Está en la página 1de 17

; :' 3¡igr$ Uni.

versidad
¿s'iS*;-.- Renate Mayntz,
;r.
: .{
ae;,;:
,,. ,.Kln Holm, Peier Hübner
' ,:.1. . -i, 'i1 . ,'

$tw . -t:'1. ' :. ::'.r


"n.¡

,:, ti{-
. .,:i
;¡r'
.Introducción a los rnérodos
de Ia sociología emplrica

Versién española de,Jaime Nicolá¡ i\düsiff


Revisión de José Antsnio Ga¡mendia
Prgfcsor adiun¡o dc Seiolo¡fr.
Uoivcr¡idd Complutenrc djMrdrid

Alianza l

Edimrial
.i',
I
Capítulo 1

ALGLNAS PREMISAS METODOLOGICAS


DE LA II{VESTIGACION SOCIAJ" TN¿PiruCE

1. Los couceptos en la i:rvesügafón social ,l'"-- "


- a) La relación efit-re concepto y obieto. Er científico no se en.
frenta con una realidad «en sf» .oiqüJr., ,i"" .tr'"" tuodo
pfrico m{s o menos intencionad".ó;;i'.f";;;á; ;dirnte em-
con-
No experimentá,su gbje¡o de una-mane¡a inmediata.y crista-
f,?lor
Dzada, slno, que lo aprehende de un modo consciente y
disíanciado
en la medida en que le da un nomb¡e y lo ordena conóeptualmente.
Esto Ie destiga.a un mismo iicmel¿cuH;;;; i-.'ilL.ion", ir,-
medlara y,reflejamente a estfmulos ambientales, y Je confiere Ia Ii-
bre ac.trvidad pensante. En la medida en que loi hombres cuentan
con el , lenguaje y, consecuentemente, a.'pon."- á.
-.á"..p,os,
lo
apuntauo no es algo. que sea- tan sólo vátíciá prr. .L.i*rffi:;.
Ér;;
mediación conceprual enue el sujeto y el objeio de ia experiencia
«condicio sine qua non»> del pio...á .pirtá.oiáti.o -mírmo
es

üencla.
d. l,
' un concepto es un contenido figurativo designado por un térmi¡o
concrero (o, en su caso, por una -cor¡binación-v.rbaf). eri po.r,
-.l
np -.uid.át.,
er. nuncá, por más que ésto. pueda parecer
f?lc_e,pto
¡oen.co a.ros tenómeno§ a ros que-se refiere su contenido figura-
tivo. Y por e.llo, -rampo.lg s.e g,¡"ci" derivar áe-r, ;;;;;i..pro ,n
enunciado sobre la réaüdad. El iatento, por ejemllá,-.i. ábr.r,.,
d. ios conceptos de <<grupo, o o.órr"id.áii'io'e;;
,
ry-rjil ;ü;-ñ,-.
etcétera, es, revela que en este caso se está idendÍicandt tácitÍ"me"te
foaodu,;clón e los oérodos dc la sociologla cmpf¡¡cd 1. Algunas precnisos metodolégicao
:O - 1,
concepto v realidad. anáii.sis concepn¡ar puede, a ro sumo, poner volución»'. Los elennentos valorativos de mucl¡os conceptos de fe.
de manifiásro en qué.tr'Jfenom;r;;r ;.h,*"rrá".i"r'.rr.Lo.
cuando empleamoi Ia. palabra- .orr.rp-grla-.;;;. -il; -;or,..prou,r*-
pensando nómenos sociales pueden constituirse en un factor p.rtrrbador Jel
proceso de invesdgacióo mientras pernxanezcan irnpltciros. De ello
poco reftejan tos fenórñenos ¡. i;-;;úárd;;'r;;;;'i.,
cuasi-fotogr¡í(ico. A través j,,, digamos, Do se debe derivar, sin embargo, la exigencia d. concepto, .i*tr.
"""rrior;;;;ü";';r:'jlll",
pero esta ordena;tór-;;
el mun- ficos axroiógicamcnte neurrares.'cbnceproi J. irio .ñ;;" ;ñilü.
9:^-:tffrl:o,
cesailamente a una,esrructura objetiva
tiene por qué correspender ne-
d.'1, r'.riiJ;,-i, diferen-
yen necesariamenre un requisito de ¡eiultados v,iliJo, .o L ;;i.
t
gación,.mientras que, por ofta parte, el valo¡ o .r diruuior detectado
ciación entre «orgánico» . oinorgzJio))
o entre <(cuerpo)> y «arma» de un fenómeno social puede sei irnportanre para la formulación de
son ejemplos de esquemas conceptualer
ciencia.hoy es
¿. .uy, d.fi- temas de invesrigación relevantes desde el pünto ¡. ;i;;; social,
,t
"onocídr,entre
"ra."riián''
,n.nor-lura er científico. Er rechazo de
esta relación simotista concei,r"-/;;;;;';;Ji,"puesra ya b) La_ lunción de los conceptos. para fo¡mular con al*o-dé-..- '
por la circunstancia d. exactitud Ia significación de los concepto-s para h il"*úu¿i& ;
er; ";;;;;;*cepción de los objetos o si.
tuaciones fácticas .r, poi fu,2¡za, in.omplétu, i .i pr.¡r.r, no es. parricular, es.preciso.comenzar por la diferánciaci¿; á; cu;il",-il.
triba exclusivamente .n ror :im¡ás gue tiene ciones generales de
impueitos
cia hurnana, sino también .r, i;;;rñ0" ,.ii.-rü;;;il, la experien. _los concepios. Los concepros puFden ordenar
Ia ,pcrcepción (función cognitiva o de ordenación), valorar to rir.l.
percepciones dentro der ámi:rito de ro que nuesrras
nos ,.ruttJ p.rceptibre. b¡do (tunción evaluativa o valorativa), guiar la acción incilvldual
La selectividad dela.percepciOo y, poi tanto, (función_pragmática) y faciiitar la .oáuiicr.iO,
de Jos concepros en re_ ii*n.¡Ln comuni_
cativa). Po¡ ei mornento, no necesitamos ocuparnás cle lu frncion
iación con la realidad ná.,,,
&;-;;i-;;i#;,'J"1,1;;
en úItima instancia, viene clara*.ita condicionado pragmárica de los concepros. La función valorátiva .r, .o*o-yu-t.-
por ios intereses, mos indica4o, quy. importante para.la determinaci¿í ¿ei
en un sentido muv amplio. percibirnos de *oJo-pl.i.iJr,r.
,qu.uo epistemoiógico cie jas ciencias iociares, Ja f.ormulaci¿n-¡; "ú:.,i*'
.'
:::::: -.'.ttormar ,rp..,o, il;;;;;;r. o significativo, y esro pasa
pioúi.-
mas.de.invesdgación y.Ia obtención de'conclusion., , prriir de Jos
^tgln
parte eseni:ial del contenido figurativo á. .rr, .on.
:-.-tfu.L.
cepto. lJado gue el juicio (r:runque Do sea exprí"cito) en torno
¡esuirados. Dirijamos ahora nuestra atención , ut Jo, r[n.iorr., ,.r-
-áiterminan
significación rliativa'de los divlrsos aspectos del
a ra tantes. En la investigación sociai empfrica, los conceptos
puede se¡ considerudo ror1,;t j;rill
mundo empírico lo que debe ser observado o, en sü .rró, inrestieáao (iunción de
de valor, ros conceptos, en ordenación), por ejemplo, el «ambiente dá unu rá"¡ir".r, il ¿irtii"
virtud de su selectivid-ad, resultán i*dr*.otui*.",.-r.iorógicos. de üderaqgo autoritario»», la «movilidad social», ;;;.-i\4ár-adelante
De tal carácrer axiológic«:, cabe distinguir ros;i;;;";, permiten ia rransn:isión de los resultados (función á* .omunicniijnl,
específi.
camente valorativos que, jirnto a sus elementos y, llegado elocaso, su revisión mediant4 la repetición ¡; t; investi,
simulráneamente des-
criptivos, comprenden muchos conceptos, Erto ., .r.".i.G."r" gación. Para que se satisfagan esas funciones, los conceptos deben
cierro
en eI caso de conceptos que se refieren a fenómenos cumplir tres requisitos. En primer término, ha de exisii¡ oruu,.io
sociares. Ejem-
plos de esta clase serían .on.uprár .oto ro, y continuidad en la aribución de determinados contenidos figura-
de <<asesi¡ato»> o «hé-
rarnbién «educaciónr,,, «comunidadr, or"futiráor- pollri.orr, tivos a determinadas palabras, esto es: no debe suced., qu.'Íruuu
:o:e^l I que
uno que por «grupos» entiend.a sólo pequeña,s reuniones de yífsó- -.
:r_.:l:r- teryómenos u:!.rnin,, <<ocioso», ét., ,ro-d.ri!nán, po, .Í
«pecado»,.<<ma[o»>,
contrarro, sino que constituyen ,íirboloi nas fo¡madas <<ad hoc» en jardines o en la calle, mienirár
-hru prr^ !uá otro
los mismos c¡iterios axiológi<:os. Natu¡armerrr., ,"áfi¿" sólo entienda por tal grandes. complejos organizativos.como un or-
tos que s_ólo contierr.r, ,rri .i¡alo¡ációc t.rr,r. o q,.re inclusó
.on..r-
tienen valoración dgyl" (conro,- po" .;"-lio; ;¿; á"l,igi.ro
;;;;- ganismo o una empresa. En íntima relación con esto los concep,t65
escuela»). I,a valoraiión ionr'eniá. Lr'un concepto está,
." lu deben .esrar, en segundo término, delinidos con precisióa, o sea,: su
en conrenido semántico ha de esta! exacramente establecidá.-Esto'es
tido, absoluramenre det-ermj nada p"; -i; ;rrür;; rj.riaá' histórica-
este sen-

mente variable en su direc,::ión e- intensidad; t.rbién puede ser I El perfil de la polaridad, descito en- el capftulo 2, es un método que
para diferenres grupos d. urra ,*i.ár¿,-io qo.'r. podri,
f1:.**
demosüar con el ejemplo, p(:rngamos por caso, del coniepto
--{Dtre ouas cosas- siwe para averiguar la valóració¡ impilcita en un con.
cepto.
de nre-
I6 Introdu,:cién a los aCtodos dc. Ia sociologfa empfiica
1. Algunas pre¡lisas metodológice U
tanto más diflcil cuanto ¡cá:¡ abstractos ..

pectivamenre. cuanto menos son ros concepros o, res- Ambas clas-s de conceptos-están lntimamente reracionadas
.e refie.l-i*r;; ;ijJ;"rTtor. se pue- entre
de.llegar a tiav¿r áá ,;ir,,ij.ioT"i,lor.aata. sl. Los qolcspros de propíedad tienen ,ól; ;;tid;;;;e;-;;
Asf, existen diversas ;.fi.-
opiniones acerca de si er ú,,ü;;;"1;i;;;ffi;;-fü;;,i;"
Tü', ,.r..ioo.,
rcn a unidades concreias: no son las propieda?es;;;f";*.»
tegrado, lo qu.e o <<in-
cooperauvas forman parre o no
der .oor.nláo sino ü .;;il; ;;;i;;;. de ind,i-
po»' Finalmenre- iJ;.c,r;:i'ii.rao, en la investigación de <<gru- viduos (propiedad.i1vq¡tie.am9s,
inrliviáual) b h iotegración de ,oci.áad.s
enipírica denen.qu.
_ros social
t.n .-rna refli¡ocia empírica., .rtó .r, deben dad co.tátiva). por.or* pr.i., h, ile;;i1.-r,l".iiüción .prüí.-
referirse t-aunoue sea indirqrtuÁ'.ni., traen del universo de posibles'objetos de observaci¿n"'ñlairnrese ex-
por vía de indicadores_ a descripción más precisa , trnu¿r á. una
al§o aplqhensibie, .b*ñrü*, Érrr'*.,
mii lrlciritamenre
premisas se pueden resu-
de objetos t'ü;.'.''
-l'o'ür.';'';ÉF*
fropiedades con$etas, formando
*'rf*1,r?'i':f:. :'u"' -
#iiüH.i*1i.*:iisí.1,l'r'á=;#li,*l"#,]i, j:'L¡Hf
)

