Está en la página 1de 1

Toponimia[editar]

La denominación "la Palma" (con la ele minúscula) aparece ya en los primeros escritos que los europeos realizaron de las Islas
Canarias. En un texto de 1341 que relata la expedición de Niccoloso da Recco acompañado por tres naves pertenecientes
a Alfonso IV de Portugal, menciona a cada una de las islas y La Palma aparece mencionada ya con su nombre actual
como imponente y nublada.11 Aparentemente, el nombre actual de la isla se debe a las extensiones de palmeras canarias
(Phoenix canariensis) que posee. Sin embargo, esta explicación tiene ciertas incoherencias, pues la palmera no es el árbol
más representativo de la flora de la isla ni tampoco La Palma es la isla canaria que más palmeras tiene. 12
Una de las teorías que cita el ilustrado tinerfeño José de Viera y Clavijo es que el nombre de La Palma lo recibió de los
navegantes mallorquines del siglo XIV, los cuales le dieron el nombre de la capital de la isla de la que procedían, es decir,
de Palma o Palma de Mallorca, aunque añadiendo la sílaba "la" para diferenciarla de esta.12
También recibe, tradicionalmente, el nombre de San Miguel de La Palma, que es el nombre histórico de la isla.13
A lo largo de la historia La Palma ha recibido numerosos nombres. Puede que la Junonia Maior que aparece en el texto
de Plinio el Viejo haga referencia a La Palma, aunque algunos investigadores sostienen que el nombre refererido a La Palma
sería Ombrion.14 Los aborígenes la denominaban Benahoare, que se ha traducido tanto como: "Mi tierra",15 o bien, "lugar del
ancestro".16 Actualmente son muy populares los sobrenombres La Isla Bonita, La Isla Verde y La Isla Corazón.