Está en la página 1de 20

CRECIMIENTO

Autor: Bazán Rodríguez Oscar

El crecimiento incluye la división real y multiplicación de las células con el fin de


aumentar su número total y por lo tanto el tamaño del organismo y la síntesis de
proteínas y otras macromoléculas que incrementan el número de estructuras
celulares que implican el grado de desarrollo de los órganos y tejidos, a lo que
en otros términos se le llamaría hiperplasia e hipertrofia .

El crecimiento se inicia desde el momento de la unión del óvulo y el


espermatozoide y termina poco después de la fusión de los cartílagos de
crecimiento al concluir la pubertad, aunque los fenómenos de desarrollo que
implican maduración de tejidos e incluso aspectos psicológicos pueden continuar
hasta bien entrada la edad madura del individuo.

Durante la etapa fetal una célula única se transforma en un organismo complejo


con billones de células que cooperan en una forma armoniosa.

La velocidad de crecimiento durante esta época es verdaderamente asombrosa y


no tiene comparación con la alcanzada en etapas posteriores. La velocidad de
crecimiento más rápida durante la vida se alcanza durante el segundo trimestre
de la gestación, momento a partir del cual el crecimiento tiende a disminuir
uniformemente. Los mecanismos que regulan el crecimiento fetal son diferentes
de los que intervienen en el periodo postnatal. La velocidad de crecimiento fetal
está íntimamente relacionada con el flujo sanguíneo uterino, con la nutrición
proporcionada por la madre, con el estado de salud materna, y en su regulación
intervienen las hormonas insulina, lactógeno placentario (somatomamotropina), y
probablemente factores paracrinos como son los factores de crecimiento, en
estudio actualmente. En esta etapa hay una menor correlación con factores
genéticos y con otras hormonas que posteriormente son muy importantes en la
regulación del crecimiento.

x En la primera etapa de la vida postnatal hasta el año o año y medio de edad, la


hormona de crecimiento (GH) y sus productos, las somatomedinas o factores
similares de la insulina, conjuntamente con las hormonas tiroideas poco a poco
van teniendo mayor importancia en el crecimiento pues vemos como los niños
con deficiencia de GH u hormonas tiroideas generalmente van afectando su
crecimiento a partir de los seis meses de edad.
x La etapa preescolar y escolar se caracterizan por una disminución de la
velocidad de crecimiento; ésta se encuentra entre 5 a 7cm por año, y en ella
los factores genéticos, la nutrición y factores hormonales, principalmente la GH
son preponderantes
x Durante la pubertad la velocidad de crecimiento se vuelve a incrementar y
ahora son las hormonas sexuales las que influyen decisivamente en su
regulación.

Factores determinantes del crecimiento

Factores genéticos

Un gran número de factores genéticos determinan la capacidad y el potencial


máximo de crecimiento. Existe una alta correlación estadística entre la talla de los
padres y la talla final alcanzada por los hijos; así generalmente los hijos serán
altos, bajos o de talla intermedia según ambos progenitores sean altos, bajos o de
talla intermedia, respectivamente, y finalmente cuando uno de los progenitores es
alto y el otro es bajo, los hijos suelen ser de talla intermedia. Se ha demostrado
que usualmente el potencial genético es determinado en igual medida por ambos
padres. Parece que dos tipos distintos de genes influyen en la talla del niño: los
que modulan la maduración, la edad de la pubertad y el momento de finalizar el
crecimiento y otro grupo que determina la talla definitiva.

Aparentemente los genes del crecimiento localizados en el cromosoma X son


especialmente importantes; éstos se encuentran preferentemente en los brazos
cortos ya que en la deleción de éstos la afección de la talla es muy importante, en
tanto que cuando la alteración es de los brazos largos la afección no es tan grave.

Los factores genéticos actúan sobre el crecimiento bien directamente a nivel de


tejidos efectores (sistema esquelético) o bien a través de los sistemas de control
endocrino o autocrino-paracrino.

Factores nutricionales

Tal vez la nutrición sea el factor determinante del crecimiento más importante
después de los factores genéticos. El programa genético sólo logra su completa
expresión fenotípica cuando los factores endocrinos y ambientales y entre ellos
especialmente nutricionales se encuentran en condiciones óptimas.

El crecimiento físico depende y es el resultado de un balance positivo de energía y


de nitrógeno. Es decir, de una retención corporal de materiales capaces de
transformarse en substancia viva que aumenta el tamaño y el número de las
células. Tal balance es función directa de la relación entre el ingreso y el gasto de
energía y de nitrógeno. Por lo tanto el balance se puede ver alterado por las
modificaciones que ocurren en ambos: el ingreso y el gasto. Cuando se habla de
ingreso, no basta con referirse al consumo de los macronutrientes clásicos:
hidratos de carbono, lípidos y proteínas, sino que hay que considerar que algunos
micronutrientes críticos pueden por si solos interferir con el crecimiento, como es
el caso del calcio, fósforo, hierro, zinc y vitamina A, cuya deficiencia, aún marginal
se asocia a un crecimiento deficiente.
Las situaciones que incrementan el gasto desvían parte de la energía que debería
utilizarse para el crecimiento hacia otros propósitos más urgentes como es el caso
de las infecciones agudas, en donde algunas de las interleucinas liberadas tienen
efectos catabólicos intensos.

