Está en la página 1de 25

TRIBUNAL SEXTO DE PRIMERA INSTANCIA DE VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

EN FUNCIÒN DE CONTROL, AUDIENCIA y MEDIDAS DEL AREA


METROPOLITANA DE CARACAS.
EXPEDIENTE: M 2020 2425
Quienes suscribimos, ESTUARDO ELIAS SEMPERTIGUEZ VILLARROEL y
RODOLFO LUIS QUIJADA, abogados en ejercicio e inscritos en el Instituto de Previsión
Social del abogado, bajo los N° 116.599 y 82.529 respectivamente, de este domicilio,
teléfonos 0412-993.29.87 y 0414-117 84 25, procediendo en nuestra condición de defensores
privados del imputado ANDRES ABELINO OLEAGA, venezolano, mayor de edad, titular de
la cedula de identidad N° 4.894.455, a quien se le acusa la presunta comisión del delito de
VIOLENCIA FÍSICA, previsto y sancionado en el artículo 42 de la Ley Orgánica Sobre el
Derecho de las Mujeres a una V.L.d.V, en contra de la ciudadana DAYSI GRISELDA PRIETO
MORALES (supuesta víctima) titular de la cédula de identidad N° 6.967.907; todo esto a
PETICION de la Abg. Anggela Martínez Coronado, actuando en este acto con la condición
de Fiscal Provisorio de la Fiscalía Centésima Trigésima Primera (131°) del Ministerio Público
de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, con Competencia para la
5
Defensa de la Mujer Según Resolución N 328 del 01 de marzo de 2017 Publicada en la
Gaceta Oficial N°41.110 de fecha 09 de marzo do 2C17 y la abogada Frarelis Pérez Sotillo,
en su condición de Fiscal Auxiliar Interina Centésima Trigésima Sexta (136°) del Ministerio
Público de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas con competencia
para la Defensa de la Mujer, en colaboración en la Fiscalía Centésima Trigésima Primera
(131°) del Ministerio Público de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas
con Competencia para la Defensa de la Mujer; en su Acto Conclusivo (Reforma de
ACUSACION FISCAL), interpuesto en fecha 01 de octubre de 2021 ante este Despacho
Tribunal, y de conformidad con lo establecido en los artículos 2, 26, 43, 44, 49, 51, y 257 de
nuestra Carta Magna, en concordancia con lo señalado en el artículo 107 de la Ley Orgánica
Sobre el Derecho de las Mujeres a una V.L.d.V,, siendo la oportunidad legal para que esta
defensa técnica interponga ante su competente AUTORIDAD JUDICIAL formal ESCRITO
DE EXCEPCIONES y de promoción de pruebas, en contestación contra EL ESCRITO
reforma DE ACUSACIÓN, formulado en contra de nuestro defendido de la siguiente
manera:
CAPITULO I
OPOSICIÓN DE LA EXCEPCIÓN DE ACCIÓN PROMOVIDA NO CONFORME A LA
LEY, PREVISTA EN EL ARTÍCULO 28, ORDINAL 4°, LETRA i EN RELACIÓN CON EL
ARTÍCULO 308, ORDINAL 2°, AMBOS DEL CÓDIGO ORGÁNICO PROCESAL PENAL AL
ESCRITO DE ACUSACIÓN PRESENTADO CONTRA NUESTRO DEFENDIDO
1
Para la primera demostración del vicio denunciado cito el contenido del folio 132 del
libelo acusatorio contenido en el expediente fiscal, en el desarrollo del acápite que la Vindicta
Pública distingue “CAPÍTULO II RELACIÓN CLARA PRECISA Y CIRCUNSTANCIADA DE
LOS HECHOS PUNIBLES QUE SE LE ATRIBUYE AL CIUDADANO Andrés Abelina
Oleaga”; en la que asevera partiendo en el primer aparte de referido capítulo II lo siguiente:
“…La presente investigación se inicia en fecha 13 de Julio de 2020,
con ocasión a la denuncia formulada ante la Delegación Municipal Valle-
Coche del Cuerpo de Investigaciones Científicas Reales y Criminalísticas por
la ciudadana Deisy Grisela Prieto Morales, titular de Cédula de Identidad V-
6967907, quien manifestó que en, fecha 12 de julio de 2020 siendo
aproximadamente las 07:00 horas de la noche al momento en que la víctima
se encontraba en su residencia ubicada en la Tercera Calle de Coche,
adyacente a la funeraria La Norma, casa N° 4, Parroquia Coche, su ex
pareja comenzó a agredirla de manera verbal, para posteriormente golpearla
con sus manos en el rostro y cabeza, accionar éste que produjo en la
víctima lesiones de carácter leve, tal como lo determinó el médico Forense
Nancy Muñoz, quien evaluó a la víctima el día 15 de julio de 2020, según
reconocimiento Médico Legal N° 129-2657-20, de misma fecha. Así mismo
la victima asistió en fecha 12 de julio del 2020, al nosocomio ‘Dr. Miguel
Ángel Rangel”, ubicado en la parroquia Coche donde fue evaluada en el
Servicio de Emergencia y en el mismo concluyeron que presentó
Traumatismo Craneoencefálico leve, tal como lo avala la Dra. Elizabeth
Rivas en su carácter de Directora Médico del referido centro de salud, quien
constató en Ios registros médicos la comparecencia de la misma, con la
finalidad de recibir asistencia médica primaria de salud…” (Subrayado
nuestro)
Es evidente que en esta parte de la acusación fiscal no cumple con el presupuesto de
la narración cronológica, lo cual significa una narración ordenada y sucesiva de los hechos
de conformidad o de acuerdo estos hayan ido sucediéndose, preservando el respeto por
todo lo que esté relacionado con la sucesión, en el tiempo, de los eventos en las cuales ha
de aludir y por la referencia secuencial a las fechas y horas en las cuales se produjeron los
acontecimientos, si aquellas fueren varias, atendiendo al orden en el que ocurrieron.
Visto lo anterior, es evidente que la narración carece de un desarrollo cronológico,
tal como se detalla en los folios 60 al 64 del expediente fiscal, donde se encuentra solicitud
de sobreseimiento, consignada en fecha 11 de enero de 2021 a la Fiscal de ese momento
ARIS DANIELA LLORENTE, de la cual nunca hubo pronunciamiento alguno, y en ese
documento se describe de manera clara, precisa, circunstanciada, cronológica y completa,
las circunstancias de modo, tiempo y lugar, la conducta adoptada por nuestro defendido,
relacionándola, con la conducta adoptada por la presunta víctima, y responde a la pregunta:
¿Que sucedió realmente en forma cronológica los días 12, 13 y 15 de julio de 2020 de
interés criminalístico? Del expediente de marras se verifica que una vez juramentado esta
defensa técnica en fecha 22 de septiembre de 2020, tuve acceso al expediente, y en donde
se evidencia la declaración (tardía) del testigo YANNI ALEXANDER CARDENAS, realizada
en fecha 3 de setiembre de 2020, lo cual consta en el folio 17 y en donde afirma, que a
través de una llamada telefónica la víctima lo llamó para contarle que el 12 de julio de
2020…”, que el hoy imputado, bajo los supuestos efectos del alcohol llegó a la casa, y
“…discutió y le agarro a golpes produciéndole un hematoma en el
ojo derecho y la golpeo con un martillo en la parte posterior de la cabeza y
con un cuchillo lo dio varias veces en la espalda, estaba reventada llena de
sangre le dije que fuera al hospital de coche y luego que fue examinada se
fue a su casa, al día siguiente fuimos al CICPC del Valle…”

“…le tomaron tres puntos…”


De esta manera le solicitó a la Fiscalía oficiara a la Dirección del Hospital
Universitario de Coche Dr. Miguel Ángel Rangel, solicitando copia certificada de alguna
HISTORIA MEDICA realizada a la víctima, en fecha 12 de julio de 2020.
Ciudadana Juez de Control, con el resultado este pedimento que riela en el Folio 46,
se vislumbra el verdadero orden cronológico de los hechos de interés criminalisticos
acaecidos, y se establece que la víctima, en fecha del 12 de julio de 2020 fue atendida en
el Hospital Universitario de Coche, y cuyo diagnóstico fue de Traumatismo Cráneo
Encefálico (TCE) Leve, y sin precisar la hora en que fue practicado dicho examen médico;
seguidamente la averiguación penal tuvo su inicio con motivo de la denuncia interpuesta por
dicha víctima en fecha 13 de julio de 2020 a las 3:39 PM, por ante la Comisaria CICPC Sub
Delegación del Valle (Parroquia Coche), la cual forma parte del expediente K20 0019 00418,
nomenclatura de dicha Comisaria; y dicha denuncia riela en el folio 2 del expediente fiscal
MP 144503 2020, donde la supuesta víctima denunció que el día 12 de julio de 2020 a las
7:00 PM, su expareja bajo los efectos del alcohol, la agredió verbal y físicamente en el rostro
y la cabeza, lo cual sucedió en una casa ubicada en las Mayas y de lo cual, según ella
misma, nadie se percató de lo sucedido.
Ahora bien, de la referida Acta de Denuncia no se obtiene información relevante y
con profundidad sobre los hechos denunciados, el funcionario receptor de la misma no
consideró la situación que habían trascurrido aproximadamente veintiún (21) horas para el
momento de presentarse la presunta víctima a denunciar, así como tampoco hizo énfasis en
ésta, para que tratara de explicar lo más detalladamente posible, todos los hechos sobre la
(supuesta) agresión verbal y la (supuesta) agresión física en el rostro y la cabeza, para con
ello determinar la gravedad de las posibles lesiones físicas o trastornos psicológicos a
consecuencia de las presuntas agresiones y si había asistido a algún centro de salud en el
lapso de las veintiuna (21) horas referidas, lo cual la victima ocultó dolosamente haber
asistido al referido nosocomio el día anterior.
Este procedimiento por parte del funcionario receptor de la denuncia de violencia
contra las mujeres, es prácticamente obligatorio y tiene la finalidad de actuar con lo
estipulado en el numeral 7 del Artículo 72 de la Ley Orgánica Sobre el Derecho de las
Mujeres a una V.L.d.V,, en busca de si es verdad o mentira lo que se denuncia, y así
ordenar las diligencias necesarias y urgentes, la práctica de los exámenes médicos
correspondientes a la mujer agredida, en los centros de salud pública o privada de la
localidad, lo cual aparentemente era necesario, de acuerdo a la declaración del testigo
YANNI ALEXANDER CARDENAS, realizada en fecha 3 de setiembre de 2020, ut supra
citada.
Ahora bien, a pesar de que estos graves hechos supuestamente realizados por el hoy
imputado, no quedaron establecidos de ninguna manera en el Acta de Denuncia ut supra, ni
por la victima ni por el funcionario receptor, no dejaron registrado evidencias fotográficas que
reflejaran las supuestas graves lesiones, así como tampoco se le tomó la declaración al
ciudadano YANNI ALEXANDER CARDENAS ese mismo día 13 de julio de 2020 ya que a su
decir “…al día siguiente fuimos al CICPC del Valle…”.
Sin embargo, la Comisaria CICPC ordenó en esa misma fecha 13 de julio de 2020 lo
siguiente:
1. Tal como consta en el Folio 5, imponer las medidas de protección y de seguridad
de acuerdo a los numerales 1, 2 y 3 del artículo 87 de la derogada LEY ORGÁNICA SOBRE
EL DERECHO DE LAS MUJERES A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA (GACETA OFICIAL
DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, Caracas, lunes 23 de abril de 2007,
G.O. Nº 38.668).
2. Tal como consta en el Folio 22, se notificó al Ministerio Público mediante el Oficio
9700 0019 0953, sobre la DENUNCIA interpuesta por la víctima.
3. Tal como consta en el Folio 23, se ordenó así mismo mediante el Oficio 9700 0019
0952, la práctica del exámen médico legal (físico externo) en las instituciones del SERVICIO
NACIONAL DE MEDICINA y CIENCIAS FORENSES (SENAMECF), olvidando ordenar la
práctica del exámen psicológico legal.
Siguiendo la secuencia temporal en el expediente de marras, a las 4:50 PM de ese
mismo día 13 de julio de 2020, una Comisión integrada por los funcionarios DEINER
GALLARDO y ERMI GARCIA, se dirigieron al lugar donde supuestamente ocurrieron los
hechos denunciados, tal como consta la Inspección Técnica Nro. 376 en el folio 28, y en la
cual se observa solo hicieron una fotografía de carácter general (folio 29), sin mostrar
elementos de real interés criminalístico y no tomaron fotografías a la víctima para
dejar constancia de las supuestas lesiones.
En este mismo orden de ideas consta en el folio 27, ACTA DE INVESTIGACION
PENAL, en donde se establece que una comisión integrada por los funcionarios ERMI
GARCIA y JESUS AREVALO, y acompañados por la víctima se dirigieron a las 6:30 PM de
ese mismo día 13 de julio de 2020, al lugar donde supuestamente ocurrieron los hechos
denunciados con la finalidad de ubicar, identificar y aprehender al hoy imputado, no logrando
ninguno de estos objetivos por no encontrarse este último en dicho lugar.
De todo lo narrado anteriormente se infiere que la víctima permaneció en fecha 13
de julio de 2020 desde las 3:30 PM, hasta aproximadamente las 6:30 PM, en la sede del
CICPC, cumpliéndose en forma aproximada veinticuatro (24) horas sin aparentemente asistir
a un centro médico público o privado, luego de ocurrido los supuestos hechos denunciados;
y de autos se desprende decidió asistir al SENAMECF aproximadamente día y medio
después de la denuncia (15 de julio de 2020), supuestamente a realizar la práctica del
examen médico legal.
Ahora bien, la presunta víctima consignó en fecha 13/08/2020, 12:42 P.M.,
constancia de haber asistido al Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses
(SENAMECF) en fecha 15/07/2020, tal como se muestra en la AUDIENCIA que riela en el
folio 3, y en el folio 35 riela el Oficio 129 2657-20 de fecha 15 de julio de 2020, emanado de
SENAMECF, en donde se observa que los resultados de este examen médico es totalmente
distinto al examen médico practicado a la víctima en Hospital Universitario de Coche, donde
se evidencia palmariamente que la supuesta víctima fue aparentemente atendida en la fecha
del 12 de julio de 2020 (sin especificar la hora de atención). Esta situación contradice las
declaraciones emanadas del testigo MANNI CARDENAS, realizada el 03 de septiembre de
2020 (folio 17), y a la vez deja en evidencia el comportamiento doloso de la supuesta víctima
al momento de su denuncia, al ocultar tanto la hora que supuestamente había sido atendida,
así como el respectivo diagnóstico cuando asistió al Hospital de Coche en fecha 12 de julio
de 2020.
En este momento es pertinente declarar que una vez descubierto en forma
intempestiva el informe médico de fecha 2 de octubre (folio 46), en donde se establece
que la víctima, en fecha del 12 de julio de 2020 fue atendida en el Hospital Universitario
de Coche, y cuyo diagnóstico fue de Traumatismo Cráneo Encefálico (TCE) Leve ,
estando en la etapa de investigación ha debido la Fiscalía tomar la declaración de la
víctima en fecha 28 de octubre de 2020, quien asistió al despacho fiscal ese día a
solicitar copia simple del expediente (Folio 47), interrogándole sobre los pormenores
de su visita al nosocomio y en especial sobre la hora en que fue atendida en el referido
nosocomio, cuestión esta que la Fiscalia nunca quiso investigar a pesar de las
diferentes solicitudes de esta representación técnica.
Ciudadana Juez de Control, de acuerdo a todo lo anterior se evidencia que la
narración así planteada en el Capítulo II de la ACUSACION FISCAL, presenta los siguientes
vicios:
1) No es una narración ordenada y sucesiva de los hechos de conformidad o de acuerdo
estos hayan ido sucediéndose; no preserva el respeto por todo lo que esté relacionado con
la sucesión, en el tiempo, de los eventos a los cuales ha de aludir; no hace referencia
secuencial a las fechas en las cuales se produjeron los acontecimientos. De esta manera, la
narración carece de un desarrollo cronológico en virtud de que genera desconcierto o
confusión en el lector e impide que éste se represente los hechos, secuencialmente, con
fidelidad calendaría u horaria; todo lo cual obstruye la posibilidad de que el lector precise
algunos asuntos relacionados con la credibilidad del relato.
2) No hace mención a las circunstancias de modo, tiempo y lugar relacionadas tanto con
la supuesta comisión del hecho punible como cualquiera otros eventos o detalles que se
consideren significativos; tampoco describe la conducta adoptada por el imputado, sea ésta
activa u omisiva, en relación con la conducta adoptada por la supuesta víctima o con la
situación en la cual ésta se hallaba.
3) No es una narración completa, el fiscal no hace referencia a todos y cada uno de los
eventos que estime son relevantes; esto impide que se atribuya a los hechos una
calificación jurídica adecuada; esto es, ajustada a la realidad, la cual genera, además, el
nacimiento de cuantiosas interrogantes carentes de respuesta
Visto de esta manera, para esta defensa técnica es forzoso declarar que en el
desarrollo del acápite que la Vindicta Pública distingue en su escrito de Acusación como
“CAPÍTULO II RELACIÓN CLARA PRECISA Y CIRCUNSTANCIADA DE LOS HECHOS
PUNIBLES QUE SE LE ATRIBUYE AL CIUDADANO Andres Abelina Oleaga” , es una
narración que no detalla las circunstancias de modo, tiempo y lugar relacionadas con la
supuesta comisión del hecho punible, carece de un desarrollo cronológico y es incompleta;
todo lo cual afecta el ejercicio legítimo del derecho a la defensa y constituye una
herramienta violatoria del derecho a un debido proceso y el derecho a una tutela judicial
efectiva del hoy imputado. Así mismo, limita el desarrollo de la actividad jurisdiccional en
virtud de que impediría al el Juez de Control, a emitir (en un supuesto negado) el auto de
apertura a juicio, un relato de manera completa, ordenada y cronológica de los hechos que
estima han sido objeto de acreditación.
En vista de los argumentos expuestos, solicitamos a este Tribunal de Control se
declare con lugar la EXCEPCIÓN DE ACCIÓN PROMOVIDA NO CONFORME A LA LEY,
PREVISTA EN EL ARTÍCULO 28, ORDINAL 4°, LETRA i, en relación con el artículo 308,
ordinal 2°, ambos del código orgánico procesal penal y como consecuencia se declare la
nulidad de la Acusación Fiscal y se declare la absolutoria de nuestro defendido.
2
Para la segunda demostración del vicio denunciado cito nuevamente el contenido del
folio 132 del libelo acusatorio contenido en el expediente fiscal, ut supra, en la que asevera
lo siguiente:
“… Así mismo la victima asistió en fecha 12 de julio del 2020, al
nosocomio ‘Dr. Miguel Ángel Rangel”, ubicado en la parroquia Coche donde
fue evaluada en el Servicio de Emergencia y en el mismo concluyeron que
presentó Traumatismo Craneoencefálico leve, …”

