Está en la página 1de 48

GEOLOGIA DE MINAS

CAPITULO I

Historia de la Minería:
Antecedentes Generales
Roberto Oyarzun

Introducción

El hombre ha sido minero desde los albores de la humanidad. Primero a


través de las industrias líticas: fragmentos de rocas o minerales más o
menos trabajados para su uso como herramientas o armas; luego
continuó con los metales, extrayéndolos desde los minerales (Era del
Cobre, Era del Bronce, Era del Hierro), refinándolos y combinándolos en
aleaciones a medida que progresaba, de paso, inventando la metalurgia.
Esta es una historia de búsqueda de recursos, de su minería, y de las
aplicaciones tecnológicas de los productos obtenidos.

Reconstrucción de una antigua operación de lixiviado en pila


para la obtención de cobre, en Chipre hacia el siglo II D.C. 1:
Cubierta impermeable; 2: pila de de rocas mineralizadas
fragmentadas; 3: capa de guijarros (capa permeable); 4: techo y
base de la galería de material no mineralizado impermeable; 5:
estalactitas de vitriolo (CuSO4); 6: ánforas para recolectar las
soluciones percolantes; 7: minero.
Si escribiéramos una pequeña lista con los principales hitos minero-
metalúrgicos (y tecnológicos asociados) de la humanidad ésta incluiría:

• Era de Piedra (Paleolítico, Mesolítico, Neolítico)


• Era del Cobre: 6000 A.C. (comienzo).
• Era del Bronce: 2500 A.C (comienzo).
• Era del Hierro: 1000 A.C. (comienzo).
• Era del Carbón: 1600 D.C. (comienzo).
• Revolución Industrial: 1750-1850 D.C.
• Era del Petróleo: 1850 D.C. (comienzo).
• Era Eléctrica: 1875 D.C. (comienzo).
• Era Atómica: 1945 D.C. (comienzo).

La humanidad progresó vertiginosamente durante el siglo XX,


generando falsas ilusiones sobre lo que parecía un futuro muy alejado
de sus balbuceantes comienzos industriales hacia fines del siglo XVIII,
comienzos del XIX. Pero cual es la realidad presente ? la sociedad
sigue siendo absolutamente dependiente de los recursos
minerales, con ejemplos tan clásicos como el hierro, cobre, zinc,
y así un largo etc. El advenimiento de las nuevas tecnologías (e.g.,
microelectrónica) es complementario, y no alternativo en la mayoría de
los casos. Baste con poner de ejemplo los materiales requeridos para la
construcción de un edificio o una carretera (arena, grava, cemento,
acero, zinc, cobre, etc), aviones o coches (una larga lista de metales
comunes o especializados, materiales cerámicos), el tendido eléctrico
(acero para las torres, cobre en el cableado). Analice por un momento el
ordenador que tiene al frente: componentes de cobre, piezas de
aluminio, un cable de cobre para enchufarlo al tendido eléctrico, una
pantalla de cristal (sílice), un armazón de acero (la torre), o el mismo
chip procesador (silicon chips !!!). Si lo ha pensado por un momento
llegará a la conclusión que detrás de casi cada aspecto de la vida
moderna está esa actividad oculta, a veces no bien entendida, que es la
minería. Hay una frase muy ilustrativa que aparece en una pegatina de
la Nevada Mining Association:

If it isn't grown it has to be mined

(si no se cultiva, entonces hay que extraerlo de una mina)

Por otra parte, la minería ha sido y será una actividad curiosa. A


diferencia de otras aventuras del hombre, presenta riesgos económicos
y humanos muy superiores a los de cualquiera otra actividad. La relación
éxito/fracaso en una campaña de exploración minera suele ser muy
baja, lo que requiere una combinación de una gran percepción
geológica, intuición, y sobre todo, persistencia y dinero. Sin contar los
gastos de exploración (que pueden sumar algunos millones de Euros), la
puesta en marcha de una mina y su planta de tratamiento (asumiendo
que la exploración haya sido exitosa y el clima económico y político sea
adecuado), puede ascender a más de mil millones de Euros (e.g., un
pórfido cuprífero).

Qué hace entonces que las compañías mineras y sus profesionales


asuman tales riesgos ?: la imperiosa necesidad de abastecimiento de
recursos minerales. Hasta ahí la respuesta parece satisfactoria, pero, y
porqué entonces buscar oro (uno de los "clásicos" de la exploración de
metales) ? El oro es una de las grandes "locuras" de la humanidad, con
un valor que ha venido dado tradicionalmente por su escasez y poco
más. Sin entrar en una reseña histórica completa, analicemos
brevemente algunos hitos en "historia" del oro en los últimos 110 o 120
años:

• Hacia finales del siglo XIX Gran Bretaña adopta el patrón oro para
sustentar su moneda.
• Durante la primera guerra mundial (1914-1918) los países
europeos gastan durante el conflicto el equivalente a unos
220.000 millones de Euros, mucho más dinero de lo que tenían en
sus respectivos bancos centrales. Las economías europeas quedan
arruinadas, especialmente la alemana.
• De este conflicto sale particularmente victoriosa la economía
norteamericana. Los bancos europeos pasan a tener unas reservas
mixtas de oro más dólares americanos.
• En 1929 toma lugar el denominado "crash" de la bolsa de Nueva
York, caos en la economía mundial.
• En 1933 el presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt
(partido Demócrata) inicia la recuperación de la economía
doméstica (lo cual tendrá repercusiones favorables en el exterior),
iniciando el programa New Deal. Además Roosevelt fija una
convertibilidad directa entre el dólar americano y el oro: 1 onza de
oro = US$ 35. Se crea el mayor depósito de oro en lingotes del
mundo: Fort Knox. Pero este metal no se puede comercializar
directamente en el mercado Norteamericano.
• Década de los años 60, los países europeos, ya están recuperados
(o en franca recuperación) de los estragos de la segunda guerra
mundial (1939-1945). Algunos países empiezan a exigir una
convertibilidad directa entre sus reservas en dólares y el oro.
• Estados Unidos carece del suficiente respaldo en oro como para
asegurar dicha convertibilidad.
• En 1971 el presidente norteamericano Richard M. Nixon (partido
Republicano) decide liberalizar el sistema.
• Hacia 1975 1 onza de oro se cotiza a US$ 200 en el mercado
internacional.
• Fines de la década de los años 70 es un momento plagado de
incertidumbres. Estalla el conflicto de Cambodia, en Irán triunfa la
revolución islámica. El oro se dispara a 1 onza = US$ 800 en 1980.
• Esto tiene como resultado una nueva "fiebre del oro" (más
importante en términos económicos que la de 1849 en California).
Cambio de política en las compañías mineras, ahora hay que
buscar oro !!! yacimientos antes considerados subeconómicos
ahora son rentables si el tonelaje es el adecuado, se pueden
explotar leyes tan bajas de oro como de 1 g/t. Esto tiene además
implicaciones geológicas, ya que un tipo de yacimiento mineral,
prácticamente un desconocido hasta la década de los años 70, se
transforma en "la joya de la corona de la exploración", nos
referimos a los epitermales de metales preciosos.
• Hoy en día la situación ha cambiado. Las estrategias económicas
no son las de antes, ya no se asegura la convertibilidad de una
moneda en términos de las reservas en oro; es más, los bancos
centrales empiezan a vender sus reservas de oro.

