Está en la página 1de 3

Asignatura.

Semántica castellana

Introducción a la semántica de la oración del español

En este capítulo se empieza hablando sobre el análisis de los componentes semánticos de la


oración, el cual es uno de los elementos que ocupó los estudios del lingüista francés L.
Tesnière, este autor parte del hecho de que el verbo es el núcleo sobre el que giran todos los
elementos de la oración. Por tanto, dentro de un esquema jerárquico, él es el elemento
fundamental y que servirá de columna vertebral al resto de la oración. Aunque esta teoría no
eses propia, sigue admitiendo la bivalencia sujeto-predicado como motor de la oración en las
lenguas. Tampoco hay que olvidar que la teoría de las valencias se mueve entre lo semántico y
lo sintáctico. El análisis valencial nos permitirá comprender oraciones ambiguas.

El esquema actancial, sus elementos importantes son: el verbo que viene a ser la acción, los
actantes que son los autores y los circunstantes que son considerados el decorado. El libro
indica que es necesario mantener este orden jerárquico, debido a que el verbo el principal y
este dirige la acción de los autores y el decorado se refiere al contexto donde se formulan
ciertas formas de comunicación, es decir habla alguien de algo.

Valores actanciales de los verbos, todo verbo presenta su valor valencial: En español y otras
lenguas románicas existen verbos sin actantes, como llover, nevar, tronar; La mayoría de los
verbos requieren un actante (verbos monovalentes), tradicionalmente el sujeto sintáctico,
puede ser alguien o algo: sale alguien; Hay verbos que requieren necesariamente dos actantes
(verbos bivalentes). De otro modo, si eliminamos el segundo, el verbo se queda mutilado en
cuanto a su significado. Rompe alguien algo y existen verbos que requieren incluso tres
actantes (verbos trivalentes). Pone alguien algo en algún lado.

Elementos del esquema actancial:

Procesos. Hace referencia a un hecho transformador, que puede ser de dos tipos como
algunos eventos y acciones.

Actantes. Actor arranca el proceso, agente responde al actor, objeto completa el significado
del proceso, paciente responde al sema, beneficiario recibe beneficios o perjuicios de la acción
y locativo indica el lugar.

Circunstantes. Instrumento: indican con qué se produce la acción, la fuerza: indica la génesis
de un proceso, tiempo: indica el momento del proceso y el locativo: ya indicamos que en
algunos casos es un actante, pero generalmente es un circunstante.

Los argumentos en la teoría de M.A.K. Halliday: la teoría de la transitividad

Se indica que en la década de los 60`s nuestro autor lanza la teoría de los componentes
semánticos de la oración. Se trataba de una teoría gramatical bastante innovadora, con la que,
a partir de las funciones del lenguaje que él identificaba, realizaba una pequeña revolución en
la comprensión de los distintos elementos o disciplinas que componen la gramática. Una
funion que destaca este autor es la transitividad que está dirigida a una función superior de la
que forma parte y que este autor llama ideativa.

En este capítulo se indica que no todas las estructuras semánticas tienen las mismas
características, pero Halliday distingue tres tipos de estructuras atendiendo principalmente a
las características semánticas y léxicas del verbo. Los tres tipos de oraciones que distingue el
autor son: Cláusulas de acción, Cláusulas de proceso mental y Cláusulas de relación.
Cláusulas de acción, son las que permiten transformarlas en oraciones hendidas que son
procedimientos, por el cual, uno de los elementos constitutivos de la oración es realzado con
la ayuda de una cláusula relativa con verbo copulativo. Ej. La gente compra melones en el
mercadillo.

Roles inherentes. Actor se corresponde con el sujeto agente y psicológico de las acciones;
Meta, identificable con complemento directo lógico y sujeto pasivo; Beneficiario identificable
con el complemento indirecto lógico y paciente identificable con el sujeto paciente. Se puede
considerar como el receptor, con dos funciones sintácticas diferentes.

Circunstancias. Instrumento implica que la acción es intencional; la fuerza también implica una
acción intencional, equivalente a un objeto inanimado; el lugar trata de indicar la posición
interior o exterior. Muy relacionado con ella está la dirección y la procedencia.

