Erase una vez dos hermanas que vivían en París

,

Elise y Colette.

Su madre había abandonado su vida de bailarina cuando contrajo matrimonio y soñaba con que, algún día, sus hijas alcanzaran la fama que ella no pudo tener.

Desde pequeñas, Elise y Colette practican la danza bajo la atenta vigilancia de la madre.

Ella les hace trabajar duro«

« pero entre las hermanas se va creando rivalidad, porque Elise es muy trabajadora, pero Colette no tiene demasiados deseos de esforzarse y, además, no entiende por qué tiene que sacrificarse tanto por algo que no ha elegido.

Cuando todavía son muy jóvenes, los padres de las dos hermanas mueren y ellas se quedan solas.

Ya sin la madre, poco a poco, Elise y Colette se van distanciando. Cada una toma un camino diferente.

Elise tiene que trabajar para mantenerse.

Por las mañanas trabaja de planchadora.

Por las tardes acude a las clases de danza.

Su sueño es llegar a ser primera bailarina.

Por las noches llega rendida a casa. Pero se siente orgullosa de su esfuerzo.

Está tan ocupada que prácticamente no tiene tiempo de acordarse de su hermana.

Colette se decidió a buscar la fama por un camino más rápido. Dejó la danza y pensó la manera de conseguir lujo, ropa y dinero«

Decidió hacerse cantante.

Como tenía buena voz, pronto la contrataron en teatros poco importantes pero que le permitieron vivir sin necesidad de bailar.

Al poco tiempo había alcanzado bastante éxito. Cada vez conseguía papeles más importantes en teatros de mayor prestigio.

Eso le permitió ganar mucho dinero y permitirse todos los caprichos con los que había soñado.

Pero cantar también requería estudio y sacrificio, a lo cual Colette no estaba dispuesta. Poco a poco, la muchacha se contenta con papeles menos importantes que no le supusieran mucho trabajo.

Finalmente, Colette acabó cantando en teatros de poca reputación y perdió la confianza en sí misma .

Y continúa trabajando como planchadora« Elise, mientras tanto, seguía con la danza y con su sueño de ser primera bailarina.

Un día, el profesor de danza les dice que por fin van a tener su oportunidad en una importante actuación.

Y Elise va a ser primera bailarina.

Elise se concentra en los preparativos. Está muy nerviosa, aunque se siente muy contenta de que por fin se reconozca su trabajo.

La actuación es un éxito.

Elise triunfa.

Pero el esfuerzo ha sido tan enorme que sus pies se resienten.

El médico le dice que tendrá que estar un tiempo sin bailar. Y que no podrá volver a ser primera bailarina.

Elise está hundida.

Entonces, se acuerda de su hermana. ¿Qué será de ella?

Decide ir a buscarla a la ciudad donde vive.

Colette ha decaído tanto que no parece la misma. Se sentía sola pero le daba vergüenza acudir a su hermana porque la veía como una triunfadora a su lado.

Seguía buscando una vida de apariencias«

Pero sentía que había perdido la oportunidad de aprovechar su talento.

Cuando por fin las hermanas se encuentran, Elise le pide perdón por haberla olvidado tanto tiempo y reconoce que se ha dejado llevar por la ambición de la danza. Quiere que vuelvan a estar juntas, como cuando eran niñas.

Deciden comenzar una nueva vida. Las dos intentan recuperarse de sus respectivos fracasos ayudándose mutuamente.

Cuando Elise se ha recuperado del pie, convence a Colette para que vuelva a bailar, pero ya sin ambiciones ni competencias.

Finalmente lo consiguen juntas.

Y Colette se siente muy feliz de estar con su hermana y de haber conseguido disfrutar de la danza.

FIN

ALETHEIA
http://aletheia-informa.blogspot.com
La cultura nos humaniza

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful