Está en la página 1de 11

CAPÍTULO XI

LA ANALOGÍA Y LA INFERENCIA
PROBABLE

Pues cuando consideramos que una cosa es


probablemente verdadera y suponemos que un
suceso ha ocurrido u ocurrirá, es porque la mente
obtenía en al una -semejanza con algún otro
suceso que hemos observado que ha sucedido.
JOSEPH BUTLEH

XI.l. EL RAZONAMIENTO POR ANALOGÍA


En los capítulos precedentes hemos examinado los razona-
mientos deductivos, que', son validos cuando sus premisas esta-
blecen sus conclusiones demostrativamente, e inválidos en caso
contrario. Pero -no todos los razonamientos pretenden ser
deductivos. Hajf muchos razonamientos que no aspiran a de*
BIBLIOGRAFÍA mostrar la verdad de sus conclusiones como derivación nece-
saria de sus premisas, sino qué solamente afirman su probabi-
•( OHCSAL DEL lidad, o sea que probablemente son verdaderas. Los razona-
mientos de este último tipo reciben generalmente el nombre de
CECE. inductivos y son radicalmente distintos de los de la variedad
deductiva. Quizá el tipo de razonamiento no deductivo o
.inductivo usado más corrientemente es el razonamiento por
analogía. He aquí dos ejemplos de razonamientos analógicos:
. 1. . . J a primera revolución industrial, la revolución de los
"sombríos talleres satánicos", significó la desvalorización del
•brazo humano por la competencia de las máquinas. No hay
ningún salarlo con el cual pueda vivir un obrero de pico y pala
de los Estados Unidos que sea bateante bajo como para com-
petir con el trabajo de una «cavadora mecánica. De manera
similar, la moderna revolución industrial [computadoras dec-

397
LA INDUCCIÓN LA ANALOGÍA Y LA INFERENCIA PROBABLE

trónica* da alta velocidad, llamada» "máquinas pensantes"] planeta habitado, que los nueyps zapatos no den buen resultado
está destinada a desvalorizar el cerebro humano,, al menos en
sus 'decisiones mas- simples y rutinarias. Claro está que, así,, y que el último libro de mi autor favorito me parezca intolera-
como el carpintero, el mecánico y la modista hábiles han • blemente . insípido. Inclusive es. lógicamente posible que un
sobrevivido, en cierta medida, a la primera revolución industrial, fuego pueda quemar y otro no. Por consiguiente, ningún razo-
del mismo modo el científico y el administrador hábiles pueden namiento por analogía pretende ser matemáticamente seguro.
sobrevivir a la segunda.'
Los razonamientos analógicos no pueden clasificarse como
2. Podemos observar una gran similitud entre la Tierra que ."válidos" o "inválidos". Todo lo que se pretende de ellos es
: habitamos y los otros planetas, Saturno, Júpiter, Marte, Venus que tengan una cierta probabilidad.
y Mercurio. Teáoá^eUos giran alrededor del Sol, al igual que la Además de su uso frecuente en razonamientos, a menudo
Tierra, aunque a distancia» y en períodos- diferentes. Todos
•' ellos toman su luz del Sol, lo mismo que la Tierra. Se sabe suelen usarse también las analogías de manera no argumenta!;
">'•'• que varios de ellos giran alrededor de sus ejes, como la Tierra, no deben confundirse estos usos diferentes. Desde épocas remo-
• y debido a esto deben presentar una sucesión de días y tas, los escritores han recurrido a la analogía para obtener
noches. Algunos de ellos tienen lunas que les dan luz en descripciones vividas. Los usos literarios de la analogía, en la
~ ausencia del Sol, como lo hace nuestra Luna pan nosotros. En
; sus movimientos, todos ellos están sometidos a la misma ley metáfora y el símil, constituyen una gran ayuda para el escritor
~ de gravitación, como ocurre con la Tierra. Tomando como que trata de crear un cuadró vivido en la mente del lector.
- base todas estas semejanzas no 'es disparatado pensar que, al También se usa la analogía en la explicación, cuando se hace
i igual que la Tierra, esos planetas pueden estar habitados inteligible algo poco familiar, con la cual presenta ciertas seme-
por-.seres vivientes de diversos órdenes. Esta conclusión
derivada por analogía cuenta con cierta probabilidad a su janzas. El uso de analogías en la descripción y la explicación no
favor.? debe confundirse con su uso en el razonamiento.
No es dif ícü!'<|lfin3Fla analogía, en cualquiera de sus usos.
La mayoría de nuestras inferencias cotidianas las hacemos Trazar una analogía: ent?e dos o más 'entidades es •jndicttr uño o
por analogía. Así, infiero que un par de zapatos nuevos me más aspectos de ella en los que son similares. Esto explica qué
darán buen resultado sobre la base de que otros pares de zapa- es una-analogía, pero .subsiste el problema de caracterizar el
tos comprados anteriormente en. la misma tienda me dieron razonamiento por analogía; Podemos enfocar este problema
buen resultado. Si un nuevo libro de un autor determinado examinando un razonamiento, analógico en., particular y anali-
atrae mi atención, infiero que gozaré leyéndolo sobre-la base de zando su estructura. Tomemos el más' simple de los ejemplos
que he leído y gozado otros Ubres del mismo autor.'La analo- citados hasta ahora, el razonamiento según el cual mi nuevo par
gía constituye el fundamento de la mayoría de nuestros razo- de zapatos me dará buen resultado porque mis zapatos viejos,
namientos ordinarios en los que, a partir de experiencias pa- comprados en la misma tienda, me dieron buen resultado. Las
sadas, tratamos de discernir lo que puede reservarnos el futuro. dos cosas que consideramos similares son los dos pares de zapa-
La conducta del niño que alguna vez-se ha quemado y luego tos. Hay tres puntos de analogía implicados aquí. Los aspectos
huye del fuego se basa en algo muy similar a una inferencia en los cuales se dice que las dos" entidades se asemejan, son:
analógica, si bien, claro está, no se expresa en un razonamiento primero, en que son zapatos; segundo, en que han sido compra-
formulado explícitamente. dos en la misma tienda; tercero, en que dan buen resultado. Sin
: Ninguno de estos razonamientos es seguro, -o demostrativa- .embargo, los tires puntos dé analogía no desempeñan idéntico
mente válido. Ninguna de sus conclusiones deriva por "necesi- papel en el razonamiento. Los dos primeros aparecen en las
dad lógica" de sus premisas. Lógicamente, es posible que lo premisas, mientras que el tercero es afirmado por la conclusión.
ocurrido á los trabajadores manuales hábiles no ocurra a los El razonamiento mencionado puede describirse, pues, en tér-
trabajadores intelectuales hábiles, que la Tierra sea el único minos muy generales, como .un razonamiento en el que las
premisas afirman primero la similaridad de dos cosas en dos
1
Tomado de Noritert Wlemx con autorización de Cvbamattci, publicado al aspectos y, segundo, que una de esas cosas tiene una tercera
átomo tirapo, por The Ttatanofogy Plw», John Wlley and Sons, too., y por Hermana característica, de lo cual se extrae la conclusión de que la otra
et Cíe., 1943. : LO E. cosa también tiene -esa característica. Claro está que no todos
•• * Buav* on tha Intelectual Powm of lían, de Tiloma» Boid (Ensayo I, cap. los razonamientos analógicos se refieren exactamente a dos
IV).. ' . '

