Está en la página 1de 3

El estoicismo y sus aportaciones a la Terapia Cognitivo Conductual

Claudia Salas Méndez


Maestría en Psicología Clínica
Facultad de Psicología
Universidad Autónoma de Coahuila
Resumen

Se tiene una idea más o menos precisa de lo que representa “el comportamiento estoico”, o al
menos una idea coloquial, se asocia con la resistencia serena al dolor y adversidad, pues bien en
este artículo nos fijamos como objetivo analizar el inicio y devenir de la filosofía estoica, así
como las aportaciones que ha dado a la terapia cognitivo conductual. Retomaremos a sus
principales autores, así como el contexto histórico en que se desarrolla, con el fin de poder
reflexionar acerca de ella, sus principales postulados, y cómo la Terapia Cognitivo Conductual
ha tomado de ella, para formar algunos de sus principios.

Palabras clave: Estoicismo, pasiones, filosofía.

Inicios del estoicismo del Oriente. Ellos distinguen tres aspectos


sistemáticamente trabados entre sí,
La escuela estoica (350 a.C. al 180 d.C.),
dependientes: física, lógica y moral; las que
fundada por el filósofo griego Zenón, quien
retomaremos más adelante. (Berraondo,
durante 50 años enseñó en Atenas los
1992, p.9)
principios estoicos, teniendo como alumnos
sobresalientes a Cicerón, Epicteto y Séneca. Sus principales representantes, que
(Hernández, 2007, p.16) siguieron las enseñanzas del fundador,
fueron; Séneca, nacido en Córdoba, llegó a
El estoicismo plantea que sólo
ser uno de los más brillantes oradores,
existen las cosas materiales, mencionan que
además de escritor.
todo tiene un ser corporal. Para los estoicos,
el mayor bien radica en que el hombre viva Epicteto, nacido en Hiérapolis.
según su naturaleza. (Hernández, 2007 p.16) Esclavo al inicio, y una vez manumitido,
vivió en Roma. Él representa el estoicismo
En sus orígenes fue un movimiento
más genuino y radical.
nacido del choque ideológico de Grecia y
Marco Aurelio, antes de los veinte sino por las formas en las cuales perciben e
años conoció su destino de emperador. interpretan las cosas”. Refiere además el
Cumplió su papel, según las exigencias del autor, que las opiniones o puntos de vista no
mismo, pero ajeno a todo afán de poder. Su correctos sobre la realidad, pueden
gobierno se ha considerado modélico. modificarse por opiniones más adaptativas,
Escribió además un compendio de en vista de incitar un cambio en el estado
reflexiones, y con su muerte habría casi seis emocional.
siglos del estoicismo como doctrina
Es decir, encontrar aquello que si
filosófica predominante. (Berraondo, 1992
depende de nosotros, o somos dueños de
p.14)
ello, y distinguir de todo aquello que no,
Es en Epicteto dónde encontramos para después poder alejarnos de lo que nos
un camino para alcanzar la impasibilidad e perturba que no depende de nosotros. Es en
imperturbabilidad: Primero tendríamos que este sentido, dónde la terapia cognitivo
distinguir lo que depende de nosotros y lo conductual, toma como base a los estoicos,
que no depende de nosotros; lo propio y lo al ayudar al paciente a distinguir sus ideas,
ajeno. creencias irracionales, y encaminarlas a una
manera más viable y adaptativa, para tener
Para después referir cada uno de
consecuencias favorables en su estado
nuestros deseos e impulsos solamente a
emocional y conductual.
aquello que depende de nosotros,
apartándonos de aquello que no depende de
nosotros. (Braicovich, 2008)

Aportaciones a la terapia cognitivo


conductual

La filosofía estoica tiene varias aportaciones


a la terapia cognitivo conductual. Hernández
(2007) hace mención a Epicteto, alumno de
Zenón, que fue el primero en plantear que
“las personas no se perturban por las cosas,
Referencias

Berraondo, J. (1992) El estoicismo. La limitación interna del sistema. Montesinos Editor. España

Braicovich, R. (2008). La posibilidad de la “acción libre” en las disertaciones de Epicteto.


Revista de filosofía, 64, 17-31. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-43602008000100002

Hernández, N., Sánchez, J. (2007) Manual de psicoterapia cognitivo-conductual para trastornos


de la salud. IEPCCM Libros en red

También podría gustarte