Está en la página 1de 17

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

Colegio de Ciencias y Humanidades

Plantel Oriente

Nombre: Jimenez Olivares Danna Yara

Materia: Taller de Comunicación I

RESEÑA

“¿Quién se ha llevado mi queso?”

Grupo: 505

Fecha: 24 de septiembre del 2021


PRIMERA PARTE
UN PSICÓLOGO EN UN CAMPO DE CONCENTRACIÓN
En esta primera parte del libro se nos narra principalmente las
características, por ejemplo qué libro no es más que un conjunto de
relatos verdaderos de una persona que sobrevivió a un campo de
concentración.
Nos hace ver un poco sobre cómo era la vida dentro de estos campos
hace mención a que esto ocurre en campos de concentración
pequeños, no en grandes. Relata que dentro de los campos existía
cierta jerarquía, los hechos llamar SS quiénes eran la principal
seguridad dentro de esos lugares, quienes elegían a algunas personas
dentro de los grupos que solían ser de un carácter fuerte para
prácticamente también llevar a cabo una vigilancia, a quiénes se les
llamaba capos.
Estos campos poco a poco fueron tomando el papel tan en serio que
incluso llegó el momento en el que ya se les permitía llevar a cabo
actividades o cosas qué harían los mismos SS, nunca pasaban hambre,
e incluso se menciona que llevaban una mejor vida en la que
cotidianamente podrían llevar fuera del campo de concentración, de
igual manera tenían algunos otros privilegios que no cualquier persona
podría tener en ese lugar.
Cuenta como los prisioneros llegaban dentro del campo de
concentración y algunos los llevaban a la cámara de gas en el momento
que se daban cuenta que ya no producían lo mismo que antes, o qué ya
no servían para trabajar por ser débiles, estar enfermos o ya ser viejos.
Todas las personas dentro del campo de concentración buscaban la
supervivencia, por lo que algunas o la mayoría de las veces se recurría
a ciertas acciones como el uso de fuerza bruta para poder sobrevivir, así
cómo tratar de trabajar y producir lo más que se pudiera para no ser
elegido en la próxima ocasión que se llevaría a las cámaras de gas.

EL INFORME DEL PRISIONERO N.º 119.104


UN ENSAYO PSICOLÓGICO
En este informe se nos relata la forma en la que el hombre que hablara
sobre su experiencia dentro de este campo de concentración ve su vida
tras haber salido de ese lugar.
Cuenta que en alguna ocasión los hombres del campo prácticamente lo
vendieron a una empresa en la cual tuvo que hacer un túnel sin ayuda y
claramente es de trabajo sería recompensado, por eso le dieron
cupones que podía canjear por cigarrillos y a la vez esto cigarrillos
podría canjearlos por platos de sopa. Para ellos la sopa podía ser vital
en esos momentos, sin embargo algunas veces había quiénes preferían
fumar los cigarrillos, esta acción era señal de que ya se había perdido la
fortaleza para seguir viviendo y era claro que prontamente esa persona
moriría.
En un sentido psicológico el narrador nos dice que la vida cambiaría su
perspectiva después de salir de esos lugares y que al principio él
solamente quería contar sus historias anónimamente, nombrándose
únicamente con su nombre, pero decidió romper la confidencialidad ya
que esto sería un signo de valentía y credibilidad, por lo tanto habrá
cosas que no contará ya que son muy personales.

PRIMERA FASE
INTERNAMIENTO EN EL CAMPO
En la primera fase del proceso de un preso el primer sentimiento que se
tiene es el shock. El autor nos cuenta la manera en la que vivió su
internamiento en el campo, claramente fueron engañados pensando que
iban a una empresa en la cual serían contratados. El tren los dirigía a un
lugar pero ellos no sabían ni siquiera en dónde estaban, llevaban sus
pocas pertenencias y en cada vagón había aproximadamente 80
personas.

