Está en la página 1de 5

Comisión Woodhead

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
La Comisión Woodhead (oficialmente Comisión de partición de Palestina1) era una
comisión técnica británica creada para proponer un esquema detallado de partición
para el Mandato británico de Palestina, incluyendo recomendaciones de las fronteras
de partición y examen de aspectos económicos y financieros de la Comisión Peel.23

La comisión fue designada a final de febrero de 1938 y llevó sus investigaciones


desde abril a primeros de agosto de 1938. Rechazó el plan de la comisión Peel por
la gran cantidad de transferencia de población árabe e requería. Consideró otros
dos planes. Prefirió una modificación del plan de partición, que formara un esquema
de asentamientos satisfactorio, si el gobierno de Reino Unido aceptara "la muy
considerable carga financiera implicada", 4 para equilibrar el presupuesto del
estado árabe. En este plan toda Galilea y el corredor de Jafa a Jerusalén
permanecerían bajo mandato británico.

Publicó sus conclusiones el 9 de noviembre de 1938, tras lo cual el gobierno


británico rechazó la inminente partición de Palestina por las insuperables
dificultades políticas, administrativas y financieras que implicaba. Gran Bretaña
convocó las Conferencia de Londres de 1939, para que las partes implicadas
encontraran un acuerdo.

Índice
1 Visión general
1.1 Plan A
1.2 Plan C
2 Conclusiones
2.1 Economía y finanzas
3 Críticas
4 Consecuencias
5 Referencias
Visión general

El mapa que ilustra propuestas judías para partición de Jerusalén, presentado a la


comisión oodhead
Los árabes revitalizaron su revolución tras la publicación del informe de la
Comisión Peel y el gabinee británico, asustado, votó secretamente contra la
partición el 8 de diciembre de 1937. La comisión Woodhead se designó con el deber
oficial de implementar las propuestas de Peel, pero en realidad, las enterró. La
comisión incluía a Sir John Woodhead, anteriormente funcionario en la India, Sir
Alison Russell, un abogado, Percival Waterfield y Thomas Reid, también funcionario
en la india.5 Se le encomendó examinar el plan de la Comisión Peel en detalle, para
"recomendar los límites para las áreas propuestas como árabes, judías y los
enclaves se retenidos permanentemente o temporalmente por el Mandato británico".
Así como "examinar e informar las cuestiones económicas, financieras implicadas en
la partición, sobre las que se debiera tomar decisiones".6

Sin embargo, la designación de la comisión fue referida por la Oficina Colonial


como un instrumento para liberar a Gran Bretaña de sus obligaciones respecto al
plan.7 De acuerdo a la decisión del gabinete británico, Woodhead fue avisado
secretamente que entraba dentro de la autoridad de la comisión, decidir que "ningún
esquema posible podría realizarse".8 Sir George Rendel, director del Departamento
del Este del Ministerio de Asuntos Exteriores, hizo todo lo posible para asegurarse
que la comisión alcanzara la "conclusión correcta", influyendo en la elección de
personal y colocando su propio memorándum ante la comisión como documentación
aportada.

La Comisión estuvo unos tres meses en Palestina, recabando información de testigos


en 55 sesiones. Ningún árabe se presentó a declarar, aunque el rey Abdullah de
Transjordania escribió a Woodhead mostrando su apoyo a la partición, así como a
recibir a la comisión en Ammán.910

La comisión encontró que no se podría establecer un estado árabe autosuficiente si


"contenía un gran número de judíos, cuya contribución a las arcas públicas solo
permitiera al estado balancear su presupuesto". Como el estado árabe necesitaría
los territorios del mandato para agricultura y granja y los el estado judío los
necesitaría a ellos para la industria, la comisión propuso una unión de
fronteras."11

En su informe, examinaron tres modificaciones posibles a la propuesta de la de


Comisión Peel, que llamaron Plan A, B y C. Estos planes proponían la creación de un
estado judío rodeado por un estado árabe mayor y una zona británica.12 Los tres
planes son los siguientes:

Plan A

Plan A de la comisión Woodhead


El plan A estaba basado en el plan de la comisión Peel, con las fronteras
redibujadas "más exactamente, usando su esquemas como guía"13 Proponía un estado
judío costero, un corredor bajo el mandato británico, de Jerusalén a la ciudad
costera de Jaffa, y el resto del territorio palestino fusionado con Transjordania
en un Estado Árabe.

Jaffa (sin Tel Aviv) estaba incluido en el corredor del mandato en el plan Peel,
pero en el Plan A correspondía al Estado Árabe.14

En el Plan A, se estimaba que el Estado Árabe tendría 7200 judíos y 485.200 árabes,
y que el Estado Judío tendría 304.900 judíos y 294.700 árabes.

Plan B de la comisión Woodhead


El plan B era el mismo que el plan A, excepto que reducía el Estado Judío añadiendo
Galilea a área del mandato permanente. La zona sudeste de la región sur de Jaffa
quedaaría en el Estado Árabe.15

Bajo el plan B, el estado judío tendría 300.400 judíos y 188.400 árabes (50,000 en
el distrito de Haifa), mientras que 90.000 árabes y 76.000 Judíos continuarían
viviendo bajo gobierno británico.16

Plan C

Plan C de la comisión Woodhead


El plan C, una posterior modificación, reduciría el Estado Judía a la región
costera entre Zikhron Ya'akov yRejovot, situando el norte de Palestina, incluido el
Valle de Jezreel, y la zona semiárida del sur de Palestina, bajo un mandato
separado17 administrado por el mandatario hasta que las poblaciones árabes y judías
acordaran su destino final. Una característica esencial del plan era una unión de
fronteras en el Estado Árabe, Estado Judío y los territorios bajo mandato.

