Está en la página 1de 27

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/273701225

Mecanismos sinápticos y moleculares del aprendizaje y la memoria. En


Redolar-Ripoll, D.: Neurociencia Cognitiva

Chapter · January 2014

CITATION READS

1 2,321

4 authors:

Rubén Miranda Daniel Adrover-Roig


Complutense University of Madrid University of the Balearic Islands
39 PUBLICATIONS   495 CITATIONS    74 PUBLICATIONS   1,634 CITATIONS   

SEE PROFILE SEE PROFILE

Ignacio sanchez-cubillo Elena M Marron


Aita Menni Hospital Universitat Oberta de Catalunya
19 PUBLICATIONS   1,114 CITATIONS    38 PUBLICATIONS   549 CITATIONS   

SEE PROFILE SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Special issue on 'Executive Control and Emotion Regulation in children, adolescents, and young adults' View project

Longitudinal studies in SLI View project

All content following this page was uploaded by Daniel Adrover-Roig on 18 March 2020.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


Neurobiología de los sistemas
de aprendizaje y memoria
D. Adrover Roig, E. Muñoz Marrón, I. Sánchez-Cubillo y R. Miranda 16
a Resumen conceptual
El estudio de las bases neurales del aprendizaje y la memoria se ha nutrido de un elevado número de experimentos,
que han utilizado desde modelos de laboratorio con animales hasta estudios con seres humanos, utilizando moder-
nas técnicas de neuroimagen funcional. En el presente capítulo se ofrecerá una taxonomía de los procesos del
aprendizaje y la memoria, y se hará énfasis en la distinción de aquellos procesos sin acceso a la conciencia o implí-
citos y aquellos de cuyo aprendizaje y recuerdo, o explícitos. Atendiendo a la dimensión temporal de la memoria, se
distinguirá entre formas de memoria a corto y a largo plazo.

¬ Objetivos de aprendizaje
• Familiarizarse con las principales taxonomías de los sistemas de aprendizaje y memoria.
• Conocer los sustratos neuronales de la memoria visual, auditiva y somatosensorial.
• Aprender el papel del lóbulo temporal medial en la formación de nuevos recuerdos.
• Distinguir los sistemas neurales responsables de la memoria implícita y explícita.
• Aprender los procesos neurobiológicos involucrados en la memoria procedimental y la formación de hábitos.
• Estudiar la implicación de la corteza prefrontal en la dimensión temporal de la memoria.

■ INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DEL APRENDIZAJE de memoria tomando diferentes perspectivas. Según el crite-
Y LA MEMORIA rio categórico se puede diferenciar entre memoria explícita (o
declarativa-consciente) y memoria implícita (o no declarativa-
La investigación del aprendizaje y la memoria desde la inconsciente). Según el criterio temporal (cuantitativo), se
neurociencia cognitiva ha revelado la existencia de múltiples puede distinguir entre memoria inmediata (que dura desde
sistemas, los cuales se pueden dividir en cuanto a categorías milisegundos a segundos), memoria a corto plazo (desde mi-
funcionales (p. ej., declarativa frente a procedimental), en cuanto nutos hasta unas pocas horas) y memoria a largo plazo (a par-
a su sede neural (dependiente frente a no dependiente del tir de 24 horas). De la conjunción del criterio temporal (cuan-
hipocampo), o mediante la adopción de un criterio temporal titativo) y del categórico, se puede considerar la taxonomía
cuantitativo (inmediata, a corto plazo, y a largo plazo). ilustrada en la figura 16-1 (v. Material web. Animaciones y
Actualmente, se sabe que diferentes regiones cerebrales vídeos. Distribución de los sistemas de memoria).
desempeñan un papel diferencial en diferentes tipos de me-
moria y en diferentes estadios del proceso de memoria. Por Concepto actual de aprendizaje y memoria
ejemplo, el sistema neural del lóbulo temporal medial –com-
puesto por las corteza entorrinal, perirrinal, parahipocampal y El aprendizaje es una propiedad fundamental del cerebro
el hipocampo– es crítico para la codificación y la consolidación que se manifiesta de diversas formas mediante múltiples sis-
del conjunto de memorias que son accesibles a la conciencia temas diferenciados anatómica y funcionalmente. El entorno
y que, por lo tanto, pueden explicitarse. Sin embargo, éste no modifica nuestro comportamiento, en tanto que es capaz de
es un sistema en el que se almacenan permanentemente di- inducir cambios en nuestro sistema nervioso. Los mecanismos
chas memorias y tampoco parece ser necesario para la codifi- principales por los que las experiencias modifican la conducta
cación y consolidación de otro tipo de memorias, por ejemplo, se hallan íntimamente relacionados con el aprendizaje, ya que
el conocimiento acerca de cómo montar en bicicleta. Por lo éste constituye el proceso por el cual se adquiere nueva infor-
tanto, como se ha comentado, se pueden dividir los sistemas mación o conocimiento. La memoria constituye el mecanismo
406 Sección IV. Atención, aprendizaje y memoria

Aprendizaje y memoria

Memoria inmediata Memoria a corto plazo Memoria a largo plazo


Memoria perceptiva Memoria de trabajo

Aprendizaje y Memoria Apraendizaje y Memoria


explícitos/relacional implícitos

Espacial Episódica Semántica Procedimental Priming Condicionamiento Habituación y


sensibilización

Vías reflejas

Hipocampo. Corteza cerebral Corteza cerebral


Lóbulo temporal
medial

Estriado Amígdala
Cerebelo Cerebelo

Figura 16-1. Clasificación de la memoria a largo plazo. En este modelo, la memoria a largo plazo se divide en dos clases. La primera in-
cluye a la memoria caracterizada por su recuperación consciente, denominada memoria declarativa o explícita. La otra clase comprende
diversas capacidades de aprendizaje y memoria inconscientes, y se denomina memoria no declarativa o implícita. La memoria explícita
consiste en dos subclases: memoria de tipo episódico, la cual implica memorias de eventos autobiográficos, y memoria semántica, que
consiste en hechos y conocimiento de tipo general. La memoria semántica es impersonal e independiente del contexto, mientras que la
memoria episódica es personal. Ésta incluye el dónde y el cuándo los eventos ocurrieron, y se acompaña de un sentimiento de recupera-
ción de episodios vividos de forma personal. Tanto la memoria episódica como la semántica dependen del lóbulo temporal medial y del
diencéfalo. La memoria no declarativa o implícita incluye aprendizaje procedimental de habilidades y hábitos sensoriomotores y cognitivos,
priming, condicionamiento simple, habituación y sensibilización, todos ellos independientes del lóbulo temporal medial. Modificado de
Henke, 2010.

por el que este conocimiento es codificado, almacenado y, más representaciones mentales, las que se denominan huellas de
tarde, recuperado. memoria. Se presupone que dichas huellas implican cambios
Yevgeniy Nikolaievich Sokolov (1920-2008) consideraba ya estructurales y funcionales en el cerebro.
la memoria como la conservación de la información propor- Por lo tanto, el proceso de aprendizaje y memoria conlleva
cionada por una señal, tras la suspensión de la acción de dicha una modificación asociada a la experiencia, que puede perdu-
señal. A mediados de la década de 1980, Endel Tulving (1927) rar más o menos en el tiempo. En la actualidad, ambos proce-
afirmaba que la memoria es la habilidad de los organismos sos implican una gran diversidad de estructuras cerebrales
para retener y usar la información adquirida, y a finales de la que pueden funcionar independientemente o en paralelo de
misma década, Larry R. Squire (1941) consideraba el proceso forma cooperativa o competitiva (v., p. ej., Kim y Baxter, 2001;
de aprendizaje como la adquisición de nueva información. McDonald et al., 2004).
Posteriormente, Aleksander Romanovich Luria (1902-1977)
definió la memoria como el grabado, la retención y la repro- Aprendizaje basado en la actividad asociativa
ducción de las huellas de la experiencia que permiten acumu- de las neuronas: aprendizaje hebbiano
lar información. Por otra parte, Bryan Kolb e Ian Q. Whishaw
(2002) postulan que el aprendizaje es un cambio relativa- La neurociencia cognitiva moderna debe mucho de su ba-
mente permanente en la conducta de un organismo como gaje al psicólogo de origen canadiense, Donald O. Hebb (1904-
resultado de la experiencia. Bryan Kolb (1947) e Ian Q.Whis- 1985). Hebb demostró que la coincidencia entre la actividad
haw (1947) se refieren a la capacidad de recordar las experien- presináptica y postsináptica de las neuronas fortalece las inter-
cias previas, por lo cual, la memoria implica la fabricación de conexiones entre ellas, lo cual se conoce como el principio de
Capítulo 16. Neurobiología de los sistemas de aprendizaje y memoria 407

Hebb. Bajo este principio se entiende que «la relación entre la mos celulares y moleculares de la plasticidad cerebral y la cog-
neurona presináptica y la postsináptica se puede ver alterada si nición), y resulta esencial para explicar formas de aprendizaje
la neurona presináptica forma parte en repetidas ocasiones de basadas en condicionamiento y aspectos del aprendizaje
la excitación de la neurona postsináptica» (Fig. 16-2). emocional (v. cap. 25, El cerebro emocional). Este mecanismo
Así, cuando el axón de la célula 1 está espacialmente cerca asociativo de la actividad neural como condición básica para
del axón de la célula 2 y, por lo tanto, puede contribuir a exci- la formación de memorias y aprendizajes conocido como prin-
tarla de forma repetida, la eficacia de la célula 1 para excitar o cipio de Hebb ha quedado resumido en la célebre expresión
activar a la célula 2 aumenta sensiblemente. De tales concep- neurons that fire together, wire together («las neuronas que dis-
ciones se derivó la idea de que dos células que se hallan acti- paran juntas, se conectan entre sí»). En este sentido, un mo-
vas de forma simultánea tienden a asociarse, de forma que la delo general seguido por diversos autores se basa en la hipó-
activación de una de ellas facilita la activación de la otra. En tesis de la huella dual, la cual trata de explicar el proceso de
consecuencia, si dos neuronas que activan una región deter- formación de memorias en dos pasos: en primer lugar, se da-
minada lo hacen al mismo tiempo, podrán establecer conexio- ría un proceso breve mediante el cual la experiencia genera un
nes con neuronas intermedias comunes, por lo cual, su activi- patrón de activación que reverbera en los circuitos neurales
dad irá indefectiblemente asociada. Es importante destacar que se han activado. Esta actividad reverberante mantiene la
que dicho patrón de comunicación neural simultánea es clave información en la memoria durante un lapso de tiempo breve.
en los mecanismos fisiológicos asociados al aprendizaje y la Si la reverberación alcanza un umbral determinado, se podría
memoria, como la potenciación a largo plazo (v. cap. 6, Mecanis- formar una huella de memoria a largo plazo.
Puesto que las experiencias humanas no suelen codificarse
en sinapsis individuales, Hebb acuñó el término que conoce-
mos como asambleas (o ensamblajes) neuronales (cell assem-
blies), que son grandes grupos de neuronas que trabajan al
mismo tiempo, dado que se han activado de forma simultánea
y mantienen conexiones recurrentes. Las asambleas neurona-
les permiten llegar a representaciones completas (recuerdos)
a través de la activación de unos pocos elementos de la red
neuronal. La red completa constituiría la sede del depósito de
memorias distribuidas por un conjunto de neuronas y sus co-
nexiones. Estímulos específicos activarían elementos concre-
tos de la red, y las conexiones recurrentes entre los elementos
de la red permitirían su activación y el acceso a la representa-
ción completa. Dicha actividad en red implica que células dis-
tantes del cerebro puedan trabajar juntas.

■ APRENDIZAJE Y MEMORIA IMPLÍCITOS


El aprendizaje implícito engloba aquellas formas de apren-
dizaje que son independientes de la conciencia y de la integri-
dad del lóbulo temporal medial. Diariamente las personas rea-
lizan una serie de aprendizajes que son probablemente
implícitos. Con frecuencia, llevan a cabo tareas que pueden
enseñarse y aprenderse de forma fácil con el modelado (v. texto
complementario siguiente) o la repetición. Por ejemplo, si en un
Figura 16-2. Reforzamiento sináptico según Hebb. En condiciones contexto experimental se proporciona los individuos de inves-
de estimulación normal, una neurona presináptica (A) genera un tigación un conjunto de estímulos generados teniendo presente
potencial excitatorio postsináptico (PEP) moderado sobre una neu- una serie de reglas simples, inconscientemente los individuos
rona postsináptica (B) que resulta insuficiente para provocar la experimentales inferirán sus regularidades. Los niños aprenden
excitación de la neurona postsináptica. Sin embargo, si ambas el lenguaje sin etiquetar las palabras que escuchan como nom-
neuronas (A y B) se hallan activas al mismo tiempo (están gene-
bres, adjetivos o verbos. Ellos prestan atención a los sonidos del
rando potenciales de acción simultáneamente), la conexión entre
ambas se ve reforzada. Por lo general, una neurona adicional (C)


puede participar concomitantemente con la neurona A en la des-
El modelado es un proceso de aprendizaje por ob-
polarización de la neurona B, favoreciendo la excitación de ésta y
el proceso de fortalecimiento sináptico. Una sinapsis fortalecida servación en el que la conducta de un individuo o un
entre la neurona A y la neurona B implica que la neurona B res- grupo de individuos actúa como estímulo para gene-
ponde de forma aumentada con un incremento en su despolariza- rar conductas semejantes en otros individuos que
ción (PEP) a la estimulación realizada por la neurona A, la cual observan la actuación del modelo (o demostrador).
pasa a ser capaz de provocar por sí misma la excitación de la neu- Una gran parte del aprendizaje en los seres huma-
rona B; es decir, ante la estimulación realizada por la neurona A, nos consiste en un aprendizaje observacional por
la neurona B responde produciendo un potencial de acción. PA: ¿ modelado.
?
408 Sección IV. Atención, aprendizaje y memoria

