Está en la página 1de 8

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria


Universidad Bicentenaria de Aragua
Núcleo CREATEC
Escuela de Psicología

Curso: Teoría de los tratamientos I

TRATAMIENTOS PSICOLÓGICOS Y
LAS PSICOTERAPIAS

Facilitador: Participantes:

Jahiro Ávila Celeste Silva C.I.: V-26.393.799

Sección X1

Febrero 2021

En tiempos anteriores, la única ciencia aceptada por la comunidad científica


para el estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades, era la medicina. La
psicología fue conocida anteriormente como una pseudociencia, envuelta por un
matiz mágico–religioso, donde las manifestaciones clínicas se confundían con
manipulaciones de un ente demoníaco. Con el paso de los años, se agregó un nuevo
factor: el castigo moral. Las alucinaciones, las ideas delirantes y los comportamientos
maníacos eran la consecuencia de conductas desaprobadas por la sociedad. La salud
mental siempre se ha mantenido condicionada por elementos impuestos por la
sociedad, no se consideró un origen orgánico. Al encontrarse con la palabra mental,
automáticamente se relaciona con el pensamiento. ¿Cambiar la manera de pensar
alivia una enfermedad? No. Podrá ser un tratamiento sintomático que alivie las
manifestaciones clínicas, más no la enfermedad. Es, entonces, cuando cabe
preguntarse: ¿Cuándo la psicología se conoció como ciencia?

En consecuencia, fue Wilhelm Wundt el que desarrolló el primer laboratorio


de psicología experimental en Leipzig. A partir de allí, comenzó el auge de la
psicología como una ciencia. La psicología es una ciencia que estudia los procesos
mentales en referencia a sus diversos marcos teóricos: conductual, comportamental,
cognitivo, emocional, de personalidad, entre otros. Se enfatiza en el estudio del
sistema nervioso central para encontrar las bases orgánicas que limitan y describen
las manifestaciones de la conducta. En un resumen más ambiguo, es el estudio de la
psique. Como toda ciencia basada en un estudio, consta de diversas técnicas que
permiten evaluar el funcionamiento y estado orgánico de las funciones mentales,
reciben el nombre de métodos e instrumentos de evaluación psicológica. A partir de
allí, es el sustento científico para llegar al psicodiagnóstico. Una vez establecido el
psicodiagnóstico se procede a aplicar las diversas técnicas terapéuticas, que nos
interesa desarrollar a continuación.

Las técnica terapéutica, también conocida como psicoterapia, se fundamenta


en la evaluación de las manifestaciones clínicas, tanto físicas como psíquicas del
paciente, que permite establecer un psicodiagnóstico oportuno. A partir de allí, la
psicoterapia tiene la finalidad de hacer la conversión o el cambio de los patrones de
conducta y/o pensamiento, fundamentalmente. La intervención terapéutica se basa
principalmente en la escucha activa, donde el paciente manifiesta de forma verbal sus
quejas, problemas e inconvenientes; desde allí el terapeuta establece las
interconexiones donde determina el origen, el curso y la manifestación del conflicto.
Dependiendo del marco teórico de la problemática, se aplica la psicoterapia
correspondiente.

¿No hay un solo tipo de psicoterapia? No. El ser humano es un ente


biopsicosocial. Esto quiere decir que su salud se describe en un sentido holístico, más
allá de las afecciones netamente físicas. Así como el cuerpo humano está dividido en
aparatos y sistemas, la mente humana consiste en una red muchísimo más compleja.
La mente humana mantiene su funcionamiento fisiológico a partir del equilibrio de
las funciones mentales superiores y ejecutivas, cada una de ellas con regiones
anatómicas y procesos fisiológicos específicos. A partir de allí, se evalúan funciones
como el lenguaje, memoria, atención, aprendizaje, sensopercepción, emociones,
consciencia y razonamiento. Todas ellas adjuntas a un marco teórico correspondiente:
cognitivo, conductual, psicoanalítico, emocional, comportamental, entre otros. Con
base en los marcos teóricos, que son el fundamento de las infinitas escuelas en
psicología, se basan las técnicas terapéuticas.

¿Cómo se estructura el abordaje terapéutico? El tratamiento está


fundamentado en diversos factores, no únicamente la inspección o el breve diálogo
con el paciente. El abordaje terapéutico corresponde una serie de fases: la inspección
es el primer contacto con el paciente, es la evaluación mediada por la observación; la
anamnesis, efectuada mediante el interrogatorio, son los datos que se recolectarán del
paciente mediante el diálogo.

Asimismo, un buen psicodiagnóstico está estructurado mediante una


anamnesis y una técnica de evaluación, ya sean técnicas proyectivas o psicométricas.
La herramienta de investigación para el psicodiagnóstico es el estudio de caso. El
estudio de caso permite indagar sobre el paciente y analizar funcionalmente sus
características, permitiendo evaluar de forma individual sus componentes. Por ende,
podría decirse que hay que evaluar las hojas para entender la raíz. Por último, se
elabora el informe y se plantea el plan terapéutico, apoyado en la técnica terapéutica
que amerite el paciente.

Ahora bien, ¿cuál es el rol del psicólogo en el abordaje del tratamiento y la


enfermedad mental? El DSM-V define el diagnóstico multiaxial como un sistema
multiaxial que implica una evaluación en varios ejes, cada uno de los cuales
concierne a un área distinta de información que puede ayudar al clínico en el
planeamiento del tratamiento y en la predicción de resultados. En la clasificación
multiaxial DSM-IV se incluyen cinco ejes:

Eje I Trastornos clínicos Otros problemas que pueden ser objeto de atención
clínica

Eje II Trastornos de la personalidad Retraso mental

Eje III Enfermedades médicas

Eje IV Problemas psicosociales y ambientales

Eje V Evaluación de la actividad global

El uso del sistema multiaxial facilita una evaluación completa y sistemática de los
distintos trastornos mentales y enfermedades médicas, de los problemas psicosociales
y ambientales, y del nivel de actividad, que podrían pasar desapercibidos si el
objetivo de la evaluación se centrara en el simple problema objeto de la consulta. Un
sistema multiaxial proporciona un formato adecuado para organizar y comunicar
información clínica, para captar la complejidad de las situaciones clínicas y para
describir la heterogeneidad de los individuos que presentan el mismo diagnóstico.
Además, el sistema multiaxial promueve la aplicación del modelo biopsicosocial en
clínica, enseñanza e investigación.
Es, entonces, como resulta necesario valorar nuevamente la importancia del
psicólogo. Ahorita con la creciente oleada de coachs motivacionales, se ha
distorsionado e infravalorado de nuevo el rol del psicólogo. ¿Es cualquier persona
que sepa leer Wikipedia capaz de diagnosticar y tratar una enfermedad mental? La
respuesta es sencilla: no lo es. Las enfermedades mentales no se basan únicamente
en la esfera afectiva. Sería entonces una enfermedad emocional, no mental.

Como profesionales en la ciencia de la psicología y, básicamente, como


profesional de la salud, se manejan todos los criterios correspondientes para evaluar,
diagnosticar y tratar una enfermedad. ¿Es una sesión de 45 minutos lo que revela el
trastorno del paciente? No. ¿Es mediante el diálogo, únicamente, el método
evaluativo del trastorno del paciente? Por supuesto que no. Como profesionales, se
manejan tres técnicas fundamentales: observación –importantísima–, entrevista y
cuestionario.

Asimismo, el primer paso para la evaluación es el interrogatorio, fundamental


para llenar la historia clínica. Así, sucesivamente, se van completando los pasos para
el diagnóstico. Anamnesis, examen mental, aplicación de pruebas psicotécnicas, entre
otros. Pruebas específicas que aplicamos al sostener un diagnóstico presuntivo. Es
así como entramos en otro punto importante: el diagnóstico diferencial.

El profesional en psicología maneja el diagnóstico multiaxial, mencionado al


inicio. De esta forma, se evalúa de forma integral al paciente. ¿Por qué? Toda
enfermedad tiene su etiología, es decir, su causa. Las enfermedades no tienen un solo
agente o eje causal y, las enfermedades mentales, no son la excepción. Un paciente un
hipotiroidismo puede desencadenar una depresión (eje I); un paciente sin trabajo o en
situación de calle puede desarrollar un trastorno de ansiedad (eje IV). Es por ello que
resulta fundamental una evaluación completa, lo que determinará su tratamiento
oportuno.
El psicólogo es un profesional de la ciencia, encargado de estudiar los procesos
mentales en todos sus ejes: cognitivo, conductual, afectivo, fisiológico, etcétera.
Resulta fundamental en el diagnóstico de las patologías porque tiene la formación
empírica y el conocimiento científico para ello.