Es evidente que en esta parte de la acusación fiscal no cumple con el presupuesto de


la narración ajustada a la verdad, lo cual exige la existencia de conformidad entre lo
efectivamente sucedido y lo relatado, un relato sin omisiones, que no niegue lo cierto ni
afirme lo falso; y, por supuesto, que no altere la verdad con el ánimo de persuadir y
convencer al Juez.
En efecto, consta que luego de la audiencia de imputación, en fecha 09 de junio de
2021, se le solicitó a la Fiscal 131 para que subsanara las omisiones de la Fiscal anterior en
cuanto a Oficiar al Hospital Periférico de Coche de acuerdo a la diligencia de fecha 24 de
noviembre de 2020 que riela en el folio 55 del expediente fiscal. En esa misma fecha del 09
de junio de 2021, la Fiscal elaboró el Oficio 01 131 413 2021 dirigido al Hospital Periférico de
Coche, el cual riela en el folio 74 del expediente fiscal. Este Oficio fue entregado por mi
persona a la Dirección del referido nosocomio en fecha 11/06/2021.
Ahora bien, en fecha 14/06/2021 me dirigí a la Fiscalía 131 a consignar la fotocopia
recibida por la Dirección del Hospital, tal como se observa en la diligencia que anexo en
fotocopia simple y la cual no consta en el expediente fiscal, en donde me fue informado
que se había remitido el expediente fiscal a este Tribunal, en fecha 11 de junio de 2021,
debido a la (intempestiva) ACUSACION fiscal realizada en esta última fecha.
Ahora bien, una vez recibido el expediente fiscal para corregir la Acusación ordenada
por este Tribunal, consta en el expediente fiscal diligencia de fecha 28 de septiembre de
2021, en donde se consignó tanto el informe original elaborado por la Dirección del Hospital
Periférico de Coche, así como la fotocopia certificada del formato de morbilidad, ambos de
fecha 07 de julio de 2021, en respuesta a la referida solicitud fiscal del Oficio 01 131 413
2021 ut supra, y en donde establece fehacientemente que la supuesta víctima “…no
aparece en el Registro de Historias de Emergencia del día 12 de julio de 2020 ya que
fue atendida por el triaje directamente y fue registrada debidamente en el formato de
morbilidad…”, sin especificar la hora en que fue atendida, generando esta situación indicios
'lógicos, fuertes y concordantes que la víctima, al momento de presentar la denuncia no
presentaba ninguna gravedad ni algún síntoma o lesión alguna, que generara la presunción
fuerte y concordante de haber sido sometida por el hoy imputado, a la violencia psicológica y
física, declarada por el testigo ciudadano YANNI ALEXANDER CARDENAS en fecha 3 de
setiembre de 2020.
Ciudadana juez, La Fiscalía omitió dolosamente este resultado de la investigación, y
generó una narración omisiva reñida con la verdad, la denunciamos en virtud de que genera
incredulidad y es expresión de deshonestidad y de mala fe; convierte un hecho atípico en
típico y viceversa, un sujeto inocente en culpable y viceversa, una circunstancia favorable en
desfavorable y viceversa; y, un hecho merecedor de una calificación jurídica determinada en
uno al cual se atribuye una absolutamente inadecuada. Así, este omisivo relato reñido con la
verdad, carece, obviamente, de fidelidad; induce al Juez a incurrir en error y afecta el
desarrollo de la actividad jurisdiccional, pues impide que él, al emitir el auto de apertura
ajuicio, relate, con apego a la verdad, los hechos que estima acreditados. Paralelamente,
quedan al descubierto la mala fe del accionante o la desmedida ineptitud e incapacidad de
éste para estructurar un relato con el cual ha de rendirse culto a la verdad. Eso horada su
prestigio e incide negativamente en su credibilidad. Definitivamente, las omisiones con las
cuales se oculta información que puede afectar al sujeto interesado en que ésta sea
conocida; la narración de hechos o circunstancias que no se han producido ni de un modo
determinado, ni en momento ni en lugar algunos; la descripción de hechos que se produjeron
de modo distinto; o, de hechos que se materializaron en circunstancias temporales o
espaciales diferentes a aquéllas a las cuales hace referencia el relato distorsiona,
indudablemente, la realidad.
En vista de los argumentos expuestos, solicitamos a este Tribunal de Control que
este relato vulnera, por si fuera poco, lo PREVISTO EN EL ARTÍCULO 28, ORDINAL 4°,
LETRA i, en relación con el artículo 308, ordinal 2°, ambos del código orgánico procesal
penal y como consecuencia se declare la nulidad de la Acusación Fiscal y se declare la
absolutoria de nuestro defendido.
3
Continuando con el desarrollo del “CAPÍTULO II RELACIÓN CLARA PRECISA Y
CIRCUNSTANCIADA DE LOS HECHOS PUNIBLES QUE SE LE ATRIBUYE AL
CIUDADANO Andres Abelina Oleaga” ; también se deja asentado que el acto de imputación
fue realizado en fecha 14 de mayo de 2021, con la presencia de la Fiscal provisorio 131,
abogada ANGGELA MARTINEZ CORONADO y la misma dejo constancia (Folio 69 del
expediente fiscal) que la imputación de nuestro representado se basó en los siguientes
elementos: Inspección Técnica, Reconocimiento Médico Legal, Testigos referenciales:
ciudadana CELIA OLEAGA (Folio 51) DANIELA OLEAGA (Folio 52) y el informe Médico
del Hospital periférico de Coche de fecha 20 de octubre de 2020 (Folio 46). Con estos
elementos al ciudadano ANDRES ABELINO OLEAGA le fue imputado el delito de
VIOLENCIA FISICA AGRAVADA en fecha 14 de mayo de 2021.
Ahora bien, tal como veremos infra, las Fiscales ANGGELA MARTÍNEZ CORONADO
y FRARELIS PEREZ SOTILLO, corrigieron su escrito de acusación con base a los
elementos siguientes: Acta de entrevista de la Victima de fecha 13 de julio de 2020 (folio
2), el Testigo referencial Yanni Cardenas, cuyo relato reposa en el acta de entrevista
de fecha 03 de septiembre de 2020 (Folio17), Reconocimiento Médico Legal N° 129-
2657-20, de fecha 15 de julio de 2020, Inspección Técnica, Testigos referenciales:
ciudadana CELIA OLEAGA (Folio 51), DANIELA OLEAGA (Folio 52) y el informe Médico
del Hospital periférico de Coche de fecha 20 de octubre de 2020 (Folio 46); y con estos
supuestos elementos de convicción, el ciudadano ANDRES ABELINO OLEAGA fue
(falsamente) acusado del delito de VIOLENCIA FISICA AGRAVADA.
De lo inmediato anterior se desprende que en el escrito de acusación corregido, se
incluyó tanto el Testigo referencial Yanni Cardenas, como el Reconocimiento Médico
Legal N° 129-2657-20, de fecha 15 de julio de 2020 y a la vez se omitió dolosamente el
resultado de su investigación que constan en autos: el informe original elaborado por la
Dirección del Hospital Periférico de Coche, así como la fotocopia certificada del
formato de morbilidad, ambos de fecha 07 de julio de 2021, en respuesta a su solicitud
fiscal del Oficio 01 131 413 2021 de fecha 09 de junio de 2021, dirigido al Hospital
Periférico de Coche, el cual riela en el folio 74.
Visto de esta manera, estos cambios en los supuestos elementos de convicción, sin
una debida y lacónica argumentación crean un desorden procesal ab initio, lo cual infesta
el escrito de acusación de vicios tales que infringe el debido proceso y viola grotescamente
la tutela judicial efectiva y, siendo que La Acusación se apoya en un acto cumplido en
contravención y con inobservancia de las formas previstas en el texto adjetivo penal y en la
Constitución de la República, de lo cual se deriva la consecuencia prevista de nulidad
absoluta en el artículo 175 también del texto adjetivo penal. Así queremos sea declarado.
CAPITULO II
OPOSICIÓN DE LA EXCEPCIÓN DE ACCIÓN PROMOVIDA NO CONFORME A LA
LEY, PREVISTA EN EL ARTÍCULO 28, ORDINAL 4°, LETRA i EN RELACIÓN CON EL
ARTÍCULO 308, ORDINAL 3°, AMBOS DEL CÓDIGO ORGÁNICO PROCESAL PENAL AL
ESCRITO DE ACUSACIÓN PRESENTADO CONTRA NUESTRO DEFENDIDO
A continuación, distinguido como “CAPITULO III FUNDAMENTOS DE LA
IMPUTACIÓN DEL CIUDADANO ANDRES ABELINO OLEAGA CON EXPRESION DE LOS
ELEMENTOS DE CONVICCION QUE LA MOTIVAN”, (folio 132) de las actas procesales
que conforman el expediente fiscal, pasa el Ministerio .Público a exponer las
diligencias de investigación que a su juicio sirven para acreditar los hechos
imputados.
Con relación a estos supuestos elementos de convicción y las afirmaciones
hechas por la representación Fiscal con relación al contenido de cada uno de ellos,
esta Defensa técnica hace las siguientes observaciones:
I
“…PRIMERO: Con la denuncia interpuesta por la ciudadana Deisy Grisela
Prieto Morales, tomada en acta de entrevista de fecha 13 de Julio del 2020,
por ante la Sub Delegación Valle - Coche del Cuerpo de Investigaciones
Científicas, Penales y Criminalísticas, en su condición de víctima, donde
manifestó entre otros lo siguiente:
“Comparezco ante este Despacho, con la finalidad de denunciar a mi ex
pareja de nombre Andrés Abelino Oleaga, titular de la cédula de identidad
número, V-4849455, ya que el día- de ayer 12/07/2020 me agredió verbal y
físicamente en el rostro y cabeza, todo esto motivado a que tiene problemas
de alcohol y se pone demasiado agresivo cada vez que bebe licor. ES
TODO" (SIC)
Dicho elemento de convicción resulta importante por cuanto en el se evidencian
las circunstancias de tiempo, modo y lugar en las que se suscitaron los hechos
donde resultó afectada la víctima, quien era constantemente agredida de forma
física por el ciudadano Andrés Abelina Oleaga; violentando de esta manera los
derechos de la víctima los cuales están consagrados a nivel mundial y cuyas
transgresiones, son consideradas como violaciones a los Derechos Humanos de
la mitad de la población mundial…”

Ciudadana Juez de Control, es evidente que la representación Fiscal omite que la


entrevista fue realizada a la hora 3:39 PM del día 13 de Julio del 2020, y la victima
estableció en la PRIMERA PREGUNTA de su denuncia que los hechos ocurrieron a las 7:00
de la noche aproximadamente, por lo tanto, no se consideró en la Acusación la situación que
habían trascurrido aproximadamente veintiún (21) horas para el momento de presentarse la
presunta víctima a denunciar, y omitir dolosamente esta que había asistido al Hospital de
Coche antes de la entrevista.
De la misma manera, en la SEPTIMA PREGUNTA de la referida entrevista,
aparentemente el medio utilizado para agredir, fueron las manos (fuerza física); sin embargo,
no se explica lo más detalladamente posible, todos los hechos sobre la (supuesta) agresión
física en el rostro y la cabeza, es decir, no se dejó asentado evidencias notorias (fotografía)
de algún daño grave y/o evidente en el rostro y la cabeza para con ello determinar la
gravedad de las posibles lesiones físicas a consecuencia de las presuntas agresiones.
Visto de esta manera, estamos en presencia de unos dichos de la denunciante
expresados sin concisión alguna; esto es, de manera notoriamente vaga y ocultando hechos
relevantes, lo cual abrió paso a la posibilidad de arribar a una convicción imprecisa por parte
de la representación fiscal, la cual supone la inexistencia de un resultado minucioso o
detallado; es decir, de un resultado lleno de vaguedad y generalizado, obtenido con motivo
de la práctica de una determinada diligencia de investigación.

