Está en la página 1de 76

2010

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores

Secretaría de Desarrollo Social


Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores
Petén 419, Col. Narvarte,
Del. Benito Juárez,
C.P. 03020, México, D.F.

Impreso en México / Printed in México

Los programas sociales de carácter público no son patrocinados ni promovidos


por partido político alguno y sus recursos provienen de los impuestos que pagan
todos los contribuyentes. Está prohibido el uso de estos programas con fines
políticos, electorales, de lucro y otros distintos a los establecidos. Quien haga
uso indebido de los recursos de dichos programas, deberá ser denunciado y san-
cionado de acuerdo con la ley aplicable y ante la autoridad competente.
Contenido

Presentación 5

Título primero 7
Disposiciones generales

Título segundo 11
De los principios y los derechos

Título tercero 19
De los deberes del Estado, la sociedad y la familia

Título cuarto 22
De la política pública nacional
de las personas adultas mayores

Título quinto 42
Del Instituto Nacional de las Personas
Adultas Mayores

Título sexto 61
De las responsabilidades y sanciones

Transitorios 64
Presentación
El tema de las personas adultas mayores es una priori-
dad del Gobierno Federal y de todos los sectores de la
sociedad interesados en el bienestar de los hombres y
mujeres de 60 años de edad y más en nuestro país.

La Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayo-


res confirma el gran interés de los legisladores, quienes
con su trabajo e investigación elaboraron este instru-
mento jurídico que, sin duda, es una herramienta útil
para hacer valer los derechos de las personas de la
tercera edad, así como para revalorarlas, ya que son
la memoria y cimiento de lo que hoy es nuestra gran
nación.

El Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores,


Inapam, organismo al que se le confía la rectoría de las
políticas públicas para la atención de este grupo de la
población, se fortalece con la Ley, la cual se constituye
como el eje de las acciones que gobierno y sociedad
realizan para que todos nuestros adultos mayores pue-
dan vivir mejor.

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 7


LEY DE LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS
ADULTAS MAYORES

TÍTULO PRIMERO

CAPÍTULO ÚNICO
DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1o. La presente Ley es de orden público, de


interés social y de observancia general en los Estados
Unidos Mexicanos. Tiene por objeto garantizar el ejer-
cicio de los derechos de las personas adultas mayores,
así como establecer las bases y disposiciones para su
cumplimiento, mediante la regulación de:
I. La política pública nacional para la observan-
cia de los derechos de las personas adultas ma-
yores;
II. Los principios, objetivos, programas, responsa-
bilidades e instrumentos que la administración
pública federal, las entidades federativas y los
municipios deberán observar en la planeación
y aplicación de la política pública nacional, y
Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 9
III. El Instituto Nacional de las Personas Adultas
Mayores.
Artículo 2o. La aplicación y seguimiento de esta Ley,
corresponde a:
I. El Ejecutivo Federal, a través de las Secretarías
de Estado y demás dependencias que integran
la Administración Pública, así como las Enti-
dades Federativas, los Municipios, los Órga-
nos Desconcentrados y paraestatales, en el ám-
bito de sus respectivas competencias y juris-
dicción;
II. La familia de las personas adultas mayores vin-
culada por el parentesco, de conformidad con
lo dispuesto por los ordenamientos jurídicos
aplicables;
III. Los ciudadanos y la sociedad civil organizada, y
IV. El Instituto Nacional de las Personas Adultas
Mayores.
Artículo 3o. Para los efectos de esta Ley, se entenderá por:
I. Personas adultas mayores. Aquellas que cuen-
ten con sesenta años o más de edad y que se

10 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


encuentren domiciliadas o en tránsito en el terri-
torio nacional;
II. Asistencia social. Conjunto de acciones tendien-
tes a modificar y mejorar las circunstancias de
carácter social que impidan al individuo su
desarrollo integral, así como la protección fí-
sica, mental y social de personas en estado de
necesidad, desprotección o desventaja física y
mental, hasta lograr su incorporación a una vi-
da plena y productiva;
III. Entidades federativas. Los estados y el Distrito
Federal que integran los Estados Unidos Me-
xicanos;
IV. Ley. La presente Ley de los Derechos de las
Personas Adultas Mayores;
V. Género. Conjunto de papeles, atribuciones y
representaciones de hombres y mujeres en
nuestra cultura que toman como base la dife-
rencia sexual;
VI. Geriatría. Es la especialidad médica dedicada
al estudio de las enfermedades propias de las
personas adultas mayores;

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 11


VII. Gerontología. Estudio científico sobre la vejez
y de las cualidades y fenómenos propios de la
misma;
VIII. Integración social. Es el resultado de las accio-
nes que realizan las dependencias y entidades
de la administración pública federal, estatal y
municipal, las familias y la sociedad organiza-
da, orientadas a modificar y superar las con-
diciones que impidan a las personas adultas
mayores su desarrollo integral;
IX. Atención integral. Satisfacción de las necesida-
des físicas, materiales, biológicas, emocionales,
sociales, laborales, culturales, recreativas, pro-
ductivas y espirituales de las personas adultas
mayores. Para facilitarles una vejez plena y sa-
na se considerarán sus hábitos, capacidades
funcionales, usos y costumbres y preferencias;
X. Calidad del servicio. Conjunto de característi-
cas que confieren al servicio la capacidad de
satisfacer tanto las necesidades como las de-
mandas actuales y potenciales, y

12 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


XI. Instituto. Instituto Nacional de las Personas
Adultas Mayores.

TÍTULO SEGUNDO
DE LOS PRINCIPIOS Y LOS DERECHOS

CAPÍTULO I
DE LOS PRINCIPIOS

Artículo 4o. Son principios rectores en la observación


y aplicación de esta Ley:
I. Autonomía y autorrealización. Todas las accio-
nes que se realicen en beneficio de las personas
adultas mayores orientadas a fortalecer su in-
dependencia, su capacidad de decisión y su de-
sarrollo personal y comunitario;
II. Participación. La inserción de las personas adul-
tas mayores en todos los órdenes de la vida
pública. En los ámbitos de su interés serán
consultados y tomados en cuenta; asimismo
se promoverá su presencia e intervención;

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 13


III. Equidad. Es el trato justo y proporcional en las
condiciones de acceso y disfrute de los satisfac-
tores necesarios para el bienestar de las personas
adultas mayores, sin distinción por sexo, situa-
ción económica, identidad étnica, fenotipo, cre-
do, religión o cualquier otra circunstancia;
IV. Corresponsabilidad. La concurrencia y respon-
sabilidad compartida de los sectores público y
social, en especial de las comunidades y fami-
lias, para la consecución del objeto de esta Ley, y
V. Atención preferente. Es aquella que obliga a las
instituciones federales, estatales y municipa-
les de gobierno, así como a los sectores social
y privado a implementar programas acordes a
las diferentes etapas, características y circuns-
tancias de las personas adultas mayores.

