Está en la página 1de 3

Estas reglas conforman una síntesis de algunas de las ideas principales del curso.

Se extrajeron del libro "Abre tu mente a los


números: cómo sobresalir en ciencias aunque seas de letras" ("A Mind for Numbers: How to Excel in Math and Science
[Even if You Flunked Algebra]"), de Barbara Oakley (editorial Penguin, julio de 2014). No dudes en copiar estas reglas y
redistribuirlas en tanto mantengas el orden de palabras original y la cita.

10 reglas del buen estudio

1.Usa el recuerdo. Después de leer una página, apártate de ella y recuerda las ideas principales. Aplica poco el
resalte y nunca recurras a esta técnica con pasajes que no hayas fijado primero en la mente a través del recuerdo.
Intenta recordar las ideas principales al caminar rumbo a la clase o en un aula que no sea aquella en la cual
aprendiste el material. La capacidad de recordar las ideas en tu interior (generarlas tú mismo) es uno de los
indicadores principales del buen aprendizaje.

2.Pruébate a ti mismo. Hazlo en todos los aspectos, todo el tiempo. Las tarjetas didácticas son tus aliadas.

3.Fragmenta tus problemas. La fragmentación consiste en comprender y poner en práctica una solución a un
problema, para que todo venga a la mente de manera rápida. Después de resolver un problema, ensaya con él.
Asegúrate de poder resolverlo a la perfección, paso a paso. Considéralo como una canción y aprende a reproducirlo
una y otra vez en tu cabeza, de modo que la información se combine y forme un fragmento terminado al que puedas
recurrir cuando lo desees.

4.Separa la repetición. Reparte el aprendizaje de cualquier tema un poco todos los días, como hacen los atletas
con el ejercicio. El cerebro es como un músculo: solo puede someterse a una cantidad limitada de ejercicio a la vez.

5.Alterna diferentes técnicas de resolución de problemas durante la práctica. Nunca practiques demasiado


tiempo en una sesión aplicando solo una técnica de resolución de problemas; después de un tiempo, simplemente
imitarás lo que hiciste para el problema anterior. Combina recursos y trabaja en con diferentes tipos de problemas.
Con esto aprenderás la manera y el momento de usar una técnica. (Los libros generalmente no tienen esta
configuración, por lo que necesitarás hacer esto por tu cuenta). Después de cada tarea y examen, revisa tus errores,
asegúrate de comprender la razón por la cual los cometiste y vuelve a elaborar tus soluciones. Para estudiar de
manera más eficiente, transcribe a mano (sin teclado) un problema de un lado de la tarjeta didácticas y la solución
del otro. (La escritura a mano genera en la memoria estructuras neurales más sólidas que la escritura con teclado).
También puedes fotografiar la tarjeta si deseas cargarla en una aplicación para estudio en tu teléfono móvil.
Formula preguntas para ti mismo de manera aleatoria en diferentes tipos de problemas. Otra manera de hacerlo es
recorrer tu libro de manera aleatoria, seleccionar un problema y ver si puedes solucionarlo a la perfección.

6.Tómate descansos. Es normal no poder resolver problemas ni interpretar conceptos matemáticos o científicos la
primera vez que se los encuentra. Por esta razón, estudiar un poco todos los días es mucho mejor que estudiar
mucho en un solo momento. Cuando te sientas frustrado por un problema matemático o científico, tómate un
descanso para que otra parte de tu mente pueda intervenir y trabajar en segundo plano.

7.Usa cuestionamientos explicativos y analogías simples. Cuando tengas problemas con un concepto, piensa
¿Cómo puedo explicar esto para que pueda comprenderlo un niño de diez años? Usar una analogía resultará útil;
por ejemplo, decir que el flujo de electricidad es como el flujo de agua. No te limites a pensar en tu explicación, dila
en voz alta o escríbela. El esfuerzo adicional de hablar y escribir te permite codificar (es decir, convertir en
estructuras de memoria neurales) en un nivel más profundo lo que aprendes.

8.Concéntrate. Desactiva por completo los pitidos y las alarmas de tu teléfono y computadora, y luego activa un
temporizador que mida veinticinco minutos. Concéntrate de manera intencionada durante esos veinticinco minutos
e intenta trabajar con la mayor diligencia posible. Una vez que transcurra el tiempo, date una recompensa pequeña y
divertida. Unas pocas de estas sesiones en un día pueden ayudarte considerablemente a avanzar en tus estudios.
Intenta establecer momentos y lugares en los cuales estudiar (sin mirar tu computadora o tu teléfono) sea lo que
hagas naturalmente.

9.Cómete tus ranas temprano todos los días. Haz primero la actividad más difícil del día, cuando tu mente esté
despejada.

10.Establece un contraste en tu cabeza. Imagina el lugar del que provienes y contrasta esto con el lugar que
anhelas alcanzar después de estudiar. Publica una imagen o palabras en tu espacio de trabajo para tener presente tu
anhelo. Dirige la mirada hacia estas cuando sientas que tu motivación decae. Esta tarea tendrá frutos para ti y para
aquellos a quienes estimas.

10 reglas del mal estudio


Extraídas del libro “Abre tu mente a los números: cómo sobresalir en ciencias aunque seas de letras” (“A Mind for Numbers:
How to Excel in Math and Science [Even if You Flunked Algebra]”), de Barbara Oakley (editorial Penguin, julio de 2014).
Evita estas técnicas; pueden hacerte perder el tiempo, aun cuando puedan engañarte al hacerte pensar que estás
aprendiendo.

2.Reiteración pasiva de la lectura: es la acción de sentarse pasivamente y volver a recorrer con la vista una
página. A menos que puedas probar que el material se incorpora a tu cerebro al recordar las ideas principales sin
mirar la página, reiterar la lectura representará una pérdida de tiempo.

3.Dejar que el resalte te abrume. Resaltar tu texto puede engañarte al hacerte pensar que incorporas el concepto
al cerebro cuando en realidad solo estás moviendo la mano. Aplicar un poco de resalte en un punto y otro
funcionará; a veces, puede resultar útil para marcar aspectos importantes. Sin embargo, si aplicas el resalte como
herramienta para la memoria, asegúrate de que aquello que marques también se incorpore a tu cerebro.

4.Simplemente darle un vistazo a una solución y pensar que realmente se conoce el procedimiento para
obtenerla. Este es uno de los peores errores que cometen los estudiantes. Debes ser capaz de resolver un problema
paso a paso, sin ver la solución.

5.Esperar hasta último momento para estudiar. ¿Practicarías apurado a último momento para un evento de
atletismo? El cerebro es como un músculo; solo puede asimilar una cantidad de ejercicio limitada por tema a la vez.

6.Resolver de manera reiterada problemas de la misma clase con cuya resolución ya estás familiarizado. La
mera resolución de problemas similares durante tu práctica no implica realmente que estés preparándote para un
examen. Es como pretender prepararse para un juego de básquetbol practicando únicamente regates.

7.Permitir que las sesiones de estudio con amigos se conviertan en sesiones de chat. Revisar con amigos tus
métodos de resolución de problemas y formular mutuamente preguntas sobre los conocimientos de todos ustedes
puede hacer que el aprendizaje sea más placentero, revelar errores en tu razonamiento y profundizar la
incorporación de conocimiento. Sin embargo, si las sesiones de estudio en equipo toman un rumbo relacionado con
la diversión antes de que completen el trabajo, estarás desperdiciando tiempo y te convendrá encontrar otro grupo
de estudio.

8.Omitir la lectura del libro de texto antes de comenzar a trabajar en los problemas. ¿Saltarías a una piscina
antes de saber nadar? El libro de texto es tu instructor de natación, tu guía hacia las respuestas. Titubearás y
perderás el tiempo si no te dispones a leerlo. No obstante, antes de comenzar a leer, observa rápidamente el capítulo
o la parte para tener una noción del tema abordado.

9.No consultar con instructores o compañeros para aclarar puntos confusos. Los profesores estamos
acostumbrados a los alumnos confundidos que se acercan en busca de orientación; nuestro trabajo es ayudarlos. Los
estudiantes por los cuales nos preocupamos son aquellos que no acuden a nosotros. No seas uno de ellos.

10.Pensar que puedes alcanzar un aprendizaje profundo cuando te distraes constantemente. Cada llamada de
atención hacia un mensaje instantáneo o una conversación implica una merma en la capacidad cerebral para el
aprendizaje. Cada tirón que interrumpa la atención arranca pequeñas raíces neurales antes de que puedan crecer.

11.No dormir lo suficiente. En tu cerebro se agrupan técnicas de resolución de problemas cuando duermes, e
incluso se pone en práctica y se repite lo que incorporas antes de ir a dormir. La fatiga prolongada permite que en él
se acumulen toxinas que alteran las conexiones neurales necesarias para pensar rápido y bien. Si no duermes bien
antes de un examen, TODO LO DEMÁS QUE HAYAS HECHO PERDERÁ SU VALOR.

También podría gustarte