Está en la página 1de 20

Distrito Judicial de Medellín

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Medellín, Veinticinco (25) de octubre dos mil veintiuno (2021)

Proceso: Acción de Tutela.


Radicado: 05001-40-03-024-2021-01279-00.
Accionante: Daniel Quintero Calle
Accionado: Álvaro Uribe Vélez
Tema: Honra y buen nombre.
Sentencia: 285 general (consecutivo 240 Tutela)
Decisión: Niega amparo constitucional.

Procede el Despacho en sede constitucional a decidir la acción de tutela


instaurada por el señor DANIEL QUINTERO CALLE en contra del ÁLVARO URIBE
VÉLEZ, por la presunta vulneración a sus derechos fundamentales a la honra
y buen nombre.

ANTECEDENTES

Hechos jurídicamente relevantes:

Se afirmó en la tutela que el accionado a través de su cuenta


@AlvaroUribeVel en la red social Twitter emitió 3 declaraciones el pasado 16
de septiembre de 2021 a las 5:59 p.m., 7:34 p.m. y 3:56 p.m., refiriéndose a la
Alcaldía de Medellín como corrupta, apoyada por los “combos violentos” y
deshonesta.

Igualmente, se puso de presente que ese mismo día en el programa


Ventana Abierta del medio de comunicación IFM Noticias, el accionado
expresó que el accionante era un ladrón, para lo cual anota que en la
cuenta de @ifmnoticias se indicó “Álvaro Uribe exige respeto al alcalde de
Medellín Daniel Quintero. <<va tener que respetar mi honorabilidad porque
usted es un ladrón>>”.

Expuso además que, en Tweet del 17 de septiembre de 2021 a las 7:11 a.m.
el accionado declaró que el despacho del actor recibe sobornos y roba;
luego en Tweet de ese mismo día a las 5:18 p.m. se dijo que en su calidad
de alcalde el accionante ha vendido, a través de la contratación pública,

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 1 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
las secretarías y toda la estructura de la administración municipal. En igual
fecha, el diario El Colombiano informó que el señor Uribe Vélez había
sostenido que la Alcaldía a cargo de Daniel Quintero es corrupta y pone a
su cónyuge en “búsqueda de dineros”.

Que, al día siguiente, esto es, el 18 de septiembre de 2021, el portal web de


RCN Radio informó que el accionado “arremetió nuevamente contra el
alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle y lo calificó de “corrupto,
mentiroso y malabarista”.

Por su parte, se indicó respecto al alcance de las publicaciones realizadas


por el ex presidente que este es una de las figuras públicas más importantes
del país, alcanza más de cinco millones de seguidores en la red social Twitter
y los trinos referenciados alcanzaron casi 9000 retweets y más de 17.000 “me
gusta” , aunado al despliegue mediático que generan sus declaraciones en
otros medios tradicionales; afirmó que no son ciertos los dichos del señor
Uribe frente a que es un corrupto y que recibe sobornos, tampoco obtiene
rentas a partir de la contratación pública, ni pone a su cónyuge en
búsqueda de dineros.

Por lo anterior, procedió el día 19 de septiembre de 2021 a solicitar


rectificación de la información al accionado, quien a la fecha de
presentación de la tutela no había dado respuesta a la misma.

La petición:

Pretendió la tutela de su derecho fundamental a la honra y el buen nombre.


En consecuencia, solicitó que se le ordenara a la pasiva (i) la rectificación
de las declaraciones efectuadas contra el alcalde de Medellín, toda vez
que no es cierto ni le consta que éste sea un ladrón, corrupto, que reciba
sobornos, haya recibido ayuda de combos violentos para su elección, tenga
compromiso de obtener renta a través de la contratación en el Municipio
que administra ni que haya puesto a su esposa en búsqueda de dineros
corruptos. Que tal rectificación se haga a través de la misma red social
donde se divulgó, con la prohibición de ser retirada, aunado a que se
eliminen las publicaciones calumniosas en contra de él y se le ordene que
en adelante se abstenga de repetir dichas expresiones en la red de internet.

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 2 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
Trámite de instancia:

La acción fue admitida mediante auto del 12 de octubre de 2021 (PDF 03),
en dicha providencia se ordenó al pretendido que en el término de un (01)
día, se pronunciara sobre los hechos motivo de la acción so pena, de tener
por ciertos los hechos en que se fundamentaba y resolver de plano la
presente acción y adicionalmente se requirió al accionante para que
hiciera llegar constancia de la recepción y/o acuse de recibo, del correo
electrónico enviado con ocasión de la solicitud de rectificación de
información en el mismo término otorgado al accionado.

Dicho requerimiento fue atendido oportunamente (PDF 05) y en él se


incorporaron tanto la certificación expedida por la Subsecretaría de
Servicios de TI de la Secretaría de Innovación Digital del Municipio de
Medellín y una copia de pantalla del correo donde puede verificarse y
constatarse el contenido del archivo adjunto visible a folios 25 y 26 del PDF
02 del expediente digital.

Por su parte, el señor Álvaro Uribe Vélez se pronunció a través de apoderado


sobre los hechos objeto de este trámite, no obstante, al no encontrarse
acreditado en debida forma el derecho de postulación se requirió a través
de auto del 19 de octubre corriente, para que se aportara un poder que
cumpliera con los requisitos legales (PDF 08).

A esta conminación respondió el accionado acreditando un mandato que


obedecía a la normatividad aplicable (PDF 10) acompañado del
pronunciamiento respectivo, mediante el cual se expuso que la tutela debía
ser declarada improcedente habida cuenta que no se superaban los
requisitos de subsidiariedad previstos para este tipo de casos, a saber, (i) no
se acreditó haber efectuado la solicitud de reclamación ante la red social
Twitter; (ii) el actor es una figura pública que se encuentra sometido
voluntariamente al escrutinio público y en esa medida, debe soportar una
carga mayor frente a la controversia, la crítica y la contradicción; (iii) no se
acreditó el estado de indefensión; (iv) los mensajes de Twitter objeto de la
acción, están cobijados por la libertad de expresión como discurso

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 3 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
especialmente protegido, por haberse generado en el marco de un debate
sobre asuntos políticos; y, la (v) existencia de un contexto previo donde el
accionante ha atacado sistemáticamente al accionado. Y, que, en tal
sentido, debía declararse la improcedencia de este mecanismo tutelar.

Agotado el trámite de esta primera instancia, de conformidad con los


Decretos que regulan la acción de tutela, es preciso resolver, previas las
siguientes;

CONSIDERACIONES

La competencia:

Es competente esta dependencia judicial para conocer de la presente


pretensión de tutela, de conformidad con el artículo 37 del Decreto 2591 de
1991, en concordancia con el artículo 2.2.3.1.2.1., del Decreto 1983 de 2017.

Problema jurídico a resolver:

Corresponde a este Despacho determinar en esta oportunidad, en primer


lugar, si es procedente el análisis de fondo de la pretensión de tutela y sólo
en caso de superarse de forma afirmativa este punto, se determinará si el
accionado está vulnerando y/o amenazando los derechos fundamentales
del actor por las publicaciones realizadas en su cuenta de Twitter los días 16
y 18 de septiembre del año que avanza.

De modo que al estar satisfechas a plenitud todas las formas propias de este
procedimiento, sin que se presente irregularidad alguna que deba sanearse
y recaudado el material probatorio necesario para decidir, se impone el
deber de resolver de fondo sobre lo peticionado.

Estimaciones vinculadas al sub lite.

La acción de tutela:

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 4 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
La acción de tutela es un mecanismo especial creado por la Constitución
Política con el propósito de salvaguardar los derechos fundamentales de las
personas, cuando estos sean vulnerados o amenazados por las autoridades
públicas o, eventualmente, por los particulares. Esta herramienta ostenta
una naturaleza eminentemente subsidiaria y residual, por lo que solamente
procede cuando no existe otro mecanismo de protección judicial, o para
evitar un perjuicio irremediable, en cuyo caso es viable la tutela como
mecanismo transitorio.

En este sentido, cabe advertir que la Constitución Política en su artículo 86 y


el artículo 6º del Decreto 2591 de 1991 establecen la subsidiariedad de la
acción de tutela definiendo que: “solo procederá cuando el afectado no
disponga de otro medio de defensa judicial, salvo que aquella se utilice
como mecanismo transitorio para evitar un perjuicio irremediable”. Sobre
este punto, señaló la sentencia SU-458 de 2010 de la Corte Constitucional:

“La jurisprudencia constitucional ha sido reiterativa en señalar que, en virtud del


principio de subsidiariedad de la tutela, los conflictos jurídicos relacionados con los
derechos fundamentales deben ser en principio resueltos por las vías ordinarias -
jurisdiccionales y administrativas- y sólo ante la ausencia de dichas vías o cuando las
mismas no resultan idóneas para evitar la ocurrencia de un perjuicio irremediable,
resulta admisible acudir a la acción de amparo constitucional”.

Infiriendo así, que la acción de tutela es un mecanismo judicial excepcional


y subsidiario para la protección de los derechos fundamentales, y que, el
amparo tutelar no puede convertirse en un mecanismo alternativo,
sustitutivo, paralelo o complementario de los diversos procedimientos, salvo
que los mismos sean ineficaces, inexistentes o se configure un perjuicio
irremediable, el cual se ha definido como un daño a un bien que se
deteriora irreversiblemente hasta el punto en que ya no puede ser
recuperado en su integridad y en este sentido ha establecido que tal
perjuicio debe ser: (i) inminente; (ii) grave; (iii) requerir de medidas urgentes
para su supresión, y (iv) demandar la acción de tutela como una medida
impostergable.

Tratándose del amparo del derecho fundamental a la honra y buen


nombre, la Corte Constitucional ha indicado adicionalmente que cuando
ella se dirija en contra de una persona natural, en ejercicio del derecho de

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 5 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
retracto, debe haberse satisfecho de forma previa a su interposición los
siguientes requisitos: (I) solicitud de retiro o enmienda ante el particular que
hizo la publicación, por cuanto la regla general en las relaciones sociales,
especialmente en las redes, es la simetría; (II) reclamación ante la
plataforma donde se encuentre alojada la publicación, siempre y cuando
en las reglas de la comunidad se habilite para ese tipo de ítem una
posibilidad de reclamo, y (III) constatación de la relevancia constitucional
del asunto, aun cuando existen la acción penal y civil para ventilar este tipo
de casos1.