II
“SEGUNDO: Consta en el expediente acta de entrevista de fecha 03 de
septiembre de 2020, realizada a la ciudadana Yanni Cardenas, quien
compareció por ante esta representación fiscal, previa citación y manifestó
lo siguiente:
"Deisy me llamo para contarme que el día domingo 12 de julio de 2020, se
encontraba en su casa cuando llego el señor ANDRES, bajo los efectos de
alcohol, que comenzó a discutir con ella, la agarro a golpe produciéndole un
hematoma en el ojo derecho y con un martillo pe pego en la parte posterior
de la cabeza y con un cuchillo le dio varias veces por. la espalda y me decía
que estaba reventada llena de sangre y yo le dije que se fuera al hospital de
coche y luego que fue examinada se fue, a su casa porque ya era muy tarde
para denuncia, fuimos al día siguiente al CICPC del Valle a interponer; la
denuncia. Es' todo (Sic).
…(ommissis)..
Ciudadana Juez de Control, en primer lugar debemos reiterar que este testigo no fue
considerado como elemento de convicción en el momento de la imputación contra nuestro
representado, y en segundo lugar, en caso de no ser anulado, estamos en un testigo no
presencial, que no estuvo en el lugar de los hechos y se enteró de unos supuestos actos de
agresión a través de una conversación telefónica, realizada por la supuesta víctima en fecha
12 de julio de 2020, sin especificar la hora de la llamada y la veracidad o falsedad de dicha
llamada nunca fue investigada por la fiscalía.
En esta parte debemos agregar las respuestas dadas por el ciudadano YANNI
CARDENAS, a las siguientes preguntas (entre otras) en el acta de entrevista (folio 17) de
fecha 03 de septiembre de 2020 (omitidas en la acusación Fiscal):
(…)
“…PRIMERA PREGUNTA: Diga Usted, lugar, hora y fecha en que se
suscitaron los hechos antes narrados CONTESTÓ: eso fue el 12 de julio de
2020, aproximadamente a las 04 o 05 de la tarde” (…)
(…)
“CUARTA. ¿Diga usted, si tiene conocimiento si el ciudadano ANDRES
ABELINO agrede físicamente a la ciudadana DAYSI PRIETO? CONTESTÓ:
sí, el día 12 de julio de 2020, la agredió físicamente dejándolo un hematoma
en su ojo derecho en la parte posterior de la cabeza le tomaron tres
puntos…” (…)

En primer lugar, debemos recordar que la supuesta víctima estableció en la


PRIMERA PREGUNTA de su denuncia del 13 de julio de 2020, que los hechos ocurrieron a
las 7:00 de la noche aproximadamente; mientras que el testigo aseveró que los hechos se
suscitaron aproximadamente a las 04 o 05 de la tarde del 12 de julio de 2020, lo que
evidencia que la victima llegó golpeada a su residencia.
En segundo lugar, en la SEPTIMA PREGUNTA de la referida Acta de entrevista de
fecha 13 de julio de 2020 ut supra, la presunta víctima declaró que el medio utilizado por el
imputado para agredirla en el rostro y la cabeza fueron las manos (fuerza física); el testigo
aseguró que la supuesta víctima le informó que fue agredida por un golpe en el ojo derecho,
con un martillo en la parte posterior de la cabeza y con un cuchillo por. la espalda.
En tercer lugar, el testigo aseveró que la supuesta víctima decía que estaba
reventada llena de sangre y el testigo le dijo que se fuera al hospital de Coche y “luego que
fue examinada se fue, a su casa porque ya era muy tarde para denunciar”, lo cual se traduce
que efectivamente la supuesta víctima sí asistió al Hospital de Coche el día 12 de julio de
2020, sin determinar la hora en que fue atendida.
En cuarto lugar, el testigo no presencial aseveró que, a la supuesta víctima, en fecha
12 de julio de 2020, presentó un hematoma en su ojo derecho y le tomaron tres puntos en la
parte posterior de la cabeza, por lo que se presume que la supuesta víctima fue agredida en
el rostro y la cabeza, y que los referidos tres puntos fueron presuntamente realizados en el
Hospital de Coche.
En último lugar, el testigo no presencial aseveró “…que fuimos al día siguiente al
CICPC del Valle a interponer la denuncia…”. Es decir, tanto la supuesta víctima y el testigo
fueron juntos a interponer la denuncia en fecha 13 de julio de 2020. Sin embargo, tal como
se evidencia de autos, el cuerpo policial solo tomó la declaración de la supuesta víctima,
mientras que el testigo realizó su declaración aproximadamente un mes y medio después, en
fecha 03 de septiembre de 2020. Aquí preguntamos: ¿Si el testigo estuvo en el CICPC de
Coche acompañando a la supuesta víctima, porque no rindió su declaración en ese
momento?.
Con estos argumentos que rayan en la falsedad, la Fiscalía culmina falazmente su
silogismo jurídico al decir que :
“…Dicho elemento de convicción resulta importante por cuanto en el
se evidencian las circunstancias de tiempo, modo y lugar en las que
se suscitaron los hechos donde resultó afectada la víctima,…”

Y además la Fiscalía determina falsamente con estas imprecisas declaraciones


que la victima

“…era constantemente agredida de forma física por el ciudadano


Andrés Abelina Oleaga; violentando de esta manera los derechos de
la víctima los cuáles están consagrados a nivel mundial y cuyas
transgresiones son consideradas como violaciones a los Derechos
Humanos de la mitad de la población mundial…”

Visto de esta manera, estamos en presencia de un testigo no presencial, cuya


exposición sin concisión alguna contradice las circunstancias de tiempo y modo de lo
denunciado por la presunta victima, y de todo lo cual nuevamente abrió paso a la posibilidad
de arribar a una convicción imprecisa por parte de la representación fiscal, la cual supone la
inexistencia de un resultado minucioso o detallado; es decir, de un resultado lleno de
vaguedad y generalizado, obtenido con motivo de la práctica de una determinada diligencia
de investigación.
III
TERCERO: RECONOCIMIENTO MEDICO LEGAL, realizado a la Víctima Deisy
Grisela Prieto Morales, por ante la sede del Servicio Nacional de Medicina y
Ciencias Forenses, sede Bello Monte, encontrándose bajo el número de
entrada, 2GS7 de fecha 15 de julio de 2020, el cual reza lo siguiente:

“ 1. Se evidencia herida lineal de 3 centímetros. de longitud con


puntos de sutura en región occipital derecha.

2. Se evidencia lesiones excoriativas lineales en región femoral


derecha.

3. Se evidencia contusión equimotica edematosa en párpado


inferior derecho y región ergomatica derecha,

4. Se evidencia contusión edematosa en región cervico lateral


derecha.

Estado General: Bueno.


Tiempo de Curación: 07 días, salvo complicaciones.
Privación de ocupaciones: 05 días, salvo complicaciones
Asistencia Médica: No.-
Trastorno defunción: No.-
Cicatrices: No
Carácter: Leve.

Ciudadana Juez de Control, en primer lugar debemos reiterar que este informe
médico no fue considerado como elemento de convicción en el momento de la imputación
contra nuestro representado, y en segundo lugar, en caso de no ser anulado, debemos
negar lo asentado por la Fiscalía, al decir que este supuesto elemento de convicción genera
total certeza, por el hecho denunciado por la víctima, que fue supuestamente golpeada en la
cara y en la cabeza. Es evidente de autos se desprende que la supuesta víctima decidió
asistir tardíamente al SENAMECF aproximadamente día y medio después, es decir, el 15 de
julio de 2020, supuestamente a realizar la práctica del examen médico legal, en el cual
aparecen intempestivamente dos (02) nuevas lesiones : contusión edematosa en región
cérvico lateral derecha y lesiones excoriativas lineales en región femoral derecha; lo que
hace presumir que la supuesta víctima no presentaba ningún daño corporal el día de su
denuncia o que otra persona le causo esas heridas en ese lapso de día y medio después de
la denuncia.
El examen forense especifica que la víctima presentó lesiones de carácter leve,
contradiciendo lo aseverado por el testigo no presencial MANNI CARDENAS, que el
acusado “… con un martillo le pego en la parte posterior de la cabeza y con un cuchillo le
dio varias veces por. la espalda…”.
IV
CUARTO: Inspección Técnica Nro. 0376, de fecha 13 de julio de 2020, suscrita
por los detectives Agregado DEINER GALLARDO y detective ERMI GARCIA,
funcionarios adscritos a la Delegación Municipal Valle Coche del Cuerpo de
Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, los cuales se trasladaron a
la siguiente dirección: Carretera Municipal las Mayas, Tercera Calle, casa número
004, Parroquia Coche, Municipio Libertador, Caracas Distrito Capital.

