Está en la página 1de 9

TEMA 2

LA LITERATURA Y LAS DEMÁS ARTES (41 a 52)

Una de las manifestaciones más sugestivas y prometedoras que en la


actualidad aborda la teoría de la literatura, es la que extiende su ámbito de
investigación y estudio más allá de sus fronteras tradicionales, y toma como
términos de comparación los textos literarios y otros productos artísticos,
especialmente los pertenecientes al campo de las artes plásticas, aunque
también a la música, lo cual resulta muy aleccionador con vistas a indagar el proceso
de la creación en lo que este tiene de constante y universal.

Las relaciones de la literatura y las demás artes pueden estudiarse desde


diversos puntos de vista. Por un lado nos podemos fijar en los préstamos o
coincidencias temáticas que se dan entre distintas artes, aspecto que
estudiaremos en el apartado 1, y por otro podemos establecer la comparación en
el marco teórico de un sistema estético general, tal como se estudia en el
apartado 2 de este capítulo.

1. COMPARACIÓN DE TEMAS Y FORMAS

La comparación de los temas y las formas artísticos y literarios puede


abordarse al menos desde cuatro puntos de vista diferentes, según señala Helmut
Hatzfeld en sus estudios sobre Crítica literaria y crítica del arte.

1.1. Un texto literario recibe su explicación final por el arte. Puede ser un
texto que describa una obra artística, o una obra literaria cuyo significado quede
más claro si la comparamos con determinada obra de tipo plástico –por ejemplo,
William Carlos Williams y sus poemas sobre la obra de Brueguel [DIA].

1.2. Los textos literarios interpretan las implicaciones de la pintura. Por


ejemplo, el significado de un cuadro se puede entender mejor a través de textos
literarios que expresen sentimientos similares transmitidos a través de alguna obra
de arte –por ejemplo, Baudelaire sobre Delacroix en su Salón de 1846.

1.3. Formas lingüístico-literarias que se interpretan por formas pictóricas


y formas artísticas que se explican mediante formas lingüístico-literarias. Es
el caso de la similitud, observada por Helmut Hatzfeld, entre la sintaxis del francés
antiguo y la pintura francesa primitiva.
1.4. Problemas que destacan las fundamentales diferencias entre
literatura y arte, ya que el simple estudio comparativo de ciertos temas presentes
en la literatura y la pintura u otras artes, olvida los diferentes medios de expresión
que utilizan cada una. Tal comparación solo parece viable si se realiza en el marco
de una teoría estética más general.

Sin embargo, nunca es posible que la poesía se transforme, literalmente


hablando, en escultura, en pintura o en música. Sólo a través de la metáfora puede
producir una impresión o un efecto semejante. El término “escultórico” aplicado a la
poesía quiere decir que el poema produce al leerlo la impresión que produciría
contemplar una escultura griega, por ejemplo: la frescura del mármol, la quietud o
el reposo, aunque teniendo en cuenta que la impresión de frescura en poesía no es
la sensación de tocar el mármol frío, o cuando se habla de quietud en poesía no es
lo mismo que lo estático en escultura.

Como conclusión, y a pesar de los reparos, podemos entender que un mismo


tema puede ser tratado en distintas manifestaciones artísticas, y estudiado en
ambas, como ocurre con la presencia de temas mitológicos en la poesía y la pintura
del Renacimiento y el Barroco. A ello hay que añadir la conjunción de distintas artes
en la canción (música y literatura), en la poesía visual y el caligrama (pintura y
literatura), o en el teatro, en que coinciden diversas manifestaciones artísticas.

Finalmente, la misma historia del arte da por supuesta cierta base para esa
comparación, desde el momento en que los movimientos artísticos agrupan con
idéntica denominación manifestaciones artísticas diferentes (barroco,
romanticismo...) Para corroborar lo dicho puede recurrirse al pensamiento de
Dámaso Alonso, para quien la intuición artística (del autor y del receptor) se
diferencia de la científica en que moviliza todo la psique del hombre (memoria,
entendimiento y voluntad). De ahí que con frecuencia la misma intuición o
sentimiento puedan expresarse a través de manifestaciones artísticas diferentes.
Miguel Ángel Buonarroti no sólo fue escultor y pintor, también poeta: <<Escultor,
arquitecto, pintor y dibujante y poeta, en fin, un verdadero ejemplar renacentista. Un
artista integral obsesionado hasta rozar el delirio con la materia y con el material.
Ya sean los bloques de mármol de las canteras de Carrara, los pigmentos que se
hacía él mismo o las, a menudo, dolientes palabras de su poesía.>>1 Sin embargo,
no podemos comparas cualitativamente los sonetos de Miguel Ángel con sus

1 Miguel Ángel, entre piedras y palabras.pdf


esculturas y sus cuadros, pero sí pueden encontrarse las mismas ideas
neoplatónicas y algunas semejanzas psicológicas como advierte Erwin Panofsky. 2

2. EXPLICACIÓN DENTRO DE UN SISTEMA ESTÉTICO

Otra forma de abordar la relación entre la literatura y otras artes dentro de una
caracterización sistemática de las mismas, consiste en situarlas en el marco de
una teoría estética que las englobe. En esta línea pueden recordarse las
aportaciones, que examinamos a continuación, de la teoría literaria clásica y
clasicista, de la estética moderna (siglos XVIII y XIX), y de la teoría literaria del
siglo XX.

2.1. Teoría clásica y clasicista

La comparación sistemática entre las distintas artes se remonta a la


antigüedad clásica. Entre las aportaciones de los pensadores antiguos pueden
recordarse las siguientes:

2.1.1. Según Plutarco, Simónides de Ceos consideraba la poesía como una


pintura que habla, y la pintura como una poesía que calla; y el mismo Plutarco, en
su obra Cómo debe el joven escuchar la poesía, comentaba que “el arte poético es
un arte mimético y una facultad análoga a la pintura”. El de Simónides sería el primer
testimonio de un tópico que conocerá enorme difusión en su formulación horaciana
de “ut pictura poiesis” [La poesía es como la pintura].

2.1.2. En Platón se encuentran abundantes consideraciones acerca de la


semejanza entre las distintas artes, ya que todas ellas comparten una base
imitativa común.

2.1.3. Aristóteles también establece como base común de todas las artes la
idea de mimesis o imitación, y recurre a la pintura, como termino de comparación,
a la hora de formular su definición de la poesía: “Puesto que el poeta es imitador, lo
mismo que un pintor o cualquier otro imaginero, necesariamente imitará siempre de
una de las tres maneras posibles” y representará las cosas bien “como eran o son”,

2Panofsky, Erwin, “The Neoplatonic Movement and Michelangelo”, Studies In Iconology, Nueva
York, 1939. pág. 171 y ss.
o bien “como se dice o se cree que son”, “o bien como deben de ser”. En la misma
Poética, Aristóteles insiste en que todas las artes son imitativas, y que se
diferencian únicamente por los medios, los objetos y los modos empleados en la
imitación.

1
Objeto de la Poética

1447a Hablemos de la poética en sí y de sus especies, de la poten-


cia propia de cada una , y de cómo es preciso construir las
10 fábulas si se quiere que la composición poética resulte bien, y
asimismo del número y naturaleza de sus partes, e igualmente
de las demás cosas pertenecientes a la misma investigación,
comenzando primero, como es natural, por las primeras .Pues bien, la
epopeya y la poesía trágica, y también la comedia
y la ditirámbica, y en su mayor parte la aulética y la citarís-
15 tica , todas vienen a ser, en conjunto, imitaciones. Pero se
diferencian entre sí por tres cosas: o por imitar con medios
diversos, o por imitar objetos diversos, o por imitarlos diversamente
y no del mismo modo.

2.1.4. Además de la fórmula tópica ya citada (Ut pictura poiesis), en que


compara la recepción de la poesía y la de la pintura, Horacio establece un parangón
entre la literatura y las demás artes en el comienzo de su Epístola ad Pisones,
cuando señala que aunque el pintor y el poeta tengan la máxima libertad, no deben
llegar a “unir las serpientes con las aves, los corderos con los tigres”, con lo que nos
indica que existen unas normas comunes a todas las artes.

2.1.5. El tópico horaciano, junto a las consideraciones de Aristóteles acerca de


la poesía y la pintura, reviven en la poética clasicista, durante los siglos XVI al XVIII.
Como ejemplo puede citarse a Luis Alfonso de Carvallo, el cual, en su Cisne de
Apolo (1602), señalaba que las figuras que los antiguos pintaron “vinieron los poetas
a trasladarlas en letras, y pintarlas vocalmente en sus elegantes versos”.

2.2. Estética moderna

En el siglo XVIII, en Alemania especialmente, el problema de la relación entre


la literatura y otras artes se plantea dentro de la estética, un saber que se constituye
como un dominio teórico autónomo en que todas las artes quedan integradas.

2.2.1. Una de las primeras aportaciones fundamentales sobre el tema en la


época moderna se encuentran el libro de G. Ephrain Lessing, Laocoonte, o sobre
los límites entre la pintura y la poesía (1766). El punto de partida o pretexto para las
reflexiones de Lessing es la escultura helenística, encontrada en Roma en 1506,
que representa al sacerdote troyano luchando con las serpientes que tratan de
devorar a sus hijos, y la descripción de ese episodio que realiza Virgilio en el canto
II de la Eneida. A partir de ambas recreaciones artísticas, Lessing expone algunas
ideas fundamentales acerca de las relaciones entre la poesía y las artes plásticas.

G. Ephrain Lessing (1729-1781), conocido por su obra Laocoonte: ensayo


sobre los límites entre pintura y poesía (1766), niega el tópico horaciano y establece
que las artes no sólo se diferencian por el medio empleado, sino que ese distinto
medio implica también la diferencia de los objetos de imitación. La pintura (o la
escultura) emplea signos dispuestos de forma yuxtapuesta (color, textura, material),
de forma que el espectador lo abarca todo con una mirada. En cambio, la literatura
utiliza signos consecutivos (el lenguaje) y, por tanto, sólo puede imitar objetos
consecutivos (los que Aristóteles denominaba “acciones”). Desde ese enfoque, la
pintura es histórica (atrapa un momento de la acción, extrae la acción de los
cuerpos) y la literatura es descriptiva (imita lo que sucede en un tiempo, extrae los
cuerpos de las acciones). Hay que respetar, por consiguiente, las diferencias y
fronteras que separan las artes del espacio, de tipo plástico, y las artes del tiempo
como la literatura y la música, una distinción que estará presente en casi toda la
reflexión estética posterior.

2.2.2. Pocos años después, en su Crítica de la razón pura (1781) y en la Crítica


del juicio (1790), Inmanuel Kant señaló que las sensaciones que nos proporcionan
nuestros sentidos son ordenadas y estructuradas por unas formas a priori de
nuestra sensibilidad, el espacio y el tiempo, que organizan nuestra percepción del
mundo. Ambas categorías permiten establecer un dominio autónomo para la
estética, al tiempo que facilitan la comparación entre las distintas artes.

2.2.3. El Romanticismo aporta el factor histórico para definir las relaciones


entre las artes, tal y como muestra Hegel al diferenciar (De lo bello y sus formas,
Lecciones sobre estética de Hegel, editadas entre 1835 y 1842) tres formas
artísticas: arte simbólico (caracterizado por la búsqueda de forma y de contenido,
y representado por la arquitectura), arte clásico (en el que destaca el equilibrio
entre fondo y forma, y que representa la escultura) y arte romántico (donde, por
las limitaciones propias del arte, el equilibrio debe romperse: el contenido rebasa a
la forma; representado por las artes de poesía, pintura y música).
2.3. Algunas propuestas del siglo XX

¿Cuáles son los elementos comunes y comparables entre las artes?, se


preguntan Wellek y Warren. Durante el siglo XX las relaciones entre la literatura y
las artes plásticas se han abordado desde diferentes puntos de vista, que pueden
clasificarse en varias tendencias según se ponga el acento en el arte como forma,
como expresión, como imitación o como comunicación.

2.3.1. Ejemplo del primer grupo son las teorías formalistas acerca del arte
como sensación de la forma, o, lo que es lo mismo, el hecho de que tanto la
literatura como las demás artes impactan nuestra sensibilidad, no por sus
contenidos e ideas, sino por el carácter extraño, inesperado, sorprendente de su
expresión formal, que llevan al concepto jakobsiano de “literalidad” (literaturnost).

2.3.2. Teoría del arte como expresión: Benedetto Croce (1866-1952), en su La


estética como ciencia de la expresión y lingüística general (1902) asimila la
lingüística a la estética a partir de su diferenciación entre conocimiento lógico y
conocimiento intuitivo, donde el primero depende del segundo. El conocimiento
intuitivo se manifiesta esencialmente en el lenguaje, siendo la poesía el lenguaje
original de la Humanidad. Intuición y expresión se unen en el acto de conocimiento,
de forma que el conocimiento intuitivo o expresivo es igual al hecho estético, y no
es posible una clasificación por géneros.

2.3.3. La teoría literaria marxista, especialmente la obra de Georg Lukacs,


examina las relaciones entre la literatura y las demás artes como formas de reflejo
y reproducción estética de la realidad, una postura en que se advierte la pervivencia
de la teoría clásica del arte como imitación.

2.3.4. Por último, la semiología parte de la consideración de la obra de arte,


ya sea esta plástica o poética, como un signo que actúa dentro de un proceso de
comunicación en el seno de una sociedad.

– En su Curso de lingüística general (1916), Ferdinand de Saussure definió la


semiología como “la ciencia que estudia la vida de los signos en el seno de la vida
social”. En este sentido, los métodos de esta ciencia, que en el momento en que
Saussure la define aún están por desarrollar, pueden aplicarse por igual a la poesía
y a las diversas manifestaciones de las artes plásticas.

– Aunque Saussure sienta los pilares de la semiología, puede atribuirse a la


Escuela de Praga el mérito de haber iniciado los estudios semiológicos aplicados
al arte. En este grupo, será J. Mukarovsky quien precise el aspecto semiológico de
la obra literaria, en una comunicación presentada en el Octavo Congreso
Internacional de Filosofía, en Praga, el año 1934, titulada L’Art comme fait
sémiologique, y considerada como una referencia obligada y clásica en los estudios
de semiología artística y literaria.

Para Mukarovsky la semiología se funda en el hecho de que la conciencia


individual está ocupada por contenidos de la conciencia colectiva, y que todo
contenido psíquico que desborde la conciencia individual adquiere, al
comunicarse, el carácter de signo. Por consiguiente, la obra de arte, desde el
momento en que está destinada a servir de intermediaria entre el autor y la
colectividad, se objetiva, transmite unos contenidos que, más allá del estado de
ánimo de su autor y de sus receptores, son asequibles a todos, y, en definitiva, se
convierte en signo.

– También son fundamentales en este terreno las aportaciones de la


semiótica rusa. Según dicha escuela, el lenguaje es el sistema natural de
comunicación entre los seres humanos. El lenguaje es, a su vez, un sistema
modelizante mediante el que la comunidad y el individuo perciben y organizan el
mundo. Sobre ese modelo primario que es el lenguaje se construyen otros sistemas
semióticos que no se confunden con él, ni con el metalenguaje científico, y que la
semiótica rusa denomina sistemas modelizantes secundarios. Las distintas
formas de expresión artística son sistemas de este tipo, y ello proporciona una base
teórica suficiente para establecer una comparación entre ellas.

En Francia los semiólogos parten de la lingüística de Benveniste (1902-1976)


que establece la determinación de todos los sistemas semióticos a partir de la
configuración del lenguaje: Barthes analiza el lenguaje de la publicidad, Metz
escribe sobre el lenguaje del cine. El estudio del lenguaje cinematográfico es
desarrollado en la Universidad de Valencia por profesores como Jenaro Taléns (El
ojo tachado. Lectura de “Un chien andalou”, 1986), Antonia Cabanilles y Sánchez
Biosca (Metodología del análisis de la imagen, 1986)…

– Otras corrientes críticas inspiradas en la semiología parten de la misma base


teórica: el hecho de que todas las artes pueden ser consideradas como
sistemas significantes, productores de sentido, como un lenguaje en definitiva.
Así ocurre en la escuela semiológica francesa, la cual sostiene que la
configuración del lenguaje determina todos los otros sistemas semióticos.
EJERCICIOS DE AUTOCOMPROBACIÓN

1.- Enumere las cuatro formas de establecer paralelos entre las artes, según
Helmut Hatzfeld. a) La literatura se explica por el arte; b) El arte se explica por
la literatura; c) Interpretación mutua de formas lingüístico-literarias y
artísticas; d) Diferencias fundamentales entre arte y literatura.
2.- ¿Con qué arte se compara fundamentalmente la poesía en la teoría clásica
y clasicista? Con la pintura.
3.- ¿Cuál es el tópico que resume en la teoría clásica la comparación de poesía
y pintura? Ut pictura poesis. ¿Quién es su autor? Horacio.
4.- ¿Qué autor, en qué siglo y con qué obra establece las bases para la
comparación de las artes en la estética moderna? Lessing, en el siglo XVIII con
su «Laocoonte».
5.- ¿Cuál es la base aristotélica de comparación y diferenciación de las
distintas artes? La imitación.
6.- ¿Cuál es la diferenciación esencial entre las artes que establece la estética
desde el siglo XVIII? Artes del espacio y artes del tiempo.
7.- Clasificación de las artes según Hegel. Arte simbólico (arquitectura), arte
clásico (escultura), y arte romántico (pintura, música y poesía).
8.- Base común de las artes según Croce. La expresión de una intuición.
9.- ¿Por qué es la obra artística un signo según Mukarovsky? Por ser la
intermediaria entre un autor y la colectividad.
10.- ¿Qué clase de sistema constituye el arte en la semiótica rusa? Sistema
modelizante secundario.
11.- ¿Cuál es la base común de expresiones semejantes en artes diferentes,
según Alonso? La intuición estética.
12.- ¿Qué autor griego llama a la pintura poesía silenciosa y a la poesía pintura
parlante? Simónides de Ceos.
13.- Diga el nombre de cuatro autores de la antigüedad clásica que interesan
para la comparación entre las artes. Plutarco, Platón, Horacio y Aristóteles.
14.- Ilustre con términos y conceptos de crítica e Historia del Arte la relación
entre las distintas manifestaciones artísticas. Lo pictórico, lo plástico, lo
colorista; barroco, romántico.
15.- ¿Qué distinción fundamental entre las artes establece Lessing? Artes del
espacio y artes del tiempo.
16.- Ejemplifique con el nombre de artes concretas la distinción entre artes del
espacio y artes del tiempo. Artes del espacio: artes pictóricas. Artes del tiempo:
música y literatura.
17.- ¿A quién se debe la distinción entre arte simbólico, arte clásico y arte
romántico? A Hegel.
18.- ¿Qué piensa Croce respecto a la posibilidad de clasificar por género las
intuiciones estéticas? Que es imposible.
19.- ¿Cómo se llama en la semiótica rusa el sistema del arte considerando su
construcción según el modelo del lenguaje? Sistema modelizante secundario.

También podría gustarte