398 399
LA INDUCCIÓN

LA ANALOGÍA Y LA INFERENCIA PROBABLE

cosas y donde «¡loa tratan de hacerles la vida desagradable si no las


hacen o si l&s hacen mal.
JOHN HOLT. Cómo fracasan los niños
que ellos hicieron un trabajo poco satisfactorio con mi ropa y',
además; informo que nuestros amigos .comunes Jones y Smith
15. Mirad el. mundo a vuestro alrededor; contemplad la totalidad y cada eran también clientes de la lavandería con los mismos malos
parte de di encontraréis que no es nada más que una gran máquina, resultados, estas premisas sirven para establecer la conclusión
subdidlvida en .un número infinito de máquinas menores, que a su
vez admitan otras subdivisiones, hasta un grado que está más allá de lo con mucha mayor probabilidad que él primer razonamiento, el
que los sentidos y las,facultades humanas pueden^astrear y explicar. cual mencionaba solamente un caso. No debe, pensarse, sin
Todas esas diversas máquinas', y hasta sus partes más pequeñas,. embargo, que exista alguna relación numérica simple entre el
encajan unas con otras con una exactitud que transporta de admiración número de ejemplos y la probabilidad de la conclusión. Si sola-
a todos los hombres que las han contemplado. La curiosa adaptación
de medios afines, en toda la naturaleza, se asemeja, exactamente, mente he conocido un perro salchicha y éste era 'de.mal genio,
aunque las excede, a las producciones del ingenio humano, del plan, esto da cierta probabilidad .a la conclusión de que el próximo
él pensamiento, la sabiduría y la inteligencia humanos. Por lo tanto, que encuentre sea también de mal genio. En cambio, si he
puesto que los efectos se asemejan, nos vemos conducidos a inferir, conocido diez perros salchichas, todos ellos de mal genio, ello
por todas las reglas de la analogía, que las causas también se
asemejan, y que el Autor.de la Naturaleza es algo similar al espíritu da una probabilidad considerablemente mayor a la conclusión
del nombre, aunque poseedor de facultades mucho mayores, de que el próximo también sea .de 'mal genio! Pero de ninguna
proporcionales a la magnitud de la labor que ha ejecutado. Por este manera se deduce que ;la conclusión del segundo razonamiento
razonamiento a posterior!, y sólo'por este razonamiento, probamos al sea exactamente diez veces más probable.
mismo tiempo la existencia de una deidad y su semejanza con la mente
y la inteligencia humanas. 2) El segundo criterio para juzgar, razonamientos analógi
cos es el número de-aspectos en los diales se establecen ana
DAVID HUME, Diálogos concernientes a logías éntr¿ las cosas;en cuestión. Tomemos nuevamente el
la religión natural ejemplo de los za.pa.tos. -El hecho de que un nuevo par de
.zapatos haya sido*comprado en la misma tienda que otro anterior
XI.2. LA ESTIMACIÓN DE LOS RAZONAMIENTOS que dio buenos resultados, constituye ciertamente una premisa
ANALÓGICOS de la cual se desprendé que los zapatos nuevos probablemente
den también buen resultado. Pero esta conclusión tiene mayor
probabilidad si las premisas afirman no solamente que fueron
Si bien ningún razonamiento por analogía puede ser comprados en la misma tienda, sino también que fueron manu
válido, en el sentido de que su conclusión se deduzca de sua facturados por la misma fábrica, que se vendieron al mismo
premisas por necesidad lógica, algunos de ellos son más convin- precio, que son del mismo tipo y que yo los usaré en las
centes que otros. Los razonamientos analógicos pueden ser í^ispias circunstancias y para las mismas actividades. Tampoco
estimados sobre la base de la mayor o menor, probabilidad con en este caso debe pensarse que exista alguna relación numérica
que establecen sus conclusiones. En esta sección discutiremos simple entre el número de puntos de semejanza afirmados en
algunos de los criterios que. se aplican a los razonamientos de laa premisas y la probabilidad de la conclusión.
este tipo.
3) El 'tercer criterio por el' cual pueden juzgarse los razo
1) El primer criterio importante, para la apreciación de un namientos analógicos .es la fuerza de sus conclusiones con res
razonamiento analógico es el número de • entidades., entre las pecto a las premisas. Si Jones tiene, un automóvil nuevo que
cuales se afirman.las analogías. Esté principio se halla profunda- gasta un galón de-nafta cada veintitrés millas, Smith puede
mente arraigado en el sentido común. Si yo le aconsejo no inferir de esto con alguna probabilidad que su automóvil nuevo,
.enviar sus camisas a una determinada lavandería porque yo una de la misma fábrica y del mismo modelo que el de Jones,
vez mandé una y volvió arruinada, usted puede responderme tendrá también un buen rendimiento. Smith puede también
que eso es "sacar conclusiones apresuradas'.' y que quizá se les elaborar otros razonamientos con las mismas premisas,, pero
deba dar otra oportunidad. En cambio, si le .doy el mismo conclusiones diferentes. Si saca la conclusión de que su auto
consejo y lo justifico relatando cuatro ocasiones diferentes- en móvil andará más de veinte millas con un galón, la probabilidad
de la conclusión es elevada. Si infiere que su automóvil andará
404 más de veintiuna millas. con un galón, su razonamiento .ya no

