Está en la página 1de 27

1.- CUENCA DE FALCÓN.

a) Ubicación de la cuenca:

El límite occidental de la cuenca, que marca su separación un tanto arbitraria de la


cuenca del Lago de Maracaibo; al norte y este está limitada por la línea de costa del Golfo
de Venezuela y su prolongación, el Golfete de Coro, por el istmo de Los Médanos y por la
costa del Atlántico hasta el Golfo Triste y al sur por una serie de elevaciones designadas
Sierra de Churuguara de modo general. La cuenca se prolonga hacia el norte y noreste y
dentro de las aguas territoriales venezolanas.

Su mayor longitud, entre La Victoria y Boca Tocuyo, es de unos 320 Km. Su


anchura entre los sondeos de la Ensenada de La Vela de coro y Churuguara alcanza 100
Km. Martínez. (1976) calcula una extensión de 35.000 km2 y un volumen de sedimentos de
161.000 km3.

Se han descubierto en esta cuenca 10 campos de petróleo de los cuales para fines de
1977 solo quedaban tres campos en producción activa. Para ese momento la producción
total acumulada alcanzó la cifra de 106 millones de barriles (17 x 106 m3) con una
producción total para 1977 de sólo 260.500 bls. (42.334 m3) y sus reservas recuperables se
calculaban en 1033 millones de barriles (0,15 x 106 m3)

Algunos eventos importantes en el desarrollo de esta cuenca fueron:

AÑO, CAMPO o ÁREA

 1921 Pozo M-1, descubridor del campo de Mene de Mauroa. .

 1926 Descubrimiento del pequeño campo de Monte Claro.

 1926 El pozo El Mamón l-A descubrió el campo de Urumaco.

 1927 Descubrimiento del campo Hombre Pintado, 16 Km. al E de Mene de Mauroa.

 1929 Descubrimiento del campo Media, 7 Km. al NE de Mene de Mauroa.

 1931 Descubrimiento del campo de Cumarebo, el mas importante de Falcón

 1953 Descubrimiento del campo de Tiguaje, todavía en producción.

 1972 Descubrimiento del campo Ensenada de La Vela, en evaluación

b) Características Topográficas:

Desde el punto de vista físico-natural, el estado de Falcón es fisiográfica y


climáticamente heterogéneo, con predominio de paisajes montañosos, con
aproximadamente el 32% de la plataforma continental del país y la existencia de zonas
áridas y semiáridas en un 66% del territorio estadal. Presenta una diversidad de paisajes que
van desde llanuras costeras en su parte caribeña, hasta cordilleras, formadas por valles y
serranías, en una zona de relieve intermedio o de transición entre los dos grandes sistemas
montañosos del norte del país. Las llanuras costeras se dividen en tres grandes zonas
naturales: la Península de Paraguaná, los Llanos Costeros Orientales y los Llanos Costeros
Occidentales, los cuales se caracterizan por un ambiente tropical que varía de árido a
semiárido y una topografía de plana a suavemente ondulada hacia el interior del continente.
Otros paisajes los constituyen las serranías, valles intramontanos, depresiones tectónicas y
zonas de piedemonte, donde se ubica el sistema montañoso coriano, con la existencia de
cierta gama de condiciones climáticas asociadas con la altura, que se corresponden con los
pisos tropicales premontanos o subhúmedos, este último en menor proporción. Se localizan
en el istmo de Coro, los Médanos de Coro, formación de arenas nómadas o dunas,
decretadas como parque nacional

Los vientos alisios actúan constantemente sobre las costas, modificando las
condiciones climáticas. La temperatura promedio en las llanuras costeras es de 28,7°C,
mientras que en la zona montañosa el promedio es de 21,2°C. Las precipitaciones son
escasas hacia la costa, aumentando hacia las zonas montañosas, con una media anual de
750 mm.

En el estado en general se presentan diferentes tipos de suelo; en la línea costera se


encuentran calcáreos, desarrollados en planos aluviales, terrazas y zonas planas; entre las
serranías de Lara y Falcón, se ubican suelos franco-arcillosos. La disponibilidad de tierras
agrícolas es sumamente escasa, presenta un 89% de tierras de muy bajo a extremadamente
bajo potencial, ubicadas en las zonas montañosas, llanuras costeras y la Península de
Paraguaná, donde la mayor restricción está representada por la aridez del clima; otro 3%
presenta bajo potencial, localizado en las zonas colinosas de las cuencas de los ríos
Matícora, Cocuiza, Palmar y los valles de los ríos Tocuyo y Aroa; 6% tiene moderado
potencial y se ubica en los valles del río Matícora, Bajo Tocuyo, sectores de la Península de
Paraguaná y el oeste de Coro. Solamente el 2% cuenta con muy alto potencial, ubicado
principalmente en los valles de los ríos Matícora, Seco, Hueque, Cristo, Don Diego y Aroa.
Este bajo potencial de tierras agrícolas en el estado, es producto de ciertas características,
tales como: topografía accidentada, suelos salinos a potencialmente salinos y déficits
hídricos, producto de los bajos valores de precipitación, cuya media anual se ubica en los
750 mm, lo que origina que la región sea catalogada como la zona más seca del país.

c) Evolución de la Cuenca:

A pesar de algunas discrepancias en cuanto a la validez de ciertas determinaciones


paleontológicas, al presente puede aceptarse que el intervalo de lutitas del Cretácico
Superior equivalente a las formaciones Colón y Mito Juan de la Cuenca del Lago de
Maracaibo, ha sido penetrado en sondeos en el área Paiguara-Tiguaje, no lejos de Dabajuro.
En esta área el sismógrafo ha puesto de manifiesto algunos reflectores por debajo del
intervalo lutítico, que han sido correlacionados tentativamente con el intervalo de calizas
cretácicas productor de petróleo en la mencionada cuenca del Lago de Maracaibo. A corto
plazo se contempla la ejecución de sondeos que puedan o no confirmar esta correlación. Si
es positiva, puede abrir nuevas perspectivas a la perforación profunda en esta Cuenca. La
presencia de Eoceno aflorante en la parte occidental de Falcón se conocía de antiguo
(GONZÁLEZ DE JUANA, 1938) en los Cerros de Tacal. El autor citado muestra en las
Figuras las discordancias marginales del Oligo-Mioceno sobre el levantamiento Eoceno.
Igualmente se conocen afloramientos del Eoceno en Falcón oriental sobre el Alto de
Guacharaca, y en la Sierra de Churuguara está la sección tipo de las formaciones Santa Rita
y Jarillal, hoy atribuidas al Eoceno medio.

Durante este Eoceno medio tuvo lugar una extensa transgresión hacia el Oeste-
suroeste que tiene su mejor expresión en la formación Jarillal, mientras que la Formación
La Victoria presenta características regresivas como posible antecedente del levantamiento
y erosión característicos del Eoceno superior, El término de los cuales las condiciones
paleo-sedimentarías cambiaron en toda Venezuela occidental.

La forma característica de la cuenca fue definida en el Oligoceno inferior por la


sedimentación de Formación El Paraíso, que DÍAZ DE GAMERO ( 1977a) considera como
un complejo deltáico progradante originado en las tierras recién levantadas hacia el oeste y
suroeste. Otros elementos positivos que limitaban la cuenca son la cordillera de Churuguara
y su prolongación por el sur, el Alto de Dabajuro al noroeste, formado por rocas aflorantes
del Eoceno medio que constituyó un elemento positivo durante casi toda la historia de la
cuenca, y el Alto de Paraguaná-Coro, separado del Alto de Dabajuro por el Surco de
Urumaco.

Hacia el cierre del Oligoceno y comienzos del Mioceno la parte central de la cuenca
sufrió una subsidencia rápida que la situó a profundidades de 1500 m, lo cual conlleva
ambientes profundos hasta el borde sur del Alto de Dabajuro, el cual continuó parcialmente
emergente. El Alto de Paraguaná también continuó emergente, pero su prolongación -el
Alto de Coro- se situó a profundidades adecuadas al desarrollo de arrecifes en su borde sur,
donde avanza un pronunciado talud hacia la zona central profunda.

En el Mioceno cesó la subsidencia de la cuenca y comenzó su relleno dando lugar a


la disminución de su profundidad. La sedimentación de la Formación Castillo en el borde
Sur del Alto de Dabajuro y la lente conglomerática de Guarabal en el área del arrecife de
San Luis forman parte de este relleno. La Formación Agua Clara, de aguas moderadamente
profundas a someras, cubre grandes extensiones de terreno llegando hacia el norte hasta el
Alto de
Paraguaná, donde ha producido petróleo en la ensenada de La Vela; igualmente
recubre en parte el Alto de Tacal-Dabajuro. En la parte noroccidental de la cuenca - Distrito
Buchivacoa y Alto de Dabajuro- el Mioceno medio se caracteriza por levantamientos y
plegamiento posiblemente concomitantes con movimientos contemporáneos registrados en
la cuenca del Lago de Maracaibo, los cuales en los campos Buchivacoa se reflejan en la
pronunciada angularidad entre las capas de la Formación Agua Clara y los sedimentos del
Grupo La Puerta, coincidentes con el pronunciado cambio litológico sobre Agua Clara.
Fenómenos similares ocurrieron en la región de Tiguaje donde la discordancia de La Puerta
se hace más severa, llegando a mostrar angularidad entre el Eoceno y La Puerta con
ausencia de Agua Clara.

A partir de la depresión de Urumaco, este período se caracterizó por transgresiones


y regresiones más locales entre los ambientes deltáicos de la Formación Cerro Pelado y los
más marinos de la secuencia Socorro-Querales. Observando el espesor reducido de Cerro
Pelado y sus conglomerados basales en ciertas estructuras como El Saladillo (Mina de
Coro), se puede deducir la presencia de pliegues de crecimiento. Durante este período en la
zona noroccidental se sedimentó la secuencia continental del Grupo La Puerta, productor de
petróleo y más hacia el este, la mencionada secuencia de Socorro-Querales y Caujarao-
Urumaco que durante el Mioceno superior grada a las formaciones Codore-La Vela y
equivalentes, de carácter menos marino.

Durante toda esta evolución la parte oriental de la cuenca permaneció subsidente,


con indicación de paleo profundidades de más de 500 m hasta probablemente 1500 m. Las
reconocidas como rocas madres de petróleo del Grupo Agua Salada se sedimentaron en
estos periodos. Las condiciones paleo-geográficas cambiaron solamente en el Mioceno
superior, cuando un levantamiento general sedimentó las calizas limoníticas impuras de la
Formación Punta Gavilán, discordantes sobre el Grupo Agua Salada, en la parte oriental y
las rocas semejantes de la formación El Veral en la región de Cumarebo.

Este levantamiento marca el período de orogénesis tardía -Mioceno superior-


Plioceno responsable de la última deformación estructural de Falcón, posiblemente
relacionada con el levantamiento final andino y los movimientos jóvenes detectados en la
cuenca del Lago de Maracaibo, particularmente en la región de Mene Grande.

d) Estructura de la cuenca:

La mayoría de los pozos perforados en Falcón están distribuidos en la zona noreste


o en la zona de Falcón oriental, ni la parte centro-oeste ni el borde sur han sido perforados.

La estructura de Falcón occidental tiene rumbo dominante E-NE marcado por


numerosos pliegues y fallas cuyas estructuras incluyendo las de varios campos productores,
son bastante similares, mostrando un flanco meridional suave y un flanco norte de fuerte
buzamiento fallado y hasta volcado. Las fallas mayores son longitudinales de tipo inverso
buzando al sur, pero con cierta frecuencia se aprecia un sistema secundario de orientación
NO-SE, como en el área de Tiguaje.

Al este del meridiano de Cumarebo los anticlinales largos y subparalelos cambian y


dan lugar a domos fallados, unas veces cruzados al rumbo predominante E-NE, como el
domo alargado que caracteriza el campo de petróleo de Cumarebo, prácticamente NE-SO y
otras con ejes casi E-O, como son los domos de La Viana, Isidro, Aguide, etc. GONZALEZ
DE JUANA (1937) sugiere que el cambio en el plegamiento así como en la dirección del
fallamiento como en la falla de la Soledad, NO-SE, y las fallas de San Pedro y Santa Rita,
ONO-ESE pueden ser debidos al cambio notable en el carácter de la columna sedimentaria,
con un contenido mucho mayor de rocas plásticas hacia el este. Este autor sugiere también
movimiento horizontal (transcurrencia) en la falla de La Soledad.

e) Historia y formación geológica de la cuenca:

La cuenca se conoce en el Cenozoico, donde se denota Paleoceno, Eoceno, inferior,


medio y superior, Oligoceno, Mioceno, Plioceno, Pleistoceno.

La cuenca de Falcón se diferencia en el OLIGOCENO y comienza a recibir


sedimentos marinos hacia el centro, con frecuentes cambios de facies, marginal deltáico
hacia el Suroeste de la cuenca y desarrollo de arrecifes en los bordes Norte y Sureste.

 MIOCENO:

Se depositan grandes sedimentos en el centro de la cuenca de Falcón y los primeros


sedimentos marinos en la Ensenada de la Vela, la sedimentación se va haciendo más llana
hasta llegar a playera continental, con intervalos conglomeráticos conglomerado de Coro
hacia fines del Mioceno.

A principio del Mioceno la cuenca de Falcón invade de una forma marina a la


cuenca de Maracaibo depositando una arena basal y lutitas con ciertos horizontes locales
productores de Petróleo, de la formación Santa Rosa.

Ambiente marino a playero en las formaciones Cerro Pelado y Socorro zonas


productoras en Falcón. En la formación Agua Clara con Lutitas de ambiente marino.

 PLIOCENO:

Se va rellenando la cuenca de Falcón, la sedimentación tiene cada vez más


influencia continental y ocurren numerosos movimientos y levantamientos que terminaron
de diferenciar las cordilleras de los Andes y Perijá, y afectaron todas las estructuras, con
erosión de probables secciones productoras, conglomerados y calizas en la formación San
Gregorio.
f) Formaciones petrolíferas de la cuenca:

 FORMACIÓN CHURUGUARA

La formación Churuguara es una intercalación variada de calizas arenosas que


gradan a areniscas calcáreas, calizas arrecifales masivas, calizas delgadas arcillosas y
fosilíferas, areniscas, areniscas glauconíticas, limonitas y lutitas limosas. WHELLER
(1963, p. 53) cita como sección tipo la quebrada Mamoncito al norte de Baragua y el
L.E.V. II (op. cit.) indica que la sección tipo afloran los flancos del anticlinal de Buena
Vista, sobre el viejo camino real entre Piedra Grande y Baragua, Estado Falcón.

En la localidad tipo mencionada por WHELLER (op. cit.) aproximadamente el 60%


de la sección está formada por lutitas, pero las capas resistentes caracterizan a la formación.
Los 80 m basales están formado por areniscas de tipo "sal y pimiento”, considerados como
parte de La Formación El Paraíso. La litología más común en la unidad son las calizas
arenosas y fosilíferas y areniscas calcáreas en capas de hasta 3 m y muy duras, el color de
estas rocas es gris oscuro y meteorizan en marrón, marrón anaranjado o rojizo, siendo
frecuente observar nódulos ferruginosos duros. WHELLER menciona capas de hasta 30 m
de calizas masivas semejantes a la de la Formación San Luis; estas calizas de color azul
grisáceo, solo se desarrollan lateralmente unos 1.000 m hacia el este de la quebrada
Mamoncito.

Las areniscas de la Formación Churuguara son generalmente de grano medio a muy


grueso de color gris a crema, algunas son arcillosas y mal escogidas. Las areniscas
glauconíticas pueden estar formadas casi exclusivamente por granos gruesos de glauconitas
verde mate o brillante; se encuentra en capas gruesas irregulares localizadas cerca del
pueblo de Churuguara y comúnmente dispersas en toda la unidad y marcan el contacto
superior de la Formación Agua Clara. Las lutitas son de color gris a gris oscuro, limosas y
pobremente fosilíferas. El espesor de formación Churuguara es de 1.215 m en la quebrada
el Mamoncito, este aumenta hacia el norte y oeste y disminuye hacia el este.

Según WHELLER (1.963. p. 51), en la misma quebrada, los 20-40 m suprayacentes


a las areniscas tipo “sal y pimienta” de la Formación Paraíso contienen foraminíferos que
representan un ambiente marino abierto y pertenecen a la Zona de Globoritalia opima del
Oligoceno medio. Unos 600 m más arriba aparecen macroforamníferos con especies de
Operculinoides además de algunas especies de Turritella de edad probablemente
Oligoceno.

Los últimos 169 m de la sección contiene faunas indicativas del Mioceno inferior
con foramníferos y moluscos.
El contacto inferior de la Formación Churuguara se considera concordante y
transicional con la Formación El Paraíso. Hacia el oeste pasa lateralmente a la Formación
Castillo y hacia el este a la Formación Casupal, hacia el norte grada a las formaciones El
Paraíso y Pecara. En la parte superior Churuguara está recubierta concordantemente por la
Formación Agua Clara.

 FORMACIÓN AGUA CLARA

La localidad tipo de la Formación Agua Clara está en el río Mitare al sur del caserío
de Agua Clara en el Distrito Democracia, Estado Falcón. La unidad aflora en el borde oeste
de la Cuenca de Falcón hasta el río Mitare en Falcón central; hacia el este fue parcialmente
erosionada y aflora nuevamente en los bordes norte-central y sur-central pasta el río
Acurigüita y Santa Cruz de Bucaral respectivamente.

La Formación Agua Clara es una unidad lutítica de carácter muy uniforme. En la


localidad tipo se compone de lutitas ferruginosas concrecionarias, arenosas y yesíferas de
color negruzco con intercalaciones delgadas de areniscas limosas y calcáreas localmente
glauconíticas y fosilíferas, de color verdoso a gris modificado por manchones rojizos en
superficies meteorizadas. LIDDLE (1928, p 261) indico que las lutitas predominan y
caracterizan a la Formación Agua Clara.

En la mayoría de las áreas de la Formación Agua Clara es una lutita con


ínterestratificaciones ocasionales de areniscas y calizas. Las lutitas son muy fosilíferas con
macro y microfósiles, pobremente estratificadas a macizas, de color gris oscuro y
localmente despiden un distintivo olor a petróleo. Las areniscas son compactas y calcáreas
y las calizas son delgadas, arcillosas, fosilíferas y de color gris oscuro.

WHELLER (1960, p 447) dividió la Formación Agua Clara en dos miembros


definidos en la parte noroccidental del Distrito Democracia y parte nororiental del Distrito
Buchivacoa. El miembro inferior, denominado Cauderalito (L.E.V. II, 1970, p. 147), con
localidad tipo en la quebrada del mismo nombre al norte de Cerro Frío en la parte central
del Distrito Buchivacoa, se caracterizan por arrecifes muy fosilíferos con corales,
briozoarios, pelecípodos, gasterópodos y foraminíferos grandes. Las calizas son muy
lenticulares y varían de macizas cristalinas de color azul-gris, a amarillosas de color
amarillo- marrón y se presentan interestratificadas con lutitas, limolitas y areniscas. Las
lutitas y limolitas son compactas, gris claro a oscuro, carbonosas y jarocíticas, con vetas de
carbón y las areniscas son de grano fino, grises, carbonosas, micáceas, con meteorización
en color crema. El miembro superior, denominado Santiago (L.E.V. 1970, p. 563), con
localidad tipo en la quebrada del mismo nombre al norte de Cerro Frío, está constituido por
una sección de lutitas típicas de Agua Clara en pocas areniscas interestratificadas.

En los pozos exploratorios de la CVP en la Ensenada de La Vela se reconoce el


Miembro Cauderalito (Fig. VII-13) con un espesor variable entre 75' y 470' de calizas
bioclásticas localmente coquinoides y cuarzosas, formadas por algas y foraminíferos
grandes indicativos de ambiente prearrecifal. Las calizas son de color gris amarillento
pálido a marrón claro y han perdido porosidad primaria debido al relleno de poros por
calcita espática. Sobre este miembro siguen las lutitas típicas de Agua Clara con espesores
de 1.340' a 4.340' (408 - 1323 m).

El espesor de la Formación Agua Clara es considerable. WHELLER menciona


1.320 m en una sección incompleta en la localidad tipo y 1.600 m en Cerro Pelado. A corta
distancia al oeste están expuestos más de 1750 m en sección también incompleta, asimismo
varia de 520 m en Guarabal hasta 1.185 m en el pozo Las Pailas-I En el flanco sur varía de
espesor de cero a 1.500 (WHELLER, 1963, Fig. 15).

DÍAZ DE GAMERO (1977a, p. 18) indicó que la base de la Formación Agua Clara
en la localidad tipo corresponde a parte de la zona de Catapsydrax dissimilis del Mioceno
inferior, pudiendo ser más joven hacia el oeste donde suprayace a la Formación Castillo.
WHELLER (1963, p. 57) indicó que la parte superior de Agua Clara varía dentro del
Mioceno inferior tardío. DÍAZ DE GAMERO (1977b, p. 3) ubica el tope de Agua Clara en
el límite Mioceno inferior-Mioceno medio: zona de Praeorbulina glomerosa - Zona de
Globorotalia fohsi peripheroronda.

La Formación Agua Clara ha sido estudiada en zonas marginales de la cuenca y sus


faunas de foraminíferos y moluscos indican ambientes de sedimentación dentro de la zona
sublitoral en aguas marinas poco a moderadamente profundas. En el centro de la cuenca no
se ha podido estudiar por falta de afloramientos. Hacia el Este los ambientes de las
unidades estratigráficas equivalentes a Agua Clara se profundizan rápidamente, como
ocurre con las facies de la Subcuenca de Hueque.

La Formación Agua Clara descansa concordantemente sobre el complejo de facies


del Oligo-Mioceno que conforman la Cuenca de Falcón: formaciones San Luis, Guarabal,
Castillo, Churuguara, Pedregoso y probablemente Pecara en el extremo oriental; es a su vez
parcialmente equivalente a la parte superior de las Formaciones de las zonas marginales:
San Luis, Guarabal, Castillo y Churuguara. El contacto superior es concordante con la
Formación Cerro Pelado.

 FORMACIÓN CERRO PELADO

La Formación Cerro Pelado representa la unidad basal del ciclo Mioceno medio a
Plioceno sedimentada en facies costeras con desarrollo local de carbones. La localidad tipo
está en el cerro Pelado y el cerro Hormiga entre Agua Clara y Urumaco, Distrito
Democracia del Estado Falcón; se extiende a lo largo del frente de montañas de Falcón
occidental y central.
En general la Formación Cerro Pelado se compone de lutitas laminadas, arenosas,
yesíferas y carbonosas de color gris claro, frecuentemente con manchas ferruginosas y
jarocíticas, intercaladas con areniscas amarillentas de grano fino, delgadas, con estratos
cruzados y rizaduras de oleaje, frecuentemente ligníticas, localmente las capas de lignito
tienen más de un metro de espesor.

En la quebrada Patiecitos la Formación Cerro Pelado descansa directamente sobre la


Formación Agua Clara y se caracteriza por areniscas bien estratificadas en capas de 10 cm
a 10 m, con rizaduras, de colores gris marrón a rojo y localmente conglomeráticas,
intercaladas con lutitas gris oscuro. En la zona de contacto con la Formación Socorro
suprayacente, las lutitas arenosas y areniscas que afloran inmediatamente por debajo de las
capas ligníticas de Socorro contienen Arca sp, Chione sp, y fragmentos de coral (LIDDLE,
1946, p. 448).

En la quebrada Hombre Pintado en Falcón occidental la Formación Cerro Pelado


comienza con una arenisca basal de unos 17 m de espesor, ferruginosa, maciza, con
estratificación cruzada y lentes conglomeráticas de grano grueso. Sobre esta arenisca
(LIDDLE, 0/7. cit., p. 451) descansan unos 400 m de areniscas micáceas ferruginosas con
estratos cruzados, interestratificadas con capas delgadas de lutitas micáceas de color gris,
características de Cerro Pelado.

En el valle del río Coro se presentan zonas carbonosas y lechos ligníticos en la


Formación Cerro Pelado; localmente se pueden observar impresiones de hojas en las
areniscas y lutitas. En El Isiro fueron explotadas algunas capas de lignito en el pasado
(WIEDENMAYER, 1937).

En la vertiente norte del valle del río Ricoa, región de Cumarebo, las capas
superiores de la Formación Cerro Pelado se denominan areniscas de Las Lomas
(GONZÁLEZ DE JUANA, 1937, p. 207) las cuales de sur a norte pasan a productos de
aguas mas profundas cambiando a facies lutíticas. Uno de los horizontes más característicos
de la parte superior es una caliza, margosa, nodular y fosilífera, por debajo se observan
margas glauconíticas y fosilíferas, algunas areniscas de grano fino ferruginosas, poco
micáceas y variadamente endurecidas infrayacentes e intercaladas con las areniscas se
observan arcillas laminadas grises.

La Formación Cerro Pelado tiene .1.000 m de espesor en su localidad tipo,


disminuyendo a unos 700 m en Falcón occidental y a unos 240 m en la región de la Mina
de Coro (Fig. VI-62) hasta acuñarse y desaparecer en las facies lutíticas del Grupo Agua
Salada hacia e1 este.

 GRUPO AGUA SALADA


El Grupo Agua Salada se caracteriza por arcillas y arcillas margosas con arcillas
limosas, limos y areniscas, que afloran en la Cuenca de Agua Salada (Fig. VI-54). En
sentido estratigráfico ascendente el grupo se subdivide en la Formación San Lorenzo con
sus miembros El Salto y Menecito y la Formación Pozón con sus miembros Policarpio,
Husito y Huso.

La localidad tipo del grupo está ubicada en el flanco sur del Alto de Guacharaca en
la quebrada Agua Salada, cerca de Pozón, Distrito Acosta del Estado Falcón. RENZ (1948)
describió detalladamente la lito y bioestratigrafía del Grupo Agua Salada y estableció una
zonación bioestratigráfica basada en foraminíferos bentónicos definiendo tres pisos:
Acostiense, Araguatiense y Luciense. RENZ (1948, p. 9) señaló que el Grupo Agua Salada
cambia gradualmente en dirección norte hacia la costa de Aguide a una sección uniforme y
espesa de lutitas calcáreas (Fig. VI-56). Hacia el sureste, sur y oeste, en las regiones de
Chichiriviche, Cerro Misión, Riecito y Agua Linda, el grupo pasa a una serie de unidades
arenosas con calizas de espesor muy variable, descritas como formaciones Agua Linda y
Capadare en la Subcuenca de Casupal.

BLOW (1959) estableció una zonación en base a foraminíferos platónicos en la


localidad tipo.

La edad del Grupo Agua Salada se considera comprendida entre la Zona de


Catapsydrax dissimilis del Mioceno inferior y la Zona de Globorotalia acostaensis del
Mioceno superior.

En la costa oriental de Falcón el Grupo Agua Salada se caracteriza por una


monótona intercalación de lutitas. TRUSKOWSKI (1976, p. 33) describió los sedimentos
lutíticos del flanco norte del anticlinal de Isidro con el nombre de Formación Pozón. La
sección se caracteriza por lutitas calcáreas fosilíferas, no calcáreas, pequeñas bandas de
nódulos de pirita y lentes delgadas de caliza afanítica, hacia la parte superior se observa la
misma litología con una mayor proporción de lutitas calcáreas y la presencia de paquetes de
margas blandas. El tope esta truncado por erosión, con un hiatus que abarca desde la parte
media de la Zona de Globorotalia menardii (Mioceno medio) hasta el reinicio de la
sedimentación durante el Plioceno con calizas y margas de la Formación Punta Gavilán.

