Está en la página 1de 2

ACUERDO ENTRE EL GOBIERNO NACIONAL Y LAS PROVINCIAS: APOYO AL ACUERDO

DE PRECIOS

Argentina comienza a ponerse de pie. La producción y el empleo muestran que la


recuperación económica es evidente y debemos consolidar ese camino de la recuperación para
que cada argentino y argentina pueda vivir como se merece. Eso requiere de acuerdos, apoyos
y propuestas para superar los problemas que pueden condicionar la expansión económica.

Los aumentos de precios castigan con dureza los ingresos de los argentinos y
argentinas, poniendo en riesgo al mismo tiempo la continuidad del crecimiento económico. Si
los ingresos de nuestro pueblo se deterioran, el consumo, la producción, la inversión, el
empleo y la rentabilidad de nuestras pymes se debilita.

Por eso, es momento de cuidar entre todos y todas, la recuperación económica,


priorizando a los que más padecieron este tiempo tan difícil que nos tocó atravesar. Es
momento de acompañar las medidas adoptadas por el gobierno nacional para retrotraer los
aumentos de precios al 1 de Octubre, y establecer hasta el día 7 de enero de 2022, la fijación
temporal de precios máximos de venta al consumidor final, para todos los productores,
comercializadores y distribuidores de los productos indicados.

No estamos defendiendo solo el bolsillo de los consumidores; estamos preservando


también estratégicamente la sostenibilidad del negocio de productores y empresarios,
estamos defendiendo un modelo de país basado en la producción y el empleo. Es momento
de trabajar entre todos y todas para crecer y vivir como nos merecemos.

¿Cómo lo vamos a hacer?

En el corto plazo, los/as gobernadores/as acompañaremos desde las provincias las tareas de
fiscalización, control, juzgamiento y sanción de las disposiciones establecidas en la Resolución
N° 1050 de fecha 19 de octubre de 2021 de la SECRETARÍA DE COMERCIO INTERIOR del
MINISTERIO DE DESARROLLO PRODUCTIVO.

Somos conscientes de que las medidas de corto plazo son necesarias, pero no suficientes.
Debemos tener instrumentos económicos e institucionales estables y permanentes que
garanticen: a) rentabilidades empresarias razonables, b) una distribución justa del excedente a
lo largo de las cadenas productivas, protegiendo a sus actores más débiles, y c) el acceso de los
trabajadores a los bienes y servicios de consumo básico a precios accesibles.
Desde hoy, acordamos trabajar de manera federal y planificada en la creación de mercados
concentradores descentralizados en cada región del país. En ese marco, los mercados
concentradores no solo permiten estrechar la relación comercial entre productores y
consumidor, sino que acompañan y ponen en valor los esfuerzos que vienen haciendo las
provincias para ampliar y diversificar la oferta productiva.