Está en la página 1de 2

LA CONSTITUCIÓN NO ES UN PEDAZO DE PAPEL

La constitución es una norma que erradica el ordenamiento jurídico completo en virtud del.
carácter normativo de la misma, dígase, esta no es un pedazo de papel, al contrario, es un
conjunto de normas que rigen, fijan y limitan las relaciones entre los poderes del Estado y el
pueblo. Cuando no se respeta la Constitución se abre las puertas al caos, el desorden, la anarquía
y el abuso de poder.
Para que cada ciudadano esté consciente de los derechos que le asisten y les ampara y del
cumplimiento de las obligaciones que establece como contrapartida de tal modo que forme pieza
determinante de nuestra formación y desempeño cívico, del valor que reviste y de que no se trata
de un pedazo de papel que pueda sustituido a conveniencia para satisfacer intereses partidarios o
ambiciones personales.

En la mayoría, por no decir la totalidad de los casos, los cambios a la Carta Magna han estado
motivados por intereses partidarios y aspiraciones de continuismo en el ejercicio del poder, que
al mismo tiempo ha sido en numerosas ocasiones, más de disfrute y propósitos de servirse que de
servir a la nación.

La violación grosera de la Constitución de la República, nos llevó a las dictaduras de Santana,


Báez, Lilís, Trujillo, y fue el detonante de la cruenta Guerra de abril de 1965, que tiñó de sangre
nuestro país y dividió a la familia dominicana.

Cuando el gobierno de turno quiere cambiar la Constitución porque le resulta conveniente para
su permanencia o porque los beneficiarios directos de estos cambios son los funcionarios y no
los ciudadanos, hay un problema. Y un pueblo debe ser responsable de su destino, así como un
ser humano debe preocuparse por dirigir su propia vida. Tendremos un montón de
condicionantes fuera de nuestro deseo, pero haremos todo cuanto sea posible por mantenernos
por el camino que hemos trazado.

El doctor Joaquín Balaguer, uno de los políticos más astutos y sagaces del país, en medio del
reclamo de importantes sectores de la nación para que respetara la Carta Magna, señaló que la
Constitución es un pedazo de papel.

Esas palabras no son de Joaquín Balaguer, sino del jurista alemán Ferdinand Lasalle, y como
fueron citadas incompletas por el profesor Joaquín Balaguer, se dio a entender que ese contrato
social no tenía validez.

Lo que señaló el jurista Lasalle, es que la Constitución es un pedazo de papel cuando los líderes
políticos, sociales y el ciudadano común, no se sujetan a ella.
CONCLUSION

La Carta Magna constituye la piedra fundamental en que se asienta la estructura jurídica y


política de un Estado. Es una especie de contrato social entre el gobierno y los gobernados. El
que fija derechos y obligaciones para el primero y los segundos. Lamentablemente en nuestro
país, la mayoría de los ciudadanos ignoran tanto unos como otras. Una de las tareas
fundamentales a que debiéramos abocarnos es precisamente a desterrar esa ignorancia.

Comenzando por el sistema escolar, la Carta Magna debiera convertirse en una asignatura
fundamental, pero no para ser leída de manera rutinaria en el aula sino para dar lugar a foros
escolares de análisis y discusión de la misma, moderados por los profesores. Y ser llevada
también a todos los ámbitos de la sociedad. Para que cada ciudadano esté consciente los
derechos que le asisten y les ampara y del cumplimiento de las obligaciones que establece como
contrapartida de tal modo que forme pieza determinante de nuestra formación y desempeño
cívico, del valor que reviste y de que no se trata de un pedazo de papel que pueda sustituido a
conveniencia para satisfacer intereses partidarios o ambiciones personales.

También podría gustarte