Está en la página 1de 8

El feminismo

A lo largo de los últimos años, la palabra feminismo ha ido tomando


relevancia en muchos contextos, en algunos de ellos rodeada de una
connotación negativa, hasta hacerse un hueco en cualquier debate político o
de bar. El feminismo no es odiar a los hombres, ni querer la supremacía
de las mujeres. No es una moda, aunque efectivamente, está de moda, es
mucho más que eso. La Real Academia Española (RAE) define el
feminismo como “el principio de igualdad de derechos de la mujer y el
hombre, así como el movimiento que lucha por la realización efectiva en
todos los órdenes del feminismo”. Aun así, todavía hay cierta reticencia a
declararse abiertamente feminista o a apoyar esta ideología por parte de
algunos grupos a causa del desconocimiento de su significado.
No es un antónimo de 'machismo'
El feminismo no busca la superioridad de la mujer respecto al hombre, sino
que es la ideología que defiende la igualdad en aspectos sociales, culturales
y económicos entre ambos sexos. A pesar de ello, la similaridad semántica
de la palabra con el concepto de machismo hace que en muchas ocasiones
adquiera un significado incorrecto en el que se la considera una especie de
‘antónimo’ de esta. En ese sentido, el error de interpretación más habitual
del concepto ‘feminismo’ lo hace adoptar el significado que actualmente
ostenta la palabra ‘hembrismo’.
El ‘hembrismo’, que no es un concepto recogido todavía por la RAE, es
popularmente conocido como la palabra equivalente al machismo, aunque
en sentido contrario. Así, el ‘hembrismo’ impulsa la preponderancia de la
mujer, mientras que el machismo privilegia al hombre y ninguno de las dos
apuestas por la igualdad de género. Esta idea también suele vincularse al
concepto de la misandria, que es el desprecio a los varones.
Ramas del feminismo:
.Feminismo filosófico

Simo
n de Beauvoir
El feminismo filosófico es aquel cuyo propósito es reflexionar sobre la
idea, concepto y función de la mujer dentro del orden social. Propone,
asimismo, la revisión de la historia de la filosofía, de donde el rastro de la
mujer fue borrado. Ha servido de fundamento y justificación para los
diferentes movimientos feministas.
A lo largo de la historia, han destacado en el feminismo filosófico figuras
como Mary Wollstonecraft (precursora), Flora Tristán, John Stuart Mill,
Simone de Beauvoir, Clara Campoamor, María Laffitte y, en la actualidad,
Celia Amorós y Amelia Valcárcel, entre otras.
2. Feminismo radical
El feminismo radical, conocido también como radfem, es un movimiento
que surge hacia la década de 1960. Al contrario de lo que se piensa, está
bastante lejos del extremismo. Toma el nombre de radical por la palabra
“raíz”, ya que se propone indagar en las raíces de la opresión a la mujer.
Para este tipo de feminismo, la opresión “radica” en el ordenamiento
sociopolítico y económico, del cual derivan también prácticas de
discriminación como el racismo y el clasismo.
3. Feminismo abolicionista

Símb
olo del movimiento feminista en general.
El feminismo abolicionista se ocupa de luchar contra la explotación
comercial y sexual del cuerpo femenino y toda forma de trata de las
mujeres. Entre sus objetivos principales está la abolición de la prostitución,
de donde deriva su nombre. Pero no se limita a ello. También se opone a la
subrogación gestacional (maternidad subrogada o vientre en alquiler) y a la
pornografía.
4. Feminismo liberal
El feminismo liberal es aquel que procura promover el reconocimiento y la
aceptación de las capacidades de las mujeres en actividades y trabajos que
se han asociado históricamente a los hombres. Se ocupa de promover leyes
de inclusión que puedan favorecer la igualdad de oportunidades.
5. Feminismo de la igualdad

Símbolo de la igualdad de géneros


El feminismo de la igualdad está comprometido con una agenda activista, y
pretende promover prácticas sociales de igualdad entre hombres y mujeres,
en el entendido de que las diferencias entre géneros son estrictamente
culturales. Esto supone la pretensión de consolidar un nuevo ordenamiento
social con base en valores democráticos e igualitarios.

6. Feminismo de la diferencia
El feminismo de la diferencia parte del psicoanálisis y del concepto de
otredad. Considera a la mujer como un ser absolutamente otro, es decir,
como una especificidad no igualable al varón. Asume la exploración del
inconsciente como un mecanismo para la construcción de la identidad
femenina.
7. Feminismo factual o científico
Este tipo de feminismo se basa en la biología y psicología evolucionista. Se
opone a la idea de que las únicas diferencias entre hombres y mujeres sean
culturales, ya que reconoce las diferencias biológicas. Sin embargo, señala
que tales diferencias no justifican la desigualdad entre los géneros y que,
por lo tanto, es necesario construir una sociedad verdaderamente inclusiva
en materia de derechos.
8. Feminismo marxista
En el feminismo socialista es fundamental la reflexión sobre los modos de
construcción del poder en la sociedad a partir de la teoría marxista. Hace
énfasis en las realidades materiales y las condiciones económicas que
pueden actuar como perpetuadoras de la opresión. El feminismo marxista
toma en cuenta el modo específico en que influye en capitalismo como
sistema dominante en la hegemonía del patriarcado.
9. Feminismo postcolonial

El feminismo poscolonial es aquel que estudia y reflexiona sobre la


condición de la mujer en ámbitos geopolíticos poscoloniales, donde las
relaciones de dependencia con la ex-metrópolis dominante han jugado en
papel en la construcción social. Pone en evidencia la adopción de esquemas
de pensamiento del colonizador, de los cuales la población suele ser
inconsciente. Entre ellos, el racismo, el clasismo y el machismo.
10. Anarcofeminismo o feminismo anarquista
El anarcofeminismo es una filosofía política de la lucha por la igualdad de
género que toma como referencia los postulados de la ideología anarquista.
Desde su punto de vista, el anarquismo es favorable al feminismo toda vez
que cuestiona o adversa los diferentes modos de control social, de los que
el patriarcado es una expresión.
11. Feminismo negro

Cartel del
feminismo negro
El feminismo negro toma en cuenta la particular situación de las minorías
raciales, cuya discriminación y marginación social son agravantes de la
condición de subalternidad de las mujeres afrodescendientes en el contexto
de diversas sociedades. Este feminismo entiende que el racismo, además
del patriarcado, tiene una influencia en el ordenamiento del poder y los
roles de género.
12. Feminismo lésbico

El feminismo lésbico revisa la naturalización de la normatividad sexual,


específicamente de la heterosexualidad. Entiende que la naturalización de
la heterosexualidad favorece el concepto de los roles sociales acordes al
género. Por ejemplo, que las mujeres deben ocuparse de las labores del
hogar mientras los hombres deben ser proveedores. El feminismo lésbico
aplica el término de principios heteronormativos a esta concepción
tradicional de los roles sociales por género.
13. Feminismo cultural
Engloba a diferentes tendencias que proponen el desarrollo de la mujer en
el marco de una contracultura de lo femenino. Considera a la mujer
moralmente superior al hombre, y ve en ella un vínculo con la naturaleza
especial por su condición de madre.
NOTA: Hemos de aclarar que, sin embargo, antes de esta acepción, la
expresión feminismo cultural hacía referencia al feminismo despolitizado.
14. Feminismo separatista
El feminismo separatista basa parte de sus reflexiones en las teorías del
feminismo lésbico. Sin embargo, se distingue en que propone la separación
de hombres y mujeres como única forma para que las mujeres alcancen su
potencial. Dentro del feminismo separatista existen dos tendencias: el
separatismo general y el separatismo lésbico.
15. Ciberfeminismo

El ciberfeminismo estudia el modo en que se construyen las nociones de


género en las redes sociales y el ciberespacio en general, cuyas condiciones
y prácticas permiten burlar la concepción tradicional de los roles de género.
16. Ecofeminismo
La ecofeminismo relaciona el feminismo con el estudio y protección del
medio ambiente. Identifica una analogía entre la explotación
indiscriminada del ecosistema por parte del capitalismo, y la explotación
del cuerpo femenino en el orden patriarcal, de manera que considera al
capitalismo y al patriarcado expresión de un mismo fenómeno. En este
sentido, entiende que el modelo matriarcal se presenta como una alternativa
de carácter horizontal.
17. Feminismo disidente
El feminismo disidente agrupa a las mujeres que se distancian de algunos
objetivos o métodos de otros feminismos. No es unificado. Algunos
sectores relativizan el peso del patriarcado en la opresión femenina, otros
cuestionan la necesidad de modificar el código civil.
18. Feminismo provida
El feminismo provida se pronuncia en contra del aborto al mismo tiempo
que avala el resto de la agenda feminista. El feminismo provida argumenta
que el principio de igualdad debe pasar por el respeto a la vida de los más
vulnerables, lo que incluye a los no nacidos. Asimismo, cuestiona las
supuestas ventajas o conveniencia del aborto para la mujer.
Sin embargo, esta corriente del feminismo no es reconocida por el
movimiento feminista en pleno, ya que, para este, la obligatoriedad de
sostener un embarazo en contra de la voluntad de la mujer, reproduce la
estructura del pensamiento patriarcal.

También podría gustarte