CAPÍTULO II
DE LOS DERECHOS

Artículo 5o. De manera enunciativa y no limitativa, esta


Ley tiene por objeto garantizar a las personas adultas
mayores los siguientes derechos:

14 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


I. De la integridad, dignidad y preferencia:
a. A una vida con calidad. Es obligación de las
Instituciones Públicas, de la comunidad, de la
familia y la sociedad, garantizarles el acceso
a los programas que tengan por objeto po-
sibilitar el ejercicio de este derecho.
b. Al disfrute pleno, sin discriminación ni dis-
tinción alguna, de los derechos que ésta y
otras leyes consagran.
c. A una vida libre sin violencia.
d. Al respeto a su integridad física, psicoemo-
cional y sexual.
e. A la protección contra toda forma de explo-
tación.
f. A recibir protección por parte de la comu-
nidad, la familia y la sociedad, así como de
las instituciones federales, estatales y mu-
nicipales.
g. A vivir en entornos seguros dignos y deco-
rosos, que cumplan con sus necesidades y

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 15


requerimientos y en donde ejerzan libre-
mente sus derechos.
II. De la certeza jurídica:
a. A recibir un trato digno y apropiado en cual-
quier procedimiento judicial que los in-
volucre, ya sea en calidad de agraviados,
indiciados o sentenciados.
b. A recibir el apoyo de las instituciones fede-
rales, estatales y municipales en el ejercicio
y respeto de sus derechos.
c. A recibir asesoría jurídica en forma gratui-
ta en los procedimientos administrativos o
judiciales en que sea parte y contar con un
representante legal cuando lo considere
necesario.
d. En los procedimientos que señala el párrafo
anterior, se deberá tener atención preferen-
te en la protección de su patrimonio perso-
nal y familiar y cuando sea el caso, testar
sin presiones ni violencia.

16 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


III. De la salud, la alimentación y la familia:
a. A tener acceso a los satisfactores necesa-
rios, considerando alimentos, bienes, ser-
vicios y condiciones humanas o materiales
para su atención integral.
b. A tener acceso preferente a los servicios
de salud, de conformidad con el párrafo
tercero del artículo 4o. Constitucional y en
los términos que señala el artículo 18 de
esta Ley, con el objeto de que gocen ca-
balmente del derecho a su sexualidad,
bienestar físico, mental y psicoemocional.
c. A recibir orientación y capacitación en ma-
teria de salud, nutrición e higiene, así como
a todo aquello que favorezca su cuidado
personal.
Las familias tendrán derecho a recibir el apoyo sub-
sidiario de las instituciones públicas para el cuidado y
atención de las personas adultas mayores.
IV. De la educación:
a. A recibir de manera preferente el derecho

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 17


a la educación que señala el artículo 3o. de la
Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, de conformidad con el artículo
17 de esta Ley.
b. Las instituciones educativas, públicas y pri-
vadas, deberán incluir en sus planes y pro-
gramas los conocimientos relacionados con
las personas adultas mayores; asimismo
los libros de texto gratuitos y todo material
educativo autorizado y supervisado por la
Secretaría de Educación Pública, incorpo-
rarán información actualizada sobre el tema
del envejecimiento y las personas adultas
mayores.
V. Del trabajo:
A gozar de igualdad de oportunidades en el
acceso al trabajo o de otras opciones que les
permitan un ingreso propio y desempeñarse
en forma productiva tanto tiempo como lo
deseen, así como a recibir protección de las dis-
posiciones de la Ley Federal del Trabajo y de
otros ordenamientos de carácter laboral.

18 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


VI. De la asistencia social:
a. A ser sujetos de programas de asistencia
social en caso de desempleo, discapacidad
o pérdida de sus medios de subsistencia.
b. A ser sujetos de programas para contar con
una vivienda digna y adaptada a sus nece-
sidades.
c. A ser sujetos de programas para tener acceso
a una casa hogar o albergue, u otras alterna-
tivas de atención integral, si se encuentran
en situación de riesgo o desamparo.
VII. De la participación:
a. A participar en la planeación integral del
desarrollo social, a través de la formulación
y aplicación de las decisiones que afecten
directamente a su bienestar, barrio, calle,
colonia, delegación o municipio.
b. De asociarse y conformar organizaciones
de personas adultas mayores para promo-
ver su desarrollo e incidir en las acciones
dirigidas a este sector.

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 19


c. A participar en los procesos productivos,
de educación y capacitación de su comu-
nidad.
d. A participar en la vida cultural, deportiva y
recreativa de su comunidad.
e. A formar parte de los diversos órganos de
representación y consulta ciudadana.
VIII. De la denuncia popular:
Toda persona, grupo social, organizaciones no
gubernamentales, asociaciones o sociedades,
podrán denunciar ante los órganos competen-
tes, todo hecho, acto u omisión que produz-
ca o pueda producir daño o afectación a los
derechos y garantías que establece la pre-
sente Ley, o que contravenga cualquier otra
de sus disposiciones o de los demás ordena-
mientos que regulen materias relacionadas
con las personas adultas mayores.
IX. Del acceso a los servicios:
a. A tener una atención preferente en los es-
tablecimientos públicos y privados que
prestan servicios al público.

20 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


b. Los servicios y establecimientos de uso pú-
blico deberán implementar medidas para
facilitar el uso y/o acceso adecuado.
c. A contar con asientos preferentes en los
establecimientos que prestan servicios al
público y en los servicios de autotransporte
de pasajeros.

TÍTULO TERCERO
DE LOS DEBERES DEL ESTADO,
LA SOCIEDAD Y LA FAMILIA

CAPÍTULO ÚNICO

Artículo 6o. El Estado garantizará las condiciones ópti-


mas de salud, educación, nutrición, vivienda, desarrollo
integral y seguridad social a las personas adultas ma-
yores. Asimismo, deberá establecer programas para
asegurar a todos los trabajadores una preparación ade-
cuada para su retiro. Igualmente proporcionará:
I. Atención preferencial: Toda institución públi-
ca o privada que brinde servicios a las perso-

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 21


nas adultas mayores deberá contar con la in-
fraestructura, mobiliario y equipo adecuado,
así como con los recursos humanos necesarios
para que se realicen procedimientos alterna-
tivos en los trámites administrativos, cuando
tengan alguna discapacidad. El Estado promo-
verá la existencia de condiciones adecuadas
para las personas adultas mayores tanto en
el transporte público como en los espacios
arquitectónicos;
II. Información: Las instituciones públicas y pri-
vadas, a cargo de programas sociales deberán
proporcionarles información y asesoría tanto
sobre las garantías consagradas en esta Ley
como sobre los derechos establecidos en otras
disposiciones a favor de las personas adultas
mayores, y
III. Registro: El Estado a través del Instituto Nacio-
nal de las Personas Adultas Mayores, recabará
la información necesaria del Instituto Nacional
de Estadística, Geografía e Informática, para
determinar la cobertura y características de los

22 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


programas y beneficios dirigidos a las per-
sonas adultas mayores.
Artículo 7o. El Estado promoverá la publicación y di-
fusión de esta Ley para que la sociedad y las familias
respeten a las personas adultas mayores e invariable-
mente otorguen el reconocimiento a su dignidad.
Artículo 8o. Ninguna persona adulta mayor podrá ser
socialmente marginada o discriminada en ningún espa-
cio público o privado por razón de su edad, género, es-
tado físico, creencia religiosa o condición social.
Artículo 9o. La familia de la persona adulta mayor de-
berá cumplir su función social; por tanto, de manera
constante y permanente deberá velar por cada una de
las personas adultas mayores que formen parte de ella,
siendo responsable de proporcionar los satisfactores
necesarios para su atención y desarrollo integral y ten-
drá las siguientes obligaciones para con ellos:
I. Otorgar alimentos de conformidad con lo es-
tablecido en el Código Civil;
II. Fomentar la convivencia familiar cotidiana,
donde la persona adulta mayor participe acti-

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 23


vamente, y promover al mismo tiempo los
valores que incidan en sus necesidades afec-
tivas, de protección y de apoyo, y
III. Evitar que alguno de sus integrantes cometa
cualquier acto de discriminación, abuso, explo-
tación, aislamiento, violencia y actos jurídicos
que pongan en riesgo su persona, bienes y
derechos.