Ia {ue'.fi;-¡;,,*J;' y*!ü ;ü -#idl;".on


preci_
I La amolia categoría de los conceptos de propiedad
uite¡ior rutdiri.iónl ñrqr;-;Jffi.-o, ofrecer aquí admite una
una crasifi-
ffXl'"!,,':: cación completa cuvas g¿iegorías'sean ;i;;;;;;
IlJ"rr¡1., .oo"
¡i ri' al men-os aludii r. rtg"* arril-i"ilr.'fli*rn..i.ndo,
:i, :r- -p :rde en
prlrneramente, las propiedades individuales, existen, por una par-
l1^p,l3li.ii:i:s que se ¡eiieren re, (iá.J,-;;;;,;ii[en.ir, ,.tir.
tácción) y ot¡as que Io haccn ar ^t hacer d" rrs'peirán;;]--a;;, .¡árnpio,

'. J,il;ii;;rü;
viajar)' Más adelan,.
92'.*):,)l!!ia¡ »ropieda-
ffi','rilü*ff+t{t;*l*'*,r'uu'.u
por*e¡ernplo, «y)>, ((o)», ((no»¡, que
no son especíii.;,r;;l; referibles
aes Tetacrorzdres, qüe caracteriean a un individuo
por
que guarda con ót¡os. individuos determinado;;-.á;;, reiación la'

i#S#-"ia, *
tositub§tánciales :.-li'
de.,ti' diiiq,ir
hac_en tefere ncia tánto *
; r;',;;;;;;;)^'il
;;':J;:
u,idades sociares como a
por caso, se¡ su r.lp¡1ior,.su amigo o. su
de vista más dinán:ico pertene..nlorobi¿n
pongamos
maridó; desdl un punro
llr,.'rlü"iJi.rn inudu,
su§j éáiactEifsticas. u;i¿ü';'d*,'qr. designaciones de acdviqla, ."*"-oü.J..",
jetétcie, una pu.aen constirui¡ er ob- o casarsc con arguie,. Fi-
investtgácrón, s(,n: nalmenre, si un individuo' rp"recJl-"lu",.rL"dr;;;
a un g'upo en particular (,¡no a u.D1 categorfa i.rt.n.rr.iu
',1: t{i{!pt,considerad,rs como seres sociales, -
puede ha btarse en tonces áL, pr:o piii
rl;
atributivá ábstracta! ),
; Z;; ;;;;r;;," .¡ J*pto, uyo
,t,' ;d.tétminados produc,:os del qu.I.,r.., huirno,
r,anto de Io serín la caracterización ñ;;ñ;.r;;"f;;i'.¿,1'rr,urrl
'i': narúraleza Év ¿¡¡¡¡¡
materi¡r
como inmlt;;l;l-ip;;'^i.lipto, ideas, 4:
colonia, afiliado de un sindicato ¿.
q valoracio¡es;;;;ri, bre de Berlfn.
o.r,,]Ii*iü'i"T;'ü;i;Jrriara ri.
3, coicctividades o grup,is'sociales, desde pequeñas y fugaces las, propiedades
¡euniones hasta frupc,,s grunde, y organizados, incluidas so- ^, Fntrr sl bten existe porcolectivas
,ncro,cs,
pueden hacerse ras mismas dis-
encima de ellas una nue*a e importan-
te distirción. De un, puri..l',ry piopi.arj"
.rr."i";;';; ,. ,ruden- -
_-rl:t t.ilr.g.n.r4,.l§.uniáades sociales le interesan
al investi-
deducir de indicaciones sobre'l;;áñ;;;ñü;;;; d::í#::]
¡adof, no eh Ia rotalidad .i" *,u .*p1.f" nrturur"za,
sino sólo
o grupo y, de orra pr"i *ir. JJrd.":#'n'o
prirner caso se habla de propiédade s apegatiuo, (o ir..¿..
l:.rlyldrd pn
lue atañe' e determinadr* pr,,rpieJá-áeJ''o atributos. No es en ro el onitiiir^j',
er hom. pct ejempio,. ia.eciad mi¿iá de los
:t:_L.]lirfo
'euglosas,
to que.se ;ri;;ái;;io, po, ejempto,
sus
.actitudes
:_oTo, .r;lñ; il
ei porcentaje cie obreros entre los empleados
u,i, lirr. .url_
su Dertenensl du crase o ,u r*di-í;;ñ;r"f*ionar.
estudian'grüpos. sociales in ;;-r;rüd;¿'ril,;;;i;;il[, No !ri:r?,
o Ia trecuencia media de participación de loi miemb¡o, ;;;, Íábriia
_e
ructura deicomunicación, su :::isteÁa-á"-.,rutor., su es. J. asocia_
o su grado de jerar.
¡uización. La se*,,Ja ;;;;;;;,;;;;;;:'" concepros 3
se refiere,
"r. pues, A esta clase tambié¡ pertenecerfan ros
p r op ieda d es (íc a, a c íe rt t, t ¡i i ti'á^arl-
¿.n sición, n ccndiendo rii -rlamados atributos de díspo-
_ 9];pt-uJ; ¡"i;'..*0il''á:"""#;:?lli.,',r,n,ro.-
e
omo sinónímas). "-Iir.iü., "mprean
3i,r'f*i;"i1,ri:#ff;",:;:craies, reaccionri-á'" u'a ¡Dane¡a óuy .o,ro"i,--L^-¡L
18 huodur:eiéo a l,os ¡aétodos de r¡ sociologfa eapfrica
1. Algunas preroisas metodo!ógicas r9
ciones. La'estructu¡a de dotmi,iración de_una
socjedad, el grado de rlimiento,i¡tensogrado"deintegració¡];enelsegundo,unat/2afie-
buroc¡atización de una otgairizr"td,
interés, por ei conrrario, ñ .-.{}ü#üH';
ñ;d;dlducirse
grupo de
de ras propiedades de rar estilo democrático de dirección, oficio ruanuál y dependienle,
atributos; en esre c*o á. ¡.irl" J" ptrp¡.-ááiJiúTr¿fr"ó,"t".ureo, sexo fewerino, etc.9oro. más adelante (cap. 2) se vá¡á .án á*t.uí
sus respeclivos miemb¡os scbre ,rir áorr.rpooái.oi. los atributos o- propiedades cualitatiuor' p.rmiien, no
integralés). ir-Lsión de "b;;;;.-r;
cuantificación. una propiedad. cualitativa, como un, actitud, púede
reducirse por ejemplo ál grado implícito de positividr¿ o í.ü¡+iui.
.tl\{,2;':!ü;,K;i",,riT":,* Í:: i:.rl::,1l objeto, o, por aducir otro ejemplo, Ias profesionel'pue. -,
gi:ili,ff jfiT,tr,:*ti:'i:: Í,.^l-l:du..rrse,
ficlente
según su prestigio, a.un orden cuantltativo. Con su-
:::"*:i* rroniedad no han de entinde;. ¿" ;; riaiiera, aiga. trecuencia ia propiedad cualitativa puede fepfesentarse co-
rno un arlburo cuantitativo pluridimensionál medianr. ,u divisió¡¡ :

;r;i,trf i:'í.X,IIToliii,,ti:,ff ,1f;;n;,Í:Wll.1"*l*,«* analítica en dimensiones parciales aisladas. El atriuuio-.*oror.rl8n,i.


gación sólo pósee unu á.,*rr,:iÁ'iáiiáiá¡ración a. primera vis¡a meramente cualitativo, podrfa subdividirse
es posible situarlo ." ;" il;;il.
o ctase; esrc e.s: sóto
"iri]".."jou.r,o er{'lal
siguienres dimensiones cuantitariuu* gi.io de d.pe;á;n.i. o'lirá¿.
'

Jü ei",.rrio", o
<<veintiocho años» responden-a o",
.Íui. ., i;;i;;;;ió; ;;rd,r, pendencia, grado de la formación req-uerida, pro-or.iO;- ¡.-u;ü.
<<conformista» a una irase e, u amüsió;
;"il;;;á-ián'r.rp..,o;
a lai normas»>. De modo co:.r.esponit.ñ;A;;;;-;;r.ru
dades nlanuales_en oposición a las intelectuales, etcl La diferenciación
entre propiedades cuantitativas y cualitativas és, pues, provision-4I. e
rabie» y <bajo nivel de co'füciiviáuáo ,o, crases
irro- .,,.,
en dimensiones
¡ue hacen ¡eferencia a propi,::dades coiectiurr.
,t!:* bien, en.la.invJstigaa¿n-social
r clasltrcar las unidades de investigación se limita uno a menudo .Í,) C.o.nceptos indiuidual,es y generales; conc€ptos
uniuersalidades sociales. Como iod-a ciencra que qurexa
excrusivamente según iá
:¡esenciá o ia falta
{:u{,, p;"pt;a;-;.;rái;;;;;;; .¡e*pto,
también la ciencia social empiea concepro, u llr'qu.-dú.
a posesión o.no posesión mds de un rinico caso_conbreró. Estos cánceptos
{e un qic}re, Ia prrticifaciéi, á..roirr iá Seneratisi;
rcferir ranro a unidades sociales (clases ar'oÉi.ñri
" .;*o-;
li§ii'!",=iJÍl!ifl'dt:§i'?L,it:*,:'::miuií,lrurxr dades. Se pueden difere.nciar por grá¿o ¿.
"l
,í-;;.;fuJrj.
más de crltca, §ifi embargo, la propiedad'aluCi_
11.:_tllj!mptada
grado de generalidad de .o,ieptos-.o*o .;ob;.;;;;;;;i;i;i$, '11;:.
.1
es mayor que.-el de «obrero eipecializado» o <<aldea», en los:gue
l1-:l :ldr, caso,.presenre o ausent-e, represenra po, s? misma una
rmensron (por ejemplo,. pos,:sión de un coche dé una se trata sencillamente de clases-parciales de los con.áptos iiqáilo, ,..
,

