Está en la página 1de 3

TP Nº 6: ELEMENTOS DEL DISEÑO

1)Elementos conceptuales:
Los elementos conceptuales que predominan en este cuadro son puntos y
líneas.
2)Elementos visuales:
La forma que predomina son las líneas curvas y moduladas (también se
presentan, aunque en menor medida, formas como plano geométricas y
manchas).
Tamaño: Si tomamos como referencia la imagen figura-fondo los elementos
son más pequeños
Color: Los colores que predominan en las obras de Miró son los colores
primarios. Prevalecen las claves altas. Los colores son desaturados (salvo
el verde y el violeta). El matiz que prevalece se basa en colores primarios,
fríos (a excepción del verde y el violeta que son colores secundarios pero
también son fríos).
En este cuadro la textura la visual esta dada por las líneas que se forman
de las manchas que parece que se estuvieran chorreando.

3)Elementos de relación:
La dirección de las formas son horizontales.
Posición: No hay ninguna posición en especial en este cuadro, los
elementos están dispuestos en todos los lugares de este.
Gravedad: El grupo de formas genera una liviandad e inestabilidad.
Espacio: El espacio que ocupan las formas son de características
bidimensionales.

4)Elementos prácticos:
Representación: Abstracta (o semiabstracta)
Significado: Este es un cuadro de Miró y se llama Mayo 1968 (Mayo 1968).
Miró quiere mostrar los momentos políticos que vivió. Los sucesos de mayo
y Junio en Francia se encuadran dentro de una ola de protestas
protagonizadas, principalmente, por sectores politizados de la juventud que
recorrió el mundo durante 1968. Estos sucesos se extendieron por la
República Federal Alemana, España, México, Argentina, Uruguay, Estados
Unidos o Checoslovaquia. En el arte de Miró no hay ni una pizca de
represión, violencia o censura.
Función: Expresar sus emociones (pero que nunca seguían un
razonamiento lógico).

BREVE BIBLIOGRAFIA:
Joan Miró (1893 - 1983 )
Pintor español
Nació el 20 de abril de 1893 en Barcelona. Cursó estudios en la Escuela de
Bellas Artes y en la Academia Gali de su ciudad natal. Realizó su primera
muestra individual en las Galerías Dalmau (1918). En sus trabajos anteriores a
1920 aparecen influencias fauvistas, del cubismo y de los frescos románicos
catalanes. En el año 1920 viaja a París donde hace amistad con Pablo Picasso,
conoce a Tzara y Max Jacob y asiste a eventos dadaístas. En 1921 expone en
solitario en la Galerie La Licorne. Un año después forma parte del "Grupo de la
rue Blomet" junto a André Masson, Artaud y otros.
Miró parte de la memoria y de lo irracional para crear obras que son
transposiciones visuales de la poesía surrealista como en El campesino catalán
de la guitarra (Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid), El carnaval del arlequín
(1925, Galería Albright-Knox, Buffalo) o Interior holandés (1928, Museo de Arte
Moderno, Nueva York). La composición de sus obras se organiza sobre fondos
planos de tono neutro y están pintadas en una gama corta de colores vivos,
especialmente azul, rojo, amarillo, verde y negro. En ellas se disponen siluetas
amorfas alternando con líneas acentuadas, puntos, rizos o plumas.
Posteriormente produjo obras más etéreas en las que las formas y figuras
orgánicas se reducen a puntos, líneas y explosiones de color. Aunque
identificado con la causa republicana, volvió a España en 1940 tras el inicio de
la II Guerra Mundial. Experimentó con otros medios, como grabados y
litografías, a los que se dedicó especialmente en la década de 1950. También
realizó acuarelas, pasteles, collages, pintura sobre cobre, escultura,
escenografías teatrales y cartones para tapices. Sin embargo, las creaciones
que han tenido mayor trascendencia, junto con su obra pictórica, son sus
esculturas cerámicas, entre las que destacan los grandes murales cerámicos
La pared de la Luna y La pared del Sol (1957-1959) para el edificio de la
UNESCO en París y el mural del Palacio de Congresos y Exposiciones de
Madrid. La Fundación Miró de Barcelona fue inaugurada en 1975.