Está en la página 1de 9

La Ilíada: estructura y argumento

Comenzaremos este breve resumen de la Ilíada hablando sobre la estructura y el


tema principal sobre el que versa la obra. La Ilíada es una epopeya griega, o lo
que es lo mismo, un texto narrativo épico que suele estar escrito en verso, más o
menos como si se tratase una canción antigua que cuenta las vivencias, hazañas
y conquistas de un gran héroe, el cual se toma como modelo de conducta. Está
escrita en hexámetros dactílicos y tiene alrededor de 15.693 versos, los cuales
se dividen a si vez en 24 cantos.
El argumento o la temática central gira alrededor de la cólera de Aquiles, ya que
el texto se centra en los hechos acontecidos durante los últimos años de la Guerra
de Troya. De hecho, el nombre de la Ilíada procede del nombre griego de la
ciudad de Troya; esto es, Ilión.
Argumento de la Ilíada
Como ya hemos dicho anteriormente, la Ilíada narra la cólera de Aquiles y es
precisamente, así como da comienzo el relato, con el tremendo enfado del
protagonistas porque el rey de los aqueos, Agamenón ha decidido quedarse la
esclava favorita de Aquiles, Briseida. A modo de venganza, Aquiles decide retirar
sus ejércitos y el bando aqueo se ve diezmado por los troyanos.
En este momento, Patroclo, primo y amigo íntimo de Aquiles decide ponerse
las armaduras de Aquiles y enfrentar la batalla, con tan mala suerte que lucha
directamente contra Héctor, hijo del rey troyano Príamo y príncipe de Troya,
y acaba muriendo derrotado por Héctor.
Cuando Aquiles se entera de tal desventura, decide vengarse y luchar contra
los troyanos hasta dar caza a Héctor, el asesino de su primo querido.
Previamente, los troyanos no habían querido devolver el cadáver de Patroclo a
Aquiles para que pudiese enterrarlo en paz, entonces, cuando Aquiles mata a
Héctor, ata el cadáver de este a su carro y lo arrastra por toda la playa de Troya,
con el único fin de humillarlo.
Desolado por la desolación y la pérdida de su hijo amado, el rey Príamo baja a la
playa de Troya, al campamento de los aqueos para suplicarle a Aquiles que le
devuelva el cadáver de su hijo y así poder enterrarlo en paz. Ante tal acto paternal
y sentimental, el héroe Aquiles se ve conmovido y decide darle al rey troyano lo
que pide, ya que ambos están en la misma situación, es decir, llorando la muerte
de uno de sus seres más queridos.
De esta forma se termina el relato de la Ilíada, con la reconciliación ante la
devastación de la muerte de dos de los grandes personajes de la obra, el rey
troyano Príamo, quien defiende su ciudad y su gente cueste lo que cueste, frente
al todopoderoso Aquiles, quien tan solo buscar encontrar la fama eterna y que su
nombre se repita a los cuatros vientos, de generación en generación, y así pueda
perdurar en la eternidad. ¿Quién le iba a decir a Aquiles que tendría razón y al
final lograría su objetivo?

Resumen de La Ilíada
En contra de lo que muchos piensan, y como vamos a ver en este resumen
de La Ilíada, la obra no narra toda la guerra entre Troya y Grecia, provocada
por la fuga de Helena con Paris, príncipe troyano, lo que despierta la furia de
Menelao, que pide ayuda a su hermano Agamenón para marchar frente a la
ciudad del rey Príamo para recuperar a su esposa.
En realidad, la obra comienza narrando la cólera de Aquiles, uno de los héroes
griegos que se niega a luchar porque Agamenón ha decidido quedarse con
Briseida, la esclava favorita del guerrero más célebre de las polis, que únicamente
busca reconocimiento y ser leyenda.
Al no luchar Aquiles, las tropas troyanas están venciendo la guerra y expulsando a
los griegos hacia la playa, a quienes cada vez les dejan menos terreno. En esas
circunstancias, Patroclo, íntimo amigo del héroe griego, decide usar la armadura y
armas de Aquiles para lanzarse a la batalla, ya que sufre al ver cómo su pueblo
pierde la guerra y su preciado compañero no hace nada para solventar la
situación.
Por desgracia, Patroclo, ducho en la guerra, se enfrenta a Héctor, uno de los
hijos del rey Príamo, y el mejor de ellos en la batalla, quien a la postre, acaba por
darle muerte pensando que se enfrentaba a Aquiles. El guerrero griego, al saber
de la desgracia de Patroclo, entra en cólera y decide volver a la lucha. Además, el
hecho de que los troyanos no le concedan el cuerpo de su amigo para enterrarlo
en paz le hace enfadar más todavía.
En esta tesitura, Aquiles acaba por localizar a Héctor, con quien tiene una dura
batalla, pero termina por dar muerte al héroe troyano. Así pues, en venganza, ata
el cuerpo fenecido de su rival a su carro y lo arrastra por la playa de Ilión en señal
de humillación.
Mientras tanto, Príamo, desolado por la muerte de su querido hijo, decide una
noche acercarse a hurtadillas hasta la tienda de Aquiles en el campamento griego
para pedirle que le dé el cuerpo de su hijo de forma que pueda enterrarlo
dignamente.
Aquiles, ante las palabras de amor y desolación del rey Príamo, le concede tal
honor para que pueda enterrar el cuerpo de su hijo dignamente y con los
honores que merece como héroe real troyano.
Resumen de La odisea

