a explorar. En una zona estaban trabajando
la CNB y la Fiscalía General del Estado en unos posibles puntos positivos. Mientras tanto, en una parte
del terreno fuera de la finca, las familias comenzaron a explorar en línea recta y ascendiendo por
indicaciones de la CEB, después se les habló a las familias para confirmar las fosas.
Mientras se hacían los posos de sondeo por parte de la CEB, las familias decidieron por su cuenta entrar
a la finca y comenzar a varillar y no tardaron en comenzar a marcar con banderillas los ulteriores posibles
puntos positivos.
El día 9 no permitieron (la FGE) que las familias entraran al sitio de acuerdo lo que reportó la compañera
Matilde:
“La jornada comenzó con el aviso de la Comisión Estatal de Búsqueda no podía seguir con los trabajos
de excavación porque se había filtrado información. En particular se referían al comunicado de la
Plataforma por la Paz y la Justicia en México y a un video que circulaba en algunos medios de
comunicación donde se mostraban las caras de tres de sus integrantes. Argumentaron que se decía que
ellos hacían el trabajo de “procesamiento del sitio” y que eso no era cierto, pues no tienen jurisdicción
para realizar, de tal forma que ahora lo va realizar únicamente la fiscalía. Entonces, no se excavaron los
puntos que ya se tenían localizados. El grupo se dividió en dos, algunos fuimos a realizar una búsqueda
en terreno aledaño al sitio de los hallazgos y otros se quedaron ahí. Para las 13:15 hrs la fiscalía aún no
llegaba al sitio, por lo que no se había exhumado ningún cuerpo. La fiscalía llegó aproximadamente a las
13:45 de la tarde, sim embargo, nos pidieron que todos saliéramos del lugar y que permaneciéramos fuera
de la zona de acordonamiento. En esa zona las familias no podían ver cómo se realizaban los trabajos de
excavación, lo que generó molestias, pues es su derecho. Al final del día no se nos proporcionó ninguna
información, ni nada, es decir, no pudimos regresar al sitio de los hallazgos. Y nos regresamos a León
con las familiares indignidades”. Cabe destacar que los colectivos están en su derecho de comunicar e
informar acerca de sus actividades en búsqueda, así como de documentar los hallazgos, por otro lado, el
video que fue difundido durante un par de días en redes sociales evidentemente no fue producido por las
familias, sino que en él aparecen agentes de la FSPE grabando (ilegalmente con alta probabilidad) y
difundiendo imágenes del mero sitio de excavación, acordonado, y con personal de FGE trabajando. Este
video fue utilizado como “pretexto” para regañar a las familias por parte de FGE y CEBP, lo cual generó
ulteriores tensiones, al menos en un primer momento del día siguiente, así como el cierre del sitio a las
buscadoras.

Los trabajos continuaron al siguiente día, en que se presentó el licenciado Esquerra y pudo entablar una
discusión “reparadora” y llegar a acuerdos con la Fiscalía y las familias para que entraran a coadyuvar
de nuevo. Ya con varios puntos marcados es que se llevaron a cabo los primeros trabajos la primera
semana en la cual los resultados fueron, de acuerdo al oficio CEB/613/2020 que proporcionó la Comisión
Estatal, los siguientes:
a) puntos positivos 38
b) procesados 22
c) cuerpos recuperados 5
d) bolsas recuperadas con restos óseos 78
e) puntos por procesar 16
f) pendiente por cerrar 3 excavaciones

Este informe no se puede considerar como un análisis o informe contextual, ya que carece de exposición
del proceso o procedimientos operativos, técnico o de las metodologías de investigación utilizadas, de
acuerdo con el Protocolo Homologado, donde se menciona que la labor de búsqueda debe ser
conceptualizada con aspectos históricos, criminológicos, geográficos, sociológicos o antropológicos para
así tratar de comprender qué causas, fines, situaciones o contexto hicieron vulnerables a las personas en
tales hechos. Con esto no se pretende decir que el trabajo realizado esté mal, más bien, que esa
información como tal no se le compartió a las familias. Es de suma importancia que las familias y
colectivos estén enterados de los procesos legales y técnicos usados en la recuperación de los cuerpos en
los informes que se les entregan.
En esta primera semana de búsqueda hubo dos situaciones importantes que pudieron poner en riesgo la
integridad y los derechos de las familias.
1) El día 7 estuvo presente la Policía Municipal de Acámbaro en el sitio, lo cual puso en alerta a las
familias que radican en ese municipio. Las familias en ese momento lo denunciaron ante los observadores
presentes y, en seguida, fueron a Derechos Humanos. Las familias y la plataforma de la Paz y la Justicia
en Guanajuato hicieron un comunicado donde exponían lo sucedido y se subió a las redes, lo cual
consideramos fue motivo para que la Fiscalía General del Estado los siguientes días quiso impedir a las
familias continuar participando en la búsqueda con el pretexto de que “se habían filtrado fotografías” o
información, en donde salían los rostros del equipo de la Comisión Estatal de Búsqueda. Se logró llegar
a un acuerdo para que las familias continuaran en la búsqueda, pero lo ocurrido es testimonio de
fricciones y pretensiones de las autoridades que podrían resolverse fácilmente si hubiese voluntad y
planeación más a detalle.

2) La camioneta que transportó a las familias hasta el lugar se descompuso y las familias tuvieron que
esperar hasta más de tres horas paradas en el lugar. El regreso estaba planeado a las 4 de la tarde y se
partió del lugar a las 8 de la noche. Aunque no se percibió inseguridad en ningún momento, muchas
personas perdieron citas, horas de trabajo, por el retraso y es un aspecto logístico que ojalá sea tomado
en cuenta para el futuro.

El fin de semana su llevó a cabo una reunión virtual con familiares, el equipo de observación de la
sociedad civil, con integrantes de la Plataforma de la Paz y la Justicia en Guanajuato y con el Equipo
Argentino de Antropología Forense, en donde expusimos cómo se había realizado la búsqueda y qué
proceso se llevó a cabo durante las exhumaciones. El EAAF nos había proporcionado, en efecto, un útil
cuestionario que nos permitiría tener un registro del procesamiento de la búsqueda y hallazgos. Se habló
de los alcances de la búsqueda donde se estableció como prioridad la identificación y garantizar el
tratamiento y cuidado de los restos. También de las limitantes como la capacidad de almacenamiento y
el centro de identificación humana. La recomendación fue que se logre hacer un peritaje independiente
de la fiscalía y que puedan entrar como peritos independientes los que deseen las víctimas.

El día 12 de diciembre nos reunimos el equipo de observación de la sociedad civil, colaborador de la


Plataforma de la Paz y la Justicia en Guanajuato, para platicar y hacer catarsis respecto de la experiencia
vivida como acompañantes de las familias, tanto en Acámbaro como en Salvatierra. Cada quien ha vivido
de manera diferente la experiencia y nos ha impactado distinto.
La compañera (psicóloga) Sandra Estrada, quien convocó esta reunión, nos recomendó estar atentas y
atentos ante un posible trauma psicológico que impacte tanto emocional como psicológicamente en las
familias y en los y las acompañantes / observadores/as, ya que estas reacciones normales se dan en ante
situaciones anormales. Se llegó al acuerdo de que tanto las familias como las y los acompañantes tienen
que tener (o pedir, en el caso de los colectivos de víctimas que tienen ese derecho) siempre un
acompañamiento psicológico. Después de Salvatierra, destacamos que en algunas jornadas de búsqueda
hubo presencia de personas formadas en psicología para acompañar y, sobre todo, de miembros de la
PEDH (derechos humanos), que antes no habían estado presentes.

El día domingo 13 nos reunimos para la mesa de planeación para continuar con la búsqueda y se acordó
que si iniciarían las búsquedas en “Acapulquito” y “El Arenal”, sitios distintos de Cerro del Toro por su
ubicación y sobre todo las características geofísicas (un espejo de agua y un arenal). Para esta siguiente
salida a campo se dividieron a las familias en dos transportes por la contingencia sanitaria y evitar un
posible contagio. La pandemia de covid en Guanajuato se ha reflejado en extremar medidas de precaución
en búsqueda y, desde que empezaron con CEBP en Cupuato/Uriangato en agosto de 2020,
Se mencionó que para la búsqueda en esos otros puntos se dividiría las familia. Un equipo de familiares
se quedarían en el sitio de la Leona Vicario y el otro equipo se iría a los otros dos lugares acompañados
de un comvoy de seguridad.

4. Campo semana del 14 al 17 de diciembre


La siguiente semana del 14 al 17 de diciembre se trabajo igual en coordinación con las instituciones ya
mencionadas. Continuaron con los trabajos de los puntos pendientes de procesar. El día 15 de diciembre
se comenzó la búsqueda en sitio “Acapulquito”. Las familias recorrieron todo alrededor de la represa
varillando sin encontrar algún indicio de algún posible punto. Se había considerado que a la presa
entraran buzos, pero Protección Civil indicó que no contaba con el equipo ya que se envío a el Estado
Tabasco para atender las inundaciones. “Acapulquito” es un referente de reuniones familiares los fines
de semana, en el lugar hay desechos de latas, botellas, comida o restos de fogatas. La tierra es muy dura
y se trabajó en puntos donde se veía el terrero modificado por montículos de tierra, sin encontrar algún
resultado de algún posible punto. Una de las madres de Acámbaro que busca a su hijo, se puso unas botas
para caminar por la orilla de la represa e insistió en volver los otros día al lugar.
Sin embargo la Comisión Nacional de Búsqueda y Protección Civil del Estado determinaron que:
“ En Acapulquito la zona de agua es muy poco profundo, no habría manera de arrojar a alguna persona
dentro de ella, en los alrededores, no hay zonas de remoción o viables para las excavaciones”
“En la zona del Arenal o Socavón es muy difícil el acceso a la zona, hay demasiado polvo fino que
provoca que los vehículos ligeros se atasquen , y pie a tierra tomaría demasiado tiempo el ingreso, sobre
80 minutos en entrar y salir”

