Está en la página 1de 21

DOSSIER: LA GRAN PIRÁMIDE

Autor: Antonio Jurado©


1.- Características de la Gran Pirámide
2.- Consideraciones entorno a la construcción
3.- Civilización egipcia

Comentarios a este artículo

CARACTERÍSTICAS DE LA GRAN PIRÁMIDE

INTRODUCCIÓN

    La Gran Pirámide sigue siendo el monumento religioso más importante de todos los
tiempos.

    Hablemos de medidas. La Gran Pirámide es la mayor de las tres que se extienden en


la llanura de Guiza, cerca del actual Cairo. Tuvo una altura de 146,6 metros en su
origen. Ocupa una superficie de 53000 metros cuadrados (8 campos de fútbol). Hasta el
S.XIX fue el edificio más alto de la Tierra. De lado mide unos 230 metros. ¡230
metros!, eso es casi un cuarto de kilómetro. En su construcción se calcula que se
emplearon entre 2,3 y 2,5 millones de bloques de piedra todos los cuales están tallados
con precisión óptica y que oscilan de media entre las 2 y 2,5 toneladas de peso, lo que
no quita que también los haya de 60 tn. Las juntas entre los bloques son tan exactas que
no es posible introducir una hoja de cuchillo entre dos de ellos. En su mayoría se
empleó la piedra caliza, pero también el duro granito. Toda esta mole se asienta sobre
una plataforma nivelada artificialmente, con errores mínimos que no alcanzan los 2,5
cm en algunos puntos, lo que no deja de constituir un auténtico logro incluso para
nuestra época. Contiene más mampostería que el conjunto de las catedrales, iglesias y
capillas construidas en Europa durante la Edad Media.

    Se cuenta que Napoleón se entretuvo haciendo cálculos según los cuales con las
piedras de la pirámide de Keops, junto a las de Kefrén y la de Micerinos se podría
construir un muro de tres metros de altura y 30,5 cm de ancho y que este rodearía toda
Francia. El matemático Monge, que era uno de los muchos sabios que iban en la
campaña de Napoleón, confirmó este cálculo.
    Cuando se observa desde cierta distancia la Pirámide, ésta da la impresión de haberse
mantenido incólume ante el paso del tiempo. Pero de cerca pueden verse los daños
sufridos a lo largo de los siglos. De la cúspide se quitaron alrededor de una docena de
capas. La Pirámide tenía originalmente un revestimiento de lozas de caliza pulida, es
decir, que era lisa y no se veían los 203 escalones que vemos hoy; hoy no queda nada
del mismo. Su pulimento era tan perfecto que fue denominada la luminosa. Los
jeroglíficos que había en su superficie eran tan numerosos que hubieran ocupado miles
de páginas. La Gran Mezquita de el Cairo se construyó casi en su totalidad con el
revestimiento de la Gran Pirámide. Los árabes entraron bruscamente en su interior en
busca de tesoros y provocaron más
destrozos. Finalmente se convirtió
en una cantera para puentes, casas,
muros y demás edificios de los
alrededores de Guiza y el Cairo.

RECORRIDO POR EL
INTERIOR

    ¿Cómo es la Pirámide por


dentro? En la cara norte, a unos 17
metros de altura se encuentra la
entrada que hoy emplean los
visitantes y que fue abierta por el
árabe Abdullah Al Mamún . Ésta es una entrada artificial. La entrada original se sitúa
unos 27 metros más arriba. Si entramos por su entrada original comenzaremos bajando
por un estrecho corredor (apenas sobrepasa el metro de ancho y 1,22 metros de altura )
con 26º de inclinación que desciende primero a través de la albañilería de la pirámide
durante 28,8 metros y después continúa bajando otros 30,3 metros a través de la roca
natural sin desviarse más de un centímetro en su ángulo hasta que se llega a la Cámara
Subterránea, habitáculo que sobrepasa ligeramente los 3 metros de altura y con unas
dimensiones de 14,5 metros de largo por 9 metros de ancho. En su pared sur hay un
corredor que tras escasos metros finaliza sin llegar a ningún objetivo aparente.

    Por ese mismo corredor por el que hemos bajado, y antes de penetrar en el suelo, se
abre un corredor ascendente, de nuevo estrecho y agobiante, de 1,05 metros de ancho y
1,20 metros de alto, también de 26 º y de 40 metros al final del cual se nos ofrecen tres
alternativas: un pozo que nos volverá a llevar a la Cámara Subterránea; un camino en
horizontal que nos conducirá hasta la Cámara de la Reina; y un camino ascendente que
nos lleva hasta la Gran Galería, un pasaje impresionante que se encumbra hasta los 8,74
m de altura, y que tiene una longitud de 47 metros. Tras haber ascendido por un pasaje
muy estrecho, llegar de pronto a la Gran Galería supone como poco un alivio y el
anuncio de que nos dirigimos hacia un lugar importante dentro de la Pirámide.

    Poco antes de penetrar en la Cámara del rey la altura baja considerablemente, siendo
necesario prácticamente arrastrarse para poder entrar . La Cámara del Rey es el
Sanctasantorum de la Gran pirámide. Sobre la Cámara del Rey hay cinco cámaras de
descarga, con la función de contrarrestar la presión de la masa de piedra que se eleva
sobre ella, y arriba del todo las piedras están colocadas en forma de techo inclinado con
el mismo fin de distribución del enorme peso de arriba.
    La Cámara del Rey está construida enteramente en granito rojo, mide 10,5 m de largo
y 5,82 de altura. El techo está sellado con nueve grandes planchas de granito ,cada una
de más de 5,5 metros de largo, que pesan unas 400 toneladas en total. Esta habitación es
impresionante por su simplicidad y resonancia. Dentro se encuentra el austero
Sarcófago de granito que los egiptólogos consideran contenía la momia de Keops. Petrie
notó que el Sarcófago era más ancho que la puerta de acceso a la Cámara y por lo tanto
tuvieron que colocarlo en su lugar mientras se construía la Pirámide.

    La Cámara de la Reina, así llamada por los árabes, no era en realidad para el entierro
de una reina. La egiptología oficial supone que contenía una estatua ka del rey, que
estaría en un nicho de repisa, de 4,7 metros de altura que se encuentra en la pared este
de la Cámara. Las paredes y el techo inclinado de esta cámara son de piedra caliza. Esta
habitación se encuentra exactamente en el eje central este-oeste de la Pirámide.

    De las Cámaras del Rey y de la de la Reina salen dos estrechos conductos de cada
una de ellas de los que no se sabe exactamente cuál era la función. Lo interesante es que
un conducto de la Cámara de la Reina apunta hacia la Osa Menor y el otro hacia Sirio.
Los conductos de la del Rey apuntan hacia Alfa Draconis, la estrella polar de los
egipcios y hacia la constelación de Orión. Esto no es ninguna casualidad. Orión era la
constelación relacionada con el dios Osiris; y Sirio, a la que los egipcios llamaban
Sothis , se relacionaba con Isis, tratándose de una estrella importantísima en nuestro
sistema estelar y siendo la estrella más brillante del universo.