narca o de
ttrat.,voto pot partido u otro) en primer término, r
,afl
:enc[lamente. Además,
cuyas clases se deian a un lado ,,§i.,, ,1,
A los concepto.s que, por el conrralio, hacen referencia ap$05-,,,n
medirurte la definición de la piopiedad a un
rivel superior de ab.stracciór. trmbiJ"-!".J; ;;,;;í;á'ii."u"r,r.- concreros e individuales, cuya exisrencia iiene una precisa d.idi,iaür,,,,,,,,,,,j;d:*
nente el caso pegativo comr¡ dase urpi.tii.u áe il;;ü"d nación espacial o temporal,-se les Ilama conceptos'indiu,idua¡sjj.;iü'."','
u: contenido determinado; ,n el eiemplo de la p;rt;if,;.ión elec-
.o,
sjudad de Hamburgo,- césár o et NSDAP (parddo ñ..i;;;i:$|¡r.,:0,,
otal, Ia propiedad podría den_omiha¡i. .,.ompártamiánto erecto- lista) son casos corjáritos o individuos hisióric"; ¡;.;;;;irrü,v"1'ü¡: :i
al»r pues también el no vo¡ar ha de concebirsé como un compor- denominaciones
dividuales. -f¡ecuenremenre
nombres propior-, .""..piá l;:
amiento posible en una situación electo¡al .oo.r.á.-Alrr-aiá.n-
una propiegl4 er. poseen por lo *;;; áo; vál*., (.tu- I os conceptos gen€rales_ hacen siempre referentia, 'al menos po,
es) se{e
i11es
les llama también uariables. tenciain-:enr!,,a una pluralid_ad de casos. Mas no por'erlo son toial-
mente indefinibles temporal o espacialmente. El'concepro general
e) c.onc-eptos cuantirath,os y cualitatiuos. por último mencio- de «emperado¡ romanor, por ejemplo, es perfe.rrrn.nr. to.ílirrbl.
-rññ^e l: ilÍ:l:.rcia- enr-re en ambas dimensiones,.esto es: hubo y hui todavÍa momenros lu,,r
1.*ririedades cuantitativas y cualitativas.
in el primer caso-,-el vaior,:specífico gares en-los que no existió un emperádor romano. De cara al iuu-
r
de la prof¡"J"á..-""a tne_
,d.d, grddo o canlidad (25 aiios de edad, elevada motivación dc ¡en- !o, no obsranre, el nrimero de los-casos concretos qr.re puedan -: caer
-:,--
bajo un concepto general pers¡anece abierto, r
20 Inuodur:cióo a los mé¡odos de Ia sociologf/ eroplrica 1. Algunas prmisas metodológics 2l ,"
Por todo 1o que se acaba de apuntar podría parecer como si los nierr>>, Los conceptos utilizados en el «definiens» necesitan, a su
conceptos individuales fuerar:r conéeptos ñistóricós, mientras que al vez, definición, de manera que surgen <«cacienas definicionales».
compás de su aumento de ge.neraüdad los concepros se hicieran ahis- En el lenguaje. corriente hay innumerabies paiabra" quc ix:s d,an
tó¡icos. sin embargo, esro sirlo es válido .on ci.rt^ deiimitaciones. «una idea»> de algo, que las entendemos y podemos emplear sin dar
Fn primer lugar, no todos l,¡s conceptos a la par que más genera- lugar a rnayores confusiones. Esto reside, entfe otras razonesr-e,ft
l9s (g medid.a gue aumenta la, extensión de su signifiiado) se ün ha. ]a manera en que se aprenden estos coDceptos del lenguaje corr1.Énte: -'
ciendo simultáneamente más ahistó¡icos, Los coi:cepto, á. oro - me- rara vez mediante delinición explícita y frecuenteroJntá por áeduc-
tales preciosos - metale-s, qu(: ss .ijferencian por su grado de ción de su contexro o por fo¡mación de asociaciones entie una pa-
!e.
neralidad, son, por ejemplo, igualmente ahiiróricos. "Si .. torir,
.
labra y el objeto señalado con ella por orras personas. Áhora bién,
por. el contrario, la serie:- «,:lirilente sindical - dirigente d. urr. oi- a pesar de .todo, el lenguaje corriente, que funciona mediante con-
garuuaclón 'dtrl8ente»¡ se ve entonces que estos conceptos, a IIIe- ceptos no_ definidos, es precisamente ia luente principai de concep-
dida que aurnenta su genera,lidad, están cada vez menoJ vinculados tos cientlfico-sociales. Para que semejantes concéptos puedan dirigir
históricamente. Al aumentar la generalidad desaparecen derermina. -resultados,lt
la investigación, comprobar ius tesis y transmitii sus
dos condicionamienros hisró::icosl <<dirigerres» r. dun rambién en frecuente¡nente neceiario perfilar eri.tamente su contenido nne-
sociedades que no conocen formas orgánizativas, y o¡sanizaciones diante ur:a definición expllcit¿. La ci¡cunstancia de que sóio en rnuy
también en aquellas ouas d,;lnde falta -el tipo páríícipe" de organi. extrañas ocasiones se cumpla esta exigencia no redute para nada su
zacián que son Ios sindicatos. El que el aumenro de general.idaci com- importancia. Una definición explícita iólo puede esrar de más anre
p¡rte-aumento cie la ahistoricidai depende, pues, áe la naturaleza conceptos gue en el lenguaje cortiente son emDleados con un
del obieto. En ningun caso, empero, existelrra áicoto*ía absoluta acuerdo suficientemente amplio. Aparte de esto,- también hacen
entre conceptos históricos y rrhiJtóricos, sino una gradación dife¡en- faita definiciones cuando sá int¡oducen neologismos
crad,a en si mÍsma. conscientes de nuevos conceptos- o cuando se'adoptan -creaciones
conceptos
. . - l*t conceptos sociológicor, generalcs toralmenre ahistóricos de idiornas extranjeros o dá ot¡oe lenguaies especiaiizados.
bién llamados invariancias lririrtdricas o universalidades- son -tam-
mucho Si, a efectos de su u¡ilización cieniíiicá, ,. irrn de definir con-
r..ás extraños de lo que a prinii* ,iri.-ii prJii" p."srr, Ta*pocó ceptos ya utiiizados en el lenguaje comiente, en un lenguaje técni-
;
los conceptos.de .paitido,'or:ganización, igL;i, ñ;ñ;; ;;üü1"
mente clase, familia, munici¡:rio o rol social son, bajo ningún con.
co. o en una iengua extlanjerar puede entonce§ recur¡irse-al procedi-
miento del análisis semántico. En él se {ormula expllcitamente y
cepto'. invariancias históricas. No está claro si ei .oác.pto"de odo- dete.rrnina con precisión el conrenido figurativo habitual, pudiendá
minación» responde a estÁ clase. Los conceptos sociológicos clara. también excluir elementos significativos -comprendidos hásü el..rrto-
mente ahistóricos se ¡efierer, a fenómenos sociales de ün, narura. mento e incluir otros nuevos. Por ejempio, ei el caso G una {efini- "
leza tan fundamenta!, gue sin ellos ei objeto cie'ia socioiogía: so- ción. so-ciológica «municipioo se pueáe prescindir de que bajo tal
ciedad. y acción -de
.social, ya no sería imaginatle. Ejemplos .ie áta clo- se alude en el lenguaje coiriente, énue otras cosas, a una ,iid^d
se podrlan ser ios cíe interac:ción, acción, sancién y, posiblemente, adminisrrativa. Por"otí^ puitt,;;'p;;d. ,¡rJi. a.iü *ir.rio de in-
grupo, norma y conflicto. tegración social de los grupos de población que viven en comunidad
espacial lopo un elemento de definición ntievo, no necesariamente
co.mprendido en la caracerización del concepto'por el lenguaje co-
2, Definición de conceptosi rriente..
. Si no se parre de un concepto ya existente cuyo significado se
a) Clases de definidó¿. lJna definición es la indicación del con- quiere-tan sólo precisar a través de la definición, sino gue se busca
tenido atribr.rido a un conceJ:)to, o sea, la enumeración descriptiva una calificación para un contenido figurarivo que-hasta áho¡a no ha-
del ccntenido figurativo .uroi,t.rir"aá-foi rrr-J.i"r-i*¿, ;;l;b;r. bía_ tenido ninguna designación lingüstica, el'procedimiento defini-
La palabra, con ese contenicio tigurativo que en un principio está torio resulta entonces el inverso al análisis semlántico; en primer lu-
,.,
sólo difusamente imaginado, constiruye el odelinieidumri, mien. 'gar se formula con precisión el «defini€fi"..¡ i'-sólo a conl^¿,r-.:ó^.,,
:j.i",.[ras
..fi: que la enumeración des,:riptiva de ese contenido cs e) <<deli- busca u, té¡rnino para su calificación. El «definiendum» puede ser
, ,"
'.Sl:i 't' , _