TÍTULO CUARTO
DE LA POLÍTICA PÚBLICA NACIONAL
DE LAS PERSONAS ADULTAS MAYORES

CAPÍTULO I
DE LOS OBJETIVOS

Artículo 10. Son objetivos de la Política Nacional sobre


personas adultas mayores los siguientes:
I. Propiciar las condiciones para un mayor bienes-
tar físico y mental a fin de que puedan ejercer
plenamente sus capacidades en el seno de la

24 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


familia y de la sociedad, incrementando su au-
toestima y preservando su dignidad como ser
humano;
II. Garantizar a las personas adultas mayores el
pleno ejercicio de sus derechos, sean residentes
o estén de paso en el territorio nacional;
III. Garantizar igualdad de oportunidades y una
vida digna, promoviendo la defensa y repre-
sentación de sus intereses;
IV. Establecer las bases para la planeación y con-
certación de acciones entre las instituciones
públicas y privadas, para lograr un funciona-
miento coordinado en los programas y servi-
cios que presten a este sector de la población,
a fin de que cumplan con las necesidades y
características específicas que se requieren;
V. Impulsar la atención integral e interinstitucio-
nal de los sectores público y privado y de con-
formidad a los ordenamientos de regulación y
vigilar el funcionamiento de los programas y ser-
vicios de acuerdo con las características de este
grupo social;

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 25


VI. Promover la solidaridad y la participación ciu-
dadana para consensar programas y acciones
que permitan su incorporación social y alcan-
zar un desarrollo justo y equitativo;
VII. Fomentar en la familia, el Estado y la sociedad,
una cultura de aprecio a la vejez para lograr
un trato digno, favorecer su revalorización y su
plena integración social, así como procurar una
mayor sensibilidad, conciencia social, respeto,
solidaridad y convivencia entre las generaciones
con el fin de evitar toda forma de discrimina-
ción y olvido por motivo de su edad, género,
estado físico o condición social;
VIII. Promover la participación activa de las personas
adultas mayores en la formulación y ejecución
de las políticas públicas que les afecten;
IX. Impulsar el desarrollo humano integral de las
personas adultas mayores observando el prin-
cipio de equidad de género, por medio de polí-
ticas públicas, programas y acciones a fin de
garantizar la igualdad de derechos, oportuni-
dades y responsabilidades de hombres y mu-

26 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


jeres así como la revalorización del papel de
la mujer y del hombre en la vida social, eco-
nómica, política, cultural y familiar, así como
la no discriminación individual y colectiva ha-
cia la mujer;
X. Fomentar la permanencia, cuando así lo de-
seen, de las personas adultas mayores en su
núcleo familiar y comunitario;
XI. Propiciar formas de organización y participa-
ción de las personas adultas mayores, que per-
mitan al país aprovechar su experiencia y co-
nocimiento;
XII. Impulsar el fortalecimiento de redes familia-
res, sociales e institucionales de apoyo a las
personas adultas mayores y garantizar la asis-
tencia social para todas aquellas que por sus
circunstancias requieran de protección espe-
cial por parte de las instituciones públicas y
privadas;
XIII. Establecer las bases para la asignación de be-
neficios sociales, descuentos y exenciones pa-

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 27


ra ese sector de la población, de conformidad
con las disposiciones jurídicas aplicables;
XIV. Propiciar su incorporación a los procesos pro-
ductivos emprendidos por los sectores público
y privado, de acuerdo a sus capacidades y ap-
titudes;
XV. Propiciar y fomentar programas especiales de
educación y becas de capacitación para el tra-
bajo, mediante los cuales se logre su reincor-
poración a la planta productiva del país, y en
su caso a su desarrollo profesional;
XVI. Fomentar que las instituciones educativas y
de seguridad social establezcan las disciplinas
para la formación en geriatría y gerontología,
con el fin de garantizar la cobertura de los ser-
vicios de salud requeridos por la población
adulta mayor;
XVII. Fomentar la realización de estudios e investi-
gaciones sociales de la problemática inherente
al envejecimiento que sirvan como herramien-
tas de trabajo a las instituciones del sector pú-

28 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


blico y privado para desarrollar programas en
beneficio de la población adulta mayor;
XVIII. Promover la difusión de los derechos y valores
en beneficio de las personas adultas mayores,
con el propósito de sensibilizar a las familias
y a la sociedad en general respecto a la proble-
mática de este sector;
XIX. Llevar a cabo programas compensatorios orien-
tados a beneficiar a las personas adultas mayo-
res en situación de rezago y poner a su alcance
los servicios sociales y asistenciales así como
la información sobre los mismos, y
XX. Fomentar la creación de espacios de expresión
para las personas adultas mayores.

CAPÍTULO II
DE LA CONCURRENCIA ENTRE LA FEDERACIÓN,
LAS ENTIDADES FEDERATIVAS
Y LOS MUNICIPIOS

Artículo 11. La Federación, las entidades federativas y


los municipios ejercerán sus atribuciones en la for-

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 29


mulación y ejecución de las políticas públicas para las
personas adultas mayores, de conformidad con la con-
currencia prevista en esta Ley y en otros ordenamien-
tos legales.
Artículo 12. Cuando las disposiciones de esta Ley
comprendan materias y acciones que incidan en di-
versos ámbitos de competencia de la Federación, las
entidades federativas y los municipios, se aplicarán y
ejecutarán mediante convenios generales y específicos
entre cualesquiera de los tres niveles de gobierno que
lo suscriban.
Artículo 13. La Federación, las entidades federativas y
los municipios integrarán los instrumentos de infor-
mación para cuyo efecto el Instituto Nacional de las
Personas Adultas Mayores establecerá los lineamientos
y criterios generales de las bases de datos.
Artículo 14. Las autoridades competentes de la Fede-
ración, las entidades federativas y los municipios, con-
currirán para:
I. Determinar las políticas hacia las personas adul-
tas mayores, así como ejecutar, dar seguimien-

30 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


to y evaluar sus programas y acciones, de acuer-
do con lo previsto en esta Ley, y
II. Desarrollar los lineamientos, mecanismos e ins-
trumentos para la organización y funciona-
miento de las instituciones de atención a las
personas adultas mayores.

CAPÍTULO III
DE LOS PROGRAMAS Y LAS OBLIGACIONES
DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS

Artículo 15. En su formulación y ejecución, el Plan Na-


cional de Desarrollo, particularmente de su Capítulo
de Desarrollo Social, deberá ser congruente con los
principios, objetivos e instrumentos de los programas
de atención a las personas adultas mayores, integrados
en la política nacional respectiva.
Artículo 16. Corresponde a la Secretaría de Desarrollo
Social:
I. Fomentar la participación de los sectores so-
cial y privado en la promoción, seguimiento

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 31


y financiamiento de los programas de atención
a las personas adultas mayores;
II. Promover en coadyuvancia con la Secretaría
de Relaciones Exteriores, la suscripción de Con-
venios Internacionales en materia de atención
a las personas adultas mayores, y
III. Establecer convenios de colaboración con ins-
tituciones y organismos públicos, sociales
y privados para acciones de atención dirigidas
a las personas adultas mayores.
Artículo 17. Corresponde a la Secretaría de Educación
Pública, garantizar a las personas adultas mayores:
I. El acceso a la educación pública en todos sus
niveles y modalidades y a cualquier otra acti-
vidad que contribuya a su desarrollo intelec-
tual y que le permita conservar una actitud
de aprendizaje constante y aprovechar toda
oportunidad de educación y capacitación que
tienda a su realización personal, facilitando
los trámites administrativos y difundiendo la
oferta general educativa;

