Está en la página 1de 2

XLIII Jornadas Æquitas-Centro de Estudios Jurídicos del Ministerio

de Justicia
“Nueva regulación en la incapacitación. La autonomía de la volun-
tad en la nueva legislación”
Conclusiones 
 

1.‐ La Convención de la ONU consagra el paso de un modelo médico‐asistencialista, 
basado en la deficiencia, a otro social, que afirma que el problema está en la socie‐
dad, y que se fija en la diversidad más que en la deficiencia. 

Se fija en la interacción de las personas con las barreras sociales, y persigue la in‐
clusión de todos (con sus deficiencias), no su segregación. Aquella incluirá los apo‐
yos precisos, con las salvaguardas necesarias para que sean realmente efectivos y 
seguros para la persona con discapacidad. Esto exige profundizar en la  capacidad 
que se tenga, para desde ahí determinar el apoyo que sea necesario. 

2.‐  Las  cuestiones  planteadas  por  la  Convención  sobre  barreras  en  la  vida  social, 
necesidad de apoyos, respeto a la autonomía de la voluntad, etc, concurren en todo 
tipo de discapacidades; sus consecuencias o soluciones han de aplicarse ya se trate 
de  discapacidad  intelectual,  física  o  sensorial,  con  medidas  específicas  para  estos 
casos (accesibilidad, diseño industrial..), y otras compartidas por todas las discapa‐
cidades, como el acceso a la vida laboral. 

3.‐ La fuente principal de la que surge el ejercicio de los derechos personales es la 
decisión de su titular. En el caso de personas que prevén su futura discapacidad, el 
principio debe ser el mismo. El poder político y las autoridades sólo intervendrán 
para que estas personas sean ayudadas en su ejercicio, y para establecer las salva‐
guardas necesarias a fin protegerlas, pero no para sustituir tal voluntad. 

Solo excepcionalmente, como salvaguarda frente al mal uso efectivo de las herra‐
mientas que en ejercicio de la autonomía de la voluntad se hayan creado,  puede 
llegarse a su modificación o revocación. 

4.‐ En el ámbito de los fiscales se está detallando su actuación, entre otros sectores, 
en relación con la demanda, en la que se deberán incluir la selección de los apoyos 
necesarios, la  justificación  de  los  motivos  concretos  de la  propuesta  de  modifica‐
ción de la capacidad y la intervención de los forenses para delimitar las habilidades 
de la persona. 

Lo  anterior  se  complementa  con  un  manual  de  buenas  prácticas,  que  recalca  el 
concepto de servicio público, el control y vigilancia de los apoyos y reglas de con‐
ducta de los profesionales ante las personas con discapacidad, entre otros conteni‐
dos. 

5.‐ Tanto con la regulación actual de la incapacitación como con las modificaciones 
que se ocasionen al aplicar la Convención, es necesario desglosar en las sentencias 
los actos que el discapaz va a poder realizar por sí solo o con aplicación de los apo‐
yos que sean convenientes. Igualmente es preciso una relación de los actos de con‐
tenido patrimonial y de los demás aspectos de la vida de una persona: salud, ocio, 
vida ordinaria, laboral, derecho de sufragio, etc. 

Se hace asimismo preciso un procedimiento específico para actuaciones concretas 
en la discapacidad, como la disposición de activos, lo que normalmente es necesa‐
rio para sufragar sus gastos vitales y, por lo tanto, urgente.  

6.‐ Ha sido recurrente en estas jornadas la petición de juzgados y fiscalías especia‐
lizados  y  exclusivos  en  materia  de  modificaciones  de  capacidad.  No  solo  en  las 
grandes ciudades, sino también, si es preciso, incluyendo varios partidos judiciales 
a fin de que tal especialización llegue a todos los justiciables. 

7.‐ En los países de nuestro entorno la intervención judicial o notarial en el control 
de uso de los poderes preventivos constituyen garantías, salvaguardas en suma, de 
una correcta asistencia a las personas con capacidad limitada. En estos y otros paí‐
ses se va abriendo paso la posibilidad de previsión de la futura discapacidad evi‐
tando  el  tradicional  proceso  judicial  de  regulación  o  determinación  de  la  capaci‐
dad. 

8.‐ En el juicio de capacidad, presente en todo documento notarial, debe extremar‐
se el celo en materia de discapacidad ante el riesgo que se presenta en personas en 
proceso de su pérdida. Es necesario suministrar a los notarios medios y formación 
que faciliten su práctica, a fin de mejorar la eficacia de este tipo de documentos. 

9.‐  Hay  herramientas  abstractas  de  amplia  utilización  en  la  práctica  jurídica.  De‐
bería  dejarse  claro  su  papel  dentro  de  la  autoorganización  que  cada  uno  haya 
creado para su propia discapacidad, a fin de proteger su utilización y, en definitiva, 
su subsistencia. Además, dotaría a estas herramientas de un sentido y soporte que 
proteja su uso, junto con una regulación jurídica bastante completa que evite ata‐
ques a las propias herramientas o a su empleo y que regule las diversas relaciones 
que surgen de esta situación. Tal es el caso del poder de representación, dentro del 
contrato de mandato. 

Intereses relacionados