Procedencia de la acción de tutela contra particulares.

La acción de tutela por regla general procede contra las autoridades


públicas y, excepcionalmente, en relación con los particulares quienes para
ser objeto de esta acción en su contra deben principalmente estar
encargados de la prestación de un servicio público, o cuya conducta
afecte grave y directamente el interés colectivo, o respecto de quienes el
solicitante se halle en estado de subordinación o indefensión” (Art. 86
constitucional in fine), todo ello sujeto a la regulación del legislador.

En desarrollo de la norma constitucional, el artículo 42 del Decreto 2591 de


1991, detalló las causales de procedencia de la acción de tutela en contra
de los particulares2. No obstante, el Tribunal Constitucional ha indicado que
no se trata de una lista taxativa o cerrada pues, podrán existir otras
condiciones, según las circunstancias del caso, en las que también proceda
la acción de tutela contra particulares.

1 Corte Constitucional Sentencia SU420-2019


2“1.Cuando contra quien se hubiere hecho la solicitud este encargado de la prestación del servicio público de
educación para proteger los derechos consagrados en los artículos 13, 15, 16, 19, 20, 23, 27, 29, 37 y 38 de la
Constitución.
2. Cuando contra quien se hubiere hecho la solicitud este encargado de la prestación del servicio público de
salud para proteger los derechos a la vida, a la intimidad, a la igualdad y a la autonomía.
3. Cuando aquél contra quien se hubiere hecho la solicitud este encargado de la prestación de servicios públicos
4. Cuando la solicitud fuere dirigida contra una organización privada, contra quien la controle efectivamente o
fuere el beneficiario real de la situación que motivo la acción, siempre y cuando el solicitante tenga una relación
de subordinación o indefensión con tal organización.
5. Cuando contra quien se hubiere hecho la solicitud viole o amenace el artículo 17 de la Constitución.
6. Cuando la entidad privada sea aquella contra quien se hubiere hecho la solicitud en ejercicio del hábeas
corpus, de conformidad con lo establecido en el artículo 15 de la Constitución.
7. Cuando se solicite rectificación de informaciones inexactas o erróneas. En este caso se deberá anexar la
transcripción de la información o la copia de la publicación y de la rectificación solicitada que no fue publicada
en condiciones que aseguren la eficacia de la misma.
8. Cuando el particular actúe o deba actuar en ejercicio de funciones públicas, en cuyo caso se aplicará el mismo
régimen que a las autoridades públicas.
9. Cuando la solicitud sea para tutelar la vida o la integridad de quien se encuentre en situación de subordinación
o indefensión respecto del particular contra el cual se interpuso la acción. Se presume la indefensión del menor
que solicite la tutela.”

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 6 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
Así, para el constitucionalismo moderno es claro que la defensa y protección
de los derechos fundamentales no se reconoce únicamente en relación al
dominio estatal. Ellos irradian toda clase de poderes presentes en la
sociedad por lo cual, los jueces de tutela en cumplimiento de los artículos 2
y 86 de la C.P asumen su guarda indistintamente del origen de la
vulneración.

Bajo esta perspectiva se apunta que las circunstancias de indefensión entre


el sujeto activo y pasivo del reclamo titular se refiere a los supuestos de
hecho en los cuales la persona afectada en sus derechos fundamentales
carece de los medios físicos o jurídicos de defensa, o en caso de existir, ellos
son insuficientes para resistir o repeler la vulneración o amenaza,
encontrándose inerme o desamparado para tal efecto. Resáltese, como se
ha indicado que “el estado de indefensión es un concepto de naturaleza
fáctica que se configura cuando una persona se encuentra en un estado
de debilidad manifiesta frente a otra, de modo que, por el conjunto de
circunstancias que rodean el caso, no le es posible defenderse ante la
agresión de sus derechos”3.

Frente a las redes sociales y el uso indiscriminado de internet, se ha resaltado


que la indefensión se concreta cuando “se divulga o publica información u
opiniones a través de medios de comunicación de alto impacto social, que
trascienden la esfera privada, como es el caso de internet y las redes
sociales, y sobre las cuales el demandante o afectado no tiene control,
se genera, en principio, una situación de inferioridad que se enmarca en la
hipótesis de un estado de indefensión.[12] No obstante, en todo caso debe
valorarse la situación específica que se presenta, esto es, el grado de
sujeción del accionante y la incidencia de dicha indefensión en los
derechos fundamentales que se alegan vulnerados.”4.