32 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


II. La formulación de programas educativos de
licenciatura y posgrado en geriatría y geron-
tología, en todos los niveles de atención en
salud, así como de atención integral a las per-
sonas adultas mayores dirigidos a personal
técnico profesional. También velará porque
las instituciones de educación superior e in-
vestigación científica incluyan la geriatría en
sus currícula de medicina, y la gerontología en
las demás carreras pertenecientes a las áreas
de salud y ciencias sociales;
III. En los planes y programas de estudio de todos
los niveles educativos, la incorporación de con-
tenidos sobre el proceso de envejecimiento;
IV. Facilitar el acceso a la cultura promoviendo su
expresión a través de talleres, exposiciones,
concursos y eventos comunitarios, nacionales
e internacionales;
V. El acceso gratuito o con descuentos especiales
a eventos culturales que promuevan las insti-
tuciones públicas y privadas, previa acredita-

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 33


ción de edad, a través de una identificación
personal;
VI. Programas culturales y concursos en los que
participen exclusivamente personas adultas
mayores, otorgando a los ganadores los reco-
nocimientos y premios correspondientes;
VII. El derecho de hacer uso de las bibliotecas pú-
blicas que facilitarán el préstamo a domicilio
del material de las mismas, con la presentación
de su identificación personal, credencial de ju-
bilado o pensionado y/o credencial de persona
adulta mayor, y
VIII. Fomentar entre toda la población una cultura
de la vejez, de respeto, aprecio y reconocimien-
to a la capacidad de aportación de las personas
adultas mayores.
Artículo 18. Corresponde a las Instituciones Públicas
del Sector Salud, garantizar a las personas adultas ma-
yores:
I. El derecho a la prestación de servicios públi-
cos de salud integrales y de calidad, en todas
las actividades de atención médica, de confor-

34 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


midad con lo establecido en el artículo 33 de la
Ley General de Salud;
II. Especial atención deberán recibir los progra-
mas de detección oportuna y tratamiento tem-
prano de enfermedades crónicas y neoplasias
entre las personas adultas mayores, así como
de atención y asistencia a quienes sufren de
discapacidades funcionales. Asimismo, los pro-
gramas de salud dirigidos a atender las necesi-
dades de las personas en las diferentes etapas
del ciclo de vida incorporarán medidas de pre-
vención y promoción de la salud a fin de con-
tribuir a prevenir discapacidades y favorecer
un envejecimiento saludable;
III. El acceso a la atención médica a las personas
adultas mayores en las clínicas y hospitales,
con el establecimiento de áreas geriátricas en
las unidades médicas de segundo y tercer ni-
vel públicas y privadas. Las especialidades mé-
dicas encargadas de la atención de la salud de
las personas adultas mayores, son la Geriatría
y la Gerontología;

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 35


IV. Una cartilla médica de salud y autocuidado,
misma que será utilizada indistintamente en
las instituciones públicas y privadas; en la
cual se especificará el estado general de salud,
enfermedades crónicas, tipo de sangre, medica-
mentos y dosis administradas, reacciones e
implementos para ingerirlos, alimentación o
tipo de dieta suministrada, consultas médicas
y asistencias a grupos de autocuidado;
V. Mecanismos de coordinación interinstitucional
para proporcionar medicamentos, previo es-
tudio socioeconómico para su distribución sin
costo alguno;
VI. Cursos de capacitación orientados a promover
el autocuidado de la salud para que las perso-
nas adultas mayores sean más independientes;
VII. El apoyo a las unidades médicas y organiza-
ciones civiles dedicadas a la atención de la salud
física y/o mental de la población senecta;
VIII. Convenios con universidades públicas y priva-
das para recibir prestadores de servicio social

36 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


en las áreas de trabajo social, psicología, me-
dicina, odontología y enfermería para que
apoyen las acciones institucionales en la aten-
ción de las personas adultas mayores en las
unidades geriátricas y/o domicilio;
IX. Gestiones para apoyar y proteger a los grupos
de personas adultas mayores en situación de
vulnerabilidad social o familiar, y
X. Los cuidados proporcionados a las personas
adultas mayores por la familia, por los respon-
sables de su atención y cuidado, o en su caso por
las instituciones públicas o privadas que tengan
a su cargo a estas personas, comprenderán los
siguientes aspectos:
a. Las personas adultas mayores tendrán el
derecho de ser examinados cuando menos
una vez al año, para el mantenimiento de
su salud y recibir los tratamientos que re-
quieran en caso de enfermedad.
b. Serán sujetos de la confidencialidad y par-
ticiparán en las decisiones que sobre su es-
tado de salud se generen.

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 37


c. Tendrán derecho a una nutrición adecuada
y apropiada.
Artículo 19. Corresponde a la Secretaría del Trabajo y
Previsión Social, garantizar en beneficio de las perso-
nas adultas mayores:
I. La implementación de los programas necesa-
rios a efecto de promover empleos y trabajos
remuneradores así como actividades lucrativas
o voluntarias, conforme a su oficio, habilidad o
profesión, sin más restricción que su limitación
física o mental declarada por la autoridad médica
o legal competente;
II. El fomento a la creación de organizaciones pro-
ductivas de personas adultas mayores en gru-
pos productivos de diferente orden;
III. Impulso al desarrollo de programas de capa-
citación para que las personas adultas mayo-
res adquieran conocimientos y destrezas en el
campo de formulación y ejecución de proyec-
tos productivos;
IV. La organización de una bolsa de trabajo me-
diante la cual se identifiquen actividades labo-
38 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores
rales que puedan ser desempeñadas por las
personas adultas mayores y orientarlas para
que presenten ofertas de trabajo;
V. Asistencia jurídica a las personas adultas ma-
yores que decidan retirarse de sus actividades
laborales;
VI. La capacitación y financiamiento para autoem-
pleo, a través de becas, talleres familiares, bol-
sas de trabajo oficiales y particulares, y
VII. La creación y difusión de programas de orien-
tación dirigidos a personas adultas mayores
cuando deseen retirarse de los centros de tra-
bajo públicos y privados.
Artículo 20. Corresponde a la Secretaría de Comunica-
ciones y Transportes, garantizar:
I. El derecho de las personas adultas mayores para
acceder con facilidad y seguridad a los servicios
y programas que en esta materia ejecuten los
gobiernos federal, estatal y municipal;
II. Los convenios que se establezcan con aero-
líneas y empresas de transporte terrestre y

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 39


marítimo, nacional e internacional, para que
otorguen tarifas preferenciales a las personas
adultas mayores;
III. Que los concesionarios y permisionarios de
servicios públicos de transporte, cuenten en
sus unidades con el equipamiento adecuado
para que las personas adultas mayores hagan
uso del servicio con seguridad y comodidad;
IV. El derecho permanente y en todo tiempo, a
obtener descuentos o exenciones de pago al
hacer uso del servicio de transporte de servi-
cio público, previa acreditación de la edad,
mediante identificación oficial, credencial de
jubilado o pensionado, o credencial que lo
acredite como persona adulta mayor, y
V. El establecimiento de convenios de colabora-
ción con las instituciones públicas y privadas
dedicadas a la comunicación masiva, para la
difusión de una cultura de aprecio y respeto ha-
cia las personas adultas mayores.
Artículo 21. Corresponde a las instituciones públicas
de vivienda de interés social, garantizar:

