Está en la página 1de 1

SESIÓN 7: EMPATÍA PARA SOLIDARIZARNOS

Tu reto será elaborar un texto que argumente sobre la importancia de la


regulación de emociones y el ponerse en el lugar de la otra persona para
actuar de manera solidaria en la búsqueda del bien común.

A menudo, muchos de nuestros problemas cotidianos se encuentran afectados


por fallos en la regulación emocional, teniendo consecuencias tanto personales
como sociales. Una mala contestación, un impulso repentino, la incomprensión
hacia los sentimientos de otra persona o simplemente, ignorar lo que nos han
dicho.

De algún modo, cada experiencia que vivimos está impregnada de una atmósfera
emocional que no podemos olvidar, sobre todo, si queremos ser felices y construir
vínculos sanos. Ahora bien, ¿qué podemos hacer para gestionar nuestras
emociones?

La respuesta se encuentra en la regulación emocional. Se trata de aprender a


mantener, aumentar o suprimir un estado afectivo en curso con el objetivo de
alcanzar una meta: el equilibro emocional.

Regular nuestras emociones es un proceso muy importante ya que nos permite


un mejor funcionamiento en la sociedad. Nos ayuda a saber, por ejemplo, cómo
afrontar nuestra ira cuando alguien hace algo que no cumple nuestras
expectativas. Nos permite un mejor entendimiento y por ello evitar conflictos que
nos generan emociones negativas. Es decir, nos ayuda a conseguir mejores
relaciones sociales.

Según Rafael Bisquerra, doctor en Ciencias de la Educación y licenciado en


Psicología y Pedagogía, la regulación emocional es la capacidad de manejar las
emociones de forma apropiada. Y para ello, es importante ser consciente de la
relación que existe entre pensamiento, emoción y conducta, además de tener
buenas estrategias de afrontamiento y la habilidad de generar emociones
positivas.
Como vemos, tener conciencia de las emociones y saber regularlas en el día a
día son aspectos totalmente necesarios. Gracias a ello, desarrollaremos una serie
de competencias y habilidades que nos ayudarán a favorecer tanto el bienestar
personal como el de los demás. Profundicemos en el maravilloso arte de regular
emociones.