406
LA INDUCCIÓN LA ANALOGÍA Y LA INFERBNCIA PROBABLE

sera tan seguro; esto es, hay menor probabilidad de que su primero. Cuanto mayor es el número de ejemplos mencionados,
conclusión sea verdadera. Pero si concluye que su automóvil mayor será el número de desemejanzas que puedan señalarse
rendirá exactamente veintitrés' rnílipq por galón, su razonamiento entre ellos.
será mucho más débil. Ninguno de estos cinco criterios son nuevos ni tienen nada
4) El cuarto criterio para la estimación de los razonamien de sorprendentes. Los usamos constantemente al juzgar razona-
tos analógicos se relaciona con el número de desemejanzas o mientos analógicos.
diferencias entre los ejemplos mencionados en las premisas y el 6) Nos queda por discutir un criterio aplicable a los razo-
ejemplor aloque,;se refiere Ja conclusión. La conclusión del razo namientos, por analogía. Aunque es el último que consideramos,
namiento precedente se hace muy dudosa si se agrega que no es de ningún modo el menos significativo; por el contrario,
Jones ©onduce su automóvil, generalmente, a la escasa veloci es el más importante de todos. Los ejemplos presentados hasta
dad dé veinticinco millas por hora, mientras que Smith habi- ahora constituían todos razonamientos convincentes, porque
tualmeníe va a velocidades que exceden de las ochenta millas todas sus analogías ¿bardaban una relación con la conclusión.
por hora. Esta desemejanza entre el ejemplo de k premisa y el Así, en apoyo de la conclusión según la cual el nuevo.automó-
de la conclusión debilita el razonamiento y reduce mucho la vil de Smith tendría un buen rendimiento, adujimos como argu-
probabilidad de la conclusión. mento el hecho de que el nuevo automóvil de Jones, del cual
5) Claro está que, cuanto mayor sea el número de ejem se sabe que tiene un buen rendimiento, es del mismo modelo;
plos citados en las premisas, tanto menos probable es que sean esto es, que tiene el mismo número de cilindros, el mismo peso
todos diferentes del ejemplo mencionado en la conclusión. Sin y la misma potencia que "él de Smith. Todas éstas son conside-
embargo, para reducir las desemejanzas entre los ejemplos de raciones que guardan una relación con la conclusión. Contra-
las premisas y el ejemplo de la conclusión, no necesitamos pongamos este razonamiento con otro que extraiga la misma
enumerar muchos más ejemplos en las premisas. Puede lograrse conclusión de premisas diferentes, por ejemplo, de premisas que
el mismo fin si se toman en las premisas ejemplos que sean no digan nada acerca de los cilindros, del peso o 'de la potencia,
diferentes entre sí.,Cuanto menor sea la similitud de los ejem sino que afirmen en cambio que los dos automóviles tienen .el
plos de las premisas, tanto menos probable es que sean todos mismo color, el mismo número de indicadores en su tablero y
ellos distintos del ejemplo de la conclusión. Nuestro quinto el mismo estilo de tapicería en sus interiores. Es evidente que
criterio para juzgar razonamientos por analogía, pues, es que este último razonamiento es mucho más débil que el anterior.
Sin embargo, no se puede llegar a esta conclusión sobre la base
cuanto más desemejantes son los ejemplos mencionados en las de cualquiera de los primeros cinco criterios mencionados. Los
premisas,, tanto más fuerte es el razonamiento. dos razonamientos aducen el mismo número de ejemplos y el
Se apela tan a. menudo a éste principio y se lo acepta tan mismo número de analogías. La razón de que el primero sea un
comúnmente como cualquiera de los otros que hemos mencio- buen razonamiento, mientras .que el segundo es ridiculamente
nado.; La conclusión de que. Johnny Jones, estudiante de primer malo, reside en qué los factores mencionados en el primero
año de la Universidad Estatal, terminará exitosamente su educa- guardan relación con el rendimiento, mientras que los del
ción universitaria y obtendrá su diploma puede considerarse 'segundo son completamente ajenos a él.
como altamente probable, sobre la base de que otros diez estu- .Esta cuestión de la''atinencia de las premisas con lo afir-
diantes provenientes del mismo colegio secundario que Johnny mado por la conclusión es de suprema importancia. Un razona-
Jones y que obtuvieron calificaciones muy similares a las de miento basado, en una sola analogía atinente a la conclusión y
éste entraron en k Universidad Estatal; terminaron exitosamen- referida a un 'único ejemplo tendrá más fuerza que otro.que
te su educación universitaria y obtuvieron sus diplomas. El señale una docena de puntos de semejanza no atinentes entre
razonamiento es mucho más fuerte si los otros diez estudiantes el ejemplo dé la conclusión y una veintena de ejemplos enume-
mencionados en las premisas no se parecen mucho entre sí. El rados en las .premisas. Así, un médico hace una inferencia
razonamiento' se refuerza si se señala que esos otros diee estu- correcta cuando afirma que el señor Black mejorará con un
diantes no provienen del mismo estrato económico, que difie- cierto específico sobre la base de: que el señor White mejoró
ren en si¿ origen racial, que tienen religiones distintas, etcétera. con él, si un análisis de sangre demostró la presencia en su
Incidentaimente, el, quinto criterio explica la importancia del
407
406 ' ' • ' • . ' . .
.LA INDUCCIÓN . LA ANALOGÍA Y LA INFERENCIA PROBABLE

organismo del mismo tipo de gérmenes'que se encuentran en el halla causalmente conectado con el consumo de combustible.
organismo del señor Black..- Pero sería fantástico extraer la Los razonamientos analógicos son altamente probables cuando
misma conclusión de premisas que afirmaran que 1Smith, Jones van de la -.causa al efecto o del. efecto a la causa. También son
y Robinson mejoraron .con él, y de que todos ellos y Black son probables cuando la propiedad de la premisa no es causa ni
clientes del mismo sastre, tienen la misma marca y modelo de efecto de la propiedad de la conclusión; pero ambas son efectos
automóvil, el mismo número de hijos, recibieron una educación de la rrn's'nq causa. Así, por ejemplo, de la presencia de ciertos
semejante y nacieron todos bajo el mismo signo del zodíaco. síntomas propios de una determinada enfermedad un médico
La razón de la debilidad del segundo razonamiento reside en puede predecir otros síntomas no porque un síntoma sea la--"
que los puntos de semejanza citados carecen totalmente; de rela causa del otro, sino porque todos, ellos son producidos por la
ción con el punto al que se refiere la conclusión. • misma enfermedad.
Aunque puede haber desacuerdos respecto de cuáles son La estimación de razonamientos analógicos, pues, exige
las analogías que •guardan relación con ciertas conclusiones, esto cierto conocimiento de las conexiones causales. El descubri-
es con respecto a cuáles son las propiedades que importan para miento de éstas sólo puede realizarse empíricamente por la
demostrar la presencia de otras propiedades en un caso dado, es observación y la experimentación. El interés central de la lógica
poco probable que haya desacuerdo acerca del significado de inductiva lo constituye la teoría de la investigación empírica, y
"atinencia". El profesor J. H, Wigmore, en uno de sus impor- es a este tema al que dedicaremos los capítulos siguientes.
tantes tratados legales, ha dado la siguiente ilustración de esto:
Pava demostrar que una caldera no corre el riesgo de explotar
a 'una cierta presión del vapor, es importante, traer a colación EJERCICIOS
otras ejemplos de calderas que no han explotado a la misma
presión, pero esos ejemplos tienen que ser sustanciálmente simi- I. Para cada uno de los siguientes razonamientos por analogía se
lares en tipo, antigüedad y otros factores que se relacionan sugieren seis premisas adiciónales. Determinar con respecto 'a cada' una de
con su resistencia.' esas premisas si su adición haría al razonamiento resultante más o menos
probable.
Tenemos aquí un criterio para juzgar la atinencia en sí
misma. Una analogía tiene importancia para establecer la pre- * 1. Un inversor ha comprado cien acciones petroleras en diciembre '
sencia de una propiedad determinada (la resistencia, en la ilus- durante los .cinco años pasados. En cada caso el valor de la acción se
ha valorizado en aproximadamente un 3 por ciento por año y ha
tración de Wigmore), si se refiere a oirás circunstancias que pagado dividendos regulares de un 5 por ciento por año sobre el
afectan a esta propiedad.-Una propiedad o circunstancia tiene precio al cual la compró. En el próximo mes de diciembre decide
atinencia con respectó a ptra, a los fines del razonamiento . comprar otras cien acciones petroleras, calculando que probable-
analógico, si la primera afecta a la segunda, esto es, si tiene un mente recibirá modestas ganancias, pero el valor de su nueva compra
aumentará a lo largo de los años.
efecto causal o determinante sobre ésta. •
La atinencia debe explicarse en función de la causalidad. a. Suponga que siempre había comprado accione? de compañías
petroleras del Este, y también este año proyecta comprar accio
En un razonamiento por analogía, las analogías que importan nes de una compañía petrolera del Este.
son aquellas que se refieren a propiedades o-circunstancias rela- b. Suponga que compró acciones petroleras en cada me¿ de diciem
cionadas causalmente.. Si la casa de mi vecino está .térmicaínen- bre de los quince años pasados, en luger de sólo cinco.
te aislada y su cuenta de combustible disminuye, entonces, si c. Suponga que esas mismas acciones compradas anteriormente
mi propia casa está térmicamente aislada, puedo esperar confia- subieron en un 10 por ciento por año, en lugar de sólo el 3 por
damente, en que mi cuenta de combustible disminuirá. La ciento. " .
analogía es apropiada porqué el aislamiento térmico guarda d. Suponga que Jiizo sus compras anteriores de acciones del petróleo,
relación coa el monto de la cuenta del combustible, ya que se en compañías extranjeras tanto como' en compañías petroleras
del Este, Sur y Oeste norteamericanas.
9
Tomado de Wtgmort't Cade of tht Rule a of Euldence in Tríala ot Lew, de e. Suponga que se entera de que el gobierno federal está consideran
Jobo H. Wlemore. Cop., 1910, 1915, 1935, 1938 y 1942; de John H. Wttmore.
Publicado por .Llttle, Brown and Co. do la aprobación de una nueva ley para regular más estrictamente
las compañías petroleras y gasoleras. .
408
• 409
LA INDUCCIÓN