Factores endocrinos

Las hormonas con mayor protagonismo en el crecimiento son la GH, las


somatomedinas, la insulina, las hormonas tiroideas, los esteroides sexuales
(andrógenos y estrógenos) y los glucocorticoides

Hormona de crecimiento (GH)

La GH regula el crecimiento de los niños desde el nacimiento hasta el final de la


pubertad. Es un polipéptido miembro de la familia de hormonas que incluyen la
prolactina y el lactógeno placentario. La forma más común de GH, tanto a nivel
hipofisiario como en sangre, es una molécula de 22000 dalton (22Kd) que
representa más o menos el 90% de la hormona circulante en la mayoría de los
sujetos. Es una hormona compuesta por una secuencia de 191 aminoácidos y se
produce en la adenohipófisis en las células llamadas somatotropas.

Cluster de genes de GH humana. Los genes que integran este cluster están
localizados en una porción de 50000 pares de bases (50kb) en el cromosoma 17.
Este gen localizado en el extremo 5' del cluster parece expresarse
especificamente en las células somatotropas de la adenohipófisis, lo que se ha
asociado a la presencia de una proteína llamada growth hormone factor-I (GHF-l)
cuya distribución tisular parece exclusiva de estas células.

Control de la secreción de GH. La secreción hipofisiaria de GH depende de la


acción de dos péptidos hipotalámicos: la GHRH y somatostatina (SS), que por la
circulación portal llegan a la hipófisis estimulándola (GHRH) o inhibiéndola (SS).

El patrón de secreción espontánea de la GH muestra episodios de brusca


liberación y amplitud variable que se observan entre cuatro y ocho veces al día;
este ritmo de secreción presenta sus máximas amplitudes durante la tercera y
cuarta fase del sueño; además la frecuencia y amplitud de estas secreciones
parecen aumentar en la pubertad y disminuir en la vejez. Tannenbaum y Ling
sugirieron que en el establecimiento de este patrón espontáneo de secreción se
requiere también de la presencia de somatostatina

Mecanismos de acción de la GH. Aunque se han observado algunos efectos


directos de la GH en varios tejidos, la mayoría de datos sugieren que las acciones
promotoras del crecimiento de la GH son mediadas a través de péptidos
conocidos como somatomedinas o factores similares a la insulina (IGF). En el
plasma humano se han aislado dos IGF y se ha determinado su secuencia de
aminoácidos, la IGF I y la IGF II.
La IGF I se ha identificado también como somatomedina C y aparentemente es la
que tiene una relación más estrecha con los niveles circulantes de GH y con el
fenómeno del crecimiento en general. La IGF I in vitro ha demostrado estimular la
captación de glucosa por músculo esquelético, la glucolisis y la síntesis de
glucógeno en tejido adiposo y fibroblastos; tiene un efecto muy similar al agudo
producido por la insulina en relación a la producción de glucógeno y RNA. Se ha
demostrado que la GH tiene un efecto regulador sobre la producción de IGF I y
menos sobre IGF II. En personas con deficiencia de GH los niveles de IGF I e IGF
II se encuentran disminuidos en tanto que en sujetos acromegálicos los niveles de
IGF I están aumentados pero no así los de IGF II.

Insulina

Desde hace muchos años son conocidas las intensas acciones anabólicas de la
insulina; en especial, tiene una participación crucial en el metabolismo intermedio
de los hidratos de carbono y por otra parte ejerce una estimulación para la síntesis
proteica y la división celular. Actualmente sabemos que existe una estrecha
relación estructural de la insulina con el grupo de factores de crecimiento o
somatomedina C y existe la posibilidad de unión al receptor de IGF-I por parte de
la insulina lo cual puede explicarnos algunas de las acciones compartidas que
tienen estos compuestos. El excesivo crecimiento de los hijos de madre diabética
se ha atribuido a la existencia de hiperinsulinemia intrauterina durante la vida fetal
y actualmente se considera que la acción insulínica es de suma importancia para
promover el crecimiento durante esa etapa.

Hormonas tiroideas

Las hormonas tiroideas influyen de forma decisiva en el metabolismo oxidativo de


las células de todo el organismo y actúan como un factor anabólico, estimulando la
síntesis de RNA, de proteínas y el metabolismo celular. Los receptores de las
hormonas tiroideas están ampliamente distribuidos y se localizan a nivel del
núcleo celular, retículo endoplásmico y en algunas membranas célulares. A
diferencia de la GH la ausencia total de hormonas tiroideas tiene como
consecuencia la práctica detención tanto del crecimiento longitudinal como de la
maduración esquelética, aunque su influencia no es la misma en todas las edades
pues podemos observar que el hipotiroideo congénito generalmente nace con una
talla normal o ligeramente afectada, sugiriendo que durante esta etapa la
presencia de hormonas tiroideas no es esencial para el crecimiento longitudinal.
La talla en estos niños se va afectando en los meses siguientes de la vida
postnatal. Parece ser, que la existencia de niveles adecuados de la hormona es un
requisito indispensable para la progresión del crecimiento normal. Los
mecanismos potencialmente responsables de estos hallazgos pueden ser
diferentes. De manera que se puede decir que la ausencia de hormona tiroidea
impide la acción biológica de la GH.

La síntesis y secreción de hormona tiroidea están bajo el control de la tirotropina


(TSH) secretada por la glándula hipófisis y esta hormona a su vez está controlada
por la hormona liberadora de tirotropina (TRH) secretada por las células
neuroendocrinas del hipotálamo y transportada a la hipófisis anterior a través del
sistema porta-hipofisiario. Las células neuroendocrinas que elaboran la TRH
reciben estímulos de los centros nerviosos superiores y además se ven inhibidas
en su funcionamiento por la presencia de niveles de triyodotironina (T3) con un
mecanismo clásico de retroalimentación. La forma predominante de hormona
tiroidea es la tiroxina o T4 y en la tiroides sólo se producen pequeñas cantidades
de T3. La mayor parte de la T3 circulante es producto de la conversión periférica
de la tiroxina y aparentemente la T3 es la hormona biologicamente activa y es la
que realiza la unión con receptores nucleares específicos e induce la transcripción
genética.

Hormonas esteroideas

Durante la pubertad los andrógenos y los estrógenos tienen un papel


preponderante en la estimulación del crecimiento en lo que se conoce como el
"brote puberal". Esta aceleración del crecimiento y el desarrollo de los caracteres
sexuales secundarios están sujetos a la acción de estas hormonas. El primer
cambio puberal de origen hormonal es el aumento en la producción de
andrógenos suprarrenales; a él le sigue un incremento progresivo de la secreción
de hormonas de origen gonadal (principalmente testosterona en varones y
estradiol en las mujeres). La producción de estos esteroides gonadales está
regulada por la hormona folículo estimulante y la hormona luteinizante que se
produce en la adenohipófisis. Estas dos hormonas como las otras hormonas
hipofisiarias están reguladas por una hormona producida en el hipotálamo
conocida como la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH).

Los estrógenos tienen diferentes efectos de acuerdo a sus niveles; cuando se


producen en cantidades bajas estimulan el crecimiento y por el contrario lo inhiben
cuando su producción es elevada.

Los glucocorticoides también tienen un papel dentro del proceso de crecimiento;


estudios in vitro han demostrado que son necesarios en la regulación de la división
célular y a niveles fisiológicos actúan en forma sinérgica con otros factores del
crecimiento. Por otra parte es bien conocido el efecto inhibitorio que sobre el
crecimiento tienen los glucocorticoides a niveles farmacológicos, cuyo ejemplo
más claro es el síndrome de Cushing.

CRECIMIENTO NORMAL Y TÉCNICAS PARA SU EVALUACIÓN

Las mediciones de la estatura y el peso se usan para documentar la estatura o


talla en pulgadas o centímetros y el peso en onzas y libras o gramos y kilogramos,
con base en la edad por semanas, meses y años. La _estatura_ de los niños
menores de 3 años se mide cuando están acostados, mientras que la estatura de
los niños de 3 y más años se mide cuando están parados. Estos dos aspectos se
registran y grafican hasta los 17 años de edad.
A continuación se presentan curvas de crecimiento Por una organización
aceptada mundialmente. Pero se recomienda como regla que los primeros
cuatro meses de vida un bebe aumenta 750 mg por cada mes, los
siguientes 4 meses 500 mg, y los ultimos cuatro meses aumenta 250 mg,
haciendo un total de un aumento de 6 kg al final del primer año.

Circunferencia de la cabeza nos muestra de forma indirecta cómo crece el


cerebro. El niño nace con una medida de 34 cm más o menos y crece 2 cm por
mes en los primeros tres meses, luego entre los 3 y 6 meses aumenta 0,5 cm al
mes. Entre el año de edad y los dos años la circunferencia de la cabeza crece 3
cm y de ahí hasta los 5 años de edad crece 2 cm, alcanzando 90% del tamaño
definitivo, el cual se logra a los 15 años. La medición se hace aplicando la cinta
métrica firmemente alrededor de la cabeza por encima de las cejas, hasta la parte
posterior del cráneo.

