Está en la página 1de 12

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA


UNIVERSIDAD DE LAS CIENCIAS DE LA SALUD “HUGO CHAVEZ FRIAS”
PROGRAMA NACIONAL DE FORMACION
EN FISIOTERAPIA “PNFF”.

CASO
CLINI
CO
MENIN
GITIS
BACTE LINARES ILECER

RIANA
TUTOR: FABRICIO FIGUEREDO
20865639
RAMIREZ CELIX
C.I.V- 20238826

pág. 1
INDICE

INTRODUCCIÓN------------------------------------------------------------------------------------03

TÉCNICA DE MENINGITIS-----------------------------------------------------------------------04

PRINCIPIOS DEL TRATAMIENTO DE MENINGITIS---------------------------------------06

TRATAMIENTO A UN INDIVIDUO CON ALTERACIÓN NEUROLOGICA-----------09

APLICACIÓN DE LA TECNICAS----------------------------------------------------------------13

EJEMPLOS-----------------------------------------------------------------------------------15

CONCLUCION --------------------------------------------------------------------------------------16

BIBLIOGRAFIA-------------------------------------------------------------------------------------17

pág. 2
INTRODUCCION

Una vez en el LCR los gérmenes son responsables de poner en marcha una

respuesta inflamatoria causante del cuadro clínico.

El termino meningitis bacteriana define al cuadro clínico caracterizado por la

inflamación de las meninges secundaria a la presencia de microorganismos en el líquido

cefalorraquídeo (LCR). Una vez en el LCR los gérmenes son los responsables de poner en

marcha una respuesta inflamatoria responsable del cuadro clínico.

La difícil interpretación de los hallazgos sugestivos de meningitis bacteriana y viral

en el líquido cefalorraquídeo con frecuencia imposibilita su diferenciación. Por décadas, los

investigadores han intentado crear escalas predictivas que permitan resolver tal disyuntiva

pág. 3
TÉCNICA DE MENINGITIS

Diagnosticar la meningitis basándose en los antecedentes médicos, una exploración


física y determinadas pruebas de diagnóstico. Durante evaluación, tu médico podría
controlar signos de infección alrededor de la cabeza, las orejas, la garganta y la piel a lo
largo de la columna vertebral.

 Hemocultivos Se coloca una muestra de sangre en un plato especial para ver si se


desarrollan microorganismos, particularmente bacterias. También se puede colocar
una muestra en un portaobjetos y teñirla (tinción de Gram) y luego estudiarla con un
microscopio para ver si hay bacterias presentes.

 Pruebas de diagnóstico por imágenes La tomografía computarizada o las


imágenes por resonancia magnética de la cabeza pueden mostrar si hay hinchazón o
inflamación. Las radiografías o las tomografías computarizadas de tórax o de los
senos paranasales también pueden mostrar si hay una infección asociada con la
meningitis.

 Punción lumbar Para tener un diagnóstico definitivo de meningitis, necesitarás una


punción lumbar para recolectar líquido cefalorraquídeo. En las personas con
meningitis, el líquido cefalorraquídeo, a menudo, muestra un nivel bajo de azúcar
(glucosa) junto con un aumento del recuento de glóbulos blancos y un aumento de
las proteínas.
o El análisis del líquido cefalorraquídeo también puede ayudar a tu médico a
identificar qué bacteria causó la meningitis. Si el médico sospecha de una
meningitis viral, puede solicitar una prueba basada en el ADN conocida
como amplificación por reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus
siglas en inglés) o una prueba para saber si hay anticuerpos contra ciertos
virus para determinar la causa específica y el tratamiento adecuado.

pág. 4
FUNDAMENTOS DE MENINGITIS

Las bacterias que ingresan en el torrente sanguíneo y viajan hasta el cerebro y la médula
espinal pueden causar meningitis bacteriana aguda. La meningitis también puede
manifestarse cuando las bacterias invaden directamente las meninges. La causa puede ser
una infección de oído o de los senos paranasales, fractura de cráneo o, en casos poco
frecuentes, algunas cirugías.

Diversas cepas de bacterias pueden provocar meningitis bacteriana aguda, y las más
comunes son las siguientes:

 Streptococcus pneumoniae (neumococo). Esta bacteria es la causa más frecuente


de meningitis bacteriana en bebés, niños pequeños y adultos en los Estados Unidos.
La mayoría de las veces causa neumonía, infección de oído o infección de los senos
paranasales. Una vacuna puede ayudar a prevenir esta infección.

 Neisseria meningitidis (meningococo). Esta es otra bacteria que puede provocar


meningitis bacteriana. Estas bacterias normalmente causan infección de las vías
respiratorias superiores, pero pueden provocar meningitis meningocócica cuando
ingresan en el torrente sanguíneo. Es una infección muy contagiosa que afecta
principalmente a adolescentes y adultos jóvenes. Puede provocar una epidemia local
en dormitorios universitarios, internados y bases militares. Una vacuna puede
ayudar a prevenir la infección. Aunque esté vacunada, toda persona que haya estado
en contacto cercano con una persona con meningitis meningocócica debe tomar un
antibiótico oral para prevenir la enfermedad.

