Está en la página 1de 1

ADMINISTRACION GENERAL DEL ESTADO – INFORMACION GENERAL- OCTUBRE 2004

ELABORACION DEL
CALENDARIO LABORAL
Todos los años el empresario, tiene obligación de
elaborar el calendario laboral, que es un documento en el
que han de fijarse el horario de trabajo, la distribución
anual de los días de trabajo, los días festivos, descansos
semanales, los descansos entre jornadas y otros días
inhábiles. También se pueden incluir los puentes, y el
periodo de disfrute de vacaciones en caso de ser éste el
mismo para toda la plantilla.
Son los convenios colectivos, los que generalmente
desarrollan el cómo, cuándo y qué ha de contener el
calendario laboral. Algunos fijan una fecha determinada
en la que debe darse la debida publicidad para que todos
los trabajadores de la empresa conozcan el calendario
laboral.
En el proceso de elaboración del calendario el empresario tiene la obligación, de consultar
con los representantes de los trabajadores y éstos deberán emitir un informe previo. Así los
representantes de los trabajadores podrán pronunciarse sobre si el calendario fijado por la dirección
se ajusta a las reglas y pactos sobre determinación del tiempo de trabajo que sean aplicables a la
empresa.
El informe emitido por la representación de los trabajadores no vincula al empresario, pero si
éste fija el calendario sin previa consulta, podría suponer la anulación del calendario con la
imposición a la empresa de una sanción por la transgresión de los derechos de información,
audiencia y consulta a los representantes de los trabajadores.

Mayores Facultades.
En algunos convenios la facultad de los representantes es más amplia porque se exige que el
calendario sea negociado entre empresarios y representantes de los trabajadores, como es por
ejemplo nuestro caso.
Una vez elaborado, un ejemplar del calendario debe exponerse en un lugar visible del centro
de trabajo a efectos de publicidad y conocimiento por parte de los trabajadores. Si no se expone se
incurre en la comisión de una infracción administrativa leve.
Cabe la posibilidad de actualizar o modificar el calendario cuando se produzcan alteraciones
en la ordenación del tiempo de trabajo, (por ejemplo por variaciones en los días festivos o para
ajustarlo a la nueva duración anual de la jornada de trabajo establecida en el convenio colectivo
aplicable).Sin embargo, estas variaciones nunca pueden suponer modificaciones arbitrarias por
parte del empresario, ya que siempre se han de hacer ajustándose a los cauces legales y, en
cualquier caso, aquellas actuaciones que no cumplan con la normativa aplicable podrán ser
impugnadas ante la jurisdicción social a través del procedimiento adecuado.

CENTRAL SINDICAL INDEPENDIENTE Y DE FUNCIONARIOS – PAG. 9