Siguiendo la secuencia temporal en el expediente de marras, a las 4:50 PM de ese


mismo día, una Comisión integrada por los funcionarios DEINER GALLARDO y ERMI
GARCIA, se dirigieron al lugar donde supuestamente ocurrieron los hechos denunciados, tal
como consta la Inspección Técnica Nro. 376 en el folio 28, y en la cual se observa solo
hicieron una fotografía de carácter general de la calle (folio 29) sin mostrar elementos de real
interés criminalístico. En este punto debemos resaltar que: 1) los hechos denunciados
supuestamente sucedieron dentro de la casa y no en la calle; 2) la referida Inspección
Técnica fue suscrita por un solo funcionario, lo cual acarrea su nulidad absoluta, de acuerdo
a lo establecido en el artículo 153 del COPP.
Con esto es totalmente falso la escrito por la Fiscalía al decir que :
“…Dicho elemento de convicción resulta importante por cuanto en el
se evidencian las circunstancias de tiempo, modo y lugar en las que
se suscitaron los hechos donde resultó afectada la víctima,…”

Y además la Fiscalía determina falsamente con esta Inspección Técnica que la


victima:
“…era constantemente agredida de forma física por el ciudadano
Andrés Abelina Oleaga; violentando de esta manera los derechos de
la víctima los cuáles están consagrados a nivel mundial y cuyas
transgresiones son consideradas como violaciones a los Derechos
Humanos de la mitad de la población mundial…”
V y VI
Quinto: Entrevista: realizada en fecha nueve (09) de noviembre de 2020, por
ante esta Representación Fiscal, a la ciudadana Daniela Oleaga.

La declaración aportada por la ciudadana Daniela Oleaga se pueden constatar o


corroborar en un COMPACT DISC (CD) consignado en fecha 13/11/2020, contentivo de
audio y video como elementos de convicción que coinciden con los hechos narrados tanto
por la referida ciudadana como por el imputado en sus escritos consignados en el expediente
MP 17883-2020.
Este cúmulo probatorio nunca fue sustanciado ni valorado por la Representación
Fiscal, así como tampoco hubo pronunciamiento al respecto, violentando flagrantemente el
derecho a la defensa.
Sexto: Entrevista: realizada en fecha nueve (09) de noviembre de 2020, por ante
esta Representación Fiscal, a la ciudadana Celia Oleaga.
La declaración aportada por la ciudadana Celia Oleaga deja evidenciado que la
víctima llegó golpeada a la casa y que el hoy imputado nunca la agredió.
Ahora bien, de estas declaraciones es falso lo que deduce la Fiscalía al decir que
:
“…Dicho elemento de convicción resulta importante por cuanto en el
se evidencian las circunstancias de tiempo, modo y lugar en las que
se suscitaron los hechos donde resultó afectada la víctima,”

Y además la Fiscalía determina falsamente con estas declaraciones que la víctima:


“…era constantemente agredida de forma física por el ciudadano
Andrés Abelina Oleaga; violentando de esta manera los derechos de
la víctima los cuáles están consagrados a nivel mundial y cuyas
transgresiones son consideradas como violaciones a los Derechos
Humanos de la mitad de la población mundial…”

VII

Séptimo: Comunicación S/N de fecha 20 de octubre de 2020,


suscrita por la Doctora Elizabeth Rivas, en su carácter de director
medico, según gaceta Oficial N 41956 de fecha 02 de septiembre de
2020, quien informo lo siguiente:

“La Coordinación del Dpto. de Registros Médicos y Estadísticas


de Salud del Hospital Universitario Periférico Dr. Miguel Ángel
Rangel, en respuesta a su oficio N° 01-F131- 0725-2020 de
fecha 20 de octubre de 2020, en relación a la ciudadana DEISY
GRISELA PRIETO MORALES, C.I.(V) 6967907, le informo lo
siguiente:

 Aparece en los registros de morbilidad del día 12 de julio de


2020.
 Diagnóstico: traumatismo Cráneo Encefálico Leve
 Médico Tratante: Dr. Jesus González..

Con este elemento de convicción, se podrá demostrar que


efectivamente la víctima compareció ante el servicio de
Emergencia del Hospital Universitario Periférico Dr. Miguel
Ángel Rangel, siendo atendida por el galeno Jesús González,
quien plasmo la atención medica impartida a la víctima, las
cuales sufrió como consecuencia del accionar del hoy
acusado…”

Ciudadano Juez, es totalmente falso de toda falsedad que la víctima compareció ante
el servicio de Emergencia del referido nosocomio y por el contrario, con este elemento de
convicción se demuestra que la denuncia interpuesta por la ciudadana Deisy Grisela Prieto
Morales, tomada en acta de entrevista de fecha 13 de Julio del 2020, por ante la Sub
Delegación Valle - Coche del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y
Criminalísticas, en su condición de víctima, esta infestada de falsedades al ocultar de manera
dolosa la verdadera situación acaecida en fecha 12 de julio de 2020: había acudido al
Hospital de Coche y fue atendida por el triaje directamente y fue registrada debidamente en el
formato de morbilidad, y no se especifica la hora en que fue atendida, cuestión que no fue
investigada por la Fiscalia, a pesar de las varias solicitudes efectuadas por la defensa técnica.
VIII
(Conclusion)
En vista de todo lo anterior, para esta defensa técnica es forzoso declarar que los
elementos de convicción presentados por la representación Fiscal, impide al imputado saber
cuáles son las razones en cuya virtud algunas palabras, frases, oraciones, afirmaciones, u
opiniones, de la totalidad de las asentadas en ese instrumento generaron determinada
convicción; impide que el imputado haga referencia a la convicción que ha debido derivar de
lo que está asentado en el instrumento respectivo; impide que el imputado analice
razonadamente los particulares relacionados con la convicción que ha debido derivar de lo
que está asentado en el instrumento ya referido; impide que el imputado contraríe, cuestione
o ataque razonadamente, la convicción que ha debido derivar de lo que allí ha sido
asentado; impide que el imputado contraríe, cuestione o ataque, razonadamente, los
fundamentos de la acusación que ha sido presentada en su contra e impide que el imputado
precise si se trata de una convicción comprometedora, dotada de suficiencia, pertinencia,
proporcionalidad, racionalidad, relevancia, precisión y especificidad. El imputado no puede
defenderse, entonces, atacando una convicción que el accionante mantiene oculta y además
porque es imposible que el imputado cuestione la existencia de eventos, acontecimientos,
hechos o circunstancias a los cuales el accionante omite hacer todo tipo de referencia.
En vista de los argumentos expuestos, solicitamos a este Tribunal de Control se
declare con lugar la EXCEPCIÓN DE ACCIÓN PROMOVIDA NO CONFORME A LA LEY,
PREVISTA EN EL ARTÍCULO 28, ORDINAL 4°, LETRA i, en relación con el artículo 308,
ordinal 3°, ambos del código orgánico procesal penal y como consecuencia se declare la
nulidad de la Acusación Fiscal y se declare la absolutoria de nuestro defendido.
CAPITULO III
OPOSICIÓN DE LA EXCEPCIÓN DE ACCIÓN PROMOVIDA NO CONFORME A LA
LEY, PREVISTA EN EL ARTÍCULO 28, ORDINAL 4°, LETRA i EN RELACIÓN CON EL
ARTÍCULO 308, ORDINAL 4°, AMBOS DEL CÓDIGO ORGÁNICO PROCESAL PENAL AL
ESCRITO DE ACUSACIÓN PRESENTADO CONTRA NUESTRO DEFENDIDO
A continuación, distinguido como “CAPITULO IV PRECEPTO JURÍDICO
APLICABLE (folios 138 al 140) de las actas procesales que conforman el expediente
fiscal, pasa el Ministerio Público a exponer los preceptos jurídicos que a su juicio
sirven para tipificar los hechos imputados.
En el escrito de Acusación Fiscal se establece la siguiente situación:
“…Tenemos que la acción desplegada por el ciudadano Andrés Abelina
Oleaga violentado a la ciudadana Deisy Grisela Prieto Morales, encuadra
perfectamente en tipo penal de Violencia Física previsto y sancionado en el
artículo 42 de la Ley Orgánica Sobre el Derecho de las Mujeres a una vida
libre de Violencia en perjuicio de la víctima, tomamos en cuenta que el
referido ciudadano violentó (agresión física) la humanidad de la misma al
aprovecharse de su superioridad muscular masculina al agredirla de manea
física y desmedida con sus manos y motivando que primeramente asistiera
en fecha 12/10/2020 al Servicio de Emergencia de Adultos del Hospital
Universitario ‘Dr. Miguel Ángel Rangel”, ubicado en la parroquia Coche…”
“…y posteriormente acudiera al Servicio Nacional de Medicina y Ciencias
Forenses, donde fue atendida or la médico Forense Nancy Muñoz…”
…(Omissis)…