DESARROLLO

Factores como los condicionantes genéticos, la vida intrauterina y el mismo acto


de nacer, que van a marcar el rumbo definitivo del nuevo ser. Aunque esta
impronta puede estar presente a lo largo de toda la vida, su expresión máxima
tiene lugar en la infancia.

El desarrollo, por tanto, indica una maduración progresiva y la diferenciación de


órganos y sistemas, que condicionan una creciente maduración funcional. Dentro
de este concepto se pueden incluir el desarrollo o maduración ósea, el desarrollo
sexual, el dentario, el psicomotor y el químico.

AREA MOTORA:

x A su vez se divide en la motricidad gruesa originada en desarrollo de mejor


control y aumento de fuerza en sentido céfalo caudal y de proximal a distal.
Esto significa que aparece primero el control de músculos del cuello, luego
tronco y finalmente piernas. Lo mismo en cuanto a que tendrá movimientos de
brazos y piernas, luego de la mano y finalmente dedos. Esto se aprecia en el
hecho que lo primero que aparece es el sostén de la cabeza, luego gira sobre
su cuerpo, controla el tronco, se sienta, gatea y finalmente a fines del primer
año da sus primeros pasos.

x La motricidad fina o control de las manos también tiene una secuencia bien
definida. Al nacer mantiene sus manitos preferentemente empuñadas y existe
una prensión refleja. Luego comienza a abrirlas liberando el pulgar. Enseguida
comienza a tener prensión voluntaria inicialmente con todos los dedos y luego
desarrollando la pinza con el pulgar. En este desarrollo es muy importante una
adecuada visión ( coordinación ojo-mano) y estimulación que lo aliente a coger
objetos.

Evaluación del Desarrollo Psicomotor

Los niños sanos siguen un patrón de desarrollo o de adquisición de habilidades.


Este patrón es claro y se han definido hitos básicos, fáciles de medir, que nos
permiten saber cuándo un niño va progresando adecuadamente. Con ellos se han
elaborado pruebas objetivas de evaluación del desarrollo considerando cuatro
áreas: motricidad gruesa, motricidad fina, sociabilidad y lenguaje. Estas pruebas
son, entre otras: el Test de Denver (USA) y el EEDP (Escala de Evaluación del
Desarrollo Psicomotor) de Soledad Rodríguez y cols. (Chile.)

INSTRUMENTO DE DENVER.

Este instrumento se trata primeramente de verificar la edad del niño con el que se
realizará la prueba en el formato de la prueba de Denver, de esta manera se sabra
que es lo que aplica en la prueba para el niño.
Son cuatro áreas:

x la I es la motora gruesa,
x la II es la motora fina-adaptativa,
x la III es la del lenguaje y por último
x la IV es la referente a socio-personal.

Este instrumento, es muy bueno califica todas las áreas del niño, conociendo al
final su desarrollo estable. Para la aplicación de esta prueba se necesita, hacer 3
intentos desarrollados por el niño, si el niño desarrolla los tres sin ningún
problema, esto quiere decir que se demostró su habilidad. Si el niño lo hace solo
dos veces, entonces quiere decir que es positivo únicamente. Al finalizar, sus
resultados deben ser interpretados, siendo satisfactorio si no tuvo más de dos
fracasos por área.

A continuación mostramos una imagen del isntrumento.

ÁREA SOCIAL:

El niño que al nacer depende absolutamente de los adultos que lo rodean,


especialmente sus padres, aprenderá a confiar y querer de acuerdo a como ellos
responden a sus necesidades.

Ya desde el mismo nacimiento va a manifestar preferencia por su madre y no deja


de maravillar el observar como si dejamos al recién nacido luego del parto en
contacto íntimo con la madre se tranquiliza.

Hacia el segundo mes de vida desarrolla una sonrisa social. Cada vez que alguien
se acerca lo mira con interés y sonríe. Por supuesto que esto se acentúa si se
trata de sus padres, lo que se hace más notorio desde el tercer mes.

Alrededor del octavo mes en cambio ya desconoce a los extraños y llora ante una
situación nueva o molesta.

Al año se interesa por juegos y comienza a desarrollar una mayor interacción


social.

La lactancia materna se ha visto como un elemento facilitador de un adecuado


desarrollo social y emocional al favorecer el vínculo madre-hijo.