habla, aprendiendo de forma implícita las regularidades subya- caso, el sobresalto estará muy por encima de lo normal, ya que
centes. En muy pocas ocasiones se tiene conciencia de los pa- el miedo que la persona pasó en el callejón ante el ruido pro-
trones abstractos del mundo circundante (las progresiones ar- vocado por el gato la ha sensibilizado.
mónicas de una sinfonía, las regularidades de la gramática, las Aunque en ambos casos se trata de aprendizajes no asocia-
pinceladas en una obra de arte, etc.). tivos, existen grandes diferencias entre los dos procesos. La
El aprendizaje implícito es difícil de expresar verbalmente, habituación es específica tanto de los estímulos que la origi-
pero puede mostrarse conductualmente a través de pautas de naron como de la respuesta conductual que se vio reducida.
acción automáticas o automatizadas. Su adquisición suele ser Por el contrario, la sensibilización tiene un carácter inespecí-
gradual y se aprende y perfecciona a través del modelado y la fico, es general a una gran variedad de estímulos y respuestas.
práctica. El aprendizaje implícito (también denominado no de- Además, la habituación se produce tras la exposición repetida
clarativo o inconsciente) no depende de la voluntad del indivi- al estímulo, mientras que la sensibilización ocurre tras la apa-
duo, aunque en alguna de las fases del aprendizaje sea necesa- rición única de un estímulo con un gran impacto emocional.
ria la intervención de procesos conscientes, y su adquisición Por último, ambos procesos difieren en su duración, ya que la
suele ser gradual. La memoria implícita es más rígida y difícil- habituación puede prolongarse en el tiempo y la sensibiliza-
mente modificable que la memoria explícita, y tiene un carácter ción, normalmente, se limita a un corto período temporal.
más duradero que ésta, siendo más resistente a las alteraciones
que cursan con déficit de memoria y al envejecimiento normal. Mecanismos fisiológicos de la habituación
Se puede agrupar el aprendizaje implícito en aprendizaje no y la sensibilización
asociativo (habituación y sensibilización), priming (o facilitación)
aprendizaje asociativo (condicionamiento clásico y condiciona- Gran parte del conocimiento sobre los mecanismos fisioló-
miento instrumental) y aprendizaje y memoria procedimentales. gicos implicados en la formación de aprendizajes simples como
Por lo tanto, el aprendizaje y la memoria implícitos residen en la habituación y sensibilización o el condicionamiento clásico
circuitos neuronales diferentes a los que subyacen a la memoria derivan de experimentos realizados sobre el caracol marino
explícita y que son más antiguos desde un punto de vista filoge- Aplysia californica. La elección por parte de los investigadores
nético, por lo que el daño en las estructuras relevantes para la de este modelo invertebrado radica en la simplicidad de su sis-
memoria declarativa (hipocampo, corteza parahipocámpica, etc.) tema nervioso. Con apenas 20.000 neuronas centrales y de gran
deja intacta la capacidad de aprender de modo inconsciente. tamaño, facilita la tarea de estudiar células individuales y seguir
sus modificaciones durante el curso de la adquisición de nuevos
Aprendizaje no asociativo: habituación aprendizajes y la consolidación de la memoria.
y sensibilización El sistema más estudiado en este invertebrado marino es el
reflejo de retirada de la branquia (Fig. 16-3). Este sistema puede
El aprendizaje no asociativo engloba las formas más senci- verse modificado por diferentes formas de aprendizaje implí-
llas de aprendizaje: la habituación y la sensibilización. Estas cito no asociativo (como la sensibilización) o asociativo (como
formas de aprendizaje se producen por la mera exposición a el condicionamiento clásico). Muchas de las características
estímulos, sin que opere ningún proceso asociativo entre los conductuales de estos aprendizajes en Aplysia aparecen igual-
propios estímulos o entre las acciones y sus consecuencias. mente en mamíferos, lo cual hace pensar en la existencia de
La habituación y la sensibilización modifican la intensidad mecanismos moleculares y sinápticos compartidos. Dicho pa-
de la respuesta ante determinados estímulos, aunque en sen- ralelismo valida a su vez el empleo de este modelo inverte-
tido opuesto. La habituación consiste en la reducción de la brado para esclarecer los mecanismos implicados en el apren-
magnitud de la respuesta conductual ante un estímulo, o con- dizaje y la memoria de mamíferos superiores (v. Material web.
junto de estímulos, generalmente inocuos, que se repiten con Animaciones y vídeos. Aprendizaje y memoria en Aplysia).
frecuencia en un breve período de tiempo. Por ejemplo, ima- Como representa la figura 16-3, en la Aplysia el órgano res-
gine el lector que se encuentra en clase y salta la alarma de un piratorio (branquia) se halla conectado con el sifón (tubo car-
coche en la calle. En los primeros momentos, este hecho lla- noso derivado del manto empleado para expulsar el exceso de
mará su atención, pero si se mantiene en el tiempo y el volu- agua marina) por un circuito relativamente sencillo que im-
men permite seguir las explicaciones del profesor, dejará de plica neuronas sensoriales que intervienen en el proceso de la
prestar atención al sonido de la alarma y se centrará en aten- estimulación del sifón y conectan con interneuronas que ha-
der al docente. La habituación es el aprendizaje que hace que cen de estación de paso para conducir la información sensitiva
la persona deje de sobrecogerse cuando oye ruidos intensos hasta las motoneuronas que controlan el movimiento de la
con los que ya está familiarizada. Por el contrario, la sensibili- branquia. Una breve estimulación táctil del sifón provoca la
zación es el proceso que provoca que la respuesta a un estí- retracción refleja de la branquia. Si se presenta de forma repe-
mulo, normalmente intenso, nocivo o que provoca miedo sea tida el mismo estímulo, la respuesta de retirada de la branquia
más intensa de lo normal, por haberse presentado anterior- disminuye, produciéndose una clara habituación. Por otro
mente un estímulo que ha causado un sobresalto inicial. Por lado, el reflejo de retirada de la branquia puede volverse más
ejemplo, uno va andando por un callejón oscuro; de repente intenso por un proceso de sensibilización. Toda vez que se
oye un ruido extraño y se sobresalta porque piensa que puede experimenta que un estímulo es nocivo, se produce un au-
haber alguien escondido que pretende robarle o hacerle daño; mento de las respuestas reflejas defensivas, que se pueden
al final descubre que era un gato, pero al salir del callejón una generalizar a otros estímulos inocuos o igualmente nocivos.
persona le toca el hombro y le pregunta por la hora. En este Así, por ejemplo, basta con aplicar una descarga eléctrica en la
Capítulo 16. Neurobiología de los sistemas de aprendizaje y memoria 409

Figura 16-3. Aplysia califor-


nica: anatomía y esquema de Manto
reflejo. Anatomía de Aplysia y Sifón
representación de los circuitos
neurales implicados en el re-
flejo de retirada de la bran-
quia. Fuente de la imagen de la
Aplysia: Wikipedia Commons:
http://en.wikipedia.org/wiki/
File:Aplysia66-300.jpg.
Cola

Branquia
Aplysia californica
Interneurona

Sifón Branquia

Neurona sensorial Neurona motora

Estimulación Contracción

Manto
Sifón

Cola

Branquia
Aplysia californica

Neurona sensorial

Sifón

Branquia

Interneurona Neurona motora


Neurona sensorial

Cola

Interneurona facilitadora

Estimulación Contracción

cola de Aplysia, emparejada con una estimulación no nociva y misma forma ante una repetición de la estimulación no nociva
moderada del sifón, para observar un incremento en la res- del sifón. Tanto el aprendizaje por habituación (v. Material
puesta de contracción de la branquia que se presentará en la web. Animaciones y vídeos. Aprendizaje no asociativo [habi-
410 Sección IV. Atención, aprendizaje y memoria

tuación] en el roedor), como por sensibilización se pueden La estimulación aversiva de la cola de Aplysia activa un
prolongar en el tiempo durante varios minutos (aprendizaje a grupo de neuronas sensoriales que conectan con interneuro-
corto plazo) e incluso hasta varios días y semanas (aprendizaje nas serotoninérgicas facilitadoras de la actividad de las neuro-
a largo plazo) (v. Material web. Enlaces de interés. Competición nas sensoriales del sifón, las cuales se hallan conectadas con
entre la memoria motora a corto y a largo plazo). las motoneuronas que regulan la contracción de la branquia.
La habituación y la sensibilización son altamente adaptati- El incremento de la liberación de serotonina en las sinapsis
vas, puesto que ayudan a organizar y dirigir la conducta de un axoaxónicas produce un aumento en la concentración del se-
modo eficaz. Permiten reducir las reacciones ante aquellos estí- gundo mensajero adenosinmonofosfato cíclico (AMPc) en las
mulos que son irrelevantes, a la vez que posibilitan aumentar la neuronas sensoriales del sifón.
responsividad ante estímulos potencialmente peligrosos. Am- Entre los diversos efectos de la actividad fosforilante del
bos mecanismos han sido estudiados desde la perspectiva de la AMPc, se encuentra el cierre de canales de K+ que favorece la
ingesta de drogas o sustancias psicoactivas. La ingesta de sus- retención de iones K+ en el terminal presináptico, aumen-
tancias puede conducir tanto a una habituación o tolerancia tando la duración del potencial de acción. Finalmente, con el
(reducción de la respuesta del organismo a la acción de una aumento del potencial de acción, se prolonga la apertura de
determinada sustancia, por lo que se precisan consumos pro- los canales de Ca2+, provocando un incremento de la concen-
gresivamente mayores para alcanzar los efectos reforzantes), tración de Ca2+ intracelular, lo que facilita la liberación del
como a una sensibilización. Con la sensibilización aumentan las neurotransmisor (Fig. 16-4 B).
propiedades reforzantes, motivacionales e incentivas de la
droga y, por lo tanto, el «valor» de su consumo. La tolerancia y
la sensibilización se han asociado al consumo de sustancias es-
timulantes como la cocaína o las anfetaminas, aunque también
› La facilitación heterosináptica implica, por un lado, un
aumento de la fuerza sináptica o fortalecimiento si-
náptico (facilitación) y, por otro lado, que el aumento
pueden producirlas los opiáceos como la heroína e, incluso, el en la respuesta a la excitación de una vía depende de
alcohol. Ambos mecanismos dependen del patrón de consumo la estimulación de una vía diferente (heterosináptica).
de la sustancia y por lo general se producen tras un consumo
repetido e intermitente, que es el tipo de patrón de consumo en
los seres humanos. La tolerancia a algunos de los efectos de la
droga puede coexistir con la sensibilización a otros de sus efec-
tos, en función de los circuitos neuronales implicados en cada
› Tipos de sinapsis. Las sinapsis pueden clasificarse
en función de su origen presináptico y de la diana
postsináptica sobre la que se realiza el contacto.
uno de ellos. Dicha coexistencia puede incluso exacerbar los Aquellas cuyo origen presináptico sea un terminal
efectos de las sustancias adictivas. Para más información, se re- axónico se denominarán axoaxónicas, axodendríti-
mite al lector al capítulo 21, Sistemas de refuerzo en el cerebro. cas, axoespinosas o axosomáticas, según que la si-
Los mecanismos fisiológicos asociados a la habituación y la napsis se realice sobre otro axón, un tallo dendrítico,
una espina dendrítica o una porción de soma. Asi-
sensibilización en la Aplysia fueron estudiados por el Premio
mismo, en aquellos casos en los que una porción de
Nobel Eric Kandel (v. texto complementario siguiente) y sus
soma hace de elemento presináptico generalmente
colaboradores. Por una parte, la habituación se asocia con una se observan sinapsis somatoaxónicas o somatoden-
depresión de la actividad presináptica, e implica una reducción dríticas. Finalmente, si el elemento presináptico es
en la liberación de neurotransmisores (v. Depresión sináptica a un tallo dendrítico, las sinapsis comúnmente obser-
corto plazo, en el cap. 6, para una explicación detallada de la vadas serán dendroaxónicas o dendrodendríticas
depresión presináptica). Una breve estimulación de las neuro- (para más información, v. cap. 2, Neuronas, redes
nas sensitivas del sifón en la Aplysia produce potenciales post- neuronales y comunicación neural).
sinápticos excitatorios en las interneuronas y motoneuronas
que controlan la actividad muscular de la branquia, ocasio-
nando su contracción. Con la estimulación repetida del sifón, se
reduce la entrada de Ca2+ en los terminales presinápticos de las › Segundos mensajeros. Se denomina segundo men-
sajero a toda molécula producida por acción enzi-
mática en el interior de la célula y que transmite una
neuronas sensoriales. Dado que el Ca2+ actúa como señal para
señal, iniciada por la activación de receptores en la
desencadenar el proceso de exocitosis, la disminución de la
superficie de la célula, dirigida a modificar la activi-
concentración intracelular de Ca2+ produce un decremento en
dad de la célula, produciendo cambios en canales
la liberación de neurotransmisor, hecho que explicaría la reduc- iónicos localizados en la membrana celular y/o des-
ción en la respuesta de retirada de la branquia (Fig. 16-4 A). encadenando diversas cascadas de reacciones quí-
Por otra parte, la sensibilización se asocia con un aumento micas intracelulares. El AMPc es un nucleótido cí-
de la transmisión sináptica por un mecanismo de facilitación clico que actúa como segundo mensajero tras ser
heterosináptica. producido por la activación del enzima adenilato-
ciclasa. Esta enzima es activada por proteínas G
acopladas a receptores de membrana, estimulando

› Eric Richard Kandel (1929) obtuvo el Premio Nobel


de Fisiología y Medicina en el año 2000, junto a Arvid
Carlsson y Paul Greengard, por sus descubrimien-
la conversión de la molécula energética adenosintri-
fosfato (ATP) en AMPc. El AMPc realiza su acción
como segundo mensajero interactuando con otras
tos relacionados con los mecanismos de señaliza- proteínas como la proteína-cinasa dependiente de
ción en el sistema nervioso. AMPc o proteína-cinasa A (PKA).
Capítulo 16. Neurobiología de los sistemas de aprendizaje y memoria 411

Figura 16-4. A) Habituación y


Aplysia. Modificaciones sinápti-
Neurona sensorial Neurona motora
cas asociadas a la habituación
de la respuesta refleja defen-
Sifón Branquia
siva de retirada de la branquia
en Aplysia. La estimulación re-
petitiva se asocia con una dis-
minución del influjo de Ca2+ ha- Refeljo defensivo de contracción
cia el interior de la neurona
Neurona sensorial Neurona sensorial
sensorial, que determina una
reducción en la liberación presi- PA PA
náptica de neurotransmisor y en
la respuesta postsináptica (PEP)
de la neurona motora postsi- Ca2+ Ca2+
náptica. B) Sensibilización y
Aplysia. Modificaciones sinápti-
cas asociadas a la sensibiliza- Habituación
ción a corto y largo plazo de la
respuesta defensiva de retirada
de la branquia en Aplysia. La es- PEP PEP
timulación de la neurona senso-
rial por una interneurona sero-
toninérgica produce cambios en Neurona motora Neurona motora
la actividad de proteínas-cina-
sas que modifican la actividad
de canales de K+, aumentando
la despolarización de la neu-

OJO FIGURA 16-4 B REDUCIDA AL 76% PARA QUE SEAN LAS DOS
rona presináptica y la liberación
Neurona sensorial
de neurotransmisor sobre la

IGUALES, ADEMAS FALTAN LAS LETRAS A Y B EN AMBAS


neurona motora. A largo plazo, Sifón

la actividad persistente de proteí-


nas-cinasas tiene efectos sobre
la expresión de genes asociados Branquia
Cola
con crecimiento sináptico. AMPc:
adenosinmonofosfato cíclico; Neurona sensorial Interneurona Neurona motora
ATP, adenosintrifosfato; C/EBP:
Neurona sensorial
gen de respuesta inmediata;
CREB: proteína de unión al ele-
mento de respuesta de AMPc; Sensibilización a corto plazo
FA: factor activador; MAPK:
proteína-cinasa activada por mi- Interneurona Interneurona
Neurona sensorial
tógeno; PA: ¿?; PKA: proteína-
cinasa A.