ASPECTOS INTERESANTES

    Tengamos en cuenta otros factores que nos hablan de la perfección de la Pirámide y


nos indican que detrás de la misma tuvo que haber una refinada inteligencia en su
factura.

    La Pirámide tiene sus cuatro caras orientadas casi exactamente hacia los 4 puntos
cardinales. El error cometido es mínimo.

    El meridiano que atraviesa la meseta de Guiza divide los mares y los continentes en
dos partes iguales. Ese meridiano es a su vez el meridiano norte-sur mas largo de todos,
y constituye el punto de
referencia para medir las
distancias longitudinales
en cualquier punto del
globo terrestre.

    Si se extienden
imaginariamente las
diagonales que parten de
las esquinas noreste y
noroeste de la Gran
Pirámide, el triángulo
resultante que forma con
el Mediterráneo abarca
exactamente toda la zona del delta del Nilo. La Pirámide es pues el vértice exacto de ese
Delta.

    El inglés John Taylor descubrió que al dividir el perímetro de la pirámide por el
doble de su altura se obtenía el número irracional Pi (3,1416...). Es decir, que la altura
de la Pirámide ofrecía la misma relación que el radio del círculo con la circunferencia.
Esto implica que los constructores de la Pirámide tenían un conocimiento matemático
prodigioso, pues se creía por entonces que el número Pi había sido descubierto en el
siglo VI de nuestra era por el sabio hindú Arya-Bhata.

    En 1964, para el lanzamiento de satélites, la Unión Astronómica Internacional tuvo


que revisar la longitud del metro fijada en París en 1875 ( que era la cuadragésimo-
millonésima parte del meridiano terrestre) y ocurrió que el metro era en realidad algo
mayor de lo que hasta entonces se creía, resultando ser de 1,047901 metros. Pues bien,
esta nueva medida más perfecta del metro ya aparece reflejada en la Cámara del Rey, en
una medida conocida como Codo Real , y que equivale exactamente a la mitad de un
metro astronómico.

    El argentino José Álvarez López demostró que la Gran Pirámide era la representación
de un esquema decimal del Sistema Solar. Dedujo que la altura del monumento debía
ser la millonésima parte de la distancia de la tierra al Sol, pero medida desde los límites
de la atmósfera. A su vez dedujo que la base de la Pirámide representaba la
diezmilésima parte de la superficie de la Tierra.

    En las postrimerías del Siglo II a.C. alguien dijo al gramático griego Agatárquides de
Gnido que la longitud de la base de la Gran Pirámide era exactamente una octava parte
de un minuto de un grado de la circunferencia de la Tierra. Los egipcios pues, no sólo
sabían que la Tierra era un globo, sino que conocían su tamaño con un margen de error
de unos cuantos kilómetros.

    El Sarcófago de la Cámara del Rey viene a ser un atlas del Sistema Solar, en el que se
presentan una serie de medidas que coinciden exactamente con infinidad de datos
astronómicos. Por ejemplo, el peso de la Tierra, el de la Luna, el del Sol en relación a la
Tierra. También aparece el radio polar de nuestro planeta.

    La Gran Pirámide está ubicada sobre el paralelo 30, el cual es la doceava parte de un
círculo, o sea, que ha sido colocada de tal manera que quepa siempre debajo de un signo
exacto del Zodiaco. Este hecho hace que no le afecte la precesión de los equinoccios
durante muchos miles de años( el movimiento de precesión es debido al temblor del eje
de la Tierra, que ocasiona el cambio de su posición con respecto a las estrellas, un grado
cada 72 años y un círculo completo cada 26000 años).

    Las medidas de la Pirámide están armonizadas de una manera misteriosa .


Multiplicadas, divididas, potenciadas o radicadas por el patrón llamado Codo Real dan
la distancia de la Tierra a la Luna, el diámetro del Sol, la distancia de la Tierra al Sol,
etc. Además, su interior no está completamente descubierto; hay fuentes que dicen que
la Pirámide tendría siete cámaras que, según las tradiciones egipcias, se corresponderían
con los siete planetas capitales, los siete reinos de la naturaleza, etc.
    La situación geodésica de la Pirámide, su orientación, sus proporciones externas e
internas, los ángulos que forman sus paredes y cámaras ocultas y muchos otros datos
mostraban las claves esenciales de la astronomía, geografía y sociología, de las leyes y
de la política, de la historia filosófica y religiosa, así como de la fisiología y de la
psicología. En la Gran Pirámide están codificados los grandes principios y las leyes del
Cosmos así como la relación del ser humano con los mismos.

CONSIDERACIONES EN TORNO A LA CONSTRUCCIÓN

¿FUE KEOPS REALMENTE?

    Y ante todo esto surge la pregunta ¿quién lo hizo , cómo y cuándo? Consideremos en
primer lugar la postura oficial y más aceptada.

    La arqueología oficial atribuye a la Gran Pirámide una antigüedad de unos 4600 años
y se habría realizado bajo el gobierno del segundo faraón de la Cuarta Dinastía Keops,
hijo de Snefru. Hay dos razones para atribuir a Keops la Pirámide: el relato de Heródoto
y el descubrimiento de un cartucho que supuestamente contenía el nombre de Keops
dentro de la Pirámide.

    Heródoto nos muestra a este faraón como un auténtico tirano que cerraría templos y
prohibiría sacrificios para emplear al pueblo de forma despiadada en la construcción,
llegando a decir que prostituyó a su propia hija con el fin de obtener recursos para la
Pirámide. Heródoto dice que en su construcción se emplearon grupos de 100000
personas que se relevaban cada tres meses. Se habría tardado 10 años en construir el
terraplén y las infraestructuras necesarias que facilitarían la posterior construcción en 20
años más de la Pirámide propiamente dicha.

    El relato de Heródoto ofrece cuanto menos razonables dudas. Hay que tener en
cuenta que cuando Heródoto visitó la Gran Pirámide en el Siglo V a.C., ésta ya llevaba
allí como mínimo más de dos mil años, suponiendo que la construyera efectivamente
Keops. Es decir, que Heródoto no llegó a un monumento recién construido o que llevara
unos pocos siglos. Además, el viajero griego se limita a recoger las narraciones que sus
guías le cuentan. Prestemos atención a lo que él mismo nos dice al respecto: "...si
alguno hubiere a quien se hagan creíbles esas fábulas egipcias, sea enhorabuena, pues
no salgo fiador de lo que cuento, y sólo me propuse por lo general escribir lo que otros
me referían..." . Es evidente que muchas veces los Sacerdotes egipcios tenían muy buen
sentido del humor.

