Está en la página 1de 10

UNED

Enero 2010

Técnicas de intervención
cognitivo-conductuales

- Prácticas 2009/2010 -

María Luisa Baldor Rodríguez – 20212615-P


Correo: mbaldor1@alumno.uned.es / Tfo: 679 310 857
Técnicas de Intervención Cognitivo-Conductuales
2

Hemos planteado el trabajo según este índice porque intentamos contestar las preguntas planteadas en la práctica
contextualizándolas en cada caso. Creemos que de esta manera cumplimos los objetivos y obtenemos además
una visión más profunda de la práctica.

Índice de contenido
1. Técnicas del control de la activación................................................................................................3
1.1. Objetivos...................................................................................................................................3
1.2. Técnicas a utilizar.....................................................................................................................3
2. Técnicas operantes............................................................................................................................3
2.1. Conductas objetivo...................................................................................................................3
2.2. Procedimientos..........................................................................................................................4
2.2.1. Extinción...........................................................................................................................4
2.2.2. Reforzamiento Diferencial de Otras conductas (RDO)....................................................4
2.2.3. Costo de Respuesta (CR)..................................................................................................5
2.3. Instrucciones al medio familiar.................................................................................................5
3. Organización de contingencias.........................................................................................................6
3.1. Sistema de economía de fichas.................................................................................................6
4. Desensibilización sistemática...........................................................................................................7
4.1. Datos para la jerarquía temática de ansiedad............................................................................7
4.2. Jerarquía temática de ansiedad.................................................................................................8
4.3. Procedimiento de la desensibilización......................................................................................8
5. Técnica de exposición......................................................................................................................8
5.1. Jerarquía de estímulos de exposición........................................................................................8
5.2. Prevención de respuestas..........................................................................................................9
5.3. Programa de autoexposición.....................................................................................................9

UNED – Licenciatura en Psicología


Técnicas de Intervención Cognitivo-Conductuales
3

1. Técnicas del control de la activación

1.1. Objetivos
Marthy solicita ayuda para sentirse mejor, no estar irritable y, sobre todo, que no “se le cierre
el estomago” y poder dormir. Así que esos serán nuestros objetivos esenciales. Es decir, nos
centraremos en disminuir sus niveles de estrés para que duerma correctamente y esté más
tranquilo.

1.2. Técnicas a utilizar


Para reducir sus sensaciones físicas de ansiedad y que el paciente se sienta mejor, más
tranquilo, podemos elegir entre diferentes técnicas de relajación, como el biofeedback o el
entrenamiento autógeno. Entre todas, la más habitual es la técnica de relajación progresiva. De
acuerdo con Labrador las más indicadas por eficacia, facilidad y utilización serían el control de la
respiración y la relajación diferencial. No obstante, como nuestro paciente parece un hombre
ocupado y con poco tiempo disponible, en este caso no recomendamos la relajación diferencial de
Jacobson (porque implica un periodo amplio de aprendizaje). Pero si fuera necesario se podría
entrenar al paciente en la propuesta de Öst (1987), más abreviada. Como el paciente señala que ya
había padecido estrés en anteriores ocasiones parece recomendable un aprendizaje en las
sensaciones de activación del organismo, para un mejor control de la ansiedad. Si lograra el tiempo
preciso, ante su estresante estilo de vida, serían recomendables prácticas como el yoga o la
meditación.
Pero ante la inmediata petición de Marthy, que es la alta ansiedad que le provoca malestar e
insomnio, lo más indicado es la utilización del control de la respiración por ser rápida, eficaz y
poderse aplicar en diferentes situaciones. Comenzaríamos con esta herramienta al inicio del
tratamiento y conforme a la evolución acudiríamos o no a otras técnicas, aunque dicha técnica se ha
mostrado eficaz en diversos trastornos como el TAG o los ataques de pánico y parece suficiente en
este caso.
Los hábitos de respiración poco adecuados producen efectos como la sensación de tensión
general del organismo. Así pues el entrenamiento en el control de la respiración reducirá sus niveles
de activación y ésto le ayudará a dormir y estar más tranquilo. Los pasos serán: [1] identificar la
propia respiración, dirigir el aire a través de los pulmones desde la parte inferior a la superior, para
hacer la respiración más lenta y [2] generalizar el entrenamiento a las situaciones de la vida
cotidiana. Si no tuviera tiempo suficiente para el entrenamiento, el procedimiento de respiración
profunda es una técnica sencilla que el paciente podría utilizar en los momentos de más ansiedad.
Para su insomnio, la atención focalizada en la respiración parece adecuada porque no le llevará
mucho tiempo, para que la practique antes de dormir y así mejore su sueño.

2. Técnicas operantes

2.1. Conductas objetivo


Las conductas a eliminar o reducir son:
• Gritos y patadas para conseguir lo que quiere: “se tira al suelo, llora, patalea y rompe todo

UNED – Licenciatura en Psicología


Técnicas de Intervención Cognitivo-Conductuales
4

lo que tiene en la mano [...]”.


• Si la comida no le gusta, tira los platos, escupe y grita.
• Cuando no quiere ir al colegio, pega patadas.
• A la hora de vestirse llora y muerde la ropa y las personas.

2.2. Procedimientos

2.2.1. Extinción
Recomendamos esta técnica, a pesar de que en la extinción se produce un incremento inicial
en la aparición de la conducta y el comportamiento de David es ya bastante molesto para sus padres.
La extinción se aplicará a tirarse al suelo, llorar y patalear, no al resto de conductas (pegar,
morder...) ya que su incremento inicial podría ser peligroso. Parece evidente que el reforzador de
sus conductas inadecuadas son los resultados que consigue de éstas. Así pues es esencial que
cuando se produzcan los gritos y pataletas no obtenga lo que quiere (chuches, juguetes...), aunque al
principio puedan surgir conductas emocionales negativas o agresivas. Esto habrá que explicarlo
muy claramente a los padres, que serán los que sufran las consecuencias.
El procedimiento sería el siguiente:
1. Identificar los estímulos reforzadores: juegos de ordenador, panchitos, chocolatinas...
2. Controlar la presentación de los reforzadores, informando a todos que no tienen que darle lo
que pide si realiza las conductas indeseadas.
3. Retirar todos los reforzadores en todas las ocasiones: no darle ningún reforzamiento cuando
se produzcan las conductas a extinguir.
4. Reforzar conductas alternativas, tales como pedir las cosas con calma y sin gritar (en
algunas ocasiones, no en todas) y, si es posible, reforzar conductas incompatibles como que
intente hablar cuando está llorando y gritando o que se siente cuando está pataleando. Se
puede reforzar verbalmente y dándole una chocolatina o similar que tanto le gustan.
5. Especificarle claramente que de ahora en adelante cada vez que haga una rabieta, no va a
obtener lo que busca.
6. Prevenir el incremento de las conductas y la posible aparición de las conductas emocionales
negativas y agresivas.

2.2.2. Reforzamiento Diferencial de Otras conductas (RDO)


Otro problema que presenta David es que cuando la comida no le gusta, tira los platos, vasos
y cubiertos, escupe, grita y se tira al suelo. Aquí podríamos usar RDO, reforzando todas las demás
conductas deseadas ante la comida o bien reforzando cuando haya pasado un tiempo sin que se
emitan las conductas no deseadas.
En primer lugar avisaremos de lo que pretendemos realizar, después estableceremos el
tiempo en el que vamos a reforzar (el tiempo de la comida). Tras elegir los reforzadores (pueden ser
verbales + un tiempo jugando al ordenador o una comida que le gusten), elegiremos los criterios de
obtención que puedan ser los indicados. Tras un periodo en el que cada vez que se produzcan las
conductas alternativas siempre se reforzarán, pasaremos a reforzar de forma intermitente.

UNED – Licenciatura en Psicología


Técnicas de Intervención Cognitivo-Conductuales
5

El RDO también se podría utilizar para que David juegue menos al ordenador, tomando
como conductas alternativas a reforzar estudiar, leer o hacer ejercicio. También se puede utilizar
este procedimiento como complemento de la extinción, para eliminar las rabietas (se reforzaría un
tiempo sin hacer ninguna). A la inversa, la extinción complementaría al RDO en las conductas
relacionadas con la comida: cuando David tire los platos nunca habría que reforzarle con la comida
que le gusta.

2.2.3. Costo de Respuesta (CR)


Esta técnica, pese a que frecuentemente aparezcan respuestas emocionales y/o agresivas,
consideramos que es idónea para muchas de las conductas de David. Produce una reducción rápida
y completa de las mismas y hay ciertas conductas suyas que deben desaparecer inmediatamente,
como morder, escupir o pegar. También es una técnica apropiada para David porque tiene una
reserva de reforzadores bien definidos que se pueden retirar, como sus juegos de ordenador, el
tiempo de juego, los panchitos o chocolatinas (o el dinero para comprarlas). La técnica en sí
consiste básicamente en retirar estos reforzadores por realizar conductas objetivo.
El procedimiento se complementa bien con el resto de técnicas presentadas hasta ahora: con
David, se reforzarán las conductas deseadas (RDO), no se reforzarán las indeseadas (extinción) y
cuando la conducta sea peligrosa para él o los demás se le retirará un estímulo reforzador de forma
inmediata (CR). Cuando David obtenga reforzadores (al principio muchos) por las conductas
alternativas, se le podrán quitar por realizar las conductas negativas. Al chico se le explicarán
claramente las condiciones por las que pierde o gana reforzadores y la cantidad que se retira por
cada conducta: p.ej. si escupe se queda 1 hora sin jugar al ordenador o si muerde se le quitará un
juego y no jugará 1 hora. En todo momento, se reforzarán las conductas deseadas y se castigarán las
indeseadas.

2.3. Instrucciones al medio familiar


Tal y como ya hemos avanzado, es esencial informar de lo que se va a realizar y que todo el
medio del individuo, especialmente sus padres, se comprometa a seguir las técnicas porque son
ellos los que reforzarán o “castigarán” a David cuando sea preciso. Las tres técnicas ya explicadas
(extinción, RDO y CR) se utilizan de manera complementaria y son las personas en ese medio las
que deciden reforzar o no las conductas de David; es esencial que estas personas favorezcan las
conductas alternativas deseadas y no refuercen las conductas no deseadas (realimentadas si ceden a
las rabietas de David).
Las técnicas de extinción y de costo de respuesta son las que pueden llegar a ser más
difíciles de aceptar por los miembros del medio familiar; como dijimos, con la extinción se
incrementa inicialmente la conducta inadecuada y hay que advertir de esto a los familiares.
Partimos del deseo de los padres de mejorar la situación, lo cual presuponemos pues traen al chico a
consulta, y aunque sea duro para ellos (pasar p.ej. vergüenza en público) no deben reforzar las
conductas negativas ni una sola vez; ésto fomentaría la creencia de David de que de esa manera
puede conseguir lo que quiere. También puede ser que los padres sean reticentes a retirar los
reforzadores y deberemos explicarles que es la forma más rápida y adecuada para evitar conductas
de su hijo peligrosas para él y los que le rodean, que con el tiempo se conseguirán los resultados
deseados. En definitiva, si quieren a su hijo y confían en nuestro criterio profesional deberán seguir
nuestro consejo, ser rigurosos y tener paciencia para llegar a los resultados, que harán que tanto su
hijo como ellos estén mejor.