El tren avanzaba lentamente como si quisiera salvarlos de su destino,


sin embargo esto era imposible. Las personas que iban dentro del tren
se dieron cuenta qué estaban llegando a Auschwitz e inmediatamente
supieron de qué se trataba por lo que se escuchaban gritos y susurros
ya que la gente estaba consciente de lo que les esperaba.
Al llegar, abrieron las puertas de los vagones y algunas personas
vestidas con rayas y la cabeza pelada y bien alimentados entraron a los
vagones bruscamente para sacarlos, como ellos reían entonces la gente
comienzo a pensar que no todo sería tan cruel como podían imaginarlo
y podría haber algo bueno, a lo que Viktor llama "la ilusión del indulto"
que en psiquiatría es un estado de ánimo en el que el condenado a
muerte concibe la ilusión de que se le va a indultar en el último segundo.
Los hombres salen del tren y son llevados a un lugar en el que no
cabían completamente ni siquiera sentados en cuclillas, por lo que
entonces no pudieron dormir durante ese tiempo. Un poco más tarde lo
sacaron de ese lugar y lo llevaron frente a un oficial de las SS y los
hicieron marchar, dicho oficial los observaba detenidamente cuando los
tenía de frente y con su dedo indicaba hacia qué lado debía ir cada una
de las personas por lo que finalmente se formaron dos filas. A Víktor le
tocó formarse del lado derecho y desde ahí observó cómo a los de la fila
del lado izquierdo los llevaron a un edificio en el que durante la tarde los
de la fila derecha se enteraron, era el lugar del crematorio.
Después de esto las personas de la fila derecha, o los ahora
sobrevivientes fueron formados para tomar una ducha. Se juntaron
frente a un general de las SS quién le dio exactamente 2 minutos para
desnudarse y únicamente continuar con su cinturón, sus zapatos y sus
gafas. Al estar completamente desnudos comenzaron a escucharse los
primeros azotes, los llevaron rasurarse, no dejaron ni un solo vello en
su cuerpo y entraron en los baños donde para fortuna de ellos si salía
agua.
Al tener sus cuerpos limpios uno de los presos veteranos les dijo que si
alguno de ellos había guardado dinero o piedras preciosas en las fajas
de las personas con hernias o alguna cosa por el estilo, lo iba a llevar a
la orca, ya que las leyes del campo se lo permitían.
Llevaron a los sospechosos a otro cuarto en el que se les castigo por
romper las reglas con azotes.

LAS PRIMERAS REACCIONES


Poco a poco las esperanzas de que algo bueno pudiera ocurrir iban
acabando, por lo tanto se llegaba al pensamiento de el suicidio dentro
de los presos desesperados.
Comenzó la primera noche dentro del campo en la cual los hombres
dormían en literas de tres pisos, muy juntos e incómodos pero el
cansancio los haría olvidar de la noche fría y la incomodidad de los
tablones sobre los que dormían. Fue así como entonces los doctores del
grupo se dieron cuenta que en los libros mienten, para ellos ya no es
verdad que un humano debe dormir cierto número de horas ni qué la
limpieza dental es totalmente importante, ya que ellos al no dormir y no
lavarse los dientes seguían estando sanos, entonces comprobó el autor
la teoría de que el hombre sirve para hacer cualquier cosa.
Un hombre que ya llevaba una semana dentro del campo se coló al
grupo nuevo y les dijo que no tuvieran miedo, que mientras ellos
parecieran jóvenes y fuertes no tendrían problemas, ya que si algún
personal de la SS los veía cojear, ser débiles, enfermarse o tener algún
defecto para no poder trabajar automáticamente serían enviados a la
cámara de gas y entonces señaló directamente a Víktor y les dijo que
solamente él tendría que preocuparse por ser enviado a la cámara de
gas, nadie más. Viktor sonrió hacia aquel acto Y entonces recordó que
los comportamientos anormales de un ser dentro de una situación
normal, objetivamente son normales.