    En realidad Heródoto se encontró con los mismos interrogantes que hoy nosotros nos
encontramos y que otros muchos viajeros encontraron. Por ejemplo Diodoro de Sicilia,
otro historiador que visitó Egipto en el siglo I a.C., recibió otras indicaciones distintas a
las recibidas por el griego, pues le dijeron que los constructores fueron Armoeus,
Ammosis e Inaron. Comenta el propio Diodoro: "...como dice la gente del lugar, desde
los tiempos en que se levantó el edificio hasta el día de hoy han transcurrido más de
mil años, y hay quien afirma que los años pasados llegan a los tres o cuatro mil..." .

    Existen muchas leyendas árabes que sitúan la construcción de la Pirámide en reyes


considerados míticos por la arqueología oficial como son Harmais, Saurid o Idris. El
cronista árabe Ben Wasif Sah Al-Katib en su obra Noticias sobre Egipto y sus
maravillas dice que el rey Saurid fue uno de los reyes de ese periodo en que Egipto fue
habitado por semidioses y de que hablan sacerdotes egipcios como Manetón. Este rey
mandó construir las dos grandes pirámides de Guiza para conservar en ellas todos los
secretos de la humanidad ante la amenaza de un diluvio que vio en sueños y que
acabaría con buena parte de la humanidad.

    La otra prueba para atribuir su construcción a Keops fue el dudoso descubrimiento
del inglés Howard Vyse de un cartucho con el nombre de Keops en la última cámara de
descarga de la Pirámide. Vyse era un coronel retirado del ejército británico que, como él
mismo afirma en su diario, buscaba la fama y el éxito que lo reconciliaran con su
familia y la alta sociedad inglesa. De ahí su marcha a Egipto en busca de algún gran
descubrimiento. Pero el tiempo pasaba y el presupuesto se le acababa y no encontraba
nada. Hasta que un buen día logró al fin el éxito que buscaba al “descubrir” un cartucho
con el nombre del faraón Keops. La noticia se difundió a nivel mundial.

    Resulta extraño que la Pirámide no contenga una sola inscripción en su interior salvo
ésta. El Doctor Samuel Birch, especialista en jeroglíficos, fue quien dió la primera voz
de alarma al extrañarse de que el cartucho estuviese escrito en caracteres semihieráticos,
un tipo de escritura de jeroglíficos lineales que no existían aún en la época del Imperio
Antiguo, y de Keops por tanto. Otros expertos acusaron a Vyse de haber copiado la
inscripción de un libro, que para más inri estaba equivocado, trasladando Vyse el error
en su copia. Sin embargo, desde entonces y a pesar de la polémica, la egiptología oficial
se ha aferrado fuertemente a esta prueba para atribuírsela a Keops.

    Una importante prueba en contra de la autoría de Keops la constituye la Estela del


Inventario , descubierta por el fundador del museo del Cairo, el francés Auguste
Mariette , en la cual el mismo Keops indica que la Pirámide ya estaba allí desde mucho
tiempo atrás y que él se limitó a restaurarla y a construir una de las pequeñas pirámides
que se encuentran junto a la Gran Pirámide, la de una de sus mujeres, Henutsen. Los
egiptólogos desdeñan esta prueba y la consideran una falsificación hecha por sacerdotes
posteriores para deslegitimar a los gobernantes de la cuarta dinastía. También esta estela
hace referencia a la existencia de la Esfinge desde mucho tiempo antes, lo que
corroboran algunas dataciones geológicas que la sitúan varios miles de años antes de la
aparición de Kefrén, su supuesto constructor.

    Además, otro elemento que hace dudar de Keops como autor es el hecho de que lo
único que se conserva del mismo es una pequeña estatuilla. Si no fuera por la atribución
que se le hace de la Gran Pirámide este faraón hubiera pasado inadvertido.

    A este respecto dice H.P.Blavatsky: la Doctrina Secreta enseña que Keops pudo
construir cualquier otra pirámide, pero no la que lleva su nombre.

CONSTRUCCIÓN

    La egiptología oficial atribuye la construcción de la Pirámide a base de fuerza bruta,


rampas, trineos, grúas y otros artilugios rudimentarios.

    Existe la teoría de la utilización de diversos tipos de rampas para ir subiendo los


bloques empujados por hombres a través de ellas. Estas teorías tienen un gran problema
y es que a medida que la pirámide aumentase se requeriría o aumentar el ángulo de estas
rampas, lo cual sería contraproducente, o ir alargando las rampas, lo cual sería en
extremo difícil ya que llegaría un momento en el que se necesitaría más material para
construir la misma rampa que el necesario para la pirámide.

    Heródoto habla de otra forma, que consistiría en la utilización de pequeñas maquinas


formadas con tablones de madera cortos que levantarían los bloques y los trasladarían
de escalón en escalón. Ahora bien, subir bloques de 6 toneladas por medio de tablones
de madera ya es difícil, pero mover tales bloques en cornisas que a veces tienen una
anchura de 15 cm parece a todas luces
imposible.

    Ante esto aparecen una serie de


objeciones:

    Si la Pirámide tiene unos 2,5 millones de


bloques de piedra y se hizo en 20 años como
le dijeron a Heródoto, se deberían colocar
125000 bloques por año (2,5 mill/20). Si se suponen 300 días laborables, cada día se
deberían colocar 416.6 bloques, o lo que es lo mismo y suponiendo 12 horas de trabajo
al día, se deberían poner 34 bloques a la hora o 1 bloque cada dos minutos.

    Algo que no encaja es que en que la fecha que se sitúa la construcción de la Pirámide
al mismo tiempo se estipula que Egipto estaba en la Edad de Piedra, que vivían con un
precario desarrollo agrícola, con un incipiente pastoreo, la rueda estaba recién
inventada, vivían en chozas de junco y adobe, y ¿no tuvieron otra cosa que hacer que
construir una pirámide cuya precisión desconcierta a los ingenieros modernos y para la
que se exigen profundos conocimientos de matemáticas y arquitectura?

    Contra la imagen popular de miles de esclavos trabajando de forma forzada en el


arrastre de bloques se alza el hecho de que Egipto no llegó nunca a albergar a más de 12
millones de personas. Si de ahí se descuentan las mujeres, niños, ancianos,
administradores, enfermos, el ejército, artesanos, agricultores, quedarían no más de
500000 personas. Harían falta otros 200 o 300000 hombres que los vigilasen ( no había
armas de fuego ) continuamente. Estos y otros problemas organizativos y de logística
descartan la hipótesis de los esclavos que vemos en las películas de Holywood
empujando bloques. Además es ignorar la concepción de la vida de los egipcios,
impregnada de una elevada moral.

    El historiador alemán Herman Junker dijo: No ha dejado de maravillarme


comprobar que en el Egipto antiguo la familia constituía la base social, al igual que la
amistad y el buen trato a los inferiores se tenía como algo natural. El poderoso
consideraba una obligación ineludible socorrer a los pobres y oprimidos. Si
examinamos las decisiones de los reyes y faraones, podemos comprobar que la mayoría
de ellas constituyen un ejemplo de rectitud y humanidad(...). Por eso el esclavo egipcio,
si es que podemos llamarlo de esta manera, nunca se separaba de su amo, porque
sabía que formaba parte de una familia...