El pozo Isidro-I, perforado en el anticlinal de Isidro, penetró una sección monótona


de 6.847' (2.087 m) de lutitas ilustradas por WHELLER (1960, Fig. 5 y 1963, Fig. 6); El
pozo Curamichate-1 penetró igualmente una sección monótona de 7.397' (2.255 m) de
lutitas y en ambos pozos TRUSKOWSKI (1976, Fig. 23) estableció una zonación
bioestratigráfica continua con los afloramientos hasta la Zona de Globorotalia opima del
Oligoceno; se desconoce la base de estas dos secciones lutíticas.

La fauna bentónica del Grupo Agua Salada en el anticlinal de Isidro indica


profundidades de sedimentación del orden de 1.300 m en todo el intervalo bioestratigráfico,
es decir, que las condiciones de sedimentación de las lutitas en la parte marina abierta de la
Cuenca de Agua Salada permanecieron similares a las existentes hoy en día el la Fosa de
Bonaire, mientras que en los bordes de la cuenca las condiciones variaron notablemente,
pudiendo establecerse unidades litoestratigráficas diferenciables.

 FORMACIÓN POZÓN

La Formación Pozón es una unidad esencialmente lutítica con un miembro basal


glauconítico que se encuentra por debajo de la sección arenosa de la Formación Ojo de
Agua. Su localidad tipo fue establecida por RENZ (1948, p. 19) en el flanco sur del
anticlinal de Pozón, entre la estación trigonométrica de Pozón y el cerro Ojo de Agua de
Pozón, Distrito Acosta del Estado Falcón. Esta localidad tipo está sobre el flanco sur de la
Cuenca de Agua Salada y las facies presentan notables variaciones de profundidad en
contraste con la estabilidad observada en la parte central de la cuenca.

La formación aflora extensamente en la Cuenca de Agua Salada, está bien expuesta


en el flanco sur del anticlinal de El Mene de Acosta-Pozón, hacia el Oeste se adelgaza
debido al reemplazo progresivo del Miembro de arcillas de Huso por las arenas de la
Formación Ojo de Agua y al sur de Pozón, hacia Riecito, toda la unidad es reemplazada por
facies arenosas y de calizas de aguas someras.

La parte inferior de la Formación Pozón es un delgado intervalo glauconítico


denominado Miembro de arenas glauconiferas de Policarpio. Una sección litológica típica
en la región tipo se caracteriza, en sentido descendente, por 2 a 1 m de margas de color
blanco-marrón, glauconíticas con concreciones margosas amarillas, 6 m de arena verde
fosilífera irregularmente endurecida, mal estratificada con concreciones dispersas de
ferrolita de color rojo; en la base del intervalo hay una capa de concreciones calcáreas
blancas intercaladas en una arcilla de color gris-azul.

Este intervalo glauconítico es seguido concordantemente por el Miembro de arcillas


margosas de Husito, que se compone de arcillas margosas de color gris pardo a chocolate
intercaladas con abundantes margas ricas en foraminíferos, más frecuentes hacia arriba. En
el tercio inferior del miembro hay un horizonte de concreciones de marga consolidada
blanca y amarilla. Las arcillas margosas y arcillas asociados contienen granos diseminados
de glauconitas.

En el Mene de Acosta las margas son más abundantes, aunque las capas
individuales no son continuas. Las arcillas son de color anaranjado a marrón chocolate,
muy yesíferas, una capa con restos de equinoides parece ser persistente a unos 120-150 m
de la base del miembro.

El Miembro de arcillas dé Huso suprayace concordantemente al Miembro Husito y


es el miembro superior de la Formación Pozón. Se compone de arcillas no calcáreas que
meteorizan en gris y rojo, con intercalaciones de margas y arcillas calcáreas que meteorizan
en gris-marrón y amarillento; algunas capas individuales de margas pueden alcanzar 20 m
de espesor. Hacia el tope del miembro, en especial hacía el oeste de la sección tipo ocurren
delgados lentejones de arena calcáreas de grano fino.

El espesor de la Formación Pozón en la localidad tipo es de 1.042 m. (RENZ; op.


cit., p. 25) de los cuales unos 10 m corresponden al Miembro de arenas glauconíferas de
Policarpio, 536 m al Miembro de arcillas margosas de Husito y 496 m al Miembro de
arcillas de Huso. Hacia el este en El Mene de Acosta la formación mide 1.120 mi los dos
miembros inferiores con espesores similares al de la sección tipo y el superior, 570 m
incompletos, por estar erosionado su tope.

La Zona de Siphogenerina transversa (RENZ, 1948, p. 50), que comienza en la


Formación San Lorenzo, abarca el Miembro de arenas glauconíferas de Policarpio y 55 m
del Miembro de arcillas margosas de Husito. Su ambiente de sedimentación fue marino
abierto, probablemente en el borde de la plataforma y parte superior del talud continental
entre 200-600 m, conservando las mismas características ambientales de la Zona de
Robulus wallacei, la única interrupción parece haber sido el lapso de sedimentación de
glauconita en Policarpio que pudo ser lento, somero y hasta de sedimentación negativa.
RENZ (op. cit., p. 53) indica que es común observar foraminíferos redepositados del
Acostiense inferior en los sedimentos de la Zona de S. transversa desde el Miembro de
arenas glauconíferas de Policarpio hacia arriba.

Las condiciones de sedimentación del Miembro de arcillas margosas de Husito en


su localidad tipo continuaron similares a las de la Zona de Robulus Wallacei, es decir,
marinas abiertas probablemente plataformales y de la parte de la Zona de Siphogenerina
transversa, todo el Piso Araguatiense, zonas de Globorotalia fohsi y Valvulineria herricki y
la Zona de Marginulinopsis bassispinosus, primera del Piso Luciense."

El ambiente sedimentario del Miembro de arcillas de Huso en su localidad tipo


registra un cambio gradual de la profundidad del mar. Los primeros 1.60 m corresponden a
la Zona de Robulus senni, de ambiente liroral-nerírico de unos 100 m de profundidad.
Sigue la zónula de Vaginulimopsis superbus-Trochamina cf. pacifica, que se desarrolla en
unos 120 m de espesor del miembro y representa una facies regresiva desarrollada en
profundidades menores a los 100 m en el borde sur de la Cuenca de Agua Salada, mientras
hacia el este y norte se desarrollan facies en la zona de R senni. A continuación de esta
zónula sigue la disminución de profundidad del mar y la zónula de textularia permanesis se
desarrollo en aguas de profundidad menor de 50 mts. Los 50 mts. superiores del miembro
de Arcillas de Huso se acumularon en aguas poco profundas cercanas a la costa de
condiciones marinas a lagunares y el conjunto faunal de solo 16 especies corresponde a la
zónula de Elphidium Poeyanum-Reusella Spinolosa, la ultima del piso luciente.
La edad de la Formación Pozón comprende desde la zona Globigerinatella insueta
(parte superior) del Mioceno inferior hasta la zona de Globoritalia Acostaensis del Mioceno
superior

g) Características geoquímicas de la cuenca (roca madre, génesis y emigración de


hidrocarburos):

La única roca madre indudable en la cuenca de Falcón aflora en la costa noreste


entre las poblaciones de San José de la Costa y Aguide. Fue mencionada por HEDBERG
(1964, p. 1796) con el nombre de lutitas de Aguide, Formación San Lorenzo del Grupo
Agua Salada. En casi todas las margas y lutitas de la costa mencionada se nota olor a
petróleo en superficies frescas, impregnación de petróleo en las lutitas, caparazones de
foraminíferos rellenos con petróleo, etc., las manifestaciones son especialmente notables al
noroeste y muy cerca de la Boca de Isidro litológicamente es una lutita negra con tintes
verdosos, no glauconítica, extraordinariamente pirítica, que de acuerdo con nuestras
determinaciones pertenece a la Formación Pozón del Grupo Agua Salada y fue sedimentada
a profundidades de más de 1000 m. El pozo Isidro N° 1 perforado en las cercanías alcanza
la profundidad de 2086 m sin encontrar ninguna arena y la columna exterior, que aflora
entre el tope del anticlinal de Isidro hasta cerca de Punta Zamuro, comprende 1800 m
adicionales sin ningún intervalo de arena. Los autores de esta obra concuerdan con
HEDBERG (op.cit) en que es difícil concebir algo distinto de una génesis in situ dentro de
esta secuencia de arcillas impermeables.

Otra formación a la que se han atribuido con frecuencia características de roca


madre es la Formación Agua Clara, principalmente por su carácter lutítico y a pesar de ser
un sedimento de mediana a poca profundidad. En la ensenada de La Vela fue estudiada
geoquímicamente, determinándose sus cualidades de roca madre no muy rica, con
relativamente poca madurez. Dentro de esta zona se considera igualmente como roca madre
del petróleo almacenado en la caliza basal de Cauderalito y posiblemente en el basamento.

En las áreas de Buchivacoa no se conocen estudios geoquímicos. La mayoría de los


autores favorecen la opinión de que la génesis tuvo lugar en la formación Agua Clara,
principalmente a causa de la acumulación de petróleo en la discordancia sobre Agua Clara
y por debajo de La Puerta. Sin embargo no debe desconocerse la acumulación de petróleo
en arenas de pronunciado buzamiento de la propia formación Agua Clara que pudieron ser
alimentadas en forma primaria desde las lutitas adyacentes o bien servir de conductoras al
petróleo posiblemente generado en el Eoceno medio, dentro de cuyos sedimentos se ha
encontrado petróleo no comercial. Interrogantes parecidos se plantean en el Campo Tiguaje
a causa de la relación similar existente entre los horizontes productores más ricos y
abundantes en la discordancia entre Agua Clara y La Puerta, agravada en este caso por la
desaparición del Oligo-Mioceno y el establecimiento de un contacto erosivo entre La Puerta
y el Eoceno.