*{&*§*.e¡..,1l¡.¡,'1' :,
P ; I:ooducció¡ a los ¡¡étodos de la soclologla eupfrica
1. Algunas premisas metodológicas 23 1';,
en este caso un nuevo vocat,io; sin enrbargo,
en la ciencia social los Pero como lo que de. un conrenido figurativo complejo se incluya
auténticos neolosismos se d¡:n lolrarti"á'iffi;;;ü'iesurtu
habiruat cubri¡ iu.uo, contenidos figurativos más explícitamenre en ia definiciór, rerl-á" ún concepto ¿.í.nj..lál'l
con términos (o con otras cosas, del conrexto en qüe se emplea éste,'es r.*bi¿n /Uiotu.-'
una nueva combinación de tales térlinos)-yr-;;r;;id;;
contextos, como ocurre- con ros conceptos en orros tanoenre posible definir de diversas riane¡as un mismo
«stdtus», <(grup9 primario» o <,sectoi á.'-..p.*o*riá.¿
-ii--lr--.*irt.
,o.irlr, rsiempre que los elementos de las diversas definicionii concepro
de roreir. u, o.r,.nar.rn
concepto general del que el nuevo pueda
.oniia.irir.'rruarr*, q:: ]ryr1, al complejo figurarivo conceptual. fii" pl"a!-.o*pr.n-
tonces se acrúa r:g,il .i *" de¡se fácrlrnente si se compára la manera de definir cón pleno
.esqrrema ilári.o i.- p;;.;&iJnto defini
sentido
torio mediante la indicación pólíti.o, en el contexto d, una-C.rri* ¡r.
á.r ugenus pro*io,u*r-y l.-r,áirr.rentia 1j ¡oncen19.de,«partido
rídrc,a, politicológica, histórica o sociológica.
specifica». Así surgirían corceptoi como, pongamos
po primario)) y «grupo secundario». por caso, <(gru- Al contrario de la definición rcal,la-delinición noruinal establece
exclusivamenre el significado gue.en udeÍrnt. h, á;--.;;responder
Definiciones.nomifi¡tres reare.r. Independ.ie'temente a ún dete¡rninado término ---el definisfllr¿ru-,..rro .i,- ti g^ti-
^r--bl gu.9d9n dístinguirse. dosy tipos
genesls, de su
de definiciones: defini.ion.,
bra con que en lo .sucesivo designaremos a un qire tiene las
reales y definiciones nonma..es,
p.ropiedades indicadas en el definlen¡. La definición "u;.i"
no*inrl de «oar-
tido
. 9r' definición real es r¡n eaunciado sob¡e las propiedades es. ,polírico» podrÍa. ser la iiguiente: se ilamará ;;;;idr;;iir""
a toda_org¿nizació¡
timadas co'ro esenciales der. á¡i"*-rlque
el <<definiendum)> se re-
demoerática-menre estructurrJu
campaña elecroial en busca de Ia participación en ei
á". ,.iul, ; i;
fiere. T,as definiciones ¡eale* r;;,
;;;,'ufirmu"ion.r-;;t;; i" naru- irirr.*". Ágri
se establece una convención lingüísrica, sin hace¡se ni..,e'u;áiirmación
taleza de un fenómeno. En .,r.ntá t^i.s .*ig."
ser falsas, el la pe,liú; qo. ,r.r,rrs ideas
Aia.r-.i;?rffit; su.stantiva. Así, pues,-la definición nominal tampocoir*d. ier falsa
!::d."
o:reto resulten. equivócadas, En semejantes definicionesen torno al
(sino a Io sumo inútil). Si se encuentra, por .;.n pio,'g;.-.*
d.r.r-
§e supone minado obj'eto, al que calificamos propiámentl, al.prriiJo
srempre.que existen ya- de a:rtemarro .i concepto fotiii.o,
a d.fini¡-v su con. no -posee una estructura democrática interna, no se deduce-de eilo
lit*"-.ig:1t1l, estáblecido .on r.i..ion u ,rir;ú*";;;d
er <(oefi.ntenctum» pgr:e. ur: significado propio, independiente es: que la falsedad de la definición, sino sólo que h.rnor Je aplicar el
üel concepro de «partido. político» a ese objito. "u puesto que el ¿ili,i¡ri-
<<definiens»>. Una difinicion ;.11i;i;;
r.rtr, pó, .¡.ápil,- un pu.. dum de una definición nominal carece ábsolutamentó d. ,n ia¡rn-..
tido polftico.(entiéndare., .,¡uit rú;;; ."i"trá"' ri' üií'l.riricamos cado i:rdependientemente del def_in.iens es: r. ugo,a'-ior;i.'
!9p.o "F*tído polftico») es'una oíganiz;.i¿; ;;'';;;.ü, demo. mente en su significado--, una deflnlción -€sto
nominal, por iazones de
::":1iff:li H. busca en una campaña electo¡al la participación
er¡ er gobrerno. rrn crrarto vr:amos que. algunas
de las oiganizaiiones
lógica. tamDocc puede ser incomE,leta.
que nos son conocidas ambos. tipos de definición con:porta, según
.comr partidos políticos no ,.u.irn ninguna er ^l.n _purricularidad.de
^, oDJerrvo del conoclmrento, ciertas ventajas e inconvenientes. Muy
estrucrura demo*ádca internal h definición resulta-r., irlrr, v" 1.,.- en general, podría decirse que las definiciones nominales son agon.
mo¡ d9 intentar dar con ur:cs at{iburos que a. l-,..1o-lol'trr.nr.n
sejables especialmente cuando se quieren establecer .onr.i.ot *int.
todas.las organizaciones caii[icadas. de paitidos páLr*r. "
enunciados generales )' de validez áhistórica, gue, por el contr.ario,
Ahora bien: el co¡tenid,¡ figuadvá p..t n.ii"nre a un concep- r
ha de recurrirse a definiciones reales .urnáo',á q;;;; pro."a., ¿á
¡o habitual pero indefinido ,:s p"or to-ge'er^i exrremadamenre
com- un modo históricamente descriptivo.
DleJo y con trecuencia no c:stá ni siquiera
frrmemehte cieiimitado,
De este contenido iigurativr:, sólo uná porción accede . . Especialmenre en el caso áe la investigación empÍrica, Ias defi-
finrinr.nr. u niciones nominales tienen Ia ventaja de uña mayol. pr.cisió, en el
:a definicjón real (como fácilmente..r9 pi.dg- rp;.;i*-;';i'ejempro
establecimiento de los. objetos cie- estudio. si Je ha romado, por
:itadc de1 conce;;o de «partidopolíticó»1. El í"r*pir'iriri ¡;;¡,:, ejemplo, Ia decisión de calificar de «líder social» a personas con
r]11t,,_Tá: .de lo que su d,:finición acierra o .*pi.iui ,á^l*.n,.,
Ia,detinición.es,
un elevado stalus sociométrico, resultan entonces claros in.áríroco,
n9r I-o tarto, incompleta o parcial. Cabe entonces " i,án uno
lgr...1t9: que _caen en .la cateEloría a investigar. En .r*tio,
lmplrarla mediante Ia inclu::.ión de más atrib]¡tos, e ir compietán_ definición real sería discutibie si esta definición ¿. .,iiJ"r-rocial»>
1ola ai adquirir nuevas expedencias ,áUr. ,, oU;.«i es rcalme¡rte correcta, es decir, si todas las personas que denen un
24 1. AJgrrnas preraisas octodológicas 25,
Introdu,;:cióa a los ¡cétodos de la sociologla emplrica
elevado aivel socioméuico s«:,n de hecho lrderes sociales o si el con- (por ejemplo, status, innovación, socialización); pot el conuariq.los
cgpto no habrfa de ser tam ¡ién aplicado ; d"r.;i;;:;, conceptos nuevos y muy abstractos es más fácil que petm4{tezcan''
.'sin ;;;;
ese st¿tus. A.la ventaja,1ue repres"nta la precisién vienl unido, definidos nominalmente durante mucho tiempo (por ejemplo, ias
sin, emlargo, un inconvenie::ite. P¡ecisamente el hecho a. qr. iu, pattern uariables de Parsons)
definiciones nominaies..en p:cincipio no nccesitan satisfacer ningún Desafortunadamente, io que hasta aqul hemos visto en este ca'
c¡iterio de verdad, posibitita una'iibertad definitoria que fácilmJnre pítulo no puede resumi¡se en unas pocas y sencillas reglas sobre
puede resulrar arbitiaria, en la mediJ; ;" q;;-;;oi-u' concepto formeción de conceptos y definición. En cualquier caso, respecto a
a,un siqlificado que de hecho es inciependiente de la definición !x- Ios corrceptos centrales de un proyecto de investigación deberÍa em-
plÍcita. En virrud de nuestras ideas preconcebidas sob¡e io que en pezarse por reflexionar si éstos se toman con una uniformidad tal
reaüdad son los «lídere.s socia.les», buscamos una definición que acier. (ue está de más, o no: su expllcita definición. Si se indican defini
te a.áprehender este fenómeno.'Así, en último término se supone ciones de los conceptos empleados, deberfa ponerse en claro el ám-
que la''reaiidad social-presenr:a unas esfructures ¡econocibles, lo^cnal bito histórico de validez pretendido, aunque estas coo¡denadas his'
hacg que algunas definicion*s nominai; tór.icas no sean mencionadas en la definición misma. A continuación
a sü objeto, esro es: arbitrarjas. ";; p;;.i.rr- inra.cuadas hab¡ía que decidir si se quiere introducir'el concepto en el sentido
de una convención üngiifitica o si con la dcftntción se guieren fot.
impre-,'istas de significado, cr:,mb las que f7cilmente se pre[qnran en mular enunciados sobÉ el objeto en cuestién, o bien en qué rela'
el lenguaje corrienre, sin gmbargo, esro puede suponer tamtién ,n ción rnutua han de estar ambas intenciones. En caso de que no se
incónvehiente en la medida elija ninguna definición nominal estricta, habrá que considerar final'
srl qrle tales ti.ansformaciones dei signifi.
cado reflejer: alteraciones. a*l áb;etá d."ñ;;; ;,";;-r, .nro-, du mente cómo se comportan los elementos del deliniens con relación
nuestrós conocimientos sobre é1. Si, como ocurre con las definiciones a Ia totalidad del contenido figurativo del definiendutn, y si éstos
¡ealgs, se"pregunta continua¡.reot. ii i.r..iu., ;.;;;;¡;;.nte el ob- han sido adecuadamente escogidos a ia vista del contexto en qi que
'jeto en'cuestión, es difícil qu: paseh inadvertidas dichas r¡ansfo¡ma- el concepto ha de ser empleado.
aiónes,,rcomo sucede en e_l crrso de las definiciones nominales,'que En la definición misma hay que observar todavía algunas senci-
.;dc antemano- no pueden ser de ninguna manera «faisas», llas reglas: ..
i
. Haita asuf hemos' inteliuáá ¡;r;;iltü; iili;;ü;til"intre dcfi. /-'--
Tjlcloncr rcalea..y. definlcioneri nominales. pero, de hecho, resulta a
1) La definición no debe oer circular,.esto és: ha de ser'posible
tneludo. imposible dife¡enciar con claridad enrie ambas, Én el casJ definir el d,eliniettt, ain resur¡ir á su ve¡ al dcliniendum (poh cjcm-
rre lns definiciones nominales no es raro formular el deliniens de tal plo, no se ha de dsfinir «entcndimlento = capacidad de pensar», y
«pensar = actividad de entendimiento»).
manera que, aun tomada coflro una definición rcal, no fuera falsa;
. y.gyfien es co*ienre qu.e:.-a pesar de haber optado por una defí. 2) A ser posible, la definición no ha de ser fornrulada negati-
erl-aras de lrr precisión- se tenga un cierto cono- vamente.
::i..Tcl9n,nomtnal,
:' . crm.rento'previo del tenómen'¡ al que se refiere el definiendum. Es 3) Los conceptos empleados en el d.efiniens han de poseer, a ser
mdüerente atirmar entonces posible, un significado con una utilizacidn precisa y unitaria.
':lue esa definición nominal entraña una
definición real implícita o qüe h definiciJ; ,;d h^-riáo no-i"r-
lizada,
Lol'que irnporta es tener en cuenta que en Ia ciencia social ion 3. Operacionalización de conceptgs
poco trec'Fntes los concepto$ definidos de una manera estrictamen.
te,nominal que no pgsean urr.significado propio inJ.p.nai.nte del a) La delfuición operacional, Pam la investigación empfrica no
./efiyien¡. Esto cabe afirmarse fun?amentalmenie en lo que se refiere es suficiente definir explfcitamente los conceptos centales en cqes-
.
a tétminos especializados de reciente forma'ción. pero'si el nuevo tión, sino que por encima de ello han de impartirse indicaciones
.sonc.epto hace referencia a u.: fenómeno obse¡vable en forma más ptecisas para las operaciones de la investigación, con ayuda de las
,iireca, no es.ra¡o eqe acabe por adquirir un signifi";¡; cua.les se puecia deciriir si se está o no ante un fenómeno de los
de su deliniem,- fijado en un principio nomi-áalmente designados por el correspondiente concepto (o, en su caso, ante
¡í1
,26 Isrodircció¡ a lcg E¿todos dc la sociolola .-pfrica 1. J!!g::nes premisas metodológicas lez' ",
t
qué valor de Ia dimensión rle 19 propiedad propuesta). Supongamos se puede, pct ejemplo, definir el tas"año.d. .* grupo 59m.o e\ itr1"
que se ha.de.¡ealizar una in',,estigición sob¡e'satisfaccián hÉorai, que mero de sus miembros. Esto remite ya, sin ninguna ambivaiencta,-a
viene definida como la «saisfaéción relativa de un trabajadoi áon Ia operación de contar; sin ernbargo, ia indicaéión está sólo implr'
Ia definició¡. La definición operacional de'
:y actividad profesional y con las condiciones en que la.Ilevá a cabó. citaáente con¡enida en
-Esto Do dice atin.al. invesrigado¡ en qué momento exacto puede berl^ l"áica, .ru.r.*iote qué, cuándo y cómo se ha de conlar: el
constata en un trabajador, pongamos por caso, <rerevada satisfáccióo investigador puede contar los miembros de un grupg cuando éstos
laboral».. Para po:ibil ítarlo'¡íodria .rt.Ék..rr.
ár. ;; .onrid.ru .o-o están tádos riunidos, puede fiarse de la info¡mación de un mlembro
tai cuando un trabajador rerpondiera a la preg-rnta, <<¿se encuenrra del grupo o contarlos- incluso por los nombres que figuran en una
usted con su trabajo en l¿ ,iábrica o,,ry ruiirflcho, satisfecho en al- lista de nriembros, etc.
fln". qSoera, o insatisfed:c,?», con <(muy satisfecho», y/o cuando
este rncucara qu_e no desempeñaría'oua acdvidad profesional más gus-
Aho¡a bien, puede suceder que no todos los miembrosrde'ytr,
grupo estén presentes roientras elinvestigador los cuenta, sinCaberlqrr''
tosarDente que la acrual, y/,:¡, si con ¡elación a úna pregunta .n-.r. á ó. h fisia de miembros comprenda-aún algunos miembros Quq.',
sentido, calificara sus condi.ciones de uabajo como om-uy buenas». ya han dejado de serlo. Así, pues, tamPoco en fenómenos que en
Esta detuminación dc operri,cionee do invesiigación que Éan de per- principio pueden ser experirientados áirectamente, la aplicaciór
mitÍ¡ dccidir sobre la presrncia de un fenó-meno con..ptu.l*árr,. de lai recias de la observación de la defiaición operacional.. garan;
formulado se denominá de,¡ioición operacionor (a ñ.C ñbl¿;, tiza absolitamente que se dete¡mine con exactitud Io que con el con'
detinicién insrrumental). La' definición operacional .r,'pr.i-rrá: ,. piensa. Poi Io den:ás, este problema se pr'gíenta' con 91{a:
posibilidad de definición más, junto a tas definicion., "o,.ri.i y áo*i- j ".lto
su agrdeia en el caso de fenómenos que sólo puéden ser a6@héñ,.
nales, sino un proceso de ccniersión en técnicas o, en su ..ío, op.- didos indirectamente,
taciones, necesario.sl.la ¡¡7ss¡igación para torio concepto, §m rmljl, Ciertamente, la investigación social maneja a menudo concept.os
portar que esté ciefiaido norninal o realmente. que sólo poseen una ¡efe¡ñcia e¡npírica indirecta. N{uclras u4idades
La necesidad de una def.inición operacional de los concep¡os que üciales io*o, por ejemplo, un grupo de interés o una qláse so-
se emplean en la investigación no eí idéntica a ia otra mencionáda cial* no pueden-ter ápt.h"tdidas de modo inmediato. Lo'mismo
anteriorrnente (oid, pág, tG) de que los concepros utilizados en la ocurre con innumerables atributos de Ia personalidad, especialmente
t5rrysgig3¡ión social deban. l;oscer una referencia empfrica¡ pero la con disposiciones de comportamiento y actitudes. fqmpoco las nor-
definibilidad operacional di los conceptos supone poi priicitiio una mas, Ios valores ni las cieencias pueden se¡ inmediatamenqQ. Pe§i''
referencia.empÍrica. Ahora trien, a peiar de iodo,'la rifcrencia em. bidos, e igual ocurre con un a¡ributo colectivo como la inteiiración
plrtca de los conceptos €s, rllq3¡¡6 también ya se ha mencionado, de o la iohesión o también con la es6uctura de poder de una formación
muy diversa _naturileza: md.s o rnenos dir-ecta o, por el contrário, social, Cuando se reflexiona soble lap definiclones habituales de esos
indi¡ecta. Aclaremos aho¡a esto en relación con'ü definición ope- conceptos, se nota rápidamente quei por lo ge-neral, de.ellaS'no- se
racional. l;Á;;;;ó';;.. pr.á.'á.*ostrar empíricamenti la presencia dé dichos
La referencia empírica d,: un concepto es directa si el fenómeno f;;ñ;;;;. Sin é*brreo, si se los -á. qúiere introducii de lIeno er,r:,¡a'for',
=i*."ü.;ióru;r-p;ciso'l
aludido por él puede-ser obs,:rvado de ün modo inmeciiato. Unidades mulación de temas ;É;i.;; liacerlos'l
sociales como 'rna persona, una famiiia o una ciase de una escuela, de alguna manera <«concebibles». .'if'' ' : l
sucesos como ün traslado,'un homicidio o un accidente de coche, t Intentemos ,.lr*,-il.ái^"t. ejemplos, los problemls que aluí^
plantgan. Primeramente, en el caio de fenómenos no directamente f,
-como como el sexo cle una persona. el tamaño de un grupo
propiedades se
ásí muchas for¡nas d,:, compirtamiento abierro (ve¡bal y i,o ;;i..p;ibi.; ilÜ.rr, reflexionarse a través de qué y.{ se podrla dedu'1
verbal) permiten su percepción inmediata. .Esto no quiere decir que ii, ,,.i presencia recurriendo a fenómenos perieptibles. Tomqmot §l t
podamos prescindir aquí de una definición operacional, Cierro que de la integración (de un grupo, por ei.mplo)' C,abría d{i'
en tales fenómenos la definición explícita es a veces ya cuasi-opera- n-ir]a como ,n .rrráo de cooperaclón consciente y arnróníca' .§n '
"or,..pio
cional desde el mornento en. que de ella resulta cómo podrfa o de- qué hcchos perceptibles se podiía reconocer la presencia de u4/á§tadol
'Se
berfa procederse en la deter.ninación, Pero es precísamente la defi- semejnnte? p-odría aueiiguar en qué medida los miembros del
nición operacional la gue e:plicita el proceso de observacíón. Así ñ;á participan en un ptoi.to de cbperación sobre la base de la
28 , Introdu¡ccid¡ a los métodos dc ia sociología empfrica 1. Algunas premisas rnetodológicas 29'