Ca2+

K+ K+

Ca2+

Memoria a largo plazo

Neurona motora Neurona motora

Por otro lado, los investigadores Craig Bailey y Mary Chen ausencia de la función sináptica pueden determinar una pér-
demostraron que tanto la habituación como la sensibilización dida selectiva de sinapsis. Por el contrario, la sensibilización a
se hallan asociadas con cambios en la densidad sináptica. La largo plazo se relaciona con un incremento del número de
habituación a largo plazo se relaciona con disminución del sinapsis. Ello sugiere que aumentos en la respuesta a la esti-
número de contactos sinápticos entre las células sensoriales y mulación sináptica pueden estar determinados por la existen-
las motoneuronas, hecho que demuestra que la depresión o la cia de una mayor densidad de contactos sinápticos.
412 Sección IV. Atención, aprendizaje y memoria

Aprendizaje y memoria perceptiva: priming


El priming es un tipo de aprendizaje implícito que facilita el
procesamiento de un material específico al cual el individuo
se ha expuesto anteriormente. Es decir, mejora el rendimiento
en una tarea, ya sea en precisión, en velocidad, o en ambos,
cuando se ha tenido una experiencia previa con estímulos re-
lacionados de alguna manera con los presentados en la tarea
que se debe desempeñar. Por lo tanto, el priming facilita la
detección o la identificación de estímulos iguales o similares a
los anteriormente presentados, debido únicamente a dicha
presentación previa.
Este tipo de aprendizaje se forma y se evoca automática-
mente, sin que sea necesaria la intervención de procesos cons-
cientes. La percepción del entorno y de los estímulos que lo
componen hace que se genere una huella mnésica de dicho
entorno; posteriormente esta huella es activada por estímulos
iguales o similares a los procesados, lo que hace que la infor-
mación previa sea recuperada, facilitando el procesamiento
tanto de información nueva como el de la ya familiar. El pri-
ming ayuda a construir de manera inconsciente réplicas en el
cerebro de los estímulos que se procesan, ya sea a nivel físico
(priming perceptivo) o de significado (priming semántico).
El priming perceptivo refleja el procesamiento previo de los
aspectos perceptivos del estímulo, y es fácilmente observable
en pruebas de memoria indirectas en las que el procesamiento
de la información está guiado por las propiedades físicas del
entorno y no por su significado. Este tipo de pruebas suele
consistir en la presentación de una serie de estímulos de de-
terminada modalidad o categoría (palabras, dibujos de obje-
tos, fotografías de caras, etc.) para posteriormente volver a
presentar dichos estímulos de forma muy breve o fragmentos
de dichos estímulos y comprobar la eficacia de los individuos
en la detección de los ítems en esta segunda exposición. Un
claro ejemplo es la tarea de Gollins (Gollins parcial picture task),
en la cual los individuos deben identificar objetos cotidianos
que aparecen representados en figuras progresivamente me-
nos degradadas (Fig. 16-5). La primera figura que se muestra
es la más incompleta; si la persona no es capaz de identificar
el objeto, se presenta la siguiente, y así sucesivamente, hasta
que logra identificarlo. Tras una tarea distractora, se vuelve a
repetir la tarea. Esta vez, el individuo es capaz de identificar las
figuras cuando son presentadas mucho más incompletas que
en la primera serie. Además, esta mejora se aprecia incluso en
pacientes amnésicos, quienes no recuerdan explícitamente
Figura 16-5. Tarea de Gollins. Modificado de Snodgrass y Feenan,
haber realizado la primera fase de la prueba.
1990.
Otro procedimiento paradigmático en el estudio del pri-
ming perceptivo son las pruebas en las que se deben comple-
tar palabras (word-stem completion test). Los individuos deben Por otra parte, priming semántico se pone de manifiesto en
leer una lista de palabras; posteriormente se les presenta un tareas de memoria también indirectas, en las cuales es necesa-
listado con únicamente las tres primeras letras de una palabra, rio llevar a cabo un procesamiento conceptual de los estímulos,
la cual deben completar. Estas tres letras pueden formar varias teniendo en cuenta la organización semántica de éstos y sin
palabras diferentes, pero los individuos presentan una ten- que tengan una especial relevancia sus características físicas.
dencia a completarlas con una palabra de la lista leída previa- Por ejemplo, si una persona lee una lista de palabras en la que
mente. Por ejemplo, las letras «C-A-S» pueden dar lugar a las se incluye la palabra «león», ésta provocará el efecto de priming
palabras «casa», «casado» o «casilla», pero si la palabra «cas- semántico sobre el procesamiento posterior de la palabra «ti-
cabel» se encontraba en el listado inicial, será más probable gre», al pertenecer ambas a la misma categoría semántica.
que las letras «C-A-S» sean completadas hasta formar la pa- Ambos tipos de priming permiten formar memorias tras
labra «cascabel». una única exposición al estímulo, la cual, además, puede ge-
Capítulo 16. Neurobiología de los sistemas de aprendizaje y memoria 413

neralizarse a otros estímulos similares. Este aprendizaje Aprendizaje asociativo: condicionamiento clásico
tiene un carácter automático y es muy efectivo y duradero, y condicionamiento instrumental
haciendo más rápida y precisa la percepción y la compren-
sión de determinados estímulos. Aunque el priming es más Una forma más compleja de aprendizaje es aquella que re-
eficaz cuando los estímulos presentados en ambas ocasiones quiere el establecimiento de una asociación entre dos estímu-
son de la misma modalidad sensorial, también se produce los o entre la respuesta emitida ante un estímulo y las conse-
priming cuando los estímulos pertenecen a modalidades di- cuencias de dicha respuesta. El primer caso es el denominado
ferentes. condicionamiento clásico, y el segundo es conocido como condi-
cionamiento instrumental u operante.

¡ El aprendizaje por priming genera cambios neurales


en la neocorteza, siendo independiente del lóbulo
En el condicionamiento clásico se produce la asociación entre
un estímulo inicialmente «neutro» (EN), y un estímulo incon-
temporal medial.
dicionado (EI), el cual es capaz por sí solo de desencadenar una
respuesta determinada (respuesta incondicionada, RI). La pre-
sentación conjunta y repetida de ambos tipos de estímulo pro-
La intervención de diferentes áreas corticales en el pri- voca la asociación entre el EN y el EI. Inicialmente, tan sólo el
ming depende del tipo de estímulos con los cuales se esté EI provoca la RI, pero tras el condicionamiento clásico, el EN
generando, como lo han puesto de manifiesto diferentes in- llega a provocar la RI, por lo que el EN se convierte en estímulo
vestigaciones llevadas a cabo con diferentes tipos de priming condicionado (EC), y la RI se transforma en respuesta condi-
y con distinto material estimular. Estudios realizados con cionada (RC). Ivan Pavlov (1849-1936), fisiólogo ruso y Premio
técnicas de neuroimagen han mostrado que el priming pro- Nobel, es la figura más importante en el estudio del condicio-
duce bien un aumento (ante estímulos nuevos), bien una namiento clásico. En sus experimentos con perros demostró
disminución (ante estímulos familiares) de la actividad neu- que éstos eran capaces de asociar el sonido de un metrónomo
ral de la región implicada en el procesamiento de los estímu- (inicialmente EN) con la presentación de comida (EI) tras la
los presentados. Esta disminución de la actividad cerebral presentación conjunta (ya sea simultánea o secuencialmente)
ante estímulos familiares puede deberse al hecho de que la de ambos en numerosas ocasiones. La salivación del perro
nueva entrada de información enriquece la representación ante la mera presencia de la comida (EI) sería la RI. Tras el
creada en la neocorteza la primera vez que se procesó la in- condicionamiento, al oír la campana (inicialmente EN, ahora
formación, lo que haría que se active sólo un grupo selectivo EC), sin necesidad de que la comida estuviera presente, el pe-
de neuronas más reducido, pero más eficaz funcionalmente. rro salivaba (producía la RC). Por lo tanto, en este caso la co-
Por el contrario, cuando no existe una representación previa mida es el estímulo incondicionado (EI), puesto que la saliva-
de la información entrante en la neocorteza, la actividad ción se produce ante su mera presencia, siendo la salivación la
neural en la región implicada en el procesamiento es más respuesta incondicionada (RI). El sonido del metrónomo es el
alta, ya que no se produce una activación selectiva eficaz. Así, EC, inicialmente neutro, pero que por asociación con la comida
en una tarea de identificación de palabras a partir de la pre- o EI, acaba provocando la misma respuesta, es decir, la saliva-
sentación de un fragmento de éstas (tarea típicamente em- ción, que en este caso es la respuesta condicionada (RC) (v.
pleada para la evaluación del priming semántico), se ha ob- Material web. Animaciones y vídeos. Experimentos de Pavlov).
servado que son las regiones cerebrales posteriores las que El condicionamiento palpebral es uno de los diseños experi-
se encuentran más implicadas. Más concretamente, se pro- mentales más empleados para estudiar las bases neurales del
duce una activación occipitotemporal cuando los estímulos condicionamiento. En este caso, el EI consiste en una ráfaga de
son presentados visualmente e inferotemporal si la presen- aire dirigida al ojo, lo que hace que se produzca la respuesta de
tación es auditiva. parpadeo (RI) del individuo. El EI puede presentarse bien des-
pués de la aparición del EC (un sonido) pero terminando ambos

¡ La activación cerebral en el priming semántico in-


volucra regiones diferentes a las del priming per-
al mismo tiempo (condicionamiento de retraso/demora) (delay
conditioning), o tras la finalización del EC (condicionamiento
marcado/de huella) (trace conditioning) (Fig. 16-6). La distinción
ceptivo.
entre estos dos tipos de procedimientos no es irrelevante, ya que
son diferentes áreas cerebrales las que subyacen a ambos proce-
En una tarea de clasificación semántica en la que se deben sos. Tanto mediante estudios experimentales lesionales como
clasificar los estímulos en función de su relación semántica con técnicas de neuroimagen se ha puesto de manifiesto que es
con otros, se ha comprobado que se produce una activación el cerebelo la estructura principal en el condicionamiento de de-
de la corteza temporal anterior izquierda. En tareas de carác- mora (Fig. 16-7), mientras que en el condicionamiento de huella,
ter más conceptual (que reflejan lo que algunos autores de- además de la implicación del cerebelo, es fundamental la parti-
nominan priming conceptual), en las que se deben juzgar cipación de la formación hipocampal, la cual sustenta la relación
aspectos conceptuales del estímulo, como decidir si una pa- temporal entre el EC y el EI. La implicación del hipocampo en el
labra es abstracta o no, es la corteza prefrontal inferior iz- condicionamiento de huella parece explicarse por el hecho de
quierda la que tiene una mayor implicación. En esta región, que es necesario que exista una huella mnésica del sonido (EC),
al igual que en las áreas implicadas en el priming perceptivo, ya que cuando se presenta el EI, el sonido (EC) ya ha desapare-
se observa el mismo patrón de activación-desactivación des- cido, mientras que en el caso del condicionamiento de demora,
crito anteriormente. ambos estímulos están presentes al mismo tiempo.
414 Sección IV. Atención, aprendizaje y memoria

Condicionamiento de demora (Delay conditioning) Altavoz Luces Palanca de respuestas

EC

EI

Condicionamiento de huella (Trace conditioning)

Huella de memoria
EC

EI

Intervalo de separación

Dispensador Reja para dispensar


de comida descargas eléctricas
Figura 16-6. Representación de los diseños experimentales de
condicionamiento clásico de demora y de huella. EC: estímulo con-
dicionado; EI: estímulo incondicionado. Figura 16-8. Representación gráfica de una caja de Skinner.

El condicionamiento instrumental u operante, cuyo máximo La caja de Skinner dispone de una palanca que, al ser pre-
representante fue el conductista norteamericano Burrhus Fre- sionada, hace que aparezca comida en el comedero situado
deric Skinner (1904-1990), es un tipo de aprendizaje en el que junto a ella. El animal (inicialmente privado de comida y, por
la consecuencia de una respuesta dada por el individuo deter- lo tanto, hambriento) aprende que, al pulsar la palanca tiene
mina la probabilidad de que dicha respuesta vuelva a produ- comida disponible, lo que hace que la tasa de presión de la
cirse (v. Material web. Animaciones y vídeos. Experimentos de palanca sea mucho más elevada que si no existiera la recom-
Skinner). En este caso, la asociación se produce entre una pensa de la comida. Así, la comida estaría actuando como un
acción y sus consecuencias, y no entre dos estímulos, como en reforzador de la conducta de presionar la palanca. Una vez que
el caso del condicionamiento pavloviano. Skinner llevó a cabo el animal ha aprendido esta asociación entre la respuesta de
sus investigaciones sobre el condicionamiento instrumental presionar la palanca y la obtención de un reforzador, es posible
fundamentalmente con palomas (también con ratas) y estu- modificar su conducta. Por ejemplo, si de forma sostenida no se
dió su capacidad de aprendizaje en la llamada caja de Skinner vuelve a presentar el reforzador, la tasa de respuesta de presión
(Fig. 16-8). de la palanca se verá reducida, llegando hasta la misma elimi-
nación o extinción de la conducta. En general, el condiciona-
miento instrumental permite aumentar la probabilidad de que
aparezca una determinada respuesta cuando va seguida de un
reforzador, o disminuirla si se elimina el reforzador o si va se-
guida de un castigo (p. ej., una descarga eléctrica).

¡ Diferentes estructuras cerebrales sustentan el con-


dicionamiento instrumental, siendo el cuerpo es-
triado una de las más relevantes.

Diferentes investigaciones han demostrado que tanto la


asociación entre la conducta y sus consecuencias como el es-
tablecimiento de la relación causal entre ambas dependen de
la actividad del estriado dorsomedial (que incluye el núcleo
caudado y el putamen; Fig. 16-9). Además de estas estructu-
ras, también están implicados en este tipo de aprendizaje los
circuitos corticoestriotalamocorticales, dentro de los cuales la
corteza prefrontal desempeña un papel muy relevante. Esta
implicación prefrontal es lógica, ya que es precisamente la
corteza prefrontal la que orienta y dirige la conducta hacia los
objetivos. En el caso del condicionamiento instrumental, la
Figura 16-7. El cerebelo, estructura cerebral en la cual subyace el
condicionamiento clásico. Imagen creada a partir del software li- función de la corteza prefrontal facilita la automatización de
bre Brain Voyager (Brain Voyager Tutor): http://www.brainvoyager. las acciones en función de las consecuencias que ya se han
com/products/braintutor.html. vivido, de modo que al encontrarse la persona de nuevo ante
Capítulo 16. Neurobiología de los sistemas de aprendizaje y memoria 415