Nuestro autor indica que la voz dentro de las cláusulas de acción, se fijó en este aspecto, que
se corresponde con la diátesis tradicional. Efectivamente, la voz es la que permite que el sujeto
sintáctico sea el actor, el paciente o el beneficiario.

Cláusulas de proceso mental. Este tipo de cláusulas se diferencian de las demás debido a que
no un actor y una meta, porque como dice el autor, no se trata de acciones con alguien o algo
que las ejecuta, sino que estas presentan un carácter más involuntario. De este modo se dará
importancia a los roles llamados participantes, y en su lugar se refieren al procesador y al
fenómeno, ya que este es identificable con el sujeto de la oración desde un punto de vista
sintáctico, mientras que el procesador se identifica la mayoría de las veces con el
complemento indirecto y son percibidas por un sujeto.

Cláusulas de reacción. Se trata del último grupo que distingue Halliday y que tienen que ver
con la existencia o las oraciones de verbos casi vacíos de contenido. En estas cláusulas, el
proceso sólo es una función de relación entre dos roles. Los otros dos roles que señala Halliday
para este tipo de cláusulas son los de identificador y atributo.

En las cláusulas atributivas los dos elementos unidos por el proceso son de una categoría
semejante y por lo tanto son fácilmente identificables como: La jugadora es muy buena.
Cláusulas ecuativas los dos elementos que son el identificador y atributo se identifican, pero
aquí con mayor grado de abstracción. En este tipo de cláusulas el identificador y atributo
pueden intercambiarse, pero en las atributivas no. Ej. Pedro es el tesorero - El tesorero es
Pedro.

La cláusula causativa. Halliday distingue un tipo de cláusula con características especiales y


que no se ajusta exactamente a ninguno de los dos tipos anteriores. Nuestro autor llega a la
conclusión de que en ciertos casos es necesario buscar unos nuevos roles cuando existen
funciones que abarcan a verbos que pueden ser transitivos o intransitivos dependiendo de
cómo se encuentren en la oración. Ej. El sargento condujo a los reclutas - El sargento hizo
andar a los reclutas. Para Halliday ambas interpretaciones son correctas. Pero para evitar la
ambivalencia, como ocurre en el ejemplo de los reclutas, que es meta en la oración transitiva,
pero es actor en la intransitiva, propone una terminología que englobe ambas posibilidades.

Finalizando con esta parte, las cláusulas que distingue Halliday se basan en criterios
semánticos. El valor de su transitividad es fundamentalmente el semántico, aunque sigue
supeditándolo en buena medida a la estructura sintáctica de la oración. Por mi parte considero
bastante interesante la distinción de los tipos de cláusulas que realiza Halliday con respecto a
la teoría de la transitividad.

La organización jerárquica de la oración semántica y la relación semántica-sintaxis

Argumentos internos y externos. Siguiendo lo que se vio en la anterior parte las valencias de
cada verbo pueden presentarse. Actantes o roles inherentes que son aquellos rasgos
intrínsecos al significado verbal. Estos pueden ser externos como internos.

Circunstantes o roles circunstanciales. Son aquellos omisibles y eliminables sin que el


significado de la predicación se resienta. Suele tratarse de fuerza, locativo, modo, tiempo y de
concomitancia.

Semántica y sintaxis. A lo largo de lo avanzado he podido notar que la semántica, además de


estudiar la parte del significado de los monemas, también estructura el significado de la
oración, dando a esta una estructura sobre la que se establecerá la sintaxis. Esto significa que,
dentro de una teoría funcional del lenguaje, la semántica es necesaria para comprender y
establecer la sintaxis, por lo cual se llega a decir que sin la primera no es posible concebir la
segunda.

También se vuelve a resaltar que el verbo se constituye en el elemento central de la oración y


que entorno a él se articulan los diversos elementos que la componen. Por tanto, todos los
argumentos y roles sociales se manifiestan sintácticamente como funtemas.

Argumentos y funtemas. Si los argumentos se estructuran alrededor del proceso o la acción,


los funtemas se estructuran entorno al verbo. Este paralelismo es el que nos permite estudiar
la parte común de la estructura semántica y la sintáctica. Teniendo en cuenta que existen
argumentos externos, normalmente el actor o agente, y otros internos, es necesario reflejarlo
también en los esquemas sintácticos.

También podría gustarte