divisién del trabajo buscanilo objerivos comunes, la frecuencia con la reacción de u¡:a persona a un determinado tesl de inteiigencia'
que dentro de un cierto lapso de tiempo se observan relacio¡res hos. mida su práctica en hace. test o su facilidad de exptesión más bien
tiles en la interacción entre los miem6ros, cuál es la proporción de que su iñteligencia, o que la inf¡ecuencia con que los miembros de
aqüelios miembros que orocl lman su perrenencia al gn1Do 1, que sólo un grupo muestran enemistad mutua no inüque buena integración,
lo ¡bandonarían a 'disiusto Estos Éechos nos po?rí* 'inlicar la sino que se haya de atribuir ál hecho, ignorado por el investigador,
presencia (y el grado) de Ia integración, son indlcadores áe los fe- de que en ese grupo la ene¡nistad manifiesta está bajo sanción. De
nómenos en cuestión no inmediatámente aprehensibles. estos problemas nos ocupanoos con más detalle en el capítulo sieuien-
', , Con ia nrera ihdicación ,:le atributos fundamentaimenté apiehen- te. La discutible validez de los hechos estabier-idos como indicadores
' ' siblés, Que han de valer coruo inclicadores de un fenómeno iólo in- del fenómeoo que se quiere expresil no permite extraer conciusiones
directamente aprehensible, irún. no hemos alcanzado, sin ernbargo, seguras, sino sólo conclusiones más o menos probables sobre su pre'
una, definición operacional, .Para ello se necesira operacionalizar loi sencia. A esto se añade que los indicadores elcgidos en cada caso
atributos particulares, es de:it, entre ouas cosas indicar cuándo se son seiec¡ivos e incompletos. La se¡ie de los indicadores menciona.
'ha-de habla¡: de «hostilidad» en la inte¡acción, cómo medio dos para el concepto de <.integración» podrfa, por ejemplo, set am-
de.qué ptegunta, por ejemp.,oi * ¡. áá.r"dl...r ri -por u,i miembro pliada, sin que nf siquiera se pueda deéir en qué punto
-por
refe'
del grupo <<afirma» su pertenencia a éste y si lo abandonarÍa con rencia a la definición teórica- estarfa .,completa»
gusto o de mala gana. Segú:: ello, la definición operacional en este
f otros casos semejantes cr:,nsiste en la indicación de operaciones b) Ilelación entre concepto y d.elinición operacional. CgÁ-'r;;-"
de investigación con ayuda.,le las cuales se pueda decidi¡'acerca de pecto a la relación entre un concepto y su definición operacioáal hay
Ia presencia. y Ia intensidail de aquellos hechos que permitkán la que tenet en cuenta que ambos pueden ser distintos en su extensión
deducción <ie ia presencia d,: ios finómeno, .on..ptuuior.nte .urr.. y en su contenido semántico. La extensión de una definición opera-
terizados. De modo semejante pueden buscarse también indicadores cional, esto es: todo lo que puede averiguarse mediante la puesta
perceptiblei parq otros con(:eptos con referencia empírica indirecü en práctica de la couespondiente operación, puede ser ruás reducida
y. convertir aquéllos ¿ continuacidn en operaciones de-test o de inves- que la del concepto. En conceptos con rcferencia en:pfrica indirecta
ti¡iación. La presencia de un¡r reiación de dominación. pongamos por esta reducción se produce en dos planos: en primer término, a través
caso, puede aprehendersc nrediante la observación de^ quí dot.rhi. de la elección sclectiva de los indicadores, y, además, mediante su
hadas personas en determirradas situaciones obedecen iegr.llarmente ope.racicrnalización. Si se escoge, po! ejemplo, como único indicador
las ótdenes de otra personar o el atributo de «inteligencii» por me. de la oínteg¡ación de un grupo)) la ausencia de enemistad manifiesta
dio de las reacciones-a un úst al efecro. En esros caós, el fenómeno en la interacción de sus miembros, ya se ha producido la primera
que"s-e quiere expresü con e.. correspondiente concepto teórico nunca reducción de la extensión del significado. Y si a continuación se
e_s idéntico a lo que en rlltjmo térfoino hacemos üaler como su in- operacionaliza ese indicador de mane¡a que sólo las agresiones fí-
dicador. La reacclón a un l?st de inteligencia, por ejemplo, es tan sícas --pero no las expresiones injuriosas ni la denegación de una
sólo_una manifestación de irrteligencia, páro no ¿itr *irnro. ayuda solicitada- son valoradas como enemistad manifiesta, la ex-
tensión del significado se reduce todavía más. En conceptos con te-
' !, cuestión de si un datc cJncreto y observable puede ser acaso
empleado como.indicador d,:: un fenómeno no perceitible de modo ferencia empírica directa la reducción experimentada a través de la
direéto.*si indica de hech,¡ su presencinr, csto esl'si esotuálido- definición operacional es considerablemente más pequeña, aunque
viene deterrninada por prerupuestos teóricos cu),a corrección sólo también aquí se presenta este problema. Fenómenos como los acci"
puede comprobarse óon dific'liiad. Estas sirposiciones podrían ser fal. dentes Ce uáfico o ios nacimientos son, por principio, directamente
sas y con.ello no válidos lor¡ indicadores, esro es: indicnr éstos algo aprehensibles; sín embargo, otra cuestión es la de si todos los casos
distinto al fenómeno que se quiere expresar. Se supone, por ejempió, que se dan en un período de tiempo y en un lugar determipados
que uná actitud se patentiza en manifestacio¡res verbales, y sin lm- quedan cubiertos de hecho por la forma en que esos suce#s haí'
bargo, p-uede ser qué las,resl:ectivas manifestacio¡:es r. páárr.rn de registrarse conforme a lo dispuesto en la definición operacional,
virtud de miedo o conforn:.idad iin que presuDongan una actitud "n Los casos más diflciles, y quizá también los más frecuentes, son
del ¡¡ismo sentido. De marrera similai pued. srceáer también que aquellos en los que concepto y definición operacional se superponen
30 Int¡oducridn a los métodos de la sociologle empfrica
1. Algunas premisas metodológicas 3l
ell su'extensión significativa, esto es: la definición operacional cubre
al concepto.sólo en_ uDos asp,:ctos, rebasándolc en otrós. La pregunra: como lo es la relación existenre eore la operacionalización (y con
«¿Cambiarla usred gustosárnen-te- de ella, lo medido de hecho) y el fenómeno réalmente aludido [or el
-empleo?», tomad" .i*o op.- concepto,
¡acíonalización de sasrisfacción laboral puide seivir aquí de ejemplo,
asÍ como la definición oper:acional de-«clase social ilevada, como
-según
«todas las personas que, los datos de Hacienda, tienen unos
ingresos.mensuales pór encma de los 5.000 marcosn. 4. Problemas de validez y fiabiüdad
,Por lo Cqpá|, lá necesir:lad de operacionalización vale tanro para
conceptos definidos realmen':e como para los definidos nominalmánte. . .Se ha tratado ya de la valiclez en el aparrado anterior, al hablar
de la operacionalización. una definición operacional es uálida siem.
sin embargo, a causa d-9 la precisa-jndicación de su extensión sig-
nificativa,,la operacio¡ali"6,:ién de definiciones nominales, especij- pre que,.cumpiendo las operaciones de médida indicadas en qlla, se
-a lo gue con su contenido significativo re-
mente si fueron establecidas ya con vistas a una i¡vesdgación, es coatempia todo aquello
más fácil que.la- de definiciones reales. Tambíén puede dar"se el áaso mite el concepto. cuando el cóncepto no se refier. u-u, fenómeno
directamente aprehensible, el probiema de la validez se planrea en
d.e
.gue una definición non:inal se halle formuüda desde un prin- dos órdenes: por una parre, la cuestión cle si los daros observables
c-ipio o.peracionalmente. Er¡- este caso-, eL definiendum no expresa
utilizados en la definición operacional como indicadores del fenóm*-
de. hec-ho más que el resultado de Ii operáción de invesrigación
no que se quiere expresal indic-4lr rambién dc hecho su preffiá,-,.
i,Tdicadar el concepto y.lt o¡,>¡1acio¡sli"¡ción coinciden por conipleto.
un ejemplo de esro sería la lefinición de «capacidad de'relacjon"rse,, esto es: son válidos como indicádores. De otra parre. cabi Dresu¡:-,
corno «el número de las elecciones rcalizadás por uD individuo en tarse por la validez de su operacionalización ei el senridci ar-¡iba
un test sociomé*ico».
La coincidencia total d: concepto y definición operacional es, . En. líneas generales, ya se dijo en el apartado anterior de qué.
depende la valide? de indicadores y definiiiones operacionales', La
puesl y.n.caso excepcional, ,1ue además sólo puede darse en concep- .
tos definidos nominalmente, á pesar de todó, este caso excepcional cuestión de Ia validez se pla¡¡sa repetidamente y áe modo éspecf.
fue.erigido en máxima por el o-peracionalisni, hoy ya fi.co para ca.da insr'umento-de la invéstigación, paí'a rodo mérodi de
todo
-sobie con-
en lo que atañe a las ciencias iociales- apenas iepresentado. obte¡ción de-datos, y volveremo* e*uirin"rio'en los siguientes ca-
fo¡me a esta concepción, qrre tiene su origen en el'físico Bridgman, pftulos; en ellos se descri'ben también posibles récnicas de-comproba.
un concepto no_significa o:ra cosa que la serie de operaciones co- ción de la validez, De la validez de un insrrumenro de investigación,
que depende de una definición y operacionalízacíón adecuadasie loi
rrespondientes. Pero inclus,:r los cientlficos sociales qüe rechazan el
operacionalismo como doctrina de la formación de conceptos pueden qbjetos de Ia investigacjón conceprualmente expresados, hay que
sucumbír a veces a él sin pr,:tenderlo. Precisamente en con.epros qu. distinguir su liabilidad. TJn instrun:eqto es fiablá en la rnedída'en
gue
f,ugq rgferencia a hechos'n'ruy complejos, muy u¡itrr.tor o
'no upr.- .su re.petida utilización por investigadores diferentes*
hensibles di¡ectamente, la definicióñ opeiacional puede conducir've-
-incluso
producc bajo las r¡ismas circunsrancias los miJmos resultados. De
ladamente a una equiparacj5n tácira de los fenómenos aludidos con manera correspondienre, los resultados obtenidos con alrud¿ de un
Io realmente medido. Así, en más de una ocasión ha ocurrido que determinado insrrumenro de investigación son fiables sl son inde.
pendientes de |a.1>ersona del investilador que los ha esrablecido y
un,invesligador social,,que mediante una escala de status pluridi-
mensional ha medido el st,ttus social de una serie de individuos y de otros azares de Ia situación en que fueron obrenidos.
seguidamente ágrupado a é,stos en estratos según el- status medido,
La fiabi[dad cle un instrumenro depende, en primcr lugar, de su
exactitud o precisión. Si se formulan las preguntas ran v^gamente
naya acabacio consideidndo los status y los Jstraros sociales como
que la persona interrogada responda diverJamente a la- mi¡ma-
feriómenos sociales que ex.sten tal y iomo él los ha medido. En
pregunta planteada en ocasiones iambién diversas, las pregung{s c^.'.
casos como éste, el peligro reside en que el investigador, al interpre-
recen de precisión y cabe dudar de la reiteración ae lol rnis,r.,"t
taf sus_ resultados y sacar r:onclusiones, vuelve a argumentar en el ¡esultados.
plano de los conceptos misl¡os y no de sus operacionálizaciones. Las
interpretaciones y condusir:rnes se vuelven, pues, tan cuestionables . . En sgs.undo lugar, la fiabilidad de un instrumenro depende'cle su
rbjetividad, con lo que se quiere decir que los resultadós obtenidos
32 Inuodr.tcción a Ios métodos de la sociologla cmpfrica 1. Algunas premisas oetodológicas 1) '