Es necesario que tenga a su lado personas que le hablen, que jueguen con él y
que le den muestras de afecto, ya que todos los niños necesitan mantener una
relación íntima, sensible y de cariño con la o las personas adultas que cuidan de
ellos. Desde recién nacido, el niño es capaz de dar y recibir afecto, de relacionarse
con otras personas, el hecho de sentirse amado y deseado son vitales para su
desarrollo interior, ya que sobre esta base se construirá su sentimiento de
seguridad, de confianza en sí mismo y su capacidad para relacionarse
adecuadamente con las demás personas y con el mundo en general. La atención
que reciba de sus padres para lograr un desarrollo físico y mental normal es
indispensable, recordando que el niño necesita gozar de libertad para explorar y
jugar, el juego es una actividad esencial del proceso del crecimiento, ya que
favorece las habilidades mentales, sociales y físicas, dentro de las que destacan,
la capacidad de hablar y caminar.

ÁREA COGNITIVA-LINGUÍSTICA:

Al nacer el niño tiene capacidad visual y tiene preferencia por el rostro humano,
logrando mejor visión a 30 cm. Pueden imitar gestos como abrir la boca. Un niño
de un mes debe seguir con la mirada si se encuentra en estado de alerta tranquila.
A los 6 meses ya tienen una visión muy desarrollada.

Tienen buena audición al nacer y reaccionarán ante sonidos y especialmente la


voz de su madre.

El lenguaje comienza por pequeñas vocalizaciones al mes ( a-a ). A los tres meses
se agregan consonantes ( agú ). Alrededor de los seis meses aparecen bisílabos (
ta-ta ). Al año dice dos o tres palabras.

Una vez más conviene señalar que existe amplia variación en la adquisición del
lenguaje y la estimulación adecuada podrá adelantarlo. Se recomienda cantar y
hablarles mucho a los niños pequeños.

El primer examen se efectúa en el momento del nacimiento, y permite identificar


anormalidades y defectos congénitos, permeabilidad de orificios, integridad del
paladar y una gran variedad de defectos leves e importantes.
La evaluación del recién nacido se basa en el score de Apgar y posteriormente en
el examen neurológico.

METODO DE APGAR

Se valorará al recién nacido de acuerdo con el método de Apgar al minuto y los


cinco minutos.

La valoración a los cinco minutos dará la calificación del estado de salud del recién
nacido.
De acuerdo con los hallazgos
obtenidos se clasificará de la
siguiente manera:

x Sin depresión: 7 a 10 puntos


x Depresión moderada: 4 a 6
puntos
x Depresión severa: 3 puntos
o menos.

Al recién nacido con calificación


de Apgar de 7 o más se
considera normal. Se debe
continuar con su atención y
pasar con su madre en
alojamiento conjunto e iniciar la
lactancia materna exclusiva.

El recién nacido con calificación de 6 o menos amerita la atención a nivel


hospitalario.

EDAD GESTACIONAL

METODO DE CAPURRO PARA EVALUAR LA EDAD GESTACIONAL

Se utilizan:
Cinco datos somáticos:

1) Formación del pezón,


2) Textura de la piel,
3) Forma de la oreja,
4) Tamaño del seno (mama) y
5) Surcos plantares, y

Dos signos neurológicos: I) Signo "de la bufanda" y II) Signo "cabeza en


gota".
Cuando el niño está sano o normal y tiene más de 12 horas de nacido, se deben
utilizar sólo cuatro datos somáticos de la columna A (se excluye la forma del
pezón) y se agregan los 2 signos neurológicos (columna "B").

Se suman los valores de los datos somáticos y los signos neurológicos, agregando
una constante (K) de 200 días, para obtener la edad gestacional.

Cuando el niño tiene signos de daño cerebral o disfunción neurológica se utilizan


los cinco datos somáticos (columna "A"), agregando una constante (K) de 204
días, para obtener la edad gestacional.

De acuerdo con los hallazgos se clasificarán de la siguiente manera:

- Prematuro o pretérmino: todo recién nacido que sume menos de 260 días de
edad gestacional. Se debe enviar a una unidad hospitalaria y/o pasar a terapia
intensiva, de acuerdo a
su condición.
- A término o maduro:
cuando el recién
nacido sume de 261 a
295 días de gestación.
Si las condiciones lo
permiten debe pasar
con su madre en
alojamiento conjunto e
iniciar la lactancia
materna exclusiva.
- Postérmino o
posmaduro: si el recién
nacido tiene más de
295 días de gestación,
debe de observarse
durante las primeras
12 horas ante la
posibilidad de
presentar hipoglicemia
o hipocalcemia;
pasado el periodo, si
sus condiciones lo
permiten debe pasar con su madre en alojamiento conjunto e iniciar lactancia
materna exclusiva.
VALORACION FISICO-NEUROLOGICA

METODO DE BALLARD PARA VALORACION FISICO-NEUROLOGICA

Se utilizan seis signos físicos y seis signos neuro-musculares, sumándose los


valores de ambos cuadros. El valor (calificación) se compara con la escala de
madurez del recuadro inferior derecho, que establece las semanas de edad
gestacional.

De acuerdo con los hallazgos se clasificarán de la siguiente manera:

x Pretérmino o prematuro: de 28 a 37 semanas (5 a 30 puntos). Se transfiere


para continuar la atención a nivel hospitalario y/o terapia intensiva, de
acuerdo a su condición.

x A término o maduro: los recién nacidos de 37 a menos de 42 semanas (35


a 43 puntos). Si las condiciones lo permiten debe pasar con su madre en
alojamiento conjunto e iniciar lactancia materna exclusiva.

x Postérmino o posmaduro: recién nacido de 42 o más semanas (45 a 50


puntos). Debe observarse durante las primeras 12 horas ante la posibilidad
de presentar hipoglicemia o hipocalcemia, pasado el periodo, si sus
condiciones lo permiten debe pasar con su madre en alojamiento conjunto e
iniciar lactancia materna exclusiva.
CRECIMIENTO Y DESARROLLO INTRAUTERINOS

PESO AL NACER EN RELACION CON LA EDAD GESTACIONAL

GRAFICAS DE BATTAGLIA/LUBCHENCO Y JURADO GARCIA

De conformidad con la institución se puede utilizar cualquiera de las dos opciones


para determinar el peso al nacer en relación con la edad gestacional.

De acuerdo con el peso del recién nacido y a las semanas de gestación


calculadas por fecha de última regla se ubica en las gráficas para su clasificación y
adopción de medidas integrales.

DE ACUERDO CON LA EDAD GESTACIONAL:

x PRETERMINO.- Todo recién nacido antes de la semana 37 de gestación.


x DE TERMINO.- Los recién nacidos entre las semanas 37 y 42 de gestación.
x POSTERMINO.- Recién nacido después de 42 semanas de gestación.
x CON RESPECTO A SU PESO AL NACER:
x PEQUEÑO.- Con peso por debajo de la percentila 10, correspondiente a su
edad gestacional.
x APROPIADO O ADECUADO.- Cuyo peso se localiza entre las percentilas 10 y
90 correspondientes a su edad gestacional.
x GRANDE.- Con peso por arriba de la percentila 90 correspondiente a su edad
gestacional

A continuación vamos a comentar algunos aspectos importantes del


desarrollo del humano en sus primeros días, meses y años de edad que
van de acuerdo con las tres áreas comentadas como lo son el área
motora, social, cognitiva lingüística, que es a manera de resumen de la
norma oficial mexicana (NOM-007-SSA2-1993), además de algunos apuntes
del Nelson de Pediatría y Palacios;

A las 2-4 semanas el niño debe ser capaz de:

x Levantar momentáneamente la cabeza cuando está en decúbito prono


(acostado boca abajo).
x Fijar la mirada en una cosa u objeto y seguir su movimiento.
A los 2 meses de vida el niño debe ser capaz de:

x Mantener su cabeza erecta sólo momentáneamente cuando es puesto de


pie. Se mantiene fija a los 3 meses.
x Tomar un sonajero cuando es puesto en su mano.
x Sostener un sonajero transitoriamente.
x Mostrar una sonrisa social.
x Vocalizar recíprocamente.
x Comenzar a distinguir a los padres de otras personas, y responder más a
ellos.
x Reaccionar a ruidos fuertes.

A los 4 meses el niño debe ser capaz de:

x Mantener su cabeza firme al ponerlo en decúbito prono se sostiene sobre


sus manos.
x Mantener su cabeza firme cuando es puesto en posición vertical.
x Darse vuelta de posición prona a supina.
x Mantener sus manos en la línea media.
x Jugar con sus manos.
x Mirar un móvil y agitar sus brazos.
x Sostener en sus manos un sonajero.
x Seguir los objetos y a sus padres con la mirada en un radio de 180 °.
x Sonreír, carcajear y gorjear (hacer trinos con la voz).
x Iniciar contacto social con la sonrisa o vocalizaciones. Enojarse o llorar
cuando los padres se alejan.
x Reconocer cuando le están preparando sus alimentos y ser capaz de
esperar un corto tiempo.

A los 6 meses el niño debe ser capaz de:

x Voltear su cuerpo.
x Mantener firme su cabeza cuando se lo moviliza o sienta. Comienza a
aparecer el "reflejo del paracaidista ".
x Sentarse con apoyo.
x Sostenerse sobre sus pies momentáneamente, si es ayudado.
x Puede alcanzar o sostener objetos. Al final de los 6 meses es capaz de
transferir objetos de una mano a otra.
x Capaz de sostener la mamila cuando se alimenta.
x Aproximar objetos hacia él con movimientos de rastrillo.
x Jugar con sus pies.
x Reaccionar a ruidos que se originan fuera de su habitación, y cambia de
actividad.
x Mostrar los primeros signos de ansiedad frente a personas extrañas, que
manifiesta en gestos de su cara y cuerpo. Es capaz de distinguir las
palabras cariñosas de los regaños.
x Sonreír, cantar y tomar iniciativa en la interacción con los demás; imitar
sonidos tales como la tos, carraspeo, etc.; puede jugar y hacer ruidos
mientras está solo o acompañado.
x Enojarse cuando le quitan un juguete.

