Está en la página 1de 4
No. 550 DIRECTORA: PATRICIA CARDENAS SANTA MARIA EDITORES: CARLOS ALBERTO SANDOVAL Y ALEXANDER CAMPOS OSORIO

No. 550

DIRECTORA: PATRICIA CARDENAS SANTA MARIA EDITORES: CARLOS ALBERTO SANDOVAL Y ALEXANDER CAMPOS OSORIO 12 DE ABRIL DE 2005

CREACION DE EMPRESAS:

El papel de los Fondos de Capital de Riesgo

La creación de nuevas empresas y su impulso en las primeras etapas es vital para la modernización del aparato productivo y el desarrollo económico. Las nuevas ideas empresariales lideran el cambio técnico y mejoran los procesos de producción. Sin embargo, estas iniciativas suelen enfrentar restricciones financieras significativas. Estas limitaciones deben aliviarse por medio de la articulación de esfuerzos privados y públicos, bajo la coordinación del gobierno. De las experiencias propias e internacionales se pueden extraer importantes lecciones para implementar esquemas que contribuyan a mejorar la financiación de nuevas empresas en nuestro país. En la presente edición de la Semana Económica se examina el papel de la banca y los fondos de capital de riesgo en la financiación de nuevas empresas. De allí se puede concluir que éstos son el vehículo más eficiente y recomendable para financiar empresas nacientes. El crédito bancario juega un papel fundamental como complemento en etapas en las que la empresa empieza su operación y muestra capacidad para atender sus compromisos financieros.

El rol de la banca y los fondos de capital de riesgo

Diferentes estudios revelan que existe una alta tasa de siniestralidad en los nuevos emprendimientos. Se estima que de cada diez proyectos presentados, sólo tres tienen una probabilidad aceptable de prosperar. Por esta razón, la literatura económica y la experiencia internacional le asignan un papel fundamental a los fondos de capital de riesgo para la financiación de nuevas empresas.

Gráfico 1 Estructura de financiamiento empresarial

Alto riesgo Bajo riesgo Creación Desarrollo Tiempo Proyecto Producción Industrial del negocio del negocio
Alto
riesgo
Bajo
riesgo
Creación
Desarrollo
Tiempo
Proyecto
Producción Industrial
del negocio
del
negocio
Familia
Venture capital
Financiación bancaria
Capital
Inversionistas
semilla
el caso de la
Bolsa gran
en empresa
ángeles
Necesidades
de capital

Fuente: IESE

En una etapa inicial, cuando surge el proyecto, es importante contar con recursos que pueden ser provistos por los propios emprendedores, complementado con fondos de capital semilla de inversionistas dispuestos a apostarle a negocios inciertos pero prometedores. Estos recursos pueden usarse para cubrir los gastos de estudios de mercado y factibilidad. En una etapa posterior, en la puesta en marcha del negocio, con necesidad de inversiones iniciales y conformación de la organización, se requiere de inversionistas “ángeles” que, por tener experiencia como empresarios y ver oportunidades importantes en un proyecto, proveen los recursos necesarios para poner en marcha la empresa. El inicio de la operación viene acompañado de necesidades de capital de trabajo que puede ser provisto por la banca. En la etapa de inicio de la producción, con altas posibilidades de expansión de mercados y líneas de productos, son adecuados los fondos de capital de riesgo (Venture Capital), complementado con la financiación bancaria de corto y mediano plazo para

mantener la operación y contribuir a la expansión. En etapas avanzadas, la empresa puede ser

mantener la operación y contribuir a la expansión. En etapas avanzadas, la empresa puede ser vendida públicamente a través de la bolsa de valores a inversionistas con apetito por participar en empresas económica y financieramente consolidadas. También pueden usarse mecanismos de salida como la venta directa a otras empresas de mayor tamaño y alcance internacional. Un estudio reciente del BID y de FUNDES 1 muestra el patrón de financiación de empresas nacientes en algunos países de Europa, Japón y su comparación con América Latina. En todos los casos, los recursos propios son una fuente recurrente, seguido de otras fuentes como los proveedores, créditos de clientes y compra de maquinaria usada (gráfico 2). El crédito bancario aparece como fuente de capital de trabajo en etapas de desarrollo de la empresa. En Colombia, por ejemplo, cálculos de Asobancaria indican que el 22% de pymes con crédito bancario tiene hasta dos años de edad, lo que muestra el acompañamiento en sus primeras etapas de conformación.

Gráfico 2 Financiación de empresas nacientes

América Latina 100 España 90 Italia 80 Japón 70 60 50 40 30 20 10
América Latina
100
España
90
Italia
80
Japón
70
60
50
40
30
20
10
0
Recursos
Bancos
Recursos
Venture
Otras
Propios
Públicos
Capital
Fuentes

Fuente: BID

Los fondos en Colombia Si bien en Colombia la experiencia con los fondos de capital de riesgo no tiene la

1 Kantis Hugo, et. Al. (2005). Developing Entrepeneurship: Ex- perience in Latin America and Worldwide. BID, FUNDES.

Ex- perience in Latin America and Worldwide. BID, FUNDES. dimensión de otros países, hay algunas iniciativas

dimensión de otros países, hay algunas iniciativas que constituyen puntos de partida interesantes para dar impulso a esta industria

a. Fondo emprender: Fue creado en 2003 con el fin de financiar emprendimientos provenientes de estudiantes o egresados del SENA y de instituciones de educación superior reconocidas por el Estado. El 80% de sus recursos proviene de aportes parafiscales y el 20% restante del presupuesto nacional, de organismos multilaterales y fondos públicos. Los recursos provistos por este fondo tienen la forma de capital semilla y como tales no son reembolsables por los empresarios. Financia hasta el 100% de los proyectos cuya cuantía no supere los $91 millones (224 SMLV). Hasta el momento han finalizado dos convocatorias con inversiones hasta por $26 mil millones, distribuidos en 528 proyectos que han generado más de 3.000 nuevos empleos. Cuenta con una distribución regional bastante amplia, y por sectores económicos se destaca el mayor número de programas emprendidos en la industria manufacturera y la agricultura.

b. Fondo de exploración petrolera: El

objetivo de este fondo, financiado un 25% con recursos de ECOPETROL, es invertir recursos de capital de riesgo en operadores especializados en la exploración y producción de campos menores. El 70% de estos recursos se usa para la fase de exploración y el 30% restante en la de producción de los campos. De 29 proyectos presentados hasta el momento, siete han entrado en fase de evaluación, de los cuales dos fueron rechazados, uno está en proceso decisorio y cuatro fueron aceptados. En estos últimos se han comprometido inversiones por US$11.2 millones.

c. Fondo Transandino SEAF. Este fondo, creado a finales de 2005, tiene como finalidad invertir recursos de capital en pymes en etapa de expansión y con un alto potencial económico y de mercado.

2

Los recursos del fondo cerrado ascienden a US$15.74 millones, de los cuales el 42% fue aportado por organismos internacionales y el restante porcentaje por tres fondos de pensiones y dos aseguradoras colombianas. El objetivo del fondo es llegar a pymes con dos años de constituidas y con ventas entre US$1 y US$15 millones. Hasta comienzos de abril se habían presentado 181 empresas, de las cuales 26 fueron preseleccionadas como potenciales beneficiarias y cinco son las más firmes candidatas a recibir recursos de inversión del fondo.

Es importante señalar que la banca juega un papel complementario en estos esquemas de financiación, brindando créditos de capital de trabajo y recursos de mediano plazo. Para ésta resulta atractivo acompañar estos procesos, entre otras razones, por la mejora empresarial en temas como la gerencia, el gobierno corporativo y el respaldo patrimonial. La asesoría permanente a los empresarios receptores de fondos es la clave para garantizar el éxito de este tipo de mecanismos. Es un programa piloto que puede servir de guía y de impulso para que se empiece a consolidar una verdadera industria de capital de riesgo en nuestro país.

Algunas experiencias internacionales

a. Estados Unidos: Desde 1958 la Administración de Pequeñas Empresas del Gobierno Federal (SBA), creó lo que se denominan las Compañías de Inversión en Pequeños Negocios (SBIC). Estas compañías de capital privado, tienen como fin financiar empresas nacientes desde su etapa de gestación hasta la de crecimiento. Los recursos del fondo pueden expandirse mediante el apalancamiento que provee el gobierno federal. Por cada dólar invertido en el fondo, tiene la posibilidad de conseguir prestados dos adicionales del gobierno.

de conseguir prestados dos adicionales del gobierno. Existen alrededor de 450 SBIC´s distribuidas a lo largo

Existen alrededor de 450 SBIC´s distribuidas a lo largo y ancho del país, muchas de ellas de propiedad de bancos locales y extranjeros, que ven en este vehículo una mejor alternativa para participar en la financiación temprana a las empresas. Los recursos están dirigidos a pequeñas empresas con estándares de patrimonio inferior

a US$18 millones y ventas inferiores a US$6 millones. Aunque no hay control sobre la empresa,

la asesoría administrativa, gerencial y financiera

son parte esencial de los factores de éxito de las inversiones. La financiación es de largo

plazo, lo que la hace propicia para inversores

pacientes pero con alto apetito de rentabilidad. Desde 1995 estas compañías han invertido cerca de US$27 billones y beneficiado

a más de 30.000 pequeñas empresas. El 40%

de los recursos invertidos van dirigidos a empresas en edad temprana, con no más de dos años de existencia. El 30% de las empresas financiadas en 2003 pertenecía a la industria manufacturera, el 17% a la industria de la información y el 16% a servicios técnicos profesionales y científicos.

b. España: Desde mediados de la década de los setenta, en España se le ha dado un gran impulso a las entidades de capital de riesgo o ECR. La más reciente legislación, expedida en 2005, es una clara muestra de la importancia de este tema y de la dinámica que han tomado estas entidades en la financiación de empresas nacientes. Las ECR se dividen en tres categorías:

las sociedades de capital de riesgo (SCR), que pueden invertir sus propios recursos en empresas nacientes, y brindarles asesoría administrativa y financiación de deuda y capital. Los fondos de capital de riesgo (FCR) que cuentan con recursos para invertir en firmas nacientes (Start Up). Las sociedades gestoras de capital de riesgo (SGCR) que se encargan de gestionar administrativa y financieramente las empresas sujetas a la nueva inversión que realizan los FCR.

3

Entre 2002 y 2004 el monto invertido fue de €4.300 millones, con lo que la cartera de inversiones alcanzó €9.263 millones. Los recursos provienen en 45% de inversionistas internacionales y 25% de entidades financieras bancarias nacionales que participan de la propiedad accionaria de estos fondos como actividad separada de la intermediación tradicional. La mayor parte de las operaciones se ha concentrado en proyectos de expansión empresarial (60%), seguida de operaciones de adquisición de otras empresas (34%). La financiación de nuevas empresas (Start Up) es solamente del orden del 5% del total invertido. El 50% de los recursos de los fondos se concentra en sectores de servicios y comunicaciones. Con estos fondos se ha logrado crear cerca de 307 mil nuevos empleos.

d. Chile: La misión institucional de promover la financiación de empresas naciones recae en CORFO. Para ello ha creado dos tipos de fondos de capital de riesgo para pymes. El primero de ellos empezó a operar a comienzos de 2005 y ha servido para canalizar recursos hacia empresas por US$120 millones, y en 2006 se tiene prevista la creación de siete fondos más con capital disponible por US$140 millones. Cuentan con plazos máximos de inversión de 15 años, destinado a pymes ya constituidas y en proceso de expansión, y posee un mecanismo de apalancamiento de tres a uno, lo que significa que por cada $1 del fondo, CORFO invierte $3. En enero de 2006 empezó a operar otra clase de fondos llamados fondos de capital semilla para pymes. Este fondo tiene el mismo nivel de apalancamiento pero está dirigido a empresas que tengan como mínimo tres años de operaciones. Las empresas financiadas deberán permanecer como máximo tres años en este tipo de fondos, a partir de entonces podrán migrar al fondo de expansión de pymes o cualquier otra forma de financiación. Cuenta con subsidios estatales tendientes a mejorar la comisión de administración del fondo (2.5%).

a mejorar la comisión de administración del fondo (2.5%). Lecciones a manera de conclusión De las

Lecciones a manera de conclusión De las experiencias propias y ajenas se extraen algunas lecciones que pueden ser útiles para consolidar una industria de fondos de capital de riesgo, con la magnitud y el alcance que tienen mundialmente.

i) Hay que pensar en los fondos de capital de riesgo como los vehículos más apropiados para financiar nuevas empresas. Una vez éstas se han puesto en marcha, la banca juega un papel fundamental en su financiación mediante la provisión de capital de trabajo.

ii) El componente de asesoría es fundamental

para garantizar el éxito de los proyectos. Si las

condiciones de gestión de los proyectos y empresas nacientes son adecuadas, el recurso financiero no va a faltar porque en las economías hay inversionistas dispuestos a tomar estos riesgos a cambio de expectativas atractivas de rentabilidad.

iii) Sin el apoyo financiero del Estado, apalancando los recursos de los inversionistas, difícilmente estos fondos hubieran alcanzado la dimensión que tienen, ni tendrían el impacto económico que han demostrado.

iv) La participación de los fondos de capital de riesgo se da en todas las etapas de la empresa naciente, desde el capital semilla hasta la expansión. A veces se tiende a creer que los FCR son sólo para creación de empresas, pero la verdad es que en todas las etapas de desarrollo empresarial su papel es importante.

v) Dentro de estas etapas, el crédito bancario

complementa la financiación de los FCR, especialmente en el desarrollo y expansión. Es un error pensar en formas absolutas de financiación, ya que el mercado de capitales de riesgo y el bancario tienden a complementarse más que a sustituirse.

4