    A mediados de la década de los 80, los japoneses, un pueblo de los más avezados en
cuestiones tecnológicas, intentaron construir una réplica más pequeña de la Gran
Pirámide. Pero pese a utilizar maquinaria moderna, el
problema pudo más que ellos y abandonaron el proyecto.

    Hay una leyenda árabe muy antigua que se refiere a una


extraordinaria hoja de papel, en la que se habían escrito
ciertas palabras sagradas. La hoja fue unida a un pesado y
voluminoso bloque de granito, en el cual se habían grabado
ciertos dibujos mágicos. Tras dar un martillazo a todo el
conjunto, pudo ser transportado por una sola persona,
gracias a que había perdido tanto peso que ofrecía casi el de
una pluma. ¿Desgravitación de masas pétreas?

    Otros autores apuntan a la posible utilización por los egipcios de tecnología basada
en el sonido de alta frecuencia.

INTERROGANTES TECNOLÓGICOS

    Egipto está lleno de interrogantes en cuanto a los procedimientos tecnológicos con


los que contaron. Nos encontramos ante monumentos colosales y de una gran precisión;
y pese a las muchas excavaciones realizadas, no se han encontrado las herramientas con
las que se pudieron realizar estas obras. Y las encontradas resultan a todas luces
insuficientes, pues cortar bloques de granito con herramientas de bronce equivale a
cortar mármol con unas tijeras . Veamos varios ejemplos escogidos entre muchos:

    Los egipcios trabajaron con una precisión admirable en algunas de las rocas más
duras que existen como son el granito y la diorita. Existen multitud de asombrosas
perforaciones a lo largo de Egipto. A la entrada de la Pirámide de Keops por ejemplo
hay una en la que la distancia entre vuelta y vuelta de taladro es de 2,5 mm. Nosotros
con taladros de punta de diamante sólo podemos conseguir una distancia por vuelta de
0,05 mm. De los taladros no hay ni rastro.

    En la Gran Pirámide las piedras interiores han sido selladas con yeso. Ahora bien,
sabemos que el yeso seca muy rápido, casi instantáneamente, y esas piedras están
situadas a 80, 90 o 100 metros de altura. Hoy sería imposible alinear de forma simétrica
bloques de varias toneladas en los 2 o 3 minutos que el yeso permitiría antes de secarse.

    Según cateos radiológicos modernos, los egipcios cortaron piedras de diorita con
cortafríos de cobre, lo que equivale a cortar una barra de hierro con un cuchillo de
madera. Sólo hay dos posibilidades: o bien que los egipcios dieron al cobre una dureza
superior a la del diamante, o que habían ablandado la piedra hasta darle la textura de
una madera blanda.

    El Sarcófago de la Cámara del Rey está cortado con una precisión de 5 micrones, 5
milésimas de milímetro, sobre 1,90 metros de alto. Es decir, que le dieron una precisión
óptica como la de hoy día. Sin embargo, los instrumentos empleados no aparecen por
ningún lado.

    Solamente el revestimiento de la Gran Pirámide consta de 25000 bloques. Estos


bloques son 25000 piezas ópticas, es decir, hechos con perfección óptica. Para hacer el
espejo de 5 metros de diámetro del gran telescopio de Monte Palomar en EEUU, una
obra de equivalente perfección de nuestra cultura, se tardaron más de 5 años y se
rompieron 11 espejos.

FINALIDAD

    Sobre la finalidad de la Pirámide se ha especulado mucho. Punto de referencia para


los agrimensores egipcios, gigantesco reloj de sol, observatorio astronómico, puerto
para naves espaciales...¡se ha dicho de todo!; pero la postura aceptada por la egiptología
es que la Pirámide era la tumba del faraón Keops y el sarcófago de la Cámara del Rey
habría contenido su momia antes de que fuera saqueada.

    Esto no deja de ofrecer problemas, pues nunca se ha encontrado la momia de un


faraón dentro de una pirámide. Incluso se han encontrado pirámides invioladas, como la
del faraón Sekhemjet, que provocó gran sorpresa entre los descubridores al revisar su
sarcófago y ver que allí no había momia ninguna. Análisis químicos posteriores
confirmaron la total ausencia de restos orgánicos . Al faraón Snefru, padre de Keops, se
le atribuyen tres pirámides. ¿Para qué necesitaría tres tumbas?

    Hay indicios suficientes como para al menos considerar seriamente los siguientes
puntos en torno a la Gran Pirámide : a) Que es la primera y más antigua de Egipto,
además de la más perfecta. b) Que se habría construido mucho antes de lo que se cree
por mano de egipcios, pero no por los del periodo del Egipto histórico conocido, sino
por otros más antiguos que éstos . c) Estos egipcios tenían unos conocimientos y una
tecnología (además de un desarrollo moral) que jamás llegaron a alcanzar las
generaciones posteriores.

CIVILIZACIÓN EGIPCIA

SIMBOLISMO DE LA PIRÁMIDE

    Dice H.P.Blavatsky: La idea simbólica de las pirámides es que todas las cosas
dimanan del espíritu por evolución descendente, es decir, que las formas han ido
materializándose gradualmente hasta llegar al máximo de materialización. Y en otro
pasaje refiriéndose a Heródoto (...)pero el famoso historiador pasa en silencio el
verdadero objeto de las pirámides, y a no impedírselo sus escrúpulos religiosos,
hubiera podido decir que exteriormente simbolizaban el principio creador de la
Naturaleza y ponían de manifiesto las verdades geométricas, astrológicas y
astronómicas. Interiormente eran las pirámides majestuosos templos en cuyo sombrío
recinto se celebraban los Misterios en que con frecuencia eran iniciados algunos
individuos de la familia real.

    El vértice es el místico eslabón que une el Cielo y la Tierra mientras que la base
representa las ramas extendidas hacia los cuatro puntos cardinales del universo material.
Todo el Universo emana de la Unidad, de Dios. Pasando a través del Dos y el Tres,
culmina en el Cuatro, la perfección del universo sensible. Todo lo manifestado se
compone de los cuatro elementos. La unión del ternario con el cuaternario engendra en
su suma la cifra de siete, símbolo de perfección y de armonización de los contrarios; y,
por multiplicación, el número doce, el del Universo según Platón, o el dodecaedro, el
del círculo y división en el ciclo anual de doce meses o doce signos astrológicos.
    La Pirámide resume el proceso emanativo inicial hasta la configuración del mundo
sensible, así como la vuelta del mismo a la unidad primigenia, pues la Pirámide es
también un símbolo ascensional, vertical. La pirámide simboliza la aparición del dios
Ra; es por tanto, un símbolo solar y consiguientemente adquirirá valores de
sabiduría( Sol- luz- conocimiento).