precisión del aprendizaje. En cualquier caso, las primeras ve-


ces que se realiza una acción, es decir, en los primeros ensayos
de práctica, la mejora en la ejecución aumenta de manera ex-
ponencial para posteriormente enlentecerse a medida que va
Núcleo caudado aumentando el número de ensayos. Es decir, se aprende mu-
cho más rápido al comienzo de la práctica de un procedi-
miento, siendo más lento el perfeccionamiento de éste. Ésta
es la denominada ley de la práctica.
Al iniciar el aprendizaje de un procedimiento nuevo existe
un gran componente explícito, declarativo, pero éste va dismi-
Globo pálido nuyendo a medida que se va automatizando el proceso. Res-
pecto a la participación de los circuitos cerebrales relevantes,
el proceso de automatización progresiva va ligado a una dis-
minución en la participación de áreas corticales, especialmente
prefrontales, dando paso a un mayor control subcortical de los
Putamen
procedimientos. Por ejemplo, cuando se está aprendiendo a
conducir, la corteza prefrontal evalúa constantemente la eje-
cución, con el fin de poder ir adaptándola y mejorándola en
función de los errores detectados. Según se va consolidando el
aprendizaje, esta área cerebral irá disminuyendo su activación,
dejando que el cerebelo y los ganglios basales tomen un papel
más activo, sin tanta supervisión cortical.
Para llevar a cabo cualquier acto motor es necesario que la
corteza prefrontal ejerza su función planificadora, seleccio-
nando la estrategia más adecuada para poner en marcha un
Figura 12-9. Estructuras cerebrales que forman los ganglios ba-
movimiento determinado y decidir el momento de inicio de
sales; entre ellas, el núcleo caudado y el putamen forman el es-
triado, implicado en el aprendizaje y la memoria procedimentales. éste en función de la información que posee sobre la situación
Imagen cedida por el Dr. Josep M. Serra. actual y las situaciones anteriormente vividas, decidiendo así
cuál es la mejor estrategia que se ha de seguir. Por su parte, la
corteza premotora elabora el plan motor, estableciendo la se-
la situación vivida o ante una situación similar no agote recur- cuencia adecuada de movimientos que se deben seguir para
sos razonando sobre cómo debería actuar, sino que ya tiene realizar la conducta.
una respuesta automatizada ante ella. Una vez desencadenado el acto motor, la corteza prefrontal
En el capítulo 25 se estudiará el condicionamiento del va recibiendo retroalimentación acerca de la adecuación del
miedo, un tipo paradigmático de condicionamiento cuya ad- desarrollo del programa motor. Esta función de monitoriza-
quisición y expresión es altamente dependiente de la amíg- ción prefrontal del desarrollo de la acción permite ir corri-
dala, y que ha permitido profundizar en el conocimiento de giendo los posibles errores en la ejecución motora y conduce
las bases neurales del aprendizaje por condicionamiento. a la elaboración de conductas finas y bien articuladas con-
forme a las circunstancias contextuales.
Aprendizaje y memoria procedimentales
El aprendizaje y la memoria procedimentales hacen referen- ¡ Dentro de las áreas cerebrales implicadas en el
aprendizaje y la memoria procedimentales, las co-
cia a la adquisición de destrezas, repertorios conductuales o
nexiones corticoestriocorticales y corticocerebelo-
procedimientos con un alto componente motor. La memoria
corticales desempeñan un papel determinante.
procedimental es la memoria de cómo se hacen las cosas y,
gracias a ella, uno es capaz de aprender cómo se monta en
bicicleta, cómo se conduce un coche, cómo se hace una cama Como se ha señalado, el cuerpo estriado es una estructura
o cómo se prepara un té. cerebral clave para el aprendizaje motor, puesto que recibe
Los procedimientos o repertorios conductuales son adqui- aferencias de la corteza frontal y parietal y posee eferencias
ridos fundamentalmente a través de la ejecución repetida a los núcleos del tálamo y a las áreas corticales implicadas en
acompañada de una adecuada retroalimentación, por lo que el movimiento. Además del estriado, el cerebelo es funda-
su aprendizaje suele ser lento y gradual. Si la práctica va mental para el aprendizaje motor. Ambas estructuras son
acompañada de instrucciones adecuadas o de la observación consideradas los centros moduladores del control motor;
y la imitación de un modelo, la adquisición de destrezas se controlan y modulan la actividad motora que se inicia en la
potencia en gran medida. Existen diferentes variables que in- corteza, facilitando los movimientos voluntarios desde su
fluyen en el aprendizaje procedimental, como la cantidad de planificación hasta su terminación, pasando por la ejecución
tiempo empleado en practicar los repertorios, el tipo de entre- y la coordinación.
namiento realizado, las instrucciones recibidas o la presencia Existe una gran evidencia empírica, tanto en animales
de modelos, entre otras, las cuales modulan la velocidad y la como en seres humanos, de la implicación del estriado en la
416 Sección IV. Atención, aprendizaje y memoria

memoria procedimental y, por lo tanto, en la formación de ■ APRENDIZAJE Y MEMORIA EXPLÍCITOS


hábitos de comportamiento (rule-based memory). En seres
humanos, los estudios con pacientes neurológicos con daño El aprendizaje y la memoria explícitos hacen referencia al
en el cuerpo estriado son los que han proporcionado más conocimiento general y personal que cada persona posee.
información acerca de las funciones de las diferentes áreas Este conocimiento está formado por contenidos adquiridos de
cerebrales asociadas con la formación de hábitos. Por ejem- manera consciente que pueden ser fácilmente expresados y
plo, algunas enfermedades neurodegenerativas que conlle- evaluados en seres humanos mediante el lenguaje, por lo que
van un deterioro de la función del cuerpo estriado han apor- a esta memoria también se la denomina memoria declarativa.
tado datos valiosos. En este sentido, la enfermedad de ¿Qué es un caballo?, ¿cuál es la capital de China?, ¿qué hice
Huntington afecta de modo especial a las neuronas del es- el domingo pasado? o ¿cómo fue el día de mi boda? son ejem-
triado, y las personas que la sufren muestran grandes dificul- plos de conocimientos declarativos.
tades a la hora de aprender conductas motoras asociadas con A su vez, la memoria explícita puede dividirse en dos cate-
un estímulo, lo que pone de manifiesto la importancia de gorías: la memoria semántica, que incluye información de ca-
dicha estructura en el aprendizaje procedimental y en la ad- rácter general desligada del contexto, y la memoria episódica,
quisición de hábitos. Otras enfermedades neurodegenerati- que está sujeta a parámetros espaciotemporales (como el re-
vas que afectan al estriado también han proporcionado un cuerdo de lo qué hice el domingo pasado o el día de mi boda).
volumen de evidencias esclarecedoras. Por lo tanto, el aprendizaje episódico se refiere a la capacidad de
adquisición de información que tiene un origen específico

¡ La enfermedad de Parkinson es un trastorno neuro-


degenerativo crónico causado por la destrucción de
temporal o que queda relacionada con circunstancias de la
vida de una persona (memoria autobiográfica).
las neuronas pigmentadas de la sustancia negra.
Dicha destrucción provoca la pérdida de células que
sintetizan el neurotransmisor dopamina, crucial
tanto para el control del movimiento como en los › La memoria autobiográfica es el conjunto de repre-
sentaciones mentales de sucesos generales o espe-
cíficos y de vivencias personales.
sistemas de aprendizaje procedimental y los siste-
mas refuerzo (para más información ver el apartado
de Reorganización cortical del capítulo 3).
Este tipo de información depende del contexto en el que
se ha adquirido, en relación con el tiempo, el espacio o las
De igual forma, pacientes que han sufrido lesiones que relaciones con otras personas y con otras circunstancias. Las
afectan al estriado muestran alteraciones en la memoria pro- memorias formadas mediante este tipo de aprendizaje son
cedimental, permaneciendo inalterada la memoria declara- recordadas de manera consciente, de tal forma que parece
tiva, lo cual confirma que la memoria procedimental se apoya que se es capaz de volver a experimentarlas. Se trata de un
circuitos cerebrales diferentes a los de la memoria explícita. tipo de aprendizaje muy susceptible al olvido. Por su parte, el
Por su parte, el cerebelo desempeña un papel crítico en el aprendizaje semántico se refiere a la capacidad de adquisición
aprendizaje y la ejecución de hábitos motores. Su función de la información que implica hechos sobre el mundo, sobre
principal es la coordinación del movimiento y el aprendizaje nosotros mismos y sobre el conocimiento que compartimos
motor. Estudios animales han demostrado que tras el entre- con una comunidad. Este tipo de información es relativa-
namiento para desarrollar habilidades motoras complejas, se mente independiente del contexto temporal y espacial en el
evidencian modificaciones cerebelosas de carácter morfoló- que ha sido adquirida. Se trata, por lo tanto, de una informa-
gico, hallazgos que están en la misma línea que los resultados ción que hace referencia al conocimiento compartido con
encontrados con técnicas de neuroimagen funcional (v. cap. 4) otros. No se organiza en torno a un período temporal especí-
que ponen de manifiesto modificaciones de la actividad del fico y resulta menos susceptible al olvido que la información
cerebelo durante el aprendizaje de destrezas motoras (p. ej., episódica. Las memorias formadas mediante este tipo de
tareas de dibujo, aprendizaje de secuencias motoras, etc.). aprendizaje proporcionan una sensación de conocimiento
Igual que en el caso de las lesiones en los ganglios basales, más que un recuerdo consciente de una información especí-
pacientes con lesiones cerebelosas muestran un acusado de- fica o de una vivencia.
terioro en el aprendizaje procedimental.
Estos dos circuitos, que involucran a los ganglios basales y Memoria relacional dependiente del hipocampo
al cerebelo, subyacen tanto al aprendizaje como al recuerdo de
las destrezas motoras, aunque no tienen la misma implicación La memoria explícita se deriva del aprendizaje de gran can-
durante todo el proceso de adquisición y mejora de una nueva tidad de información de muy diversa índole, la cual puede ser
destreza. Cuando se aprende, las áreas cerebrales que se acti- adquirida de manera muy rápida, incluso a partir de una única
van son el cerebelo, la corteza cingulada anterior y las áreas experiencia, sobre todo si ésta tiene una alta carga emocional,
premotoras, pero su participación es menor según se va me- o de forma gradual. La representación de la información de la
jorando y automatizando la ejecución de la tarea. Por el con- memoria explícita es abstracta y posee un alto grado de flexi-
trario, la activación de los ganglios basales, del área motora bilidad, por lo que puede expresarse en situaciones y de ma-
suplementaria y de la corteza prefrontal ventrolateral perma- neras que guardan diferencias con las condiciones de apren-
nece a lo largo de todo el proceso de aprendizaje, y estas zonas dizaje. Fue Endel Tulving (1927), en 1972, quien estableció por
están involucradas en la adaptación motora. primera vez la distinción entre memoria episódica y memoria
Capítulo 16. Neurobiología de los sistemas de aprendizaje y memoria 417

Tabla 16-1. Falta título tabla


Memoria Adquisición Representación Expresión Nivel de conciencia

Procedimental Ensayo continuo, Programas de acción Moderadamente Sin nivel de conciencia


modelado futura inflexible Determinado por el
Aumenta la probabilidad Hábitos y destrezas aprendizaje estímulo-
de una respuesta respuesta
específica frente a
estímulos concretos

Episódica Percepción directa, Acontecimientos, Flexible, recolectiva, Con conciencia,


experiencia descriptivo y relacional recuerdos autobiográfico
Acceso más lento Identidad en tiempo
subjetivo: pasado,
presente y futuro

Semántica Reestructuración, Descripciones, hechos, Flexible, expresable de Con conciencia.


comprensión conceptos, datos diferentes formas Noción del mundo
según el contexto interno y externo
Acceso rápido y
automático

Tomado de Tulving, 1985.

semántica, y a partir de este momento la evidencia experi- material de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo.
mental de la existencia de estos dos tipos de memoria explícita Por lo tanto, sin la intervención del hipocampo, el almacena-
no ha hecho más que aumentar. El lóbulo temporal medial es miento a largo plazo de la información es improbable. Cabe
la estructura cerebral que subyace al aprendizaje explícito, y recordar que, como se ha señalado al inicio del capítulo, el
este sistema también media en el aprendizaje espacial, es de- hipocampo no funciona de manera aislada, sino que éste forma
cir, el aprendizaje de las relaciones entre los diferentes estímu- parte del sistema neural del lóbulo temporal medial –com-
los que se encuentran en un contexto espacial determinado. puesto por las cortezas entorrinal, perirrinal y parahipocampal
Esto ha llevado a proponer un nuevo marco explicativo dentro y el hipocampo-. Para una ilustración de las estructuras impli-
del estudio de la memoria: la memoria relacional dependiente del cadas en el aprendizaje y la memoria explícita, véase el corte
hipocampo. Bajo esta nomenclatura se pueden incluir las me- medial del cerebro representado en las figuras 16-10 y 16-11.
morias basadas en el establecimiento de relaciones entre Por lo tanto, para comprender el funcionamiento del pro-
acontecimientos temporalmente relacionados (memoria epi- ceso de memoria es necesario poseer una visión global de la
sódica), entre conceptos (memoria semántica) y entre elemen- función de cada una de estas estructuras y las relaciones que
tos de un contexto espacial (memoria espacial). existen entre ellas (Fig. 16-12; v. también Fig. 17-4, cap. 17). El
El hipocampo es la estructura cerebral más directamente proceso de adquisición y consolidación de la memoria co-
relacionada con el aprendizaje y la memoria explícita. Esta es- mienza con el registro y el procesamiento de los estímulos que
tructura, localizada en el polo temporal medial, desempeña un llegan del exterior, en una o más de las áreas de asociación
papel determinante en la adquisición de nueva información; heteromodal de la corteza cerebral, las cuales codifican e inte-
interviene tanto en la codificación como en la consolidación gran información de todas las modalidades sensoriales (v. Fa-
de nuevos contenidos y posibilita la transferencia de dicho ses del proceso de aprendizaje y memoria, más adelante). La

Figura 16-10. Ejemplo de tarea de dibujo en espejo. Figura 16-11. Tarea de persecución rotatoria.
418 Sección IV. Atención, aprendizaje y memoria

Núcleo anterior Fórnix


Vía colateral
del tálamo de Schaffer
Fórnix Corteza perirrinal y
Núcleo dorsomedial parahipocampal
del tálamo
Cuerpo
mamilar Fibras
musgosas

CA3
CA2 CA4

CA1

Giro
dentado

Corteza
Núcleo entorrinal
amigdalino Fimbria del fórnix
Hipocampo
Circunvolución
del hipocampo
Subiculum

Figura 16-12. Corte medial del cerebro. Tomado de González Ro- Figura 16-13. Representación de las formaciones hipocámpica y
dríguez y Muñoz-Marrón, 2008. parahipocámpica. Imagen creada a partir del software libre Brain
Voyager (Brain Voyager Tutor): http://www.brainvoyager.com/pro-
ducts/braintutor.html.
información aquí sintetizada es enviada a las cortezas parahi-
pocampal y perirrinal, a través de rutas descendentes cortico-
hipocámpicas, llegando posteriormente a la corteza entorri- cerebral y a la investigación con técnicas modernas de neuroi-
nal, la puerta de entrada al hipocampo más importante. magen, ha sido posible profundizar en la función de cada una
Desde aquí se proyecta, a través de la vía perforante, a la cir- de las estructuras implicadas en el aprendizaje y la memoria. En
cunvolución dentada, para llegar finalmente al hipocampo. cuanto a la primera aproximación, se ha comprobado que las
Además, el hipocampo también recibe información proce- lesiones que se limitan a una única estructura provocan una
dente de la amígdala, la cual posee un papel modulador so- menor alteración que cuando la lesión compromete a dos o más
bre el aprendizaje, potenciando los aprendizajes declarativos áreas, siempre según la gravedad de las lesiones y el área lesio-
de los estímulos y las situaciones con carga emocional. El nada. Así, por ejemplo, las lesiones limitadas al hipocampo,
papel de la amígdala se estudiará con mayor profundidad en aunque son suficientes para provocar graves alteraciones mné-
el capítulo 25, El cerebro emocional. sicas, provocan alteraciones de menor gravedad que cuando el
Una vez que el proceso de codificación llevado a cabo por daño se extiende también a las estructuras parahipocámpicas.
el hipocampo ha finalizado, la información es enviada de Entre los estudios realizados con pacientes con daño cere-
nuevo a la corteza cerebral. Son el campo CA1 del hipocampo bral, el caso más paradigmático es el de un paciente conocido
y el subículo las principales estructuras encargadas de generar como H. M., el cual sufrió graves alteraciones de memoria tras
dichas eferencias. Por un lado, envían la información a la cor- una operación y que fue estudiado en profundidad desde el
teza a través de la corteza entorrinal, desde donde se dirige, en origen de sus déficits mnésicos, a finales de 1957, hasta su
un viaje de vuelta, a la corteza parahipocampal y a la corteza muerte en 2008 (v. Modelos de amnesia: el caso de H. M., más
perirrinal, y finaliza en las áreas de asociación polimodal de la adelante). Henry Gustav Molaison es el nombre del famoso H.
corteza cerebral en las que se originó el proceso. Además, M., quien padeció una epilepsia resistente a fármacos a raíz de
desde la formación hipocámpica también se envía informa- un accidente de bicicleta que tuvo a los 9 años. Debido a la
ción, a través del fórnix, a los cuerpos mamilares del hipotá- epilepsia que padecía, sufría convulsiones parciales a las que
lamo. Posteriormente, la información es remitida al tálamo posteriormente le siguieron convulsiones tónico-clónicas.
posterior, desde donde viaja a las áreas de asociación de la
corteza cerebral, para ser finalmente almacenada. Por lo tanto,
es necesario hacer hincapié en la función que cumplen las es-
tructuras temporales mediales, puesto que aunque resultan
› La epilepsia es una enfermedad crónica que se carac-
teriza por un trastorno neurológico que predispone al
imprescindibles para la consolidación y el almacenamiento de cerebro a generar convulsiones recurrentes, que sue-
len ocasionar secuelas neurobiológicas y cognitivas.
la información a largo plazo, es en las regiones de la corteza de
Las crisis epilépticas son fenómenos súbitos y de corta
asociación, en las cuales la información se procesó por primera
duración, que se caracterizan por una anormal, exce-
vez, donde se almacenará de forma definitiva (Fig. 16-13). siva o sincrónica actividad neuronal. Las crisis epilépti-
Todas las estructuras estudiadas hasta ahora son fundamen- cas suelen ser transitorias y pueden cursar con una
tales para la formación de nuevos conocimientos, pero el papel disminución del nivel de conciencia o sin ella, movi-
de cada una de ellas difiere tanto a nivel funcional como en mientos convulsivos y otras manifestaciones clínicas.
importancia. Gracias al estudio de casos de pacientes con daño
Capítulo 16. Neurobiología de los sistemas de aprendizaje y memoria 419

Con el fin de intentar poner freno a las agudas crisis que


sufría, H. M. fue remitido a un neurocirujano del Hospital de
Hartford llamado William Beecher Scoville (1906-1984). Tras
› Amnesia anterógrada. La amnesia anterógrada im-
plica la incapacidad de formar nuevos recuerdos a
partir del momento en que se produce un trauma-
la valoración, Scoville propuso la resección quirúrgica de los
tismo o una lesión cerebral. Los individuos amnési-
lóbulos temporales mediales, puesto que no respondía al tra- cos mantienen sus recuerdos pasados, formados con
tamiento farmacológico. Esta resección implicó la pérdida de anterioridad a la lesión, pero son incapaces de
aproximadamente dos tercios de su hipocampo y la amígdala. aprender nueva información de tipo declarativo. Este
La intervención quirúrgica tuvo su efecto positivo, al reducir tipo de amnesia deriva generalmente de lesiones que
sus crisis epilépticas; sin embargo, como consecuencia de la afectan al hipocampo y se distingue claramente de la
lesión la memoria de H.M. resultó devastada. La evaluación amnesia retrógrada, en la cual la pérdida de memo-
neuropsicológica realizada por la Dra. Brenda Milner (v. Ma- ria afecta específicamente a los recuerdos previos al
terial web. Animaciones y vídeos. Reportaje sobre Brenda Mil- momento del trauma. En la bibliografía científica, el
ner y sus estudios sobre la memoria) reveló un cuadro pro- caso más famoso descrito de un paciente con amne-
sia anterógrada es el de Henry Gustav Molaison
fundo de amnesia anterógrada (v. texto complementario
(1926-2008) conocido como H. M. Este cuadro de al-
siguiente). teración de la memoria ha trascendido además en la
Su memoria inmediata, a corto plazo, parecía preservada; sociedad, popularizándose a través de películas
sin embargo su memoria a largo plazo estaba muy deterio- como Memento (2000) o 50 primeras citas (2004).
rada, si bien todavía mantenía recuerdos remotos previos a la
intervención. H. M. era incapaz de formar nuevos recuerdos,
lo que le hacía vivir las experiencias de cada día como algo alteraciones mnésicas era el hipocampo, pero a partir de casos
siempre novedoso. Sin embargo, a pesar de sus dificultades de como el de H. M. se observó que las lesiones limitadas al hi-
aprendizaje, H. M. era capaz de adquirir nuevos hábitos y me- pocampo únicamente afectaban al almacenamiento de re-
jorar en tareas que implicaban destrezas manuales, percepti- cuerdos nuevos a largo plazo. De ello se dedujo que el hipo-
vas o cognitivas. Al margen de sus problemas de memoria, campo tiene un papel fundamental en el almacenamiento
otras funciones cognitivas como su inteligencia, percepción, inicial de la memoria a largo plazo, pero esta implicación es
motivación o personalidad resultaron intactas. Hasta el día de temporal y se produce al inicio de aprendizaje, ya que el alma-
su muerte el 2 de diciembre de 2008, H. M. vivió en una resi- cenamiento de la información se transfiere posteriormente a
dencia en Windsor Locks y fue objeto de numerosas investi- otras regiones corticales. Así, los pacientes con una lesión hi-
gaciones. Incluso hoy en día su cerebro, cortado en secciones pocampal pueden, en general, recordar o aprender sucesos
histológicas y conservado en San Diego (California, EE.UU.), recientes, aunque son incapaces de formar nuevas memorias
continúa siendo fruto de numerosos estudios (v. Material web. a largo plazo. Por lo tanto, parece que el problema es que no
Enlaces de interés. Recursos sobre H. M. Página web del Brain son capaces de transferir la información desde los sistemas de
Observatory de la Universidad de San Diego; v. también Cor- memoria a corto plazo a los sistemas mnésicos a largo plazo,
kin et al., 1997; Salat et al., 2006; Squire, 2009; Scoville y Mil- afectando así a la consolidación de la memoria. Por este mo-
ner, 1957. Para un caso similar al de H. M., v. Material web. tivo, los recuerdos que han sido almacenados con anterioridad
Contenido complementario. El caso de Clive Wearing). no se pierden cuando hay una lesión hipocámpica, es decir, no
Como resultado de esta evaluación y de la comparación se produce amnesia retrógrada, lo que pone de manifiesto que
con otros pacientes que presentaban lesiones similares, se pu- el hipocampo no es un almacén permanente de información
dieron establecer ciertos principios básicos de la organización (Fig. 16-14).
de la memoria: Este hecho también ha sido constatado empíricamente a
través del trabajo con animales experimentales en el labora-
• La memoria es una función cerebral sustentada por circui- torio. Stuart Zola-Morgan y Larry R. Squire (1990) estudia-
tos cerebrales diferentes a los implicados en procesos cog- ron el papel temporal de la formación hipocampal en el al-
nitivos como la percepción, la motivación o la personalidad. macenamiento de la memoria a través del estudio de la
• La información puede ser mantenida en una memoria a amnesia retrógrada en primates. Con estos estudios demos-
corto plazo antes de convertirse en una memoria a largo traron que el hipocampo se encarga de consolidar inicial-
plazo. mente la información adquirida durante un período de
• El lóbulo temporal medial no es el repositorio último de las tiempo determinado, que puede ser de meses o años (v. For-
memorias a largo plazo. talecimiento de recuerdos: mantenimiento y consolidación
• Finalmente, se llegaría asimismo a disociar una memoria de memoria, más adelante).
para hechos y sucesos (memoria declarativa) de una me- Sin embargo, su implicación va disminuyendo a medida
moria para hábitos y destrezas (memoria implícita), inde- que la información se va transfiriendo a otras áreas corticales,
pendiente de la función del lóbulo temporal medial. en las que se lleva a cabo un almacenamiento mucho más
duradero, que puede incluso durar toda la vida.
En un intento de esclarecer el sustrato neuroanatómico es- Además, como se verá más adelante, el hipocampo es una
pecífico de la memoria, se empezaron a realizar importantes estructura igualmente relevante en la formación de represen-
esfuerzos en laboratorio para encontrar un modelo animal taciones espaciales, lo que ha sido comprobado con experi-
apropiado que pudiera explicar la amnesia en seres humanos. mentos con ratones y ratas, sometidos a tareas de aprendizaje
Tradicionalmente, se consideraba que el responsable de las de lugar en pruebas de orientación espacial (v. Material web.
420 Sección IV. Atención, aprendizaje y memoria

Figura 16-14. Esquema general


del proceso de memoria. Modifi-
Circunvolución cado de Muñoz-Marrón, 2009.
dentada

Vía perforante
Córtex
parahipocámpico Hipocampo CA 3
Áreas de Fornix Cuerpos
asociación Córtex mamilares
cortical entorirrinal del hipotálamo

Córtex Hipocampo CA 1
perirrinal
Tálamo

Subículo Áreas de
asociación
cortical

Contenido complementario. Laberinto acuático de Morris:


evaluación del aprendizaje y la memoria espaciales). Los ani- ¡ Es en el lóbulo temporal medial donde se llevan a
cabo los procesos de transferencia de la información
males con lesiones experimentales en el hipocampo presen-
tan interferencias en la memorización del espacio y el con- para su posterior almacenamiento a largo plazo,
pero es en la corteza cerebral donde se produce el
texto. Por su parte, estudios de neuroimagen en seres
almacenamiento permanente. Esta transferencia de
humanos han mostrado que la memoria espacial, la memoria información se hace de manera relativamente lenta,
de caras y la memoria contextual implican en mayor medida lo que permite que los datos nuevos se asimilen con
al hipocampo del hemisferio derecho, mientras que la memo- la información ya existente.
ria verbal, de objetos y de personas estaría mediada por la
actividad del hipocampo izquierdo. Esta especialización he-
misférica en el hipocampo hace que las lesiones izquierdas Puesto que las áreas corticales de asociación constituyen
produzcan más alteraciones de la memoria verbal, mientras los almacenes de la memoria explícita a largo plazo, una le-
que las lesiones derechas provocan mayores déficits en la me- sión en estas áreas puede producir una alteración del conoci-
moria espacial. miento explícito adquirido antes del daño. Por este motivo, los
Hoy en día parece existir un acuerdo entre la comunidad pacientes con daño en las áreas de asociación suelen presen-
científica acerca de las estructuras necesarias para la forma- tar dificultades a la hora de reconocer objetos cotidianos, lu-
ción de la memoria explícita a largo plazo, que abarcan la for- gares familiares o rostros de personas conocidas, entre otras
mación hipocampal (que incluye la circunvolución dentada, el alteraciones.
subículo, la fimbria o fórnix y el hipocampo propiamente di- En este punto, es importante señalar las diversas funciones
cho) y la circunvolución parahipocámpica (formado por la en las que se centran las diferentes regiones de la corteza ce-
corteza entorrinal, la corteza perirrinal y la corteza parahipo- rebral y su relación con los procesos mnésicos. La corteza pos-
cámpica) (Fig. 16-13). terior o posrolándica se halla principalmente implicada en el
Con respecto al papel que desempeña la corteza cerebral procesamiento perceptivo, y desempeña un papel determi-
en el proceso de aprendizaje, es fundamental conocer que nante en el almacenamiento de los recuerdos que se adquie-
los recuerdos surgen de la actividad de redes neuronales am- ren por cualquiera de los sentidos. Por su parte, la corteza
pliamente distribuidas por toda la corteza cerebral. Estas re- frontal o prerrolándica tiene entre otras funciones, como el
des forman las denominadas huellas mnésicas, y se forman procesamiento y la representación de las acciones motoras, el
por la estimulación conjunta de diferentes neuronas a partir razonamiento y la producción del lenguaje. La corteza tempo-
de un mismo acontecimiento (siguiendo el principio de ral (excluyendo las regiones mediales estudiadas anterior-
Hebb, v. Aprendizaje basado en la actividad asociativa de las mente) parece ser determinante en el mantenimiento de la
neuronas: aprendizaje hebbiano, antes), de manera que que- memoria a largo plazo, puesto que las lesiones que la afectan
dan interconectadas a través de sinapsis formando una red. se manifiestan con amnesia retrógrada. Asimismo, existe es-
Así, una neurona o un grupo de ellas pueden formar parte de pecialización hemisférica, estando el hemisferio derecho más
diferentes redes neuronales y, por lo tanto, pueden estar im- relacionado con material no verbal y el izquierdo, con material
plicadas en diferentes recuerdos, lo que facilita que la capaci- de carácter verbal. Además de su implicación en el almacena-
dad de cambiar de un recuerdo a otro de manera ágil, ya sea miento del conocimiento semántico, la corteza parietal, sobre
de manera consciente o inconsciente. Para un ejemplo de co- todo del hemisferio derecho, parece estar implicada en el re-
dificación múltiple de memorias por redes comunes véase cuerdo de la disposición espacial de objetos y personas.
Material web. Enlaces de interés, neuronal en el hipocampo Con respecto al lóbulo frontal, el área más estudiada y me-
de las ratas al sentirse «teletransportadas». jor conocida funcionalmente es la corteza prefrontal, la cual
Capítulo 16. Neurobiología de los sistemas de aprendizaje y memoria 421

está especializada en el mantenimiento temporal de la infor- vantes, qué características tiene un perro o cuál es la neuroana-
mación explícita a lo largo del proceso de establecimiento y tomía de la memoria. Se trata, por lo tanto, de una información
consolidación de la memoria, así como en la discriminación y que hace referencia al conocimiento compartido con otros y
la organización temporal de los recuerdos. Los pacientes con proporciona una sensación de conocimiento (feeling of knowing),
afectación prefrontal no muestran un síndrome amnésico clá- más que de recuerdo. Esta información carece de referencias
sico, sino que presentan una dificultad o incapacidad para espaciotemporales específicas, por lo que es muy improbable
manejar temporalmente los recuerdos de manera eficaz, para que se recuerde el momento y el lugar donde fue adquirida, es
ordenarlos cronológicamente y para recordar cómo y cuándo de fácil acceso y está organizada conceptualmente, más que por
adquirieron una determinada información (amnesia de la el orden temporal de su adquisición. Esta organización de ca-
fuente). Otra de las implicaciones de estas lesiones es la difi- rácter conceptual hace que los contenidos aquí almacenados se
cultad que pueden tener estos pacientes a la hora de realizar relacionen unos con otros en función de su significado, for-
tareas o actividades que impliquen una secuencia de respues- mando una inmensa red de conocimiento, que posee una es-
tas en un orden determinado. Además, la corteza prefrontal tructura jerárquica. Además, este sistema de memoria es capaz
resulta crucial para la memoria de trabajo, que será abordada de generar nueva información a través de inferencias, es decir,
más adelante en este capítulo. crea nuevos conceptos, que no han sido aprendidos explícita-
Como conclusión general, como sostiene el neurocientífico mente, a partir de la información de la que dispone.
Howard Eichenbaum (2008), el sustrato neural del aprendi- El aprendizaje y la integración de información semántica
zaje explícito se encuentra principalmente en el lóbulo tem- suelen producirse de forma gradual, ya que a partir de expe-
poral medial, mientras que la memoria explícita es almace- riencias concretas el individuo va generando conocimiento
nada en diferentes áreas de asociación cortical. acerca de las constancias y regularidades sobre el mundo que
lo rodea.
Aprendizaje y memoria episódicos y semánticos
Como se ha señalado anteriormente, la memoria episódica ¡ El conocimiento semántico está representado en redes
neuronales que implican a toda la corteza cerebral.
hace referencia a la capacidad para recordar conscientemente
experiencias pasadas, ya que es un sistema en el cual se alma-
cena información relacionada con acontecimientos marcados Es de nuevo a partir del estudio de casos de individuos
temporal y espacialmente. Responde a las preguntas de qué, con alteraciones en la memoria semántica y con las moder-
cuándo y dónde ocurrió un acontecimiento. Por lo tanto, este nas técnicas de neuroimagen como se han podido identificar
sistema almacena información sobre experiencias registrando las áreas cerebrales más implicadas en la memoria semán-
el orden en el que suceden, por lo que la información aquí tica. Gracias a estos estudios se han identificado diferentes
contenida posee una organización temporal. Es un tipo de áreas corticales con papeles diferentes en el procesamiento
memoria altamente dependiente del contexto y está muy in- de información de categorías específicas. Por ejemplo, en es-
fluida por el estado emocional presente en el momento en el tudios con pacientes afásicos se ha constatado que muchos
que sucedió el acontecimiento. Debido a esta exigencia de presentan dificultades a la hora de nombrar colores, partes
referencias espaciales y temporales, la información episódica del cuerpo, comidas o diferentes utensilios. Estas observa-
es más vulnerable a la interferencia y al olvido que la informa- ciones llevaron a la hipótesis de que diferentes áreas cortica-
ción de carácter semántico. El aprendizaje episódico se pro- les representan distintas categorías semánticas, una idea que
duce con una única experiencia, y la información adquirida a fue sistemáticamente investigada por Elisabeth K. Warring-
través de diferentes episodios vividos puede ir descontextua- ton y Tim Shallice, ya en 1984. Más recientemente, Antonio
lizándose y generalizándose, dando lugar a conocimientos Damasio et al. (1996) estudiaron a pacientes afásicos e indi-
semánticos, los cuales se irán enriqueciendo progresivamente viduos sanos con técnicas de neuroimagen para profundizar
con experiencias posteriores. en esta idea. Estos autores encontraron que los pacientes
Una gran cantidad de trabajos investigación ha tratado de que tenían problemas a la hora de nombrar personas mos-
dilucidar si la activación del hipocampo es mayor cuando una traban alteraciones en el polo temporal izquierdo, mientras
persona está aprendiendo o recordando información episó- que en aquellos cuya dificultad residía en nombrar animales
dica o semántica. Diversos estudios han hallado que existe la lesión se encontraba en la corteza temporal anteroinferior
una activación selectiva del hipocampo cuando la persona izquierda. Además, aquellas personas con dificultad a la hora
recuerda experiencias personales, pero no cuando se recuer- de nombrar herramientas presentaban daño en la corteza
dan sucesos públicos, con una menor implicación personal, en parietal y temporal posterior izquierda (Fig. 16-15). Estos re-
los cuales un conocimiento general es suficiente. Los casos de sultados fueron corroborados con estudios de neuroimagen
pacientes con amnesia también han puesto de manifiesto que con individuos sanos, los cuales mostraban activación en las
un daño limitado al hipocampo puede hacer que la memoria mismas áreas cuando debían nombrar los ítems de las dife-
episódica se vea alterada, mientras que la capacidad para ad- rentes categorías semánticas.
quirir conocimientos semánticos puede preservarse. Por su parte, el grupo de Nancy Kanwisher ha identificado
Por su parte, la memoria semántica constituye un extenso al- un área en la corteza temporal ventral (la circunvolución fusi-
macén de conocimiento general sobre un gran número de ám- forme) que se activa con el procesamiento de caras, que es
bitos. Es la memoria que permite a una persona saber cuál es la precisamente el área que tienen dañada los pacientes que pa-
capital de Austria, cómo se llaman sus sobrinos, quién era Cer- decen prosopagnosia (para más información v. Sacks, 2005).
422 Sección IV. Atención, aprendizaje y memoria

redes de memoria cortical, estableciendo relaciones entre las


diferentes huellas mnésicas de acuerdo con sus características
comunes. Por lo tanto, es posible la existencia de memoria
semántica sin la intervención del hipocampo, hecho que se ha
podido constatar en personas con graves amnesias debidas a
lesiones hipocampales que son capaces de adquirir algunos
conocimientos semánticos.

Dos sistemas corticales diferenciados


para la conducta basada en memoria
De entre las áreas cerebrales que intervienen en los proce-
sos de memoria, el córtex perirrinal, el córtex parahipocampal
y el córtex retrosplenial resultan de especial relevancia. De la
combinación de estas regiones cerebrales con otras podemos
distinguir dos sistemas mnésicos que son anatómica y funcio-
nalmente diferentes. Dicha distinción anátomo-funcional ha
sido propuesta por Charan Ranganath y Maureen Ritchey en
el año 2012, basándose en un buen número de trabajos con
Corteza entorrinal
sólidas evidencias contrastadas tanto en roedores como en
Subículo primates no humanos y humanos. Estos autores proponen un
CA1 primer sistema (el sistema anterior) que se extendería hacia la
CA2 parte anterior temporal gracias al fascículo uncinado e inclui-
CA3 ría el complejo formado por el córtex perirrinal, la corteza
CA4 témporo-polar, la corteza orbitofrontal lateral y la amígdala. El
Giro dentado segundo sistema (el sistema posterior) se extendería de ma-
Fórnix nera postero-medial e incluiría los cuerpos mamilares, los
núcleos anteriores del tálamo, el pre y para subículum y la red
«por defecto» (implicando también el córtex cingulado poste-
Figura 16-15. Representación de las formaciones hipocámpica y rior, el precuneus, el córtex parietal lateral y el córtex prefron-
parahipocámpica a partir de una imagen de resonancia magnética. tal medial) (v. Fig. 16-16).
Imagen cedida por el Dr. Josep M. Serra.

¡ Para más información sobre la red «por defecto», el

› La prosopagnosia implica una imposibilidad para el


reconocimiento de rostros tanto del propio como el
de los demás. Por ello, suele ser causa de la falta de
lector puede consultar el capítulo 4, titulado «Activi-
dad del cerebro en reposo: bases de la conectividad
funcional».
reconocimiento de las personas conocidas.

El hipocampo tendría un papel cardinal y modulador de


En otro estudio dedicado a conocer las áreas específicas de los dos sistemas. Además de sustentar tipos diferentes de
la corteza implicadas en determinada información semántica, memoria, ambos sistemas realizan funciones cognitivas dis-
se encontró que es la corteza occipital lateral derecha el área tintas, son susceptibles a enfermedad y su patología pro-
encargada del procesamiento de la información de las partes duce síntomas característicos. Como hemos comentado en
del cuerpo. Esta área se mostraba más activada cuando los el presente capítulo, el córtex perirrinal y el córtex parahi-
individuos veían o dibujaban partes del cuerpo que cuando los pocampal componen lo que conocemos como formación
estímulos eran objetos inanimados o partes de éstos. Esta es- hipocampal, la cual se encarga de la memoria para tanto
pecialización funcional implica que existe una amplia red cor- para los hechos como para eventos. Sin embargo, no sola-
tical que participa en el procesamiento de la información que mente las lesiones que afectan a las estructuras integrantes
se adquiere a lo largo de la vida. del córtex hipocampal producen déficit de memoria, sino
El hipocampo, por su parte, desempeña un papel esencial que también las afectaciones al córtex retrosplenial pueden
en el proceso de aprendizaje semántico, ya que permite la in- originar severos problemas mnésicos. En definitiva, estas
tegración de la información almacenada en diferentes redes tres importantes regiones se hallan directamente implica-
semánticas, lo cual a su vez posibilita que el conocimiento que das en la memoria, aunque también interactúan con otras
se va adquiriendo a lo largo de diferentes experiencias pueda que no están directamente relacionadas con los mismas y su
ser empleado tanto para solucionar problemas nuevos como organización se puede describir y entender mejor en el con-
para afrontar nuevas situaciones. En conclusión, parece que la texto de dos sistemas corticales segregados. A continuación
corteza cerebral puede mediar en la adquisición del conoci- se describen de manera sucinta las principales característi-
miento semántico, mientras que el hipocampo lleva a cabo un cas de cada sistema, así como su conectividad con las regio-
procesamiento adicional que contribuye a la construcción de nes extracorticales.
Capítulo 16. Neurobiología de los sistemas de aprendizaje y memoria 423

AMPLIAR AL 156% PARA QUE OCUPE COLUMNA Y MEDIA


Figura 16-16. Lesiones en el hi-
pocampo. Representación de
los principales resultados de
experimentos lesionales, que
demuestran que el hipocampo
no es el depósito último de la
Cingulado posterior
memoria a largo plazo. Se ilus- precuneus, giro angular,
tran los resultados de estudios corteza prefrontal
clásicos en los que se ajusta el ventromedial
intervalo entre la lesión y la (red por defecto)
prueba de memoria; se observa Tálamo anterior,
que si las lesiones se producen cuerpos mamilares Sistema
pre y parasubículum
pasada la consolidación, el re- anterior
cuerdo no depende del hipo- (SP)
campo. RSC
Formación hipocampal
Corteza
orbitofrontal
y amígdala PHC
PRC
Sistema
anterior Corteza
(SA) temporopolar
ventral

Conectividad de ambos sistemas con regiones mostrado que las lesiones que afectan al córtex perirrinal de
subcorticales los primates alteran el reconocimiento visual de objetos,
siendo esta dificultad mucho más pronunciada que la produ-
Existe una clara segregación entre las vías que se conectan cida por daño en el sistema hipocampo-córtex parahipocam-
con el córtex perirrinal y aquéllas que implican al córtex parahi- pal. De hecho, los humanos que han sufrido un daño el lóbulo
pocampal y al córtex retrosplenial. En estudios con resonancia temporal medial (incluyend el córtex perirrinal) muestran al-
magnética funcional se ha observado que la conectividad fun- teraciones en reconocimiento de diversos tipos de estímulos
cional del eje longitudinal del hipocampo es diferente con estas visuales, además de presentar problemas con las palabras y las
dos regiones, en tanto que el córtex perirrinal se conecta con el caras. Por ello se piensa que, probablemente, el córtex perirri-
campo CA1 anterior y el subículum y el córtex parahipocampal nal es una región crítica para el reconocimiento de ítems fa-
está más conectado con el campo CA1 posterior y el subículum. miliares. Otras regiones, como el hipocampo y el córtex pa-
Pese a que la conectividad entre el córtex retrosplenial y el cór- rahipocampal, se encargarían de sustentar la memoria de tipo
tex parahipocampal es extensa, las conectividad entre el córtex contextual.
perirrinal y el córtex retrosplenial es muy escasa. Además, el En línea con los hallazgos descritos, otros estudios realiza-
córtex perirrinal y el córtex parahipocampal están muy interco- dos tanto con humanos como con monos han dado apoyo a
nectados, aunque de modo asimétrico (el córtex perirrinal re- la noción de que el córtex perirrinal tiene un rol específico,
cibe más proyecciones del córtex parahipocampal de las que puesto que en ambas especies de primates se ha observado
recibe). Así, el córtex perirrinal se conecta fundamentalmente una reducción de la actividad en esta región tras la presenta-
con las regiones visuales de alto nivel (giro fusiforme en huma- ción de estímulos de forma repetida, en contraste con estímu-
nos) en el córtex temporal, mientras que el córtex parahipocam- los novedosos, tanto en relación a objetos, como en relación a
pal y el córtex retrosplenial tienen más conectividad con regio- palabras y escenas. Además, dicha reducción en la activación
nes occipitales y temporales de más bajo nivel, como V4 y V3 en correlaciona con la sensación subjetiva de familiaridad, ade-
el caso del córtex parahipocampal y V4 y regiones occipitales en más de predecir la magnitud con la que un determinado ítem
el caso del córtex retrosplenial. u objeto se experimenta como familiar. Esta región también es
muy importante para el aprendizaje de asociaciones entre ob-
jetos; por ejemplo, la actividad del córtex perirrinal se incre-
Características funcionales del circuito anterior
menta durante el aprendizaje de asociaciones entre palabras
Reconocimiento de ítems familiares que se pueden asociar a un objeto o con un concepto deter-
y memoria semántica minado, o incluso con la característica de un objeto, como
puede ser su color. Todas estas evidencias sugieren que el
La función del córtex perirrinal se puede disociar de la que córtex perirrinal puede ser importante para los procesos de
implica al hipocampo y al córtex parahipocampal. Se ha de- memoria semántica; en este sentido, estudios recientes han
424 Sección IV. Atención, aprendizaje y memoria

mostrado que la activación del córtex perirrinal (en el hemis- dad tanto del córtex parahipocampal como del córtex retros-
ferio izquierdo) durante tareas de discriminación semántica plenial durante la fase codificación, correlaciona con su activi-
predice la facilitación o priming del concepto y que dicho dad en fase de recuperación, puesto que la actividad del córtex
efecto de facilitación se ve muy alterado en pacientes con retrosplenial es selectivamente sensible a las fuentes internas
daño en el córtex perirrinal. de información.

Percepción de objetos Memoria autobiográfica y simulación episódica


Actualmente, sabemos además que el córtex perirrinal se El córtex parahipocampal y el córtex retrosplenial son re-
activa diferencialmente durante la percepción de objetos en giones cerebrales de especial relevancia en lo que concierne a
circunstancias que requieren la integración de diferentes atri- la recolección de memorias de tipo autobiográfico y la imagi-
butos en diferentes dimensiones perceptivas, lo cual implica la nación de eventos hipotéticos (también llamada simulación
percepción multimodal. Además, resulta especialmente im- episódica). Estas áreas cerebrales se activan mucho más al evo-
portante a la hora de establecer discriminaciones visuales car recuerdos autobiográficos que al recordar estímulos
entre objetos parecidos. aprendidos en el laboratorio. De hecho, los pacientes con le-
siones en córtex retrosplenial presentan amnesia retrógrada
Características funcionales del circuito posterior para eventos autobiográficos e, incluso, el hecho de imaginar
hechos pasados y mentalizar sobre situaciones futuras pro-
Como hemos comentado anteriormente, dos de las regio- voca una mayor activación del sistema posterior formado por
nes cerebrales fundamentales que conforman el circuito pos- el complejo córtex parahipocampal-córtex retrosplenial-red
terior son el córtex parahipocampal y el córtex retrosplenial «por defecto», que la tarea de imaginarse a un personaje fa-
(v. Fig. 16-16). A parte de las similitudes en su conectividad moso. Esta diferencia se ve aún más magnificada si la simula-
funcional, ambas estructuras corticales se activan de forma ción se realiza tomando como referencia contextos visoespa-
simultánea y presentan funciones convergentes en diferentes cialmente familiares, lo cual apoya la noción de que la
aspectos cognitivos. A continuación, presentamos de forma memoria autobiográfica y la simulación episódica se funda-
breve los principales procesos en los que interviene este sis- mentan en la construcción de un evento con un contexto es-
tema posterior. pacial-situacional en primera persona.

