Está en la página 1de 2

Mas motivaciooooon

La motivación es un aspecto muy importante en el día a día, y en el trabajo no podía ser


menos. Todas las empresas suspiran por trabajadores que encuentren un incentivo en su
empleo, ya que eso les asegura que serán personas más productivas. A la hora de lograr algo
así, existen dos variantes: la motivación intrínseca y la motivación extrínseca. ¿No sabes a qué
nos referimos? ¿Quieres descubrir en qué se diferencian? ¿Cuál es mejor para tu empresa?
Todas estas preguntas, y muchas más, las vamos a contestar en las siguientes líneas.
¡Esperamos que eso te sirva de motivación! 😉

¿Qué Necesitas?

¿Qué es la motivación intrínseca?

Ejemplos de motivación intrínseca

Técnicas de motivación intrínseca

¿Qué es la motivación extrínseca?

Ejemplos de motivación extrínseca

Técnicas de motivación extrínseca

¿En qué se diferencia la motivación intrínseca de la motivación extrínseca?

¿Es mejor la motivación intrínseca o la extrínseca?

Motivación intrínseca y extrínseca, dos modelos igual de válidos

¿Qué es la motivación intrínseca?

Si buscas la definición de motivación intrínseca en la Wikipedia, la describen de la siguiente


manera:

La realización de acciones por la mera satisfacción de hacerlas sin necesidad de ningún


incentivo externo.

Es decir, es cuando el estímulo que necesitas para hacer cualquier tarea nace de ti mismo, sin
necesidad de otra recompensa que no sea tu propia satisfacción. En definitiva, se trata de
realizar una tarea por el simple placer que te producirá llevarla a cabo. Para cualquier empresa
debe ser una prioridad contratar personas con un índice alto de motivación intrínseca, ya que
un trabajador que encuentre estimulante realizar su tarea, sin duda, será un empleado muy
productivo. Además, es una de las señales que nos indica que estamos ante una persona con
talento.
Ejemplos de motivación intrínseca

Como sabemos que puede resultar algo abstracto, para que no quede ningún tipo de duda,
vamos a contarte algunos ejemplos de lo que se considera motivación intrínseca:

Un hobby: el mejor ejemplo de hacer algo por el simple disfrute de realizarlo sin buscar
ninguna recompensa externa.

Adquirir conocimientos que no necesitas: como aprender un idioma que no demandan en tu


empresa.

Aumentar tus conocimientos sobre un tema: en este caso, no referimos a saber más de lo que
necesitas para realizar tu trabajo, por simple curiosidad o realización personal.

Trabajar de voluntario: una de las mejores maneras de sentirte bien contigo mismo es ayudar a
los que más lo necesitan.

Etc.