SEGUNDA FASE
LA VIDA EN EL CAMPO
APATÍA
La apatía es el principal síntoma de la segunda fase ya que poco a poco
los prisioneros debían ir convirtiéndose en personas menos sensibles
como mecanismo de defensa y supervivencia para vivir dentro del
campo.
También menciona que deben crear un escudo para que los golpes
duelan menos ya que el mecanismo de defensa que usan es mental,
realmente les dejan de doler los golpes pero el daño psicológico y el
insulto que conllevan son lo que verdaderamente duele.
El autor nos narra varios ejemplos en los que la apatía le permitió
sobrevivir a escenas tan crueles como cuando era doctor y estaba
tratando a las personas con tifus, había muchas personas que morían
frente a él y tenían que ser trasladadas para deshacerse de los cuerpos.
Las personas qué trasladaban los cuerpos muertos aprovechaban de
las pertenencias como los zapatos de la persona muerta y se los
cambiaban. El cuerpo al ser trasladado era arrastrado, cuando debía
salir antes de la puerta había dos escalones, al tener poca fuerza el
preso subía primero y después tironeaba del cuerpo muerto, subía los
pies, después el torso Y por último su cabeza golpeaba contra los dos
escalones para poder subir.
En otro de los ejemplos menciona que los llevaron a cargar vigas, uno
de sus compañeros tenía un problema en la cadera y si resbalaba
jalaría a los demás compañeros y los tiraría. Acto seguido el hombre
cae y Víktor corre a ayudarlo, por lo que un personal de las SS se
acerca y le menciona qué no podía ayudarlo y lo manda de nuevo a su
lugar.
El último ejemplo que menciona es cuando los mandaron a trabajar con
nieve, sus manos estaban congelando y simplemente voltea a ver a un
capataz con envidia por poder usar guantes y no estarse congelando. El
capataz se da cuenta y se acerca a decirle que lleva rato viéndolo y no
está trabajando, que seguramente él es un empresario y comienza a
humillarlo y a ofender su profesión y su vida pasada. Afortunadamente
Víktor en este momento ya era muy cercano a un capo, que lo ayudaba
a tener ciertas ventajas como formarlo en las primeras cinco filas de
trabajo, para que así si alguien caía de la fila y se rompía, no debía
correr para alcanzar la distancia que habían perdido en ese tiempo y
varias cosas por el estilo, esto gracias a que escuchaba sus anécdotas.
Entonces entra El capo a defenderlo del capataz y le salva la vida en
una de tantas ocasiones de riesgo.

EL SUEÑO DE LOS PRISIONEROS


Los presos al querer satisfacer sus necesidades soñaban con comida,
duchas de agua caliente, buena vestimenta, etc soñaban con cada una
de estas experiencias.
En alguna ocasión Viktor fue despertado por los gritos de un hombre
que estaba teniendo una pesadilla, pensó en ir a despertarlo pero al
reflexionar que lo traería a una realidad que seguramente era peor que
su sueño se detuvo y mejor no lo regresó a esta realidad.

EL HAMBRE
El hambre, la poca alimentación y la mala dieta que llevaban las
personas que estaban ahí dentro los hacía algunas veces imaginar lo
que podrían hacer cuando salieran de ahí. En algunas ocasiones se
veía a los presos platicar y planear lo que harían cuando salieran aún
sabiendo que probablemente eso no pasaría.
Los mismos presos crearon técnicas para hacer rendir su comida, la
poca que le daban diariamente. Por ejemplo, guardaban una parte de la
comida que les daban para poder comerla después y claramente el
deseo de tener una buena alimentación nos hacía olvidar que
probablemente en ningún momento podrían volver a tomar alimentos de
buena calidad.
SEXUALIDAD
El deseo sexual no aparecía debido a la misma falta de buena
alimentación, incluso en los sueños el deseo sexual era totalmente
invisible incluso cuando el psicoanálisis dice que en ese tipo de
personas el deseo o las expresiones sexuales serían a través de los
sueños.
AUSENCIA DE SENTIMENTALISMO
La ausencia de los sentimientos estuvo muy presente en el querer
sobrevivir día a día con los sentimientos ya no eran parte del ser ya que
todos los días se veían cosas muy desagradables como en el brote de
tifus en donde la gente deliraba cosas extrañas.
También cuenta que cuando iban camino al campo de concentración
acompañado de personas que ya habían estado antes ahí no lo dejaron
mirar por la ventana el lugar en donde él vivía diciéndole que si ya había
vivido mucho tiempo ahí entonces ya lo conocía muy bien y no
accedieron a su petición, esto porque ya no tenían ningún tipo de
sentimiento y además eran irritables.

UNA SESIÓN DE ESPIRITISMO


En alguna ocasión un doctor organizó una sesión de espiritismo en la
cual una persona debía invocar a ciertos espíritus pero no lo logró.
Minutos después la persona comenzó a escribir en un papel una frase y
todos pensaron que era obra de los espíritus, sin embargo Víktor pinzón
Alexis dijo que probablemente ya había escuchado antes esas palabras
y en ese momento su cerebro las hizo reproducirlas en el papel.