Memoria episódica Memoria espacial


Numerosas evidencias señalan que la activación tanto del El papel de córtex parahipocampal y del córtex retrosple-
córtex parahipocampal como del córtex retrosplenial y sus nial en la memoria de tipo contextual espacial ha sido demos-
regiones anatómicamente conectadas en la red «por defecto» trado por varios trabajos. Por ejemplo, las ratas de laboratorio
se asocia con la memoria del contexto para un evento con- pueden aprender asociaciones entre objetos y contextos (p. ej.,
creto. En particular, muchas de las evidencias provienen de la saber si hallaron un objeto en una caja blanca o en una caja a
literatura derivada de los trabajos sobre memoria de la fuente rayas). Tanto es así que una lesión en su córtex postrinal (el
(del inglés, source memory), en los cuales, se estudian listas de homólogo al córtex parahipocampal en roedores) o en el cór-
palabras, objetos u otros estímulos para, posteriormente, rea- tex retrosplenial impide la discriminación entre las configura-
lizar una fase de recuperación en la que se pregunta por su ciones objeto-contexto nuevas o familiares, en paralelo con
contexto informativo (por ejemplo, podemos preguntar si la dificultades en el condicionamento de miedo y en la ejecución
voz que emitió la palabra era de hombre o de mujer, o cuál era del laberinto radial y de Morris (véase Fig. «RM watermaze»
la pregunta que se planteó al estudiar la palabra, etc.). en el capítulo 17b). En monos, las lesiones producidas en el
córtex parahipocampal causan déficit en las tareas tipo DMTS
(del inglés, delayed match-to sample) (para más información,
› La memoria de la fuente se refiere a nuestra habilidad
para recordar o evocar las características contextua-
les con las que se presentó una información con-
véase capítulo 17b, sección dedicada a los «Modelos animales
de amnesia: igualación y no-igualación demorada a la muestra»)
creta. Por ejemplo, la memoria de la fuente puede y en humanos, las lesiones en el córtex parahipocampal dere-
referirse a la capacidad para recordar quién fue la cho provocan alteraciones importantes en tareas de memoria
persona que pronunció una afirmación específica, el objeto-localización. La asociación entre un objeto y su localiza-
día de la semana que fuimos a la tienda a comprar ción espacial, además de la activación de la información nece-
unos zapatos o en qué estantería se encuentra el li- saria para la navegación espacial precisa de la activación dife-
bro de poemas que consulté hace varios días.
rencial del córtex parahipocampal y del córtex retrosplenial.

Sabemos que la actividad del córtex parahipocampal es Percepción de escenas y navegación espacial
mucho mayor durante la codificación y la recuperación de los
elementos de los cuales se recuerda el contexto de presenta- Diversas partes del córtex parahipocampal aumentan se-
ción original. Además, cuando los ítems que se codifican son lectivamente su activación cuando observamos escenas y tam-
relevantes para la persona o incluyen materiales que pueden bién al observar objetos que pueden servir como hitos o mar-
provocar emociones o procesos autorreferenciales, la activi- cadores para la navegación espacial. Del mismo modo, el
Capítulo 16. Neurobiología de los sistemas de aprendizaje y memoria 425

córtex retrosplenial también responde de forma intensa ante de la situación o un modelo interno que resuma las interaccio-
imágenes de localizaciones espaciales y ante objetos asocia- nes entre las entidades y el ambiente durante una nueva ex-
dos con un contexto concreto, aunque esta región se encarga periencia (v. Fig. 16-17, panel derecho). Las señales visuales,
específicamente de procesar la información que es crucial para como hitos o marcadores (una calle concreta, una plaza, la es-
orientarse en el espacio. tación de trenes…) pueden ayudar a confirmar o guiar nuestra
localización espacial y promover el comportamiento dirigido
Cognición social hacia una meta (visitar la cafetería que está en la calle poste-
rior a la estación de trenes). El modelo situacional proporcio-
Como hemos comentado anteriormente, el córtex retros- nado por la activación diferencial de este sistema posterior
plenial es muy sensible a la información autorreferencial. Por especificaría las localizaciones relativas de la cafetería y la es-
ejemplo, diversos trabajos han mostrado que el córtex retros- tación de trenes, la secuencia temporal de encontrarse antes
plenial aumenta sensiblemente su activación durante la eva- de caminar juntos y pasar por delante de la estación de trenes,
luación de rasgos de personalidad, en especial al preguntar y la razón por la que se dirigen a la cafetería, es decir, para
cuán bien describen a uno mismo ciertos rasgos concretos, en invitar a una cerveza a un buen amigo.
relación con otra persona. De igual forma, el complejo for-
mado por el córtex retrosplenial y sus regiones cerebrales co- ■ MEMORIA DE TRABAJO
nectadas se hallan implicado en la toma de decisiones morales
y la teoría de la mente. En definitiva, el córtex retrosplenial –y La memoria de trabajo constituye una forma particular de
en menor medida, el córtex parahipocampal– sustentan pro- memoria explícita, y, por lo tanto consciente, pero que no se
cesos que contribuyen a la cognición social además de a la engloba dentro de la memoria a largo plazo. La memoria de
memoria, la percepción y la navegación. trabajo, también denominada memoria operativa, se define
En resumen, el sistema anterior medial y el sistema pos-
terior medial se encargan de extraer la información esencial
al experimentar una situación concreta. Imaginemos una
situación concreta: una persona (en este caso, David) va pa- › Como se ha visto anteriormente, la memoria episó-
dica se relaciona con la capacidad de almacenar las
seando por la calle y, de repente, se encuentra con un amigo experiencias y dotarlas de un orden temporal. La
(Ignacio), al que invitará a tomar una cerveza en un bar. El memoria de trabajo, por su parte, permite mantener
sistema anterior relacionaría las representaciones de entida- por un breve período temporal la información, con-
servando el orden de presentación ésta. Mientras
des específicas (por ejemplo, una persona concreta) con con-
que el almacén duradero del orden temporal de los
ceptos semánticos específicos (p. ej., el nombre de esa persona
acontecimientos vividos (memoria episódica) es alta-
es «Ignacio») y su saliencia (p. ej., el estatus de Ignacio como mente dependiente de la actividad del hipocampo, su
«amigo») (v. Fig. 16-17, panel izquierdo). En contraposición, mantenimiento y manipulación en estado activo y de
el sistema posterior relacionaría las señales convergentes carácter transitorio dependen de la actividad de la
acerca del contexto situacional (por ejemplo, el espacio, el corteza prefrontal.
tiempo y las interacciones sociales) para representar un modelo

Sistema Anterior Sistema Posterior

Conceptos Conceptos Modelo situacional es un amigo


se durante la
Identidad David encuentra Ignacio conversación
conceptual Valor del objeto con
‘espumosa’ toman cerveza
‘cerveza’
‘David’ Relevancia social paseaba
‘Ignacio’ ‘amigo’ invita cafetería después
de pedirla

después en el cafè detrás de la calle


del trabajo l’Antiquari Sant Miquel

Entidades Lugar Tiempo


Contexto Orden temporal
Figura 16-17. Alteraciones Reconocimiento Reconocimiento temporal
objetos caras Reconocimiento
corticales en diferentes déficits de escenas Jueves por
de denominación. A) Déficit en la tarde
Primavera
la denominación de personas.
B) Déficit en la denominación
de animales. C) Déficit en la Localización
Contexto social
denominación de herramien- Trayectoria
tas. D) Déficit en la en las tres Encuentro informal con un amigo
categorías. Adaptado de Ei-
chenbaum, 2008.
ESTA IMAGEN, AUNQUE INDICAS QUE SE HAGA A UNA COLUMNA, LA HE PUESTO A COLUMNA
Y MEDIA PARA QUE SE PUEDAN LEER LOS TEXTOS. ¡OJO AL PIE!
426 Sección IV. Atención, aprendizaje y memoria

como el mantenimiento temporal y la manipulación de infor- Papel de la corteza prefrontal en la memoria


mación recién percibida o recuperada de la memoria a largo de trabajo
plazo cuando ya no está disponible para los sentidos, pero que
es necesaria para dirigir la conducta encaminada a la conse- La corteza prefrontal dorsolateral (la parte más evolucio-
cución de un objetivo. (Para una definición similar, aunque nada del cerebro humano (Fig. 16-18) es la región que asume
basada en sus limitaciones, v. también Evidencia experimen- el control general sobre las operaciones de memoria de tra-
tal, en Memoria de trabajo, en el cap. 29, Neurocomputación bajo en todas las modalidades sensoriales, y su implicación ha
y modelización de procesos cognitivos.) sido demostrada tanto en estudios lesionales (en animales y
El mantenimiento y la manipulación son fundamentales en seres humanos) como en investigación realizada con diver-
para llevar a cabo procesos cognitivos complejos, como la re- sas técnicas de neuroimagen en individuos sanos.
solución de problemas, la planificación de tareas, el razona- En la investigación con seres humanos sanos, uno de los
miento o la toma de decisiones. Por lo tanto, la memoria de paradigmas más empleados en el estudio de la memoria de
trabajo es más que una simple memoria; es un sistema de trabajo son las tareas de respuesta demorada (delayed res-
control cognitivo y de procesamiento ejecutivo que tiene ponse tasks), en las que se debe memorizar temporalmente
como fin guiar adecuadamente el comportamiento. Además, una información determinada, que permitirá responder ade-
la memoria de trabajo está estrechamente relacionada con cuadamente más tarde. Gracias a la resolución espacial de
otros procesos cognitivos y forma parte de las denominadas las técnicas de neuroimagen modernas, es posible distinguir
funciones ejecutivas, por lo cual, parte de sus correlatos ana- la actividad cerebral a lo largo del proceso completo de me-
tómicos y funcionales se corresponden con los descritos para moria a corto plazo, es decir, durante la codificación de la
las funciones ejecutivas, las cuales se abordan en detalle en el información, el mantenimiento de ésta (período de demora,
capítulo 27, Control ejecutivo, toma de decisiones, razona- de lo que se encargaría la memoria de trabajo) y la respuesta
miento y resolución de problemas. dada por el individuo. En diferentes estudios se ha encon-
A lo largo de los años se han ido desarrollando diferentes trado actividad neural en diferentes regiones cerebrales du-
modelos teóricos sobre la memoria de trabajo. Uno de los rante el período de demora, entre las que parece de especial
que ha tenido mayor relevancia en la neurociencia cognitiva relevancia la corteza prefrontal dorsolateral, pero que se pro-
es el modelo propuesto por Alan Baddeley y Graham Hitch duce también en regiones cerebrales posteriores (v. también
en 1974, autores que propusieron la existencia de este tipo los trabajos de Patricia Goldman-Rakic, sobre la modulación
de memoria, ya que la concepción de memoria a corto plazo de actividad neural reverberante ejercida por la corteza pre-
que existía no era capaz de explicar la conducta de los seres frontal, en Evidencia experimental, en Memoria de trabajo,
humanos en muchas tareas mnésicas. A pesar de las diferen- en el cap. 29, Neurocomputación y modelización de procesos
tes teorías sobre este tipo de memoria, los diferentes autores cognitivos). Dicha actividad cerebral parece subyacer al
están de acuerdo en muchas de las propiedades de la memo- mantenimiento activo de la información dentro de la memo-
ria de trabajo. Una de las cuestiones compartidas más rele- ria de trabajo y parece prolongarse a lo largo de todo el pe-
vantes es el hecho de considerar que la función principal de ríodo de demora, es decir, durante todo el tiempo que la
la memoria de trabajo es el mantenimiento y la manipulación memoria operativa está trabajando. El nivel de actividad ce-
de la información en estado activo durante un determinado rebral durante este período aumenta cuando la cantidad de
período de tiempo. Además, existe acuerdo en considerar información que se debe manipular es abundante y, además,
que su capacidad es limitada, tanto en tiempo (pasados unos correlaciona positivamente con el rendimiento en tareas de
segundos la información debe ser actualizada y no puede memoria de trabajo.
mantenerse durante más de unos minutos) como en ampli-
tud de almacenamiento (alrededor de siete unidades de in-
formación).
La implicación cerebral en la memoria de trabajo es muy
Córtex prefrontal dorsolateral
extensa, ya que dicha función involucra diferentes áreas cere-
brales, tanto anteriores como posteriores. De hecho, cada vez
está más claro que son las regiones posteriores las que se en-
cargan del mantenimiento temporal de la información, mien-
tras que la manipulación de la memoria de trabajo es llevada
a cabo por áreas anteriores. Además del interés suscitado por
el conocimiento del sustrato neural en función del tipo de
proceso llevado a cabo (mantenimiento o manipulación), el
conocimiento de las áreas cerebrales involucradas en la me-
moria de trabajo en función del tipo de información ha cons-
tituido una importante fuente de investigación. Con el obje-
tivo de facilitar la comprensión al lector, a continuación se
tratará de forma separada la implicación de las áreas anterio- Figura 16-18. Corteza prefrontal dorsolateral izquierda (áreas 9 y
res y posteriores del cerebro y, dentro de las segundas, se 46 de Brodmann, en verde y azul, respectivamente). Imagen creada
aborda de manera diferenciada la memoria de trabajo verbal a partir del software libre Brain Voyager (Brain Voyager Tutor):
y la memoria visual. http://www.brainvoyager.com/products/braintutor.html.
Capítulo 16. Neurobiología de los sistemas de aprendizaje y memoria 427

Entre los trabajos más relevantes es importante conocer El modelo propuesto por Baddeley, mencionado anterior-
los estudios pioneros que realizaron Joaquín M. Fuster y mente, propone la existencia de un subsistema en la memoria
Gene Alexander en la década de 1970 con primates, los cua- de trabajo, que él mismo denominó bucle fonológico, que se
les debían llevar a cabo tareas de respuesta demorada. Sus encargaría del mantenimiento y la manipulación de la infor-
hallazgos han sido corroborados posteriormente en seres mación fonológica y articulatoria. El estudio de pacientes con
humanos en estudios con resonancia magnética funcional, lesiones cerebrales ha permitido conocer la base neuroanató-
en los que también se emplearon tareas de respuesta demo- mica de este mecanismo, mostrando la implicación de la cor-
rada. En ambos casos se observó que es la región lateral de teza temporal superior izquierda (áreas 22, 39 y 40 de Brod-
la corteza prefrontal la que se muestra una mayor activación mann, denominada área de Wernicke (en referencia a Karl
durante el período de mantenimiento de la información en Wernicke, quien estudió la relación entre este área y la com-
la memoria de trabajo, independientemente del tipo de ma- prensión del lenguaje (Fig. 16-19 A) en el almacenamiento
terial con el que se trabaje. (Para más información sobre los fonológico, y de la parte posterior de la circunvolución frontal
trabajos de Fuster y Alexander, junto con sus contemporá- inferior izquierda (área 44 de Brodmann) en la manipulación
neos Kubota y Niki, v. Evidencia experimental, en Memoria articulatoria (Fig. 16-19 B). Esta última región es conocida
de trabajo, en el cap. 29, Neurocomputación y modelización de como área de Broca, en referencia a Paul Pierre Broca, médico
procesos cognitivos.) anatomista francés del siglo XIX, que identificó el área como el
Por otro lado, la investigación en pacientes con daño cere- centro del habla mediante el estudio de pacientes afásicos.
bral ha mostrado que quienes presentan daño prefrontal Por otro lado, son distintas las regiones cerebrales las que
muestran un mejor rendimiento que los pacientes con lesio- sustentan el mantenimiento y la manipulación de las propie-
nes temporales en tareas simples de memoria, como recordar dades gráficas del lenguaje. Gracias a estudios realizados con
una lista de palabras o de objetos presentados. Sin embargo, técnicas de neuroimagen funcional se ha llegado a la conclu-
cuando deben realizar una tarea de memoria más compleja, sión de que es la región temporal inferior izquierda (área 20
en la cual es necesario mantener cierta información activa, de Brodmann) la que sustenta esta actividad (Fig. 16-20).
como en el caso de las tareas de respuesta demorada, los pa- Por último, las propiedades semánticas del lenguaje son
cientes con lesiones frontales muestran un acusado deterioro, procesadas por regiones frontales y temporales, que inclu-
especialmente cuando durante el tiempo de espera existe al- yen la porción anterior de la circunvolución frontal inferior
gún distractor, ya que esto implica una mayor demanda de izquierda (áreas 45 y 47 de Brodmann) (Fig. 16-21 A) y la
recursos. corteza temporal lateral izquierda (área 21 de Brodmann)
(Fig. 16-21 B). Parece que la región frontal está más impli-
Regiones cerebrales posteriores cada en la manipulación de la información, mientras que el
y memoria de trabajo área temporal sustenta su almacenamiento.