A su vez, precisamente, como los asuntos que se debaten en las acciones


de amparo relacionadas con el ejercicio de la libertad de expresión en
Internet, conciernen generalmente a pugnas entre particulares, en aras de
determinar la procedencia de la acción de tutela, ha dicho el Máximo

3 Corte Constitucional Sentencia T-155 del 2019


4 Corte Constitucional Sentencia T-050 del 2016

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 7 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
Órgano Constitucional que debe probarse la situación de indefensión del
peticionario toda vez que esta no se presume automáticamente con el
hecho de que la declaración se encuentre en una red social, empero, si
podrá predicarse dicho estado en los eventos en que se alegue la
afectación a la honra y buen nombre y que no concuerde la afectación
con los temas regulados por las normas de la comunidad, haciéndose
necesario la intervención de una autoridad judicial dada la ausencia de
mecanismos de autocomposición para la resolución de este tipo de
controversias a través de la misma plataforma digital.5

La libertad de expresión.

La libertad de expresión es una de las manifestaciones modernas de las


libertades que el Estado Social de Derecho debe respetar sobre todo
ciudadano6. Sin embargo, como muchos de los derechos consagrados en
la Constitución Política, este no goza de ser absoluto por cuanto encuentra
límite en los derechos de los demás asociados y algunas circunstancias
especiales7.

En consonancia, se han distinguido ciertos aspectos o rasgos del derecho


fundamental a la libertad de expresión que se encuentra permeados de una
especial protección constitucional, atinentes a: (I) su titularidad universal; (II)
existen cierto tipos de expresiones respecto de los cuales cede su presunción
de amparo; (III) hay discursos que gozan de mayor protección que otros; (IV)
se protegen tanto las expresiones convencionales como las simbólicas o

5 Corte Constitucional, Sentencia SU-420 de 2019


6 Resulta relevante destacar sobre este punto lo que la Corte ha manifestado sobre esta garantía: “La Corte
Constitucional ha establecido que el artículo 20 constitucional supone unos elementos normativos diferenciables.
En efecto, de esta disposición se colige la libertad de expresión en sentido estricto y genérico. En sentido estricto,
la libertad de expresión se define como el derecho de toda persona de manifestar y difundir sus ideas,
pensamientos, opiniones, contar hechos, noticias, y demás datos sin ninguna limitación, a través del medio y la
forma que escoja. Este derecho conlleva que su titular no sea molestado por expresar su pensamiento, opiniones
o ideas y cuenta, además, con una dimensión individual y una colectiva, en tanto involucra tanto al emisor como
al receptor de los actos comunicativos. En sentido genérico, la libertad de expresión “consiste en el derecho
general a comunicar cualquier tipo de contenido a otras personas, e incluye no solo la libertad de expresión en
sentido estricto, sino también las libertades de opinión, información y prensa previstas en el artículo 20 de la
Constitución”. Sentencia T-293 de 2018. M.P. Cristina Pardo Shlesinger.
7 “La jurisprudencia constitucional ha considerado que la libertad de expresión debe ejercerse responsablemente,

pues no puede irrespetar los derechos de los demás. En sentencia T-110 de 2015 precisó la Corte: “En
consecuencia, no puede entenderse que quien hace uso de dicha libertad está autorizado para atropellar los
derechos de los otros miembros de la comunidad, sacrificando principalmente, entre otros, los derechos al buen
nombre y a la honra. En esa misma dirección no se pueden realizar insinuaciones sobre una persona ajenas a la
realidad, con el único propósito de fomentar el escándalo público”7. Así entonces, ha afirmado esta Corporación
que la libertad de expresión debe prevalecer en caso de conflicto con otros derechos a menos que se logre
comprobar que en la información divulgada exista una intención dañina o una negligencia al presentar hechos
falsos, parciales, incompletos o inexactos que violan o amenazan los derechos fundamentales” Sentencia T-455
de 2019; igualmente, puede verse, entre otras, las sentencias T-015 de 2015. MP. Luis Ernesto Vargas Silva. AV. María
Victoria Calle Correa; y T-050 de 2016. MP. Gabriel Eduardo Mendoza Martelo. SPV. Gloria Stella Ortiz Delgado.

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 8 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
simplemente expresivas; (V) la expresión puede efectuarse a través de
cualquier medio elegido; (VI) se protegen tanto las expresiones socialmente
aceptadas como las ofensivas, chocantes, impactantes, indecentes
escandalosas o, afines y (VII) el ejercicio de la libertad implica deberes y
responsabilidades para quien se expresa.

Valga resaltar que, dichas connotaciones, distinguen dentro de la libertad


de expresión dos facetas de dicho derecho, una libertad en sentido
genérico denominada libertad de información y otra, en estricto sentido
llamada libertad de opinión. La primera, se refiere a “la comunicación de
informaciones, entendidas como datos que describen una situación con
sustento empírico, no constituyendo una mera opinión”8 la cual tiene una
mayor carga para quien hace uso de ella, puesto que sus manifestaciones
deberán ser veraces, imparciales y respetuosas de los derechos de terceros
particularmente al buen nombre, la honra y la intimidad. Mientras que la
segunda, “implica básicamente la posibilidad de poder difundir o divulgar,
a través de cualquier medio de comunicación, las propias ideas, opiniones
y pensamientos.”9.

Con relación a sus limitantes, aunque existe una especial protección a la


libertad de expresión por parte del ordenamiento jurídico, lo cierto es que
“dicha primacía cesará cuando se demuestre que el otro derecho, valor o
principio constitucional adquiere mayor peso en el caso concreto, a la luz
de las circunstancias generales en que el conflicto se ha suscitado, y con
cumplimiento de las condiciones constitucionales que admiten la limitación
de esta libertad”10.