A los 9 meses de vida debe ser capaz de:

x Sentarse correctamente.
x Gatear, arrastrarse sobre sus manos o sobre su trasero.
x Tender a pararse.
x Hurguetear con el dedo índice.
x Lanzar dos juguetes juntos.
x Poder alimentarse parcialmente con la mano.
x Tener una o dos vocalizaciones con significado, imitar y mostrar balbuceo
con monosílabos (y posiblemente con polisílabos).
x Responder a su propio nombre y a preguntas tales como:"¿Dónde está
mamá?"o respecto de algún objeto familiar. Entender algunas palabras no-
no, chao-chao.
x Poder decir da-do o mamá de una manera no específica.
x Disfrutar de los juegos con los adultos.
x Reaccionar frente a los extraños con seriedad, ansiedad, incluso temor.
x Demostrar sus emociones a través de las expresiones faciales.
x Imitar gestos simples.
x En la mayoría de los casos tiene el concepto de permanencia de los
objetos; recupera un objeto escondido debajo de un paño.

A los 12 meses debe ser capaz de:

x Tender a pararse.
x Poder dar algunos pasos solo.
x Mostrar el uso de la función de pinza en forma precisa.
x Lanzar dos cubos juntos.
x Poner un objeto dentro de otro.
x Poder decir o hacer una o tres palabras o sonidos con significado, y
además usar la palabra mamá o papá adecuadamente; imitar
vocalizaciones.
x Poseer el concepto de permanencia de los objetos; buscar un objeto
escondido o que se ha caído.
x Ayudar a vestirse y a alimentarse. Poder usar una tasa.

A los 15 meses el niño debe ser capaz de:

x Caminar solo, caminar hacia atrás, agacharse, explorar.


x Subir escaleras.
x Construir una torre de 12 cubos e introducir una objeto pequeño dentro de
una botella.
x Beber de una taza, usar sus manos para alimentarse.
x Tener un vocabulario de 3 a 6 palabras, usar un lenguaje de jerga y gestos
(si a los 18 meses no es capaz de pronunciar una palabra reconocible,
debe ser llevado para que se realice una evaluación fonoaudiológica).
x Reconocer y señalar una o dos partes de su cuerpo cuando se le pide.
x Mostrar sus zapatos, cuando se le pide que lo haga.
x Entender órdenes simples, por ejemplo: no, dame, ven acá, cuando se le
pide.
x Disfrutar con las figuras de los libros de cuentos, y entretenerse cuando se
le narra una historia.
x Reconocerse en un espejo.
x Encontrar un objeto que está fuera de su habitación cuando se le solicita.
x Disfrutar mucho al tirar y recibir una pelota.
x Sacarse una prenda de vestir y ponerse un sombrero.
x Dar y recibir un juguete.
x Dar abrazos y caricias.

A los 18 meses el niño debe ser capaz de:

x Caminar con seguridad.


x Correr, subir escaleras sostenido de una mano, caminar hacia atrás,
sentarse en una silla pequeña; subirse a una silla para adultos, patear una
pelota.
x Juntar 3 o 4 cubos; poner un anillo sobre un cono, desarmarlo y armarlo de
nuevo.
x Puede hojear un libro o una revista.
x Tener un vocabulario de 4 a 10 palabras, construir frases de 2 palabras;
entender y seguir indicaciones simples, expresar dos o más deseos; su
capacidad para imitar el vocabulario es mucho mayor que su vocabulario
espontáneo.
x Tirar un juguete.
x Lanzar una pelota.
x Alimentarse por sí solo, usar una cuchara adecuada, sostenerse y beber de
un jarro.
x Mirar las figuras de un libro e identificarlas.
x Imitar un bosquejo sobre papel.
x Sacar una pastilla de una botella sin previa demostración.
x Encariñarse con un muñeco o un osito de peluche.
x Fruncir los labios y besar en la mejilla.

A los 2 años de edad el niño debe ser capaz de:

x Subir y bajar solo las escaleras.


x Saltar con ambos pies juntos, sostenerse sobre un solo pie
momentáneamente, correr con soltura.
x Abrir puertas.
x Subirse a los muebles.
x Alinear 3 a 5 cubos, después de una demostración.
x Usar con soltura una cuchara y una taza.
x Poseer un vocabulario de 50 o más palabras y puede construir frases con
pronombres como yo, tú, mi.
x Referirse a sí mismo por su nombre (si el lenguaje no es comprensible por
los padres o está retrasado debe realizarse una evaluación
fonoaudiológica).
x Patear una pelota.
x Hacer frecuentemente preguntas. Es la edad del ¿por qué?
x Hacer trazos horizontales o circulares con un lápiz.
x Iniciar el control de la micción y defecación.
x Disfruta con la imitación de actividades domésticas o trabajos del adulto.
x Cooperar en vestirse, lavarse y secarse las manos.
x Usar adecuadamente sus juguetes.

A los 3 años de edad el niño debe ser capaz de:

x Saltar en el mismo lugar, patear una pelota, balancearse y mantenerse


firmemente en un pie.
x Conducir un triciclo.
x Subir escaleras con pasos alternados.
x Abrir puertas.
x Construir una torre de 9 cubos.
x Imitar un puente con tres cubos.
x Su lenguaje es 50% entendible (el niño con dificultades para construir
frases o cuyo lenguaje es ininteligible debe ser referido para una evaluación
fonoaudiológica).
x Decir su nombre completo, saber su edad y su sexo. Contar hasta 3.
x Comprender lo que es tener frío, estar cansado, estar hambriento; entender
las preposiciones sobre de y bajo de; distinguir entre más grande y más
chico. Usar tijeras, llave y lápiz.
x Copiar un círculo, imitar una cruz y comenzar a reconocer los colores.
x Describir la acción que se muestra en un recuadro de un libro de cuentos.
x Ponerse algunas prendas de vestir.
x Alimentarse solo.
x Lavarse y secarse sus manos solo.

A los 6 años de edad debe ser capaz de:

x Hacer botar una pelota 4-6 veces, lanzarla y recibirla.


x Patinar.
x Conducir una bicicleta.
x Amarrarse los zapatos.
x Contar más de 10, escribir su nombre, escribir más de 10 números, y
escribir unas pocas letras.
x Diferenciar la derecha de la izquierda.
x Dibujar una persona con todas sus partes.
A los 9 años de edad el niño tiene buena salud, tiene confianza en lo que hace y
en sí mismo, disfruta de la relación con sus amigos. Tiene actividades de
recreación, reconoce la necesidad de roles y obligaciones dentro de la familia; le
va bien en la escuela; es razonablemente dedicado y responsable con sus tareas,
sin caer en exceso; asume la responsabilidad de su propia salud; se siente
cómodo al hacer preguntas a los padres; tiene hábitos alimentarios; es cooperador
y considerado.

Evaluación del desarrollo puberal


Se evalúa mediante las 5 etapas de Tanner :

Etapa 1 : Sin desarrollo puberal o prepúber


Etapa 2 : Inicio puberal
Etapa 3 : Pubertad intermedia
Etapa 4 : Pubertad más avanzada. En esta etapa suele presentarse la menarquia
en la mujer.
Etapa 5 : Pubertad completa (adulto (a))

Mujeres :

Etapas de Tanner para el desarrollo mamario

Mama 1: Mama infantil. Sin desarrollo mamario. La areola se ve y se palpa plana.


Mama 2: Se palpa un botón mamario duro bajo la areola.
Mama 3 : Se palpa y se ve una mama que ya sobrepasa la areola y se inicia
recién el crecimiento del pezón. De perfil la mama se ve como un cono continuo,
pequeño.
Mama 4 : La mama sigue creciendo y sobresale de la areola y el pezón.
Mama 5 : Mama adulta.

Varones :

Etapas de Tanner para el desarrollo genital


Genital 1: Pene y testículos infantiles
Genital 2: Pene infantil. Testículos comienzan a crecer (entre 2 y 2.5 cms).
Genital 3: Se inicia el crecimiento del pene en longitud. Testículos entre 2.5 y 3
cms.
Genital 4: Crecimiento peniano de diámetro y longitud. Testículos entre 3 y 4 cms.
Genital 5: Pene adulto. Testículo de 4 a 5 cms.
Se muestra en la figura las 5 etapas del Tanner Genital y mamario.

BIBLIOGRAFIA:

1) Papalia, D., Wendkos, S., Duskin, R., Desarrollo Humano. (2001) ed. Mc
GrawHill
2) Kumate J, Gutiérrez G, Muñoz O, Santos Jl. Manual de Infectología Clínica.
14a. Ed. México: s.n. 1994.

3) Norma Oficial Mexicana NOM-007-SSA2-1993, .-Atención de la mujer


durante el embarazo, parto y puerperio y del recién nacido. Criterios y
procedimientos para la prestación del servicio.

4) NOM-008-SSA2-1993, control de la nutrición. Crecimiento y desarrollo del


niño y del adolescente, criterios y procedimientos para la prestación del
servicio;
5) NORMA Oficial Mexicana NOM-031-SSA2-1999, Para la atención a la salud
del niño.

6) www.drscope.com