UNED – Licenciatura en Psicología


Técnicas de Intervención Cognitivo-Conductuales
6

3. Organización de contingencias

3.1. Sistema de economía de fichas


• Conductas requeridas:
◦ Respetar los turnos.
◦ No interrumpir.
◦ No insultarse.
• La Regla → Reforzadores y valor del intercambio
◦ Por no interrumpir y respetar los turnos → 1 ficha.
◦ Por no insultarse → 2 fichas.
◦ Diploma por buen comportamiento al mes, con un premio extra a aquel que más fichas
haya conseguido.
Semanas 1ª 2ª 3ª a 5ª 6ª a 10ª 11ª a 20ª
Fichas /
15 min. 30 min. 1h. 2h. 1 día
tiempo
Límite
6 al día 6 al día 5 al día 4 al día 2 al día
fichas
Entrega Inmediata Al día Al día A la semana Al mes

• Reforzadores de apoyo y su valor en fichas


1 ficha 5 fichas 10 fichas 20 fichas 50 fichas
-1 anillo -1 bufanda -1 CD -1 reloj -1 vestido
-1 par de -1 pulsera -1 juego de -Ropa (camiseta, -1 par de
pendientes -1 pañuelo bisutería (pulsera blusa....) zapatos
-1 € en el móvil -1 revista + collar + -Juego (gorro + -1 sesión de
-1 Horquilla pelo pendientes) bufanda + belleza
-1 cinturón guantes) (manicura,
-1 gorro -1 tratamiento pedicura,
en la peluquería peinado y
maquillaje)

Premio especial del mes → Sesión de Belleza en el spa (1 día), canjeable por 100 fichas.
Felicitamos a ….................................................... por su buen comportamiento en clase durante el mes de
…..................., consiguiendo el premio especial de una sesión de belleza en el spa.
En …........................................... a día …..de …... de …...

• Procedimiento:
1. Aprobación del programa por el Centro.
2. Explicación del programa al centro, tanto estudiantes como empleados.
3. Entrenamiento al personal responsable de completar los registros del tiempo realizando
las conductas y de entregar las fichas. En este último caso sería la jefa del taller y el
diploma podría ser entregado por la directora del centro.

UNED – Licenciatura en Psicología


Técnicas de Intervención Cognitivo-Conductuales
7

• Aplicación concreta del Programa


1. Fase muestreo de la Ficha.
2. Fase de establecimiento del programa de economía de fichas.
3. Fase de desvanecimiento o finalización de la economía de fichas.

Fase 1: Muestreo de la Ficha


Como las chicas del centro son adolescentes e inteligentes, creemos que con la 1ª semana en
la que se obtengan las fichas (por 15 minutos sin insultar, ni interrumpir y respetando los turnos)
será suficiente para que aprendan la dinámica del intercambio. Previamente, por supuesto, se les
explicará en detalle el sistema y el cambio de ficha por reforzador se hará inmediatamente. Será la
profesora la persona que les entregue a las chicas el reforzador (pendientes, pasadores de pelo...).

Fase 2: De establecimiento del programa de economía de fichas


Se expondrán en el tablón de anuncios las reglas del intercambio de fichas, con el valor de
realizar cada conducta y los reforzadores correspondientes, así como quién, dónde y cuándo
entregará éstos. Durante esta fase, los reforzadores los entregará la profesora al final del día, no
inmediatamente, para no interrumpir la clase. Al final del mes se hará la entrega del diploma por
parte de la directora, en un acto ante toda la comunidad del centro. En todo momento la jefa del
taller anotará en una hoja del registro las personas que NO han cumplido y NO obtendrán fichas al
final del día. En caso de empate en número de fichas al final del mes, el premiado será elegido por
consenso o sorteo (como determine la jefa del taller).

Fase 3: De desvanecimiento o finalización de la economía de fichas


Paulatinamente se irá retirando la entrega de fichas y el tiempo necesario para obtenerlas
haciéndose más amplio. Se entregarán los reforzadores primero de manera semanal y luego
mensual.