LA HUÍDA HACIA EL INTERIOR


En esta parte el autor nos habla de una experiencia que tuvo con un
compañero, en la cual la otra persona le menciona como estarían sus
esposas si los vieran trabajar de esa manera y que espera que a ellas
les esté yendo bien en su campo.
En este momento el autor piensa únicamente en su esposa, comienza
con su trabajo pero la imagen de su esposa y una conversación que
está teniendo con ella a través de sus pensamientos y sus mentalidades
no desaparecen.
Incluso hace mención a que las personas que están dentro del campo
regresan a cosas que hacían en la antigüedad qué son pequeños
detalles que los hacen mantenerse aún con una esperanza pero
además ponerse tristes por los pequeños detalles y las cosas que
podían hacer antes de entrar al campo de concentración.
En esta parte la naturaleza comienza a ser importante ya que es una
escapada a olvidar lo que están viviendo dentro de ese lugar, incluso
nos habla sobre la oportunidad que tienen de ver las montañas cuando
los cambian de campo después de mucho tiempo.

MONÓLOGO AL AMANECER
Aquí nos cuenta la experiencia que tuvo un día mientras estaba
trabajando viendo el amanecer como en su mente estaba hablando o
discutiendo con su esposa y se sintió tan cerca de ella que incluso creyó
que se extendía su mano podría tocarla y a pesar de ser una simple
ilusión pudo sentirla tan cerca gracias a la huida hacia su propia interior.
No puedo tocarla sin embargo un pájaro bajó del cielo y se postró
justamente en la montaña de tierra que había hecho mientras trabajaba.

ARTE EN EL CAMPO
En algunas ocasiones dentro del campo se llevaban a cabo obras de
cabaret o reuniones simplemente para contar chistes y esto funcionaba
para distraer a la gente de la mala vida que llevaban ahí dentro.
Algunas veces se premiaba por distraer a la gente incluso por aplaudir,
qué el autor cuenta una experiencia que tuvo con un capo al que le
llamaban capo asesino por infinitas razones. Una de los días que lo
invitaron a la sesión de espiritismo entró el capo asesino y le pidieron
que recitar uno de sus poemas más famosos, él comenzó a recitar y al
final Víktor le aplaudió Y de esa manera logró tener cierta identificación
por el capo asesino.
Igual cuenta que la segunda noche que estuvo en el campo de
concentración lo que lo despertó fue la música de una pequeña fiesta
que se estaba celebrando cerca de tu puerta, él estaba triste de fondo
son haba una canción de violín triste, la razón de su tristeza era que ese
día su esposa estaba cumpliendo años.
EL HUMOR EN EL CAMPO
El humor se volvió un truco para los prisioneros para poder dominar el
arte de vivir. Hacían chistes sobre propia vida para así ponerle un poco
de humor a lo que vivían día con día.
El autor cuenta que con uno de sus compañeros que era cirujano en un
hospital quedó de hacer historias graciosas que podrían pasar después
de que los liberarán, por ejemplo el repetir las cosas que hacían dentro
del campo en el hospital.
También cuenta que en un traslado de campo a campo el viaje fue muy
desgastante y, sin embargo al llegar estuvieron muy felices ya que les
dijeron que ese nuevo campo no tenía chimenea por lo que ninguno de
ellos tendría que morir, sin embargo tenían que regresar al anterior
campo si se enfermaban o dejaban de trabajar.
Incluso en ese viaje se perdió uno de los prisioneros por lo que tuvieron
que esperar bajo la lluvia durante toda la noche hasta que lo
encontraron, aún así ellos estaban felices.

¿QUIÉN FUERA UN PRESO COMÚN?


Los presos comunes se enviaban a los precios que podían y tenían
ciertos privilegios, por ejemplo bañarse, lavarse los dientes y saber
sobre sus seres queridos.

SUERTE ES LO QUE UNO NO PADECE


La suerte de igual manera es algo muy importante que se debe tener
dentro de los campos ya que realmente no sabes cuánto tiempo vas a
permanecer ahí, si vas a ser elegido para llevar a las duchas etc.
El autor nos cuenta una historia en la que tuvo suerte qué fue en el
brote de tifus en el que necesitaban doctores para controlar la infección
o la vez que lo eligieron para la cocina Y de alguna manera pudo tener
una mejor comida ese día.