: en su utilización son funda mentalmente independientes del investi' jeto, sino que también precisa de prcblemas. Ahora bien, todo protl.'
gador que se sirve del iista¡mento. Si, pot ejemplo, se abandona al ma contiene, 1o sepa o no el sújeto que lo plantea, un elemento
' enEevistadot la formulaciórr exacta de las preguntas de una encues' teórico, más concretamente: supoóiciones expresas o tácitas acerca
ta, de manera que cada- cual. pueda darles un matiz dive¡so y propi- de las relaciones existentes o eipectativas en torno a la naturaleza
ciar, pues, respuestas distintas, no puede txatarse en este caso de un del objeto.
instrumento fiable en el ¡entido aquÍ utilizado. Análogamente, cabe Ei lugar exacto de la investigación empftica en el proceso epis-
dudar de la fiabilidad si en un análisis de contenido, pongamos por temológico de la sociología depende evidentemente de las hipótesis
cascir la clasificación de un texto en categorlas previas depende de cientlfico-teó¡icas fundamentales sob¡e la naturaleza de nuestro ob-
la interpretación individtial del analista o si en un proceso de ob- jeto y nuestra relación hacia é1. Esto es algo que se puede apreciar
servación lo que se observa depende de los intereses (o prejuicios) inmediatamente si se tiene en cuénta, por ejemplo, que la contras-
indiüduales del observador. Por 1o general se intenta excluir estos tación de hipótesis causales generales por medio de procedimientos
peli§tos pata la fiabilidad n:.ediante una estandarización lo más exac' experimentales sólo tiene sentido cuando se supone la existencia y
iá posiblé de los instrumentos de investigación. En Ia comptobación Ia posibilidad tadical del conocimiento de contextos gobernados por
de lá:fiabilidad de un instrt¡mento, a la que se aludi¡á con rnás de' regularidades en el ámbito de la realidad social. Divergencias en frrl-'..
', thllé-.posteriorrnente cn relnclón con las ücnicas partictrlates de in. hipótcsis científico-teóric¿¡ fundamentales existen hoy sobre todo ón-
'.. i vestlghción, so plantea un ¡:'rbblema general que aqul sólo podemos tre los representántes del enfoque neopositivista, empirista (analfti-
rt .i.. meiii-ionar. La reproducibilirlad (repetibilidad) de los ¡esultados con' co), y los del dialéctico-crltico. De esas divergentes hipótesis funda-
. r firni-ái sólo ia fiabilidad de un insirumento si el hecho investigado mentales, en las que aqul no podemos entrar t, resultan definiciones
no sufre'ninguna transforrr¡,tción entre ia-'primera y Ia segunda apli- también clive¡sas del objeto del trabajo científico-social, así como
cación,del insuurnentó. Erito, sih embargo, es a veces difícil de diferentes concepciones de lo que es o deberla-,ser la teoría socio-
¡ est¿o-licer. lógica.
t :i: ül}.,il§i'úñ'irtstrumento no eri fiable, su validez también resulta discu- Para los sociólogos que ionsideran su disciplina como una ciencia
tiblé.de anternano, Validez irresupone siempre, pues, fiabilidad, pero empírica, el objetivo Io integra la descripción y explicación de fenó-
.,,:r hb,ü,t§ia la fiabilidad de ur, instium.nto piro iarantizar su validez. menos sociales, La teorla a la que se aspira es un sistema (deductivo
' Sl,
:'li' a. ,,1,' - .
A¡'i:)l/f! I.
ijot ejemplo,
'
Ir Il .¡ Ir ¡ l'r.
se han elefr;ido indicadotes
'
Y
euóneos, entonces ni si- o, incluso, construido absolutamente por axiomas) de enunciados
;,'rr,.. güilfa la'máxima fiabilidad de su medición puede cambiar en nada el emplricamente contrastables. Esto no slgnifica'que la teorfa cornpren-
que'sus resultador, carecen de toda validez. da sólo las generalizaciones emplricas obtenidás hasta el mornento.
También una teorfa cientlfico-experimental se eleva por encima de lo
ya demostrado en la medida en que: 1)puede contener axiomas, esto
'.1 : Slti.Flanteamlentos
r
..i, ¿: : .-: ;11!.1.
socloftrlgicos es: principios no deducibles en el marco de esa teoría; 2) reclama
: ¡'":
¡ i;#ai , para sus postulados un ámbito de vaüdez que va más allá de las
,,. ¡ "nl'i.i¡:'¿i)'
'Sobre la relación e;ztre inuestigación social y lormación de experiencias hasta ahora realizadas, y 3) puede contener también prin-
*.i:¡ teoi,ks.:La investigación social empfrica y la fotmación de teorlas cien- cipios para los que no se dispone todavía de constatación emplrica
,r;:: iífiüisociales
son aspectos intimamente ligados entre sí y dependien-
':,., tés'Ja una de Ia ottá dentr,l de un proceio epistemológico unitario.
,, Ho1¡ ya nadie puede negar que una investigación desprovista de I Sobre esas Cive¡sentes hipdtesis fundamentales véase la controve¡sia
i ,': primisas teóricas no sólo se:a estéril, sino también absolutamente im- rccbgida enla Kdlne¡ Zeitschrifi ftir Soziologie und Sozialpsycholbgie, volrr-'-' ,.
mcn 14 (2), 1962 (¡rtlculo¡ dc K, R. Poppá¡, Dic Loeik'der Sozialwi¡¡ln-
.; [osible. Los cmpiristas radi:ales han puesto en duda la dependcncia tchaften, y de T, §7. Adorno, Zur Lozlh- dir Sozialwi¡¡cn¡chalten), volu-
ieórica de ln iniestisación Í)orquc tenfan un concepto demasiado es'' mcn 16 (2), 1964 (H. Albert, Dor Mytboidar totalcn Verm,¿nlt) y'vol, 16 (4),
trecHó de teorfa y, no sc d';tban cuenta de quc las mismas delimita' 1964 (J, Habermas, Gcacr clnen poiltlalstlsch halbierten Rationali¡mus).
ciprié'i'del campo-de objetor de la ciencia social y cali(icación de los Cfr, también I. Habetmal, «Analvtische !üflissenschaftstheorie und Dialektik»,
e.n Zeugnisse Festschrilt liir Tb. 'V, Adorno, ed. por M. Horkheimer, Franc.
fe'nóÍñenos)s socíales decisiones teóricas. Además, la investigación
sociales son decj.siones Í.orr,-796), así como los trabajos de K. R. Popper indicados en la bibliografía
no sélo presupone una preestructuración conceprual del ob. dcl final del capftulo.
Int¡odr:cción ¡ los Eoétodoc dc la ¡ociologfa cmpfrica
l' Algr:nas prernisas metodológieas

o, én su caso, que tampoco en el fus¡ro podrán ser comprobados


directa, srho sólo índi¡ectaruente, por medio de hipótesis que se
puedan deduci¡ de ellos. Sia cmbargo, los principios de la teorfa han
de ser, como norma general, comprobables empfricamente por vfa
direcu o indirecta, esto es: ha¡ de ser empfricamente demostrables
por el c¡iterio de <<cierto c, falso». De la determinación empírico-
cientffic¿ del objetivo y de la corespondiente manera de entender b) Las lases del proceso de inuestigación. -!rl reflexionar diiti'
Ia teoría resulta consecuente:Rente.para la investigación empfrica una
nidaáenr. sobre el ,ruir.orro de un pro.iro de investigación pué'dqn'-
posición central en ei ptoct:so epistemológico. Su función primaria distinguirse aproxinradamenie las sigúientes fases fundamentales:,r;. .
es la cornprobación de hipótesis, y sin embargo sus servicios no se 1) Preparación teórica: preforma-ción concePrual del campo
reducen a esto. Mediante cstudios explorativos (descriptivos o de los objeros 1, formuiación de los problemas de la investi8ación'
diagnóstico provisional) estiarula la const¡ucción de hipótesis que 2) Eiaboración del plan y de los insuumentos de la,invt
posteriormente han de com¡:rrobarse en condiciones controladas, Re- lnstrumentos y tetrur
los instrumentos
investigación, de l0§
ción: diseño de la investigactón,
sultados inesperados e inex¡:rlicables en el marco de la tcorfa en un evaluación, con inclusién de la operacionalización de los.can¡
mornento dado mueven a ll ampliación, üferenciación y modifica' .i"ir.l"r, determinación de la múestra, construcción de instql
ción del sistema teórico de enuniiados o, en su caso, de conceptos, tos(Pore¡emplo,esca1as,índicesycuestionarjos).
La investigación empfrica, '.r especialmente las técnicas de investi' )) Ejecuciónr reunión del material.
gación más desarrolladas, pueden también influenciar las lfneas cen'
uales del desatrolio, mient¡'as que, por el conrario, la inaccesibili- 4) Evaluación: ordenación y análisis de los datos, int
dad de determinados fenón,enos a la investigación empírica impide respuesta de los interrogantes de la investigación, :

." J6¡r1!nin ntf la .ter,:la ,) Conclusiones teóricas: establecimi--nto del ámbiro


De las fupótesis
'tíéntf{:ico-teóricas
fundamentales del enfoque l,deí'd.' ñ';;;;;1;á"r-our.n;aos, en su caso generalizaci6n, ii
dialéctico-crítiéo resulta una definición distinta de loi objedvos: no ción de la relación con la teoría existente.
sólo la descripción y la exp,licdción, sino también el enjuiciarniento -
Naturalmente, en la práctica del trabajo de investigación.'su.,
crítico de los-fenómenos sór:iales. La ctltica a la realidad como ob'
cede que en fases avanzadas se retrocede nuevamente a alguUar,0g1 ¡
ietivo cientfficp se deriva aquf del hecho de que el hombre como Ias anieriores, modificándola o completándola de una u olra4fla:i
iuje,to volitivo ha producido por sl mismo el objeto de la sociología,
la'roalidad soáal,-movido ¡riecisamente por valores y necesidadcs. *.;- tli .r!.rgo, esto es algo a. ló ique fgul no hemos el
dtt +f::
dg, *
A partir de la natüraleza huirana, de las-pósibiiidades (o-necesidades) rirnos. Lo que C-n .ri. *or.ñ,o inteqesa destacar es hechq,

histéricas de desar¡ollo de Ia espécie y dé ias correspondientes inten- ;;;;i ii*¡inro de toda investigaciór,'h^r, de fig.urar la,P1eio.,It91'--
pa
i

ciones de los hombres, pue,Jen deduci¡se criterios para ufu uítica .iór, .on..ptual del campo de objetos y la formulación de Ios
vinculante, esto esr necésaria, y no puramente decisionista y sub' blemas a investigar. Sin duda uÍgoo, no es suliciente una bqgll ,
preparación teór.ica para llegar a res"-lt¡dos relevantes. .bl potencta.l
'.i
ietiva. La'teoúa crftica comprende, pues, no sólo enunciados coñsta'
iatiVos y expücativos, sino t;mbién juicios c¡íticos. Trascienden la ex- epistemo1óeicodeunacuestión,ignifi.,t-iu;;;;;'.;-,alogrodo
periencía t én la meüda en que no se tefieren, tan sólo a |o. qu¡ piri á.fi.l.,""cias en algunas de las f"s"t .posttriores del proceso de
lxirt., sino también, a un mismo tiempo,.a lo que¡o existe y debería investigación'Pero1u"_p,.pu'uciónteéricaes<<conditiosineiqua
se'
eústir. A semejantes enunciados nO se les puede aplicar el criterio ;;;;,-?il; Julon, et Amtiro náximo de los conocimientos gu.e de .'
no se descarta la posibilidad
r.