Este poema está estructurado en 24 cantos y se suele dividir en tres partes:


la telemaquía, el regreso de Odiseo y la venganza de Odiseo.

La telemaquía

Integra los primeros cantos de La odisea, concretamente del primero al cuarto,
donde se narra la historia de Telémaco cuando decide partir de su hogar en busca
de su padre.

Canto 1: Los dioses deciden en asamblea el retorno de Odiseo

Homero, el narrador, pide a la Musa que relate lo sucedido a Odiseo después de


arrasar con la ciudad de Troya.

Los dioses se reúnen en asamblea y Atenea es partidaria de que Ulises retorne a


su hogar, el cual lleva ocho años cautivo en la isla de la ninfa Calipso.

Entonces, la propia Atenea, bajo la imagen de Mentor, aconseja a Telémaco, hijo


de Odiseo y Penélope, iniciar la búsqueda para hallar a su padre.

Canto 2: Telémaco reúne en asamblea al pueblo de Ítaca

El hijo de Odiseo trata de solventar la situación acaecida en los alrededores de


palacio, donde un multitudinario grupo de hombres buscan pretender a su madre,
Penélope.

Entonces, el joven reúne en asamblea al pueblo para expulsar a los pretendientes


de Penélope. Después de este hecho, Telémaco se dirige hacia Pilos tras la pista
de su padre.
Canto 3: Telémaco viaja a Pilos para informarse sobre su padre

Una vez que Telémaco llega a Pilos, Néstor le manifiesta que no tiene noticias
sobre su padre. Conoce el retorno de otros héroes a sus hogares desde Troya.
Asimismo, Néstor le propone a Telémaco viajar a Esparta para que le pregunte a
Menelao, quien acaba de concluir diferentes viajes.

Canto 4: Telémaco viaja a Esparta para informarse sobre su padre

El hijo de Odiseo llega a Esparta. Allí, Menelao le confirma que su padre ha sido
raptado por Calipso y ha estado retenido en su isla durante años.

El regreso de Odiseo

Comprende desde canto cinco al doce, donde se cuentan las aventuras y


desventuras de Odiseo en su viaje de vuelta a Ítaca.

Canto 5: Odiseo llega a Esqueria de los feacios

Zeus da órdenes a Calipso para que deje marchar a Odiseo durante una asamblea
de los dioses.

Sin embargo, al emprender el viaje, Odiseo se topa con la furia de Poseidón, dios
del mar que se encuentra enojado con Ulises, pues este dejó ciego a Polifemo, un
gigante monstruoso, que es su hijo predilecto.

Canto 6: Odiseo y Nausícaa

Odiseo encuentra auxilio en Nausícaa, hija de Alcínoo, a quien Odiseo relatará sus
aventuras desde que partiera de Troya, camino a su patria Ítaca, hace casi diez
años.

Canto 7: Odiseo en el Palacio de Alcínoo

Odiseo es conducido ante el rey Alcínoo. Entonces, relata lo sucedido con los
cicones y los lotófagos, le refiere su impasse con Polifemo, a quien dejó ciego
para escapar con vida de su cueva, con el infortunio de tener que cargar con su
maldición y con la ira de Poseidón; le refiere su encuentro con Circe y su viaje al
Averno, el episodio con el canto de las sirenas en alta mar, entre otras múltiples
aventuras.

Alcínoo, quien ha escuchado todo el relato de Odiseo con gran atención, al


enterarse de todo esto, promete ayudarlo en su regreso a casa.
Canto 8: Odiseo agasajado por los feacios

Alcínoo organiza una fiesta en honor a Odiseo, su invitado. En ella tienen lugar
diferentes juegos y uno de Aedo Demódoco, uno de los presentes, relata una
historia en relación con la guerra de Troya. Entonces, Odiseo no puede contener
sus lágrimas.

Canto 9: Odiseo cuenta sus aventuras

Odiseo narra su aventura desde el final de la guerra hasta su desventura en la isla


de Calipso. Asimismo, cuenta su experiencia en la nación latófaga, donde tres de
sus compañeros comieron loto y no querían regresar. Después, cuenta su hazaña
en la isla de los cíclopes.

Canto 10: La isla de Eolo

Ulises narra cómo llega a la isla de Eolo, allí Eolo de Hipótada le entrega una
bolsa con poderosos vientos del oeste capaces de conducirlo a cualquier destino.

Un día, mientras Odiseo duerme, uno de sus hombres decide ver qué contiene la
bolsa, entonces los vientos son expulsados y se origina una fuerte tormenta.

Después de seis días navegando, la tripulación consigue llegar a la isla de los


Lestrigones, donde unos gigantes de devoran a algunos integrantes del equipo.

Finalmente, Odiseo llega a la isla de Circe, a quien le pide ayuda para regresar a
su casa. Entonces, esta le advierte que si quiere volver a su hogar tiene que bajar
al inframundo.

Canto 11: Descenso a los infiernos

Odiseo desciende a la puerta del infierno, donde invoca a los espíritus de los
muertos. Entonces, aparece Elpénor, quien le pide a Ulises que entierre su
cuerpo.

Después, el protagonista consulta al adivino Tiresias, el cual vaticina un


complicado viaje de regreso a Ítaca.

Por otro lado, Anticlea, la madre de Ulises muere esperando a su hijo.

Canto 12: Las sirenas Escila y Caribdis. La isla del sol. Ogigia

Este canto narra cómo Odiseo y sus hombres logran escapar de las voces de las
sirenas gracias a la ayuda de Circe.
Por otro lado, cuando llegan a la isla del sol, los compañeros de viaje de Ulises no
hacen caso a los consejos de Circe e ingieren vacas prohibidas del ganado de
Helios. Entonces, Zeus lanza un rayo que provoca la destrucción de la nave.
Todos los hombres mueren, a excepción de Odiseo.

La venganza de Odiseo

Es la tercera parte, va desde el canto trece al veinticuatro. En ellos se relata el


regreso de Odiseo a su tierra, así como la gestación y posterior ejecución de la
venganza del protagonista a los pretendientes de su esposa. También, el
reencuentro de Odiseo con su familia.

Canto 13: Los feacios despiden a Odiseo. Llegada a Ítaca

Tras terminar su discurso en el palacio de Alcínoo, Odiseo arriba a la isla de Ítaca,


su patria, donde llega disfrazado de vagabundo con el fin de pasar desapercibido.

Canto 14: Odiseo en la majada de Eumeo

Odiseo acude a Eumeo, su fiel criado, disfrazado para no ser reconocido.


Entonces, Ulises se entera de la situación actual en su patria y, junto con Atenea,
prepara la venganza contra los pretendientes de Penélope.

Canto 15: Telémaco regresa a Ítaca

Telémaco se encuentra muy lejos de su patria siguiendo la pista de su padre.


Atenea le indica, mediante un sueño, que debe regresar inmediatamente a su
hogar.

Asimismo, la diosa advierte al joven que ande con cuidado, ya que los
pretendientes de su madre quieren tenderle una trampa para matarlo.

Canto 16: Telémaco reconoce a Odiseo

Telémaco llega a Ítaca, después de esquivar a los pretendientes de su madre.


Entonces, se dirige a casa de Eumeo, donde reconoce con gran alegría a su
progenitor. Después, padre e hijo planean la venganza contra los pretendientes.

Canto 17: Odiseo mendiga entre los pretendientes

Odiseo regresa a su casa, donde solo es reconocido por su viejo perro, el cual
muere ante su presencia. Allí, Ulises finge que es un vagabundo entre los
pretendientes de su esposa, a quienes les pide comida.
Canto 18: Los pretendientes vejan a Odiseo

Un mendigo llamado Iron reta a Odiseo a una pelea. Cuando tiene lugar el
enfrentamiento, Odiseo gana. Por otro lado, los pretendientes de Penélope se
burlan de él.

Canto 19: La esclava Euriclea reconoce a Odiseo

Euricle, la criada del palacio descubre la verdadera identidad del mendigo, Odiseo,
cuando lo ayuda a lavarse los pies y reconoce una de sus cicatrices que lo
caracterizan. Después, promete guardar el secreto.

Canto 20: La última cena de los pretendientes

Odiseo trata de conciliar el sueño mientras piensa cómo puede matar a los
pretendientes. De repente, Atenea aparece para calmarlo y dormirlo. Al mismo
tiempo, Penélope tampoco puede dormir y suplica su muerte.

Después, tiene lugar la cena de los pretendientes, a la que, a pesar de la negativa


del resto, también asiste Odiseo a petición de Telémaco.

Asimismo, un profeta advierte a Telémaco que pronto los muros se mancharán de


sangre.

Canto 21: El certamen del arco

Penélope propone a sus pretendientes una prueba cuya recompensa es contraer


matrimonio con ella. Para ello, sus seguidores deben disparar una flecha que
pasara por los ojos de 12 hachas enfiladas.

Uno a uno, los pretendientes lo intentan sin éxito. Sin embargo, Odiseo, quien
insiste en participar en la prueba, consigue superar el reto.

Canto 22: La venganza

Odiseo lleva a cabo su plan y tiene lugar la disputa contra los pretendientes de su
esposa. Así, lanza una flecha y mata a Antínoo. Después, continúa asesinado sin
piedad a todos los hombres allí presentes.

Canto 23: Penélope reconoce a Odiseo

Una vez terminada la sangrienta lucha con los pretendientes, Odiseo se presenta
ante Penélope. Al principio, ella no lo reconoce ya piensa que está muerto y su
aspecto había cambiado con el paso de los años. Después, la mujer se convence
y abraza a su esposo.

Canto 24: El Pacto

Todas las almas van a parar al inframundo guiadas por Hades. Allí, Aquiles y
Agamenón se percatan de lo ocurrido.

Por otro lado, Odiseo se reencuentra con su padre Laertes, quien apenas lo puede
reconocer.

Asimismo, los familiares de los pretendientes difuntos buscan venganza.


Entonces, tiene lugar una batalla en la que Laertes mata al padre de Antínoo.

Finalmente, la disputa cesa gracias a la intervención de la diosa Atenea que


propone un acuerdo de paz.

Edipo y la esfinge. 470 a.C. aprox. Cerámica pintada con figuras rojas, alt. 7,2 cm;
diám. 26,3 cm.

Edipo Rey de Sófocles


Edipo Rey de Sófocles es una de las obras clásicas del teatro griego, cuya
importancia es capital para la civilización occidental. Además de constituir una
pieza maestra desde el punto de vista teatral, Edipo Rey representa una serie de
conflictos humanos y valores sociales que son considerados arquetípicos desde el
punto de vista psicológico y sociológico. Veamos de qué se trata.

Resumen de Edipo Rey


La peste se ha desatado sobre Tebas y el pueblo está muriendo. En su
desesperación, todos acuden al ágora para pedir la intervención de Edipo Rey. A
fin de comprender la causa y remedio de tan terrible flagelo, Edipo solicita la
ayuda de Creonte, hermano de su esposa Yocasta.

Tras consultar el oráculo de Delfos, Creonte le informa que la peste es el castigo


de los dioses por el asesinato de Layo, el antiguo rey de Tebas a quien Edipo no
llegó a conocer. Por lo tanto, hasta que el responsable no expíe sus culpas, la
peste seguirá azotando a la ciudad.

Edipo ordena una investigación y exhorta al pueblo a entregar al culpable. Entre


tanto, el rey consulta al ciego Tiresias por consejo de Creonte. Tiresias le hace
saber que él es el asesino de Layo, y que además vive en incesto con su madre,
Yocasta. Edipo, que se tiene por hijo de Pólibo, rey de Corinto, y Mériba de Doria,
concluye que Creonte se ha confabulado con Tiresias para destronarlo.

Creonte y Edipo discuten acaloradamente, hasta que se hace presente Yocasta.


Con el propósito de disipar las preocupaciones de Edipo, Yocasta le hace saber
que Layo murió en manos de unos bandidos en el cruce de tres caminos.
Asimismo, le anima a no temer de las profecías del oráculo, ya que en tiempos
pasados el oráculo predijo que Layo y ella tendrían un hijo que mataría a su padre
y se desposaría con su madre. Para evitarlo, se deshicieron de la criatura.

Una profecía semejante había recibido Edipo en su juventud, razón por la cual se
exilió de Corinto para evitar su suerte. Edipo recuerda que en su exilio mató a
alguien en el cruce de tres caminos, pero lo hizo por sí mismo y no en grupo. Aun
así, comienza a temer que él sea el asesino de Layo.

Un mensajero aparece para anunciar que Pólibo ha muerto y que este debe ir a
tomar su cargo como sucesor. En la conversación, Edipo descubre que no es hijo
de sangre de Pólibo, ya que el mismo mensajero le explica que lo recibió de un
pastor cuando era niño y lo entregó al rey de Corinto.

Inmediatamente, hacen comparecer al pastor quien, finalmente, confiesa que ese


niño se trataba del hijo de Layo, y que este se lo había confiado para que lo
matara. Sin embargo, tuvo piedad de la criatura y lo entregó al mensajero confiado
de que se lo llevaría lejos de allí.

Ante la terrible verdad, Yocasta se suicida. Edipo, consternado, decide romper sus
ojos con los broches del vestido de Yocasta, de modo que cuando muera no
pueda mirar a sus padres a los ojos en el Hades. Ciego, le pide a Creonte que lo
exilie, de modo que Edipo se condena a vivir para siempre como un extranjero,
desprovisto de todo poder, afecto y consideración.

También podría gustarte