Está en la página 1de 23

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

Reglas del amor para encontrar


pareja
Autor: Pearson Educación

1
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

Presentación del curso

Consejos de amor para encontrar la pareja ideal. Encontrar el amor verdadero en


una relación de pareja no necesariamente es una labor sencilla. ¿Te suena el desamor
desamor, los celos, la incomprensión, la infidelidad, la falta de confianza, los sentimientos
sentimientos ocultos, la poca sinceridad, etc., que se presentan y deterioran una
relación de pareja?
Pues, a pesar de que este curso habla de las reglas del amor, debemos decir que
no existen formulas mágicas para encontrar el amor verdadero. Sin embargo, hay
una gran cantidad de errores que, como personas, podemos evitar a la hora de
buscar la pareja ideal. No hablamos de ecuaciones complejas de amor, sino más
bien de usar el sentido común, de aceptarnos a nosotros mismo como somos, de
saber lo que nos hace felices para encontrar con quien compartir esa felicidad.
Aprende con este curso de Pearson, fragmento del libro: "Las reglas del amor", del
autor Richard Templar. Puedes descubrir y adquirir libros de Pearson en:
www.jetlibros.com.

2
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

1. Autoconocimiento. Sé tú mismo en el amor

REGLAS PARA ENCONTRAR EL AMOR


Está muy bien la idea de llamar a este libro Las Reglas del amor pero ¿qué pasa si tú
no lo has encontrado aún? O crees que lo has encontrado, pero no estás seguro.
¿Será esta pareja mi pareja, mi media naranja? ¿Cómo decírselo, cómo actuar
mientras te decides?
Esta vez no quieres fallar. No quieres hacer o decir lo que no debes; no quieres
esperar demasiado… o demasiado poco. Mientras buscas la pareja perfecta ¿cómo
hay que comportarse, qué debes hacer y cómo hay que buscar?
La primera parte del libro te dará pistas para ayudarte a reconocer a la persona que
buscas.
Y aunque tengas ya una relación formal, deberías echar una ojeada. Te recordará
por qué estáis juntos y arrojará luz sobre aspectos de vuestra relación actual. Por
supuesto, si se trata de ayudar a otros a encontrar el amor, tú puedes hacerlo mejor
que ninguno; puedes guiarle y orientarle para que no tome el camino equivocado.
REGLA 1: Sé tú mismo
Cuando conoces a alguien y ese alguien te gusta, quieres reinventarte de nuevo.
Quieres ser como la persona que el otro está buscando. Te conviertes en alguien
sofisticado, o quizá en alguien fuerte, silencioso y misterioso. Sobre todo, lo que no
quieres de ninguna manera es hacer chistes cuando no viene a cuento o ponerte
dramático y patético con los problemas.
Pero no se puede. Lo puedes mantener una tarde, dos o incluso un mes o dos
meses, como mucho, pero es complicado fingir para siempre. Además, si crees que
esa persona es la persona, esa con la que quieres compartir tu vida, piensa en los 50
años, más o menos, que te esperan fingiendo junto a ella. Sería imposible.
Pero eso no va a ocurrir ¿no? ¿Te gustaría, acaso, pasarte la vida escondiéndote tras
una personalidad que no es la tuya? Imagínate por un momento lo que sería una
situación así, sin poder demostrar nada real, sólo por miedo a perder a tu pareja. Y
suponte que después de unas semanas, unos meses o incluso unos años, tu pareja
descubre que tú no eres así. No se va a impresionar mucho, como te pasaría a ti si
fuera al revés.
No te digo que no cambies alguna cosa de tu vida, que intentes mejorar. Todos, de
hecho, deberíamos hacerlo de vez en cuando y no sólo en nuestra vida amorosa. Por
supuesto que deberíamos intentar ser más organizados o menos negativos. Cambiar
de actitud siempre es bueno. Esta Regla trata de un cambio de personalidad y eso
jamás funcionará; acabarás atrapado en tus propios engaños.
Así que, sé tú mismo. Deberías serlo abiertamente desde el principio. Y si tú no eres
la persona que estaban buscando, al menos, te evitarás profundizar más. ¿Y sabes
una cosa? Que lo más seguro es que no le guste la gente sofisticada. O que la gente
silenciosa no le vaya en absoluto. Quizá lo que les gusta es tu sentido del humor.
Quizá lo que buscan es alguien a quien cuidar.
Mira, si finges, a traerás a alguien que busca a una persona que no eres tú. ¿Y de qué

3
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes
te vale eso? No pierdas el tiempo; ahí fuera hay alguien que busca a una persona
exactamente igual a ti, con tus defectos y tus virtudes; y te diré algo más: que no
verán esos defectos como tales, porque lo verán como parte de tu encanto. Y
acertarán.

SÉ TÚ MISMO DESDE EL PRINCIPIO

Nota: Este curso es un fragmento del libro: "Las reglas del amor", del autor Richard
Templar, publicado por Pearson Educación (ISBN: 9788483225257). Puedes
descubrir y adquirir libros de Pearson en: www.jetlibros.com.

4
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

2. Desamor. Saber levantarse de nuevo

REGLA 2: Recupérate del batacazo antes de empezar de nuevo


En ocasiones, todos nos sentimos golpeados y zarandeados por la vida; es
inevitable. Algunos más que otros. Y las cicatrices son las que dan sentido a nuestra
existencia; a largo plazo podríamos decir que no son tan malas, pero a corto plazo
está claro que necesitamos recuperarnos antes de volver a entrar en combate.
Si tu última o últimas relaciones sentimentales te han dejado un poco maltrecho, es
preferible que te recuperes antes de empezar a buscar un nuevo amante o una
nueva pareja. Porque tal y como estás, no les mostrarás tu yo real y tampoco podrás
centrarte en ellos al seguir preocupado por ti mismo.
Si cometes un error en tu nueva relación (y todos los cometemos) puede que te
sientas más desdichado que antes. Y si has tenido la suerte de encontrar a alguien
que de verdad te cuida y te quiere, ambos podéis acabar sufriendo mucho por el
hecho de que tú quizá no estabas todavía preparado para empezar una relación.
Una amiga mía fracasó en una relación sentimental y al poco tiempo con oció a un
hombre encantador, amable, cariñoso y protector.
Dura n te dos años se dedicó a cuidarla. Pasado ese tiempo, mi amiga se recuperó y
volvió a ser como ella era: fuerte e independiente.
¿Qué pasó? Pues que la relación se fue al traste. Ella no era la mujer de la que él se
había en a m orado. Hay muchos hombres a los que les gustan las mujeres fuertes e
independientes, pero éste no era el caso. A él le gustaban las mu j eres frágiles que
necesitan protección y seguridad.
Y ahí está el peligro. Que encuentres la pareja perfecta en un momento concreto, un
momento en el que tú necesitas a alguien así, pero que quizá más adelante ya no te
guste o tú ya no le gustes. No digo que estas relaciones jamás funcionen, pero digo
que son realmente raras.
Por eso, hazte un favor, aléjate de la escena mientras te curas las heridas. Disfruta
de tus amigos y tu familia y espera un poco antes de empezar a buscar una nueva
pareja. Y cuando la encuentres, intenta siempre que sea alguien cuyas cicatrices
estén también bien cerradas, porque esto también les pasa a los demás. De esta
forma, ambos os podréis ver como realmente sois y empezar una relación duradera.