40 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


I. Las acciones necesarias a fin de concretar pro-
gramas de vivienda que permitan a las perso-
nas adultas mayores la obtención de créditos
accesibles para adquirir una vivienda propia o
remodelarla en caso de ya contar con ella, y
II. El acceso a proyectos de vivienda de interés
social que ofrezcan igual oportunidad a las pa-
rejas compuestas por personas adultas mayo-
res, solas o jefes de familia.
Artículo 22. Corresponde al Sistema para el Desarrollo
Integral de la Familia, garantizar a las personas adultas
mayores:
I. Los servicios de asistencia y orientación jurídi-
ca en forma gratuita, en especial aquellos que se
refieren a la seguridad de su patrimonio, en ma-
teria de alimentos y testamentaria;
II. Los programas de prevención y protección pa-
ra las personas adultas mayores en situación
de riesgo o desamparo, para incorporarlos al
núcleo familiar o albergarlos en instituciones
adecuadas;

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 41


III. Coadyuvar con la Procuraduría General de la
República y las de las entidades federativas, en
la atención y protección jurídica de las personas
adultas mayores víctimas de cualquier delito;
IV. La promoción, mediante la vía conciliatoria,
de la solución a la problemática familiar, cuan-
do no se trate de delitos tipificados por el
Código Penal o infracciones previstas en la
Ley de Asistencia y Prevención de la Violencia
Intrafamiliar;
V. La atención y seguimiento de quejas, denuncias
e informes, sobre la violación de los derechos
de las personas adultas mayores, haciéndo-
los del conocimiento de las autoridades compe-
tentes y de ser procedente ejercitar las accio-
nes legales correspondientes;
VI. La denuncia ante las autoridades competentes,
cuando sea procedente, de cualquier caso de mal-
trato, lesiones, abuso físico o psíquico, sexual,
abandono, descuido o negligencia, explotación,
y en general cualquier acto que perjudique a
las personas adultas mayores;

42 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


VII. El establecimiento de los programas asistencia-
les de apoyo a las familias para que la falta de
recursos no sea causa de separación de las per-
sonas adultas mayores, y
VIII. Las demás que le confieran otros ordenamien-
tos jurídicos.
Artículo 23. Corresponde a la Secretaría de Turismo:
I. Impulsar la participación de las personas adul-
tas mayores en actividades de atención al
turismo, particularmente las que se refieren
al rescate y transmisión de la cultura y de la
historia;
II. Promover actividades de recreación turística
con tarifas preferentes, diseñadas para perso-
nas adultas mayores, y
III. En coordinación con la Secretaría de Comuni-
caciones y Transportes y la Secretaría de Edu-
cación Pública, el establecimiento de convenios
con las empresas del ramo para ofrecer tarifas
especiales y/o gratuitas en los centros públicos
o privados de entretenimiento, recreación, cul-

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 43


tura y deporte, hospedajes en hoteles y centros
turísticos.

TÍTULO QUINTO
DEL INSTITUTO NACIONAL
DE LAS PERSONAS ADULTAS MAYORES

CAPÍTULO I
DE SU NATURALEZA, OBJETO Y ATRIBUCIONES

Artículo 24. Se crea el Instituto Nacional de las Perso-


nas Adultas Mayores como un organismo público des-
centralizado de la Administración Pública Federal,
con personalidad jurídica, patrimonio propio y auto-
nomía técnica y de gestión para el cumplimiento de sus
atribuciones, objetivos y fines.
Artículo 25. Este organismo público es rector de la po-
lítica nacional a favor de las personas adultas mayores,
teniendo por objeto general coordinar, promover, apo-
yar, fomentar, vigilar y evaluar las acciones públicas,
estrategias y programas que se deriven de ella, de con-

44 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


formidad con los principios, objetivos y disposiciones
contenidas en la presente Ley.
El Instituto procurará el desarrollo humano integral
de las personas adultas mayores, entendiéndose por
éste, el proceso tendiente a brindar a este sector de
la población, empleo u ocupación, retribuciones jus-
tas, asistencia y las oportunidades necesarias para
alcanzar niveles de bienestar y alta calidad de vida,
orientado a reducir las desigualdades extremas y las
inequidades de género, que aseguren sus necesidades
básicas y desarrollen su capacidad e iniciativas en un
entorno social incluyente.
Artículo 26. El Instituto tendrá su domicilio legal en la
Ciudad de México, Distrito Federal, y ejercerá sus fun-
ciones en todo el territorio nacional.
Artículo 27. En el ejercicio de sus atribuciones, el Ins-
tituto deberá atender a los siguientes criterios:
I. Transversalidad en las políticas públicas a cargo
de las distintas dependencias y entidades de la
Administración Pública Federal; a partir de la eje-
cución de programas y acciones coordinadas;

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 45


II. Federalismo, por lo que hace al desarrollo de
programas y actividades para el fortalecimiento
institucional de las dependencias responsables
de la aplicación de las disposiciones jurídicas
que regulen la materia en las entidades federa-
tivas y los municipios, y
III. Coadyuvar en el fortalecimiento de vínculos con
los poderes Legislativo y Judicial en los ámbitos
federal y estatal, con el fin de cumplir con los
objetivos de esta Ley.
Artículo 28. Para el cumplimiento de su objeto, el Ins-
tituto Nacional de las Personas Adultas Mayores ten-
drá las siguientes atribuciones:
I. Impulsar las acciones de Estado y la sociedad,
para promover el desarrollo humano integral
de las personas adultas mayores, coadyuvando
para que sus distintas capacidades sean valo-
radas y aprovechadas en el desarrollo comu-
nitario, económico, social y nacional;
II. Proteger, asesorar, atender y orientar a las per-
sonas adultas mayores y presentar denuncias
ante la autoridad competente;

46 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


III. Ser el organismo de consulta y asesoría obli-
gatoria para las dependencias y entidades de
la Administración Pública Federal y, en su
caso, voluntaria para las instituciones de los
sectores social y privado, que realicen acciones
o programas relacionados con las personas
adultas mayores;
IV. Coadyuvar en la prestación de servicios de
asesoría y orientación jurídica con las insti-
tuciones correspondientes;
V. Establecer principios, criterios, indicadores y
normas para el análisis y evaluación de las
políticas dirigidas a las personas adultas ma-
yores, así como para jerarquizar y orientar
sobre las prioridades, objetivos y metas en la
materia, a efecto de atenderlas mediante los
programas impulsados por las dependencias
y entidades de la Administración Pública Fe-
deral, por los estados y municipios y por los
sectores privado y social, de conformidad con
sus respectivas atribuciones y ámbitos de com-
petencia;

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 47


VI. Convocar a las dependencias y entidades de la
Administración Pública Federal, estatales y mu-
nicipales dedicadas a la atención de las personas
adultas mayores, así como a las instituciones de
educación, investigación superior, académicos,
especialistas y cualquier persona interesada en
la vejez, a efecto de que formulen propuestas y
opiniones respecto de las políticas, programas
y acciones de atención para ser consideradas en
la formulación de la política social del país en la
materia y en el programa de trabajo del Ins-
tituto;
VII. Diseñar, establecer, verificar y evaluar directri-
ces, estrategias, programas, proyectos y acciones
en beneficio de las personas adultas mayores;
VIII. Proponer criterios y formulaciones para la
asignación de fondos de aportaciones fede-
rales para el cumplimiento de la política sobre
las personas adultas mayores;
IX. Elaborar y difundir campañas de comunicación
para contribuir al fortalecimiento de los valores

48 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


referidos a la solidaridad intergeneracional y
el apoyo familiar en la vejez, revalorizar los
aportes de las personas adultas mayores en
los ámbitos social, económico, laboral y fami-
liar, así como promover la protección de los
derechos de las personas adultas mayores y el
reconocimiento a su experiencia y capacidades;
X. Fomentar las investigaciones y publicaciones
gerontológicas;
XI. Promover en coordinación con las autoridades
competentes y en los términos de la legislación
aplicable, que la prestación de los servicios y
atención que se brinde a las personas adultas
mayores en las instituciones, casas hogar, alber-
gues, residencias de día o cualquier otro centro
de atención, se realice con calidad y cumplan
con sus programas, objetivos y metas para su
desarrollo humano integral;
XII. Brindar asesoría y orientación en la realiza-
ción de sus programas y la capacitación que
requiere el personal de las instituciones, ca-

