Está en la página 1de 6

ENCUENTRO MUNDIAL DE TERAPIA NEURAL Y ODONTOLOGÍA

NEUROFOCAL

BOGOTA, AGOSTO 15 AL 18 DE 2003

ACUPUNTURA Y TERAPIA NEURAL: LOGICAS QUE SE ENCUENTRAN

Por: Fernando González Uribe

Médico Anestesiólogo de la Universidad Nacional de Colombia, Profesor


de dicha Universidad. Especializado en Acupuntura, Moxibustion y
Anestesia Acupuntural en El Instituto de Medicina Tradicional China de
Beijing.

La SINCRONICIDAD como sistema de conocimiento que entiende la mayor


parte de los fenómenos naturales como producto de la CASUALIDAD y no
de la CAUSALIDAD, confiere a la Medicina Tradicional China, una mirada y
una lógica que difiere radicalmente de la linealidad positivista y mecanicista
que respalda a la alopatía. La Terapia Neural, nacida en el occidente pero
casi de espaldas a la lógica cartesiana, se acerca sincrónicamente a la
mentalidad china que respalda a esa antigua medicina. De no ser por este
acercamiento conceptual entre una medicina nacida hace 5.000 años en el
extremo oriente y otra de hace 100 años en occidente no seria posible
intentar una aproximación entre estas lógicas. Dos culturas muy distintas,
épocas muy distantes, pero un objetivo común: contribuir al bienestar de las
personas.

En sus orígenes, la medicina china esta comprometida fundamentalmente


con la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud. Los médicos
en la antigua china recibían su remuneración solo cuando las personas a su
cargo estaban saludables; si estas enfermaban de algo que fuese evitable,
se suspendía el pago a ese medico e incluso tenían sanciones sociales y
laborales si las personas morían por enfermedades que se consideraban
prevenibles. Dicho medico vivía de la salud y no de la enfermedad, que es lo
contrario del modelo capitalista de la salud que predomina hoy en el mundo,
donde los ingresos de los médicos se incrementan entre mas enfermos
atienda.

La Acupuntura concibe todo con base en el Yin y el Yang, dualidades que se


complementan y que conforman el QI, esencia vital y constituyente básico
de todos los seres.

Ese QI es organizado por el TAO, -principio organizador universal-, que a la


vez indica el camino hacia la ARMONIA, es decir hacia la salud. Gracias a
ese TAO, todo esta conectado con todo: las partes y órganos del cuerpo, al
igual que la mente y las emociones, viven integradas 24 horas al día. Siempre
que algo afecte a una parte, repercutirá en otras y en el todo y viceversa.
Esa es la concepción holistica del ser y de la vida, que además nos integra
con el medio circundante y con el cosmos en general.

También la Terapia Neural, parte de la integridad del ser que se comporta


como un circuito biocibernetico de acción y regulación, mediado
principalmente por el SISTEMA NERVIOSO y por un espacio intercelular
que actúa como un gran regulador y al cual confluyen las terminaciones
nerviosas y los vasos sanguíneos. Dicho medio intercelular conforma el
llamado SISTEMA BASICO DE PISCHINGER, constituido por líquidos
intercelulares y diversas sustancias transmisoras de información entre las
células y el tejido conectivo. Ese sistema permite que el ser reaccione como
un TODO y esta presente en todos los órganos y partes del cuerpo.

Tanto el sistema nervioso, como el de pischinger, hacen posible que ante la


enfermedad o las agresiones al orden de dicho todo, ese ser reaccione con
mecanismos adaptativos, creando un nuevo orden que posibilite la
supervivencia.
La acupuntura y la terapia neural trabajan con agujas, aunque en este
género de instrumentos son muy distintas las unas de las otras. Las agujas
tradicionales de acupuntura son muy delgadas y no huecas, características
totalmente distintas de las utilizadas en la Terapia Neural.

Las agujas de acupuntura deben aplicarse en puntos muy precisos situados


generalmente en los canales o meridianos por los que fluye la energía vital,
responsable de todas las funciones físicas y mentales del ser.

En la acupuntura clásica no se inyectan sustancias en los puntos de


acupuntura, pero en la moderna acupuntura de los últimos 30 años se aplican
diversas sustancias inyectadas en los puntos de acupuntura, tales como
analgésicos, anestésicos, vitaminas y otras.

Además, se utilizan otros métodos de accionar sobre los puntos


acupunturales, tales como la estimulación eléctrica, el láser, los imanes, la
presión digital o utilizando semillas o esferas, entre otros.

Las agujas de la terapia neural permiten la inyección de procaína en los


puntos elegidos sobre la piel, a la cual considera parte clave del sistema
nervioso, o sobre los troncos y ganglios del sistema nervioso, con el fin de
contribuir a recuperar el orden energético de la persona. Es un estimulo
INESPECIFICO, una forma de preguntarle a ese ser sobre lo que requiere
para recuperar su armonía.

Los puntos de acupuntura tienen uno o varios efectos ESPECIFICOS,


tendientes a regular los flujos de energía por ese sistema de circuitos
integrados constituido por la red de canales y colaterales. Al igual que la
Homeopatía, la acupuntura y la terapia neural actúan fortaleciendo la
energía vital, que protege de enfermedades y propende por la recuperación
de la salud.
La clave no son las agujas, como muchas veces lo ha dicho el Dr. Julio Cesar
Payan, sino la concepción que guía su aplicación. Se destaca en esta
concepción el respeto por la individualidad, es decir por ese orden
energético único de cada persona, que hace imposible tener una receta para
todos, pues siendo irrepetible la esencia y la historia de cada ser, las
enfermedades en cada uno tienen también características distintas y el
tratamiento debe ser lo mas individualizado posible…evocando esto el
conocido aforismo de que no hay enfermedades sino enfermos,
modificándolo en un sentido de una mayor precisión a partir de reconocer
que si hay enfermedades, pero que por las características individuales de
cada ser, ellas toman en cada uno diversas manifestaciones.

Esta particular concepción abarca todo, desde la cosmovisión hasta el como


proceder al diagnostico y tratamiento. Ella ilumina entonces los métodos
diagnósticos. La acupuntura aplica los conocidos desde la antigüedad por la
medicina tradicional china, los cuales privilegian lo que se percibe por todos
los sentidos, a través de INTERROGAR sobre las características de los
síntomas y la enfermedad, con énfasis en el balance del yin y del yang,
logrado por medio de ubicar como se modifican con el frió y el calor, en la
noche y en el día, con el reposo y el movimiento.

Desde el primer encuentro se agudiza LA OBSERVACION sobre las


actitudes, los movimientos, el color y demás aspectos de la persona.

Se ESCUCHA como habla, su tonalidad, la fuerza de la voz, otros sonidos


como la tos, etc., pues todos ellos tienen una caracterización energética de
yin o yang.

Y se perciben OLORES que si tienen fetidez implican una significación yang


y si no la tienen son yin.

Se afinan otras percepciones, dando rienda suelta y confianza a la intuición,


de forma similar al planteamiento hecho en El Principito por Antoine de
Saint Exupery: solo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible para
los ojos. En esta búsqueda de lo esencial se hace énfasis en lo mental,
emocional y afectivo, partiendo de que la tristeza, la melancolía y el miedo
pertenecen a yin, mientras que la ira y la alegría son características yang.

Se PALPA el cuerpo en general, pero especial énfasis se hace en los


trayectos de los canales y puntos de acupuntura, pues los puntos o
trayectos especialmente dolorosos, son signos de alarma en relación a las
funciones relacionadas con ellos. Además se determina la presencia o no de
masas anormales, que implican acumulos de flema, o estancamiento de
sangre.

En la Terapia Neural se relaciona neuroanatómicamente la enfermedad y sus


síntomas con los troncos nerviosos, los dermatomas y los ganglios. Se tratan
puntos o sitios de inflamación crónica e incluso las cicatrices que se
consideran interferentes, se desinterfieren al inyectar en ellas procaína.
También se tratan puntos muy sensibles o dolorosos.

Para algunos terapistas neurales, la aplicación del dermatron y sus modernos


descendientes, da la información clave sobre el estado energético de los
diversos órganos y sistemas.

Otros le dan un énfasis particular a la odontología neurofocal, que subraya


la importancia de cada uno de los odontones y las lesiones o restauraciones
en ellos presentes, con la patología de cada persona.

A partir de la aplicación de esos métodos diagnósticos, tanto el


acupunturista como el neural terapeuta llega a conclusiones, que pueden o no
llamarse diagnósticos, pero que rebasan los marcos estrechos de los
diagnósticos y pronósticos de la alopatía y que generalmente brindan una luz
de esperanza para muchas personas cuyos padecimientos se consideraban
incurables o que requerían procedimientos terapéuticos como la cirugía,
quimioterapia o radioterapia, que en muchas ocasiones resultan peores que
la enfermedad en si, debido a sus efectos secundarios negativos.

Dado el extenso campo de los conocimientos, es muy difícil que una sola
persona pueda dominar adecuadamente las diversas disciplinas. Por ejemplo
que haga una buena acupuntura y en la misma forma ejerza la terapia neural,
la homeopatía u otras. Eso no quita el que ejerciendo principalmente una de
ellas, se conozca algo de las otras y se pueda definir en que momento su
aplicación complementaria se requiera, incluyendo en algunos casos la
participación de otra persona que la ejerza idóneamente. Debe siempre
propenderse por la calidad de la vida, antes que por la prolongación de esta
en cualquier condición.

En los comienzos de este tercer milenio, la medicina debe integrar hasta


donde sea posible las diversas vertientes del conocimiento acumulado por la
humanidad en los distintos momentos de su historia y en las diversas
regiones del planeta, procurando una síntesis que le brinde a cada uno la
medicina que necesita de acuerdo también a sus creencias y expectativas.

Para lograr esto, la relación con las personas que consultan debe ser lo mas
democrática posible, subrayando el poder protagónico de cada ser en su
proceso vital, que lo hace responsable principal de su propia historia. Esto
implica un profundo respeto por el libre albedrío, que es la capacidad de
cada ser para tomar decisiones sobre el camino que desea recorrer. La
obligación ética del medico al respecto es indicar o recomendar lo que cree
que es mejor en cada caso y respetar la autonomía y el derecho a la libre
determinación de cada uno. Lo mas importante en toda medicina es EL
AMOR Y LA SOLIDARIDAD, sin los cuales será imposible lograr la empatia
que nos permita acercarnos al otro o la otra con la sincera intención de
ayudarlo(a), partiendo de entender en esa otra persona un ser muy similar a
cada uno de nosotros, con fortalezas y debilidades, con emociones diversas
y expectativas generalmente por nosotros desconocidas.