La psicología no es una ciencia exenta de la ética. Los psicólogos, al tratar


con personas en estado límite, deben preservar y ser garantes de la estabilidad del
paciente, respetando su valor ético/moral. Los principios éticos en la profesión del
psicólogo son esenciales en relación con su responsabilidad en la intervención que
desarrolla; en especial, lo son para el establecimiento de límites. Hay diferentes
organismos que han construido distintos principios con explicaciones exhaustivas
para guiar la conducta profesional del psicólogo. Uno de estos es la American
Psychological Association (APA).

La Asociación Estadounidense de Psicología (APA) construyó un código de


ética que entró en vigor en junio de 2003. Es actualizado, explícito y adopta los
principios generales propuestos por la bioética:

1. Beneficencia y no maleficencia.
2. Principio de fidelidad y responsabilidad.
3. Integridad.
4. Justicia.
5. Respeto a los derechos y dignidad de las personas.

Asimismo, el psicólogo debe ser garante de cumplir en su labor esas cincos


normas. En primera instancia, actuar sin incentivo de reciprocidad; en segunda
instancia, su trabajo debe estar orientado bajo la regla, la pulcritud, la responsabilidad
y la confianza; en tercera instancia, debe promover la veracidad y la honestidad de la
psicología como ciencia, en cuarta instancia, reconoce a los seres humanos como
iguales en deberes y derechos; en quinta estancia, los seres humanos forman parte de
una sociedad en la que tienen el derecho de ser reconocidos y apoyados. La ética del
psicólogo se fundamenta en una norma íntegra de inclusión, respeto y justicia.

El dilema conflicto refiere la presencia de dos situaciones que, en solución de una,


se transgrede la otra. Los dilemas éticos en la práctica psicológica pueden ser
destacados entre: la confidencialidad, la transferencia y dogmatismo escolástico. Por
ejemplo, una menor de edad revela información que puede ser crucial e interviene
negativamente en su vida, sin embargo, bajo el derecho de confidencialidad, el
psicólogo no puede revelarla a sus padres. La transferencia es un hecho muy
frecuente en la praxis, es cuando el paciente desarrolla sentimientos por el terapeuta,
acá debe priorizarse el sentido de integridad y respeto. Por último, el dogmatismo
escolástico designa al psicólogo que solo quiere regirse bajo una escuela y aplicar una
técnica terapéutica que no corresponda a la patología del paciente. Asimismo, hay un
sinfín de dilemas que enfrenta el psicólogo a diario, es allí cuando debe poner en
práctica los principios éticos y regirse bajo la moral, para evitar un daño irreversible
al ser humano involucrado.

REFERENCIAS
Colina, L. Rodríguez, A (2008). Terapia cognitiva para los trastornos de
personalidad. Venezuela: Editorial CEC, S.A. Páginas 71-81.

Kisner, C., & Colby, L. A. (2005). Ejercicio terapéutico. Fundamentos y


técnicas (Vol. 88). Editorial Paidotribo.

Caballo Vicente, E. (1998). Manual de técnicas de terapia y modificación de


conducta. Disponible en: http://635895.buendnisfuerfamilie-frankfurt-
oder.de/descargar/635895/Manual%2Bde%2Btecnicas%2Bde%2Bterapia%2By
%2Bmodificacion%2Bde%2Bconducta.pdf [Consulta 2021 febrero 27, hora
07:15p.m.]

Iesdi.org (s.f.). Anexo 7. Técnicas psicoterapéuticas. Disponible en:


http://www.iesdi.org/Maestrias/EstTer2/Materiales/Material%20Teorico%20de
%20Apoyo/tecnicas%20psicoterapeuticas.pdf [Consulta 2021 febrero 27, hora
07:15p.m.]

who.int (s.f.). Salud mental. Organización Mundial de la Salud. Disponible en:


https://www.who.int/topics/mental_health/es/ [Consulta 2021 febrero 27, hora
07:15p.m.]