 Haemophilus influenzae (hemófilo). La bacteria Haemophilus influenzae tipo B


(Hib) en algún momento fue la principal causa de meningitis bacteriana en niños.
Sin embargo, las vacunas contra el Hib han reducido considerablemente la cantidad
de casos de este tipo de meningitis.

 Listeria monocytogenes (listeria). Esta bacteria se puede encontrar en quesos no


pasteurizados, perritos calientes y carnes procesadas. Las mujeres embarazadas, los
recién nacidos, los adultos mayores y las personas con sistemas inmunitarios
debilitados constituyen la población más vulnerable. La listeria puede atravesar la
barrera placentaria, y la infección en una etapa avanzada del embarazo puede ser
mortal para el bebé.

pág. 5
PRINCIPIOS DEL TRATAMIENTO DE LA MENINGITIS

Grupo de
pacientesInmunocompetent
e
Edad <3 meses* S. agalactiae, E. coli cefalosporín de
Ampicillín o L. amplio espectro
monocytogenes
Edad 3 meses a < 18 años N. meningitidis S. Cefalosporín de
pneumoniae o H. amplio espectro
influenzae
Edad 18 a 50 años S. pneumoniae o N. Cefalosporín de
meningitidis amplio espectro
Edad 50 años S. pneumoniae, L. Ampicillín más o
monocytogenes bacilos
gramnegativos
cefalosporín de
amplio espectro
La dosis preferida de aplicación es 100 mg por kilogramo por vía intravenosa cada
ocho años.

La dosis preferida de cefotaxima es de 50 mg por kilogramo por vía intravenosa


cada seis horas, la de ceftriaxona es de 50 a 100 mg por kilogramo por vía intravenosa cada
12 horas.

Con alteraciones de la L. monocytogenes o Ampicillín más ceftainmunidad celular


bacilos gramnegativos zidime

Con traumatismo craneano, Stafilococos, bacilos Vancomicina más neurocirujano o


derivación gramnegativos o ceftazidima del líquido cefalorraquídeo S. pneunmoniae

Las recomendaciones específicas dependen de la edad así como del estado del niño.
Los bebés de menos de un mes y con bajo peso al nacer se les recomienda la aplicación
intravenosa de vancomicina (15 mg por kilogramo de peso corporal cada seis horas). Más
la ceftazidima (50 a 100 mg por kilogramo de peso corporal cada 8 horas) debido al alto
riesgo de infección nosocomial con estafilococos o con bacilos gramnegativos.

La dosis preferida de cefotaxima es 2 g por vía intravenosa cada 6 horas y la dosis


de cefitriaxona es 2g por vía intravenosa cada 12 horas.

pág. 6
La dosis preferida es 2 g por vía intravenosa cada cuatro horas, de suministrarse la
penicilina G la dosis que debe aplicarse es 4 millones por vía intravenosa cada cuatro horas.

TRATAMIENTO FIOTERAPEUTICO A UN INDIVIDUO CON


ALTERACIÓN DE MENINGITIS

El tratamiento se basa en un enfoque de dos puntos de vista, y proporciona


una variedad de servicios multidisciplinarios con una orientación clara que es maximizar la
función individual y la independencia.

El objetivo es optimizar el movimiento y la postura para fomentar la actividad y


participación, mientras se minimiza la posible deformidad musculo esquelética secundaria.

Durante la sesión de fisioterapia la atención del niño es fundamental para poder


acceder a su snc y, para ello, se necesita la actividad. Se pueden utilizar estímulos visuales
y
sonoros, así como juguetes con el fin de que centre su interés en una tarea motora. Todo
ello
favorece el aprendizaje y proporciona una motivación adicional en la participación de la
terapia.

La atención se mantiene a medida que el niño descubre las acciones que debe
realizar para lograr su propósito y, una vez concentrado en el objetivo, usa los movimientos
dirigidos al mismo junto con mecanismos posturales. Durante la terapia, se utilizarán tanto
la verbalización como el refuerzo positivo. De esta forma, para mantener la comunicación
será necesario tener en cuenta si, además de las alteraciones motoras existen, como es el
caso de estudio, alteraciones sensoriales (hipoacusia, alteraciones de la visión, etc.) y/o
cognitivas, que puedan condicionar el diálogo

El objetivo terapéutico que se plantea es adquirir mayor tono postural sin aumentar
los movimientos involuntarios distales. De este modo, la finalidad primaria es lograr un
control en cabeza y tronco, teniendo en cuenta que, si se alcanza estabilidad proximal, los
movimientos involuntarios disminuirán y, consecuentemente, se favorecerá la actividad
voluntaria controlada a nivel distal. A través del tratamiento se incide indirectamente sobre
los sistemas cardíaco y respiratorio, previniendo posibles complicaciones vitales.
Asimismo, se trabajará la higiene postural la cual resulta imprescindible cuando existen
graves secuelas.