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 49


sas hogar, albergues, residencias de día o
cualquier otro centro que brinden servicios y
atención a las personas adultas mayores;
XIII. Realizar visitas de inspección y vigilancia a ins-
tituciones públicas y privadas, casas hogar,
albergues, residencias de día o cualquier cen-
tro de atención a las personas adultas mayores
para verificar las condiciones de funcionamien-
to, capacitación de su personal, modelo de aten-
ción y condiciones de la calidad de vida;
XIV. Hacer del conocimiento de las autoridades com-
petentes, de las anomalías que se detecten du-
rante las visitas realizadas a los lugares que
se mencionan en la fracción anterior; podrá
también hacer del conocimiento público di-
chas anomalías;
XV. Establecer principios, criterios y normas para la
elaboración de la información y la estadística,
así como metodologías y formulaciones relati-
vas a la investigación y el estudio de la proble-
mática de las personas adultas mayores;

50 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


XVI. Analizar, organizar, actualizar, evaluar y difun-
dir la información sobre las personas adultas
mayores, relativa a los diagnósticos, progra-
mas, instrumentos, mecanismos y presupues-
tos, que estarán para su consulta y que se
coordinarán con el INEGI y CONAPO;
XVII. Elaborar y mantener actualizado el diagnóstico,
así como promover estudios e investigaciones
especializadas sobre la problemática de las
personas adultas mayores, para su publicación
y difusión;
XVIII. Celebrar convenios con los gremios de comer-
ciantes, industriales o prestadores de servicios
profesionales independientes, para obtener des-
cuentos en los precios de los bienes y servi-
cios que presten a la comunidad a favor de las
personas adultas mayores;
XIX. Expedir credenciales de afiliación a las perso-
nas adultas mayores con el fin de que gocen de
beneficios que resulten de las disposiciones
de la presente Ley y de otros ordenamientos
jurídicos aplicables;

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 51


XX. Promover la inclusión de consideraciones, cri-
terios y previsiones sobre las demandas y nece-
sidades de la población de las personas adul-
tas mayores en los planes y programas de de-
sarrollo económico y social de los tres órdenes
de gobierno;
XXI. Establecer convenios de coordinación con los
gobiernos estatales, con la participación de sus
municipios, para proporcionar asesoría y orien-
tación para el diseño, establecimiento y evalua-
ción de modelos de atención, así como de las
políticas públicas a implementar;
XXII. Celebrar convenios, acuerdos y todo tipo de ac-
tos jurídicos que sean necesarios para el cum-
plimiento de su objeto;
XXIII. Promover la coordinación de acciones y pro-
gramas que realicen otras dependencias y enti-
dades de la Administración Pública Federal,
de los gobiernos estatales y municipales y del
Distrito Federal, que tengan como destinatarios
a las personas adultas mayores, buscando con
ello optimizar la utilización de los recursos

52 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


materiales y humanos y evitar la duplicidad
de acciones;
XXIV. Establecer reuniones con instituciones afines,
nacionales e internacionales, para intercam-
biar experiencias que permitan orientar las
acciones y programas en busca de nuevas al-
ternativas de atención;
XXV. Promover y difundir las acciones y programas
de atención integral a favor de las personas
adultas mayores, así como los resultados de las
investigaciones sobre la vejez y su participa-
ción social, política y económica;
XXVI. Promover la participación de las personas adul-
tas mayores en todas las áreas de la vida pública,
a fin de que sean copartícipes y protagonistas
de su propio cambio;
XXVII. Promover, fomentar y difundir en las actuales y
nuevas generaciones, una cultura de protección,
comprensión, cariño y respeto a las personas
adultas mayores en un clima de interrelación
generacional, a través de los medios masivos
de comunicación;

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 53


XXVIII. Elaborar y proponer al titular del Poder Ejecu-
tivo Federal, los proyectos legislativos en ma-
teria de personas adultas mayores, que contri-
buyan a su desarrollo humano integral, y
XXIX. Expedir su Estatuto Orgánico.
XXX. Crear un registro único obligatorio de todas las
instituciones públicas y privadas de casas hogar,
albergues, residencias de día o cualquier centro
de atención a las personas adultas mayores.

CAPÍTULO II
DE SU GOBIERNO, ADMINISTRACIÓN
Y VIGILANCIA

Artículo 29. Para el estudio, planeación y despacho de


los asuntos que le competen, el Instituto contará con
un Consejo Directivo y una Dirección General y las
estructuras administrativas que establezca el Estatuto
Orgánico.
Artículo 30. El Consejo Directivo es el órgano de go-
bierno del Instituto y responsable de la planeación y

54 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


el diseño específico de las políticas públicas anuales
que permitan la ejecución transversal a favor de las
personas adultas mayores. Estará integrado por los ti-
tulares de las siguientes dependencias:
a. Secretaría de Desarrollo Social, quien fungirá co-
mo Presidente.
b. Secretaría de Gobernación.
c. Secretaría de Hacienda y Crédito Público.
d. Secretaría de Educación Pública.
e. Secretaría de Salud.
f. Secretaría del Trabajo y Previsión Social.
g. Sistema Nacional para el Desarrollo Integral
de la Familia.
h. Instituto Mexicano del Seguro Social.
i. Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los
Trabajadores del Estado.
Los representantes propietarios designarán a sus su-
plentes, quienes deberán tener un nivel mínimo de Di-
rector General.

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 55


Artículo 31. Se invitará como miembros del órgano de
gobierno hasta cinco representantes de los sectores
social y privado que sean personas adultas mayores, y
que por su experiencia en la materia, puedan contribuir
con el objeto del Instituto. Dichos representantes ten-
drán derecho a voz y voto. La convocatoria será for-
mulada por el Director General del Instituto.
Se podrá invitar también, con la aprobación de la
mayoría de sus asistentes, a los representantes de otras
dependencias e instituciones públicas federales, esta-
tales o municipales, los que tendrán derecho a voz y no
a voto en la sesión o sesiones correspondientes.
Artículo 32. El Consejo Directivo se reunirá con la pe-
riodicidad que señale el Estatuto Orgánico, sin que
pueda ser menos de cuatro veces al año, de acuerdo
con el calendario que será aprobado en la primera se-
sión ordinaria de su ejercicio, pudiendo celebrar las
reuniones extraordinarias que se requieran.
Artículo 33. Para la celebración de las reuniones, la
convocatoria deberá ir acompañada del orden del día
y de la documentación correspondiente, los cuales

56 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


deberán ser enviados por el Director General del
Instituto o Secretario Técnico, en su caso, y recibidos
por los miembros del Consejo Directivo y Comisario
Público, con una anticipación no menor de cinco días
hábiles.
Para la validez de las reuniones del Consejo Directi-
vo se requerirá de la asistencia de por lo menos la mitad
más uno de sus miembros, siempre que la mayoría
de los asistentes sean representantes de la Adminis-
tración Pública Federal.
En caso de que la reunión convocada no pudiera
llevarse a cabo por falta de quórum, deberá celebrarse
ésta, en segunda convocatoria, entre los cinco y quince
días hábiles siguientes.
Artículo 34. Las resoluciones o acuerdos del Consejo
Directivo se tomarán por mayoría de los miembros pre-
sentes, teniendo el Presidente del Consejo voto de cali-
dad en caso de empate.
El Director General del Instituto asistirá a las se-
siones del Consejo Directivo con voz, pero sin voto.