semejante de vida .y .movimiento. La continua circulación de materUr


en £1 no produce ningún desorden: el continuo desgaste en .carda
parte es reparado incesantemente; en todo el sistema sé percibe la CAPÍTULO XII
más íntima simpatía: y cada parte o miembro de él, al realizar su
tarea propia, opera para mi propia conservación y para la del todo.
Infiero, por lo'tanto, que el .mundo es un animal, y la Deidad es el
alma del mundo, que actúa sobre él y por él. LAS CONEXIONES CAUSALES:
DAVÍD HUME, Diálogos concernientes
LOS MÉTODOS DE MILL
^ a la religión natural PARA LA INVESTIGACIÓN EXPERIMENTAL

416
P y eríán_ expuestas t al peligro de un 'caso
BIBLI u contradictorio. Generalmente se basan en un
es número demasiado pequeño dé hechos, y sólo
OGR la
in
en • aquellos que están disponible».
FRANGÍS
d
AFÍA u
BACON
c
O FIC ci
ó .XII.l. EL SIGNIFICADO DE "CAUSA"
IA L n
q
u Para poder ejercer algún .control sobre nuestro medio
D EL e habitual debemos poseer cierto conocimiento de las
p conexio
C r nes causales. Un médico: tiene más poder para curar una enfer
o
E c medad si sabe cuál es su causa, así como debe comprender los
e efectos de las drogas qiue administra. Puesto que hay varios
C d significados diferentes de! la palabra "causa", comenzaremos
a por
p
E o distinguirlos. . i
r Un axioma fundamental -en el estudio de'la naturaleza es
, e que los acontecimientos no ocurren simplemente, sino que
n sólo
u
m ocurren en determinadas; condiciones. Se acostumbra
er distinguir
a- entre las condiciones necesarias y laa"~condiciones suficientes,
ci para que ocurra un acontecimiento. Una condición necesaria
ó •
n
- para jque se produzca un acontecimiento défeérníínado es. una'
si circunstancia en cuya ausencia aquél iíó.-puede jw¿ducirge._
m Por
pl ejemplo,, la presencia de oxígeno es una condición necesaria
e
es para que haya combustión; si hay Combustión, entonces debe
in haber oxígeno, pues eri ausencia "de éste no puede'haber com
fa bustión alguna. .
nt
il •¡
; 417'
s
u
s
c
o
n
cl
u
si
o
n
es
s
o
n
p
r
e-
c
a
ri
a
s
LA INDUCdCÍN LOS MÉTODOS DE MILL PARA LA INVESTIGACIÓN EXPERIMENTAL

Aunque es una condición necesaria, k presencia de oxi- compañía de seguros no pensaba en este sentido de la palabra
geno no es una condición suficiente para que haya combustión. "causa" cuando lo mandó a investigar. Tampoco está interesada
.Una condición suficiente para la producción de -un aconteci- la compañía en la condición suficiente. Si después de varias
miento es una circunstancia en cuya presencia el acontecimiento semanas el investigador informara que, si bien tenía pruebas de
debe, ocurrir. La presencia de oxígeno no es una condición que el fuego había-. sido provocado deliberadamente por el
suficiente para la combustión porque puede haber oxígeno sin titular de la póliza, todavía no había logrado discernir todos, las
que se produzca la combustión. Por otro lado, casi para toda condiciones necesarias y, por consiguiente, aún no habría po-
sustancia hay un límite dex temperatura tal que hallarse por dido determinar la causa (en el sentido de condición sufi-
encima ^de esta temperatura en presencia de oxígeno es una ciente), la compañía llamaría al investigador y le ordenariVque
condición suficiente para la combustión de esa sustancia. Es dejara de gastar tiempo y dinero inútilmente. La compañía
obvio que puede haber varias condiciones necesarios para la usaba la palabra "causa" en otro sentido: lo que pretendía era
producción de un acontecimiento y que todas ellas deben estar descubrir el incidente o la acción que, en las condiciones que «e.
incluidas en la condición suficiente. hallan de ordinario presentes, señala la diferencia entre la apari-
La palabra "causa" a veces se usa en el sentido de condi- ción y la no aparición del acontecimiento.
ción necesaria y a veces en él sentido dé condición suficiente. Podemos distinguir entre dos subdivisiones diferentes de
Es más frecuente su uso .en el sentido de condición necesaria este tercer sentido de "causa". Se las ha cacaracterízádo tradi-
cuando se presenta el problema.de eliminar algún fenómeno cionalmente como las causas remotas y las causas próximas.
indBseable. Para lograr esto, basta buscar alguna condición que Allí donde hay una sucesión o cadena causal de varios
sea^ necesaria para su existencia y luego eliminar esta condición. sucesos, tales que A causa B, B causa C, C causa D y D causa
Así, un médico tratará de descubrir qué tipo de germen es la E, podemos considerar a E como efecto de cualquiera o de
"causa" de: una enfermedad, a fin de curar ésta prescribiendo todos- los sucesos ^anteriores. El más próximo de ellos D, es la
una droga que destruya los gérmenes. Se dice de los gérmenes causa próxima de- E, y los óteos son las causas más o. menos
que son la qausa de la enfermedad en el sentido de que consti- remotas, A más remota que.fi, y B más remota que Cl En este
tuyen una ^condición necesaria de ella, ya que en su ausencia la caso la- causa próxima fue k acción de encender el fuego reali-
enfermedad no puede aparecer. zada por el titular de la póliza. Pero su acción, y -por consi-
Usamos la palabra "causa" en el sentido de condición sufi- guiente el fuego, puede haber sido causada por las instancias de
ciente cuando estamos interesados no en la eliminación de algo su mujer -para que ganara más dinero, y las exigencias de ésta
indeseablef^ino en la producción de algo deseable. Por ejemplo, por un nuevo tapado de pieles que se compró la mujer del
un metalúrgico puede tratar de descubrir la causa de la resis- vecino, compra que puede haberse originado en las especulacio-
tencia de las aleaciones con el fin de. poder producir métales nes en cereales del vecino, que resultaron favorables debido a
más resistentes. Se dice que el proceso de mezcla, de calenta- un aumento en los precios causados por pérdida de una cosecha
miento y de enfriamiento es la causa del aumento de la resis- en la India. La pérdida de la cosecha fue una causa remota del
tencia, en el sentido de que constituye una condición sufi- fuego, pero la compañía de seguros no habría estado interesada,
ciente, pues tal proceso basta para producir, una aleación más en oír que el misterioso fuego fue causado por la pérdida de
fuerte. una cosecha hindú.
. En ciertas situaciones prácticas, la palabra "causa" suele Como hemos visto, hay varios sentidos diferentes del tér-
usarse también en. otro sentido. Una .compañía de .seguros, por , mino "causa". Podemos inferir legítimamente la causa del
ejemplo, puede enviar un investigador para qué determiné la efecto .sólo en el sentido de condición necesaria. Y la inferencia
causa de un incendio misterioso. Si el investigador enviara un de causa a efecto sólo es legítima en el sentido de condición
informe en el que adujera, .que el fuego se .produjo por la pre- suficiente. Allí donde se hacen inferencias de causa a efecto y
sencia de oxígeno en la atmósfera, seguramente no conservaría de efecto a causa, el término "causa" debe usarse en el sentido
su puesto durante mucho tiempo-. Sin embargo, tendría razón de "condición necesaria y.suficiente". En este sentido, la causa
en el sentido de condición necesaria—, pues si no hubiera se identifica con la condición suficiente, y ésta es considerada
habido oxígeno presente, tampoco habría habido fuego. Pero la como la conjunción ,de todas las condiciones necesarias. Debe
418 ' - • - ; '
•"••-. 419
LA INDUCCIÓN
.LOS MÉTODOS DE MILL PARA LA INVESTIGACIÓN EXPERIMENTAL

