Está en la página 1de 4

CRONICA

EL GATO MIGUEL

LUIS HUIZA

EDAD: 15

GRADO: 7mo.

DOCENTE:
ELSY RESTREPO SANCHEZ

CEL:3206292044

INSTITUCION EDUCATIVA
PEDRO ESTRADA

CRR.N-85-113
TEL: 2555576
ITAGUI-ANTIOQUIA
El Gato Miguel

En el año 2013 en Caracas, Venezuela, era el día de entrega de notas en mi


institución ¨U.E.N. Samuel Robinson¨ mi madre fue a buscar las notas con mi
hermano mayor, yo no fui con ellos porque me quedé dormido ya que me había
dormido muy tarde el día anterior a ese, me levanté a las 10:00am, 30 minutos
antes de que llegaran mi mamá y mi hermano con mis notas del colegio, me
cepillé los dientes como todos los días, desayuné y me puse a jugar en la
computadora, al rato sentí que estaban subiendo las escaleras del edificio donde
vivíamos, abrí la puerta y la reja de la casa, baje al piso número 2, donde me
encontré a mi mamá y a mi hermano hablando con unos vecinos sobre mis notas,
cuando vi un hermoso y muy adorable gatico, del color de el café con leche que
me tomé ese día en el desayuno, muy pequeñito del tamaño de mi mano, estaba
tumbado en el sofá de los vecinos con los que estaba hablando mi madre y mi
hermano, le pregunté a uno de los vecinos:

- ¿De quién es ese gato vecino?

A lo que el vecino me confesó:

- Le estamos buscando un dueño, no tiene madre, su madre murió cuando


daba a luz, pero no lo podemos adoptar porqué no nos logramos permitir
ese compromiso, económicamente hablando.

Le roge a mi madre que lo adoptáramos, lo pensó durante un tiempo y a los


10 minutos, dijo:

- lo vamos a adoptar, solo si prometes que cuidaras muy bien de él, porque
una criatura a tu cuidado no es fácil y nunca has tenido una mascota.
Yo le dije:

- ¡Claro madre yo lo cuidare como si se tratara de mí mismo!

Yo no sabía nada sobre gatos, ni mucho menos como tratar a un gato bebe,
pero para mí suerte, mi hermano mayor había tenido muchos gatos en su vida
y me enseño lo básico para cuidar a un gato y algunos trucos para que se me
hiciera más fácil, también me dijo que el gatico era de raza Siamés, y que en
esa raza son muy pretenciosos, pero eso no me desmotivo, al contrario, me
entusiasmo aprender sobre unos animales que son tan parecidos a los
humanos, pero no solo me dijo eso, sino que también son muy protectores y
que saben cuándo alguien cercano a ellos y que perciben malas energías en
personas, yo le quería poner de nombre ¨Canelo¨ por su color de pelaje que
era como la canela, pero mi madre me dio la idea de ponerle ¨Miguel¨ en honor
a mi abuelo fallecido que era muy cercano a mí y además tenía un gato muy
parecido, así que decidí ponerle Miguel todavía me acuerdo de su primera
comida fue un poco de leche tibia en un biberón de bebe, porque todavía no
podía tomar el solo de una taza, además la leche es muy bueno para los gatos
pequeños, pero no para los adultos porque son intolerantes a la lactosa, con el
paso de los días, Miguel crecía muy rápido tanto así, que al mes ya era tan
grande como uno adulto, se convirtió tan importante para mí, como Sancho
para Don Quijote, era parte de la familia el me acompañaba en todos
momentos y yo creo que un animal es mas puro que cualquier persona, porque
ellos no van a ser hipócritas contigo, si no, no se te acercan y ya, él me
acompañaba cuando mi mamá trabajaba de noche en la clínica y llegaba al
otro día, porque mi papá no vivía con nosotros, el sabia cuando una amistad no
me convenía y eso me ayudó mucho, aviamos creado un vínculo tan fuerte
hasta el punto de que él sabia cuando yo estaba triste o algo me pasaba lo
más duro de venirme a Colombia fue que el no pudo venir con nosotros y eso
me dolió, no estar con él era muy raro después de despertar cada día con él a
mi lado incluso todos los días llamo a mi papá para saber cómo esta él, solo
espero volvernos a encontrar.