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 57


Artículo 35. El Consejo Directivo tendrá además de las
atribuciones a que se refiere el artículo 58 de la Ley Fe-
deral de las Entidades Paraestatales, las siguientes:
I. Tomar las decisiones que considere necesarias
para el buen despacho de los asuntos y las de-
más que con carácter indelegable establezca la
Ley Federal de las Entidades Paraestatales;
II. Autorizar la creación de los comités de apoyo
que se requieran para cumplir con el objeto del
Instituto, y
III. Verificar el ejercicio de los presupuestos.
Artículo 36. El Instituto Nacional de las Personas
Adultas Mayores tendrá un Director General y los ser-
vidores público-administrativos, operativos y técnicos
que requiera para el cumplimiento de su objeto.
El Director General será nombrado por el Presiden-
te de la República y deberá cumplir con los requisitos
señalados en el artículo 21 de la Ley Federal de las En-
tidades Paraestatales.
El Director General tendrá la representación legal del
organismo, con todas las facultades de un apoderado

58 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


general, sin más limitaciones que las establecidas en
la Ley Federal de las Entidades Paraestatales y estará
facultado para otorgar y revocar poderes generales y
especiales en términos de la legislación aplicable.
Artículo 37. El Director General tendrá las atribuciones
a que se refieren los artículos 22 y 59 de la Ley Federal
de las Entidades Paraestatales.

CAPÍTULO III
DEL CONSEJO CIUDADANO DE PERSONAS
ADULTAS MAYORES

Artículo 38. El Instituto contará con un Consejo Ciuda-


dano de personas adultas mayores, que tendrá por
objeto conocer el seguimiento dado a los programas,
opinar sobre los mismos, recabar las propuestas de
la ciudadanía con relación a las personas adultas ma-
yores y presentarlas al Consejo Directivo.
Este Consejo se integrará con diez personas adultas
mayores de sobresaliente trayectoria en el área en que
se desempeñen, de manera equitativa en cuanto a gé-
nero, los cuales serán seleccionados por el Consejo

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 59


Directivo a convocatoria formulada a las instituciones
públicas o privadas.
El cargo de Consejero será de carácter honorario.
Los requisitos, atribuciones y funcionamiento del Con-
sejo se establecerán en las disposiciones orgánicas del
Instituto.

CAPÍTULO IV
DEL PATRIMONIO DEL INSTITUTO

Artículo 39. El patrimonio del Instituto se integrará con:


I. Los bienes muebles e inmuebles que adquiera
por cualquier título;
II. Los recursos que le sean asignados de acuerdo
al presupuesto de la Secretaría de Desarrollo
Social, conforme al Presupuesto de Egresos de
la Federación;
III. Las aportaciones voluntarias, donaciones, he-
rencias o legados que reciba de personas fí-
sicas o morales, nacionales o extranjeras;

60 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


IV. Los ingresos que obtenga por las actividades
que realice, conforme a las disposiciones le-
gales aplicables;
V. Las aportaciones de los gobiernos de las enti-
dades federativas y ayuntamientos, así como
del Distrito Federal, por la prestación de los
servicios a su cargo, y
VI. Los demás bienes, recursos y derechos que
adquiera por cualquier título, de conformidad
con las disposiciones jurídicas aplicables.

CAPÍTULO V
DE LA CONTRALORÍA INTERNA

Artículo 40. El Instituto Nacional de las Personas


Adultas Mayores contará con una Contraloría Interna,
órgano interno de control, al frente del cual su titular
designado en los términos del artículo 37, fracción
XII, de la Ley Orgánica de la Administración Pública
Federal, en el ejercicio de sus facultades, se auxiliará por
los titulares de las áreas de responsabilidades, auditoría
y quejas, designados en los mismos términos.

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 61


Los servidores públicos a que se refiere el párrafo
anterior, en el ámbito de sus respectivas competencias,
ejercen las facultades previstas en la Ley Orgánica de
la Administración Pública Federal, la Ley Federal de
Entidades Paraestatales, la Ley Federal de Responsa-
bilidades Administrativas de los Servidores Públicos y
en los demás ordenamientos legales y administrativos
aplicables, conforme a lo previsto por el Reglamento
Interior de la Secretaría de Contraloría y Desarrollo
Administrativo.
Las ausencias del Contralor Interno, así como las de los
titulares de las áreas de responsabilidades, auditoría
y quejas, serán suplidas conforme a lo previsto por el
Reglamento Interior de la Secretaría de Contraloría y
Desarrollo Administrativo.
El Instituto proporcionará al titular del órgano in-
terno de control, los recursos humanos y materiales
que requieran para la atención de los asuntos a su
cargo. Asimismo, los servidores públicos del Instituto
estarán obligados a proporcionar el auxilio que requiera
el titular de dicho órgano para el desempeño de sus
funciones.

62 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


CAPÍTULO VI
RÉGIMEN LABORAL

Artículo 41. Las relaciones de trabajo entre el Instituto


y sus trabajadores, se regirán por la Ley Federal de los
Trabajadores al Servicio del Estado, reglamentaria del
apartado B del artículo 123 de la Constitución Política
de los Estados Unidos Mexicanos.
Artículo 42. El personal del Instituto queda incorpo-
rado al régimen de la Ley del Instituto de Seguridad y
Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.

TÍTULO SEXTO
DE LAS RESPONSABILIDADES Y SANCIONES

CAPÍTULO I
DE LA DENUNCIA POPULAR

Artículo 43. La denuncia a que se refiere la fracción VIII


del artículo 5o. de este ordenamiento, podrá ejercitarse
por cualquier persona, bastando que se presente por
escrito y contenga:

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 63


I. El nombre o razón social, domicilio, teléfono
si lo tiene, del denunciante y en su caso, de su
representante legal;
II. Los actos, hechos u omisiones denunciados;
III. Los datos que permitan identificar a la presun-
ta autoridad infractora, y
IV. Las pruebas que en su caso ofrezca el denunciante.
Artículo 44. La queja que será presentada ante la Co-
misión Nacional de Derechos Humanos si se tramita
en contra de una autoridad federal, o ante las Comi-
siones Estatales de Derechos Humanos en el caso de
autoridades del orden estatal o municipal.
Artículo 45. Las formalidades del procedimiento se
regirán de acuerdo con lo que establece la ley y el re-
glamento del Organismo de Protección de los Derechos
Humanos que conozca del asunto.
Artículo 46. Los procedimientos se regirán conforme a
los principios de inmediatez, concentración y rapidez,
y se procurará, en la medida de lo posible, el contacto
directo con quejosos, denunciantes y autoridades para
evitar la dilación de las comunicaciones escritas.

64 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


Artículo 47. Si la queja o denuncia presentada fuera
competencia de otra autoridad, la autoridad ante la
cual se presente acusará de recibo al denunciante pero
no admitirá la instancia y la turnará a la autoridad
competente para su trámite y resolución notificándole
de tal hecho al denunciante, mediante acuerdo fundado
y motivado.

CAPÍTULO II
DE LAS RESPONSABILIDADES Y SANCIONES

Artículo 48. Las instituciones públicas y privadas, casas


hogar, albergues, residencias de día o cualquier otro
centro de atención a las personas adultas mayores,
deberán ajustar su funcionamiento a lo dispuesto por
las Normas Oficiales Mexicanas, Normas Mexicanas,
Normas Técnicas y los reglamentos que se expidan pa-
ra este efecto.
Artículo 49. El incumplimiento a la disposición conte-
nida en el artículo anterior será sancionado adminis-
trativamente por la Secretaría de Salud y por el Institu-
to, conforme a sus atribuciones, de conformidad con

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 65


la Ley Federal del Procedimiento Administrativo y por
las autoridades locales, según lo previsto en las leyes
estatales correspondientes.
Artículo 50. Cualquier persona que tenga conocimien-
to del maltrato o violencia contra las personas adultas
mayores deberá denunciarlo ante las autoridades com-
petentes.