Es del caso resaltar que, en los eventos en los cuales mediante publicaciones
en redes sociales se atribuye a una persona la presunta comisión de una
conducta punible, la Corte Constitucional ha determinado que ello no
corresponde al ejercicio del derecho fundamental de opinión, por cuanto
se tratan de acusaciones concretas emitidas en contra de una persona por
la comisión de un delito. Corolario, en estos eventos, salvo que no se exista
una sentencia judicial en firme que soporte las atribuciones delictivas que se

8 Corte Constitucional T-022 del 2017


9 Corte Constitucional T-117 de 2018.
10 Corte Constitucional T-391 del 2007

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 9 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
formulan, se estaría ante expresiones ofensivas e injuriosas, siendo
procedente la rectificación en el mismo medio de la información inicial11.

De la honra y el buen nombre.

Conforme a lo expuesto en precedencia, es dable afirmar que los derechos


que principalmente entran en tensión con la libertad de expresión
corresponden a la honra y el buen nombre. En tal sentido, en eventos de
colisión entre estas prerrogativas, el ejercicio de algunos de estos derechos
fundamentales puede limitarse, dependiendo de las condiciones del caso
en concreto.

Por una parte, el derecho fundamental al buen nombre deriva del artículo
15 de la Constitución Política, el cual establece que “todas las personas
tienen derecho a su intimidad personal y familiar y a su buen nombre, y el
Estado debe respetarlos y hacerlos respetar. De igual modo, tienen derecho
a conocer, actualizar y rectificar las informaciones que se hayan recogido
sobre ellas en bancos de datos y en archivos de entidades públicas y
privadas. En la recolección, tratamiento y circulación de datos se respetarán
la libertad y demás garantías consagradas en la Constitución. (...)”.

Mientras que, por otra, el derecho a la honra, conforme a lo indicado por la


H. Corte Constitucional deriva como fin esencial del Estado conforme al
artículo 2º de la Constitución Política y se encuentra naturalizado en el
artículo 21 ibídem, al prescribir que “Se garantiza el derecho a la honra. La
ley señalará la forma de su protección”. El Tribunal lo ha definido como “la
estimación o deferencia con que cada persona debe ser tenida por los
demás miembros de la colectividad, en razón a su dignidad humana, de
manera que se erige como “derecho que debe ser protegido con el fin de
no menoscabar el valor intrínseco de los individuos frente a la sociedad y
frente a sí mismos, y garantizar la adecuada consideración y valoración de
las personas dentro de la colectividad”12.

Debe agregarse que este derecho resulta vulnerado cuando se expresan


opiniones que producen daño moral tangible a su titular, en razón a que “no

11 Corte Constitucional T-243 del 2018


12 Corte Constitucional SU420-2019

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 10 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
todo concepto o expresión mortificante para el amor propio puede ser
considerada como imputación deshonrosa’, puesto que para ser
visualizadas como tales, las afirmaciones que se expresen deben tener la
virtualidad de ‘generar un daño en el patrimonio moral del sujeto y su
gravedad no depende en ningún caso de la impresión personal que le
pueda causar al ofendido alguna expresión proferida en su contra en el
curso de una polémica pública, como tampoco de la interpretación que
éste tenga de ella, sino del margen razonable de objetividad que lesione el
núcleo esencial del derecho”13.

Finalmente, respecto del derecho fundamental al buen nombre, puede


resaltarse que él debe ser comprendido como la reputación o la imagen
que de una persona tienen los demás miembros de la comunidad y,
además, constituye el derecho a que no se presenten expresiones ofensivas,
oprobiosas, denigrantes, falsas o tendenciosas que generen detrimento de
su buen crédito o la pérdida del respeto de su imagen personal 14.

El caso concreto:

En ejercicio de esta acción constitucional, el señor DANIEL QUINTERO CALLE,


solicitó la protección de los derechos fundamentales invocados, como
quiera que considera que el accionado los ha venido vulnerando tras
publicar en su cuenta de Twitter declaraciones en contra de la Alcaldía de
Medellín, Despacho del que es titular el actor, refiriendo que ésta es
corrupta, recibe sobornos, vendió las secretarías de la administración
municipal y es apoyada por grupos al margen de la ley.

Por su parte, el accionado ÁLVARO URIBE VÉLEZ, se opuso a la procedencia


de la acción de tutela, exponiendo en resumen que no se advertía un
estado de indefensión que permitiera el ejercicio de este mecanismo contra
un particular, no se superaba el requisito de subsidiariedad toda vez que no
se habían agotado las instancias ordinarias ante la red social y en todo caso
se trataba de un discurso protegido por la libertad de expresión y en el
marco de un debate sobre asuntos políticos, en el cual existía un contexto
previo donde el accionante ha atacado sistemáticamente al accionado.