¿AL CAMPO DE INFECCIOSOS?


En esta parte nos cuenta que al cuarto día de permanecer en la
enfermería se pidieron dos médicos para controlar la infección de tifus,
de esta manera la suerte seguía de su lado.
También nos dice que para poder sobrevivir de una mejor manera
trataban de no llamar la atención de los SS.

AÑORANZA DE SOLEDAD
La soledad era algo que las personas que estaban dentro del campo
añoraban, ya que al estar con mucha gente durante mucho tiempo era
desgastante de igual manera.
Viktor tuvo la oportunidad de contemplar la soledad mientras estaba en
la enfermería y se sentaba en la tapa de un pozo, que por cierto un día
ese pozo salvó la vida de 3 de sus compañeros para evitar un viaje.

JUGUETE DEL DESTINO


Dentro del campo de concentración el destino de cada persona era
diferente, el de alguno será morir, ir a un campo de reposo y el de
alguno será continuar trabajando durante muchísimo tiempo más.
Cuenta una experiencia en la cual hubo una elección y el paso por
distintos grupos de personas hasta que se vuelve a reencontrar con sus
compañeros y ahí se puso en la norma de no divagar tanto en las
preguntas que se le hacían.

LA ÚLTIMA VOLUNTAD APRENDIDA DE MEMORIA.


En este momento es la autoría había firmado que iba a ir al campo de
reposo sin importarle si era un engaño y tenía que ir realmente a una
cámara de gas una de sus amigos aprenderse su última voluntad la cual
era que buscara a su esposa y le dijera que la amaba y que todo el
tiempo habían estado platicando sobre ella y que todo su amor
recompensa va todo lo malo que había vivido dentro del campo de
concentración.
Para sorpresa de todos el campo de reposo era real, los que se
quedaron firmaron su sentencia de muerte ya que comenzaron a surgir
cosas peores dentro de ese campo, por lo tanto la mejor elección fue
haberse ido.

PLANES DE FUGA
Viktor tuvo dos oportunidades de escapar del campo de concentración
con su amigo médico.
La primera salió mal porque tuvieron problemas técnicos y tuvieron que
regresar. Estaba en plan volver a intentarlo, sin embargo uno de sus
pacientes con tifus me preguntó si se iría y se arrepintió, entonces se
quedó a atender a sus pacientes.
El segundo intento para huir lo realizó cuando tenían que enterrar 3
cadáveres, en los primero 2 sacaron sus mochilas y en el tercero se iría.
Cuando estaban a punto de correr entró un camión de la Cruz Roja con
insumos para los enfermos, fueron muy amables y subieron a los
enfermos al camión. Ellos estaban muy felices porque al fin iban a ir
hacia su libertad pero no alcanzaron lugar en el camión, el jefe de
médicos se excusó de que no se sentía en condiciones.
Que esperar toda la noche hasta que llegara otro camión por ellos, en la
medianoche escucharon balazos, cañones y ataques, además de que
vieron la bandera blanca ondeando en el campo, o sea los habían
atacado sus pacientes los habían llevado a otro campo en donde los
prendieron en fuego y los mataron. Una vez más corrió con suerte.

IRRITABILIDAD
Falta de comida, dormir poco y la apatía generaban irritabilidad también
dentro de las personas en el campo de concentración.
El desgaste mental y físico producían muchísima irritabilidad y
complejos de inferioridad y una tortura mental para los presos, el autor
menciona que también existen aires de grandeza en las personas que
ocupan un puesto mayor a un preso común.

LA LIBERTAD INTERIOR.
El hombre puede eliminar la apatía buscando su libertad humana para
decidir su propio destino. Tomar una decisión es parte de la libertad
interior que se le brindaba dentro de los campos de concentración. Y la
libertad espiritual es lo que hace que la vida tenga sentido.

PSICOLOGÍA DE LOS GUARDIAS DE CAMPO


En primer lugar había personas sádicas que disfrutaban ver sufrir a los
demás personas del campo de concentración.
En segundo lugar se tomaban a las personas más buscadas y grotescas
para tomar este tipo de lugares ya que eran las personas que más
podrían sobrevivir a realizar este tipo de actividades.
En tercer lugar, la costumbre de ver este tipo de actividades dentro del
campo los hacía probablemente no realizarlas, pero tampoco impedían
que se llevaran a cabo.
En cuarto lugar si había personas que sentían tristeza por lo que les
hacían a las personas y trataban de ayudarlos.
Por esto el autor define al hombre solamente en decentes e indecentes,
con esto menciona que en los dos grupos tanto de los decentes como
los indecentes había del dos tipos de personas, en el grupo de los
presos también había personas indecentes así como en el grupo de Los
capos había personas decentes y buenas.

TERCERA FASE
DESPUÉS DE LA LIBERACIÓN.
La psicología del prisionero que ha sido liberado se basa en una
despersonalización, por que se tiene nueva vida en la cual tienen que
volver a aprender cosas que ya no vivía dentro del campo de
concentración cómo comer, dormir bien y sentir las emociones de su
cuerpo.
Menciona que existieron personas que aún siendo liberadas no sintieron
alegría, ya que cómo se mencionó en la segunda fase las personas
tuvieron que eliminar todo tipo de sensibilidad para poder crear un
mecanismo de defensa contra todas las crueldades que veían dentro del
campo de concentración.
La palabra libertad ya no significaba nada para ellos, al ser repetida
muchísimas veces durante tantos años no podían creer que finalmente
podrían vivir como unas personas comunes.
Se tuvieron destellos de alegría, sin embargo este sentimiento aún no
era totalmente expresado por los ex presos.

EL DESAHOGO
Aún después de la liberación el preso necesita atención ya que la
atención puede ser contraproducente.
En algunos de los casos las personas que estaban disfrutando de su
libertad pensaban que no debían seguir ninguna norma, cosa que era
equivocada. Algunas otras creían que tenían derecho de lastimar a
alguien más sin tener consecuencias.
Otras dos cosas que podían pasar por la vida de las personas liberadas
son la amargura y la desilusión al volver a su vida antigua.
La amargura surgía de la pregunta del porqué tuvieron que pasar por
todas esas cosas cuando no las merecían y la desilusión surgía cuando
se regresaba al hogar y probablemente ya no estaban las personas que
se esperaba encontrar ahí.
SEGUNDA PARTE
CONCEPTOS BÁSICOS DE LOGOTERAPIA
En esta segunda y última parte del libro, el autor nos da algunas
referencias de conceptos en logoterapia y nos explica que la logoterapia
se centra en el sentido de la existencia humana y en la búsqueda de
ese sentido por parte del hombre. Los conceptos que maneja son la
voluntad del sentido, la frustración existencial, la neurosis noógena, la
noodinámica, el vacío existencial, el sentido de la vida, la esencia de la
existencia, el sentido del amor, el sentido del sufrimiento, problemas
metaclínicos, el suprasentido, la transitoriedad de la vida, la logoterapia
como técnica, la neurosis colectiva, el credo psiquiátrico y la psiquiatría
rehumanizada.

COMENTARIO PERSONAL.

Personalmente el libro me gustó mucho por la manera en que maneja la


historia y cómo la relaciona con temas psicológicos como los que
podríamos llegar a ver en algún momento de clase.
La psicología me parece un tema de total importancia en la vida diaria y
poco se habla de las consecuencias que traen este tipo de casos en las
que las personas han sido sometidas a guerras, campos de
concentración, incluso como personas que no son víctimas. Me parece
muy extraordinario el ver cómo el cuerpo y la mente se pueden adaptar
a cada una de las cosas que pasaron estas personas como el maltrato
físico y moral que recibieron. También es importante analizar cómo
algunas de las personas dentro del campo simplemente optan por
suicidarse en lugar de continuar y algunas más son más fuertes de
carácter y continúan por la vida.
Me hubiera gustado que la última fase fuera un poco más detallada en
el sentido psicológico, ya que al ver las consecuencias que estas
personas tuvieron después de mucho tiempo de estar ahí me causan
curiosidad, el sabe cuanto tiempo duraron con su costumbres, si los
chistes que hacían dentro se volvieron realidad, si en algún momento
sufrieron traumas más allá de, etc. En general el libro sí me gustó y lo
recomendaría al 100%.

También podría gustarte