1. corto plazo: el objetivo es normalizar el tono postural graduando la hipotonía y,


de esta manera, dar estabilidad postural tronco-cefálica promoviendo la verticalidad móvil.
Es
preciso corregir la asimetría excesiva por medio de ortesis como el corsé y el bipedestador

Medio plazo: la finalidad primordial es mantener un mayor control tronco-cefálico


y,
consecuentemente, reducir y controlar los movimientos involuntarios a nivel distal. de igual
pág. 7
modo, hay que prevenir las posibles contracturas.

3. largo plazo: el fin es facilitar el control postural y adaptación al manejo. Además,


es importante prevenir la aparición de movimientos incontrolados y espasmos musculares,
así como permitir la máxima independencia posible.

PRESENTACIÓN DEL CASO

 Paciente N.D masculino de 33 años de edad, originario y residente en la localidad con


dirección de habitación Raúl Leonis casado, de ocupación cerrajero, escolaridad
primaria completa. Sin antecedentes de importancia respecto al padecimiento actual,
excepto infecciones de las vías aéreas de repetición y sinusitis crónica.

 Se valoró en el servicio de Otorrinolaringología, donde encontraron desviación


del tabique nasal e hipertrofia de los cornetes, por lo que se consideró apto para
someterse a tratamiento quirúrgico y se le realizó rinoplastia electiva; egresó a las 24
horas, sin
Complicaciones.

 Ingresó al servicio de emergencia adulto, 24 horas después del alta hospitalaria, al


referir cefalea hemicránea opresiva, de intensidad 7/10, acompañada de agitación
psicomotriz y fiebre de 38.5ºC. A la exploración física se encontró estuporoso, escala
de Glasgow de 8, febril, saturado en 64%, sin apoyo de oxígeno suplementario; presión
arterial media 60 mmHg, pupilas mióticas de 1 mm, con reflejo consensual y foto motor

conservado, sin alteraciones en los pares craneales, con rigidez de la nuca, extremidades
con hiperreflexia generalizada y signos meníngeos Brudzinski y Kernig.

 Durante la exploración

Tuvo una crisis convulsiva tónico-clónica generalizada. Los estudios de laboratorios


reportaron leucocitos 30,100/mm3, neutrófilos 28,000/mm3, linfocitos 1,000/mm3,
hemoglobina 15 g/dL, plaquetas 214,000/mm3, bilirrubinas totales 0.36 mg/dL,
albúmina 2.4, AST 51 UI/L y ALT 33 UI/L.

pág. 8
En la tomografía de cráneo se observaron datos de sinusitis etmoidal y esfenoidal

Luego se le realizó punción lumbar con presión de apertura de 350 mmH2O, se obtuvo
líquido cefalorraquídeo
turbio, con proteínas 354
mg/dL,
glucosa 7 mg/dL, cloruro 97
mEq, 10,000 células y 97%
de polimorfo nucleares. En
la tinción de Gram se
observaron diplococos
grampositivos en forma de
lanza.

Se inició tratamiento
antimicrobiano intraveno-
so con ceftriaxona 2 g/12 horas y
vancomicina calculada a 15
mg/kg de peso, además de 8 mg
de dexametasona previos a la
primera dosis de antibiótico.

Debido al deterioro neurológico, el paciente requirió ventilación mecánica e ingresó a la


unidad de cuidados intensivos. A las 24 horas, el cultivo del líquido cefalorraquídeo reportó
crecimiento en agar sangre de un coco grampositivo catalasa negativo, mucoide, con
hemólisis alfa, sensible a optoquina, que se identificó como Streptococcus pneumoniae,
sensible a penicilina

Se cambió el esquema

pág. 9
Antimicrobiano intravenoso a
penicilina G sódica cristalina, 4
millones de unidades cada cuatro
horas; a las 72 horas se le retiró la
ventilación mecánica. Cinco días
después egresó de la unidad de
cuidados intensivos.

Se realizó pun-ción lumbar de control,


con presión de apertura de 200 mm
H2O, con líquido cefalorraquídeo
de aspecto de agua de roca, proteínas
41 mg/dL, glucosa 67 mg/dL, cloro 117
mEq y celularidad de cero.

En la tomografía de control no se
observaron alteraciones estructurales;
quince días después, el paciente egresó
del hospital neurológicamente íntegro.

pág. 10
CONCLUCION

Meningitis bacteriana, en la que Los factores de riesgo, el cuadro clínico, la exploración


física y los exámenes de laboratorio se complementaron para realizar un diagnóstico
oportuno y acertado.

La respuesta al tratamiento antimicrobiano y las medidas de apoyo dieron los resultados


esperados, lo que favoreció la evolución clínica hacia la curación y sin secuelas
secundarias.

En pacientes con factores de riesgo y un cuadro clínico sugerente de meningitis bacteriana


debe iniciarse el tratamiento antibiótico lo antes posible, con la finalidad de disminuir la
mortalidad y las complicaciones asociadas.

pág. 11
Referencias Bibliográficas

 Bibliografía: Mayo Clinic Family Health Book (Libro de Salud Familiar de Mayo
Clinic) 5.ª edición
 Boletín informativo: Mayo Clinic Health Letter — Edición digital

Meningitis
 Síntomas y causas
 Diagnóstico y tratamiento
 Médicos y departamentos

pág. 12

También podría gustarte