Está en la página 1de 7

EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE INTEGRADA 8 | 3.er y 4.

° grado

ACTIVIDAD 9

Planteamos recomendaciones para nuestra


práctica de actividad física saludable

¡Hola! En la actividad anterior expresamos cantidades muy


grandes o pequeñas en notación científica y exponencial.
Ahora, presentaremos recomendaciones para promover
la práctica de la actividad física para la salud, teniendo en
cuenta nuestras propias prácticas y las recomendaciones
de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Nos informamos y reflexionamos sobre los tipos de


actividades físicas que podemos practicar
• Te invitamos a observar las siguientes imágenes sobre los tipos de actividad física
que podemos practicar para preservar la salud, según la OMS. Identifica cada una
y reflexiona en torno a la pregunta: ¿Qué actividades practicas o cuáles te gustaría
practicar e incluir en tu vida diaria?

Fuerza Flexibilidad

DIRECCIÓN DE EDUCACIÓN SECUNDARIA


Planteamos recomendaciones para nuestra 3.er y 4.° grado | Secundaria
práctica de actividad física saludable Experiencia de aprendizaje integrada 8

Coordinación Aeróbica

• Ahora, luego de observar y reflexionar a partir de las imágenes anteriores sobre los
tipos de actividad física, revisemos el texto “Recomendaciones mundiales sobre
actividad física para la salud”, que se encuentra en la sección “Recursos para mi
aprendizaje”. Luego, respondamos la pregunta: ¿Cómo estas orientaciones nos
ayudan a mejorar nuestra práctica de actividad física saludable y de relajación?

Practicamos la mejora de nuestra actividad física y


de relajación saludable
Es el momento de practicar actividad física. Para ello, ten en cuenta lo siguiente:

1. Recuerda que en la actividad 4 de esta experiencia practicamos nuestra actividad


física y de relajación. Luego, con base en lo aprendido, propusimos mejoras
de forma consensuada con los que participaron en la actividad. Finalmente,
propusimos mejoras a aplicar.

-- Ahora, reúne a tu familia y socialicen la actividad a realizar según lo acordado


en la actividad 4 de esta experiencia de aprendizaje. Conversen y tomen
decisiones sobre lo que harán. Luego de identificar y socializar su actividad
física y de relajación para la salud, pónganla en práctica para que todos puedan
participar, divertirse y beneficiarse.

-- Anota en tu cuaderno o portafolio todas las reflexiones, aportes y modificaciones


de mejora de la actividad física y relajación.

Recordemos que…

Debemos tomarnos el pulso antes, durante y


al finalizar la actividad física. De esta manera
llevaremos un mejor control de nuestro esfuerzo
sin exceder los rangos de pulsaciones que puedan
poner en riesgo nuestra salud.

2
Planteamos recomendaciones para nuestra 3.er y 4.° grado | Secundaria
práctica de actividad física saludable Experiencia de aprendizaje integrada 8

2. Pongan en práctica la actividad física y de relajación planteada, empezando


por la activación corporal durante 8 a 12 minutos. Practiquen movimientos
de flexiones y circunducciones de brazos, piernas y tronco. Luego, realicen
desplazamientos, caminando o trotando en el espacio en que se encuentren, o
troten sobre el sitio donde estén. Para finalizar la activación corporal, realicen
estiramientos o elongaciones suaves sin forzar sus articulaciones y músculos.
Tengan siempre presentes las recomendaciones leídas y evalúen su práctica
para la mejora constante.

Es momento de realizar actividad física para conservar la salud. Pónganla en


práctica durante unos 15 a 30 minutos, según la condición y capacidades de los
integrantes de tu familia, y pasen juntos un momento agradable y divertido.

3. Finalizada la actividad física, pueden recuperarse con estiramientos y elongaciones,


y algún ejercicio de relajación, como por ejemplo con respiraciones profundas,
inhalando y exhalaciones suavemente durante el estiramiento; también pueden
utilizar posturas de relajación manteniendo una posición como en el yoga. Exploren
qué otro tipo de ejercicio de relajación podrían practicar para sentirse bien.
4. Ahora, desde la experiencia vivenciada en esta actividad y la información revisada
sobre la actividad física y de relajación para llevar una vida saludable, te proponemos
que formules orientaciones al respecto, según tu realidad y las posibilidades de las
personas de tu entorno familiar. Ten en cuenta lo aprendido en estas actividades y
experiencias anteriores.

Reflexionamos y planteamos recomendaciones


para la práctica de actividad física saludable
Redacta un primer borrador de recomendaciones para la práctica de actividad física
saludable. Utiliza el formato que te presentamos o simplemente propón otro de
forma creativa. Redacta tus recomendaciones según lo comprendido, la lectura que
analizaste y tu experiencia con la actividad física y de relajación que practicaste.

Cuadro de recomendaciones para la práctica de actividad física saludable

Recomendaciones para Recomendaciones


la práctica de actividad para la práctica de Recordemos que…
física saludable actividades de relajación

1. __________________ 1. __________________ 1. ________________

__________________ __________________ ________________

2. __________________ 2. __________________ 2. ________________

__________________ __________________ ________________

3. __________________ 3. __________________ 3. ________________

__________________ __________________ ________________

Deberás colocar esta información en la cartilla o documento informativo para ser


difundido como producto del aprendizaje de esta experiencia.

3
Planteamos recomendaciones para nuestra 3.er y 4.° grado | Secundaria
práctica de actividad física saludable Experiencia de aprendizaje integrada 8

Al finalizar esta actividad, responde: ¿Qué aprendizajes desarrollaste en esta


experiencia y cómo te sirven para tu vida diaria y bienestar?

Anota en tu cuaderno o portafolio todas las reflexiones, aportes y modificaciones


de mejora de tu actividad física y de relajación.

Evaluamos nuestros avances

Ahora, nos autoevaluamos para reconocer


nuestros avances y lo que necesitamos mejorar.

Coloca una “X” de acuerdo a lo que consideres y,


de ser el caso, escribe las acciones que tomarás
para mejorar tus aprendizajes.

Competencia: Asume una vida saludable.

¿Qué puedo
Estoy en
hacer para
Criterios de evaluación Lo logré proceso de
mejorar mis
lograrlo
aprendizajes?

Conocí y reflexioné acerca de las


recomendaciones mundiales para
la práctica de actividad física que
beneficie la salud.

Mejoré y practiqué una actividad


física y de relajación.

Planteé recomendaciones para la


práctica de actividad física y de
relajación.

Vamos a la siguiente actividad

¡Muy bien! Logramos proponer recomendaciones


para la práctica de actividad física saludable
según las características de nuestro contexto.
En la siguiente actividad seleccionaremos
estrategias de cálculo para resolver operaciones
con cantidades en notación científica.

El contenido del presente documento tiene fines exclusivamente pedagógicos y forma parte de la estrategia de educación a distancia
gratuita que imparte el Ministerio de Educación.

4
Actividad 9 | Recurso 1 | 3.er y 4.° grado

Recomendaciones mundiales sobre


actividad física para la salud1

Niveles recomendados de actividad física en beneficio de la salud

De 5 a 17 años

Para los niños y jóvenes de este grupo de edades, la actividad física comprende juegos,
deportes, desplazamientos, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados
en el contexto de la familia, escuela o comunidad. Con el fin de mejorar las funciones
cardiorrespiratorias y musculares, la salud ósea y de reducir el riesgo de enfermedades no
transmisibles (ENT), se recomienda lo siguiente:

1. Los niños y jóvenes de 5 a 17 años deberían acumular un mínimo de 60 minutos diarios de


actividad física moderada o vigorosa.

2. La actividad física por un tiempo superior a 60 minutos diarios reportará un beneficio aún
mayor para la salud.

3. La actividad física diaria debería ser, en su mayor parte, aeróbica. Convendría incorporar
como mínimo tres veces por semana, actividades vigorosas que refuercen, en particular, los
músculos y huesos.

De 18 a 64 años

Para los adultos de este grupo de edades, la actividad física comprende actividades recreativas o
de ocio, desplazamientos (por ejemplo, paseos a pie o en bicicleta), actividades ocupacionales
(es decir, trabajo), tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto
de las actividades diarias, familiares y comunitarias.

Con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares, la salud ósea y de reducir
el riesgo de ENT y depresión, se recomienda lo siguiente:
1. Los adultos de 18 a 64 años deberían acumular un mínimo de 150 minutos semanales de
actividad física aeróbica moderada, o bien 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa
cada semana, o una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas.

2. La actividad aeróbica se debe practicar en sesiones de 10 minutos de duración como mínimo.

3. A fin de obtener aún mayores beneficios para la salud, los adultos de este grupo de edades
deben aumentar hasta 300 minutos por semana la práctica de actividad física moderada
aeróbica, o bien hasta 150 minutos semanales de actividad física intensa aeróbica, o una
combinación equivalente de actividad moderada y vigorosa.

4. Se deben practicar actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares dos


veces por semana o más.


1
Extraído de Organización Mundial de la Salud. (2010). Recomendaciones mundiales sobre actividad física para la salud (pp. 5-20).
Recuperado de https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/44441/9789243599977_spa.pdf?ua=1

DIRECCIÓN DE EDUCACIÓN SECUNDARIA


Recomendaciones mundiales sobre 3.er y 4.° grado | Secundaria
actividad física para la salud Experiencia de aprendizaje integrada 8

Importancia de la actividad física para la salud pública

La inactividad física constituye el cuarto factor de riesgo más importante de mortalidad en todo
el mundo (6 % de defunciones a nivel mundial). Solo la superan la hipertensión (13 %), el consumo
de tabaco (9 %) y el exceso de glucosa en la sangre (6 %). Por su parte, el sobrepeso y la obesidad
representan un 5 % de la mortalidad mundial.

La inactividad física está cada vez más extendida en muchos países, y ello repercute
considerablemente en la salud general de la población mundial, en la prevalencia de ENT (por
ejemplo, enfermedades cardiovasculares, diabetes o cáncer) y en sus factores de riesgo, como
la hipertensión, el exceso de glucosa en la sangre o el sobrepeso. Se estima que la inactividad
física es la causa principal de aproximadamente 21–25 % de los cánceres de mama y colon, 27
% de la diabetes y aproximadamente un 30 % de las cardiopatías isquémicas. Además, las ENT
representan actualmente casi la mitad de la carga mundial total de morbilidad. Se ha estimado
que, de cada 10 defunciones, 6 son atribuibles a enfermedades no transmisibles.

La salud mundial acusa los efectos de tres tendencias: envejecimiento de la población,


urbanización rápida y no planificada, y globalización, cada una de las cuales se traduce en
entornos y comportamientos insalubres. En consecuencia, la creciente prevalencia de las ENT y
de sus factores de riesgo es ya un problema mundial que afecta por igual a los países de ingresos
bajos y medios. Cerca de un 5 % de la carga de enfermedad en adultos de esos países es hoy
imputable a las ENT. Numerosos países de ingresos bajos y medios están empezando a padecer
por partida doble las enfermedades transmisibles y las no transmisibles, y los sistemas de salud
de esos países han de afrontar ahora el costo adicional que conlleva su tratamiento.

Está demostrado que la actividad física practicada con regularidad reduce el riesgo de sufrir
cardiopatías coronarias y accidentes cerebrovasculares, diabetes de tipo II, hipertensión, cáncer
de colon, cáncer de mama y depresión. Además, la actividad física es un factor determinante en
el consumo de energía, por lo que es fundamental para conseguir el equilibrio energético y el
control del peso.

Descripción resumida de la evidencia científica


La relación dosis-respuesta vincula el aumento de la actividad física a una mejora de los
indicadores de salud cardiorrespiratoria y metabólica. En conjunto, la evidencia observacional
y experimental respalda la hipótesis de que una mayor asiduidad e intensidad de la actividad
física desde la infancia y a lo largo de la vida adulta permite a las personas mantener un perfil de
riesgo favorable, y menores tasas de morbilidad y mortalidad por enfermedad cardiovascular
y diabetes mellitus de tipo 2 en algún momento de su vida.

En conjunto, las investigaciones parecen indicar que la práctica de actividad física moderada
o vigorosa durante un mínimo de 60 minutos diarios ayuda a los niños y jóvenes a mantener
un perfil de riesgo cardiorrespiratorio y metabólico saludable. En general, parece probable
que un mayor volumen o intensidad de actividad física reportará beneficios, aunque las
investigaciones a este respecto son todavía limitadas.

Por otra parte, la actividad física está relacionada positivamente con la buena salud
cardiorrespiratoria en niños y jóvenes, y tanto los preadolescentes como los adolescentes pueden
mejorar sus funciones cardiorrespiratorias con la práctica del ejercicio. Además, la actividad
física está relacionada positivamente con la fuerza muscular. Tanto en niños como en jóvenes,
la participación en actividades de fortalecimiento muscular dos o tres veces por semana mejora
considerablemente la fuerza de los músculos. Para este grupo de edades, las actividades de
fortalecimiento muscular pueden practicarse espontáneamente en el transcurso de los juegos en
instalaciones apropiadas, trepando los árboles o con movimientos de empuje y tracción.

2
Recomendaciones mundiales sobre 3.er y 4.° grado | Secundaria
actividad física para la salud Experiencia de aprendizaje integrada 8

Los jóvenes de peso normal que practican una actividad física relativamente intensa suelen
presentar una menor adiposidad que los jóvenes menos activos. En el caso de los jóvenes
con sobrepeso u obesos, las intervenciones que intensifican su actividad física suelen arrojar
efectos beneficiosos para su salud.

Las actividades físicas que conllevan un esfuerzo óseo mejoran tanto el contenido en minerales
como la densidad de los huesos. Determinadas actividades de levantamiento de peso que
influyen simultáneamente en la fuerza muscular son eficaces si se practican tres o más días
por semana. Para este grupo de edades, las actividades de esfuerzo óseo pueden formar parte
de los juegos, carreras, volteretas o saltos. Las publicaciones científicas relacionadas con la
fuerza muscular y las pautas dosis-respuesta proceden de las recensiones bibliográficas de
CDC (2008), Janssen (2007), y Janssen, Leblanc (2009) [como se cita en OMS, 2010, p. 19].

En conjunto, la evidencia disponible parece indicar que la mayoría de los niños y jóvenes que
practican actividad física moderada o vigorosa durante 60 minutos diarios o más podrían
obtener beneficios importantes en su salud. El periodo de 60 minutos diarios consistiría en
varias sesiones a lo largo del día (por ejemplo, dos tandas de 30 minutos), que se sumarían
para obtener la duración diaria acumulada. Además, para que los niños y jóvenes obtengan
beneficios generalizados habrá que incluir ciertos tipos de actividad física en esas pautas de
actividad total (9-11). En concreto, convendría participar regularmente en cada uno de los tipos
de actividad física siguientes, tres o más días a la semana.

• Ejercicios de resistencia para mejorar la fuerza muscular en los grandes grupos de músculos
del tronco y las extremidades

• Ejercicios aeróbicos vigorosos que mejoren las funciones cardiorrespiratorias, los factores de
riesgo cardiovascular y otros factores de riesgo de enfermedades metabólicas, actividades
que conlleven esfuerzo óseo para fomentar la salud de los huesos.

Es posible combinar estos tipos de actividad física hasta totalizar 60 minutos diarios o más de
actividad beneficiosa para la salud y la forma física.

Recomendaciones
1. Para los niños y jóvenes, la actividad física comprende juegos, deportes, desplazamientos,
tareas, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados en el contexto
de la familia, la escuela y comunidad.
2. Los niños y adolescentes de 5–17 años deberían acumular un mínimo de 60 minutos diarios
de actividad física moderada o vigorosa.

3. La actividad física durante más de 60 minutos ofrece beneficios adicionales para la salud.
4. La actividad física diaria debería ser, en su mayor parte, aeróbica. Convendría incorporar
actividades vigorosas, en particular para fortalecer los músculos y los huesos, como
mínimo tres veces a la semana.

El contenido del presente documento tiene fines exclusivamente pedagógicos y forma parte de la estrategia de educación a distancia
gratuita que imparte el Ministerio de Educación.

También podría gustarte