quedar claro que no existe ninguna definición única de "causa"


que se ajuste a iodos los usos diferentes de esta palabra. No es necesario, desterrar a prior? la idea de la pluralidad
En la concepción de la causa como la condición necesaria y de causas. Podemos considerar la doctrina de la unicidad de la
suficiente, hay una causa única para todo efecto. Esto no causa,, en sí misma, como él resultado de una generalización
equivale a afirmar que la causa sea simple: puede ser'sumamente inductiva. En todos los casos de presunta pluralidad de causas
compleja e implicar una gran cantidad de factores, todos los encontrados hasta ahora, la aparente pluralidad se desvanece
cuales deben estar presentes para que se produzca el efecto. cuando se- especifica de: manera .más precisa el fenómeno en
Pero, en esta concepción, sólo existe un complejo semejante cuestión. Á partir de este hecho se puede concluir con cierta
que pueda producir el efecto en cuestión. Esta concepción probabilidad que, en todos los casos, una especificación más
choca con la opinión de sentido común de. que un mismo 'fenó- precisa del efecto hará disminuir el número 'de circunstancias
meno puede haber sido el resultado de causas alternativas. Si diferentes que pueden haberlo producido.-De esté modo pode-
un hombre muere, su muerte puede haber sido causada por un mos aceptar, no como una verdad necesaria a príori, sino como
ataque al corazón, por envenenamiento, por una bala, por un altamente probable sobre' la base de las pruebas de -que se dis- *
accidente, de tránsito o por cualquiera de las otras cien circuns- pone, la hipótesis de trabajo de que todo efecto de un tipo
tancias que, como solemos decir, pueden causar la muerte. Pero la específico tiene un solo y único tipo de causa.
opinión de que puede haber una "pluralidad de causas" de un Puede aducirse un argumento aún más fuerte contra la
mismo tipo de efecto se halla en conflicto con la idea de que doctrina de la pluralidad de causas. A este respecto podemos
una causa es una condición necesaria y suficiente de su efecto. citar el dicho de Wüliam James de que iodo diferencia debe
Si. puede haber una pluralidad de causas, entonces no es posible producir uña diferencia. Si dos circunstancias pueden dar como
realizar inferencias que vayan de los efectos a sus causas: La resultado el mismo tipo de efectos, es correcto considerar qué
doctrina de la- pluralidad de causas tiene general .aceptación. La son también del mismo tipo. Si sus efectos no son diferentes,
pérdida de una cosecha puede haber sido causada por sequía o entonces no son realmente distintas. De.ordinario solamente
por exceso de lluvia o por la langosta. prestamos atención a aquellas diferencias que son importantes
De esto no debe concluirse, sin embargo, que interpretar para nosotros e ignoramos aquellas en las que no estamos inte-
la causa como condición necesaria y suficiente es erróneo e resados. Sus efectos son de la mayor importancia para discernir
infructuoso. Todo granjero se mostrará de acuerdo en que hay si las circunstancias son o no del mismo tipo. Si todos sus
diferentes tipos de pérdida de cosechas, y el tipo producido por la efectos son los mismos —esto es, si no difieren en ningún
sequía no podría haber sido causado por la lluvia excesiva o por aspecto "importante"— entonces las circunstancias son también
la langosta. Si se especifica un efecto con suficiente precisión, "las mismas", mientras que si sus efectos son significativamente
desaparece la aparente. pluralidad de causas. Es cierto que la diferentes, es esta diferencia la base sobre la cual las distingui-
"muerte en general" puede ser causada por una pluralidad de mos como circunstancias diferentes. Si aceptamos que toda
circunstancias diferentes, pero un tipo específico 'de muerte, diferencia debe producir una diferencia, debemos rechazar la
por ejemplo, el producido por envenenamiento con estricnina, doctrina de la pluralidad de las causas. ,
no podría deberse a una trombosis, coronaria. Frecuentemente, Por otro lado, es mucho lo que puede decirse a favor de la
la causa específica de la muerte se descubre por un examen concepción de sentido común. Si consideramos ciertos tipos de
post mortem, en el que la autopsia revela el tipo particular de efecto, parece plausible que diferentes circunstancias antece-
-muerte con suficiente precisión como para permitir la inferencia dentes, puedan igualmente bien haberlos producido. Así, una.
de que la causa de la muerte en cuestión fue una causa solución de azúcar en agua no sería diferente si colocáramos el
determinada y no otra. Podemos rechazar, pues, la, doctrina de azúcar o el agua primero en el recipiente. Pero el examen ade-
la pluralidad de causas, ya que en todos los casos en los que se cuado de este problema está más allá del alcance de este libro.
cree qué un mismo fenómeno puede haber sido causado por Todo, uso de la palabra "causa", en la vida cotidiana o en
circunstancias distintas, especificaciones ulteriores o una des- la ciencia, implica o presupone la doctrina de que la causa y él
cripción más precisa de este fenómeno hará desaparecer la .apa- efecto se hallan conectados uniformemente. Admitimos que
rente pluralidad de causas. una circunstancia particular cauó un efecto particular sólo si
aceptamos que cualquier otra circunstancia de ese tipo —si las
420
421
LA 'INDUCCIÓN LOS MÉTODOS DÉ MILL PARA LA INVBSTIQACltíN EXPERIMENTAL