    Para el simbolismo masónico, la Pirámide es el símbolo supremo de toda iniciación,


edificado según los designios del Gran Arquitecto del Universo, que es la Vida.

NIVEL DE LA CULTURA EGIPCIA

    Pero, ¿por qué seguir menospreciando a los antiguos egipcios? ¿por qué tratar de
clasificarlos según unos moldes que son nuestros e ignorar su metafísica y su sistema
filosófico?

    La peculiar arquitectura de las Pirámides demuestra el pensamiento metafísico de sus


constructores.

    Pues es de justicia decir que Egipto fue


la cuna del saber de todo el Mediterráneo.
Cuando Grecia apenas balbuceaba, Egipto
ya era un anciano. Los más grandes
filósofos y maestros religiosos del Mundo
Antiguo fueron iniciados en Egipto:
Sófocles, Platón, Heráclito, Píndaro,
Pitágoras. Moisés fue un sacerdote
iniciado en la mistagogía egipcia, que se
basó en los Misterios de la Pirámide para fundamentar sobre ellos la Cosmogonía del
Génesis con símbolos y alegorías mucho más inteligibles para el vulgo que las abstrusas
verdades enseñadas en los santuarios a los escogidos. La Pirámide contiene
arquitectónicamente todo el Génesis. A Solón, el gran legislador de Atenas y uno de los
Siete Sabios de Grecia, le dijo un sacerdote egipcio: ¡Oh, Solón, Solón!, luz del mundo
occidental, los griegos seréis siempre unos niños.

    Dice H.P.Blavatsky: La excelencia de los egipcios en ciencias exactas se revela en


que los griegos, a quienes consideramos fundadores de la matemática y en particular
de la geometría, aprendieron en Egipto. Y, (...) los conocimientos geométricos de los
constructores de las Pirámides principian donde los de Euclides acaban.

    Comenta Jorge Ángel Livraga refiriéndose a la mentalidad antigua (...)Nos


preguntamos por qué los Sacerdotes egipcios no hacían públicas las dimensiones del
Sol, la distancia de la Tierra al Sol, el diámetro de la Luna; es precisamente porque
ellos consideraban que eso no era importante(...)De igual manera hoy, cuando ustedes
leen o estudian una obra de Platón, no les importa saber si Platón pesaba setenta kilos,
no les interesa en absoluto el número de calzado que podía tener; lo que les importa es
la Idea de Platón. De la misma manera y no de otra, el antiguo simbolismo trataba de
entender el mensaje de la Naturaleza y no el peso y el tamaño de los objetos que
conforman la parte material del Universo.
    Sus antiguos habitantes no le llamaban Egipto, sino Khum, Khemu o Kem , que
vendría a significar el rojo, el quemado, el ígneo. Los griegos llamaron luego a los
monumentos egipcios por excelencia pirámides , es decir, figuras en forma de fuego (
pyr - fuego). El nombre de Egipto, Aigyptos , también se lo dieron luego los griegos y
significa lo secreto, lo escondido. Egipto fue siempre sede del misterio. Los griegos
conocieron Egipto a medias y los romanos sólo en su superficie.

    El arqueólogo francés Rebold da un vislumbre de la cultura dominante unos 5000


años antes de Cristo diciendo que a la sazón había no menos de 30 o 40 colegios
sacerdotales dedicados al estudio de las ciencias ocultas y al ejercicio de la magia.

    La Magia era para los antiguos la Magna Ciencia , la reunión, el resumen, la síntesis
de toda la Ciencia; pero no un resumen teórico, sino un resumen que se podía vivenciar.
El hombre considera hoy de forma separada a la Ciencia, la Religión, el Arte o la
Política. En otro tiempo todos estos aspectos estaban unidos; hoy el conocimiento se
haya fragmentado. El Arte es enemigo de la Ciencia, la Política y la Religión se
enfrentan. Hoy un hombre es un gran experto en una pequeña parte del saber y un
ignorante en todo lo demás. Además, hoy no se considera necesaria la vivencia de lo
que se habla. Para los antiguos esto era lo contrario. De este enfoque de las cosas se
deriva la configuración de un mundo distinto. El problema es entonces que en la
actualidad, si bien el hombre tiene fuerzas sobre la materia objetiva: puede cruzar los
mares, puede elevarse a mil o más kilómetros de altura, puede cruzar los ríos inmensos
y puede injertar dedos o manos, el hombre no puede conocerse a sí mismo, el hombre
no puede quitar la angustia de su corazón(...)

    La mayor diferencia con el mundo moderno sería el humanismo de los antiguos
egipcios, mucho mayor que el nuestro. Se sorprenderían los egipcios de nuestro
“progreso” y no lo considerarían tal al considerar que no es armonioso, pues logra
grandes desarrollos a costa de grandes déficits.

ANTIGÜEDAD DE EGIPTO

    Antes de que la historia engendrase a Grecia, ya eran viejas y perfectas las artes
egipcias.

    Hay muchas fuentes que nos señalan que Egipto es milenios mas antiguo de lo que se
cree. Ante ellas la actitud mas corriente es volver la vista a un lado y hacer como si nada
pasara. En Egipto todo está ya presente al principio. Muchos de los logros de las
primeras dinastías nunca fueron igualados. Pero, ¿pudo surgir todo este amplio
desarrollo de la nada?.

    La egiptología oficial sitúa el comienzo de las dinastías egipcias con la unificación
del país por el rey Menes. Pero otros documentos nos hablan de la existencia de cientos
de reyes anteriores a Menes. Por ejemplo el Canon Real de Turín , papiro descubierto
en 1822 en Tebas, que sitúa el primer gobierno de Egipto milenios atrás del rey Menes.
Esto lo corrobora Manetón, sacerdote egipcio que en el 240 a.C. recibió el encargo de
escribir una historia de Egipto desde sus comienzos, para lo cual tuvo acceso a los
registros secretos del templo de Heliópolis; la lista de Manetón abarca casi 25000 años.
La Piedra de Palermo menciona 120 reyes anteriores a Menes. La arqueología oficial
considera mitos todos estos testimonios.
    En uno de los Libros de Hermes se dice que había algunas pirámides situadas a
orillas del mar cuyas olas se estrellaban furiosamente contra su base. Luego las
pirámides ya estarían allí antes de los importantes cambios geológicos que dieron lugar
a la desecación del mar del Sahara y que tuvieron lugar hace unos 11500 años.

    En 1991, en un estudio de la Universidad de Boston, el geólogo Robert Schoch llegó


a la conclusión de que la Esfinge debía haberse construido hacía miles de años dada la
erosión de dos metros de profundidad que presentaba en su zona delantera provocada
por la lluvia. La erosión que provoca la lluvia es muy distinta a la del viento. La lluvia
forma regueros y abre canales verticales en la roca y esta era la erosión que presentaba
la Esfinge. Cuando Schoch presentó sus averiguaciones en EEUU no menos de 275
geólogos se le ofrecieron entusiasmados para colaborar con él. Sin embargo, los
egiptólogos se mostraron indignados o desdeñosos.