La investigación realizada hasta la fecha ofrece evidencias Memoria de trabajo visual


que indican que la memoria de trabajo depende de una red
neural que engloba diferentes regiones cerebrales, como se ha El sustrato neural de la memoria operativa cuando se pro-
señalado, por lo que la corteza prefrontal no es la única región cesa material visual es diferente si se trabaja con información
cerebral implicada en la memoria de trabajo. La corteza pre- espacial o con las características visuales de los objetos. En
frontal funciona como un director de orquesta cognitivo, y cuanto al procesamiento de la información espacial, además
tiene un papel fundamental en la organización de la informa- de la implicación de la corteza prefrontal dorsal, se produce la
ción en curso de procesamiento, aunque existen otras muchas activación selectiva de una red neural del hemisferio derecho,
estructuras que intervienen en este proceso, las que dependen que incluye el surco intraparietal (área 7 de Brodmann) rela-
del tipo de información que se debe mantener y manipular.
Las áreas cerebrales más activadas cuando se trabaja con ma-
terial verbal implican regiones temporales, parietales y fronta-
les, y suelen estar lateralizadas en el hemisferio izquierdo. En
el caso de material visual, la implicación cortical implica tanto
a regiones frontales como parietales, occipitales y temporales
del hemisferio derecho e involucra regiones diferentes en el
caso de la memoria espacial o memoria de objetos.

Área de Wernicke Área de Broca


Memoria de trabajo verbal
La memoria de trabajo verbal ha sido ampliamente estu-
diada debido a la importancia que posee para la compren- Figura 16-19. Corteza temporal inferior izquierda (A; área de Wer-
nicke, área 40 de Brodmann) y circunvolución frontal inferior iz-
sión y producción del lenguaje, una capacidad de especial
quierdo (B; área de Broca, área 44 de Brodmann), implicadas en el
relevancia para el ser humano. La investigación se ha cen- mantenimiento y la manipulación de la información fonológica.
trado en los diferentes aspectos del lenguaje y ha profundi- Área de Wernicke, tomado de: http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:
zando en el estudio de sus componentes fonológico, grafé- Areawerinicke.jpg; Área de Broca, tomado de: http://es.wikipedia.
mico y semántico. org/wiki/Archivo:Areabroca.jpg.
FALTAN LAS LETRAS A Y B
428 Sección IV. Atención, aprendizaje y memoria

¿FALTAN LAS LETRAS A Y B?

Surco intraparietal

Área temporal inferior

Campo ocular frontal


Figura 16-20. Área temporal inferior izquierda (área 20 de Brod-
mann), que sustenta la memoria de trabajo a nivel grafémico. Ima-
gen creada a partir del software libre Brain Voyager (Brain Voyager
Tutor): http://www.brainvoyager.com/products/braintutor.html.

cionado con la representación de la localización espacial, y el


campo ocular frontal (área 8 de Brodmann), asociado con la
coordinación oculomotora (Fig. 16-22). Del mismo modo que
al trabajar con material verbal, las áreas frontales (área de
Broca) se encargan de la manipulación de la información
mantenida en las áreas posteriores (corteza parietal inferior),
Figura 16-22. Surco intraparietal derecho (A; en amarillo) y campo
cuando el material es de carácter visual, el campo ocular fron-
ocular frontal derecho (B; en azul), implicados en la memoria de
tal lleva a cabo las funciones de manipulación, mientras que el trabajo durante el procesamiento de material visual. Imágenes
creadas a partir del software libre Brain Voyager (Brain Voyager
Tutor): http://www.brainvoyager.com/products/braintutor.html.

A
surco intraparietal (área posterior) subyace al mantenimiento
de la información espacial. (Para una explicación sobre la in-
fluencia modulatoria de la corteza prefrontal dorsolateral sobre
la memoria de trabajo espacial, v. también Evidencia experi-
mental, en Memoria de trabajo, en el cap. 29, Neurocomputa-
ción y modelización de procesos cognitivos.)
Giro frontal inferior
Cuando la información que se procesa se centra en las carac-
terísticas de los objetos, son las áreas corticales occipitotempora-
les las que subyacen al mantenimiento de la información. Ade-
más, la corteza temporal cuenta con regiones que sustentan el
mantenimiento de las diferentes categorías de objetos. Por ejem-
B plo, la circunvolución fusiforme medial parece estar más impli-
cada en la información relacionada con casas, mientras que la
circunvolución fusiforme lateral lo está en la información relacio-
Corteza temporal lateral nada con rostros. En ambos casos, el control de dicha informa-
ción es ejercido por regiones frontales inferiores derechas.
La técnica de estimulación magnética transcraneal (EMT)
(v. cap. 4. Exploración de los procesos cognitivos: metodología
y técnicas, y Material web. Contenido complementario. Esti-
mulación magnética transcraneal) aplicada a personas sanas
ha permitido mostrar, junto con la observación de neuroimá-
genes funcionales y estudios clínicos, una disociación de la
memoria de trabajo visual en sus componentes espacial y de
Figura 16-21. A) Circunvolución frontal inferior izquierda (en gra- objetos. En un estudio en el que se aplicó EMT sobre las cor-
nate), cuya parte anterior está implicada en la memoria de trabajo
tezas parietal y temporal con el fin de interrumpir la actividad
semántica. Imagen creada a partir del software libre Brain Voyager
(Brain Voyager Tutor): http://www.brainvoyager.com/products/bra-
en dichas áreas, se mostró que cuando la estimulación dificul-
intutor.html. B) Corteza temporal lateral izquierda (en azul). Ima- taba la actividad de las áreas parietales, el rendimiento en ta-
gen creada a partir del software libre Brain Voyager (Brain Voyager reas de memoria de trabajo espacial empeoraba. Por el contra-
Tutor): http://www.brainvoyager.com/products/braintutor.html. rio, cuando la interrupción se producía en las áreas temporales,
Capítulo 16. Neurobiología de los sistemas de aprendizaje y memoria 429

eran las tareas que implicaban el procesamiento de las carac- • Material web. Enlaces de interés.
terísticas de los objetos las que veían mermada su ejecución. • Material web. Páginas web recomendadas.
Esta disociación está en concordancia con el hecho de que
existan dos vías diferenciadas en el procesamiento visual, las
conocidas como vía del qué (ventral) y la vía del dónde (dorsal), ■ BIBLIOGRAFÍA
que procesan la información de objetos y espacial respectiva- Artículos originales
mente (para más información, v. cap. 11, Percepción visual).
Por último, es importante señalar que la memoria de tra- Bailey CH, Chen M. Morphological basis of long-term habituation
bajo de otras modalidades sensoriales tiende a implicar ala and sensitization in Aplysia. Science 1983; 220:91-3.
Bailey CH, Chen M. Structural plasticity at identified synapses during
corteza prefrontal dorsolateral y a las regiones sensoriales
long-term memory in Aplysia. J Neurobiol 1989;20:356-72.
unimodales que sustentan el procesamiento de la información
Barco A, Bailey CH, Kandel ER. Common molecular mechanisms in
de cada modalidad, por ejemplo, la corteza auditiva en el caso
explicit and implicit memory. J Neurochem 2006;97:1520-33.
de la audición o la corteza somatosensorial en el caso del Buckner RL, Kelley WM, Petersen SE. Frontal cortex contributes to
tacto. (Se recomienda al lector la consulta sobre los experi- human memory formation. Nat Neurosci 1999;2:311-4.
mentos sobre memoria vibrotáctil en monos en Experimentos, Campo P, Maestú F, Ortiz T et al. Is medial temporal lobe activation
en Integración de procesos cognitivos, en el cap. 29, Neuro- specific for encoding long-term memories? Neuroimage
computación y modelización de procesos cognitivos.) 2005;25:34-42.
En la figura 16-23 se pueden observar las principales áreas Corkin S, Amaral DG, González RG et al. H. M.’s medial temporal
cerebrales implicadas en la memoria de trabajo tanto visual lobe lesion: findings from magnetic resonance imaging. J Neurosci
como verbal. 1997;17:3964-79.
Fuster J, Alexander GE. Neuron activity related to short term memory.
Science 1971;173:652-4.
■ PREGUNTAS DE AUTOEVALUACIÓN Fuster J. Distributed memory for both short and long term. Neurobiol
Learn Mem 1998;70:268-74.
• Material web. Contenido complementario.
Gaffan D. Recognition impaired and association intact in the memory
• Material web. Animaciones y vídeos.
of monkeys after transection of the fornix. J Comp Physiol Psychol
• Material web. Ejercicios de autoevaluación. 1974;86:1100-9.
Hawkins RD, Kandel ER, Bailey CH. Molecular mechanisms of me-
mory storage in Aplysia. Biol Bull 2006;210:174-9.
Henke C. A model for memory systems based on processing modes
A rather than consciousness. Nat Rev Neurosci 2010;11:523-32.
Kandel ER. The molecular biology of memory storage: a dialogue bet-
ween genes and synapses. Science 2001;294:1030-8.
Kim JJ, Baxter MG. Multiple brain-memory systems: the whole does
not equal the sum of its parts. Trends Neurosci 2001;24:324-30.
Marrone DF, Petit TL. The role of synaptic morphology in neural plas-
ticity: structural interactions underlying synaptic power. Brain Res
Rev 2002;38:291-308.
Martin SJ, Grimwood PD, Morris RG. Synaptic plasticity and memo-
ry: an evaluation of the hypothesis. Annu Rev Neurosci 2000;23:
649-711.
Martin SJ, Morris RG. New life in an old idea: the synaptic plasticity
and memory hypothesis revisited. Hippocampus 2002;12:609-36.
McDonald RJ, Devan BD, Hong NS. Multiple memory systems: the
B power of interactions. Neurobiol Learn Mem 2004;82:333-46.
Milner B, Squire LR, Kandel ER. Cognitive neuroscience and the study
of memory. Neuron 1998;20:445-68.
Morgado I. Psicobiología del aprendizaje y la memoria: fundamentos
y avances recientes. Rev Neurol 2005;40:289-97.
Ranganath C, DeGutis J, D’Esposito M. Category-spedific modulation
of inferior temporal activity during working memory encoding and
maintenance. Cog Brain Res 2004;20:37-45.
Sala DH, van der Kouwe AJ, Tuch DS et al. Neuroimaging H.M.: a
10-year follow-up examination. Hippocampus 2006;16:936-45.
Schachter, DL. Perceptual representation systems and implicit me-
mory. Towards a resolution of the multiple memory systems de-
bate. Ann N Y Acad Sci 1990;608:543-67.
Scoville WB, Milner B. Loss of recent memory after bilateral hipocam-
Figura 16-23. Principales áreas cerebrales implicadas en la me- pal lesions. J. Neurol Neurosurg Psychiatry 1957;20:11-21; J Neu-
moria de trabajo verbal (A) y visual (B). Imágenes creadas a partir ropsychiatry Clin Neurosci 2000;12:103-13.
del software libre Brain Voyager (Brain Voyager Tutor): http://www. Smith EE, Jonides J. Neuroimaging analyses of human working me-
brainvoyager.com/products/braintutor.html. mory. Proc Natl Acad Sci USA 1998:95:12061-8.
430 Sección IV. Atención, aprendizaje y memoria

Snodgrass JG, Feenan K. Priming effects in picture fragment comple- Gold P. Protein synthesis inhibition and memory: Formation vs am-
tion: support for the perceptual closure hypothesis. J Exp Psychol nesia. Neurobiol Learn Mem 2008;89:201-11.
Gen 1990;119:276-96.
Squire LR. The legacy of patient H. M. for neuroscience. Neuron Libros
2009;61:6-9.
Andersen P, Morris R, Amaral D, Bliss T, O’Keefe J. The hippocampus
Stern CE, Sherman SJ, Kirchoff BA, Hasselmo ME. Medial temporal
book. Oxford: Oxford University Press, 2006.
and prefrontal contributions to working memory tasks with novel
Eichenbaum H. Learning and memory. New York: WW Norton, 2008;
and familiar stimuli. Hippocampus 2001;11:337-46.
p. 347.
Thompson RF, Kim JJ. Memory systems in the brain and localization
González Rodríguez B, Muñoz-Marrón E. Estimulación de la memo-
of a memory. Proc Natl Acad Sci U S A 1996;93:13438-44.
ria en personas mayores. Madrid: Síntesis, 2008.
Thompson-Schill SL, D’Esposito M, Aguirre GK, Farah MJ. Role of left
Hebb DO. The organization of behavior: a neuropsychological theory.
inferior prefrontal cortex in retrieval of semantic knowledge: a re-
New York: Wiley, 1949
evaluation. Proc Nat Aca Sci USA 1997;94:14792-7.
Kolb B, Whishaw IQ. Cerebro y conducta: una introducción. Madrid:
Tulving E. How many memory systems are there? Am Psychol
McGraw-Hill, 2002.
1985;40:385-98.
Moscovitch M, Winocur G. The frontal cortex and working with me-
Tulving E. Multiple memory systems and consciousness. Hum Neu-
mory. En: Stuss DT, Knight RT, eds. Principles of frontal lobe
robiol 1987;6:67-80.
function. New York: Oxford Univesity Press, 2002; p. 188-209.
Zola-Morgan SM, Squire LR. The primate hippocampal formation:
Muñoz-Marrón E. Estimulación cognitiva y rehabilitación neuropsi-
evidence for a time-limited role in memory storage. Science
cológica. Barcelona: UOC, 2009.
1990;250:288-90.
Sacks O. El hombre que confundió a su mujer con un sombrero. Bar-
celona: Anagrama, 2005; p. 27-44.
Revisiones
Schachter DL. Multiple forms of memory in human and animals. En:
Buckner RL. Beyond HERA: contributions of specific frontal brain areas Lynch G, ed. Memory systems of the brain. New York: Guilford
to long-term memory retrieval. Psychon Bull and Rev 1996;3: 49-58. Press, 1985.

View publication stats

También podría gustarte