Como podemos observar los precios del oro han sufrido fuertes vaivenes
a lo largo del siglo XX, en gran medida relacionados con crisis políticas y
económicas internacionales. Analizaremos estos conceptos más
adelante en este capítulo.

La minería y la economía mundial

Pongamos primero que nada algunas cifras económicas (Kesler, 1994)


antes de entrar en un análisis más pormenorizado.

Valor total de la producción mundial de (en billones [109] de dólares


americanos: US$):

• Combustibles fósiles: 700


• Metales: 500
• Minerales industriales: 150
Valor de la producción minera mundial (no incluye productos
reciclados).

Y para comparar veamos lo siguiente:

• Ganadería: 570
• Arroz: 150
• Plásticos y resinas: 100
• Industria porcina: 85
• Trigo: 80
• Maíz: 80
• Algodón: 25

Esto nos puede dar una visión rápida de la importancia de los metales y
minerales industriales con respecto al valor de otras actividades
económicas tradicionales.

Como hemos visto en la sección anterior, los aspectos mineros,


económicos, y políticos están íntimamente ligados. Cómo se desarrollan
los países ? La teoría clásica nos dice que hay una serie de pasos en la
transición de un país de la categoría de subdesarrollado a la de
desarrollado:

• Primero un país es un exportador neto de materias primas,


incluyendo los minerales. Las ganancias de dicha actividad se
invierten en infraestructuras.
• El segundo paso es a productor de bienes manufacturados, el
país se convierte en consumidor de materias primas. Los recursos
minerales propios se agotan.
• En el paso final el país se convierte en un importador neto de
minerales.

Esta es la "teoría", y en el camino muchos países se "estancan" en la


primera fase. Cuando se depende de las exportaciones de materias
primas, las fluctuaciones de precios en los mercados pueden hacer que
la economía de un país subdesarrollado se ralentice, o aun, retroceda.
Otro problema es "a donde" se destinan las ganancias por las
exportaciones de materias primas. Los casos de corrupción en
presidentes, ministros, y altos funcionarios han sido moneda corriente
en muchos países de Africa y Latinoamérica, siendo emblemático en
este sentido el caso del Zaire (hoy República Democrática del Congo, y
otrora, el Congo Belga).

En el paso de la fase segunda a la tercera surgen nuevos peligros,


muchos de ellos relacionados con déficit en la balanza de pagos
(exportaciones-importaciones).

La "crisis" de los recursos minerales y energéticos

Países desarrollados y subdesarrollados

La población mundial crece y consume deprisa, lo cual no sería "en


principio" un problema, si no fuera porque los recursos minerales y
energéticos son "finitos". Una de las características de la economía
mundial es su fuerte asimetría en la riqueza y el consumo:

Así, los países desarrollados consumen:

• 70 % del aluminio, cobre, y níquel (entre otros).


• 58 % del petróleo.
• 48 % del gas natural.
• 37 % del carbón.

Estas cifras no son llamativas en si hasta que no descubrimos que por


otra parte, los países desarrollados apenas albergan a un 16 % de la
población mundial. A mayor estándar de vida, mayor consumo.

En las últimas décadas va creciendo una cierta conciencia


"conservacionista", ejemplificada por campañas del tipo salvemos los
bosques, reciclemos el papel, no contaminemos, etc. Lo cual resulta
curioso en cierta medida, ya que la implementación de políticas
generalizadas de esta naturaleza suelen tener resultados adversos en lo
que se refiere a los países subdesarrollados. Por ejemplo, una baja en el
consumo de materias primas dañará fuertemente las economías de los
países exportadores. Alternativamente, el desarrollo de políticas
medioambientales restrictivas en Europa o USA ha potenciado que las
actividades contaminantes se trasladen a terceros países,
subdesarrollados generalmente. Por ejemplo, una Europa sin minas
significa que los metales tendrán que venir en mayores cantidades
desde terceros países. En otras palabras, exportamos la contaminación a
otros lugares.

Que ocurriría si masivamente los países subdesarrollados pudieran


"despegar" económicamente ? para empezar se transformarían ellos
mismos en consumidores de materias primas, con lo cual la
disponibilidad de éstas sería menor, y por lo tanto los precios
aumentarían. Si los precios aumentan, el consumo se contrae, y
diminuye el crecimiento. Queda esta pregunta, conviene entonces a los
países desarrollados que "despeguen" las economías de los
subdesarrollados ?

La guerras, los metales, y los recursos energéticos: sistemas en


retroalimentación

El año 1972 se publicó la obra "Los Límites del Crecimiento" (Limits


to Growth; Meadows et al. in: Kesler, 1994), en la que se predecía que
el petróleo se acabaría hacia fines del siglo XX. Sin embargo, una serie
de sucesos harían que esta predicción (como tantas otras) resultara ser
falsa. Entre dichos factores estaba la "Guerra del Yom Kippur". Israel y
los países árabes vecinos han sufrido varios conflictos bélicos, siendo los
más importantes:

• La Guerra de Palestina (1948-1949). Egipto, Jordania, Irak, y


Siria versus Israel. Donde Israel "gana" su derecho a existir como
país.
• La Guerra de Suez (1956), Israel, Gran Bretaña, Francia versus
Egipto. Conflicto potenciado por los dos países europeos ante la
nacionalización de Canal de Suez por parte de Egipto.
• La Guerra de los Seis Días (1967), Israel versus Egipto,
Jordania, y Siria. Israel lanza un ataque denominado "preventivo"
contra los tres países árabes, capturando la península del Sinaí
(territorio egipcio), la Cisjordania y Jerusalén oriental (territorio
jordano), y los altos del Golán (territorio sirio). De este conflicto se
derivan gran parte de los problemas coyunturales que se arrastran
hasta lo tiempos actuales.
• La Guerra del Yom Kippur (1973). Egipto y Siria versus Israel.
Durante la festividad judía del Yom Kippur, los ejércitos de Egipto y
Siria lanzan un ataque combinado contra Israel.
Resultado de la Guerra de los Seis Días.
Desarrollo de la Guerra del Yom Kippur.

Este último conflicto (Yom Kippur) va a tener enormes repercusiones


económicas a escala mundial. La OAPEC (organización de países árabes
exportadores de petróleo; fundada en 1968) llevó a cabo un embargo de
petróleo a los Estados Unidos (Octubre 1973 - Marzo 1974) y a Holanda
(Octubre 1973 - Julio 1974; recordemos que el principal terminal
europeo de petróleo está en el puerto de Rotterdam). Estas medidas,
conjuntamente con las tomadas por la OPEP (reducción de cuotas de
producción), llevó a un alza de los precios del crudo de US$ 3.39 el barril
en 1973 a US$ 11.29 en 1974, es decir, un incremento del 333%, en un
plazo muy breve, sumiendo a las economías europeas en una profunda
crisis. Esta situación es solo comparable a la de 1978-1980, cuando el
precio del crudo subió de US$ 12.93 a US$ 30.87 (revisar esas fechas
en términos de conflictos: Cambodia, Irán, y relacione con
precios del oro).

Evolución de los precios del petróleo en el período 1973-1985.

Las principales consecuencias del alza de los precios del crudo en 1973-
1974 fueron dos:
• Recesión en la economía mundial.
• Inicio de campañas masivas de exploración de petróleo.

Derivado de la primera se consumió menos petróleo (y se crearon casas


y coches más eficientes), y de la segunda, surgió un aumento de las
reservas de petróleo a escala mundial. Con los nuevos precios del crudo
yacimientos que antes eran marginalmente económicos o
subeconómicos ahora eran muy rentables (e.g., Mar del Norte). Todo
esto acarreó como consecuencia final que las predicciones de la obra de
Meadow et al. (1972) no se cumplieran. Pero ... hemos solucionado el
problema o solo lo hemos postergado ? recordar que estamos tratando
con recursos "finitos".

En cualquier caso, guerras y recursos naturales han ido siempre o casi


siempre de la mano. Se ha hablado del declive del concepto de "recurso
estratégico"; hasta mediados del siglo XX poseer una producción
doméstica (propia) de materias primas era considerado como vital para
las superpotencias. Si el recurso en cuestión no existía en la
"metrópolis" ésto se solucionaba anexionando territorios, de manera
más o menos forzada (algunos ejemplos):

• Sistema de colonias; por ejemplo, las Indias Holandesas (=


Indonesia), con importantes recursos de cobre y petróleo.
Malaysia (Gran Bretaña), estaño. Un largo etc en las colonias
de Africa. A destacar:

El Congo Belga (= Zaire, y más recientemente =


República Democrática del Congo) - Rodesia del Norte
(= Zambia): El Copper Belt, con ingentes recursos de
cobre y cobalto.

Rodesia (= Zimbabwe), recursos auríferos.

• Azerbaiyán, en los años 20, anexionado por la ex-URSS;


petróleo.

O si no, se recurría a la guerra y anexión forzada (por ejemplo):

• Guerra de los Boers (Sudáfrica) (1899-1902); conflicto entre


Gran Bretaña y los Boers (antiguos colonos de origen holandés)
por el Witwatersrand, el distrito aurífero más grande del mundo.
• Japón y la Segunda Guerra mundial; independientemente de
otras consideraciones, Japón se ve "forzado" a entrar en guerra
con los Estados Unidos (y Gran Bretaña y Holanda) debido a:

Su carencia de materias primas.


El estrangulamiento económico al que le lleva los
Estados Unidos, debido a la guerra que Japón sostenía desde
hacía años en China. A ésto habría que sumarle los propios
intereses geopolíticos de Norteamérica en Asia.

Hoy, aparentemente todo se resuelve a través del comercio


internacional, pero, es realmente así ?

• Guerra del Golfo (1990-1991). El tema del petróleo es recurrente


...

CAPITULO II
Recursos, Reservas,
Disponibilidad de los Mismos
Roberto Oyarzun

Conceptos básicos
Antes de tratar detalladamente este capítulo, definamos primero dos
conceptos básicos:

• Mena: aquel material geológico susceptible de ser explotado


económicamente.
• Recurso: concentración natural de un sólido, líquido, o gas en la
corteza terrestre, y cuya extracción es actual o potencialmente
factible.

Si observamos la figura siguiente, veremos que el grado de certidumbre


que tenemos sobre la existencia de un recurso viene dado por factores
de tipo geológico (de izquierda a derecha) y económicos, ingenieriles, y
medioambientales (de abajo hacia arriba). En la zona superior izquierda
encontraremos el máximo de certidumbre, y allí, el concepto de
"reserva".
Clasificación de los recursos minerales utilizada por el U.S.
Bureau of Mines y el U.S. Geological Survey (USA).

El cuadro está dividido en dos bloques principales:

• Recursos identificados.
• Recursos no-descubiertos.

Entre los recursos identificados tenemos dos nuevos conceptos:

• Reserva: máximo grado de certidumbre en cuanto los factores de


juicio. Este concepto se divide dos subapartados:
• Reservas demostradas: que a su vez podemos desglosar en:

Mineral medido (reservas probadas): hablaremos de


mineral medido cuando dispongamos de una información
directa tomada de un muestreo detallado de trincheras
(calicatas), labores, sondeos. El tonelaje "real" no puede
diferir en más de un 15 % con respecto al calculado.

Mineral indicado (reservas probables): también


determinado por un muestreo, pero esta vez, más disperso.
Aquí haremos algunas inferencias geológicas.

Reservas inferidas (reservas posibles): para el


concepto de reserva inferida primará el criterio geológico
sobre las mediciones directas. Por ejemplo, este criterio
puede estar basado en la repetición de rasgos geológicos en
el yacimiento, o través de la comparación con otro
yacimiento equivalente.

Sección de un depósito mineral, mostrando las reservas


probadas (mineral medido, proved), probables (mineral
indicado, probable), e inferidas (reservas posibles, inferred).
Note como el grado de conocimiento geológico (trincheras en
superficie, galerías subterráneas, etc) disminuye
progresivamente desde la zona donde se han determinado las
reservas probadas, a las posibles.

• Reserva base: Abarca los conceptos de reserva más aquellos


recursos identificados, de menor "calidad geológica", que podrían
ser extraídos en el futuro dependiendo de los factores,
ingenieriles, económicos, y medioambientales.

En cuanto a los recursos no-descubiertos, en esta categoría incluimos los


siguientes conceptos:

• Recursos no-descubiertos hipotéticos, que son aquellos que


pueden esperarse en un distrito conocido, bajo condiciones
geológicas conocidas. Por ejemplo, recursos de mercurio de un
determinado tipo (e.g., yacimientos estratoligados asociados a la
Cuarcita Amoricana) en el distrito de Almadén.
• Recursos no-descubiertos especulativos: que son aquellos
que pueden existir ya sea como:

Tipos de depósitos conocidos en un marco geológico


favorable. Por ejemplo, yacimientos del tipo pórfido
cuprífero en una provincia metalogénica que agrupe
yacimientos de este tipo.

Tipos de depósitos desconocidos que están por ser


reconocidos como tales. Aunque este apartado parezca
de "ciencia ficción" (o "geología ficción"), existen ejemplos:
Olympic Dam en Australia (Cu-Au-U), un yacimiento mineral
descubierto en los 70. Antes de su descubrimiento, este tipo
de yacimientos simplemente "no existía".

Regiones del mundo con potencial para la exploración de


yacimientos del tipo pórfido cuprífero.

Factores que controlan la disponibilidad de los


recursos minerales
Existe de una manera más o menos extendida, la errónea idea de que
para poner una mina en funcionamiento todo lo que necesitamos es un
depósito mineral. La situación es bastante más compleja, y en ella
intervienen factores geológicos, ingenieriles, ambientales, económicos, y
políticos. Revisaremos a continuación en que consisten éstos.