    En 1994 el ingeniero angloegipcio Robert Bauval se dio cuenta de que las tres
grandes pirámides de la meseta de Guiza estaban distribuidas sobre el desierto de
manera muy parecida a como lo estaban en el firmamento las tres estrellas del Cinturón
de la Constelación de Orión. De manera parecida, sí, pero no perfecta.¿Hubo un tiempo
en que sí estuvieron perfectamente alineadas? Sí, Bauval observó que la pauta de las
pirámides en el suelo fue un reflejo perfecto de las estrellas del Cinturón de Orión en el
año 10450 a.C. Además no hay que olvidar que Orión era el equivalente de Osiris y su
Cinturón era el Duat , puerta por la que el alma del faraón debía pasar para llegar al
Amenti , equivalente del Paraíso de los cristianos o del Nirvana budista.

    En el Timeo cuenta Platón que cuando Solón visitó Egipto en 600 a.C., los sacerdotes
le contaron como fue la destrucción de los últimos restos de la Atlántida, acaecida unos
nueve mil años antes, y de cómo se había hundido debajo de las olas.

    ¿Pero qué decían los mismos egipcios acerca de las pirámides? Que las construyeron
los egipcios, sí, pero no los de la época que nosotros conocemos, sino otros de épocas
anteriores, de un Egipto prehistórico, que constituía una civilización superior en
conocimiento, que a lo largo de los milenios fue cayendo en decadencia y perdiendo su
nivel hasta desembocar en el Egipto conocido.

    Y es que no sólo Egipto sería mucho mas antiguo de lo que se piensa, sino que habría
ido no evolucionando, sino involucionando, yendo de más a menos. Cuanto más nos
remontamos en la historia más perfecto y delicado aparece el arte egipcio. Las
pirámides se hicieron en las primeras dinastías (o antes como hemos visto) y luego no se
volvieron a hacer. Hubo resurgimientos culturales, pero no se volvieron a construir
pirámides. Las fuentes egipcias dicen que antes de Menes Egipto estuvo gobernado por
dioses y luego por semidioses, lo que tomamos como una clara alusión a una
civilización superior a la histórica. Schwaller de Lubicz declara que llegó un momento
en que los semidioses o sacerdotes se convirtieron en los mentores de la civilización
faraónica, a la que enseñaron geometría, ciencia y medicina.

    No hay pruebas arqueológicas que determinen qué hombres pudieron construir las
pirámides. Lo que sí hay son pruebas que dicen que los hombres del Egipto conocido no
pudieron hacerlo. El interrogante permanece pues, abierto.

DIVINA PROPORCIÓN
    Indica S. Giedion : El papel tan importante que ha desempeñado la regla de oro en
la construcción de las pirámides descarta todo empleo accidental de las leyes de la
proporción.

    Pi y Phi no dejan de aparecer en la Pirámide. Son


números irracionales, difíciles de limitar pero fáciles de
obtener mediante un compás y una escuadra. Su
utilización permite proyectar superficies esféricas sobre
superficies planas.

    Dice M. Ghyka: La superficie total de la gran


pirámide se encuentra dividida siguiendo la sección
dorada, de tal forma que la relación entre la superficie
de la base y la superficie lateral sea igual a la relación
de esta última y de la superficie total. También la
relación del área de base con el área de la sección
meridiana es igual a Pi. Phi y Pi aparecen de nuevo en la
relación entre el pentágono y el hexágono, ambas figuras
integradas en la Gran Pirámide, pues el lado de su
triángulo de sección y el de su triángulo de cara son respectivamente el lado de un
pentágono y el de un hexágono inscriptos en el mismo círculo. Las dimensiones de la
Cámara del Rey constituyen un rectángulo de oro.

    Los egipcios daban una gran importancia al valor Phi. Según Schwaller de Lubicz,
Phi no es solamente un número, sino sobre todo es una función creadora. Simboliza el
fuego de la vida, el Logos de San Juan, el impulso masculino de la creación. En el
Timeo , Platón lo llama la clave del conocimiento físico del universo.

      La continuidad sin fin de las proporciones relacionadas es quizá la razón por la


cual las líneas y las superficies de la Gran Pirámide reflejan perpetuamente aspectos
nuevos del número de oro dice S. Giedion.

    Después de este recorrido sólo podemos decir que la Gran Pirámide y el pueblo que
la vio nacer siguen siendo para nosotros grandes interrogantes que nos desbordan y que
sólo llegamos a aliviar esa ignorancia especulando sobre lo que pudo ser.

    En uno de los textos herméticos dice el dios Thot : ¿No sabes, Asclepios, que Egipto
es una imagen del cielo?¿O, más exactamente, que en Egipto todas las operaciones de
los poderes que gobiernan y actúan en el cielo han sido trasladadas a la tierra de
abajo?

BIBLIOGRAFÍA

- La Doctrina Secreta . H.P.B. Luis Cárcamo.


- Isis sin velo . H.P.B. Eyras.
- Magia, Religión y Ciencia para el Tercer Milenio . Jorge A. Livraga. N.A.
- El mensaje oculto de la esfinge . Colin Wilson. Círculo de Lectores.
- Las Pirámides de Egipto . Emmanuel Barceló. Edimat.
- Todo sobre las pirámides . Mark Lehner. Destino.
- Las pirámides de Egipto . I.E.S. Edwards. Crítica.
- http://www.ctv.es/USERS/carlos_orion/lagran-III.htm
- http://www.portalmix.com/misterios/monograficos/piramides/temploestelar
-Documental Escribamos de nuevo la historia. J.J. Benítez.
-Documental Las siete maravillas del mundo .

Grupo 6: Ángulos en torno a los 52º (Seked = 5 ½)


Aunque solo con un grado menos de inclinación que las anteriores, se ha distinguido
este grupo, ya que en él se encuentra la pirámide de Khufu (Keops), cuyas dimensiones
y ángulos son bien conocidos y mejor medidos. Por ello aunque solo sea 1º 17' menos
del que debería tener para que su diseño fuese de acuerdo a los triángulos sagrados, es
lógico suponer que no fue diseñada de acuerdo a éstos.

Seis son las pirámides de este grupo y todas de inclinaciones en sus caras muy similares,
muy próximas a los 52º, en concreto son, por orden cronológico:

 Pirámide de SENEFERU en Medum. IV Dinastía.


 Pirámide de JUFU en Giza. IV Dinastía.
 Pirámide de DYEDEFRA en Abu-Rawash.
 Pirámide de MENKAURA en Giza. IV Dinastía.
 Pirámide de SAHURA en Abusir. V Dinastía.
 Pirámide de NYUSERRA-INY en Abusir. V Dinastía.

Las similitudes de estas pirámides, entre otras, son que todas ellas fueron construidas
durante el Imperio Antiguo, relativamente muy próximas en el tiempo, concretamente
en la IV y V Dinastías.