En esta semana la Fiscalía permitió que las familias tuvieran un poco más de intervención y permitieron
que apoyaran en actividades como remoción de tierra.
Los resultados finales de esta semana fueron los siguientes:
a) Puntos positivos: 38
b) Puntos procesados: 38
c) Cuerpos recuperados: 15
d) Puntos pendientes: 0

En esta semana también hubo dos situaciones donde se expusieron a las familias.
1) El día 15 de enero cuando las familias regresaban a sus municipios en Celaya se les ponchó una
llanta en un crucero de la ciudad. Para este momento ya no se contaba con el cinturón de seguridad
de la guardia nacional y el ejercito, sólo las dos patrullas de las FESPE y una camioneta de la CEBP.
En el crucero las fuerzas especiales hicieron guardia aproximadamente 20 minutos en lo que
hacían el cambio de llanta.

2) A un compañero observador le quitaron el teléfono (la Policía Municipal, estando en el sitio de


hallazgo) para borrarle las fotos que había tomado, posterior se lo regresaron y le pidieron sus
datos personales, haciendo comentarios xenófobos (ya que es extranjero).

5. Condiciones del hallazgo y recuperación


De acuerdo con está información y las técnicas de trabajo tanto de la Comisión Nacional de
Búsqueda y de la Fiscalía General del Estado, señalamos lo siguiente.
La CEBP realizó más de 17 pozos de sondeo donde se localizaron 38 fosas que se marcaron con las
letras del abecedario de la A a la Z y, una vez que se completó el alfabeto, se comenzó de nuevo
marcando con doble letra por ejemplo “AA” y así sucesivamente; para este caso de acuerdo con los
datos se llegó hasta la “KK”. De estas fosa es donde se recuperaron los 15 cuerpos y 104 bolsas con
restos humanos.
Los restos se encontraron en bolsas negras, cerradas y se encontraban cuerpos fragmentados y
mezclados. Se encontraron a una profundidad de no más de un metro, no estaban visibles, pero se
veía el terreno ya modificado y algunas cubiertas por piedras y vegetación. Para poder trabajar en
ellas Protección Civil limpió la zona, retirando piedras y hierba. Se encontraron en diferentes
puntos de la finca, pero cercanas unas de las otras.
Algunas bolsas se abrieron en el lugar y se tomaron fotografías de algunas partes de los cuerpos,
ropas y zapatos para que en el reconocimiento de los cuerpos por parte de las familias puedan
identificar algún aspecto o rasgo de sus familiares. Algunos restos estaban con tejido blando y en
otros puntos se encontraron osamentas y estas no estaban en bolsas, sino en tipo de costal.
El embalaje del material recuperado de cada bolsa encontrada se abría y se colocaban en bolsas
del médico forense. Y se le colocaba un número para después fotografiarlo y retirarlo del lugar.
En esta semana también hubo dos situaciones donde se expusieron a las familias.
1.- El día 15 de enero cuando las familias regresaban a sus municipios en Celaya se le pochó una
llanta en un crucero de la ciudad. Para este momento ya no se contaba con el cinturón de seguridad
de la guardia nacional y el ejercito, sólo las dos patrullas de las FESPE y una camioneta de la CEB.
En el crucero las fuerzas especiales hicieron guardia aproximadamente 20 minutos en lo que
hacían el cambio de llanta.
2.- A un compañero observador le quitaron el teléfono para borrarle las fotos que había tomado,
posterior se lo regresaron y le pidieron sus datos personales.
Seguimos apostando a la observación y apoyo a familiares por parte de la sociedad civil y al mutuo
aprendizaje para con las instituciones participantes, con la esperanza de que pronto, pasada la
contingencia y el semáforo rojo, se puedan reanudar las búsquedas colectivas de campo, así como
estrategias integrales de búsqueda en vida mediante brigadas.

Diapositiva de síntesis de la CNB sobre hallazgos de fosas clandestinas en


Guanajuato1

Fuente:
http://www.alejandroencinas.mx/wp-content/uploads/2021/01/INFORMECNB2020OK.pdf

1Falta la infografía de la fosa de El Conejo (la presa) en Irapuato. Junto con las demás tres, es una de las cuatro fosas
que en su historia ha reconocido la FGE, pues hasta octubre de 2020 siempre había negado la presencia de estos
contextos de hallazgo en la entidad (ver: https://fosas-guanajuato.datacivica.org/ )

También podría gustarte