de la contrartrbiüd.d emplr.i.ca. Por la mismá razón,la función de la ;;;ilr' obr.n... Naturalmenre,t,ibit'


investigación empírica ei ¡:¡enos importante Para un enfoque así Ir.*"¿ipiiyr, de la ifarición de re-spuestas que.no se bus'
;;b;;. Ét í"*rtigadoi de valía se mantendrá siempre abierto a es'
. Asf se Dresenta al mcno¡ dcsde una posición cientffico-cxpedmental; i. p*iUiUaud, pJto no confiará en que el meior fruto de su traba-
de acuido cón cl especial csÍcepto de expcriencia dc la - torfa dialécrico jo ie venga iomo cafdo del cielo, iomo un accidente imprevisto'
c¡ftics no pod¡la hsblarce aquf tan di¡cctamente de t¡asce¡rder.
&"
I
' 37
1. Algunas premisas metodológica'
t6 inuodrrcció¡ a los métodos de la sociologla emPfricá I

de nor'
de inuestigación;.Cuando aquf pos encargados de la solución de problemas' el surgimlenlo
c) La únesis de los I'roblemas
'.o-"rtio'es de la inveitigación) no se han
I

mas grupales o la ,';;'i;;;";ú;-á; l;'


iuncionás de la familia
,u n'átJá"';;;ffi;;r'iá oueden considerarse';;il; investigación
basados en un interés
á; ;;;;, l"r'priáur* tan ¡rl pig .de. ia letra que pareciera rratarse á;*o u tá opru*isri referida. a situacio-
rJf; áÜpr.g"it^r". t ipái.:iir'^isladas; tambiSn pu.d. tratarse de ürffi"b,;iiil'i.iiir"^,i*,. to*o tales^d7de -- "
de'con¡extos mutuamente entrelazados y que nes precatim o a.,.riJ,'J;t";;P*i'nánt'd"
ilphj";-;oi.for
-cie determinada, p.rrp..tiu.s v'lo¡^tivit pot grandes
-que
o pequeños flru'
'..'.Ah";'[l;j
hart comp¡obarse.
¿Ñrten r.sglas de cómo llegar. apartida planteamientos ;;'-;'i;:;ffá;i."A L" "'p"tio Lv h'c"r- tres observa'

,ie"ifi.áiiu*? í"';;;;;tá áepende del puntó de. metodo- ciones. t


d.: -^- la
l. tr:oríi analítica dc ia ciencia el plantea' En primer lugar, en problemas de investig3tióP .t-lta-claseun
i¿?i;"-;il;i^¿L-prrá ,ri.aán' .on la ieoria fa existente desempeña habitualmente
i¡í."L-.r-i;i;*"h.nr" arbitrario, esto es: .no se Io prescri-
de la plttlf:
sino q','' papel mayor que q!'.dr.U;;-t"tiioott d'erivadas
ü-ü;.ia,icaÁ;;;; Li ou¡.,o mismo aÍ investigador' i::: segundo
ción directa ¿. proÁi.Á=.r-ro.irt.t en sentido estricto'. 7ncuasi-abs-
,o u" libre de toda deteir:rinación, y las preguntas. son reterldas
ilrá; f';;;; ,1 .n-.uittii¿n. Áni. semiiañte. veleidad de plan' ;rs;r, ;;":: i.r.la;,.iri"r, .-itt*at,Jt una curiosidad
tracta cuyo ob)eto .r" á"*ub'i' tn deli"itiu'-
-nut"'l*a 1o que sostiene al
"üÉ; er1á ,,let r*inado en lá práctica. por ei inte-
;;;.;;;;-.i'".iJil áel proceso del
mundo; en nuestro caso, -la esencia y
;üEi'ñ;.riig.J"i ",-.n ,,,, caso,.del promotoi de o,la investig'Íiii' ser v del desarrolio t".illái, En te.rier lugar' .se
trata aquí' des'
Ettt int.t¿s iuede ier dc'spertado por lagunas,de laPuntos dtscu' ,',',éí de ,odo. ,^*úié" d.;, ;p,oblt*u slocial' determinado
por
,iúi;, .n-i, ,ári, .*irr.n*, o po, lo percepiión ,problemática í.'i"L.¿,"iiii*"'." .t áominio'de Ia realidad sociai, primeramen-
io.á,-E" .l pii*.r ..ro ei inu.tiigodót pad::ía decidirse Por
te de modo .ognor;iri-uo,-ptio tt"undo con ello la-s premisas para
;;;;"ü; ü lirnáudo de pol
,os enunciad"os de Georg sirnmel sobre
personas o estudiar las con' un comporra*i.nro" r=.i,j"ii y. con senddo. La referéncia
práctica
los sturos compue§tos -;"*i.s tres Por puá" reconstruirse en algunas fases in'
ül.irra tá-lnar..i^, ,.to
iili,ii.íüád1;;'Ñ i,i*i¿ád le gal,. en el sen rido ":1b-.".,To1
' ia oo. ,.'pr.tend.n acogéi'los dominadores, es aceptada oe he' : termedias d. Ia urgl#",";l'ó; ;;;ü;:' EI ;-'.oñtuirlo abstrac' .puede
ser un inciicio d. q:;'i;';;;ri¿" era trivial y el problema
en base de su obediencia.
-'" ñi""*i;r'ü;ilrdos
.iro=oo, -d.-';;;-r;' y Jo,vertida
de nvesti ación que pued an venir de tetrni- ;;, ;á"';;;;;".irri""'-p"rieio
'.on-
q"' es real in eit" tipo deocur¡ir
puede
cues-
Jior- i g
sociales los hay ell nume- tiones. Lo mismo qrr" 1" i"f"rencii wáctica
nados pór Ia percepción- d':: problemas
también con la u.riT,ij ;;,";ti'; sobre esü dase
de. problemas:
;;-*"i ^t"r¿i,"i.,'i.-3"fi,¡"^rldad.
-ruiial, de opoirunidades de educación,
ia diséri*inuciOn ic'í conflictos áe rolcs de ios asistentes eipuntodevista-rrio*tiuoquecondicionaelinteréspue'Jeser
sociales en sfnc'-' ..
;;.fu.t,'il-r;;¡.;;i;;' oli¡¡atgit,'. ende osociaciones voluntarias' ei Á.io, ciaro que J ü Jefi¡ii¿n de problemas
ma1 ambienr. i;;r'rbrio, l,:] ,ñrri.ión movimientos radicales de tido estricro y .r.opr;.;-"ú; facilidad a la ve-z' reflexión crítfca,
pasiva e in-
pero continai" artonáo- p,t'""tt," u"nqut sea' a la
ffi.il;; ü'irr* a'"-.ríg¡L".ia'de estos l"s organizaciones burocráticas, la referencia valóra-
casos es patente que se pre' voluntariamente, Porque cuesuones "n 'it'iut"
Jilincuán.ia juvenil... En todos. o tiva no pueden plantearse en absoluto'
senta un *oroUi.rr,r'rn-.t ientido estricto de iiruacién-prec.aria
El ounto clave de la posición que se acaba de - esbozar es
el
i.iiir*i¿ii M;;-¡; .r, ,n cada caso, convierren en una actitud valorativa en
releuant,es v ris'
i.' ;;Éiñt-d.'inu..ttigaciónprestar
;i*;Id" i;6¿'.*r-füü,,,.nor *ri.l.i se g*!l:: ¿. í,iuti^'i"uüü
niÍicatiuos es un,.il.í;;;;ri*t.i-qu" ha?e el investiga'
;;;;. §;gr1" qu.-1, inresugación.se concenrre en.la naruraleza. y -rqievancia
;üi;sil";-üiái'-" lo-.l"t.imin*.iánoJ.n.lenos lns posibilidaclcs dc solu' Í3;"[;1;i "*p]:';;; i:-P.i;i; ü por el quenuede, Iills-"1:: -'::
se Ia deterrntna no
.ilir¡; marcada Ia lntencio' iaciUJr¿, *á*i*" cuando el criterio
;ió"-il"" prouüil;, T¡s viene dado y. p"r'.i á[í.; ;i;;. .L. .oo.ip.ión diaiéctico-crftica
nalidad práctica de la investigación' planteamietos re'
de ia ciencia, por .1 .áirltrtio,-sostiene. que-los
EI caráctet' or.¡l.t¿tit'¡ ie 'un fenómenoporsocial que §e con'
q19-,tt' siempte levantes vienen dri;t-;;;;i-tUtt" *ismo v que no se pueden'
vierñ- ."- ittutttigación, no tiene por una parte'
"Ui.t"'-á.-
i.l **iff.;;,"i^-;-ir,.*1i il formas de personalidad social tl: p".t, , discreción' Eáto es coherente'
.t--piá..ro de transformación de con el"tr^Ui"".,
objetivo *r,U"-ia" "! ptoceso-d.i coto"imiento .científico,
oicas de ,rn d.tri*irráo E:rupo, a saber: la crítica ie [;";üfrd, y, d. oua Párte, con
la idea' de
fj;"¿U;;,-ü :jiffi;iación espontdné" dc rolcs en pcqucños sru'
,
AB l¡t¡od¡:.cctó¡ a los nétodos dc la sociologfa .-pfrica 1. Algunas premisas mctodológicas 79

gq" .i criterio de una crftir::a semejante concepción de io que de las distribuciones de frecuencia). Ejernplos de esta clase de
-la en la realidad
debe ser'- viene dado previa y objetivamente social. cuestiones pddríar: ser: ¿Qué foru:as de familis se dnn hoy en la
Entiéndase como se quiera ei contenido de ese criterio Repúbüca Federal de Alemania y con qué frecuencia aparece ca-
-ya seaa
como finalidad de ur proceso histórico que discurre confoime da una de ellas? ¿Cuál es la satisfacción de los trabajadores en
cle¡tas regularidades, como reaüzación cle- la verdadera naturaleza cadena? ¿Qué valores y norrnas caracterizan Ia subcultura de/os'--.,
del hombre o como aquel,J.o que un fenómeno social (por ejem. presidiarios? i
plo, un parddo democrático) |retende ser ¡ealrnente*;'lo cíerro Por e1 contrario, las cuestiones de la invesrigación verificativa
es que está ap^ftado en cu;dquier caso de la decisión subjetiva del
investigador. con ello tiene éste un polo de referencia fiime, aun-
se refieren a relaciones corno, por ejemplo: ¿Cdmo influye el'sa-
Iario en Ia satisfacción laboral? ¿Disminuye o eleva la descenrali.
que a veces manifiestamer:te diffcil de concretar, y simultánea- zación de las comperencias decisorias la capacidad productiva. de
mente una regla me¡ódica general para el hallazgo de cuestiones una fábrica? ¿Son ¡nayores las posibil"idades de una constilueión
de investigación relevantes: se ha de preguntar por la üferencia demouática es¡able en una sociedad si ésta posee una amplia cla-
entre el ser y el deber ser sociales, Ia determínáción (histórico.) se media? Naruralmente, las relaciones pueden ser rambién más
causal de la discrepancia, y las posibilidades 'de rransformar lo complejas; por ejer:rplo, la cuestión últimamente rnencionada pue-
que existe en la dirección de lo que debería existir. Por 1o de- de aba¡car también la repercusión de un nivel educativo medid y
más, con la aplicación de dicha regla metódica se llega en mu- un nivel de vida en aumento sobre la estabilidad de una democra-
chos casos a las mismas cr¡estiones particulares para la investiga- cia; además, podrÍa preguntarse por la significación relativa de
ción emplrica que se podrÍan formular por los represenrantes de los diferentes factores. Las cuesdones que se acaban de nrencio-
la teoría científica y analÍtica; Ia diferencia radica-sobre todo en nar pueden formularse también de otra manera, a saber: en vez
la fundamentación de la ¡elevancia de la cuestión, asf como en su de como pregllntar como aÍirmación sobre la naturalezq (espera-
localización en la teorÍa y su puesro en el proceio epiut..oológico da, sospecirada) de las reiac.iones a las que se hace referencia. De
en su totaüdad. preguntas se convierten así en hipótesis. <<A mayor salario, mayor
satisfacción en el tlabajo» sería, por ejemplo, una hipótesis sen-
'd) Inuestigación descriptiaa y aerificatiaa. Hasta aquí se ha cilla sobre las relaciones a, las que se hacía refe¡encia en Ia pri-
venido hablando de Ia olrtención y la relevancia de los proble- mera cuestión, El resultado de la investigación es enronces o cons-
mas de la investigación. D.irijamos nuesua atención ahora hácia su tatación (verificación)' o rechazo (falsaiión) de la iripótesis (en
forma, y comencemos con una qencilla distinción de dos tipos de determinadas circunstancias, una combinación de ambas cosasi por
cuestiones: aquellas que preguntdn por la naturaleza de un fenó- ejempio, cuando las relaciones esperadaq se dan realmente,'am¡6¿'-'-.
meno social y aquellas ouils que lo hacen por las relaciones exis. con algunas,condiciones adicionales). I*as relaciones estabieCidas
tentes ente diversos fenón'renos sociales. A las investigaciones que permiten entonces explicar o predecir fenómenos individuales: ,por
se )guían por cuesriones dc'l primer tipo se las denomina descúp- ejemplo, ia sarisfacción laboral relativa de un determinado gqupo
tiuas, mientras que ias que son conducidas por cuestiones de la de trabajadores o la labilidad de la cohstitución democrática en
segunda clase reciben ia d,:nominación de uer:ilicatiuas. El resulta- una sociedad concreta ello, al menos en la medida en que los
do de la investigación no .necesita, por lo demás, ser en sí mismo -yhipótesis desempeñan en estos casos algrln
factores indicados en la
el fin último de Ia inves:igación. Esto ha de rerenerse especial- papel.
mente en ateoción a la ci¡cunstancia de que los enunciados uíricos .En lacontraposición entre investigación descriptiva'y verifj-
a ios que aspira una sociología dialéctico-crÍtica no se dejan alojar cativa suele concederse una mayor importancia a la segunda. La
en una sencilla clasificació:: de descripción y cerdficación. Por el
contrario, el trabajo de ir,vestigación precedente frecuencia
-con
:

de manera inevitable- a estos enunciados críticos sí puede in- 5 Según la concepción de la moderna teoría analftica de la ciencia nq es
'
tegrar§e en dichas categor,ias. posible, en sentido estricto, una verificación definitiva de las hipóresis, sino .