El origen del petróleo de Cumarebo tampoco ha sido estudiado por métodos


modernos. A pesar de la multiplicidad de arenas en la Formación Socorro se encuentran en
ella numerosos intervalos lutíticos importantes, sobre todo en su parte inferior debajo de la
arena 15. Ello hace posible la hipótesis enunciada por MILLER et al. (1963, p, 88) de que
el petróleo pudo originarse en la propia formación Socorro. No debe perderse de vista que
en la ensenada de La Vela la Formación Socorro se considera como generadora potencial
de Gas, que los petróleos de Cumarebo frecuentemente pasan de 47° API, y que dentro del
mismo campo, un taladro produjo gas y condensado a solamente 6324' (1623 m) de
profundidad.

Por otra parte, es importante considerar la situación favorable de la estructura de


Cumarebo en relación con la configuración regional de la cuenca. En primer lugar, al este
de Cumarebo la cuenca fue profundizada y pasó en pocos kilómetros a sedimentos de
profundidades superiores a los 450 m, en contraste con los 30-50 m característicos de la
Formación Socorro en el propio campo. Como consecuencia, la sedimentación de arenas
disminuyó y desapareció totalmente hacia el este y noreste, como lo muestran los resultados
de los sondeos 23-M-3X y La Viana N° 1 respectivamente creando una situación espacial
favorable a la alimentación de las arenas conductoras buzamiento arriba.

La estructura de Cumarebo, de rumbo noreste anómalo en relación con los


lineamientos más E-O de Falcón occidental, está cruzada al posible movimiento migratorio
del centro hacia el borde de la cuenca y tiene cierre propio, suficiente como para haber
almacenado probablemente más de 250 millones de barriles de petróleo in situ y haber
dejado pasar aún muchos millones más hacia el oeste.

La emigración primaria de petróleo al oeste es todavía más problemática, por la


lenticularidad comprobada en muchas arenas lenticulares productoras sobre el Alto de
Dabajuro, las cuales se intercalan dentro de un intervalo de arcillas impermeables situado
en la base de la Formación La Puerta. Dentro de los muchos interrogantes existentes
conviene meditar lo expresado por HEDBERG (1967, 1968) sobre génesis de gases y
condensados en intervalos de sedimentos continentales a poco marinos.

2.- CUENCA DE MARACAIBO.

a) Ubicación de la cuenca:

La Cuenca Petrolífera del Lago de Maracaibo está ubicada al noroeste de


Venezuela. En sentido estricto y restringida a territorio venezolano, se extiende sobre toda
el área ocupada por las aguas del lago y los terrenos planos o suavemente ondulados que la
circundan y que de modo general, pueden delimitarse como sigue : al oeste-noreste por el
piedemonte de la Sierra de Perijá, al oeste-suroeste por la frontera colombiana hasta un
punto sobre el río Guarumito, 12,5 Km. Al oeste de la población de La Fría ; al sureste por
el piedemonte andino desde el punto mencionado hacia el río Motatán, ligeramente al este
del cruce de Agua Viva ; al este noreste por la zona de piedemonte occidental de la Serranía
de Trujillo y una línea imaginaria dirigida al norte hasta encontrar la frontera de los estados
Zulia y Falcón, donde puede observarse un pequeño saliente hacia el este en la región de
Quiros y en su parte norte, por la línea geológica de la falla de Oca. La extensión de este
trapezoide, de aproximadamente 50.000 Km2, corresponde políticamente en su mayor parte
al Estado Zulia y extensiones menores a los estados Táchira, Mérida y Trujillo. Las líneas
mencionadas anteriormente son bastante arbitrarias en sentido fisiográfico y geológico,
pero corresponden en realidad al carácter geo-económico de la cuenca petrolífera como tal.

Geográficamente la Cuenca Petrolífera del Lago de Maracaibo está totalmente


incluida dentro de la hoya hidrográfica del Lago de Maracaibo, mucho más extensa.

b) Características Topográficas:

La cuenca del Lago está conformada por las tierras cuyas aguas drenan o alimentan
la gran reserva lacustre. Abarca aproximadamente 78.180 kilómetros cuadrados y
comprende todo el estado Zulia y parte de los estados T chira, Mérida, Trujillo, Falcón y
Lara, de Venezuela; y una porción del departamento Norte de Santander, de Colombia. Ese
extenso territorio está integrado al Sistema Lago de Maracaibo, al cual pertenece de igual
manera otras reas hidrográficas estrechamente vinculadas entre sí. Ellas son en primera
instancia 135 ríos, aproximadamente, cuyos aportes de agua dulce al Lago están calculados
en 1.900.000 litros por segundo; los depósitos subterráneos naturales, el golfo de
Venezuela, la bahía El Tablazo, el estrecho y el Lago propiamente dicho.

La extensión total del Sistema está calculada en 121.422 kilómetros cuadrados, de


los cuales 104.990 kilómetros pertenecen a Venezuela y 16.432 le corresponden a
Colombia, por ser éste lugar de nacimiento del río Catatumbo y de varios de sus afluentes,
tales como el Río de Oro, el Zulia, el Tarra y el Socuavó.

Los límeles naturales de la cuenca son: el mar Caribe, al norte; as subcuencas de los
ríos Apure, Uribante y Caparo, al sur; las subcuencas de los ríos Masparro, Santo Domingo,
Boconó, Tocuyo y Coro, al este; y la subcuenca del río Magdalena en Colombia, y la sierra
de Perijá , al oeste. La mayoría de estas reas- sin incluir los ríos Ticuyos y Coro-
conforman las vertientes occidentales de la cuenca del río Orinoco.

Las subcuencas son aquellos territorios drenados o surcados por los distintos ríos
tributarios del Lago. En estos espacios habitan cerca de 6.000.000 de habitantes: 1.871.839
son andinos; 964.917 son santandereanos; 599.185 viven en Falcón y m s de 2.245.365 se
ubican en el estado Zulia y en el municipio Torres de Lara.
Aun cuando la cuenca conforma un todo en términos geográficos, cada una de sus
reas registra particularidades. Su topografía es uno de los factores que m s destaca porque
está caracterizada por cadenas montañosas, relieves premontaños, piedemontes y terrenos
planos. Presenta una extensión montañosa en forma de herradura que encierra al Lago en
todo sus extremo excepto en el norte. Este marco montañoso pertenece a la cordillera de los
Andes, conformada por la sierra de Perijá, en el occidente; los Andes venezolanos, al sur y
la serranía de Trujillo, del lado oriental.

Pantanos y ciénagas también son característicos de la cuenca. Se constituye en


relieves hundidos y con mal drenaje donde se empozan las aguas de lluvias y de
escorrentías o fluviales con sus sedimentos. Se originan con mayor facilidad cuando los
suelos son impermeables e impiden la filtración del agua a las capas m s profundas de la
tierra. La ciénaga m s extensa es la de Juan Manuel de Aguas Blancas y Aguas Negras,
ubicada entre los ríos Santa Ana y Catatumbo, en el suroeste del estado Zulia; y la de los
Olivitos, situada en la bahía El Tablazo.

El clima en toda la cuenca también es diverso y sobre ‚l influyen varios elementos


tales como la lluvia, a evaporación y la temperatura. Pero no siempre el comportamiento de
estos factores es el mismo, todo depende de las condiciones geográficas en que se
desenvuelven.

En términos generales, la temperatura corresponde a la del trópico: calurosa debido


a la perpendicularidad con que se reciben los rayos solares; la media se ubica entre los 25 y
los 34 grados centígrados. Sin embargo, en los lugares montañosos desciende a 12 grados,
bajando hasta cero grados en el p ramo andino.

En la regulación de la temperatura intervienen los vientos, que en el rea son de dos


tipos: los alisos que penetran desde el norte y están presentes de noviembre a abril; y los
llamados vientos locales o brisa del lago, que se presentan en ausencia de los alisos- aunque
muchas veces confluyen- y son creados por un calentamiento y un enfriamiento desigual en
el cuerpo lacustre y en el territorio que lo rodea. Esta es la dinámica: durante el día la tierra
absorbe los rayos solares y se calienta con mucha rapidez; se origina así el ascenso de una
capa de aire que se mezcla con otra mas fría y mas densa del Lago, que ha estado
calentándose menor intensidad.

