Está en la página 1de 16

Diseño

Editorial
Diseño
Editorial
Compilado por Alquicira Bucio Melissa GGDiseño
Título original: Diseño Editorial
Compilador: Melissa Alquicira Bucio
Diseñador: Melissa Alquicira Bucio

1ª edición, 2020
©Editorial Gustavo Gil, MX, 2020

ISBN:978-987-25620-2-1
Para mis padres que me apoyan en mis
estudios y siempre estan ahí para mi.
Indice

Introducción

Objetivo general

Tema 1. Introducción al diseño editorial

Objetivo de aprendizaje

Sinopsis

1.1 Breve panorama de la industria editorial

1.2 Elementos del diseño editorial

Resumen

Bibliografía

Tema 2. Editando por medio del diseño

Objetivo de aprendizaje

Sinopsis

2.1 ¿Que es editar?

2.2 Herramientas de trabajo del editor

2.3 Layout y estilo

2.4 Criterio para definir estilo

2.4.1 Satisfacción de lector

2.4.2 Satisfacción del editor


2.4.3 Satisfacción de publicista

2.4.4 Satisfacción del director de arte

2.4.5 Satisfacción del equipo

Resumen

Bibliografía

Tema 3. Los elementos del diseño aplicados a una pieza editorial

Objetivo de aprendizaje

Sinopsis

3.1 Forma

3.2 Textura

3.3 Peso

3.4 Contraste

3.5 Balance

3.6 Proporción

3.7 Ritmo

3.8 Armonía

3.9 Movimiento

3.10 Simetría

Resumen

Bibliografía
Tema 4. Retícula

Sinopsis

4.1 La retícula tipográfica

4.2 ¿Para que sirve la retícula?

4.3 La construcción de la mancha tipográfica

4.4 La construcción de la retícula

Resumen

Bibliografía

Tema 5. Elementos que componen la página

Objetivo de aprendizaje

Sinopsis

5.1 Elementos tipográficos de la página impresa

5.2 Elementos decorativos de la página impresa

5.3 Folios

5.4 Proporciones de los blancos

5.5 La página: patrones y posibilidades

Resumen

Bibliografía

Tema 6. Tipos de publicación


Objetivo de aprendizaje

Sinopsis

6.1 Libro

6.2 Revista

6.3 Periódico

6.4 Boletín

6.5 Folleto promocional y de servicios

6.6 Diferencias entre folleto, manual, instructivo y catálogo

Resumen

Bibliografía
Introducción

Una definición de comunicación es: “El trans- miento, Simetría, etc) pero la más importante
porte de información de un lado a otro con el es el criterio para entender el mensaje y plas-
propósito de que sea entendida”. Todo dise- marlo de manera que cualquiera que lo re-
ño tiene un propósito: el mensaje debe ser ciba pueda comprender exactamente lo que
entendido sin importar el tiempo o el espacio. queremos comunicar. El diseño de un men-
Todos los impresos buscan comunicar. Pero saje, el entendimiento y conocimiento de las
no todos los impresos observan que su men- herramientas permitirán formular mensajes
saje sea enteramente comprendido. ¿Que estéticos y funcionales.
determina el uso de una tipografía u otra?
¿Que mensaje enviamos cuando utilizamos
diseños abultados o minimalistas? ¿Qué im-
portancia tiene el uso de una retícula amplia
o reducida? ¿Qué efecto tiene nuestro diseño
sobre la idea de un mensaje? ¿Cómo influi-
mos en la funcionalidad de un libro o revista?
¿Importa la cantidad, acomodo y justificación
de la información e imágenes que utilizamos
en nuestros diseños?

El estudio del diseño editorial observa, la for-


ma, el formato, efectividad y funcionalidad
del medio para transmitir un mensaje. No
solo es importante el contenido de un articu-
lo u historia, todos los elementos de diseño y
producción determinan que tan bien recibido
es nuestro mensaje.

La estética encuentra su base en la acepta-


ción del mensaje. Un mensaje bien recibido
es un mensaje bello. Algo bello es algo que
comprendemos tan bien que lo aceptamos
sin duda alguna. La belleza de un diseño
esta en entregar una comprensión absoluta
de nuestro mensaje. Y para desarrollar esta
comprensión tenemos infinidad de herra-
mientas (Forma, Textura, Peso, Contraste,
Balance,Proporción, Ritmo, Armonía, Movi-
Diseño Editorial

Objetivo general

Al término del curso el estudiante conocerá el pro-


ceso de edición, que le permita manejar todo tipo
de formatos para el diseño de páginas atractivas,
distinguiendo las características del folleto, del ma-
nual, del instructivo, del catálogo, del boletín, el pe-
riódico, la revista y el libro y todos los elementos del
diseño que sean aplicables a una pieza editorial.

11
Diseño Editorial

Tema 1. Introducción al diseño distintas versiones de un escrito, todo apoya-


editorial do con diccionarios especializados en distin-
tos temas que se cargan al software.
Subtemas
En cuanto a la composición tipográfica, los
1.1 Breve panorama de la industria editorial nuevos programas han eliminado la necesi-
1.2 Elementos del diseño editorial dad de la fotocomposición. Al contar con un
documento previamente capturado y corregi-
Objetivo de Aprendizaje do, han disminuido los márgenes de error en
la formación y, sobre todo, se erradica cada
Al término del tema el estudiante conocerá vez más el fantasma de las erratas, los em-
los antecedentes del arte editorial, identifi- pastelados, letras rotas, líneas repetidas y
cando los elementos propios de esta activi- demás monstruos tipográficos.
dad
Los sistemas de impresión también se han
Sinopsis beneficiado de la tecnología que permite la
tirada directa desde archivos ubicados en
Los avances tecnológicos han contribuido a la computadora. Ahora es posible imprimir
renovar, por un lado, el método tradicional de libros al momento, proceso conocido como
edición y, por otro, han generado un nuevo impresión por demanda, a menores costos y
concepto de trabajo editorial destinado a la mejor calidad, puesto que cada libro es un
edición electrónica. Es decir, para la manu- original.
factura de libros en papel existe un trabajo Esta modalidad beneficia fundamentalmente
editorial basado en métodos tradicionales, a los trabajos académicos con temas espe-
pero apoyado en la tecnología moderna. En cializados y a editoriales que manejan a au-
cambio para los libros en disco compacto o tores cuya obra tiene poca demanda. Como
en red se están conformando normas que, en cualquier oficio, se requieren conocimien-
en algunos aspectos, recuperan parcialmen- tos que eviten la improvisación y, por ende,
te el trabajo tradicional de las artes gráficas. los malos resultados. Por desgracia, muchos
se han lanzado a editar libros atribuyendo a
En el trabajo editorial los aportes tecnológicos la computadora posibilidades mágicas, igno-
agilizan el proceso de publicación: escritura, rando el conocimiento legado por los tipógra-
captura, corrección, composición tipográfica, fos de antaño y que ahora son desconocidos
diseño, formación e impresión. Desde que por muchos de quienes aplican las nuevas
el autor redacta su texto en la computadora tecnologías al trabajo editorial.
está ahorrando una fase del trabajo editorial
que era la captura. La máquina también per-
mite llevar a cabo la corrección de estilo en
pantalla y realizar comparaciones entre las

12
Diseño Editorial

El libro electrónico para la red. Éstos comprenden, en su mayo-


ría, obras de autores que aprovechan el me-
Respecto de los libros que se editan en so- dio para promoverse sin demasiados costos.
porte electrónico, para ser leídos en una pan- También se incluyen aquí las cibernovelas
talla, existen dos tipos: los que se publican donde los visitantes participan en la modifi-
en Internet y los editados en discos compac- cación de la trama, personajes y final de las
tos. Ambos tipos se conocen como e-books historias, creando así una nueva modalidad
–o libros electrónicos–, y comúnmente cons- de interacción en la lectura de un mismo tex-
tituyen una nueva versión de una obra que to.
anteriormente había sido impresa en papel. Por otro lado, ciertos autores reconocidos
que están valorando la importancia de estos
Los CD’s también presentan sus variantes: medios para la venta de sus obras: Stephen
a) aquellos concebidos para trabajar como King tiene varios títulos dispuestos en línea
sistemas multimedia o interactivos, que faci- donde se cobra por los derechos de lectura;
lita la consulta o la hacen más atractiva –que sin embargo, el lector no puede imprimirla
básicamente incluyen atlas, diccionarios y en papel ni bajarla al disco duro de su com-
enciclopedias–, y b) los que constituyen tex- putadora. Simplemente se le vende la opor-
tos extensos en donde no se requiere tanto tunidad de leerla en pantalla durante cierto
de la interactividad, conformados general- tiempo.
mente por estudios monográficos, obras Las nuevas tecnologías buscan cada día
literarias y trabajos académicos. más emular el formato del libro tradicional,
sólo que ahora con mayores posibilidades de
Entre los libros editados en páginas electró- almacenamiento de información en un mis-
nicas también encontramos dos tipos: mo sistema de reproducción. Actualmente
existen en el mercado máquinas que cues-
1. Aquellos que han sido llevados del papel tan alrededor de 300 dólares que reproducen
a la pantalla, en cuyo caso se digitaliza un libros electrónicos en formatos fijos para ser
texto, se “sube” a una página electrónica y se leídos en pequeñas pantallas portátiles que
le destina un uso específico, ya sea que sólo imitan el proceso de lectura de un libro en pa-
se pueda leer, se pueda comprar vía red o se pel: desde la forma de pasar las hojas, hasta
pueda bajar a un disco duro. Aquí se incluyen la posibilidad de subrayar el texto mediante
clásicos de la literatura o de la ciencia política una pluma digital e incluso realizar anotacio-
que ya se pueden consultar gratuitamente, nes en la pantalla, para posteriormente re-
como son las obras de Shakespeare, John cuperar la información en forma organizada.
Milton, Miguel de Cervantes, Dante, Esquilo,
Maquiavelo, Rousseau, etcétera.

2. El otro tipo de libros en páginas electró-


nicas son aquellos escritos especialmente

13
Diseño Editorial

1.1Breve panorama de la industria grafía, por lo que no eran aceptadas en los


editorial departamentos de producción. En 1993 el
costo promedio de un negativo tamaño car-
Al inicio de la década de los noventa, la in- ta impreso como línea de arte en un fotolito
dustria editorial mexicana veía el futuro con equivalía a cinco dólares actuales, y uno del
cierto optimismo. En 1993, de 759 empre- mismo tamaño en medio tono no pasaba de
sas registradas en la Cámara Nacional de la ocho dólares, mientras que en una fotocom-
Industria Editorial Mexicana (Caniem), 236 ponedora, el costo podía variar entre 18 y 24
(que respondieron al cuestionario anual de dólares. Apenas una docena de empresas
actividad editorial) producían 16 000 títulos al prestaban servicios de preprensa digital y
año, con una impresión total de 107 millones sus clientes eran principalmente agencias de
de ejemplares, junto con 1 100 publicaciones publicidad con grandes presupuestos, y no
periódicas impresas en 800 millones de co- editoriales ahorrativas.
pias. La dramática inflación y falta de liqui-
dez de la década anterior estaban quedando Las grandes imprentas habían iniciado un
atrás; y opciones como créditos bancarios y proceso de renovación de sus plantas pro-
factoraje financiero abrían nuevos escena- ductivas, pero los equipos nuevos – inclu
rios de negocio. yendo muchas prensas flexográficas – se
dedicaban a impresiones industriales a color,
Siendo tradicionalmente una industria ma- menos laboriosas y más rentables que los
quiladora, para evitar costos fijos que pue- pliegos interiores para libros con tirajes de
den volverse ruinosos, los editores mexica- 3000 copias o menos. En general, casi todas
nos tienen poco control sobre la tecnología las imprentas especializadas en producir li-
que sus proveedores eligen para proporcio- bros consideraron innecesario modificar sus
narles servicios como: impresión de origina- equipos, y el cambio más importante fue una
les, negativos, láminas e impresión de libros gradual transición de las láminas regranea-
terminados. El acceso a nuevas tecnologías das a las presensibilizadas. Sólo unas cuan-
de producción se determina por un equilibrio tas editoriales, menos de 200, demandaban
dinámico entre oferta y demanda de nuevos servicios de grandes rotativas para imprimir
procesos, predominando el costo como uno tirajes mayores de 5 000 copias, general-
de los factores fundamentales de decisión. mente para libros de texto y revistas a color.

En ese momento, la inversión en tecnología En paralelo, un grupo pequeño de editoriales


por parte de los proveedores editoriales era dedicadas a producir libros de arte empezó a
más bien pequeña. En el área de impresión buscar alternativas para elevar su calidad y
de originales mecánicos había disponibles disminuir sus costos. Volvieron sus ojos a im-
muy pocas impresoras láser de 600 puntos prentas asiáticas, primero en Japón y luego
por pulgada, y las de 300 despertaban se- en Singapur; donde obtenían excelentes pre-
rias dudas sobre su calidad al imprimir tipo- cios y una calidad que en México habría cos-

14
Diseño Editorial

tado el doble. Poco a poco trascendió que la Con proveedores bajando sus costos drás-
razón era muy simple. En lugar del laborioso ticamente y una expansión muy rápida del
método de generar selecciones a color para uso de computadoras personales y progra-
cada fotografía y luego injertarlas a mano en mas de formación tipográfica más eficientes,
los negativos, las empresas asiáticas usaban 1996 fue un año de cambios drásticos en los
sistemas de preprensa digital que imprimían métodos de producción editorial. Mientras
pliegos completos de negativos (o más bien los títulos de libros publicados se estabiliza-
positivos). ban en un promedio de 12 000 por año, la
reactivación del gasto publicitario multiplicó
Además, por sus altos volúmenes de impre- el número de revistas mensuales en circu-
sión, era raro encontrar en sus imprentas lación hasta cerca de 4 000. Estas nuevas
máquinas con más de tres años de edad revistas se diseñaban enteramente en com-
en operación. La idea de que la tecnología putadora, e imprimían sus negativos en foto-
podía de hecho mejorar la calidad y abara- componedoras. Muchos de los colaborado-
tar costos empezó a discutirse en pequeños res externos de editoriales especializadas en
grupos de editores entre 1993 y 1994. Para libros compraron sus propios equipos, junto
1995, tras una súbita devaluación del peso con impresoras de 600 puntos por pulgada,
frente al dólar y el inicio de una larga crisis y ofrecieron el servicio de imprimir originales
económica, el futuro de las nuevas tecnolo- mecánicos de buena calidad. La adopción
gías no se veía muy prometedor en cuanto a masiva de la fotocomposición para seleccio-
la capacidad de inversión de la industria de nes de color puso en crisis los fotolitos; una
artes gráficas. selección de color tamaño carta costaba en
1996 menos de 35 dólares en fotocompone-
Pero ocurrieron dos cosas muy simples que dora y más de 50 dólares en fotolito, aunque
cambiaron el panorama. Primero, las im- en realidad los fotolitos maquilaban sus se-
prentas y servicios de preprensa con equipo lecciones de color a empresas que habían
nuevo vieron disminuir su volumen de ventas invertido grandes cantidades de dinero en
abruptamente y respondieron bajando el cos- comprar escáneres de gran formato, mar-
to de sus servicios, muchas veces a la mitad, cas Howtek, Crossfield o Barco, y ahora no
y lanzándose a conseguir clientes en todas podían competir en costo con los escáneres
las áreas, incluyendo la editorial. Por otro más pequeños y baratos, pero de igual cali-
lado, las legiones de ejecutivos que habían dad, que empezaban a usar los servicios de
sido liquidados en toda clase de empresas preprensa. La cantidad de fotolitos en ope-
se lanzaron a trabajar en su casa, lo cual ori- ración en la ciudad de México disminuyó de
ginó un sorpresivo repunte de las ventas de más de 6 000 en 1993 a sólo 400 en 1996, y
equipo de cómputo a particulares de casi un sus tareas casi se limitaron a producir nega-
30 por ciento a principios de 1996. tivos para arte de línea a un costo menor de
dos dólares por página frente a cinco dólares
por página en una fotocomponedora. En me-

15
Diseño Editorial

nos de tres años las condiciones del merca- cuatro oficios, según el modelo, a velocidad
do cambiaron de manera rápida y sorpresiva, de hasta 130 pliegos por minuto por ambas
modificando los costos de producción a favor caras del papel. Xerox montó una agresiva
de nuevas tecnologías. campaña de promoción y media docena de
editoriales e imprentas especializadas en li-
En esta apertura a nuevos métodos de tra- bros arrendaron estos equipos y ofrecieron
bajo, las propias editoriales empezaron a la impresión de tiros cortos, lo cual sonaba
comprar nuevos equipos de cómputo para atractivo para editoriales universitarias, edi-
hacer en casa parte o toda su producción ciones privadas y editoriales pequeñas con
de preprensa. El propio término: “preprensa” pocos recursos para imprimir y almacenar
se popularizó entre 1996 y 1997. Los cho- varios miles de copias cuando sólo necesi-
ques tecnológicos no dejaron de producirse; tan algunos cientos para colocar un título en
los encargados de las áreas de producción el mercado.
no entendían los equipos nuevos y se em-
peñaban en hacerlos trabajar imitando los Desafortunadamente, parece que ni Xerox ni
procesos de antaño. No fueron pocos los sus clientes editoriales calcularon muy bien
departamentos de producción donde, por un los costos unitarios. Imprimir un libro de 200
tiempo, se usaron impresoras láser para im- páginas tamaño medio oficio con este mé-
primir galeras que luego se pegaban a mano todo podía costar entre ocho y diez dólares,
en cartones preimpresos con azul cian para lo cual es igual o más que el precio de ven-
indicar el espacio de columnas y medianiles. ta que debería tener. La idea no prosperó y
el negocio de la impresión sobre demanda,
Tampoco fueron raros los casos de imprentas tanto a color como en blanco y negro, quedó
que exigían negativos con los ángulos tradi- limitado a clientes corporativos y agencias de
cionales de 15°, 45°, 75° y 90°, rechazando publicidad que no tienen las mismas limita-
como errores las selecciones de color impre- ciones presupuestales que los editores. La
sas con ángulos irracionales (con números alternativa económica: la duplicación digital
no enteros como 106.3°) calculados por el con tinta y master ha tenido buena acogida
programa de impresión para obtener mejor dentro del ámbito de la edición universitaria,
saturación y cobertura del color. pero los editores comerciales, chicos y gran-
des, aún prefieren confiar en la duplicación
La tiranía de los costos sobre la adopción de en imprenta offset.
nuevas tecnologías de impresión se vio cla-
ramente reflejada en un fallido intento de Xe-
rox por posicionar su sistema DocuTech en
México. Las impresoras DocuTech son esen-
cialmente enormes impresoras láser de 600
puntos por pulgada que pueden imprimir pe-
queños pliegos tamaño doble oficio o hasta

16

También podría gustarte