Factores geológicos

Existen en inglés dos términos relacionados pero diferentes


conceptualmente: mineral deposit y ore deposit. Toda acumulación
mineral es un mineral deposit, pero solo aquellas que puedan ser
extraídas con una ganancia económica (o político-económica) pueden
ser adscritos a la categoría de ore deposit. A efectos de estos apuntes,
llamaremos yacimiento mineral, a la suma de mineral deposit + ore
deposit.

Los yacimientos minerales pueden ser adscritos a cuatro categorías:

• Recursos esenciales: suelos, aguas.


• Recursos energéticos: petróleo, gas natural, carbón, pizarras
bituminosas, uranio, energía geotérmica.
• Recursos metalíferos: normalmente metales de transición, por
ejemplo, hierro, cobre, molibdeno, plomo, zinc, etc.
• Recursos de minerales industriales: que abarca más de 30
productos incluyendo las sales, asbestos, arcillas, arenas, etc.

Todos estos recursos tienen algo en común, esto es, su carácter no-
renovable, una vez explotados ya no hay más. Una segunda
característica común es que poseen un valor "localizado", es decir, no
somos nosotros sino los procesos geológicos quienes dictan "donde" se
puede explotar un recurso. Nuestra es tan solo la decisión de hacerlo o
no. Por ejemplo, si un yacimiento de cobre se encuentra en una remota
provincia de Indonesia, tendremos que ir ahí si queremos explotarlo.

La distribución "errática" (bajo un punto de vista geopolítico) de los


recursos minerales alrededor del mundo agrega otro factor de
complejidad al sistema. Recordemos que las guerras suelen
desarrollarse sobre regiones ricas en recursos minerales, por ejemplo:

• Sudáfrica: Guerra de los Boers (Gran Bretaña - Boers), por el oro


del Witwatersrand.
• SW del Pacífico: Segunda Guerra Mundial, recursos energéticos
(petróleo), estaño, cobre, etc.
La cuenca minera aurífera del Witwatersrand (Sudáfrica) por la
que combatieron Británicos y Boers (1899-1902).

Factores ingenieriles y económicos

Los factores ingenieriles y económicos inciden de dos maneras, a través


de las limitantes técnicas, y las limitantes económicas:

• Limitantes técnicas: son aquellas que aparecen cuando da lo


mismo nuestro interés o financiación económica, por ejemplo,
extraer metales a unos 10 km de profundidad.
• Limitantes económicas: podríamos construir el equipo necesario
para desarrollar actividades mineras en Marte, pero, los costes
serían tan altos que cualquiera fuera el recurso extraíble, estos
excederían los beneficios.

Por otra parte, los factores económicos que controlan la producción


minera son básicamente aquellos relacionados con la ley de oferta y
demanda. A su vez, los factores que incidirán sobre esto serán los de
coste ingenieril (incluyendo los gastos para ser ambientalmente
"correctos"), los impuestos, los pagos por propiedades mineras, salarios,
etc.

Los costes de maquinaria minera son equivalentes en casi cualquier país


del mundo, por ejemplo, el precio de una pala mecánica no varía
substancialmente, da lo mismo si la compramos en Sudáfrica o en Chile,
lo mismo se aplica los sondeos. Lo que difiere de un país a otro son las
políticas impositivas (impuestos), los salarios, y la legislación ambiental.
Por ejemplo, el salario de un minero en Bolivia será mucho más bajo que
el de un minero en Canadá.
Otro factor relacionado con éstos es el de la "estabilidad política" de un
país o una región. No es lo mismo explorar recursos minerales en una
zona de alto riesgo (e.g., República Democrática del Congo, Angola), que
hacerlo en Norteamérica o Europa.

Factores ambientales

Las preocupaciones ambientales se focalizan en dos problemas


principales: extracción y procesamiento, y residuos. En términos
generales ambos factores están ligados, aunque el problema de los
residuos tardó en ser reconocido en su globalidad. Podemos poner en
funcionamiento sistemas descontaminantes durante el procesamiento
de minerales (e.g., eliminación de dióxido de azufre en la plantas de
fundición de cobre), pero que se puede hacer con los residuos sólidos o
líquidos ? Existen medidas en la actualidad que tratan estos problemas,
por ejemplo, se pueden restaurar las escombreras de estéril con
diversas técnicas, o se puede remediar el problema del drenaje ácido (a
partir de las mismas), mediante técnicas de neutralización química,
remediación mediante reintroducción de suelo, plantas, etc.
Zona afectada por drenaje ácido (izquierda); note los colores
anaranjados producto de alta concentración de Fe3+ en las
soluciones y consecuente precipitación de limonitas, como
producto de la oxidación de pirita. A la derecha se puede
observar el mismo sector una vez que se restauró.

Temas de esta naturaleza han llevado en las últimas décadas a una


serie de regulaciones a escala local (Provincia, Autonomía, Estado) o
regional (Unión Europea), que actualmente limitan severamente las
actividades mineras de extracción o tratamiento de minerales.

La globalización de las preocupaciones ambientales presenta sin


embargo una serie de problemas de carácter ético. Por ejemplo, qué
derecho tiene un determinado país de contaminar la atmósfera o el
océano si dicha contaminación afectará a otros? Algunos países menos
desarrollados pero en fuerte crecimiento (e.g., China) se están
convirtiendo en exportadores netos de contaminación. Por otra parte las
fuertes regulaciones internas de los países desarrollados están creando
de facto una situación de "exportación" de la contaminación, al importar
los minerales ya tratados de países menos desarrollados. Por ejemplo,
detrás de cada tonelada de cobre que compramos, hemos dejado un
reguero de contaminación en terceros países.

CAPITULO III
Exploración de Recursos
Minerales
Roberto Oyarzun

Introducción

En los capítulos anteriores hemos descubierto la importancia de los


recursos minerales, su trasfondo histórico, y las implicaciones políticas y
económicas. Si algo nos debería quedar claro, es que los recursos
minerales son de una importancia capital para todos los países del
mundo. En algunos casos porque los necesitamos para mantener tasas
sostenidas de crecimiento (países desarrollados), en otros para sostener
las economías domésticas (países subdesarrollados). Dado que los
recursos minerales son no-renovables, la única alternativa que queda
cuando se agotan es encontrar más. La exploración de yacimientos
minerales es una labor ardua y compleja, que analizaremos desde su
base, es decir, desde la perspectiva geológica.

Vivimos en tiempos en los que se piensa, de alguna manera, que todo


puede ser resuelto por medios tecnológicos más o menos avanzados,
incluyendo por supuesto, el uso de software especializado. En el caso de
la exploración la cosa no es tan fácil como correr un programa y apretar
botones.

Comenzaremos por el factor "humano", el geólogo, pieza insustituible en


cualquiera campaña de exploración moderna.

El geólogo de exploración

J.D. Lowell, unos de los geólogos de exploración más exitosos del mundo
ha resumido las características que tiene que tener un geólogo de
exploración, de la siguiente manera:

• Debe ser una persona inteligente, con una buena experiencia y


background académico.
• Tiene que ser capaz de pensar de manera "crítica" y si es
necesario, rechazar lo que piensan otros colegas suyos.
• Debe ser, como señalábamos, una persona con sólidos
conocimientos geológicos, pero al mismo tiempo, no ser un
pedante atenazado por el miedo a equivocarse, ya que su
negocio consistirá en "equivocarse la mayor parte del tiempo"
(recordar tasa de éxito/fracaso).
• Cuando habla de sólidos conocimientos geológicos, Lowell
quiere decir que un geólogo de exploración debe ser capaz de
manejar diversas técnicas (por ejemplo):

Deber ser capaz de producir buenos mapas


geológicos, a veces en condiciones rudimentarias de
trabajo.

Para ello deberá tener una sólidos conocimientos de


geología estructural, petrografía, etc.

Esto no significa que tenga que ser un


"especialista" en estas técnicas.

• Importante: deberá ser capaz de crear hipótesis de trabajo.


• Deberá tener conocimientos de economía, especialmente si
trabaja a un nivel senior.
• Deberá ser capaz de entender de transacciones de propiedades, el
status de los terrenos, negociar transacciones, etc.
• Deberá ser un poco "masoquista", con deseos de subir
montañas y vivir en sitios desagradables (pocas veces la
exploración toma lugar cerca de ciudades o de la "civilización").
• Deberá tener una familia que comprenda su trabajo.
• Pero por sobre todas las cosas, deberá tener un compromiso
absoluto con la idea de descubrir nuevas mineralizaciones.
Labores de reconocimiento geológico en uno los afloramientos
del yacimiento de hierro estratiforme de Mahuilque (BIF tipo
Algoma). Cordillera de la Costa, sur de Chile.

El "qué" explorar

El qué metal explorar no suele ser un problema principal. Si la


exploración no está ligada a un producto exclusivo de la compañía para
que trabaja (e.g., cobre-molibdeno: CODELCO), entonces la exploración
puede ser dictada por causas accidentales:

• La localización geográfica de la casa matriz de la compañía.


• La experiencia de una persona clave en la compañía.
• La tradición de la compañía.

El "cuando" explorar

Esto puede estar ligado ciclos económicos. Normalmente uno pensaría


que hay que explorar cuando los precios de los metales son altos, no es
verdad ? Por el contrario, ese es uno de los clásico errores que pueden
cometerse en exploración. Hay que explorar cuando los precios son
bajos. Por qué ? por una razón elemental, pueden pasar años desde que
se inicia una campaña de exploración hasta que una mina entra en
producción. Así, la idea sería poner tenerlo todo listo coincidiendo con un
ciclo al alza en los precios del metal que nos interesa.
Observe las fluctuaciones de los precios del cobre y aluminio a
lo largo del tiempo, compare además con las etapas económicas
recesivas.
Una lección importante, los descubrimientos ocurren
independientemente del precio de los metales (fuente:
Goldcorp). De esta manera, ya solo es cosa de que la compañía
elija que política quiere seguir, si esperar a ver como va el
mercado (y llegar tarde: perder oportunidades), o sacarle
partido a los malos tiempos, invirtiendo en "futuro".

El "cómo" explorar

Este es un tema sobre el cual cada geólogo tiene sus propias opiniones.
Personalmente creo que sin geología no hay nada, y que esta base
geológica es clave para pensar si quiera en una campaña de
exploración. De esta manera revisaremos a continuación una serie de
conocimientos geológicos que son fundamentales para la exploración
regional.

Definiendo conceptos básicos


Si vamos a buscar un objeto, lo primero que tenemos que conocer es el
aspecto que presenta (guías morfológicas). Si esto es válido en la vida
cotidiana, lo es aun más en la exploración de yacimientos minerales.
Segundo, necesitaremos conocer el tipo litológico y ambiente estructural
en que se alberga un determinado tipo de mineralización (guías
litológicas y estructurales), y finalmente, los aspectos mineralógicos
de ésta (guías mineralógicas).

Guías de exploración de carácter morfológico y estructural

Podemos dividir los cuerpos mineralizados en los siguientes tipos


morfológicos:

• Discordantes, que a su vez se pueden dividir en:

Regulares, y los regulares en:

Tabulares

Tubulares

Irregulares

• Concordantes

Los cuerpos tabulares presentan gran extensión en dos dimensiones y


son muy restringidos en la tercera. En esta categoría incluimos los
cuerpos filonianos (vetas). Entre las morfología filonianas podemos
distinguir las siguientes:

• Paralelas
• Enrejado rectangular
• Enrejado en ángulo agudo
• Malla de alambre
• Subcirculares
• Haces radiales
Sistema de filones en paralelo.
Sistema de filones en enrejado rectangular.

Sistema de filones en ángulo agudo.


Sistema de filones tipo malla de alambre.
Sistema de filones de tipo subcircular.

A escala individual podemos a su vez distinguir las siguientes categorías


(algunos ejemplos):

• En escalón (en échelon)


• Lazo cimoide
• Cola de caballo
Tipos morfoestructurales de filones, A: en escalón, B: curva
cimoide; C: unión diagonal; D: unión en eslabón; E: doble
eslabón; F: lazo cimoide; G: lazo cimoide múltiple; H: cola de
caballo; I: salto.

El arreglo estructural de los filones es función del campo de esfuerzos


(σ1, σ2, σ3) y la isotropía/anisotropía del medio. Entender ésto es vital
para comprender la distribución de filones a la escala de yacimiento,
distrital, o regional.

Otro aspecto que tenemos que entender es el que guarda relación con el
movimiento de fluidos en zonas de falla. Esto no es un tema accesorio
ya que son justamente esos fluidos los que formarán la masa filoniana.

El comprender adecuadamente como funciona una falla en términos de


la exploración queda adecuadamente ejemplificado con el
descubrimiento del yacimiento de San Manuel - Kalamazoo, en USA.

Pocos ejemplos ilustran mejor la importancia de los estudios


estructurales como el descubrimiento del yacimiento tipo pórfido
cuprífero de Kalamazoo en la década de los 60, en el cual participó de
manera fundamental el geólogo americano J.D. Lowell. Dicho
descubrimiento está rodeado de varios aspectos notables entre los que
habría que destacar sobre todo, el estudio integral del problema. Si no
entendemos la geología de una zona, poco podremos hacer en lo
que respecta a exploración, salvo que, se confíe en la suerte
como elemento esencial del proceso. Esto cobra especial
relevancia si lo que se está buscando es un cuerpo que puede
ser no aflorante. Los años 70 estuvieron marcados en el campo de la
geología económica por la publicación de una serie de trabajos sobre
alteración hidrotermal - pórfidos cupríferos en la revista americana
Economic Geology. Quizás el más significativo de ellos es un clásico en
el tema: "Lateral and vertical alteration-mineralization zoning in
porphyry ore deposits" (Lowell y Guilbert, 1970). Una de la ilustraciones
más conocidas del trabajo muestra la zonación espacial de las facies de
alteración hidrotermal en San Manuel-Kalamazoo (Arizona, USA). En la
actualidad dicha figura se encuentra en prácticamente todos los textos
de estudio sobre yacimientos minerales. Sin embargo, un detalle a veces
poco señalado (y en ocasiones omitido) en dicha figura, es la presencia
de una falla que corta el esquema de manera oblicua. Se trata de la
falla San Manuel, y como veremos a continuación, bajo el punto de la
aplicación de métodos estructurales al estudio y exploración de
yacimientos minerales, es un rasgo extremadamente importante,
paradójicamente, poco o nada señalado en los textos de estudio. San
Manuel-Kalamazoo no es ni económica ni geométricamente un
yacimiento único, por el contrario, se trata de dos cuerpos mineralizados
basculados: San Manuel y Kalamazoo, separados por una falla normal de
bajo ángulo (falla San Manuel; WNW/25-30° S). Si bien originalmente
constituían un solo cuerpo mineralizado, el movimiento normal de la
falla cortó el cuerpo mineralizado generando los dos segmentos
actualmente conocidos. San Manuel (más cercano a la superficie) se
localiza a muro (foot-wall) de la falla y Kalamazoo 1.6 km hacia el oeste
(a una profundidad de 800-1220 m) a techo (hanging-wall).
Esquema de alteración en el pórfido cuprífero de San Manuel-
Kalamazoo. Nótese la falla San Manuel separando los dos
segmentos del pórfido.
Esquema geológico de los segmentos desplazados San Manuel y
Kalamazoo.

Lo importante: si bien San Manuel era conocido, el descubrimiento de


Kalamazoo (Lower K) fue la consecuencia de un trabajo geológico
integrador, que relacionó las facies de alteración y la
mineralización con la estructura. El razonamiento básico de
exploración fue el siguiente (Lowell, 1968): 1) San Manuel representaba
sólo una parte de un cuerpo mayor; 2) el cuerpo se encontraba
basculado; y 3) la falla que cortaba San Manuel era normal y de bajo
ángulo. Conclusión, un segmento de San Manuel tenía que estar más
abajo, sobre la falla. Resultado, efectivamente, más abajo, hacia el oeste
yacía un cuerpo mineralizado, luego bautizado como Kalamazoo.

Sobre el tema fallas y mineralizaciones, comentemos además lo


siguiente (10 principios básicos):

1) Las zonas extensionales son las más favorables para el desarrollo


de mineralizaciones. La extensión genera espacios, la compresión los
sella. Esto tiene dos consecuencias, ahí donde se generan espacios los
fluidos podrán circular con mayor facilidad y las masas minerales serán
mayores.

2) Las fallas y estructuras asociadas cumplen dos roles principales


en la formación de yacimientos: actúan como canales de migración de
los fluidos hidrotermales y albergan a las mineralizaciones.

3) La determinación del sentido de movimiento de una falla


individual o zona de cizalla es vital para predecir la presencia de zonas
en extensión. Por ejemplo, el determinar la presencia de un duplex no es
un hecho significativo si no entendemos las condiciones mecánicas
interiores de éste, y para entender ésto, necesitamos saber cual es el
movimiento de la falla principal y del sistema imbricado.

4) Las fallas rara vez presentan "un" solo sentido de


movimiento. Por ejemplo, una falla puede haber jugado primero como
inversa y luego como falla normal. Un duplex puede haberse originado
como una estructura compresiva y luego haber pasado a condiciones
extensionales. Para ello hay que "leer" en la falla su historia cinemática.
La utilización de software "especializado" puede llevar a grandes errores
si no se conoce previamente, y con precisión, cual es la historia
cinemática de una falla o zona de falla. Al respecto dos corolarios: a) el
software es tan bueno o tan malo como su usuario; b) el software no
substituye a un geólogo de campo.
5) Independientemente de la escala (desde la microscópica a la
regional), las fallas pueden presentar localmente zonas
extensionales y compresionales. Esas zonas están relacionadas
directamente con las curvaturas (inflexiones) o saltos de las fallas. Las
estructuras que nos interesaran serán aquellas tipo abanicos imbricados
(cola de caballo), inflexiones, saltos, duplexes (lazo cimoide; flor
negativa), de carácter extensional.

6) El segmento más interesante de una zona de cizalla bajo el


punto de vista económico, se encuentra desde la transición dúctil-frágil
hacia superficie. Es ahí donde se generan los espacios y estructuras
discretas donde mejor puede ser precipitada la carga mineral.

7) Las zonas de cizalla pueden tener una larga y compleja


historia. La superposición de una fábrica frágil a una fábrica dúctil es
un fenómeno relativamente normal por alzamiento tectónico del bloque
en cuestión durante la evolución del proceso. El encontrar estructuras
frágiles (e.g., fallas, brechas) superpuestas a una fábrica dúctil (e.g.,
milonitas) es el mejor indicativo de que ha ocurrido este proceso.

8) La exploración de yacimientos tiene que estar basada, antes que


nada, en el conocimiento de la geología local o regional de una zona. La
determinación de la estructura es a su vez un requisito esencial para
entender la geología. Dado que las fallas juegan un rol principal en la
formación de un gran número de mineralizaciones hidrotermales, el
entender como funcionan éstas resulta vital.

9) No existen fallas "buenas" o fallas "malas", en general todas


presentan sectores más favorables y menos favorables para el
desarrollo importante de masas minerales.

10) Si la evidencia de campo contradice los planteamientos teóricos


iniciales, substituya la teoría, lo opuesto cuasi garantiza el desastre.

Finalmente, observemos en la siguiente figura lo que podríamos


denominar ambientes favorables y desfavorables para el desarrollo
de mineralizaciones:
____________________

En lo que respecta a los cuerpos discordantes tubulares tenemos


que mencionar a las diatremas. Estos cuerpos relacionados con
fenómenos magmáticos explosivos presentan morfologías cilíndricas a
cónicas, y cónicas truncadas invertidas, con secciones circulares a
subelipsoidales. Cuerpos de esta naturaleza albergan mineralizaciones
de cobre (brechas de turmalina asociadas o no a yacimientos tipo
pórfido cuprífero), de oro, y diamantes (chimeneas o "pipas"
kimberlíticas).
Ejemplo de diatrema.

Los cuerpos discordantes irregulares suelen estar asociados a


intrusiones. Entre estos cabría mencionar los skarns polimetálicos y los
yacimientos tipo pórfido cuprífero. Cortan a las secuencias albergantes
sin presentar una forma concreta.
Parte de la portada del libro de J.M. Guilbert & Ch.F. Park (The
Geology of Ore Deposits; 1986): pórfido curprífero de Bajo La
Alumbrera (norte de Argentina). Note la intrusión central
(marrón) cortando la secuencia circundante y la zona de
alteración fílica + argílica (colores claros).

Los depósitos concordantes, como su nombre lo indica, se adaptan a


la secuencia estratigráfica o volcánica que les alberga, presentando su
misma dirección y buzamiento.

Guías litológicas

En este apartado tenemos que entender un aspecto principal: que existe


una conexión entre el tipo de litología y el tipo de yacimiento que
estamos buscando. Las razones son diversas y tienen que ver con
aspectos tan fundamentales como los procesos de cristalización
magmática (e.g., yacimientos de platinoides en rocas ultramáficas),
como con otros menos entendidos como la relación entre la
dolomitización de rocas carbonatadas y la formación de yacimientos del
tipo Mississippi Valley (Pb-Zn). En cualquier caso, es un hecho de
carácter empírico que determinados tipos de yacimientos se asocian a
unos determinados tipos de roca.

Algunas asociaciones típicas:

• Rocas dioríticas a granodioríticas (serie calco-alcalina): pórfidos


cupríferos.
• Rocas volcánicas ácidas a intermedias (serie calco-alcalina):
yacimientos epitermales de Au-Ag.
• Basaltos de origen oceánico: sulfuros masivos.
• Chimeneas de brecha kimberlíticas: diamantes.
• Rocas ultramáficas: yacimientos de Cr-elementos del grupo del
platino.
• Rocas carbonatadas: yacimientos estratoligados de Pb-Zn.

Guías mineralógicas

La mineralogía de alteración (hidrotermal o supergénica) es una de las


herramientas más útiles de exploración. Los yacimientos hidrotermales
presentan una aureola de alteración, que suele disponerse
simétricamente en torno al cuerpo mineralizado. Recordemos que la
mineralización sulfurada y la alteración silicatada no son más que las
dos caras de una misma moneda.

Así por ejemplo los pórfidos cupríferos presentan un núcleo de alteración


potásica (feldespato K, biotita, que grada hacia fuera hacia una
alteración fílica (=cuarzo-sericítica). Más periféricamente encontraremos
facies argílicas (intermedia o avanzada) y propilítica (con clorita,
epidota, calcita). La secuencia de alteración es la siguiente: 1) formación
de las zonas de alteración potásica y propilítica; 2) desarrollo de la
alteración fílica (hacia fuera y arriba); y 3) formación de facies de
alteración argílica en la parte superior del sistema.
Esquema de alteración en un yacimiento tipo pórfido cuprífero
(ver además la figura de Bajo La Alumbrera).

Otras facies llamativas de alteración son las que se encuentran


presentes en los yacimientos epitermales de metales preciosos,
particularmente en el caso de los del tipo sulfato-ácido, con facies de
alteración argílica avanzada, fílica, propilítica, y silicificaciones, todo esto
con zonas de intenso recubrimiento limonítico que configuran
importantes anomalías de color.
Zonas de alteración en el sector de El Indio, epitermal aurífero
en el norte de Chile. Los colores marrón claro y rojizo
corresponden a alteración argílica, hematitizaciones, etc. Al
fondo, cerro Las Tórtolas, de 6160 m de altura.

Finalmente en esta categoría deberíamos tratar también el tema de los


recubrimientos limoníticos (gossans), que por sus llamativos colores
(rojos, anaranjados) constituyen excelentes guías de exploración para
los yacimientos sulfurados.

CAPITULO IV
Modelos en Exploración
Roberto Oyarzun
Encontrar un yacimiento es equivalente a la proverbial búsqueda de la
aguja en un pajar, con la complicación en este caso, de que primero hay
que encontrar el pajar adecuado ...

Durante la década de los años 80 se impuso definitivamente un nuevo


termino en geología económica, con grandes repercusiones en lo que se
refería a la exploración de cuerpos mineralizados: el modelo. Un
modelo es un conjunto de información que describe los atributos
esenciales de un tipo (clase) de yacimiento mineral. En los modelos
podemos distinguir dos tipos:

• Modelo empírico (descriptivo).


• Modelo teórico (genético).

La unión de ambos modelos permite perfilar lo que a su vez


denominamos un modelo de exploración.

Un modelo empírico es aquel que describe los atributos esenciales de


un tipo de yacimiento aunque las relaciones entre estos se desconozcan.
Por ejemplo, en un modelo empírico no entraremos a discutir porqué la
zona de alteración potásica y las mayores leyes primarias en un
yacimiento tipo pórfido cuprífero coinciden en el espacio, nos
contentaremos con que es así, y basta. O nos interesará saber que
existe una distribución zonal de las zonas de alteración en torno a un
yacimiento de este tipo, y que las rocas típicas en que aparece en un
margen activo (e.g., Andes) son granodioritas, mientras que en un arco
isla típico (e.g., SW del Pacífico), son más bien de tipo diorítico.
Modelo empírico (descriptivo) de un yacimiento tipo pórfido
cuprífero; note como quedan bien establecidas las relaciones
espaciales (contactos) entre las rocas y la mineralización-
alteración.

El modelo teórico es aquel en que los atributos esenciales se


encuentran interrelacionados a través de conceptos fundamentales. Por
ejemplo, magmas más evolucionados, generados en zonas de potente
corteza continental dan lugar a rocas calco-alcalinas típicamente
granodioríticas, mientras que en los arcos de isla, con cortezas más
delgadas, el tipo es menos evolucionado, generándose rocas dioríticas
de la misma serie. En un modelo teórico también tendremos que
entender como se relacionan fisicoquímica y espacialmente las fases
silicatadas y sulfuradas en un pórfido cuprífero, y además comprender
adecuadamente la secuencia temporal de éstas.

Modelo teórico de un pórfido cuprífero, observe como de A a B


podemos apreciar la evolución del sistema y el origen de los
fluidos que intervienen en los procesos de alteración.

Esta percepción dual de los yacimientos nos lleva a la absurda polémica


entre teóricos y empíricos, ambos con su propia escuela de
pensamiento. Dada la importancia del tema, intentaremos comprender
el enfoque de unos y otros.

La escuela teórica está basada en la ciencia de la geología económica.


Profesores universitarios y alumnos graduados emplean gran parte de su
tiempo y esfuerzos en estudiar yacimientos que ya han sido
descubiertos. Estos son cuidadosamente analizados, medidos y descritos
con resultados que son publicados en tesis y revistas científicas. El
interés se centra normalmente en explicar porqué una concentración
anómala de minerales valiosos se ha localizado en un punto concreto de
la corteza terrestre. El enfoque se centra en estudiar una gran variedad
de yacimientos del mismo tipo. De ahí puede deducirse que todos esos
yacimientos están asociados con un tipo específico de roca, y
restringidos a esa particular litología por estructuras específicas u otros
factores. El siguiente paso es obvio y fácil, ir al campo y buscar ese tipo
específico de rocas. Después de identificar un área probable hay que
buscar el marco estructural adecuado, y si todo va bien, tendremos un
nuevo yacimiento. De hecho este enfoque funciona y éste es un ejemplo
muy simple de como se aplica el método. En otras palabras, alguien
estudia un grupo de hechos (la roca y la asociación estructural), crea
una hipótesis (este tipo de yacimiento se ha formado debido a la acción
de tal o cual proceso), y prueba la hipótesis (explorando). Cuando la
prueba confirma la hipótesis (a través del hallazgo de un nuevo
yacimiento), ésta es elevada al status de teoría. Las teorías creadas a
través de este enfoque han sido empleadas con éxito en una variedad
de ambientes a nivel mundial.

Por otra parte, los seguidores de la otra gran escuela de pensamiento,


i.e., los empíricos, piensan que todo esto es una monumental pérdida
de tiempo y dinero. Su filosofía puede ser resumida en una frase: "los
yacimientos están donde se encuentran". Su argumento principal
es: ¿ y qué pasa si el enfoque teórico está equivocado, o en el mejor de
los casos es incompleto ? Se corre el peligro de pasar por alto un gran
yacimiento sólo porque no encuadraba en el modelo teórico que se
estaba empleando. Los empíricos prefieren estudiar una región y utilizar
indicaciones indirectas obtenidas por métodos científicos de
prospección, e.g., geoquímica, geofísica, teledetección, etc., sin partir de
una idea preestablecida de donde se encontrará el yacimiento. Si existe
un yacimiento en el área estudiada y se encuentra lo suficientemente
cerca de la superficie, será detectado por esos métodos. Cuanto más
grande el yacimiento, más fácil será encontrarlo. La eficacia de
este enfoque puede ser ejemplificada por la historia del descubrimiento
del gran depósito de Kidd Creek (Ontario, Canadá). En este sitio se había
detectado una gran anomalía geofísica de conductividad, rasgo que
podía indicar la presencia de minerales metálicos, cerca de la pista de
aterrizaje de Timmins. Todo el mundo conocía este hecho pero, debido a
que no encajaba en la teoría predominante, no se consideró un dato
importante. La compañía minera Texas Gulf Sulfur, con un enfoque
empírico, perforó en el área de la anomalía y el resto es conocido por
todos los geólogos económicos: se encontró uno de los yacimientos de
cobre-zinc más ricos del mundo.
Viñeta que ilustra la distinta percepción de los hechos los
teóricos y los empíricos, en este caso, dos cazadores. A la
izquierda, el teórico dice, "si puedo determinar de donde ha
venido esto (huellas) puede que encuentre una fuente
inagotable (de caza)"; el empírico le responde, "y a quien le
importa de donde viene, yo me voy a cazar éste y me lo como".

Hasta la década de los 80 puede decirse que la balanza se inclinaba


fuertemente hacia el método empírico. La mayoría de los yacimientos
habían sido encontrados por prospectores que en muchos ocasiones
carecían incluso de una formación universitaria. Esto por solo hablar del
siglo XX. Si nos remontamos a épocas anteriores, e.g., la Edad Media o
la Roma Clásica, el 100 % de los descubrimientos fueron una aplicación
del método empírico (y que mejor ejemplo que la España romana). Sin
embargo, hay que reconocer que los yacimientos que se detectaban
antaño correspondían a cuerpos aflorantes, de tal manera que su
detección era relativamente simple. Esa situación está cambiando
radicalmente, ya que cada vez quedan menos recursos minerales en o
cerca de superficie. Probablemente la era de los empíricos esté
acabando y los teóricos tengan mucho que decir en la décadas
venideras, ya que el descubrimiento de nuevos yacimientos tendrá que
pasar necesariamente por una serie de razonamientos de carácter
eminentemente teórico.
Solo resta esperar que los modelos teóricos tengan la suficiente
flexibilidad para evitar casos como el de Kidd Kreek. Para esto quizás si
lo más adecuado sería que se combinase lo mejor de ambos mundos, el
pragmatismo empírico y el enfoque científico de los teóricos. Tres
descubrimientos probablemente ejemplifiquen esta combinación y ojalá
marquen el desarrollo futuro de la exploración minera:

• Olympic Dam (Australia; Cu-Au-U): un yacimiento encajado en


rocas graníticas y brechas del Proterozoico Medio. Este yacimiento
fue encontrado en la intersección de dos megalineamientos
gravimétricos y magnéticos, de carácter continental, en una zona
cubierta por más de 300 m de de rocas sedimentarias estériles del
Proterozoico Superior y Cámbrico.
• Neves Corvo (Portugal; sulfuros masivos): qué se puede agregar
sobre uno de los descubrimientos más elegantes de sulfuros
masivos en toda la historia minera. Aún geofísicos y geólogos se
disputan la paternidad del hallazgo, aunque no cabe duda que el
descubrimiento fue el resultado de la combinación de un excelente
estudio estratigráfico, estructural, tectónico, y geofísico.
Destaquemos que el cuerpo mineralizado no era aflorante y se
encontraba a más de 200 m de profundidad.
• La Escondida (Chile; Cu-Mo): un pórfido cuprífero de alta ley que
fue encontrado gracias a la aplicación sistemática de un modelo
conceptual. La Escondida no es un yacimiento cualquiera en su
tipo, siendo en su momento el más rico y rentable dentro de la
categoría de los pórfidos cupríferos. Al igual que en los casos
anteriores, el cuerpo mineralizado de interés económico se
encontraba a más de 200 m de profundidad bajo gravas estériles.

Si bien Neves Corvo y La Escondida se encontraban en zonas favorables


(provincias metalogénicas de sulfuros masivos y pórfidos cupríferos
respectivamente), sus descubrimientos no pueden ser considerados
como obvios o fáciles. Se trataba de yacimientos no aflorantes, cuyo
descubrimiento puede ser considerado como totalmente geológico. El
caso de Olympic Dam es aun más espectacular, ya que ni siquiera se
conocía ese tipo de yacimiento con anterioridad. El que hoy se pueda
hablar de yacimientos tipo Olympic Dam es fruto de lo que podríamos
llamar "empiricismo imaginativo" y de una apuesta (bastante
arriesgada por cierto) por este enfoque.

Una ayuda extra en la exploración de yacimientos minerales viene dada


por el desarrollo de los denominados mapas metalogénicos. En ellos
se representa la distribución de yacimientos minerales en una región (de
mayor o menor tamaño). Los mapas metalogénicos pueden representar
una o más especies metálicas, y más de un tipo de yacimiento. La
agrupación de éstos puede venir dada por el tipo de metal y/o el tipo de
yacimiento, lo que da lugar a la representación de metalotectos
(acumulaciones metalíferas relacionadas con un tipo concreto de
asociación de rocas, formando agrupaciones de yacimientos;
terminología que se emplea en España: ver mapas metalogénicos del
IGME) o provincias metalogénicas. La diferencia entre ambos tipos de
representación es más de carácter semántico que real. Como mucho
podríamos decir que las provincias metalogénicas abarcan más
territorio, y pueden extenderse en algunos orógenos por miles de
kilómetros (por ejemplo, pórfidos cupríferos en Chile-Perú), y representar
más de una edad de formación de los yacimientos.

De alguna manera, el trazado de metalotectos y provincias


metalogénicas implica el desarrollo de conceptos teóricos y empíricos.