“…Tenemos entonces, que el ciudadano Andrés Abelina Oleaga, realizó el


acto antijurídico dirigido directamente en contra de la víctima, a saber, en
contra de la ciudadana Deisy Grisela Prieto Morales el cual consistió en
causarle intencionalmente un daño o sufrimiento físico, al golpearla en la
cabeza y cara, lo que evidencia la figura de la Violencia Física, a que hace
referencia el artículo 42 de la Ley Orgánica Sobre el Derecho de las Mujeres
a una Vida Libre de Violencia, por ende se encuadra la acción en el
encabezamiento del tipo penal (Art. 42) así como los elementos -objetivos-
que lo rodean a que hace referencia del mencionado hecho punible,
evidenciándose 1a tipicidad del hecho punible, por cuanto los hechos
encajan dentro de los supuestos del tipo penal…” Subrayado nuestro)

Ciudadana Juez de Control, es evidente que en la corregida acusación fiscal estamos


en presencia de acciones de violencia contra la mujer, determinadas por dos informes
médicos realizados en lugares y tiempos distintos, uno de ellos realizado en el nosocomio que
·aparentemente ”cuadra”· el hecho denunciado por la víctima, que fue supuestamente
golpeada en la cara y en la cabeza; y el otro realizado en el SENAMECF, que no “cuadra”
con dicha denuncia ya que aparecen intempestivamente dos (02) nuevas lesiones en otras
partes del cuerpo: contusión edematosa en región cérvico lateral derecha y lesiones
excoriativas lineales en región femoral derecha.
Unido a lo anterior, en el informe del SENAMECF “se evidencia herida lineal de 3
centímetros. de longitud con puntos de sutura en región occipital derecha”, sin especificar el
tipo de material o el agente causante con que fue realizada dicha herida: objetos
contusos, agentes cortantes, arma blanca, etc.; así como tampoco se menciona el
tiempo aproximado de haberse realizada dicha herida y tampoco se menciona quien o
que institución realizó los puntos de sutura.
Esto es muy importante determinarlo debido a lo previsto y sancionado en el numeral
3 del artículo 68 de la Ley Orgánica Sobre el Derecho de las Mujeres a una V.L.d.V., la cual
establece:
Artículo 68. Serán circunstancias agravantes de los delitos previstos en esta
Ley, las que se detallan a continuación, dando lugar a un incremento de
pena de un tercio a la mitad:

3. Ejecutarlo con armas, objetos o instrumentos.

Es evidente que esta situación, crea una verdadera incertidumbre en este proceso
penal, pues el imputado requiere saber, para así poder ejercer su inalienable derecho a
defenderse, cuáles fueron las acciones que presuntamente desplegó y cuáles, entre ellas,
las que le permiten a aquel aseverar que cometió un delito claramente determinado. El
imputado tiene derecho a saber con toda claridad, para así poder defenderse, cuáles son las
razones que existen para afirmar que la conducta por él adoptada se subsume en el tipo
penal descrito a manera de hipótesis en una norma claramente determinada.
Visto de esta manera, la representación fiscal no precisa, con suma concreción, cuál
es el hecho punible que el accionante estima cometido; es decir, cuál es su nomen iuris o
denominación legal; cuál es la norma en la que ese hecho se encuentra tipificado; cuáles son
las razones en las que se funda para considerar que ese hecho en particular es el
perpetrado; cuál es el carácter con el que asevera actuó; cuál es la norma en la que se basa
para atribuirle la cualidad correspondiente; cuáles son las acciones penalmente
comprometedoras que el accionante considera fueron desplegadas y cuáles son las razones
en las que se funda para estimar que la cualidad atribuida es aquella con la que
efectivamente actuó.
En vista de los argumentos expuestos, solicitamos a este Tribunal de Control
se declare con lugar la EXCEPCIÓN DE ACCIÓN PROMOVIDA NO CONFORME A LA LEY,
PREVISTA EN EL ARTÍCULO 28, ORDINAL 4°, LETRA i, en relación con el artículo 308,
ordinal 4°, ambos del código orgánico procesal penal y como consecuencia se declare la
nulidad de la Acusación Fiscal y se declare la absolutoria de nuestro defendido.
CAPITULO IV
DEL OFRECIMIENTO DE LOS MEDIOS DE PRUEBA EN LA
ACUSACION FISCAL
A continuación, distinguido como “CAPITULO V OFRECIMIENTO LOS MEDIOS DE
PRUEBA CON EXPRESA INDICACIÓN DE SU PERTINENCIA Y NECESIDAD AL CIUDADANO
Andrés Abelina Oleaga (folios 140 al 144) de las actas procesales que conforman el
expediente fiscal, pasa el Ministerio Público a exponer los medios de prueba para demostrar
la presunta participación y responsabilidad del imputado.
I
Ciudadana Juez de Control, en este apartado esta defensa técnica quiere dejar
establecido que los medios probatorios ofrecidos por la representación fiscal, a saber:
Testimonio de la ciudadana YANNI CARDENAS (Folio 142 a 143) y de DANIELA OLEAGA
(folio 143), los hechos antijurídicos son atribuibles a otro imputado de nombre JOSE
ABRAHAM ANGEL RODRIGUEZ.
Este desorden crea una verdadera incertidumbre en este proceso penal, infringe el
debido proceso y viola grotescamente la tutela judicial efectiva y, siendo que La Acusación
se apoya en un acto cumplido en contravención y con inobservancia de las formas previstas
en el texto adjetivo penal y en la Constitución de la República, de lo cual se deriva la
consecuencia prevista por nuestro legislador en el artículo 175 también del texto adjetivo
penal. Así queremos sea declarado.
II
Ciudadana Juez de Control, en este apartado la representación Fiscal ofrece para
su lectura y exhibición el reconocimiento médico legal Nro. 129 2657-20 de fecha 15 de julio
de 2020, emanado de SENAMECF. Igualmente ofrece para su lectura y exhibición la
evaluación médica realizado en fecha 12 de julio del 2020, en el nosocomio ‘Dr. Miguel Ángel
Rangel”, ubicado en la parroquia Coche.
Estos informes elaborados en lugares y tiempos distintos, son contradictorios como
consecuencia de la actuación dolosa de la denunciante y de la omisión Fiscal, lo cual va en
contra de la sentencia de la Sala Constitucional, emitida con carácter vinculante en fecha
14 días del mes de agosto de 2012 (http://www.tsj.gov.ve/decisiones/scon/Agosto/1268-
14812-2012-11-0652.html) donde se establece que:
“…para la comprobación del hecho punible tipificado en el artículo 42 de la
Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia,
cuyo nomen iuris es “Violencia física”,  es necesaria la realización de la experticia
médico legal de la víctima, por cuanto ello permite determinar el carácter de las
lesiones o del sufrimiento físico causado sobre la mujer, lo que va a incidir
necesariamente en la aplicación y el quantum, en el caso de que se compruebe la
culpabilildad del sujeto activo, de la pena que se le deba imponer. Dependiendo del
carácter de las lesiones, existirá, en los casos más graves, un incremento de la
penalidad.   