Se forma de esta manera una brisa que sopla en sentido suroeste. En la noche el
proceso es a la inversa: el Lago, luego de haber acumulado durante el día la radiación solar
desprende una capa de aire más caliente que produce una corriente noreste. De los estados
que conforman la cuenca, el Zulia representa casi el 82% de todas ellas, con 63.100
kilómetros cuadrados que registran una temperatura media anual entre los 26 y los 29
grados centígrados.
El 6% de la cuenca pertenece al estado Táchira, es decir, 4.600 kilómetros
cuadrados de los 11.100 de la superficie tachirense. La temperatura media de esta zona
andina está entre los 19.7 y los 26.5 grados centígrados. La mínima es de 15.8 grados,
registrados en la población de El obre. En esta rea se localizan diferentes relieves que van
desde el paisaje de planicie, pasando por una transición de piedemonte hasta llegar al
relieve de montaña. Mérida y Trujillo aportan respectivamente 7.600 y 6.000 kilómetros
cuadrados de su territorio geográficos de la cuenca. La montaña es el elemento
predominante de las tres regiones andinas- Trujillo tiene altura de 3.984 metros sobre el
nivel del mar en el p ramo Chequé‚ y de 4.000 en el ramo de Niquitao, por eso las lluvias
alcanzan en esa zona valores de 1.000 y 1.400 milímetros. El polo opuesto de la cordillera
de los Andes es Falcón, pues allí la sequía es intensa. Una escasez de agua y fuertes vientos
originan en ese estado un clima semiárido.

c) Evolución de la cuenca:

La evolución de la Cuenca del Lago de Maracaibo ha sido bastante compleja a lo


largo del tiempo geológico debido a una serie de invasiones y regresiones marinas que
fueron determinantes para la sedimentación, tanto de rocas madres generadoras de
hidrocarburos como de recipientes adecuados para almacenarlos, y como resultado de
varios períodos de orogénesis y epirogénesis que produjeron las trampas adecuadas para
retenerlos hasta los momentos actuales. En realidad la Cuenca del Lago de Maracaibo no
llegó a presentar una configuración semejante a la actual hasta el Mioceno medio (* 15
millones de años) mientras que su prehistoria se debe situar en el Permo-Triásico (* 230
millones de años). Presentamos aquí un resumen esquemático de este proceso evolutivo,
enfatizando los fenómenos que afectan más o menos directamente los procesos de génesis y
almacenamiento de petróleo.

Resumen esquemático del proceso evolutivo:

 225 m.a OROGÉNESIS HERCINIANA O EVENTO TECTO-TERMAL PERMO-


TRIASICO. Metamorfismo y plegamiento andino, intrusiones ígneas, formación del
Arco de Mérida, levantamiento de la región central del Lago de Maracaibo precursora
de la subsiguiente Plataforma de Maracaibo. El borde continental se levanta
produciendo retirada general de los mares de Venezuela Occidental. Fijación de los
caracteres petrológicos del mayor porcentaje de rocas que se encuentran actualmente en
el substratum de la Cuenca del Lago de Maracaibo.

 220 m.a TRIASICO -JURASICO. Sedimentación continental concentrada al noreste y


al sureste del Arco de Mérida y en la Sierra de Perijá. Vulcanismo. Actualmente forma
parte del substratum de la Cuenca del Lago de Maracaibo.

 120 m.a BARREMIENSE. Comienzo de la transgresión cretácica según tres surcos


marginales al levantamiento de la Región Central del Lago. Surco de Machiques. Surco
del uribante y Surco de Barquisimeto. Sedimentación gruesa clástico-feldespática en los
surcos, que se extiende en forma diacrónica y con pequeño espesor sobre las
plataformas: Formación Río Negro.

 115 m.a APTIENSE ALBIENSE. Continuación de la transgresión cretácica. Cobertura


marina de la Plataforma de Maracaibo ya bien delimitada y sedimentación de calizas
bioclásticas espesas sobre la mayor parte de la cuenca. Nueva subsidencia del Surco de
Machiques y sedimentación glauconítica y lutítica local, con mayor desarrollo de
calizas sobre la plataforma: Formación Lisure. Transgresión sobre el núcleo andino,
rebasado al final del Albiense; invasión de la Cuenca de Barinas, mayor aporte de
arenas procedentes del sur a partir del Albiense, que se intercalan con calizas y lutitas
en el Flanco Nor-andino y Depresión del Catatumbo: Formación Aguardiente.
Cobertura extensa de caliza cábulas, delgada, bioclástica: Formación Maraca. Varias
del Aptiense Albiense forman recipientes importantes de petróleo en campos situados
en la mirad septentrional de la Plataforma de Maracaibo. Su valor petrolífero es menor
al suroeste de la cuenca.

 110 m.a CENOMANIENSE-SANTONIENSE. Máxima cobertura marina, formación de


ambientes euxinicos : Formación La Luna y de ambiente más oxigenados. Formación
Capacho, invasión total de la Cuenca de Barinas y desarrollo de ambientes nerítico-
costaneros en la misma. La Formación La Luna presenta excelentes características de
roca madre en la Cuenca de Lago de Maracaibo. Esta misma roca fracturada constituye
muy buenos recipientes en algunos campos productores.

 80 m.a CAMPANIENSE-MAESTRICHTIENSE. Sedimentación más local de algunas


calizas de litología similar a La Luna. Miembro Socuy de la Formación Colón. Relleno
gradual de la cuenca, ambientes marinos normales. Formación Colón, ambientes con
mayor producción de arenas: Formación Mito Juan. Columna impermeable protectora
de los hidrocarburos encontrados en las formaciones cretácicas.

 65 m.a OROGÉNESIS DE FINES DEL CRETACICO. Se manifiesta en forma más


violenta en los cinturones móviles hacia el norte, donde produce metamorfismo y con
menor intensidad en la Cuenca del Lago de Maracaibo, donde no se conocen efecto
termales. Produce levantamiento en el borde septentrional del Cratón de Guayana y los
mares se retiran hacia el norte de la Cuenca de Barinas. Partes de las regiones andinas y
perijanas se convierten en áreas positivas. Probable inicio de fallamiento gravitacional
en los alineamientos sur-norte de la parte central de la cuenca. Cambio en el patrón de
isofacies entre la sedimentación cretácea y la sedimentación paleocena que se desarrolla
en tres provincias distintas : Provincia Parálica en el ángulo suroeste de la confluencia
de alineamientos, entre las cadenas andina y perijana y una línea imaginaria entre el
Macizo de Avispa en la Cadena Andina y el Alto del Tocumo en las estribaciones de la
Sierra de Perijá, Provincia de plataforma marina somera paralela a esta última,
ocupando prácticamente toda la extensión del lago actual y limitada al este-noreste por
una faja o línea de bisagra. Provincia geosinclinal situada al este-noreste de esta línea
de bisagra. Las formaciones paleocenas produjeron petróleo en los campos de la Paz y
Tarra.

 54 m.a EOCENO INFERIOR Y MEDIO. Ligero levantamiento equirogénico al final


del Paleoceno y probable crecimiento de las fallas del final del Cretácico, con
formación de altos emergentes al comienzo de la sedimentación eocena. Formación de
un extenso sistema deltaico, con vértice al suroeste y extenso abanico hacia el noreste.
Sedimentación extremadamente compleja con sedimentación fluvial al suroeste,
fluviodeltaica sobre la plataforma y delta bajo hacia la línea de bisagra: Formaciones
Mirador y Misoa. Transgresión del Eoceno medio superior sobre la Cuenca de Barinas
y regresión al final del mismo. Separación definitiva de ambas cuencas al final de este
evento. La Formación Mirador produjo petróleo en los campos de Tarra, la Formación
Misoa comprende las grandes arenas productivas del centro del lago. Posibles rocas
madres al noreste.

 44 m.a PULSACIÓN OROGENICA DEL EOCENO SUPERIOR. Levantamiento


generalizado de la Cuenca del Lago de Maracaibo, período de fallamiento importante,
particularmente en los alineamientos longitudinales del algo, con ejes de plegamiento
orientados de sur a norte; no se conocen efecto termales. Subsiguiente erosión profunda
de las formaciones del Eoceno medio que produce remoción casi total de Paují Mene
Grande y remoción parcial de Misoa en alineamientos occidentales del lago, erosión
rocal de Misoa y localmente Guasare en bloques del sur del lago. Fracturamiento de la
sección de calizas cretáceas y emigración del petróleo ya formado hacia los
alineamientos levantados y fallados. Acumulaciones en trampas cretáceas adecuadas,
probable alimentación de petróleo cretácico a recipientes eocenos a través de fallas
abiertas y posible disipación de petróleo de arenas eocenas truncadas erosionablemente,
en topes de zonas levantadas. Inversión del gradiente de la cuenca eocena, de la
dirección noreste que prevaleció en la sedimentación antecedente a nueva dirección sur-
suroeste, caracterizada del post-Eoceno. Período de gran importancia en la evolución de
la cuenca petrolífera. Durante el Oligoceno y Mioceno inferior continua el período
erosivo en la parte norte-noreste del lago y comienza la sedimentación no marina hacia
el oeste-suroeste.

 20 m.a EVENTOS MIO-PLIOCENOS. Al comienzo del Brudigaliense se inicia la


transgresión marina de la Formación La Rosa, que penetró profundamente hacia el sur
depositando sus arenas basales en la parte central de la cueca sobre la superficie
erosionada del Eoceno medio; en los bordes de la transgresión, Costa de Bolívar y área
de Boscán Urdaneta, ambientes costero-deltaicos depositaron excelentes recipientes
petrolíferos en horizontes más altos. Sobre La Rosa se depositó la Formación
Lagunillas, menos marina, que llegó a excavar fondos de canales fluviales en lutitas de
La Rosa. Produjo en la zona de la Costa de Bolívar secuencias arenosas, excelentes
recipientes de petróleo. Otros fenómenos importantes fueron la sedimentación del
Mioceno, que constituyó la cobertura impermeable necesaria para preservar los
hidrocarburos en las arenas truncadas del Eoceno a que hemos hecho referencia
anteriormente, las arenas basales miocenas, como la arena de Santa Bárbara, en
contacto con arenas eocenas truncadas, fueron fácilmente alimentadas con petróleo
eoceno, el nuevo gradiente hacia el suroeste del fondo de la cuenca miocena favoreció
la emigración longitudinal hacia arriba, en dirección norte-noreste, tanto en las arenas
basales como en el plano de discordancia Eo-mioceno. Esta emigración fue detenida
principalmente por las barreras de permeabilidad formadas en la sedimentación
marginal de La Rosa y Lagunillas o por sellos de asfalto buzamiento arriba. Al final del
Mioceno se produjo el levantamiento definitivo de la Cordillera de Los Andes en forma
predominantemente vertical; en su norte se depositan gruesas formaciones continentales
características de la anterior antefosa andina subsidente. No hay indicios de
comprensión en el centro-norte de la cuenca, como consecuencia de este levantamiento.

d) Estructura de la cuenca:

Como quedó definido anteriormente, la Cuenca Petrolífera del Lago de Maracaibo


está enmarcada por tres alineamientos orogénicos mayores: la Sierra de Perijá al oeste, Los
Andes de Mérida al sureste y la Serranía de Trujillo al este, el marco se completa con el
sistema de la falla de Oca en el norte que aparentemente separa la Cuenca Petrolífera del
Lago de Maracaibo propiamente dicha de la Cuenca del Golfo de Venezuela, aún no
completamente definida. Estos elementos tectónicos mayores fueron calificados por
MILLER et al (1958) como “cinturones móviles”.

Dentro de los “cinturones móviles” se desarrolla un amplio sinclinorio que integra


estructuralmente a la Cuenca Petrolífera del Lago de Maracaibo, dentro del mismo se
conocen diversos alineamientos tectónicos, no pocos de los cuales tienen gran importancia
para la producción de petróleo. En realidad, el alineamiento estructural andino sólo se
refleja en pequeñas estructuras de Los Andes venezolanos. En contraste, las directrices
observadas dentro de la Cuenca del Lago de Maracaibo, en la cual los ejes anticlinales y
fallas más importantes tienen una fuerte componente norte, y son definitivamente
subparalelos al grano de la Sierra de Perijá

Se conocen cinco alineamientos de dirección aproximada sur-norte que se destacan


entre todos los demás por su pronunciado relieve estructural, enumerados de noroeste a
sureste éstos son el alineamiento de La Paz- Mara-El Moján, el alineamiento de la falla de
Icotea, el alineamiento de Pueblo Viejo-Ceuta, la estructura de Misoa-Mene Grande y el
anticlinorio de Tarra, situado en la parte suroccidental de la cuenca, cerca de la frontera con
Colombia. Una característica común a estos cinco alineamientos es el severo fallamiento
longitudinal sobre, o cerca de, las zonas crésales.
Los alineamientos con menor relieve estructural son bastante numerosos y se
presentan entre las estructuras de mayor relieve, a pesar de su menor relieve, en varios de
ellos se ha encontrado una prolífica producción de petróleo.

Al este del alineamiento de La Paz-Mara. En el Moján se encuentran las


estructuras de La Concepción y Siburaca, aunque parece plausible que la deformación de
La Concepción se conecte hacia el sur con la falla de Boscán en el Distrito Urdaneta, esta
conexión no está totalmente libre de duda. Hacia el este de Boscán y muy cercano a la costa
oriental del Lago de Maracaibo, se encuentra el anticlinal de Ensenada. Más al este se
conoce algunas fallas subparalelas de rumbo general norte-noreste, deprimidas más
frecuentemente hacia el este, aunque no faltan desplazamientos contrarios, entre éstas se
encuentra la generalmente denominada falla de Urdaneta, parte de un “horst” que se alinea
hacia el Campo de Urdaneta.

El Distrito Perijá, aunque peor conocido todavía, parece estructuralmente estable y


apenas se mencionan la nariz de macoa carece de importancia estructural y petrolífera y se
menciona solamente por su declive anómalo en dirección oeste-suroeste. Altruistas no ha
proporcionado producción comercial hasta la fecha. Esta ausencia de relieve tectónico se
hace notar al este de la costa occidental del lago y al oeste de la falla de Icotea, donde
contrasta con la deformación que caracteriza el Campo de Lama y el sinclinorio central del
lago, entre el Alto de Icotea y el levantamiento de Pueblo Viejo-Ceuta. Es posible, sin
embargo, que esta conclusión se deba a que la información sísmica disponible hasta la
fecha ha sido escasa y obtenida por métodos antiguos.

En el sinclinorio central del lago se conocen dos alineamientos de gran importancia


desde el punto de vista de producción de petróleo que se denominan Lamar y Centro de
Oeste a este; en ambos dominan las fallas. Un tercer alineamiento de menor importancia se
encuentra en el flanco oeste del levantamiento de Pueblo Viejo, donde se han perforado los
pozos VLC.

e) Historia y Formación Geológica de la cuenca:

Los procesos de levantamiento y erosión mencionados en párrafos anteriores fueron


especialmente severos y son perfectamente conocidos, especialmente en las regiones
centrales de la Cuenca del lago de Maracaibo en cuyo subsuelo se desconocen sedimentos
del Eoceno superior, comprobándose por el contrario, que la erosión avanzó
considerablemente hasta remover la sedimentación del Ciclo inferior en forma parcial o
total y alcanzar en algunos lugares la parte superior del Cretácico.

Únicamente en zonas marginales como el sector suroccidental, las contrafuertes de


la Sierra de Perijá, la región de Tarra-Táchira y el Distrito Miranda, situado en la zona
nororiental de la cuenca, podría existir alguna duda sobre la existencia de rocas del Eoceno
superior, representadas por las formaciones Carbonas y La Victoria.
De estas premisas pudiera dedicarse un modelo sedimentario consistente en un
conjunto de elevaciones en las cuales se produjo fuerte denundación y erosión diferencial
durante el Eoceno superior, ubicadas en la región norte del Distrito Perijá, sur del lago de
Maracaibo y área del Macizo de Avispa. En la parte central de dichas regiones se
encontraba un conjunto de zonas bajas, no necesariamente subsidentes, donde se desarrolló
simultáneamente un complejo de planicies salobres, paudales y fluviales, que durante el
Eoceno superior y Oligoceno se extendieron hasta la región de Táchira-Tarra.

f) Formaciones Petrolíferas de la cuenca:

 FORMACIÓN LAGUNILLAS (MIOCENO)

En el Sector Costero Bolívar, desde Cabimas a Bachaquero en la costa oriental del


Lago de Maracaibo, el Lagunillas Inferior ha sido el productor de petróleo pesado más
prolífico en el área desde el principio de 1920. La Formación Lagunillas es un intervalo del
subsuelo del delta que se extiende desde el centro del Lago de Maracaibo, a su orilla
oriental. Compuesto por intercaladas semi-consolidadas piedra arenisca, pizarra y lignito, el
intervalo se ha subdividido en un miembro superior (Bachaquero), un miembro central
(Laguna) y un miembro inferior (Lagunillas Inferior). Los reservorios se encuentran entre
2000 y 5000 pies (610 a 1525m) de profundidad y consisten de una serie de serpenteantes
canales apilados, desbordamiento de diques y la bahía de llenar arenas y algunos depósitos
deltaicos. A nivel local normalmente no estructurados con aceites de embalses situados en
trampas estratigráficas en su mayor parte.

El caso de grandes estructuras anticlinales ocurre en Pueblo Viejo y Bachaquero,


comúnmente son de arena flanqueado por formación pizca de espera. La porosidad del
embalse es íntergranular y en relación con la facies depositacionales, in embargo, debido a
la floja y la naturaleza bien ordenada de los granos de arena, que tienden a ser altos, desde
25 hasta 40%. La permeabilidad es también de alto promedio, aproximadamente 600md.
Dado que la mayoría de los depósitos consisten en arenas de canales distributarios, netos
intervalos de arenas petrolíferas son grandes, con un promedio de 120 pies (37m) de
espesor.

 FORMACIÓN MIRADOR (EOCENO)

Es un producto prolífico en el subsuelo del Distrito Colón del estado Zulia, la


secuencia fluvial de canales permite que se puedan encontrar cultivos en la Sierra de Perijá,
al oeste y noroeste y en los Andes Venezuela, cerca de San Cristóbal hacia el sureste. En el
subsuelo, a profundidades entre 1200 y 6000 pies (369 a 1800m), la arenisca masiva de
limpieza que comprende la producción de los intervalos de la Formación Mirador posee
una porosidad que oscila del 14 al 21% y la permeabilidad promedio de 600md.

 FORMACIÓN MISOA (EOCENO)


Se encuentra en el subsuelo en el centro del Lago de Maracaibo (Lama Móvil) y en
su costa oriental (Costa Bolívar, Ceuta y Barúa Motatán). Les areniscas deltaicas son los
principales productores. Esta formación se compone de dos arenas con secuencias
transgresivo lutíticas, el B superior (B1 a B9) y la menor (C1 a C7) de areniscas.

Este estudio sedimentológico describe la Baja Misoa, Formación en el campo Lama


y es una parte de un proyecto para simular los reservorios, estos son cuatro pozos por un
total de 15000 pies. El Misoa Baja (C6i- C7) esta dividido en seis unidades sedimentarias,
que corresponden a cuatro C7 y los otros dos dentro C6i. Al definir las unidades
sedimentarias con carácter de registro, es posible construir mapas de superficie de
tendencia e isópacas que muestran la geometría del reservorio como un cuerpo alargado
con una orientación noreste-suroeste. La caracterización petrofísica y petrográficas de
facies sugieren que el control de facies sedimentarias, las variaciones observadas en la
permeabilidad, porosidad y el aceite de acumulación en el depósito. Las alteraciones
diagenéticas más importantes son el carbonato de cementación, sílice malezas y la
precipitación de caolinita. Características tales como estructuras sedimentarias primarias, el
análisis d litofacies y el análisis floral-fauna de las muestras, sugieren que estas secuencias
se depositaron en forma de complejo barrera, gran isla con extensas lagunas costeras.

 FORMACIÓN LA LUNA, CAPACHO Y RUPO COGOLLO:

En la región sur de la Cuenca de Maracaibo, la Formación Apón consta de duro,


piedra caliza nodular y numerosas intercalaciones de lutitas negro, calcáreas. El grueso de
estas capas de pizarra, los miembros Guáimaros, es de aproximadamente 100 pies (33 m)
de espesor y es considera una fuente importante y un excelente productor de petróleo y gas.
La importancia de la Formación La Luna como un depósito, y el potencial de la Formación
Capacho de generación de hidrocarburos en el al sur, las han hecho objeto de numerosos
estudios geológicos y geoquímicos. Dado que también aflora extensamente en las montañas
que bordean el Maracaibo de su cuenca litologías han sido bien descritos por las compañías
petroleras que han trabajado en el área.

La Formación Capacho es más de 500 pies (170 m) de espesor, y consiste en su mayor


parte de piedra caliza negro (basal La Grita miembros) y que cubre grueso, negro micáceo
migajón arcilloso (Seboruco miembros). Su unidad superior (Guayacán miembros) es una
caliza cristalina intercaladas con lutitas negro. El suprayacente Formación La Luna también
consta de lutitas calcáreas interestratificadas negro con piedra caliza criptocristalina y sílex
calcáreos. Bajo el microscopio, delgadas bandas alternadas de carbonato y pizarra se puede
observar que imitan las capas más gruesas. Estas rocas emiten un fuerte olor a petrolíferos.
En el norte, la Formación La Luna alcanza un espesor de 400 pies (140 m) y se adelgaza
gradualmente hacia la al sur con un espesor de 100 pies (34 m) en la región andina, donde
su fuente potencial ha disminuido.
g) Características Geoquímicas (Roca madre, Génesis y emigración de
hidrocarburos):

 ROCAS MADRES:

Desde el descubrimiento del petróleo cretácico, la formación La Luna ha sido


considerada como la Roca Madre por excelencia de dicho petróleo, por sus cualidades de
ambiente, litología, olor a petróleo y manifestaciones externas de hidrocarburos, tanto en
forma macroscópica : presencia de minas e impregnaciones ; como microscópicas :
foraminíferos rellenos de petróleo, gotitas microscópicas de petróleo que pudo mirar la
formación La Luna a partir de una superficie de 30.000 km2, un espesor de roca madre neta
de 50m, alcanza un total teórico de 480 x 109 barriles de petróleo. Las posibilidades de
generar petróleo en la formación La Luna no son igualmente favorables en toda su
extensión conocida. En la parte sureste de la cuenca del lago ambiente más oxigenados
dieron lugar a cambios que restan posibilidades de producción de crudo a la roca madre.

Las rocas de la formación Colón en un principio mostraron bajo contenido de


materia orgánica, pero ensayos más recientes demostrando que en su parte superior se han
tomado muestras que la califican de roca madre.

 GÉNESIS DEL PETRÓLEO

Estos estudios atribuyen gran importancia a la concentración de materia orgánica en


la roca madre y a su composición; al intervalo de tiempo transcurrido y a la temperatura a
que la roca madre ha sido sometida, donde juega un papel fundamental el gradiente
geotérmico de la cuenca, al metamorfismo orgánico y a la roca como elemento de retención
de la materia orgánica hasta que se produce la emigración de petróleo.

Fenómenos posteriores con la salida del petróleo y gas de la roca madre, la


emigración y entrampamiento de los hidrocarburos y finalmente la alteración física,
biológica o térmica de dos hidrocarburos dentro del recipiente.

La génesis del petróleo puede dividirse en dos etapas:

La primera incluye la sedimentación de las rocas madres y de la materia orgánica


que incluye hidrocarburos primitivos y sustancias bituminosas, lo cual puede representar
millones de años como sería el caso de la formación La Luna cuyo espesor (* 100m)
obteniéndose del cenomaniense hasta el coniaciense ambos incluso aproximadamente 15
millones de años, en la cual son determinantes la columna de roca que gravitará sobre la
roca madre en el futuro y el gradiente geotérmico de la cuenca.

La segunda etapa se refiere a la sedimentación de la columna de cobertura o


soterramiento necesarios para proporcionar a la materia orgánica la temperatura crítica en
los procesos de termólisis los cuales son necesarios para producir petróleos naturales esta
etapa puede durar varios millones de años, en la misma con determinantes la proporción y
clase de materia orgánica que definen la calidad de la roca madre.

Ambas etapas pueden ser en parte simultáneas y en parte sucesivas.

 EMIGRACIÓN DEL PETRÓLEO

Debido a la diversidad de los procesos sedimentarios y tectónicos ocurridos en las


cuencas del Lago de Maracaibo es indudable que el proceso migratorio de los petróleos en
la cuenca del Lago, fue de por sí un fenómeno muy complejo. En esta cuenca existen
ciertas zonas desde donde se pueden notar que el petróleo ha emigrado, ejemplo: Crudos
obtenidos de arenas Eocenas indican el aporte de plantas terrestres a la materia orgánica.

Igualmente la presencia de porfirina de níquel en los crudos concuerda con el


material orgánico derivados de ambiente deltaico,. Por otra parte la materia orgánica como
material original y la presencia de porfirina de vanadio señala ambientes marinos que hacen
pensar en la formación La Luna. Como resultado de éstos análisis puede postularse la
presencia de estratos mezclados formados por petróleos autóctonos del Eoceno y petróleo
emigrado del cretácico.

La emigración primaria del petróleo generado en rocas Eocenas durante un segundo


período se explica por el paso directo de fluido desde las rocas madres a las areniscas
adyacentes, seguidos por un movimiento lateral ascendentes desde la parte más profunda de
la cuenca en el noroeste de la plataforma de Maracaibo hacia el suroeste, facilitando por los
espesores, la continuidad y la permeabilidad de algunas de las arenas de la formación
Misoa.

La admita mezcla de petróleo inetácico y Eocenos en arenas de Misoa requiere


postular una emigración transversal desde el recipiente de calizas cretácicas hasta arenas
eocenas y a través de fracturas.

Existen algunos fenómenos geológicos que han afectado la emigración del petróleo
de la siguiente manera:
El plegamiento y fallamiento intensos facilitaron la emigración del petróleo
cretácico hacia los altos recién formados donde se acumuló en las trampas más favorables
tales como, anticlinales fallados o estructuras severamente falladas como el Alto de Icotea.

Las fracturas creadas por esta pulsación orogenética afectaron definitivamente la


impermeabilidad de la formación Colón, permitiendo una mayor emigración por ascenso de
los petróleos cretáceos a las arenas eocenas colocadas en situación estructural favorable.

El petróleo eocenos atrapados en arenas eocenas una redistribución y emigración


cortas a las trampas eocenas recién formadas. No pocas arenas eocenas se llenaron en este
período a merced de la permeabilidad creada por la nueva fracturación.

La erosión removió grandes volúmenes de sedimentos eocenos, entre ellos arenas ya


impregnadas de petróleo

La inversión del gradiente de la cuenca y la sedimentación preferentemente lutítico


de la formación La Rosa terminaron de sellar las arenas del eoceno asegurando su
protección vertical.

El hundimiento de la antifosa andina estuvo en capacidad de formar una nueva zona


o área de génesis durante el Mío Lioceno en formaciones cretácicas como La Luna.

El crecimiento de las estructuras de Post-Discordancia durante el mioceno superior


o una nueva pulsación relacionada con la orogénesis andina conformó las trampas miocenas
y las limitaron mediante fallas nuevas.

 ENTRAMPAMIENTO DEL PETRÓLEO

El entrampamiento del hidrocarburo en los sedimentos del cretácico, Paleoceno -


eoceno y Oligo Mioceno en la cuenca del lago de Maracaibo está controlado por trampas
estructurales, estratigráficas y mixtas. En términos generales puede decirse que los
accidente estructurales son más frecuentes en los yacimientos cretáceos; que en lo
entrampamientos en rocas del paleoceno-eoceno se combinan los factores estructurales y
sedimentológicos y que en las acumulaciones Miocenas al menos volumétricamente
predominan los factores sedimentarios sobre los estructurales, aunque esta regla general
presenta numerosas excepciones.

Existe un entrampamiento cretácico de Lama determinado por el Alto de Icotea,


pero en la producción de los pozos del sector meridional son fundamentales al menos dos
fallas crestales paralelas a la culminación de la estructura que delimitan una faja estrecha en
la cual se concentra la producción del petróleo.

En el área de Mene Grande entre la secuencia actualmente productora de petróleo y


la sección cefalítica se produjo un levantamiento sobre el nivel del mar, sellando las arenas
y protegiendo la acumulación del petróleo en la secuencia productiva, dentro de una
trampa-estratégica. Un fenómeno similar se conoce en el levantamiento de Pueblo Viejo.

Otro entrampamiento limitado por una falla se presenta en la denominada falla


límite de Cabimas.

UBICACIÓN DE LAS CUENCAS PETROLÍFERAS MÁS IMPORTANTES DE


VENEZUELA: