Está en la página 1de 9

6.

- Necesidad de importar energía del país vecino


Para promover la interconexión eléctrica y los intercambios internacionales (exportación e
importación) de electricidad entre el Perú y sus países vecinos como Perú. De esta manera, el
Perú se convertiría en un Hub Energético  a nivel regional, al ser un centro de negociaciones
que permitiría el trading o negociación secundaria de energía eléctrica, a través de la compra y
venta de los excedentes de cada país.

Finalmente, con Bolivia, tampoco tenemos un acuerdo binacional de interconexión eléctrica. Al


respecto, el COES señala que en el marco de la SINEA se ha planteado la posibilidad de una
interconexión indirecta Bolivia -Perú, debido a que una interconexión directa de Perú y Bolivia
sería muy costosa por las diferencias de frecuencias de ambos sistemas que implicaría la
necesidad de usar equipos convertidores asincrónicos (convertidores a distinta frecuencia) o
un enlace en corriente continua. Recientemente, en junio de 2015, Bolivia y Perú firmaron un
Acta para la conformación de un Comité Binacionales de Hidrocarburos y de Energía Eléctrica,
por lo que se espera importantes oportunidades de colaboración mutua

7.- Costos de producción de Energía Eléctrica del país vecino


La energía eléctrica pasa por tres etapas importantes antes de llegar a nuestros domicilios:
generación, transmisión y distribución.

Generación La actividad de producción de la energía eléctrica se le conoce con el nombre de


generación. Para instalar una planta de generación de energía tendrán que considerarse una
serie de inversiones y gastos. Si se trata de una central hidroeléctrica, tendrán que hacer
exploraciones para encontrar el lugar más adecuado donde se podría instalar una represa para
embalsar el agua, determinar la altura y la pendiente óptima de la caída de agua para mover
las turbinas del generador y también realizar estudios hidrológicos durante varios años para
asegurarse de que se tendrá la cantidad de agua suficiente para hacer funcionar la
hidroeléctrica todos los años de su vida útil. Previo al inicio de las exploraciones habrá que
hacer gestiones para conseguir de las entidades gubernamentales, en especial del Ministerio
de Energía y Minas, las autorizaciones correspondientes. Se tendrán que elaborar los estudios
de impacto ambiental que podría originar su instalación y funcionamiento, y entre otros
estudios un análisis de riesgos para conocer cuáles serían las consecuencias de accidentes, por
ejemplo, la rotura de la represa. También se tendrá que llegar a un acuerdo con las
comunidades vecinas que podrían verse afectadas por las inundaciones que produciría la
construcción de la represa, y con los usuarios del agua que la utilizan para sus regadíos aguas
abajo. Si bien es cierto las hidroeléctricas no utilizan combustibles porque usan el agua, su
disponibilidad demanda gastos fundamentalmente de mantenimiento y reparaciones, tanto de
los cauces de los ríos, que alimentan la represa, como de la propia represa para garantizar que
habrá agua permanentemente, que es con la que se produce la electricidad. La inversión en
estas centrales varía entre 2 a 4 millones de dólares por MW instalado, dependiendo del lugar
donde se instale. En el caso de las termoeléctricas o también denominadas centrales térmicas,
que funcionan a petróleo, gas natural, carbón o bagazo de caña, estas se ubican en lugares
cercanos a los puntos de consumo (ciudades) o líneas de transmisión para poder inyectar
fácilmente la energía eléctrica que producen al Sistema Eléctrico Interconectado Nacional
(SEIN). Además, estas plantas están en lugares desde donde pueden acceder fácilmente al
combustible que utilicen. Para las centrales termoeléctricas se tienen que, igualmente, hacer
estudios rigurosos de impacto ambiental y obtener las autorizaciones correspondientes, ya
que la combustión produce gases contaminantes que tienen un impacto a nivel local y también
global. Durante la operación, el costo mayor está constituido por los combustibles que usan: el
petróleo, el gas, el carbón o el bagazo de caña. También tendrán gastos de reparaciones y
mantenimiento permanente. Estas plantas se construyen en un periodo de 1 a 3 años y sus
costos de inversión varían entre 0,4 a 0,8 millones de dólares por MW. El procedimiento que
se sigue para las centrales eólicas y solares es parecido; pero el estudio de la frecuencia y
velocidad de viento y la radiación solar en el lugar en el que se instalarán, demandan
MINISTERIO DE ENERGÍA Y MINAS 59 varios años de mediciones para asegurar una
disponibilidad permanente del recurso. En el Perú se están instalando centrales eólicas a un
costo de 1,5 a 2,5 millones de dólares por MW y las solares de 2 a 3 millones de dólares por
MW. Todas las centrales de generación, mediante transformadores muy grandes, elevan el
voltaje de la electricidad que producen y la entregan a las empresas de transmisión. La
transmisión La actividad del transporte de la energía eléctrica, desde el lugar donde se genera
la electricidad hasta los centros de consumo (ciudades) se conoce con el nombre de
transmisión. Esta consiste en llevar la electricidad a decenas o centenas de kilómetros de
distancia, para lo cual tienen que instalarse torres metálicas que soportan el peso de los cables
de alta tensión que son muy gruesos, los que se apoyan en aisladores, que evitan fugas o
pérdidas de energía en el camino. La construcción de torres de alta tensión a través de
montañas y terrenos de difícil acceso, como en nuestro país, encarece los costos de
construcción. Una vez terminada viene la etapa de mantenimiento que comprende la limpieza
de cables, aisladores y reemplazo de cables. Distribución La actividad que reparte la energía
eléctrica en los centros de consumo se llama distribución. Una vez que la energía eléctrica llega
al ámbito de concesión de las empresas distribuidoras, estas la transportan hasta los
consumidores que la requieren, como las industrias, el comercio y, desde luego, nuestros
hogares. Para ello tienen que instalar postes si la distribución es aérea, o hacer zanjas y
cubrirlas, si son redes subterráneas. En el caso del Perú, las empresas entregan la energía al
sector residencial con una tensión de 220 voltios, y a las industrias con voltajes superiores.
Además de tender los cables e instalar los postes, las empresas distribuidoras tienen que
realizar acciones de mantenimiento para garantizar la seguridad del suministro eléctrico
continuo (que no haya apagones) así como su calidad (que haya poca variación de voltaje y la
frecuencia adecuada, entre otras). También están a cargo del alumbrado público, tarea que
implica la instalación y cambio de los focos y la limpieza de las luminarias (dispositivos donde
se encuentran los focos). La empresa distribuidora también tiene como responsabilidad leer
mensualmente los medidores de electricidad de los domicilios, procesar esa información,
enviar los recibos de luz y realizar la cobranza. Cuando la empresa distribuidora recibe el pago
de los usuarios, parte del dinero recibido lo transfiere a las empresas generadoras como pago
por la energía recibida, y a las empresas de transmisión como pago del servicio de transporte
de la energía, lo que se realiza en coordinación con el Comité de Operación Económica del
Sistema (COES). Considerando los costos antes mencionados y otros que por el alcance de esta
guía no se señalan, el OSINERGMIN fija las tarifas máximas que debemos pagar en el sector
residencial. En la siguiente ilustración se pueden ver las tarifas eléctricas, correspondientes al
mes de enero 2013, establecidas por esa entidad para el sector residencial que consume más
de 100 kWh por mes (BT5B) para algunas capitales de las regiones del país. Estas se han
redondeado a dos cifras decimales y no incluye el IGV.

Cómo interpretar el recibo mensual de electricidad

Todos los meses llega a nuestros hogares el recibo mensual de energía eléctrica. Es necesario
que conozcamos cada uno de los conceptos que nos cobran, los cuales se describen a
continuación según los números indicados en el recibo:
1. Identifica al usuario mediante su número de suministro.

2. Indica la tarifa que se le aplica al usuario, cuyo valor está señalado con una flecha (0,34
nuevos soles por kWh para la ciudad de Lima).

3. Indica el consumo mensual en kWh, que es el resultado de la diferencia entre la lectura del
mes actual menos la del mes anterior (en este caso 335 kWh).

4. Indica un factor del medidor, que considera 1 cuando el medidor da una lectura directa.

5. Indica el consumo a facturar en kWh.

6. Indica el cargo fijo, que es el costo asociado a la lectura de los medidores, al procesamiento,
a la facturación, al reparto de los recibos y a la cobranza.

7. Indica el costo asociado al mantenimiento y reemplazo de los componentes cuando se


malogran o al final de su vida útil.

8. Indica el costo del consumo de energía, que es el resultado de multiplicar el punto 2 (tarifa)
por el punto 5 (consumo a facturar) lo que resulta 0,34 x 335 =113,90 nuevos soles.

9. Indica el costo del alumbrado público, que todos pagamos para disfrutar de la iluminación
en las calles de la ciudad (no solo de nuestra calle), en este caso asciende a 6,06 nuevos soles y
es proporcional al consumo.

10. Indica el IGV (18%), que se aplica a la suma de los puntos 6; 7; 8 y 9 anteriores (2,43 + 1,32
+113,9 + 6,06) x 18/100 = 22,27 nuevos soles.
11. Indica la contribución que todos los usuarios hacemos para la electrificación rural del país.
Comprende el valor de 0,0074 nuevos soles por cada kWh facturado, que multiplicado por el
valor del punto 5, da como resultado 335 x 0,0074 = 2,48 nuevos soles.

12. Es el subtotal de toda la columna.

13. Son las correcciones contables que se realizan por los redondeos. El primero de ellos suma,
pero el segundo resta.

14. Indica la suma de los tres últimos elementos de la columna, que es el monto de la
facturación mensual que debemos pagar y que más abajo se remarca con números grandes
(148,46 + 0,01 – 0,07 = 148,40 nuevos soles)

15. Este gráfico nos muestra cómo ha evolucionado nuestro consumo en los últimos doce
meses y nos sirve para:

- Detectar fácilmente si hubo o hay alguna anomalía en nuestro consumo. Hay que
considerar que en ciertas estaciones consumimos más energía que en otras.
Probablemente nuestro consumo se eleve un poco más en invierno si utilizamos
intensivamente las termas o duchas eléctricas o sistemas de calefacción.

- Verificar si las medidas de eficiencia energética, que estamos implementando en


nuestros hogares, están dando resultados, ya que el consumo debería bajar.

8.- Líneas de transmisión necesarias para exportar Energía Eléctrica al


país vecino, origen y destino
Reuniones entre el Ministerio de Hidrocarburos y Energía (MHE) y el Ministerio de Minas y
Energía (MINEM) con presencia de ENDE y Comité de Operación Económica del Sistema
Interconectado Nacional (COES), por parte de Bolivia y Perú, respectivamente.

Se acordó la realización de estudios para una línea de transmisión, que permita la


interconexión de Bolivia y Perú, para lo cual se vienen llevando adelante reuniones con el
propósito de acordar el alcance de los mencionados estudios. Se llevó a cabo la Segunda
Reunión del Gabinete Ministerial Binacional Bolivia – Perú, ambos gobiernos se comprometen
a continuar con el desarrollo de las actividades del plan de trabajo acordado a fin de contar
con los estudios necesarios para la interconexión eléctrica.

Hasta inicios del 2017, el avance estaba “en la fase de consenso del alcance y nivel de estudios
a ser desarrollados”, para la integración eléctrica de ambos sistemas (ENDE, 2017).

De acuerdo a la Segunda Reunión del Gabinete Ministerial Binacional Bolivia

 Perú, ambos gobiernos se comprometen a continuar con el desarrollo de las


actividades del Plan de Trabajo acordado, a fin de contar con los estudios necesarios
para la interconexión eléctrica entre Bolivia y Perú.
 Se sostuvieron reuniones del Comité Binacional Bolivia-Perú, donde se han revisado las
observaciones realizadas por ambas delegaciones a los Términos de Referencia (TDR’s)
del Estudio de Interconexión Bolivia – Perú.
 Se remitieron los TDR´s consensuados al BID en agosto, solicitando el inicio de los
procesos de licitación y contratación, en el marco de la Cooperación Técnica RG-T2729
Componente II.
 El BID lanzó la Solicitud de Expresiones de Interés, posteriormente preseleccionó a los
oferentes conformando la lista corta de proponentes.
 A fines del año 2017 el BID solicitó las propuestas técnicas y económicas.
9.- Análisis de precios de la energía eléctrica para la exportación
100 megavatios de exportación (en 2015), al 2020 con 1.000 megavatios de exportación y al
2030 con 3.000, sino que hay muchos mercados alrededor nuestro como Perú, a través de
cinco proyectos se logrará dicha cifra y por ende un excedente mayor a 1.000 MW con lo que
Bolivia tiene previsto exportar energía eléctrica a Argentina, Brasil, Paraguay y Perú, naciones
con las que ha avanzado en acuerdos y estudios técnicos en los últimos años.

Costo Marginal de Energía


10.- conclusiones sobre la posibilidad de exportación de energía eléctrica
al país vecino
Las conclusiones y recomendaciones que se destacan del presente trabajo se describen en los
siguientes puntos: La metodología usada, en el presente trabajo, para determinar el precio
para el sector eléctrico permite apreciar la condición adversa bajo la cual las empresas
hidroeléctricas en Bolivia han estado compitiendo contra sus contrapartes termoeléctricas. La
razón de este desequilibrio en el mercado es el bajo de precio de gas natural para el sector
eléctrico que se encuentra actualmente en un valor de 1.3 US$/MPC subsidiado por YPFB. 56
se precisa emplear una nueva metodología de cálculo del precio de gas natural para el sector
eléctrico, sea está basada en el costo de oportunidad o la metodología descrita en el presente
artículo o cualquier otra disponible en la literatura, evaluando sus ventajas y desventajas.
Después de escogida la metodología es preciso establecerla en un Decreto Supremo. El mejor
escenario de precio de gas natural resulta el precio de exportación al Brasil. En ese sentido es
necesario elevar el precio del gas natural para el sector eléctrico boliviano ya que de esa forma
los proyectos de generación hidroeléctrica que ENDE desea realizar pueden ser desarrollados
junto a empresas privadas que tienen mucha más experiencia que la Estatal de electricidad y
por tanto estarían mejor preparadas para asumir el reto. Es posible que ENDE pueda entrar en
sociedad con estas empresas de manera que su participación en la sociedad ayude a conseguir
financiamientos internacionales para el desarrollo de estos proyectos. El gobierno boliviano
debe focalizar esfuerzos no en nacionalizar irresponsablemente empresas privadas de
electricidad, sino en hacer que ENDE se encargue de proyectos más importantes para el sector
eléctrico como la construcción de líneas de electricidad en alta y media tensión y el desarrollo
de proyectos de generación que sean para la exportación. La subida del precio de gas natural
para el sector eléctrico seria fuertemente sentida por los consumidores finales de electricidad,
especialmente de los departamentos más pobres del País como Potosí y Oruro, donde la
elevación de las tarifas a consumidor final alcanza valores de hasta el 91%. Esto es inaceptable
tanto desde el punto de vista político como económico, especialmente para las categorías
domiciliaria, general y la Industrial I en Media y Baja Tensión, que representa a la pequeña y
mediana industria. Sin embargo, la categoría Industrial II y la Minería en MT y AT deberían
pagar lo que realmente cuesta generar electricidad en Bolivia. Estas categorías abarcan
grandes empresas mineras, cementeras y otras que no deberían comprar electricidad
subsidiada ya sea por la buena coyuntura económica que están viviendo o por las posibilidades
que existen de mitigar el efecto adverso que esta medida tendría en sus finanzas. De todas
maneras, se recomendaría también verificar el impacto que tendría la elevación en las tarifas
de 57 electricidad en el precio del producto final de las industrias mencionadas y no
mencionadas en el presente documento y así ver el efecto que tendría en la población
boliviana. Actualmente existen solo cuatro consumidores no regulados que compran energía
eléctrica directamente del mercado Spot. Por otro lado, ninguna empresa distribuidora ha
firmado un contrato de suministro de electricidad con algún generador el 2009. Esta situación
se sigue repitiendo actualmente y ha generado una extrema volatilidad en los precios de
energía y potencia en el mercado que se ha traducido en distorsiones financieras en los pagos
que deben realizar los agentes deudores (distribuidoras) a los acreedores (generadoras) y que
se traduce en los fondos de estabilización. Al elevar el precio de gas natural, y por ende el de
energía, se estimularía a que más clientes regulados de las empresas distribuidoras en las
categorías Industriales II en AT y MT se hagan consumidores no regulados y compren energía
directamente de los generadores firmando contratos de suministro de largo plazo que
ayudarían a estabilizar los precios de energía y potencia en el mercado. Una elevación en los
precios de gas natural para el sector eléctrico haría que YPFB reciba mayores recursos del
sector que podrían ayudar a subsidiar la elevación de las tarifas de electricidad a consumidor
final. Se establecieron dos propuestas de subsidio en el presente trabajo, la primera de
subsidio general y la segunda de subsidio discriminatorio, que implica subsidiar las tarifas de
todos los consumidores con excepción de los Industriales II y Mineros en AT y MT. La segunda
propuesta resulto viable ya que los recursos excedentes que recibiría YPFB son suficientes para
aplicar los subsidios a las categorías indicadas y además generan un ahorro para la empresa
petrolera Estatal. Sin embargo, estos ahorros no son significativos y esto se debe en parte a la
poca industrialización que presenta el País que hace que el grueso de los ingresos de las
distribuidoras venga de sectores sociales de la población que realmente necesitan un subsidio
en sus tarifas, tal es el caso de las categorías domiciliaria, general, alumbrado público y otros.
Se recomienda tratar de seguir la propuesta de discriminación de subsidios y extenderlo a una
parte de la categoría residencial y general, haciendo 58 que los que más consumen, paguen
más electricidad y viceversa. De esta forma con seguridad se lograrían mayores ahorros para
YPFB. El porcentaje del costo de la distribución en las tarifas de electricidad es elevado,
llegando a representar casi el 50% de las mismas. Una de las explicaciones de este hecho es la
metodología de tarifación que se basa en la tasa de retorno que se usa actualmente en Bolivia.
Como ya se indicó anteriormente cualquier empresa que opere como monopolio natural
tendera a elevar sus gastos e inversiones innecesariamente para que todos sus gastos sean
reconocidos y así pueda tener una mayor utilidad. Uno de los beneficios de instalar centrales
hidroeléctricos es que a la larga se logra bajar las tarifas de electricidad, pero bajo las
condiciones actuales del mercado eléctrico en Bolivia, este hecho no se cumpliría ya que el
costo de la generación de energía solo representa el 22% de las tarifas. Al elevar el precio de
gas natural este costo llega a representar el 51% de las tarifas, con lo que la construcción de
más centrales hidroeléctricas tendría un mayor y mejor efecto en las tarifas a consumidor final.
Paralelamente a esta medida es posible mejorar la metodología de tarifación, haciendo por
ejemplo que los periodos tarifarios sean mucho más largos, de forma de dar tiempo al factor
de eficiencia “X” de lograr que las tarifas vayan bajando o se podría analizar otras opciones de
tarifación. Se ha evidenciado con preocupación que el resto del año 2011 será decisivo para el
sector eléctrico debido a la falta de capacidad de generación suficiente para atender la
demanda. Para mitigar el efecto ENDE elaboro un Plan de Emergencia que implica la
instalación de centrales térmicas a gas natural y Diesel. El plan es inviable financieramente, ni
siquiera las ventajosas condiciones del préstamo realizado por el BCB puede solventarlo. Por
tal motivo se acude a proyecciones de dividendos que las empresas nacionalizadas podrían
generar para que estos hagan rentable el plan. Las razones de la inviabilidad financiera son el
bajo precio de la energía y la elevada inversión inicial. Especialmente el precio de energía está
afectando según los cálculos a la rentabilidad de centrales térmicas en operación como la
central Entre Ríos, manejada, por ENDE. Es decir, este precio está afectando negativamente al
parque generador boliviano en su conjunto y 59 se ha tenido que utilizar los dividendos de
otras empresas generadoras para viabilizar el Plan de Emergencia. Este manejo es riesgoso,
irresponsable y podría generar más pérdidas para el Estado y mayores recortes del suministro
eléctrico. Existen barreras legales que hacen que la propuesta detallada en el presente informe
no pueda aplicarse. Estas deben ser modificadas por el bien del sector eléctrico en su
conjunto. Es evidente, aunque no debería ser así, la existencia de subsidios cruzados en las
tarifas entre consumidores industriales y residenciales dentro de algunas compañías
distribuidoras. Lastimosamente por falta de información no se ha podido cuantificar este
efecto, sin embargo, esta situación no debería representar un problema para la presente
propuesta. Según los cálculos detallados en el presente documento existe todavía un
excedente que YPFB logra al subir el precio del gas al sector eléctrico con el cual se podría
financiar estos subsidios. Otra fuente de recursos podría ser el mismo Gobierno ya que al
aumentar el precio de gas natural se incrementará los ingresos por concepto de venta de
energía de las empresas generadoras y por tanto de su nivel de tributación. Por lo tanto, estos
tributos podrían utilizarse para subsidiar a los consumidores residenciales que así requieran. El
sector eléctrico está en crisis y para salvarlo se precisa de la participación del sector público y
privado para tomar decisiones extremas, responsables, viables, técnica y económicamente. Los
problemas con los que se enfrenta actualmente el sector eléctrico pueden ser resueltos en
base a la colaboración y voluntad de las partes involucradas, especialmente el Gobierno, y el
trabajo de interesados en atender dichos problemas. Es evidente que muchos de estos
problemas surgen de aspectos dentro del marco legal del sector, háblese de la Ley de
Electricidad 1604, pero que para solucionarlos no es necesario hacer un viraje de 180 grados
en este marco legal para volver a lo que más o menos indicaba el Código de Electricidad de
1967. Suficiente es realizar los cambios y ajustes necesarios dentro de la Ley 1604, siguiendo
criterios técnicos y económicos, más no políticos, que levanten el sector de electricidad y lo
hagan autosustentable. La única forma de lograr esto es teniendo un Gobierno que respete las
inversiones privadas que son necesarias en el sector, una ENDE capaz que se enfoque en el
sector 60 estratégico de la transmisión y la exportación de electricidad a otros países, una AE
autárquica, independiente de decisiones políticas y que se encargue verdaderamente de
fiscalizar y regular el sector eléctrico, un CNDC independiente y respetado por los demás
agentes que se encargue de la planificación del sector en el corto, mediano y largo plazo como
hasta ahora ha estado haciendo, Agentes del mercado dispuestos a respetar las reglas del
sector y a los cuales se les respete el derecho de recibir una adecuada remuneración de su
inversión, y un Ministerio de Hidrocarburos y Energía enfocado en el desarrollo de políticas
adecuadas para el sector, mirando no solo lo que sucede en Bolivia sino en el mundo, ya que el
gas como tal, dentro de menos tiempo de lo que esperamos, dejara de ser un combustible
necesario y fácilmente disponible, no solo en el País, sino también en el Orbe

También podría gustarte