Así pues, es deber del Ministerio Público en la fase de preparatoria, como


titular de la acción penal, ordenar y dirigir la investigación penal de la perpetración
de los hechos punibles para hacer constar su comisión con todas las circunstancias
que puedan influir en la calificación y responsabilidad de los autores o autoras y
demás participantes (artículo 285.3 de la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela), por lo que con base a esa determinación de la comisión del injusto
punible tiene que recolectar todos aquellos elementos de convicción, entre los
cuales encontramos la experticia médico legal, para precisar, a través del proceso
de la adecuación típica, cuál es el tipo penal que corresponde a los hechos
sometidos a su conocimiento. 

De manera que, ante la posibilidad de que pueda desaparecer la evidencia


física de las lesiones por el retardo en la realización de la experticia médico legal a la
víctima, antes de que culmine el lapso de investigación previsto en el artículo 79 de
la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, es
necesario proveer a una solución que permita garantizar el derecho a la tutela
judicial contemplado en el artículo 26 de la Constitución de la República Bolivariana
de Venezuela efectiva de las víctimas, y del Ministerio Público como titular de la
acción penal.

En ese sentido, basado en el sistema de prueba libre y ante la posibilidad


de que desaparezca la evidencia que demuestre científicamente la existencia de la
lesión la Sala precisa que, conforme con el contenido del artículo 35 de la Ley
Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, la mujer
víctima del delito de violencia física podrá presentar, conjuntamente con la
denuncia o inmediatamente posterior, ante cualquier órgano receptor de la misma
o ante el Ministerio Público, un examen médico expedido por profesionales de la
salud que presten servicios en cualquier institución pública o, bien en el caso de que
no sea posible, por médicos privados, para que se deje constancia el estado físico de
la mujer. A tal efecto, dicho galenos deberán efectuar el debido diagnóstico y dejar
constancia a través de un informe, conforme con el deber establecido en el artículo
24 de la Ley de Ejercicio de la Medicina, sobre la característica de la lesión, el
tiempo de curación de la misma y de la inhabilitación que ella cause, sin perjuicio
de lo señalado en el artículo 57 de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a
una Vida Libre de Violencia. Este informe médico deberá ser avalado, previa
solicitud emitida por el Ministerio Público, por un médico adscrito al Servicio
Nacional de Medicina y Ciencias Forenses, para que adquiera el carácter de
elemento de convicción, a los fines de que pueda concluirse la investigación y, en tal
caso, ser ofrecido como medio de prueba para la etapa del juicio oral y público.
Igualmente, la Sala acota que, si el Ministerio Público considera pertinente
complementar la investigación mediante la elaboración de un nuevo informe
médico expedido por un galeno no forense, deberá solicitar al Juez o Jueza que
conoce el proceso penal que tome la juramentación del médico, en cumplimiento
de lo establecido en el 224 del Código Orgánico Procesal Penal.

Lo anterior permite, a juicio de la Sala, que se preserve las evidencias físicas


que den lugar a la denuncia y se permita, a través del examen médico, que el
Ministerio Público cuente con un elemento de convicción que le conceda la
posibilidad de culminar la fase de investigación en el procedimiento especial de
violencia de género…”

Es evidente la inobservancia de las formas previstas en el texto de la sentencia


vinculante, de lo cual se deriva que el reconocimiento médico legal Nro. 129 2657-20 de
fecha 15 de julio de 2020 y la evaluación médica realizado en fecha 12 de julio del 2020, en
el nosocomio ‘Dr. Miguel Ángel Rangel”, deben desecharse y declararse inadmisibles y
como consecuencia prevista por la sentencia de la Sala Constitucional en el artículo 175 del
texto adjetivo penal. Así queremos sea declarado.
Es por ello que solicitamos la nulidad absoluta de la Acusación Fiscal corregida y la
absolución total del imputado Andrés Abelina Oleaga.
III
En el caso de no decretarse la nulidad de la Acusación Fiscal, pasamos a evaluar los
medios de prueba ofrecidos por la representación fiscal, las cuales son:
“…SEGUNDO: Testimonio de la ciudadana Yanni Cardenas, quien
compareció por ante esta representación fiscal, la cual se ofrece como
prueba documental para su exhibición y lectura de conformidad a
establecido en el artículo 322 del Código Orgánico Procesal Penal…”

La declaración dada por Yanni Cardenas en donde efectivamente establece que le


dijo a la víctima, “… que se fuera al hospital de coche y luego que fue examinada se fue, a
su casa porque ya era muy tarde para denunciar…”, fue utilizada por esta defensa técnica
para solicitarle a la fiscal ARIS DANIELA LLORENTE, oficiara al Hospital periférico de Coche
y remitiera lo concerniente a cualquier examen practicado a la víctima en fecha 12 de julio de
2021; de lo cual la Dirección de ese nosocomio remitió el informe médico que reposa en el
folio 46 del expediente fiscal, y cuyo contenido contradice las circunstancias de tiempo y
modo de lo denunciado por la presunta victima, y abrió paso a la posibilidad de arribar a una
convicción imprecisa por parte de la representación fiscal; además este testigo no fue
considerado en la audiencia de imputación por lo cual debe desecharse y no otorgarle
ningún valor probatorio.
CAPITULO V
PETITORIO
Tómese el contenido escrito de solicitud de sobreseimiento, consignado en fecha
11/01/2021 que riela en los folios 60 al 64 del expediente fiscal, como parte integrante de
este escrito de excepciones y solicito que se declare CON LUGAR LA EXCEPCIÓN
contenida en el literal “i” del numeral 4 del artículo 28, en relación con los numerales 2, 3, 4
y 5 del artículo 308, todos del Código Orgánico Procesal Penal, relativa a la falta de
requisitos esenciales para intentar la Acusación Fiscal y los requisitos de la acusación fiscal.
Es de resaltar que los defectos no subsanables respecto a la relación de los hechos
sin el acervo probatorio o la falta de claridad de los fundamentos en la acusación, producen
el SOBRESEIMIENTO con carácter definitivo, Tribunal Supremo de Justicia, Sala
Constitucional. Ponente: Magistrada Luisa Morales. Fecha 11/05/2005. Expediente 05-
0557, sentencia: 797.
Pido con total respeto a su envestidura que se le otorgue la tutela judicial efectiva de
conformidad con lo establecido en el artículo 26 de nuestra Carta Magna y ruego a usted que
en su función de Juez de Garantías del derecho a la defensa y el debido proceso, declare
CON LUGAR la solicitud que formulo de NULIDAD DE LA ACUSACIÓN corregida; de
acuerdo con los artículos 174, 175 y 179 del COPP. Es todo.
En caso de apertura a Juicio, esta defensa técnica hace suyo el mérito favorable de la
comunidad de las pruebas, así como de aquellas que exculpe a nuestro defendido y la
promoción de los artículos 326 y 342 de nuestro texto adjetivo penal, atendiendo a las
pruebas complementarias y nuevas respectivamente. Igualmente ofrezco las pruebas
omitidas por la representación fiscal; 1) un COMPACT DISC (CD), consignado en fecha
13/11/2020, contentivo de audio y video como elementos de convicción que coinciden con
los hechos narrados por el imputado en sus escritos consignados en el expediente MP
17883-2020; 2) Oficiar a la Gerencia de Seguridad de MOVISTAR para que remita los
movimientos de las llamadas entrantes y salientes de los teléfonos 0424 185 2059/0414 312
24 50, entre las fechas 01/8/2020 al 30/8/2020.

En Caracas a la fecha de su presentació

También podría gustarte