circunstancias concomitantes presentan un grado suficiente de sión general acerca de lo que.le* ocurrirá a todo trozo.de papel
similitud-2- causa otro efecto'del mismo tipo que el primero. En de tornasol "azulaque, se sumerja en uñ:~ácidp.r Si derivamos lia
otras -palabras, causas similares producen efectos similares. Parte •primera conclusión, haremos un razonamiento" por analogía; si
del significado mismo de la palabra ."causa", tal como la la segunda, una generalización, inductiva. Puede •analizarse la
usamos hoy, es que toda aparición de una causa que produce estructura de estos dos .tipos de'razonamiento de la manera,
un cierto efecto es un coso o ejemplo, de la ley causal general. siguiente. Las premisas suministran una información relativa1 a
por la que tales circunstancias van siempre acompañadas por- •un cierto número de casos en los cuales aparecen conjunta
tales .fenómenos. Así, nos sentimos inclinados a abandonar la mente dos propiedades (o dos circunstancias o dos fenómenos).
creencia de que la circunstancia C fue la'causa del efecto E en y t' Por analogía, podemos inferir que un caso particular diferente
un caso particular, si puede demostrarse que la misma "clase que manifieste una de las propiedades, manifestará, también la
de" circunstancia se hallaba presente en otra situación que era otra. Por generalización inductiva podemos inferir que iodos los
igual a la primera, excepto en que él efecto £ no aparecía en la casos en qué se manifieste, una de las propiedades serán- 4»
última. • también casos en los que se,.manifestará la otra. Una generaliza
Puesto que toda afirmación, de que una circunstancia parti- ción inductiva de la forma: . • - ' • •
cular fue la causa de un fenómeno particular implica una ley
causal general, hay un elemento' de generalidad en toda afirma- El caso 1 del fenómeno E está acompañado por la circuns*
ción de esta clase. Una ley causal —en el sentido en que usare- tanda C.
mos la expresión— es una aserción según la cual una cierta • El caso 2 del fenómeno E está 'acompañado por la circuns-
circunstancia se halla invariablemente acompañada por tal o tancia C.
cual fenómeno, sean cuales fueren el tiempo y el lugar en los Ei caso 3 del" fenómeno E está acompañado por la circuns-
que se produzca. Ahora bien, ¿cómo llegamos al conocimiento tancia C.
de tales verdades generales? La relación causal no es una rela-
ción puramente lógica o deductiva; no puede descubrirse por
ningún razonamiento a priorí. Las leyes causales sólo pueden
descubrirse ¡ empíricamente, o sea apelando a la experiencia.
Pero nuestras experiencias lo son siempre de circunstancias par- Luego, todos los casos del fenómeno E están acompañados
ticulares, dé fenómenos particulares y de sucesiones particulares por la circunstancia C.
de ellos. Podemos observar varias apariciones de un cierto tipo
de circunstancia (llamémosla C), y toda aparición de ella que . es una inducción • por enumeración simple. Una inducción, por
observemos' puede estar acompañada por la aparición de un enumeración simple es muy semejante a un razonamiento por
cierto tipo de fenómeno (llamémosle F). Estas. observaciones analogía, con la diferencia de que la conclusión es general, en
solamente nos muestran, claro está, que algunos casos de C son vez de particular: • .
casos de F. ¿Cómo llegamos, a partir de este dato, a la proposi- La enumeración simple sé usa a menudo para establecer
ción general de que todos los casos de C son casos de F, que es conexiones causales. Cuando en un determinado número de
lo que se halla implicado cuando decimos que C es la causa de casos se observa que un fenómeno se halla invariablemente
F7 acompañado por un cierto tipo de circunstancia, es -natural
El método de llegar a proposiciones generales o universales inferir la existencia de una relación causal entre ellos. Puesto
a partir da los hechos particulares de la experiencia, recibe el que la circunstancia de.sumergir eTpapel de tornasol azul en un
nombre de generalización inductiva. De un conjunto de pre- ácido se halla acompañada en .todos los casos, observados por el
misas que afirmen de tres, trozos, particulares de papel de fenómeno del enrojecimiento del papel, concluimos, que el acto
tornasol azul que se volvieron rojos cuando se los sumergió en de sumergir él papel de tornasol en ácido es la causa de que se
un ácido podemos derivar, o bien una conclusión particular vuelva rojo. De manera similar, del hecho de que un cierto
acerca de lo que le ocurrirá a un cuarto trozo de papel de número de personas ha contraído la fiebre amarilla después de
tornasol azul si se lo sumerge en un ácido, o bien una conclu- ser picadas por mosquitos que anteriormente-habían picado a
enfermos de fiebre amarilla, podemos inferir por enumeración
422 , "• 423
LA INDUCCIÓN LOS MÉTODOS DE MILL PARA LA INVESTIGACIÓN EXPERIMENTAL

simple que la picadura de tal1 mosquito causa la fiebre amarilla. causal (pues toda excepción obviamente refuta una regla),
El carácter analógico de este razonamiento es evidente. mientras que el método de enumeración simple no toma para
Debido a la gran semejanza entre los razonamientos por nada en cuenta tales excepciones. Pues una excepción, o un
enumeración simple y los razonamientos por analogía, resulta ejemplo negativo, es un caso en el cual C está presente sin E, o
claro que se les' pueden aplicar a- ambos los mismos 'criterios. E está presente sin C; pero, las unidas premisas legítimas en un
Algunos razonamientos por enumeración simple pueden estable- razonamiento por enumeración simple son informes de casos en
cer sus conclusiones con mayor grado de probabilidad que los que gestan presentes .tanto C como E. En otras palabras, si
otros. Cuando mayor es el número de casos mencionados, tanto nos limitáramos a los razonamientos por enumeración simple
mayor es la probabilidad de la conclusión. Los diversos ejem- exclusivamente, sólo buscaríamos ejemplos confirmatorios y
plos o casos del fenómeno E acompañados por la circunstancia tenderíamos a ignorar cualquier ejemplo negativo o no confir-
C reciben a menudo el nombre de ejemplos Confirmatorios de matorio que pudiera encontrarse. Por esta razón, y a pesar de
la ley causal según la cual C causa E. Cuanto mayor es el su utilidad y su valor para sugerir leyes causales, las inducciones
número de los ejemplos confirmatorios, tanto mayor es la pro- por .enumeración simple no son todas adecuadas como confir-
babilidad de la ley causal, manteniendo iguales las otras condi- mación de leyes causales. Para someter a prueba las leyes causa-
ciones. Así, el primer criterio para juzgar los razonamientos les se han creado otros tipos de razonamientos inductivos, a los
analógicos se aplica también directamente a los razonamientos cuales dirigiremos ahora nuestra atención.
por enumeración simple.
Las inducciones por enumeración simple son muy frecuen-
tes y, a pesar de su debilidad, son a menudo muy valiosas y
sugerentes. Sin embargo, no son muy de fiar. Por ejemplo, XH.2. LOS MÉTODOS DE MILL
consideremos el siguiente razonamiento; ~*u

Sus críticas a la inducción por enumeración simple condu-


Tom rompió un espejo y se cortó la mano, lo cual fue mala jeron al filósofo británico Sir Francis Bacon (1561-1626) a
suerte. Dick rompió un espejo y luego se recalcó el recomendar otros tipos de procedimientos inductivos. Otro
tobillo, lo cual filósofo británico, John Stuart Muí (1806-1873), dio a éstos su
fue mala suerte. ' ""'.,. fomulaqiórtj.clásica, .por lo cual se los ha llamado los "Métodos
Harry rompió un espejo y luego perdió la cartera, lo .cualféie .dé.'Mill"-1 oe" inferencia inductiva. Mili formuló 'cinco de estos
mala suerte. "cánones'.'-, como él los llamó, y se los conoce como método de
la concordancia, método de la diferencia, método conjunto de
Luego, romper un espejo trae mala suerte. ¡a concordancia y la diferencia, método de los residuos y
' método de la variación concomitante. Los examinaremos en
La mayoría de nosotros nos sentiríamos ^muy poco inclina- este mismo orden.
dos a confiar en tal razonamiento. Sin embargo, se trata de.un 1. Método de la concordancia. La'mejor manera de expli-
razonamiento por enumeración simple, que apela a tres "ejem- car en qué consite el método de la concordancia es por medio
plos confirmatorios". A pesar de esto, probablemente diríamos de un ejemplo. Supongamos que algunos de los habitantes de
que los tres ejemplos mencionados fueron coincidencia y no un internado estudiantil han caído enfermos, con dolores de
obedecían a una ley causal: En esto reside la •principal debilidad estómago y náuseas. Se desea determinar la causa de su- enfer-
de los razonamientos por enumeración simple. Su propia natu- medad. Se interroga a. una mediá&docena de los estudiantes
raleza les impide distinguir entre ejemplos confirmatorios de afectados para saber qué es lo que comieron el día en .que se
genuinas leyes causales, por un lado, yjmeros accidentes o coin- manifestó la enfermdad. El primer "estudiante tomó sopa y
cidencias, por el otro. comió pan con manteca, -ensalada, verduras y peras en lata; el
Podemos formular del siguiente modo nuestra crítica .al segundo, tomó so'pa, comió pan oon manteca, verduras y peras
método de la enumeración simple. Un solo ejemplo negativo, ó en lata; el tercero, sopa, un sandwich de cerdo, ensalada y
sea que no la confirme, bastará para derribar una presunta ley peras en lata; el cuarto, pan con maateca, ensalada, un sand-
424
425