TRANSITORIOS

PRIMERO. Esta Ley entrará en vigor a los treinta días


de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.
SEGUNDO. El patrimonio y los bienes del actual Insti-
tuto Nacional de Adultos en Plenitud, pasarán a formar
parte del patrimonio del Instituto Nacional de las Per-
sonas Adultas Mayores. Asimismo, sus trabajadores
seguirán siéndolo de este último, sin afectación alguna
de sus derechos laborales.
TERCERO. Se abroga el Decreto del Ejecutivo Federal
publicado en el Diario Oficial de la Federación de fecha

66 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


22 de agosto de 1979, por el que se crea el Instituto
Nacional de la Senectud.
CUARTO. Se abroga el Decreto del Ejecutivo Federal
de fecha 17 de enero de 2002, por el que se regula el
organismo descentralizado Instituto Nacional de Adul-
tos en Plenitud.
QUINTO. La expedición del Estatuto Orgánico del Ins-
tituto Nacional de las Personas Adultas Mayores se
dará dentro de los ciento veinte días posteriores a la
entrada en vigor de la presente Ley.
SEXTO. Cualquier referencia al Instituto Nacional de
Adultos en Plenitud o al Instituto Nacional de la Senec-
tud, en otras disposiciones jurídicas, se entenderá hecha
al Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores.

México, D.F., a 30 de abril de 2002.- Sen. Diego Fernán-


dez de Cevallos Ramos, Presidente.- Dip. Beatriz Elena
Paredes Rangel, Presidenta.- Sen. María Lucero Salda-
ña Pérez, Secretario.- Dip. Martha Silvia Sánchez Gon-
zález, Secretario.- Rúbricas”.

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 67


En cumplimiento de lo dispuesto por la fracción I del
Artículo 89 de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, y para su debida publicación y obser-
vancia, expido el presente Decreto en la Residencia
del Poder Ejecutivo Federal, en la Ciudad de México,
Distrito Federal, a los veintiún días del mes de junio
de dos mil dos.- Vicente Fox Quesada.- Rúbrica.- El Se-
cretario de Gobernación, Santiago Creel Miranda.-
Rúbrica.

ARTÍCULOS TRANSITORIOS DE DECRETOS DE


REFORMA

DECRETO por el que se reforman diversos artículos de


la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores.

Publicado en el Diario Oficial de la Federación el 26 de


enero de 2005.

ARTÍCULO ÚNICO.- Se reforman, los artículos 4,


fracción II; 5, fracción IV, inciso b; 6, fracciones I y III;
10, primer párrafo y fracción XX; 15; 16, fracciones I y

68 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


II; 17, primer párrafo y fracción VII; 18, primer párrafo
y fracción IX; 19, primer párrafo; 20, fracción II; 28,
fracciones I, III, VI, IX, XI, XII, XIII, XV, XVI, XVII, XX,
XXIII, XXV, XXVI, XXVII y XXVIII; 31, primer párrafo;
38, primero y segundo párrafos; 48; y la denominación
del Capítulo III, del Título Quinto; todos ellos de la Ley
de los Derechos de las Personas Adultas Mayores, para
quedar como sigue:
...
TRANSITORIO

ÚNICO.- El presente Decreto entrará en vigor al día


siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la
Federación.

México, D.F., a 25 de noviembre de 2004.- Sen. Diego


Fernández de Cevallos Ramos, Presidente.- Dip. Man-
lio Fabio Beltrones Rivera, Presidente.- Sen. Sara I.
Castellanos Cortés, Secretaria.- Dip. Marcos Morales
Torres, Secretario.- Rúbricas”.

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 69


En cumplimiento de lo dispuesto por la fracción I del
Artículo 89 de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, y para su debida publicación y
observancia, expido el presente Decreto en la Re-
sidencia del Poder Ejecutivo Federal, en la Ciudad
de México, Distrito Federal, a los veinte días del mes
de enero de dos mil cinco.- Vicente Fox Quesada.-
Rúbrica.- El Secretario de Gobernación, Santiago Creel
Miranda.- Rúbrica.DECRETO por el que se adiciona
la fracción IX al artículo 5o. a la Ley de los Derechos
de las Personas Adultas Mayores.

Publicado en el Diario Oficial de la Federación el 26 de


enero de 2006.

Artículo Único.- Se adiciona una fracción IX, al Artículo


5o. del Capítulo II denominado “De los Derechos”, a la
Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores,
para quedar como sigue:
...

70 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


TRANSITORIO

Único.- El presente Decreto entrará en vigor a los


cuarenta y cinco días siguientes de su publicación en el
Diario Oficial de la Federación.

México, D.F., a 29 de noviembre de 2005.- Dip. He-


liodoro Díaz Escárraga, Presidente.- Sen. Enrique
Jackson Ramírez, Presidente.- Dip. Ma. Sara Rocha
Medina, Secretaria.- Sen. Sara I. Castellanos Cortés,
Secretaria.- Rúbricas.”

En cumplimiento de lo dispuesto por la fracción I del


Artículo 89 de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, y para su debida publicación
y observancia, expido el presente Decreto en la
Residencia del Poder Ejecutivo Federal, en la Ciudad
de México, Distrito Federal, a los veintitrés días del
mes de enero de dos mil seis.- Vicente Fox Quesada.-
Rúbrica.- El Secretario de Gobernación, Carlos María
Abascal Carranza.- Rúbrica.

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 71


DECRETO por el que se adiciona una fracción XXX al
artículo 28 de la Ley de los Derechos de las Personas
Adultas Mayores.

Publicado en el Diario Oficial de la Federación el 24 de


junio de 2009.

Artículo Único.- Se adiciona una fracción XXX al


artículo 28 de la Ley de los Derechos de las Personas
Adultas Mayores, para quedar como sigue:

TRANSITORIOS

Primero.- El presente Decreto entrará en vigor en la fecha


de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.
Segundo.- Las acciones que, en cumplimiento a lo dis-
puesto en este Decreto y en razón de su competencia,
corresponda ejecutar al Instituto Nacional de las Per-
sonas Adultas Mayores, deberán sujetarse a la dispo-
nibilidad presupuestaria que se apruebe para dichos
fines en el Presupuesto de Egresos de la Federación y

72 Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores


a las disposiciones de la Ley Federal de Presupuesto
y Responsabilidad Hacendaria.

México, D.F., a 23 de abril de 2009.- Dip. César Horacio


Duarte Jaquez, Presidente.- Sen. Gustavo Enrique
Madero Muñoz, Presidente.- Dip. María del Carmen
Pinete Vargas, Secretaria.- Sen. Ludivina Menchaca
Castellanos, Secretaria.- Rúbricas.”

En cumplimiento de lo dispuesto por la fracción I del


Artículo 89 de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, y para su debida publicación y obser-
vancia, expido el presente Decreto en la Residencia
del Poder Ejecutivo Federal, en la Ciudad de México,
Distrito Federal, a dieciséis de junio de dos mil nueve.-
Felipe de Jesús Calderón Hinojosa.- Rúbrica.- El Secre-
tario de Gobernación, Lic. Fernando Francisco Gómez
Mont Urueta.- Rúbrica.

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores 73


Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores
Se terminó de imprimir en marzo de 2010,
con un tiraje de 100 mil ejemplares.