El resultado de la in,'estigación descriptiva es la descripción sólo su conÍirmación provisional; la palabra es ernplcada aquí con esa limi-:
tación implícira. Vd.-al respccro K.'R. Poppcr, Die Log;i du Forscbung
y clasificación'de fenómer:ros sociales (incluido el establecimienro Tubingr 1966.

¡,i{
r- i *. L¡

. : .ú.{rir ei
!_
"

40 ':r:
a¡. :j
',,, Inroclucción a los mC¡odos dc la sociologla empfrica
:

1. Algunas premisas metodol6gicas 41


i
mera descripción no satisfr;rce ciertamente ni las exigencias ,.le una rrer una relación entre más de dos variables; por ejemplo, entre cuan-
ciencia que apunta a la ex:rlicación ni las de una reoría c¡Ítica. Sin tÍa del salario, tiempo de trabajo y satisfacción laboral. En estos
embargo, la descripción e¡; con frecuencia, si no siempre, un ele- casos se designa a una variable que en un contexto dado pasa por
mento -indispensable de lcs procesos de investigación que tienen ser el factor condicionante o causal como uariable independientS,--
como fin enunciados explicativos y además poribl"rr,"rrte críticos. mient¡as .que las va¡iabl-es qle se.,Eansforman en dependencial de
. .,.,,\:u conraposición extrei¡r: entre investigación descriptiva y veri- ésta son llamadas aariables depetdientes.
1es, porr lo demás, una mera similificación. prime¡írn.nte,
."¡$ii,tjS#1,{á
tti,ilo;he,,iie tomarse la distinción como si fuera disyuntiva: o una cosa Las hipótesis formuladás expresamente a efectos de la investi-
gación han de satisfacer afin otros c¡iterios. Sobre todo, una hi-
'...o Iaotra. tln proyecto de::nvestigación raras veces tiengrcomo fun- pótesis-guía de la investigación ha de ser empíricamente contras-
' ¡, dan:ento cuestiones sólo cle una clase o de la otra. En segundo table, esto es: las variables en ella mencionadas han de ser
_,"'.."itFgei¡.jl:ay formas intermedias y marginales de investigación aáemás diante su cotrespondiente operacionaüzaci6n* empfricamente-rne- apre-
.:' de l.g's3,dos tipos extremos. Asf, estudios explorativos, que sirven a hensibles y mensurables. Además, en las relaciones afirmadas no ha
,í,; Iá rforñrulación
,;,I_a diagnósrico, que preren-
,toffnulación de hipétesis, estudios de diagnóstico, preten- de tratarse de un nexo único y causal, sino uno que se presenta
...,"'den eiplicar casos co;cretr:,s lobre la base de-las hipOtlsis y, u.. regularntente. Regularmente no quiere decir aquí «bajo cualesquiera
.::.: r:r:--.J-1- ,i., ., , r
circunstanciasr. Es de todo punto posible que las relaciones su-
puestas sólo aparezcan bajo determinadas circunstancias, pero, eso
sí, rel¡r-ilrrrnrcnte. Esras cond.iciones coflcurrenles pueden ser tam-
bién indicadas juntamente con la hipótesis; comprobat su reper-
cusión sobre las relaciones sostenidas puede figurar también entre
;;i,.Éor;[*$.fg.¡ma_ dcl planteamlento de las cuestiones y el resuitado a los fines de la investigación. Si es de iuponer que unas relaciones
rIdr,.i#i a, de ello be del'ivan también diferencias relativas.a las concretas sólo han de producirse baio unas condiciones determinadas,
relevantes dc ,la investlgación, Todos los procedimien. sin cmbnr:go desconocidas y, por ello, no especificablcs, la hipótesis
sntales y las operaclones cuasi.experimentales sirven comprende entonces diga expresamente o no- una cláusula
a;lai,investigación vérificativá. Lo mismo rcza paru la evaluación: -seen el sentido de que Ia
<<caeteris paribus», o sea, relación vale «bajo
la'investigaiión verificativrr uabajará siempre ion tablas pluridi. iguales condiciones en 1o demás¡>. Las condiciones concurrentes
.,'qre.nsip¡alés (en la medida en qué Ia evaluación de datos si sirva bajo las que se dan unas relaciones y Ia clase de objetos para Ia que
; .".rde,.ta§las). Las técnicas de la reiolección de datos, por el conuario, vale establecen conjuntamente el ámbito de validez de una hipótgsis:"-.
;::,1
¡on i$üalmente relevantes para ambos tipos de investigación, y de Junto al criterio de la contrastabiüdad y la referencia a una,fela-
i la mippa manela es válidrr para ambos Ia exigencia de Ia validez ción regulrr, también se exige de una hipótesis que tenga un ualor
.;"-y la,4alitidad de los insuuáentos empleados.- 'cbn.
't,'"+ i''.i, i:#; explicatiuo, esto es: que sirva a la explicación de los fenómenos
.:i:ii "'.it* Hipótesis-guía de ia inaestigación. Es aconsejable emplear üetos observados. Con ayuda de'una hipótesis según la cual la satis-
: la 'deaéminación de bipótr:siJ en un sentido relativamente estric- facción iaboral crece conforme aumentan los salarios y disminuye la
li' tg y éÉpecífico. En el ápartado precedente se ha observado que la jornada de trabajo se podrla, por ejemplo, explicar la especialmente
, afirmáción de que, pot ej,:,mplo, el 48 por 100 de los trabájado. baja satisfacción laboral de un grupo concreto de trabajadores que
res en,ila República Federrrl de Alemania no están satisfechos en con una jornada amplia de trabajo sólo perciben un pequeño salario. .

su trabajo no es ninguna ltipótesis, porque aquí se dice exclusiva- Sin una hipóresis que establezca un nexo regular o general (aunque
.mente..que una determina':la clase de objetos (trabajadores en la a veces también bajo condiciones adicionales, por ejemplo bajo un
República Federal de Alelnania) está caracterizada por un deter- paro escaso) entre esas tres variables, podría conside¡arse aquella
minado atributo. La suposición de que entre los trabajadores ale- observación también como una coincidencia casual de baja satisfac-
manes'la satisfacción laÉor,:J o".. .on el aumento del salario cons- ción laboral,larga jornada de trabajo y bajos salarios. Valor explica-
tata, por el contrario, una relación entre dos uariables y es, por tivo lo posee una hipótesis especialmente cuando en Ia relación pre-
^...j.e{o, una hipótesis. Natu¡i::lmente que Lrna hipótesis puede supo- tendida se trata de un nexo causal.

*&1"
42¿, , Introdr¡ccldn a los r¡étodos de Ia sociologfa cmpfrica 1, Algunas premisas mctodológicas
:,
._!l- -'
El valor de una hipóte.i:l se considera superior si la necesidad de ésta. sea de imporrancia clave para la finalidad explicativa ddl .o-
las'supuesras relacionás pucde, a ,, uer, áá¿riiir. ü .l-mar.o d.
nocrnren[o,
una teoría. DeberÍa, pues, p.>r seguir en nuestro eiemplo, tenerse uDa
Jeoría ya connirmada empír:ic¿máte al máximo'.n'ruí enunciados
particulares. y qu-e explique por qaé propiament. ur,.'reJucción
Ia- ,ornada laboral y unos s¡üarios 'elevados aumenran
de rr¡¡.¡ocn¡rÍa sELEccioNADA -i
la sadsfacción _
ar..i.

laboral (bajo aquelias condi::iones en las que esto ocu$e ,.alm*ni.). Albert, Hans (cd.), Theorie und Realitiit
¿t q.ue, rnuchas hipótesis. n.os parezcan támbién plausibles aun sin 'L.
Wissenschaltslebreder Sozialui¡¡en¡cbaÍtcn, - Auseeuübltc
Tubinsa, 1-964,
Aulsütze zur
¡-.í
esa deducción teórica se deLe por lo general a que-de hecho renemos Gross, (ed,), Synposiuttt on 'Soáiolocicaf 'Theory, Evanston.'lWhite .,n
Plains, 1959 (especialménté: capírulo ,. R. Bádix v B. Étrccr. «Imases of
tácitamente una teoría que explica el-.corr.rpon¿i.nt. n.*o. Society.anci P¡oblems of Concepr Formation in
Sotiology»l-cápf¡ulo,i4, R,
En el intento de fundar::entación ieórica de una hipái.ri, h, d. Biers¡-ed¡, «Nóminal and Real Definitions in
Sociolosicii iheoivor I tapl. lrai

prestarse atención a no conllundir su deducción con la ispecilicación tulo 13, H. Hochberg, «Axiomatic Systems, Formajizarion aná 'Sáenti?ic
d_e las condiciones concurtcnte.r. Sin saü¡no, á.i;i;ilí;iopuesro The_oties»). .:
Habermas, J.: Tbeorie aud Praxis, Neuwied, 1963 LTrad, cast.t .Teorla
de Ia satisfacción laboral, esta }ipó-tesis formuluaá-."'un'princifio y praxis, Sur, 196ó1,
sin limitaciones parecerá m:is e-laüsible si añadimás gu. J nexo su. IIayek, t_ A-, hÍissbraucb wd Verlall der Verrun//, Francfort, .l95g.
pugsto sólo se presentá cuan-do falta un interés pirsonal por el Marcuse, H., Der eindinensionale Ate:nscb, Neuwicd.Beri,in, 1965, iegunda
tabajo mismo, Esto no es, sin embargo, una expliiaciór:, sino una
condición que limita el ámb;i¡o de valid-ez'de ia hiiótesis. Éo, el co¡.r-
trario, para explicarla podtii.amos ¡emitirnos a la prernisa reórica .de
.qu.e en
general los hombrr::s aspiran a un balanie positivo en su
haber personal; además, a la premisa. de que su vaioración de ese
balance en el sector de su actividad profesional se,expresa mediante
su satisfacción laboral: el i¡alance ei más .positivo .uurrto más ele-
v-ada es ésta. Aho¡a bien, s! falta un interéi personal pórit ir^uri",
el rendimiento de una persoda, seguimos suporúendo, ei una salida tl
el.balance partic,lar dil afectiddy el
_salaiio un inereso.--Értu, pru-
misas consideradas co-njuntamente-pueden expücarnós, pues, la iela-
ción formulada en la hipótesis, en ia satisfacción laboiri c¡ecienre se
expresa el balance personal,, que en caso de ausencia de inte¡és »er-
sonal por el trabajo es tanio más positivo cuanto más srande ei la
ganancia material y más pequeño él gasto requerido de- jornada de
üabaJo.
sí el nexo formulado er. una hipótesis no se puede demostrar ni
emplrica ni teóricamente a partir de otras premisas ya corroboradas
emplricamente (por ejempl:, por vfa de experimenio), entonces lo
que establecq es tan sólo un.a regularidad empírica, esto es: una coin-
cidencia de auibutos fácticr:., ioóalizada esp^iial y temporalmente. A
propdsito es aquí una vez rrás el ejemplo-de la iomelácción ent¡e la
cifra de nacimiento y el n,imero de las cigüeñas que viven en un
determinado territorio, dol. atributos entr; los que sólo personas
extremadamente carentes,Je conocitnientos se*u"les sospecharían
una relación causal, N., obs.tante se ha de recalcar que una ^hipótesis
no rrccesariainente ha de ser uoa hipótesis causal .: por máu que
:il
.,:.: lÍlr:l: