Está en la página 1de 3

II CONGRESO NACIONAL DE JOVENES

TRANSFORMACCION 2004
TALLER : ADORACION

I. EL CARÁCTER DEL ADORADOR

Siempre se habla de la elección entre una persona altamente talentosa que no es muy
espiritual y una persona profundamente espiritual que no es muy talentosa ¿A cual escogería?

En Ex. 35: 30-31 se nos habla de un personaje llamado Bezaleel (En la sombra de Dios), Hijo
de Uri (Mi luz), hijo de Hur ( Libertad, Blancura, Zanja) Ese es estándar bíblico que buscamos.

No podemos pretender seguir solo con el talento, necesitamos crecer tanto artísticamente
como espiritualmente

El filosofo griego Heraclito enseñaba que “tu carácter es tu destino”. Ese es un valor importante
para nosotros pues tendemos a pensar que nuestro destino es definido por nuestros talentos.
Pero nuestro destino no descansa enteramente en lo que hacemos como músicos o personas
que estamos involucrados en el arte, sino en lo que somos. A Dios le importa mucho mas lo
que somos que lo que hacemos.

Leamos Rom. 5:3-4 , allí la palabra griega para prueba es “dokime” que se traduce como
carácter probado. Necesitamos ser personas de “carácter probado”. Construir el carácter
significa que estamos tratando de ser las personas que Dios quiere que seamos. Para nosotros
los que estamos involucrados en una forma u otra en el ministerio musical u artístico, eso
significa ser los artistas que Dios quiere que seamos, y no estamos hablando aquí de
perfección. Estamos hablando de un carácter que prueba en el tiempo ser leal a la vida que
Dios nos ha llamado a vivir.

¿Cómo sabes lo que Dios quiere que tu seas? Pablo dijo que en nuestras vidas debemos
demostrar “amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida” En otras
palabras una persona con este carácter debe ser: 1 Timoteo 1:5

1. Amorosa,
2. debe tener una conciencia limpia.
3. y una autentica relación con el Señor (fe no fingida)

Estas son señales de un carácter conforme a Dios.

¿Estamos viviendo vidas autenticas como seguidores de Jesucristo?

La Biblia habla de autenticidad como el vivir la verdad en lo “íntimo” (Salmo 51:6) vivir una vida
con “sencillez y sinceridad de Dios” (2 Cor. 1:12) En otras palabras, somos lo que decimos que
somos. ¿Estamos viviendo lo que cantamos?, ¿Lo que tocamos?, ¿Lo que actuamos?,
¿Estamos viviendo lo que escribimos?.

La gente no va a escuchar lo que decimos hasta que vea lo que somos y encuentre
consistencia en nuestras vidas. Algunos tratamos de escondernos tras de nuestros talentos, y
habilidades, negamos quienes somos en lo interior, pero lo que somos allí en lo intimo es lo
que realmente somos. Por eso decía Pablo que el procuraba “tener siempre una conciencia sin
ofensa ante Dios y ante los hombres” (Hechos 24:16)
Nosotros no queremos ser acusados de no practicar lo que predicamos. Eso es hipocresía
cuando nos vemos bien por fuera por el bien de la presentación, pero no es realmente lo que
tenemos en el interior.

Estos es simplemente una forma de “apariencia de piedad” (2 Tim. 3:5) pero no es realmente lo
que somos. Se ve espiritual, pero no tiene profundidad ni poder. Esto pasa cuando cantamos
una canción y decimos “todo a ti me entrego” pero nuestras vidas no están ni cerca de eso.
Dios no aprueba la hipocresía.

En Amos 5:23 el Señor esta cansado de la hipocresía de su pueblo y especialmente de su


música: “Quita de mi la multitud de tus cantares, pues no escucharé las salmodias de tus
instrumentos” Dios no escuchará las canciones de alabanza no importa cuan creativas o
hermosas sean si nuestro corazón no es recto delante de Él.

La Biblia describe al rey Amasías como alguien que “hizo lo correcto ante los ojos de Jehová,
aunque no de perfecto corazón” 2 Cro. 25:2 En otras palabras, sus acciones eran buenas pero
su actitud era mala.
La autenticidad es un testigo poderoso de la presencia de Dios en nuestras vidas.

El no cristiano puede detectar cuando no estamos siendo auténticos. Ser auténticos


significa ser reales con nuestras dificultades y tropiezos.

Dios nunca pensó en el crecimiento de nuestro carácter como algo de baja prioridad. Estamos
supuestos a madurar espiritualmente “a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Ef.
4:13)
Dios quiere que “crezcamos en todo” en Cristo (Ef. 4:15) crecer en Cristo no significa que nos
llenamos de grandes conocimientos. Significa que crecemos en áreas como “la excelencia
moral, intimidad con Cristo, dominio propio y disciplina, perseverancia, paciencia, afecto
fraternal y amor”. “Porque si estas cosas están en vosotros y abundan no os dejarán estar
ociosos y sin frutos en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo” (2 Ped. 1:5-9). Este
es tipo de cosas de las que el carácter esta construido.

Esta bien ser introvertido pero no esta bien aislarse en uno mismo. Esta bien estar en contacto
con nuestros sentimientos pero no esta bien ser controlados por ellos todo el tiempo.

Esta bien ser sensible, pero no esta bien ser hiper sensible y defendernos crónicamente.
Esta bien hacer las cosas con excelencia pero no esta bien ser perfeccionista.

Seremos mejores personas cuando hemos crecido en nuestro carácter.

“Preocúpate mas en tu carácter que en tu reputación, porque tu


carácter es realmente lo que eres mientras que tu reputación
(imagen) es simplemente lo que otros piensas que tu eres”

II. INTEGRIDAD

En el Salmos 101:2 David dice: “En la Integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa”.
Los adoradores necesitamos ser capaces de caminar por los pasillos de la Iglesia con
integridad en nuestro corazones.

La integridad es simplemente hacer lo correcto delante de los ojos de Dios. El carácter es ser lo
que Dios quiere que seamos y la integridad es hacer lo que Dios quiere que hagamos. Aun si
es difícil, aun si nadie mas lo hace, necesitamos hacer lo que es correcto. Esto es integridad.
La gente integra quiere conducirse bien en todo (Hebreos 13:18)
La gente integra quiere ser buen ejemplo (Tito 2:7)
La gente integra quiere honrar y agradar a Dios sobre todas las cosas (2 Cor. 8:21)

No necesitamos que la congregación nos vea como esos hermanos extraños (musicos,
cantantes), necesitamos vernos como gente de integridad que ministran, sirven, pastorean en
el poderoso nombre de Jesús. 1 Timoteo 4:12 dice que debemos ser “ejemplo en palabra,
conducta, amor, espíritu, fe y pureza”.

No somos solo artistas (arte ). Somos ministros. Nos paramos en la misma plataforma y
trasmitimos a la iglesia el mismo mensaje. ¿No debemos tener grandes estándares de
integridad, como el pastor?

Los requisitos para los ancianos en 1 Timoteo 3 y Tito 1 pueden ser aplicados a todos los
lideres de la Iglesia y eso incluye a los del ministerio de adoracion. Debemos ser irreprensibles,
leales a nuestras esposas y esposos, sobrios, prudentes, decoroso, hospitalario, capaces de
enseñar, no adicto a nada, libre del amor al dinero, capaz de manejar su casa y de buena
reputación para con los de afuera de la Iglesia (1tim. 3:2-7; Tito 1:7-9)

Seamos prácticos y hablemos de cómo crecer en carácter e integridad.¿Cómo se crece en


carácter? En palabras simples:

Crecemos cuando nuestro carácter es puesto a prueba (1 Ped. 1:7)


Recuerdan el pasaje de Romanos 5: 3-4 allí se nos dice que la tribulación o pruebas producen
perseverancia y la perseverancia modela nuestro carácter. Cuando encontramos dificultades
esto demanda una respuesta. Podemos ser empujados por el lado oscuro de nuestra
naturaleza humana, o podemos responder con integridad. La manera en que respondemos a
ciertos retos y aun a ciertos pensamientos que aparecen en nuestras mentes es la forma en
que afilamos nuestro carácter. Debemos decidir si vamos o no a responder con integridad
cuando la oportunidad aparezca.

o Nuestro carácter es probado cuando se nos pide que tengamos un rol oculto en vez de un
rol prominente que queríamos. ¿Cómo responderás cuando eso pase?
o Nuestro carácter es probado cuando alguien nos da una crítica ¿Cómo vamos a reaccionar?
o Nuestro carácter es probado cada vez que nuestros sentimientos ¿Vamos a desarrollar un
espíritu pleitista o un corazón perdonador?
o Nuestro carácter es probado cuando el perfeccionismo se asoma y somos tentados a
golpearnos durante a nosotros mismos por no lograr nuestras expectativas. ¿Vamos a
rendirnos al perfeccionismo o no?
o Nuestro carácter es probado cuando se nos llama a poner las necesidades de otros en vez
de las nuestras. ¿Cómo respondemos a eso?
o Nuestro carácter es probado cuando enfrentamos las tentaciones del pecado, cuando
tratamos de satisfacer nuestras necesidades lejos de Dios ¿Seremos fieles o no?

Como respondemos a estas pequeñas pruebas determina si seremos o no ministros de


adoración de carácter e integridad. Es bueno que revises tu vida delante de Dios y la
motivación por el cual sirves en el ministerio de adoración.

FUENTE : TOMADO Y ADAPTADO DEL LIBRO “ EL CORAZON DEL ARTISTA ” DE RORY NOLAND
Traducido por Francis Castañeda

También podría gustarte