HAZTE UN FAVOR, ALÉJATE DE LA ESCENA MIENTRAS TE


CURAS LAS HERIDAS.

5
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

3. Amor y felicidad. Se feliz contigo para ser feliz con


tu pareja

REGLA 3: No serás feliz con nadie si no estás a gusto contigo mismo


En una ocasión conocí a una mujer que siempre tenía pareja. Me imagino que todos
conocemos a alguien así (a lo mejor tú mismo). En el momento en que termina una
relación, empieza otra. Le pregunté por qué era así y ella me dijo que no le gustaba
estar sola. Cuando yo la conocí, salía con un hombre estupendo, pero que no le
daba el amor que ella pretendía. Le dije que por qué lo soportaba. Con paciencia me
explicó que no tenía alternativa; la única opción que le quedaba era estar sola y eso
no lo podría aguantar de ninguna manera.
Al final, las cosas fueron a peor y él la abandonó. Ella, entonces, se preparó para
pasar el momento malo que sabía que se le venía encima. Yo la vi un mes más tarde
y le pregunté qué tal le iba. Me dijo: “Bien, de momento. Pensé que me iba a romper
en pedazos inmediatamente, pero por lo visto, lleva más tiempo de lo que
esperaba”.
Creo que fue al cabo de seis meses cuando por fin cayó en la cuenta de que no se
iba a derrumbar de ninguna manera. Tres meses más tarde de aquello, conoció a un
muchacho maravilloso que quería una relación seria con ella, pero ella se resistía. Se
había dado cuenta de que sola también estaba muy bien.
El quid de la cuestión es que ella se empeñó en relaciones que no le aportaban nada
positivo, sólo por el temor de quedarse sola. Pero cuando se dio cuenta de que
estando sola también podía ser feliz, puso el listón mucho más alto y exigió mucho
más. No necesitaba quedarse con lo primero que le llegara. Después de todo ¿qué
es lo peor que podía ocurrir? Que se volviera a quedar sola, pero eso ya no era un
problema en absoluto.
La moraleja de esta historia es que debes aprender a ser feliz contigo mismo. De
esta forma, no aguantarás una situación mala por temor a estar solo. Si no funciona,
no funciona. Mucha gente es infeliz sólo por miedo a la soledad. Los Seguidores de
las Reglas aprenden a vivir y disfrutar solos y si deciden compartir su vida con
alguien, es porque ese alguien merece de verdad la pena.
Una vez hayas entendido esto, sólo aceptarás vivir con alguien porque le amas y te
hace feliz. Estar solo es magnífico, pero estar con alguien a quien amas, es aún
mejor. Si luego no funciona, debes dejarlo sin problema.

MUCHA GENTE ES INFELIZ SÓLO POR MIEDO A LA SOLEDAD

6
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

4. Saber reconocer el amor verdadero

REGLA 4: Le reconocerás al instante


Si quieres que te sea sincero, yo no sé si esto es totalmente cierto. Hay gente que
sabe perfectamente en el instante en que conocen a su futura pareja, que esa es la
persona que han estado buscando toda su vida. Pero eso no funciona para todo el
mundo.
La verdadera Regla1 dice que si no tienes claro que sea esa la persona, no te
arriesgues. Porque si lo es, lo sabrás al instante2 . O sea, que si es, lo sabrás (antes
o después) pero lo sabrás.
Si estás absolutamente convencido de que esa es la persona nada más fijar tu
mirada sobre ella, eres afortunado (a menos que te suceda siempre, en cuyo caso
tendrías que reflexionar seriamente). Lo importante, en cualquier caso, es que no te
comprometas hasta que no estés completamente seguro. A cuánta gente divorciada
le habrás oído decir eso de: “¿Sabes? El mismo día de la boda ya me preguntaba si
no me estaba equivocando de persona”.
Pues bien, te diré que si el mismo día de la boda te cuestionas si esa es o no la
persona adecuada, me parece, que es mejor que no te cases, porque estarás
cometiendo un grave error. El matrimonio y los niños son ya de por sí duros cuando
estás a gusto con tu pareja, como para soportarlo sin estar enamorado. Sería una
locura ni siquiera planteártelo.
Lo normal es que no lo tengas nada claro al principio. Puede llevarte días, meses o
incluso años, si eres una persona dubitativa. Pero sobre todo, no te comprometas si
no estás completamente seguro.
A lo mejor tu nueva pareja sí lo tiene claro desde el principio, pero eso no quiere
decir nada; no todos somos iguales. Y no por eso debes permitir que te presione
para que tomes una decisión. Es comprensible que quiera tu compromiso; ¿cómo no
va a querer que te comprometas?, ¡con lo maravilloso que eres! Pero no te
precipites: nadie se puede beneficiar de una decisión mal tomada.
Porque si realmente es la persona con la que quieres pasar el resto de tu vida, no se
te va a pasar por la cabeza la duda de: “No sé ¿será realmente? No estoy seguro”. Al
revés, te dirás: “Sí, sí y mil veces sí, esta es”. Si no piensas así, tranquilo, eso quiere
decir que aún no estás listo para lanzarte.

LO NORMAL ES QUE NO LO TENGAS CLARO AL PRINCIPIO

……………………………………......................
1 Que no es lo suficientemente ingeniosa como para usarla de título.
2 ¿Lo ves? No es nada ingeniosa.

7
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

5. Encuentra una pareja que te haga reír

REGLA 5: Escoge a alguien que te haga reír


He estado a punto de poner esta Regla en el primer lugar de la lista, pues creo que
la risa es lo más importante en una relación. Si escoges a tu pareja por su físico, su
estatus o incluso por su personalidad, te arrepentirás. Esas cosas se van perdiendo a
lo largo de la vida, y en cuanto a algunos rasgos de personalidad, a veces también
se pierden. Una persona segura de sí misma puede acabar hecha añicos por un
trauma sentimental; una persona paciente y tranquila puede cambiar y convertirse
en irritable y frustrada debido a la enfermedad o el dolor.
Pero el sentido del humor permanece siempre. Cuando ambos veáis en vuestras
mecedoras, jubilados, tranquilos, con los niños ya f u era de casa, eso es lo que
tendrá valor… y será más que suficiente.
La risa vale su peso en oro. El sentido del humor es algo muy personal y hay gente
que nos hace reír más que otros. Si te encuentras a una persona con la que te ríes
mucho más que con los demás, cásate con ella. Te lo aconsejo, siempre y cuando te
guste también sexualmente, claro. Estoy convencido de que te va a gustar, porque
sea como sea, los que nos hacen reír acaban pareciéndonos tremendamente
atractivos, al margen de si físicamente no son demasiado agraciados.
Vale, vale, quizá he sido un poco extremista, pero sólo un poco. Lo cierto es que yo
me casé con la persona que más me hacía reír y ha sido el mejor acierto de mi vida.
Quizá tú te inclines por la segunda o la tercera que conozcas que te haga reír. No
comprometas nunca el sentido del humor: es una prioridad.
Y te diré otra cosa. No queremos gente que hace reír a todo el mundo, aunque es
importante, qué duda cabe. Queremos a alguien que nos haga reír a nosotros y de
nosotros mismos. Te hará la vida mucho más llevadera que cualquier otra cosa en el
mundo.
Tengo un amigo que perdió a su mujer hace unos años y cada vez que me lo
encuentro me dice que lo que más echa de menos es ser capaz de reírse de sí
mismo. No se había dado cuenta de lo que ella le ayudaba a hacerlo o lo importante
que era para ser feliz. Dice que se toma demasiado en serio y se estresa por cosas
que ella se tomaría con ligereza y buen humor.
Así que la próxima vez que conozcas a alguien con unas piernas sexis, unos ojos
estupendos o una preciosa sonrisa, no te quedes embobado. Mira a ver si es capaz
de hacerte cosquillas sin siquiera tocarte.

EL SENTIDO DEL HUMOR PERMANECE MIENTRAS LOS DEMÁS ATRIBUTOS VAN


DESAPARECIENDO.

8
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

6. La apariencia física no lo es todo en el amor

REGLA 6: No ser cien por cien atractivos es un gran filtro


Si no estás con nadie en este momento, es fácil que culpes de ello a tu sobrepeso, a
que te estás quedando calvo, tienes bolsas bajo los ojos, eres demasiado bajo,
demasiado alto o tienes mala dentadura.
Mira a tu alrededor. En todas partes hay gente más gorda, más delgada, más calva,
con más arrugas, más alta, más baja o con mayor necesidad que tú de hacer una
visita al dentista y que sin embargo están en cantados con una persona que les
quiere. Y no, no; no lo consiguieron porque alguna vez en su vida fueran perfectos.
Tengo una amiga muy atractiva; salía con el típico hombre que le daba la lata y la
fastidiaba cada vez que ella engordaba un poco. Se ponía pesadísimo diciéndole que
dejara de comer o que fuera al gimnasio. Ella sentía que sólo salía con ella por su
físico y porque le gustaba mostrarla aquí y allá. Hay muchísimos hombres y mujeres
superficiales que escogen a sus parejas por sus físicos y no por su interior.
Pero ese no es tu problema. Esos kilos de más, esa pequeña calva y esos dientes han
disuadido a todos esos superficiales que sólo te hubieran querido por tu físico y
hubieran salido huyendo a medida que te hacías mayor o engordabas. No te tienes
que preocupar por ellos. Se han ido.
La persona que merezca la pena te querrá por ser como eres sin importarle tus
imperfecciones físicas (es posible que ni siquiera las tome como tal). ¿Dejarías de
lado a alguien perfecto sólo porque fuera muy del gado, llevara gafas o tuviera una
nariz enorme? Espero que no. Entonces ¿por qué alguien que merezca la pena te lo
va a hacer a ti? Además, ya no sólo se trata del físico. También se puede aplicar a la
riqueza o al status (ser pobre, no tener coche o vivir en un cuarto de alquiler son
también grandes filtros).
¿Sabes qué? Vete al dentista y arréglate la boca, si quieres. Ponte a régimen. Hazte
un implante de cabello. No tengo claro qué aconsejarte si eres demasiado alto. Lo
que te digo es que puedes cambiarte todo lo que quieras si eso te va a hacer más
feliz, pero recuerda que no te ayudará a encontrar pareja. Si tu media naranja está
ahí esperándote, seguro que te encuentra.
Confía en ti mismo y piensa que la persona que te quiera te va a querer por cómo
eres y no por la imagen que des a su lado. Y cuando ese alguien te encuentre, te
sentirás sexy y especial y te olvidarás de tus pequeños defectos.

LA PERSONA QUE MEREZCA LA PENA TE QUERRÁ POR SER COMO ERES

9
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

7. No cometer los mismos errores en el amor

REGLA 7: No cometas los mismos errores


Ya sé que parece obvio. Pero te sorprendería saber la cantidad de gente listísima
que tropieza una y otra vez con la misma piedra. Si tu ex fuera para ti una pesadilla
venida del infierno, te alejarías de cualquiera que pudiera recordártelo
mínimamente; bien. Pues quizá en tu subconsciente buscas a alguien que sea como
una copia exacta.
Conozco a un tipo que es inexplicablemente atractivo para mujeres crónicamente
enfermas de celos e inseguridad. Él me dice que una parte inconsciente de su mente
le permite reconocerlas a menos de medio metro. Dice que no sabe cómo empieza,
pero al cabo de un tiempo de estar con una mujer, ella quiere saber en todo
momento dónde está y con quién. Por lo visto, su madre también era una mujer muy
insegura, pero no vamos a entrar ahora en ese tema. Pero no tiene que ser sólo un
tema de celos; puede ser una pareja que te menosprecia, que es infiel, que depende
demasiado de ti, que está casada… llámalo como quieras.
Todos seguimos ciertas pautas en nuestras relaciones. Algunas no suponen ningún
problema; si, por ejemplo, tú siempre buscas a alguien que le gusten los animales,
que le guste salir al campo o que sea cinco años mayor que tú, no supone ningún
problema. A menos que seas alérgico al pelo de los gatos, sufras de agorafobia o
tengas 95 años. Pero si lo que buscas es un tipo que no te conviene en absoluto,
creo que ha llegado el momento de parar y no seguir golpeándote la cabeza contra
el muro.
Sé que no es fácil. Porque si esa persona insegura, superdependiente,
superindependiente, infiel, arisca, casada es maravillosa en otras cosas, es muy duro
terminar una relación. Bueno, tú decides. Lo que intento decirte es que si esa
persona no ha sido buena contigo en el pasado, no te engañes, porque en el futuro
tampoco lo va a ser.
Quédate con ella si quieres, pero luego no digas que no te advertí, al igual que lo
hicieron la mayoría de tus amigos, que quieren el bien para ti.
Por supuesto. Cambiar una costumbre muy arraigada es duro. No pretendo decir
que no lo sea. Lo importante es reconocer la pauta y a partir de ahí intentar llegar al
porqué de ese estancamiento. Por un lado, saber cómo llegaste ahí no tiene
demasiada importancia (como el tipo con la madre celosa) si no nos ayuda a
esclarecer de dónde vi ene esa postura que has tomado.
A partir de ahí tienes que decidir si quieres que tu vida sea una sucesión de
relaciones fallidas que cualquiera, incluido tú, podrías haber previsto. ¿No? ¿No
quieres que sea así? En ese caso, deberás evitar cualquier relación que siga esa
pauta, en vez de engañarte como un niño diciéndote que ésta será diferente. Una
vez identificado el problema, hay gente que le pone fácil solución; para otros, es
más complicado. Tendrás que trabajar tu propia confianza y romper el molde.
En cualquier caso, si quieres tener una relación feliz y duradera que funcione y que
sea satisfactoria para ambos, no hay otra forma de buscarla. Y aunque te cueste
romper esa pauta, te aseguro que al final merece la pena.

10
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

ERES TÚ EL QUE DECIDE QUE TU VIDA SEA UNA SUCESIÓN DE RELACIONES


FALLIDAS

11
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

8. Saber de quién enamorarse y de quién no

REGLA 8: Hay personas que están fuera de tu alcance (y tú sabes quiénes son)
¿Tendrías un romance con el novio de tu hermana? ¿Con la mujer de tu mejor
amigo? ¿Con alguno de tus cuñados? ¿Y con alguien casado? ¿Tendrías una relación
con alguien que sabes con certeza que está enamoradísimo de ti y tú no? ¿Dónde
está tu límite?
Nosotros, los Seguidores de las Reglas, somos lo suficientemente íntegros como
para saber que hay gente que está más allá de los límites. Aunque estés loco por
esa persona, sabes que no debes y lo olvidas (aunque te lleve años).
Entonces ¿dónde está la línea? Creo que sabes la respuesta. Muy dentro de ti lo
sabes, te sientes culpable y tienes que poner excusas para justificar lo que has
hecho (su relación iba fatal, no es mi mejor amigo, en el amor y en la guerra todo
vale). Sí, en el fondo de tu alma sabes perfectamente quién se ha saltado la línea.
Cada uno ponemos los límites donde queremos, evidentemente. Si eres muy
religioso, puede que consideres a los de otra religión fuera de los límites. A lo mejor
eres de los que creen que una vez que una relación se ha roto, no pasa nada por
liarse con uno de ellos o quizás piensas que si uno de ellos es un buen amigo, eso
es algo inaceptable. No sé dónde pones tu línea. Pero lo haces.
Si tienes alguna duda, pregúntate qué pensarías si alguien a quien tú conocieras,
hiciera lo mismo. Imagina que una amiga tuya se lía con el novio de su hermana .A
lo mejor tú no le decías nada a la cara, pero en privado, para ti ¿lo aprobarías? ¿No
pensarías que estaba mal hecho? Si la respuesta es sí, entonces no lo hagas tú
tampoco.
Si estás planeando una aventurilla, espero que resistas. Porque si los sentimientos
que tienes hacia esa persona son realmente profundos, te va a resultar difícil
dejarlo. Difícil, además, durante mucho tiempo; porque también te digo una cosa:
cuanto más tiempo estés con ella, más tiempo te costará dejarlo. Así que es mejor
que ni siquiera empieces. Podrías sacrificar más vidas que la tuya.
Al final, llevarás la cabeza bien alta y sabrás que has actuado íntegramente. Y con
toda seguridad, más tarde o más temprano, aparecerá alguien que no está fuera de
los límites y a quien amarás con locura y sin sentimiento de culpa. Merece la pena
esperar.

NO SÉ DÓNDE PONES EL LISTÓN, PERO LO HACES

12
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

9. Relaciones de pareja: no intentes cambiar a las


personas

REGLA 9: No podemos cambiar a las personas


Supongamos que tú eres una persona ordenada. Neuróticamente ordenada. Que no
soportas dejar la colada para más tarde y que colocas todo perfectamente después
de usarlo. Y supongamos que terminas con una pareja a la que le gusta esparcir sus
cosas por doquier y sólo se siente a gusto en medio del desbarajuste. ¿Te
convertirías en una persona desordenada para hacerle feliz? Entonces ¿por qué
esperas que ella sea ordenada?
Si no eres una persona ordenada, puede que te estés preguntando dónde está el
problema, pero si eres de los ordenados, es probable que estés pensando que es
una batalla perdida. Y estarás en lo cierto.
La cuestión es que no podemos pedir a la gente que cambie, e incluso en el caso de
que quisieran, no podrían. Por supuesto, pueden cambiar su forma de actuar, pero
no su personalidad. Puedes persuadir a tu desastre de pareja de que cuelgue la
toalla en vez de dejarla en el suelo, pero te apuesto lo que quieras a que te sigue
poniendo nervioso verla colgada completamente torcida. Porque no puedes
convertirla en una persona ordenada, sólo en una persona desordenada que cuelga
la toalla. La cocina seguirá siendo una pocilga y el suelo del coche estará horrible
(para ti, no para tu pareja).
Y no es una cuestión de ser desordenado u ordenado. No puedes hacer que una
persona deje de ser irresponsable, obseso del fútbol, del trabajo, tímido o que se
estrese con facilidad.
Por eso, si no puedes convivir con esas características, es mejor que no lo hagas.
Pase lo que pase, no te embarques en una relación con alguien pensando: “No
soporto como hace esto, pero no pasa nada, porque lo cambiaré”. No, nunca le
cambiarás. Acabaréis ambos hartos y enfadados.
Ya sé que nadie es perfecto; en una relación, todos somos inaguantables de vez en
cuando (incluso tú). Pero tú buscas a alguien al que merezca la pena soportar, no a
alguien a quien hacer a tu gusto y moldear como quieres.
Y te aviso que esto lo puedes aplicar a todo lo que te pueda hacer infeliz. Si conoces
a alguien que es perfecto, dejando aparte que es alcohólico, violento o infiel, ten por
seguro que jamás le vas a cambiar. No seas ingenuo. Puede que al principio, los
primeros meses o años de vuestra relación, se comporte correctamente; luego,
cuando la rutina ya se ha instalado en vuestras vidas, la cosa cambia y volverá a ser
como de verdad es. Luego no digas que no te avisé.

EN UNA RELACIÓN, TODOS SOMOS INAGUANTABLES DE VEZ EN CUANDO


(INCLUSO TÚ)

13
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

10. Las relaciones de pareja no son sólo sexo

REGLA 10: Las relaciones no son sólo sexo


El sexo es fantástico. Y sin atracción sexual, pocas posibilidades va a tener de durar
una relación. Sin embargo, las mejores relaciones durarán toda la vida y tu líbido
puede que no. Si la relación se basa sólo en el sexo, es duro después enfrentarte a
tener niños, preocupaciones económicas, padres ancianos, problemas profesionales
y cualquiera de los problemas que, más tarde o más temprano, nos encontramos
todos en la vida. Un buen revolcón en el dormitorio, evidentemente, no es la
solución.
Esta Regla está bien incluida en esta sección, porque es muy importante recordarla
cuando estás buscando pareja. El problema está en confundir lujuria con amor, y a
veces pasa, porque creemos que si nos va bien sexualmente, todo irá bien. ¿No has
oído hablar de parejas que se casan a las pocas semanas de conocerse? Se cuentan
con los dedos de las manos las que duran, y ¿sabes por qué? Porque la mayoría se
deja seducir por la atracción física, sin pensar si esa relación puede llegar a ser una
relación duradera. Casi nunca lo es.
Tengo un amigo que siempre busca la pareja sexual perfecta. No es que él requiera
algo especial (al menos, eso creo yo) sino que, en su opinión, el sexo es lo más
importante a la hora de escoger pareja. Lleva una vida sexual muy activa, por
supuesto, pero no en ti en de por qué sus relaciones son tan cortas. Yo no digo que
sea el sexo lo que le impida tener relaciones largas, pero creo que no es la máxima
prioridad y él se la da, y no debe ser así ahora que busca algo más comprometido y
duradero.
Si estás libre y sólo tienes un romance, es fácil convencerte a ti mismo de que una
atracción sexual fuerte o una vida llena de sexo es mucho mejor que cualquier otra
cosa en el mundo. Y seguro que me dices que, aparte, hay algo más. Y yo te creo si
me dices que hay algo más, pero ¿ese más es suficiente? ¿Es suficiente para
enfrentarte a los buenos y a los malos momentos? ¿A la enfermedad, a las
preocupaciones y las tragedias que, desgraciadamente, de vez en cuando nos
depara la vida? Si no estás seguro, sigue y disfruta todo lo que puedas, pero no te
comprometas para toda la vida hasta que el deseo y la lujuria hayan pasado y veas
qué queda después de eso.

EL PELIGRO ESTÁ EN CONFUNDIR SEXO CON AMOR

14
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

11. Encontrar el amor ideal. Saber esperar el tiempo


suficiente

REGLA 11: Intenta pasar todas las estaciones del año con una persona antes de
tomar una decisión definitiva
Esta Regla viene que ni pintada, justo después de la anterior; el sexo no es lo único
que nos hace tomar decisiones a toda prisa.
A todos nos preocupa mostrarnos tal como somos ante los demás. Y en una nueva
relación, hacemos todo lo que podemos por mostrar lo mejor de nosotros. Tú lo
haces, yo lo hago, lo hace todo el mundo. Lleva su tiempo llegar a conocer bien a
alguien y sentirte lo suficientemente seguro para bajar la guardia.
Por supuesto, si esa persona es tan fantástica como crees, no te va a sorprender con
cosas desagradables más adelante. Tengo una amiga cuya pareja tiende a las
depresiones. Antes de pasar por una de ellas, se armó de valor y se lo dijo. Mi
amiga está feliz porque tiene la oportunidad de ayudarle en cada ocasión, pero no
todo el mundo reaccionaría igual que ella; para otros, quizá, podría resultar un
tremendo problema.
La cuestión es que tú no vas a estar a gusto ni contento si la pareja que has elegido
es una persona egoísta, controladora, maleducada con tus amigos o despreciativa
con todo lo que a ti te gusta; si no es comprensiva con tus manías o, aún peor, es
alcohólico o violento (lo cual, como vimos en la Regla 9, es algo que tú no vas a
poder cambiar). Algunas de estas cosas las podrás combatir, pero otras sabes que no.
Yo creo que un año es un periodo de tiempo bastante razonable para decidir si
quieres vivir con una persona, casarte, tener niños, emigrar o tomar cualquier otra
decisión importante. Si tu pareja te presiona a los pocos meses de conocerte, dile
que tú ti enes tu Regla: conocer a una persona en todas las estaciones del año. A
partir de ahí, podrás tomar una u otra decisión. Sé también de gente que se siente
mal porque su pareja es incapaz de tomar una postura después de tres o cuatro
años de relación, pero eso es un tema diferente. Pedirle a alguien que te deje 12
meses para pensártelo es absolutamente razonable y sensato y estás en tu pleno
derecho de hacerlo.
Si has elegido a la persona adecuada, merecerá la pena esperar 12 meses. Después
de todo ¿qué es un año al lado de una vida entera? ¿Qué prisa tienes? ¿Por qué no te
relajas y disfrutas de todo lo que te rodea? Ya tendrás tiempo para complicarte la
vida.

SI HAS ELEGIDO A LA PERSONA ADECUADA, MERECERÁ LA PENA ESPERAR 12


MESES.

15
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

12. Si tu pareja te ama, se preocupa por ti

REGLA 12: No estés con alguien que no se preocupa por ti


Hay gente estupenda como pareja y hay gente no tan estupenda. Esa gente que una
vez que te conocen, te dan por seguro ya para siempre. No tienen tiempo para tus
problemas; eso, en el caso de que noten que no estás tan contento como otros días.
Dejan de regalarte flores, dejan de reservar mesa en un restaurante romántico o de
mimarte el día de tu cumpleaños. Vamos, que dejan de preocuparse por ti.
Son personas demasiado centradas en sí mismas, que dejan de pensar en ti cuando
ven que la relación ya está consolidada. Sin embargo, desean que tú te sigas
preocupando, que la atiendas y la ayudes cuando te cuente sus problemas y sirvas
de desahogo cuando hablan después de un día de trabajo.
Desgraciadamente, sabemos que estas personas no cambian nunca. Como mucho,
puede que un día, si se enamoran perdidamente de alguien, reaccionen y cambien.
Eso creo. Pero se trata de que la persona que les enamore seas tú, porque lo que
está claro es que si no se preocupan por ti, no te harán sentir una persona especial.
Y eso ni es justo, ni está bien.
Quieres una pareja que te haga sentir especial, primero porque lo eres, y segundo,
porque quiere que lo sepas; no quieres una pareja que haga las cosas por inercia,
sólo para que no te marches. Si tu pareja se preocupa por ti, lo verás enseguida. Si
después de un tiempo, se preocupa sólo por sí misma, te aseguro que es una
postura difícil de cambiar. Te mereces algo mejor: así que busca a alguien que
realmente quiera hacerte feliz.
Si tu pareja no se preocupa por ti ahora, al principio de la relación, mal lo veo; no
creo que merezca la pena seguir juntos. Y no pienses que si os vais a vivir juntos u
os casáis, las cosas pueden ir a mejor; será justo lo contrario: que irán a peor. Debes
aclarar bien esto antes de comprometerte y… te deseo suerte. Si decides darle una
última oportunidad, que sea durante un periodo largo de tiempo, al menos el
suficiente para que te quede claro que puedes comprometerte con esa persona.
Ahí afuera hay alguien que seguro se va a preocupar por ti, en todos los sentidos.
No seas tonto; no te arrojes a los brazos de alguien que no te quiere lo suficiente.
Con el tiempo, minará la seguridad en ti mismo, tu autoestima y te convertirá en
una persona infeliz. Hazte un favor y espera a que llegue alguien mejor.

QUIERES UNA PAREJA QUE TE HAGA SENTIR ESPECIAL, PORQUE LO ERES.

16
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

13. Confianza en el amor de pareja

REGLA 13: Si no eres capaz de confiar en tu pareja, no podrás mantener esa


relación
La confianza es fundamental en una relación. Da igual que se trate de fidelidad, de
cumplir con lo prometido, de gastar dentro de los límites de vuestra economía o de
cualquier otra cosa. Si no puedes confiar en tu pareja, no serás feliz.
Y hay muchas razones por las cuales no confiar en alguien. Porque tiene a sus
espaldas una larga lista de hechos que atestiguan que es poco fiable, porque tú
tengas una corazonada, porque en una ocasión no fue sincero sobre una tontería,
porque te preguntas cuántas veces no lo fue… Quizá es un poco sospechoso (en
cuyo caso, permíteme decirte que no entiendo por qué estás con esa persona y no
la dejas inmediatamente). Da igual. Si estás con una persona, tienes que confiar en
ella.
A lo mejor el problema está en ti. Te han mentido mucho en el pasado y ya no eres
capaz de confiar en nadie. Pues entonces, me temo que no estás en condiciones de
mantener esa relación. Sé que es difícil, sobre todo si tus sospechas, en el pasado,
eran justificadas, pero precisamente por eso ahora te mereces una buena relación; y
no la tendrás hasta que no aprendas a confiar en la otra persona.
Pero ¿cómo le puede afectar eso a tu nueva pareja? Una persona impecable, que se
comporta estupendamente y es honesta cien por cien, ¿se merece tu desconfianza?
Al final, este tipo de cosas acaban con las parejas. Por mucho que quiera entender
tus “asuntos de confianza” (por utilizar una expresión pseudopsicológica4 ) al final le
cansará y creerá, simplemente, que no le quieres.
Tu nueva pareja no se merece ese trato, por muy justificado que fuera en el pasado.
Es hacerle pagar por los errores de otro. Y si profundizas, yo creo que sabes
perfectamente quién crea esa desconfianza y, por lo tanto, debes ser honesto
contigo mismo y reconocer dónde está el problema de verdad.
Si tu pareja te la está jugando o es tan reservada que no sabes muy bien si sí o si no,
pregúntale y sonsácale y si no consigues que sea más honrada, abandónala. Si eres
tú el problema, busca la manera de solucionarlo. He visto a mucha gente cómo
arruinaba relaciones y se hacía daño por no confiar en el otro. Si todavía andas a la
búsqueda de D. Perfecto o Dña. Perfecta, te pido por favor que tengas claro esto
antes de que lo encuentres. No me gustaría que echaras todo por tierra, sólo porque
en el pasado, algún estúpido te traicionó.

QUIZÁ TE ENGAÑARON EN EL PASADO Y AHORA TE RESULTE DIFÍCIL


CONFIAR.

…………………………………………………….
4 Pero está bien, porque la utilizo irónicamente.

17
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

14. Sinceridad en el amor de pareja

REGLA 14: Sé sincero (y no lo dejes para muy tarde)


En la vida, todos tenemos cosas de las que no nos sentimos especialmente
orgullosos o que no nos gusta recordar. Puede que incluso nos avergoncemos de lo
que hemos hecho o de quién hemos sido; vamos, que si tu vida fuera un libro, te
saltarías ese capítulo.
Por ello, no es extraño que cuando conoces a alguien, no te lances a confesar uno
por uno los hechos de tu pasado, sobre todo los que te gustaría olvidar. Está bien;
no necesitas hacerlo… de momento. Pero si esa persona es tu media naranja, tarde
o temprano tendrá que saber algo de ese periodo chungo de tu vida en el que
tuviste problemas con la poli, cuando tuviste que abortar, sobre tu travestismo o el
alcoholismo de tu padre.
Puedes ocultar las pequeñas cosas: que copiaste en el examen de matemáticas
cuando tenías ocho años, por ejemplo, o que has ido diez veces a ver a las Spice
Girls en concierto. Pero no son esas cosas las que te preocupan ¿verdad? Lo que te
tiene inquieto es tener que contarle todo lo demás.
Hay que hacerlo. Y de ti depende hablarlo nada más conocer a esa persona o hacerlo
después de algunos meses. Ti ene que salir. Si esa persona te quiere de verdad, no
pasará nada; si no te quiere, es bueno saberlo antes de seguir adelante con ella.
Si esperas demasiado para decírselo, puede que le siente mal que te lo hayas callado
tanto tiempo. Así que, piénsalo; el mejor momento para decírselo es ese en el que
dejarlo para más adelante será peor que hacerlo ahora.
En el periodo de tiempo que transcurre desde ahora hasta que se lo dices, es crucial
que no le mientas. Si no quieres contarle nada sobre el aborto, no lo hagas, pero no
pretendas que se crea que eres virgen.
Si no quieres contarle que tu padre es alcohólico, no se lo cuentes, pero tampoco le
digas que ha muerto. Si ahora le haces creer cosas que no son ciertas, luego le
costará más confiar en ti y pensar que no le has mentido.
Dejar aparte temas tan complicados al principio de una relación está bien. Después
de todo, imagínate que al final no seguís juntos: te has evitado que se lleve todos
tus secretos. No hables de estos temas hasta que no lo tengas claro, pero no seas
deshonesto en ningún momento. Te puede causar enormes problemas en la relación.

LO MÁS IMPORTANTE ES NO MENTIR.

18
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

15. No jugar con el amor de tu pareja

REGLA 15: No juegues


A veces es tentador jugar… “A ver cuánto tiempo tarda en llamarme por teléfono” o
“Le voy a decir que estoy realmente preocupado con la operación de mi madre, a ver
si así la convenzo y consigo que la conozca”.
Mira, si quieres hablar con él, llámale. Si quieres que conozca a tu madre, pídeselo.
Jugar es peligroso y puedes acabar quemándote. La única manera de empezar una
relación es seguir hacia delante y si no quieres pasarte la vida jugando, no empieces.
Recuerda que si tú juegas, la otra persona también jugará. ¿Es eso lo que quieres? Y
piensa que los juegos, inocentes y bien intencionados, como quieras, son una forma
de manipulación. No manipulamos a la gente que queremos, simplemente les
decimos cómo nos sentimos y qué es lo que nos importa. Manipular a la gente es
tratarla paternalmente y controlarla y es de todo punto inaceptable.
Por lo general, tendemos a jugar (al menos lo intentamos) cuando nuestra pareja no
está respondiendo como queremos. Es como un examen: “Voy a ver cuánto tarda en
darse cuenta de que hoy es mi cumpleaños”, o en cosas más serias: “No le voy a
decir que estoy aquí, a ver si me entero de si está tirándole los tejos a otra”,
No. Para. No funcionará jamás. Si quieres que se acuerde, dile que hoy es tu
cumpleaños; si crees que está ligando con otra, vuelve atrás y lee de nuevo la Regla
13 (tienes que confiar en él). Si te acostumbras a ese tipo de juegos, acabarás
teniendo problemas. ¿Te gustaría que te lo hicieran a ti?
Y al final, te pillarán. Aunque no tengan pruebas, sabrán que no has sido honesto. Y
volvemos de nuevo a la confianza; deben confiar en ti, tienen que hacerlo, y los
juegos consiguen justo el efecto contrario.
Tengo una amiga que se ha pasado la vida jugando con los hombres. Al final, se ha
casado con uno con quien no necesita ningún juego. ¿Por qué? Porque desde el
principio las cosas fueron como tenían que ir, sin necesidad de nada.
Si te duele que a tu pareja se le olvide tu cumpleaños, avísale unos días antes y
problema resuelto. Sé que a nadie le gusta estar con alguien que no se preocupa, y
te doy toda la razón, pero también te digo que hay gente más despistada que otra y
hay que ayudarla a recordar las cosas. De la misma forma, tu pareja irá encantada a
conocer a tus padres si tú le explicas previamente lo que eso supone para ti y por
qué. Por eso, no manipules. Sentaos juntos un rato y explícale por qué te gustaría
que reconsiderase su postura. Es más maduro de lo que crees (en el buen sentido de
la palabra) y esta conversación os servirá para mejorar vuestra relación.

LA ÚNICA MANERA DE EMPEZAR UNA RELACIÓN ES SEGUIR HACIA


ADELANTE, Y SI NO QUIERES PASARTE LA VIDA JUGANDO, NO EMPIECES A
JUGAR.

19
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

16. En el amor, no todas las parejas son iguales

REGLA 16: No metas a todas las parejas en el mismo saco


Todos tenemos un pasado: hasta los romances de la adolescencia nos dejan huella.
Y es fácil que el pasado influya en nuestra siguiente relación.
Estamos programados para pensar que las cosas serán igual con una pareja que con
otra, a menos que haya una razón para no pensar así. Si tienes el pelo mucho mejor
cuando te lo cepillas y así lo hacías en el pasado, lo lógico es que ahora te lo cepilles
igual. Si te gustó el sabor del plátano la vez que lo probaste, probablemente ahora
te siga gustando igual. Si siempre has sido bueno con los números, no creo que este
nuevo empleo tan relacionado con los números te suponga un reto. Si tu última
pareja te engañaba, ésta también lo hará.
¡¡Qué va!! ¡¡De ninguna manera!! Rebobina, rebobina… y quítate de la cabeza el
último ejemplo. Sí, es verdad que hay muchísimas cosas que no cambian, pero eso
no es aplicable a las parejas. Todo lo que hemos nombrado tenía que ver contigo y
sin embargo tú sigues siendo la misma persona ¿no? Con las parejas sucede lo
mismo. Se puede dar el caso de que tu última pareja, la que te engañaba, ahora
engañe a su pareja (pero ese ya no es tu problema). Tu nueva pareja no tiene nada
que ver con la anterior, parte de cero contigo. Además, si pensaras que tiene algo
que ver con la anterior ¿qué estarías haciendo con ella?
Por supuesto, el engaño es un ejemplo un tanto duro, pero conozco a gente que da
por supuestas mu chas cosas, sólo porque su otra pareja se comportaba o las hacía
así. En concreto, conozco a una señora que estaba convencida de que su marido se
enfadaría con ella si no le preparaba una taza de té al llegar a casa, porque su otra
pareja se enfurecía si no lo hacía.
Mira tú por dónde, resulta que a este marido lo que le gustaba era llegar a casa,
ducharse y preparar el agua para el té. También conozco a uno que se enfadaba
mucho si su mujer le daba la espalda en la cama y le decía que era como si se
hubiera puesto un letrero de “no tocar”. Lo único que pasaba es que a ella le
resultaba mucho más cómodo dormir sobre el lado izquierdo.
Al igual que con muchas Reglas, debes dar la vuelta a la situación y pensar cómo te
sentirías tú si te compararan con otros ex. Si, por ejemplo, un gesto inocente fuera
la causa de una bronca, sólo porque en otra relación ese gesto fue detonante de
algo negativo. Sí, sí, horrible.
Por eso, sea lo que sea: una tontería, una pequeñísima señal (dinero, sexo, mal
humor, trabajo, secretos, mentiras, romances o cualquier cosa) no cometas el error
de crear un problema donde no lo hay sólo por tu manía de comparar una pareja
con otra.

EN LA VIDA HAY MUCHAS COSAS QUE NO CAMBIAN, PERO ESO NO ES


APLICABLE A LAS PAREJAS.

20
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

17. Compartir planes y objetivos con tu pareja

REGLA 17: Comprueba que ambos compartís los mismos objetivos


Te cuento. Conozco a una pareja que se conoció, se enamoró, se casó y tuvo hijos.
Vivían en Londres y él tenía un trabajo que le obligaba a desplazarse a Cornualles
cada dos por tres. Después de unos años, los viajes a Cornualles se hicieron
habituales y el marido propuso a la mujer que se mudaran allí. Resulta que ese era
el plan que él había tenido siempre en mente, pero jamás se lo había comentado a
ella. Imagínate, tenía sentido lo que él decía, pero ella nunca le había dicho que no
se quería ir de Londres. Tablas.
La moraleja es que no debes esperar a casarte y tener hijos para tener este tipo de
conversaciones. Ya sé que no es cuestión de hablar de tus planes de futuro nada
más conocer a una persona, pero antes de comprometerte en serio, debes compartir
tus planes.
Las cosas cambian. Evidentemente, lo que te gusta y planeas a los 20 años, no es lo
mismo que lo que planeas a los 30. Pero si no le dices nada a tu pareja, una vez que
vas en serio con ella, te puede acabar pasando lo que a la pareja de la que te he
hablado, que al final todo es un lío enorme.
Los temas más importantes son, probablemente, los niños y, por lo general, dónde
vives. Hay otras cosas (quizá uno de vosotros ha pensado en jubilarse pronto y
viajar y el otro tiene fobia a los aviones y odia estar lejos de casa más de una
semana).
Con eso no estoy diciendo que plantees a tu pareja todo un plan de vida, porque no
sabes cómo te sentirás entonces y, además, la gente tiene derecho a cambiar de
opinión. Tengo un amigo que nada más conocer a su novia, le dijo que no quería
tener niños. Ella le dijo que estaba de acuerdo, aunque con un poco de pena, pues
ella sí quería tener familia. Al cabo de unos años, se quedó embarazada, pero tuvo
mala suerte y perdió el niño. Los dos se quedaron hechos polvo. Ahora tienen dos
niños y te puedo asegurar que es uno de los padres más devotos que conozco.
Pero no siempre es así. Tengo otro amigo que a los 25 años decidió, junto con su
pareja, que no querían niños. Diez años más tarde, ella se arrepintió de haber
tomado esa decisión. Su marido le insistió en que habían estado de acuerdo y que
no había que hablarlo más. Esta fue una de las muchas razones por las cuales al
final se separaron, pero cuando lo hicieron, ella tenía ya cuarenta años y era un
poco tarde para plantearse la maternidad.
Recuerda: no debes comprometerte a una relación de por vida hasta que no
conozcas sus puntos de vista sobre la vida en gen eral, niños (y su educación),
dónde vivir, qué viajes hacer y toda una serie de cosas que al principio parecen muy
lejanas pero que pueden arruinar una relación a largo plazo. Y prepárate, porque a lo
mejor uno de vosotros cambia, pero el otro no.

ANTES DE COMPROMETERTE EN SERIO, DEBES COMPARTIR TUS PLANES.

21
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

18. No forzar el amor. No obligues a nadie a que te


quiera

REGLA 18: No puedes obligar a nadie a que te quiera


Probablemente esta sea una de las cosas más difíciles de aceptar en asuntos del
corazón. Tú encuentras a la persona que llevas buscando toda la vida, pero ella no
parece darse cuenta.
A lo mejor la acabas de conocer, estás loco por ella y, sin embargo, ella no parece
estar igual; estás esperando que se dé cuenta de que estáis hechos el uno para el
otro… O quizá lleváis ya un par de años juntos (sí, está a gusto contigo, se ha
acostumbrado) pero en el fondo sabes que no te quiere.
Más pronto o más tarde (más bien más tarde) te acabará diciendo que las cosas no
marchan como ella pensaba, pero tú no quieres ni oírlo. Intentas convencerle para
que te dé otra oportunidad, vas a cambiar, vas a ser la persona que ella desea. Es
humillante, pero tú no lo ves. Tú crees que merece la pena luchar por ese amor.
Lo increíble del tema es que jamás funciona. Porque el amor es otra cosa. Te las ves
y te las deseas, te das de tortas a ti mismo por no ser capaz de conseguirlo, minas
tu seguridad en ti mismo y tu autoestima, todo lo que quieras; pues aún así, no te
querrá. Porque no puede. Y te lo dirá de forma suave y con disculpas o de forma
brutal y desagradable.
Y eso ocurre en el mundo entero cuando en una relación sólo ama uno de los dos.
Piensa en parejas que conozcas; apuesto a que habrá alguna que tenga este perfil.
Conozco a gente que ha pasado por esto y que ha tardado meses o incluso años en
darse cuenta de que no hay ninguna posibilidad. A partir de ese momento, lo que
han hecho es buscar parejas cuyo amor sea recíproco. Lo gracioso es que todos los
que han pasado por una experiencia así, dicen lo mismo: gracias a Dios que aquella
relación terminó, porque con esta nueva soy una persona feliz.
O sea, por muy maravillosa que sea la persona a la que amas, si ella no te quiere a
ti, la relación se va a pique. Incluso imaginando que podría llegar a quererte, si eso
supone que tú luches a brazo partido y te des tortas a ti mismo, de verdad no
merece la pena. Tú debes desear a alguien que te quiera como eres, no como
pretendes o intentas aparentar. Si crees que estás con alguien que no te quiere, sé
valiente y termina la relación antes de que esa persona la termine. Te sentirás mal
por perderla, pero contento por haberte enfrentado a la verdad y un día, al echar la
vista atrás, te darás cuenta de que tomaste la decisión acertada.

NO INTENTES CAMBIAR PARA LLEGAR A SER LO QUE TU PAREJA QUIERE QUE


SEAS.

22
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

19. Fingir amor es cruel. Deja a tu pareja ser libre

REGLA 19: Es cruel fingir


La Regla 18 hablaba de qué se debe hacer cuando la persona a la que tú amas no te
corresponde. Ahora cambiamos las tornas. ¿Te imaginas que eres tú el que no
quiere a la otra persona? Sí, te gusta, te divierte su compañía, te ríes con ella y te
escucha cuando estás disgustado. No estarías con ella si no te gustaran todas esas
cosas, pero en el fondo de tu corazón sabes que no la quieres de la forma que ella
te quiere a ti.
Te sientes mal, claro, eres buena persona. Te gustaría quererla más y no quieres
hacerle daño. Podrías seguir con ella y no serías un desgraciado. Quiero decir, que si
no hay nadie más con quien salir y los dos queréis ir a los mismos sitios y el sexo
está bien y además echarías de menos a su familia y a sus amigos… sí, lo más fácil
sería seguir con ella, al menos de momento.
Pero esa no es la respuesta. No, si eres un Seguidor de las Reglas. Porque cuanto
más tiempo estás con esa persona, más obstáculos tendrá que superar (intentando
que tú la quieras) y más le dolerá cuando finalmente te vayas (que te irás, seguro) y
más tiempo habrá perdido con la persona equivocada (tú).
No, no. Has fingido y ahora eso debe terminar. Sé que es difícil, porque si te
preocupa esa persona, te sentirás fatal por hacerle daño, pero recuerda que cuanto
más tiempo dejes pasar, peor. Ella se merece encontrar a alguien que la quiera de
verdad.
Y te diré algo más. Si realmente no estás enamorado de esa persona, tarde o
temprano encontrarás a alguien que te vuelva loco y entonces, dime ¿qué vas a
hacer?
No hay respuesta satisfactoria a esto, porque puede que te enamores de verdad y
hagas daño a tu pareja actual. También puede que seas una persona muy honrada y
no te dejes llevar por el nuevo amor, pero eso es difícil de aguantar y
potencialmente desastroso tanto para ti, como para tu nuevo y misterioso amor. La
única solución es que estés sin compromiso y libre como un pájaro para ese
momento en el que llegue tu nueva pareja; para eso, debes aclararte y romper con la
actual.
¿Lo ves? Al final, hay que ser un poco cruel y empujar a la gente para que se sienta
libre de hacer con sus vidas lo que buenamente pueda y conseguir ser feliz. Puede
que tu pareja ahora no lo aprecie ni lo entienda, pero un día, al echar la vista atrás,
lo entenderá y te lo agradecerá internamente.

QUE LA GENTE SEA LIBRE PARA HACER LO QUE QUIERA CON SU VIDA.

Nota: Este curso es un fragmento del libro: "Las reglas del amor", del autor Richard
Templar, publicado por Pearson Educación (ISBN: 9788483225257). Puedes
descubrir y adquirir libros de Pearson en: www.jetlibros.com.

23