En cuanto a dimensiones, son muy diferentes, desde la mayor, la de Khufu con 230 m
de lado, le sigue la de Seneferu con 144 m (En realidad esta pirámide la levanto su
padre, Huny, de forma escalonada, fue Seneferu quién la convirtió en pirámide
verdadera de caras lisas), siguen la de Djedefre y Menkaure con 106,2 y 104,6 m
respectivamente y finalmente las dos de Abusir con casi 80 m .

Ríos de tinta se han escrito, con respecto a una, y solo una, de las pirámides de este
grupo, por el hecho de sus dimensiones: la pirámide de Keops (Jufu), pero como hemos
dicho anteriormente, todas las pirámides de este grupo en que se han dividido en este
artículo estarán realizadas a escala unas de otras y por tanto, las relaciones geométricas
que cumpla una de ellas también las cumplirán las otras.

Por tanto, no olvidemos que de todo lo que se ha escrito sobre la Gran Pirámide de
Keops, referente a propiedades geométricas o relaciones entre sus dimensiones, sean
acertadas o no, también lo cumplirán las pirámides de este grupo, tanto mas cuanto más
se aproximen los ángulos de inclinación de sus caras a los de ésta (51º 50').

No es objeto del artículo entrar a comentar todas estas propiedades, pero quizás si
convenga aclarar algunas de las más interesantes, que son las basadas en los números π
y φ y que pasamos a comentar.

Respecto al primero, cabe decir que con las medidas más fiables de la Gran Pirámide ,
se obtiene el valor de π con un resultado asombroso, teniendo en cuenta además la
lógica similitud con que se obtiene π de la pirámide y con la que se obtiene de una
esfera.

En concreto, dicho número (para una esfera), se define como la relación entre la
longitud de su circunferencia (o circulo máximo, C) con el doble de su radio (R):
Para el caso de la pirámide es similar, ya que π se obtiene como la relación entre el
perímetro de la pirámide (seria equivalente a la longitud de la circunferencia de la
esfera) con el doble de su altura (equivalente al doble del radio de la esfera):

Después volveremos sobre esto. En cuanto al número φ también llamado Número de


Oro o Sección Áurea, como fue denominado en el Renacimiento (posiblemente por
Leonardo da Vinci), recordemos que dicho número es aquel que aumentado en una
unidad es igual a su cuadrado y disminuido en una unidad es igual a su inverso. Es
decir:

φ2 = φ + 1            1/φ = φ - 1

De las ecuaciones anteriores se puede determinar una formula para calcular este número
exactamente:

El cual, expresado con tres decimales, vale:

               φ =1,618

Y por tanto φ2 = 2,618 y 1/ φ = 0,618

También se puede conseguir el número cortando un segmento AB por el punto C, de tal


manera que AB sea mayor que AC en la misma proporción que AC lo sea en BC.

------------------------------------------------------
A                                       C                       B

O mejor de una manera menos complicada, según la serie de Fibonacci (Leonardo Da


Pisa, matemático de la Edad Media ), según la cual cada término de la misma es la suma
de los dos anteriores:

1     2     3     5     8     13     21     34     55     89     144     233     377 ............

De esta manera φ se obtendría dividiendo cada número de la serie entre su inmediato


precedente, el valor saldrá tanto más exacto cuanto mayores sean los números que
dividamos, resultando un valor exacto en el límite de la serie.

De la misma manera podemos obtener su inverso dividiendo un número entre el


siguiente y curiosamente también podemos obtener su cuadrado si dividimos un número
de la serie entre el anterior de su anterior. Ejemplos:
φ = 377/233 = 1,618
φ2 = 377/144 = 2,618
1/ φ = 233/377 = 0,618

Cualquiera de los números de la serie (En especial de los mas altos para mayor
exactitud) podría simular el segmento AB que antes se comentaba y sus dos anteriores
corresponderían a AC y a CB.

Como curiosidad se puede decir que el número φ aparece en algunas figuras


geométricas, por ejemplo 1/φ es el valor de lado de un decágono regular inscrito en un
circulo de radio unidad, también aparece en los pentágonos y otras figuras geométricas.
Ya los antiguos griegos encontraron la relación Áurea al estudiar el pentágono regular y
sus diagonales y parece ser que la utilizaron en la arquitectura y escultura.

Curiosamente, también aparece en la naturaleza, por ejemplo en las espirales naturales,


por ejemplo de caracoles, la relación entre las distancias de una espiral a otra es φ. En
las plantas, las semillas de las ramas y las hojas, se acomodan, en muchas ocasiones, a
los números de la serie de Fibonacci. También, la proporción Áurea se puede encontrar
en muchas partes del cuerpo humano.

Por ultimo cabe decir que en diseño y pintura se ha utilizado dicho número, por ejemplo
durante el Renacimiento, en pinturas o en diseño de catedrales, basta decir que el
arquitecto francés Charles-Edouard Jeanneret (Le Corbusier) escribió un libro, Le
Modulor I, que es una guía del uso de la proporción Áurea en la arquitectura.

¿Pero que tiene que ver este número con respecto a la Gran Pirámide y al resto del
grupo? En ellas aparece el número φ si dividimos la apotema entre la mitad del lado de
cada pirámide. O dicho de otra forma, se podría decir que estuvieron diseñadas con
triángulos basados en este número. Estos triángulos serían los formados entre el
apotema, la altura y la mitad del lado de la pirámide (Exactamente igual que ocurría con
los triángulos sagrados del grupo anterior). En concreto, dichos triángulos basados en φ
tendrían como lados: la unidad, φ y la raíz cuadrada φ (Ver Figuras).
En efecto, en la Gran pirámide se cumple con bastante precisión si hacemos
corresponder a la mitad del lado con la unidad (Es decir que 230,36/2 m se corresponda
con 1), entonces la altura, 146,6 m se correspondería con 1,273 (Corresponde a la raíz
de φ ) y el apotema, 186,4 m con φ.

De la misma manera que en el grupo anterior, estas pirámides estarían diseñadas con 4
triángulos de este tipo orientados según los 4 puntos cardinales.

¿Porqué ocurre esto? ¿Fue intencionado? ¿Realmente conocían los antiguos


egipcios los números π y φ?

Hay que empezar reconociendo que no sabemos verdaderamente como los egipcios
construyeron las pirámides, en especial las más grandes. Ni como las midieron, aunque
si sepamos que unidades utilizaban. Ver:

Magnitudes y Unidades en el Antiguo Egipto: Relaciones y Equivalencias

Por este hecho, es fácil la especulación, sin embargo hay ciertas cosas a tener en cuenta
respecto a todo esto y que podrían aclarar algunas dudas:

 Las relaciones antes mencionadas son consecuencia directa de la inclinación de


caras de este grupo (52º). Es decir, en cualquier pirámide diseñada con esa
inclinación de caras, tenga el tamaño que tenga, se podrá deducir π y φ.
 Este ángulo es probable que haya sido consecuencia de convertir pirámides
escalonadas en lisas, tal como se explicó en el grupo 1 (Pirámides escalonadas) y
precisamente el ejemplo lo tenemos cerca. La primera pirámide de este grupo, la
de Seneferu , en Medum, tiene 51º 57' y es consecuencia de convertir una
pirámide escalonada, la de su padre Huny (de 8 escalones de 75º) en pirámide de
caras lisas. Precisamente, es la PRIMERA pirámide que se construye con
prácticamente 52º y por tanto dicha inclinación fuese tenida en cuenta en los
diseños posteriores.

 Los cálculos realizados en las demás pirámides escalonadas arrojan datos entre
51º y 53º para la inclinación de caras sí hipotéticamente las convertimos en
pirámides lisas. Y la prueba de ello la tenemos en la pirámide comentada en el
punto anterior, ya que esto fue llevado a la práctica. Además estas inclinaciones
fueron las mas utilizadas, solo hay que ver que los grupos 5 y 6 de pirámides que
se describen en este trabajo, son las más NUMEROSAS.

 Además de ser consecuencia de lo anterior, la posible presencia de π, podría ser


debido a la utilización de un tambor o rodillo, pero de tal forma que una de las
magnitudes de la pirámide se contase por vueltas de ese tambor y otra con el
diámetro del mismo. Por ejemplo, que se fabricase un tambor de 1 codo o medio
codo y se constase un numero determinado de vueltas para determinar el lado,
pero en cambio para la altura, se determinase un valor en codos.

 Los antiguos egipcios no conocían los números decimales, usaban los


fraccionarios y como sabemos π y φ son números decimales. No hay ninguna
prueba de que los conociesen, a pesar de que calculaban áreas de círculos y hoy
todos utilizamos para ello π, pero los antiguos escribas lo hacían de una forma
muy peculiar, sin utilizar dicho numero, es decir hacían una aproximación a ello,
dividiendo el circulo en cuadraditos mas pequeños y aproximaban la suma de
sus áreas, a la del circulo mas grande. Si hacemos cuentas, esto correspondería a
un valor para π de 3,1605.

 No obstante, hay también que tener en cuenta, que tanto π como φ, son números
irracionales, y como tales no hay constancia alguna de que los conociesen los
antiguos escribas egipcios, pero también es verdad que pueden aproximarse
bastante como una relación entre dos magnitudes. Por ejemplo, la relación Áurea
antes comentada en la que puede dividirse un segmento. Así por ejemplo, si
queremos dividir un segmento en dos partes desiguales, puede que lo hagamos
inconscientemente, de tal forma que se cumpla la relación Áurea (Hay quien
dice que, al escribir, la distancia a la que suele colocar el trazo horizontal de
letras como la A, E, F o H, dividen la altura en dos segmentos que están en la
proporción Áurea). Puede que esto sea por estética y por ello los antiguos
griegos ya lo usaron en arquitectura y escultura. Y no hay nada de extraño ni
oculto, era una proporción conocida, tanto en la naturaleza, como en el mismo
cuerpo humano, como se ha comentado. Un apunte más: en nuestro propios
dedos, podemos ver esa relación Áurea: la longitud del metacarpo a la falange,
de ésta a la falangina y de ésta a la falangeta es aproximadamente φ.

 Por ultimo, porque no: casualidad. Pues entre otras cosas, ¿Qué sentido tiene
tener “escondido” a π ó φ en las medidas de la pirámide ¿Qué ventajas supone?

Pero además, ¿se diseño la pirámide sobre la base de φ? ¿ó a π? ¿ó quizá a ambos? Si


solo fue respecto al primero, entonces lo del segundo es casualidad. Y si fue respecto al
segundo, entonces lo del primero es casualidad. Y si no hay ninguna casualidad ¿Por
qué no se diseño respecto a los dos números a la vez?

Diseñar una pirámide EXACTA respecto a ambos números, es IMPOSIBLE, salvo que
se cumpla una muy, muy pequeña condición, que luego veremos.

Tal como se ha dicho antes, teniendo en cuenta que la altura de la pirámide seria raíz
cuadrada de φ y la mitad del lado la unidad (por tanto el lado valdría 2), si calculamos π
de la misma manera que antes, se obtiene un valor muy próximo pero no el valor
exacto:

Por ello podríamos pensar que en una pirámide de este tipo, o se diseñó para π ó para φ,
pero no los dos a la vez, al menos de una manera exacta. Por tanto, en el mejor de los
casos, suponiendo que se diseño de acuerdo a uno de estos números, implicará que de
forma "casual" reproduce el otro.

No obstante, habría una posibilidad para que se cumplan EXACTAMENTE las dos
condiciones. Se trata de la pequeña condición antes mencionada, y es que sí a pesar de
ser una pirámide de base cuadrada, la longitud de los lados de la pirámide no fuese
exactamente la misma que la de los lados del cuadrado, es decir que tuviese sus caras
cóncavas o convexas.

Esta es una posibilidad que en un principio había sido pasada por alto, ya que las caras
de la Gran Pirámides son cóncavas. Sobre esta cuestión ver:

La fotografía de la R.A.F. sobre el efecto relámpago ¿una foto falsa?

Pero, desgraciadamente, al realizar los cálculos necesarios se puede comprobar que para
que esto sucediera, las caras de la Gran Pirámide , no deberían de ser cóncavas, sino lo
contrario: CONVEXAS, es decir en lugar de estar cada cara partida en dos hacia dentro,
lo estuviese hacia fuera y es mas, el ángulo del plano de la cara de la pirámide con la
línea recta imaginaria del cuadrado de la base, si este efecto no ocurriese, seria tan solo
3,3' en vez de los 27' que actualmente tiene, lo que supone que el centro de las caras de
la pirámide sobresaldría respecto al cuadrado de la base, la pequeña cantidad de solo 11
cm , en lugar de 90 cm que es lo que está hacia dentro. Por tanto si consideramos la
concavidad de las caras como una posible solución que se "olvidaba" el error es mucho
mas grande.

En este sentido, lo mas lógico es la respuesta del arquitecto francés Jean Philippe Lauer,
gran experto en las pirámides egipcias, cuando dice "todo es fortuito" al hablarle de las
relaciones entre las dimensiones de la Gran Pirámide.
Gizeh (Guiza)

Nombre antiguo: Horizonte de Jnum-Jufuy


N. moderno:       La Gran Pirámide
Faraón:              Jnum-Jufuy (Jufu, Keops, Queópe - IV dinastía)
Tipo:                  Perfecta
Dimensiones:      L = 230 m  h = 146.6 m  a = 51º 50' 35''
Comentarios:      Incluye una pirámide subsidiaria, 3 pirámides pertenecientes a las esposas del
faraón, 5 fosos de barcos.

<= Sur Norte =>

También podría gustarte