• Durante todo el procedimiento, excepto la 1ª fase, la profesora puede retirar fichas por la
realización de conductas indeseadas si lo cree necesario.

4. Desensibilización sistemática

4.1. Datos para la jerarquía temática de ansiedad


Con los datos que tenemos podemos realizar una jerarquía, pero sería conveniente hacer una
jerarquía individualizada de situaciones temidas de 10 a 15 ítems y que especificase la ansiedad que
le produce cada situación en una escala del 0 a 10 p.ej.
También podemos realizar un termómetro de miedo, siendo 0 la ausencia total y 10 un miedo
extremo. El Inventario de Estado de Ansiedad de Splielberger, Gorsuch y Lushene (1970) de 20
ítems puede ampliarse para preguntarle cómo se ha sentido en las diferentes situaciones.
Queremos apuntar que existe un cuestionario de mutilación específico para los miedos a la
sangre, inyecciones, daño o mutilación que se le podría pasar para clarificar las situaciones a las que
tiene miedo. Como parece que el mayor miedo es a la intervención médica (que la tengan que
inyectar) hay dos cuestionarios más que podían ser útiles: el Cuestionario de Miedos Médicos y el
Cuestionario de Evitación Médica de Kleinknecht, Thorndike y Walls (1996).

UNED – Licenciatura en Psicología


Técnicas de Intervención Cognitivo-Conductuales
8

4.2. Jerarquía temática de ansiedad


La jerarquía a partir de lo que tenemos podría ser algo como:
1º (10)
Las jeringuillas en los anuncios
Anclaje inferior
2º (20) Ver jeringuillas
3º (30) [...]
4º (40) [...]
5º (50) Estar en casa y pincharme con una aguja
6º (60) [...]
7º (70) [...]
8º (80) [...]
9º (90) Pensar que me tengo que poner una inyección
10º (100) Estar en el ambulatorio y pensar que me van a
Anclaje superior poner la inyección.

Nota: El primer ítem sirve de anclaje, para ir subiendo con el


resto de items y el 10º para ir bajando en intensidad hacia el
elemento central nº5.

4.3. Procedimiento de la desensibilización


Antes de proceder a presentar los ítems de la escala, entrenaríamos al paciente en la
relajación (respuesta incompatible con la ansiedad). Como en este caso el miedo es específico a las
inyecciones, la mejor técnica para utilizar, sola o de manera complementaria a la desensibilización,
es la técnica de la tensión aplicada.
Después iremos presentando los ítems, empezando con el que menos miedo produce (1º). Si
no señala ansiedad, se mantiene la imagen del ítem durante 20 segundos. Después de la
presentación, hay un tiempo de relajación (1 minuto). En una sesión se pueden presentar unos 3
ítems, en función de si ha presentado ansiedad o no. Si un ítem produce ansiedad (p.ej. el 3º), se
volverá a la relajación y tras ella de nuevo a presentarlo. Ante niveles de ansiedad altos reiterados
ante el mismo ítem se retrocederá al ítem que no produjo ansiedad (p.ej el 2º) y después se pondrá
fin a la sesión; se preguntaría al paciente qué le está pasando y se reevaluaría la jerarquía (si la
distancia entre ítems no es adecuada). Si la jerarquía parece correcta probablemente el paciente está
descentrado o quizá se está imaginando una situación que no se corresponde con el ítem.

5. Técnica de exposición

5.1. Jerarquía de estímulos de exposición


Se debe realizar una jerarquía de las conductas temidas o evitadas, tal que:
1º (0) Saliendo de la ducha con la ropa limpia
2º (10) Tocar a alguien (su madre, otro familiar...)
3º (20) Tocar algo que no haya sido previamente limpiado

UNED – Licenciatura en Psicología


Técnicas de Intervención Cognitivo-Conductuales
9

Comer en un plato que no haya sido lavado a su


4º (30)
vista previamente por su madre
5º (40) Salir a la calle sin guantes sanitarios
6º (50) Sentarse en un transporte público
7º (60) Pasar al lado de una persona poco aseada
8º (70) Tener la ropa sucia
9º (80) Comer en un restaurante en la calle
10º (90) Tocar algún estímulo “amenazante”
11º (100) Que alguien le estornude encima

5.2. Prevención de respuestas


Las conductas que hay que impedir son todas las conductas de evitación como:
• Lavar los objetos que va a tocar.
• Ponerse guantes sanitarios.
• Ducharse y cambiarse de ropa más de una vez al día porque “cree que está sucio”.

5.3. Programa de autoexposición


En la actualidad, la exposición y la prevención de respuesta se considera el tratamiento de
primera elección para el TOC (que parece el diagnóstico más oportuno para el caso). El programa
de intervención consiste básicamente en la exposición a los ítems de la jerarquía de estímulos,
empezando por el menos temido, de forma prolongada (45 minutos a 2 horas), a la vez que se
bloquean los rituales.
Antes de dar inicio al tratamiento hay que explicar al paciente su transtorno, sus problemas y
los mecanismos causales que lo mantienen, el proceso de aprendizaje por el que se han adquirido y
cómo va a ser el tratamiento. Todo ello para que tome conciencia y se motive, dado que de él va a
depender el realizar las conductas a las que se va a exponer. Hay que informar de igual manera a
los familiares y amigos, para que presten la ayuda necesaria. También hay que elegir al co-terapeuta
(en este caso podría ser la madre) que prestará la ayuda como terapeuta en las primeras sesiones de
la autoexposición.
El paciente ha de tener una orientación positiva al cambio: tiene que estar determinado a
superar el problema para mejorar su calidad de vida y pensar que su miedo a enfermar o coger virus
es irracional. Limpiarse todo el rato no va a eliminar su ansiedad y hay otros modos de controlar
ésta, como la relajación.
Después de realizar la jerarquía con el paciente y las conductas a evitar, hay que explicarle
cómo realizar los autorregistros de ansiedad cada 5 minutos de exposición. Es necesario igualmente
discutir cómo se van a realizar las sesiones de exposición (el ítem de la jerarquía, el tiempo, lugar,
modo...). Cuanto más dure la exposición, mejor; pasados los 30 minutos los niveles de ansiedad
disminuirán.
En las primeras sesiones el co-terapeuta (la madre) tendrá que prestar la ayuda necesaria
para que el paciente realice la exposición. En ciertos casos, ella puede actuar como modelo, p.ej.
tomando primero los elementos amenazantes. La experiencia clínica indica que el modelado es útil

UNED – Licenciatura en Psicología


Técnicas de Intervención Cognitivo-Conductuales
10

porque permite enseñar cuáles son las conductas adecuadas durante la exposición y prevención de
respuestas, pero debe desvanecerse una vez el tratamiento esté en marcha porque puede retrasarlo.
El entrenamiento en auto-instrucciones positivas y la eliminación de pensamientos negativos
sirve de fuerte ayuda; p.ej.: “la ansiedad no durará siempre, ya bajará”.
La prevención de respuesta, un procedimiento empleado para bloquear los rituales del TOC
y consistente en que el paciente no realice las conductas de evitación, es esencial que sea
prolongada. Hay conductas que pueden ser no identificadas, así que el paciente tiene que
preguntarse: “¿si yo no tuviera este problema me comportaría así?” Y si la respuesta es NO,
después incrementar la respuesta contraria. Ejemplos de protocolo de prevención serían:
• Tomar una ducha de 10 minutos cada 5 días en vez de ducharse 7 veces al día.
• La ropa ha de llevarse 2 días consecutivos en vez de cambiarse varias veces al día.
En cada sesión hay que dejar claro las tareas y objetivos a realizar en la autoexposición y en
la siguiente sesión empezar viendo los autorregistros y animándole por las tareas realizadas.

UNED – Licenciatura en Psicología