13 Sentencia C-392 del 2002


14 SU420-2019

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 11 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
Así las cosas, visto el panorama planteado por las partes, así como las reglas
de derecho enunciadas en las consideraciones antecedentes, se estima
necesario determinar en este punto la procedencia de la acción de tutela
en tratándose de un asunto en que se encuentran en pugna los derechos a
la libertad de expresión, el buen nombre y la honra entre dos particulares. Al
respecto se advierte de forma anticipada que, aunque se cumplen los dos
primeros requisitos, el tercero no se configura, impidiéndose un estudio de
fondo del sub-examine, conforme los requisitos concurrentes que ha
planteado la jurisprudencia constitucional para este tipo de eventos,
veamos:

El primero de los requisitos se refiere a que previa interposición de la acción


de tutela se haya realizado una solicitud de retiro o enmienda directamente
ante el particular que hizo la publicación; sobre ello, se pone de presente
que a través de correo electrónico el pretensor reclamó expresamente al
señor Uribe Vélez la rectificación de las declaraciones realizadas a través de
su cuenta @AlvarouribeVel en la red social Twitter los días 16 y 17 de
septiembre del año que avanza en contra de la Alcaldía de Medellín, según
se constata en la carta del 19 del mismo mes y año, visible a folio 25 del PDF
02 que fue efectivamente recibida por el accionado en la misma dirección
electrónico que fue notificado de esta acción, de acuerdo a la certificación
arrojada por el servidor de Office 365 de Microsoft obrante a PDF 05 del
expediente digital.

A su vez, el accionado en su pronunciamiento no desconoció que dicha


solicitud se hubiere presentado, razón por la cual, tal omisión, vista en
conjunto con las pruebas aportadas por el accionante permite tener la
certeza de un cumplimiento efectivo del primero de los requisitos.

Ahora, el segundo de ellos, es que se acredite la respectiva reclamación


ante la plataforma donde se encuentra alojada la publicación, siempre y
cuando en las reglas de la comunidad se habilite para ese tipo de ítem una
posibilidad de reclamo; frente a éste, se precisa que una vez revisado “El
Acuerdo de usuario de Twitter”, se encontró que el mismo se compone de
los Términos de servicio (PDF 11), de los Términos de Política de privacidad

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 12 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
(PDF 12), de las Reglas y políticas de Twitter (PDF 13) y de todas las políticas
incorporadas a los mismos de la plataforma digital Twitter.

A su vez, se concluye de la lectura de los documentos referenciados que la


forma que se ha dispuesto para ejercer algún tipo de reporte sobre la
utilización de los servicios que presta esta red social es a través de la
denuncia, bien sea de Tweets (publicación o actualización de estado
realizada en la plataforma de microblogging conocida como Twitter), listas
o perfiles, empero de esta denuncia no se extrae la posibilidad para el
usuario de demandar de la red social el cese de la vulneración de los
derechos que aquí se consideran conculcados.

Así, con el fin de explanar la afirmación precedente, se permite esta


judicatura citar los términos de servicio de este aplicativo en lo que tiene
que ver con lo que ellos denominan “Contenido de los Servicios”, que reza:
“No ratificamos, apoyamos, reafirmamos ni garantizamos la compleción,
veracidad, precisión o fiabilidad de ningún Contenido o comunicación
publicada por medio de los Servicios, ni ratificamos ninguna opinión
expresada por medio de los Servicios. Comprende que, al hacer uso de los
Servicios, puede exponerse a Contenido que puede resultar ofensivo,
dañino, inexacto o inapropiado de cualquier otra forma, o en algunos casos,
a publicaciones que puedan haber sido interpretadas erróneamente o que
puedan ser engañosas de cualquier otra forma. Todo el Contenido es
responsabilidad única de la persona que lo produce. No monitorizamos ni
controlamos el Contenido publicado por medio de los Servicios, y no
podemos hacernos responsables de dicho Contenido.”; seguidamente, los
términos hacen alusión a que Twitter se reserva el derecho a retirar
contenido que no cumpla con el acuerdo del usuario, haciendo referencia
en ese acápite a la facultad de éste para denunciar tweets únicamente por
las siguientes razones:

1. No me interesa este Tweet


2. Es sospechoso o spam
3. Comete abusos o es perjudicial.
4. Expresa intenciones de suicidio.

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 13 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
Considerando las citadas opciones, la única que a juicio de esta togada se
ajustaría al sub examine sería la tercera de ellas, sobre la cual a su vez se
despliegan las siguientes opciones:

Al seleccionarse la opción “es irrespetuoso u ofensivo” que para el caso se


considera es la que más se acerca a lo experimentado por el actor, la
plataforma emite un mensaje emergente y queda el Tweet denunciado,
eliminándose de la vista únicamente de quien denunció, más no de la
plataforma como tal, por lo que los demás usuarios de la red siguen teniendo
acceso al contenido del Tweet denunciado y, de hecho, la acción del
usuario que renuncia es reversible con tan sólo dar “ver” en el espacio
donde aparecería normalmente el Tweet. Tal como se avizora en las
siguientes imágenes:

De manera que, la denuncia del Tweet, como quedo explicado es, si se


quiere, ineficiente, habida cuenta que de ella no se desprende ningún tipo
de reclamación para que la información sea eliminada de la plataforma o
que se le exija a quien publicó la información que la descuelgue de su perfil,

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 14 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
pues ni siquiera se advierte que a aquella persona se le genere algún tipo
de reporte o limitación en su cuenta cuando otro usuario denuncia un tweet
generado por él, y, se itera, volverlo a ver es tan simple como darle click.

Lo que se expone, nos sitúa entonces en el supuesto que la red social donde
se publicaron las declaraciones objeto de este trámite ius fundamental, no
cuenta con ninguna posibilidad de reclamo efectivo a la luz de las reglas de
la comunidad, denominadas en este caso “Acuerdo de Usuario de Twitter”,
puesto que ninguna de las alternativas al alcance del usuario permite exigir
retractación o rectificación de información que se considere falaz y
deshonrosa, y por ello no podría exigírsele entonces al señor Quintero Calle
que hubiere agotado una vía que no existe dentro de la plataforma, al no
ajustarse al ítem sobre el que en este caso se depreca su protección.

Verbigracia, se resalta que el pasado 17 de agosto del año que avanza,


Twitter publicó desde su cuenta oficial dedicada a seguridad: " Estamos
probando una función para que pueda informar los Tweets que parecen
engañosos, tal como los ve. A partir de hoy, algunas personas en los EE. UU.,
Corea del Sur y Australia encontrarán la opción de marcar un Tweet como
"Es engañoso" después de hacer clic en Informar Tweet.”, lo que entonces
confirma que actualmente no cuenta con dicha opción de reporte y que
se están haciendo pruebas en diferentes lugares, dentro de los que no se
encuentra Colombia.

Ahora bien, cumplidos los dos primeros requisitos, se procede con el tercero,
el cual alude al hecho de corroborarse la relevancia constitucional del
asunto, para lo cual se estableció por la Corte Constitucional una lista de
tópicos que deberán ser analizados en este punto: 1. Quién comunica, 2.
Respecto de quién se comunica y 3. Cómo se comunica, con el propósito
de que estos sirva para determinar si se exige o no la intervención urgente
del juez de tutela, superándose el carácter residual y subsidiario propio de la
acción de amparo.

En lo tocante a las dos primeras preguntas, se resalta que quien comunica


se trata de un particular que, aunque actualmente no ostenta ningún cargo
público, si hace parte activa de la vida política del país, en tanto fue
presidente durante un periodo considerable de tiempo, dirige uno de los

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 15 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
partidos políticos con mayor reconocimiento y tiene gran influencia en la
opinión política de los ciudadanos, con especial énfasis en el Departamento
de Antioquia donde también fue Alcalde de su capital. Por su parte, con
relación a quién se comunica, se trata del actual alcalde de la ciudad de
Medellín, quien entonces ostenta un cargo público y se ha desempeñado a
lo largo de su carrera en diferentes cargos políticos. Lo que de antemano
nos sitúa en el escenario de una discusión de índole política, teniendo en
cuenta que las declaraciones que constituyen el objeto de la pretensión del
actor se encuentran relacionadas directamente con la gestión que se
adelanta de parte de la administración pública municipal.

En este estado de cosas, huelga resaltar que la Corte Constitucional ha sido


incisiva en indicar que “en el entorno político la libertad de expresión,
cuando se ejerce en pro del interés público tiene límites menos rigurosos y
merece mayor deferencia por el margen de apertura de un debate amplio
y reflexivo frente a las opiniones como actos de control del poder público
predicables de la democracia constitucional”15, lo que conlleva
necesariamente a que quienes hagan parte del discurso político asuman el
de sus opositores y/o de los ciudadanos con mayor tolerancia, inclusive
cuando se trate de expresiones que de alguna manera puedan llegar a
chocar o inquietar, todo esto en virtud de su conocida posición en el ámbito
social y administrativo, lo que flexibiliza sus derechos a la honra y al buen
nombre.

Lo anterior, considerando que no sólo la Corte Constitucional, sino además


la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha considerado que sobre
las manifestaciones de la libertad de expresión que se refieren a temas
políticos se ha reconocido que éstas son merecedoras de especial
protección constitucional, debido a su importancia para promover la
participación ciudadana, el debate y el control de los asuntos públicos, así
como para evitar sistemas de gobierno autoritarios. No obstante, la
protección que pesa sobre este tipo de manifestaciones no puede perder
de vista que, si bien el cargo público puede ser blanco de las críticas, ellas
jamás podrán extrapolarse o ‘centrarse en la persona que lo ostenta’.

15 Corte Constitucional T-244 de 2018

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 16 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
Así las cosas, a fin de establecer la relevancia constitucional del asunto que
pretende someterse a juicio, nótese que los tweets realizados por el aquí
accionado los días 16 y 17 de septiembre de 2021, se refieren o a la Alcaldía
de Medellín o a Daniel Quintero como Alcalde de Medellín, que si bien
evidentemente contienen adjetivos y expresiones incomodas, éstas podrían
considerarse que hacen parte de la opinión de otro particular respecto a
una gestión pública, como lo es el manejo de los recursos del erario, la
administración al interior del ente municipal y las gestiones sobre los índices
que interesan a la comunidad como lo es la pobreza.

Aquí entonces, sin adentrarse al tema de fondo sobre si estas declaraciones


vulneran o no los derechos fundamentales del señor Quintero Calle, es
diáfano que éste es un personaje que se encuentra en una posición que
asumió voluntariamente, y que ostenta un liderazgo social que le permite
contradecir o debatir las alegaciones en su contra desde su posición de
poder, provenientes de la libertad de expresión ejercida por el accionado.
De hecho, así lo hizo con relación al Tweet del 16 de septiembre a las 3:59
p.m., respecto al cual se pronunció el alcalde, en una respuesta que vale
indicar que tiene 10.700 me gusta, con relación a la publicación del
accionado que tiene 5.600; de manera que de estas publicaciones podría
visualizarse el impacto que tienen ambos personajes, sin que pueda
entonces decirse que por los seguidores que tienen cada uno en sus perfiles
pueda hallarse configurado un estado de indefensión por el alcance
mediático de lo publicado por uno u otro:

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 17 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
Asimismo, en el perfil del alcalde se evidencia un Retweet de una transmisión
de la Revista Semana, en la que aquel responde a las críticas del señor Uribe
Vélez, video que tiene alrededor de 20.500 espectadores, véase:

De lo anterior se demuestra que en efecto se han cruzado diferentes


declaraciones entre las partes involucradas en esta Litis a través de la red
social twitter, que dichas manifestaciones, o por lo menos las que aquí se
trajeron a colación, hacen referencia a la gestión de cada uno de ellos a
nivel social, político y público, lo cual ha sido repelido por ambos a través de
los diferentes medios de comunicación y deja entrever entonces que se
trata de un discurso político en el ejercicio de la libertad constitucional de
expresión que se advierte no puede ser limitada por esta juez en sede de
tutela, pues precisamente ambos gozan de dichas prerrogativas y su debate
hace parte de un entorno político que a juicio de este Despacho no raya
con los límites que ha fijado la jurisprudencia de la Corte Constitucional y la
Corte Interamericana de Derechos Humanos con relación al buen nombre
y la honra del Alcalde de Medellín, bajo el entendido que estos últimos
derechos se ven flexibilizados en discursos como los que se han tenido de
parte de sendos personajes políticos y que en todo caso su capacidad en
virtud de sus posiciones sociales de poder les permite desempeñar su
libertad de expresión en estricto sentido y compeler la de terceros con un
alcance mediático tal que deja a merced de la autocomposición la
resolución de cualquier diferencia que pudiere presentarse.

Conforme a lo enarbolado es que no se satisface el tercer requisito de


procedencia para la acción de tutela cuando se trata de personas
naturales, por lo que no se halla colmado a completud los elementos que
permitan superar el carácter subsidiario propio de este mecanismo
constitucional y en este sentido se deberá declarar la improcedencia de la
solicitud de amparo promovida por DANIEL QUINTERO CALLE en contra de

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 18 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
ÁLVARO URIBE VÉLEZ, por la presunta vulneración a sus derechos
fundamentales.

Finalmente, se apunta que lo que aquí se avizora no se trata precisamente


de una pugna en la que se vean involucrados los derechos fundamentales
del accionante, más bien se trata de un debate político que evidentemente
no es propio del escenario de tutela, pues de considerarse estas discusiones
como objeto de este mecanismo se estaría desnaturalizando el mismo,
politizándolo y desconociendo su verdadera esfera de protección.

DECISIÓN

Sin necesidad de más consideraciones, el JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL


MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN, administrando justicia en nombre del
Pueblo y por mandato constitucional,

FALLA

PRIMERO: NEGAR POR IMPROCEDENTE, la acción de tutela incoada por el


señor DANIEL QUINTERO CALLE en contra del señor ÁLVARO URIBE VÉLEZ.

SEGUNDO: Contra el presente fallo de tutela procede el recurso de


impugnación que deberá ser interpuesto dentro de los tres (03) días
siguientes a su notificación, y que, surtirá sus efectos ante el superior
funcional del despacho.

TERCERO: NOTIFÍQUESE este fallo a las partes por el medio más expedito
posible y, si no fuere impugnado REMÍTASE al día siguiente a la Honorable
Corte Constitucional para su eventual revisión.
NOTIFÍQUESE

Firmado Por:

Ana Maria Vanegas Cardona


Juez
Juzgado Municipal

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 19 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00
Civil 024 Oral
Medellin - Antioquia

Este documento fue generado con firma electrónica y cuenta con plena
validez jurídica, conforme a lo dispuesto en la Ley 527/99 y el decreto
reglamentario 2364/12

Código de verificación:
2be0264f2564fbe495568e38248cd66ef05210671719a633892d9e4134336cd6
Documento generado en 25/10/2021 08:40:48 AM

Valide este documento electrónico en la siguiente URL:


https://procesojudicial.ramajudicial.gov.co/FirmaElectronica

JUZGADO VEINTICUATRO CIVIL MUNICIPAL DE ORALIDAD DE MEDELLÍN


Página 20 de 20 RADICADO: 05001-40-03-024-2021-01279-00

También podría gustarte