Plan C recomendado:

Un Estado Judío de 1258 Km cuadrados, en dos partes: La Norte sería una franja de
costa 10-20 Km de ancho de Tel Aviv a la zona sobre Zichron Ya'acov, y la zona sur
sería una región menor incluyendo Rehovot. La población inicial sería de unos
226.000 judíos y 54.400 árabes.
Un Estado Árabe de 7393 Km cuadrados, consistente mayormente en un segmento que se
aproxima a lo que es hoy Cisjordania y la Franja de Gaza, con un amplio corredor
conectándolos. La población inicial sería de 8900 judíos y 444.100 árabes.
Tres territorios bajo mandato británico: Toda Galilea (población inicial 77.300
judíos y 231.400 árabes), un enclave que incluye Jerusalén and Lod (población
iniccial 80.100 judíos y 211.400 árabes), y la región de Néguev del norte de
Beerseba (inicialmente 60.000 árabes).
Conclusiones
El informe de la comisión se publicó el 9 de noviembre de 1938, concluyó que ningún
plan de partición podría desarrollarse en los términos de referencia que, según los
miembros de la comisión, ofreciera muchas probabilidades de éxito, para el
establecimiento final de unos estados árabes y judíos autónomos. Sin embargo, la
comisión concibió posibles planes alternativos.

La comisión rechazó el Plan A, que era la interpretación del plan de la Comisión


Peel, basada principalmente en que se requiere una cantidad enorme de transferencia
de árabes para reducir su número en el Estado Judío propuesto.18 Sin embargo, el
gobierno británico ya había rechazado la propuesta de Peel de que el movimiento de
personas fuera obligatorio, y la comisión consideró que una transferencia
voluntaria tampoco se esperaba que ocurriera, porque la población árabe estaba
"fuertemente arraigada a la tierra.19 Además, se esperaban dificultades de
desarrollo para los árabes. También, la inclusión de Galilea en el Estado judío se
consideraba como no deseada ya que "la población es casi completamente árabe". Los
árabes que vivían allí, muy probablemente se resistirían a la inclusión por la
fuerza, y la opción crearía un "problema de minoría" que amenazaría la estabilidad
regional.20

El Plan B fue rechazado pero un miembro lo apoyaba. El problema de Galilea


desastroso en el plan B.21 Incluirla en el el estado árabe crearía un gran problema
de seguridad para el estado judío, mientras que mantenerla indefinidamente bajo
mandato privaría a la gran población árabe de sus derechos de independencia.21 Los
principales problemas apreciados eran también con la disposición Haifa, cuya
aproximadamente la mitad de población era judía, y la parte de Palestina que va de
Haifa a Beisan y de allí al norte de la frontera.21

El Plan C fue el preferido por la comisión. Este plan era una modificación del plan
de partición, que habría sido un acuerdo satisfactorio, si el Reino Unido hubiera
estado preparado para dar suficiente ayuda para hacer posible al estado árabe
equilibrar su presupuesto. En este plan, toda Galilea y corredor de Jaffa a
Jerusalén quedarían bajo mandato británico.

Dos miembros de la comisión también añadieron notas de dudas. Russell explicó que
el plan B era preferible al C, por ser más acorde con el plan de la Comisión Peel,
más probable de asegurar la paz, y más equitativo y práctico.22 Reid argumentó que
los tres planes eran fatalmente defectuosos.23

Economía y finanzas
La comisión también declaró que existían dificultades financieras y económicas "de
tal naturaleza que no podemos encontrar forma de superarlas dentro de nuestros
términos de referencia".24 El comité descubrió que "bajo nuestros términos de
referencia, no es posible recomendar fronteras que pudieran afrontar una
perspectiva razonable de establecimiento final de un estado árabe autosuficiente.
Esta conclusión es, en nuestra opinión, igual de válida bajo el plan C, plan B y
cualquier otro plan de partición que no implique la inclusión en el estado árabe de
un área que contenga un gran número de judíos, cuya contribución a los ingresos por
impuestos permitiera, por sí mismo, a ese estado equilibrar su presupuesto".25
Sugirieron que los estados árabe y judío no fueran fiscálmente independientes sino
que, en su lugar, el gobierno de Reino Unido aceptara "la muy considerable
responsabilidad"24 y proporcione ayuda suficiente para que el Estado Árabe
equilibre su presupuesto.
En un sumario publicado por Woodhead, señaló dos razones para la inestabilidad
financiera del Estado Árabe.26 "Primero, los ciudadanos judíos de Palestina hacían
una contribución per capita mucho más alta que los árabes, además cualquier posible
partición dejaría todavía menos judíos en el Estado Árabe.26 Segundo, la mayor
parte de la riqueza árabe recae en los lugares que habrían de convertirse en parte
del Estado Judío, debido a su gran población judía.26 Por ejemplo, aunque árabes
judíos poseen aproximadamente la misma cantidad de tierra con cultivos de cítricos,
menos de un tercio de las posesiones árabes estarían en el Estado Árabe".26

La comisión propuso una partición modificada llamada "federalismo económico" en el


que los dos estados entrarían en una unión de fronteras con los territorios
permaneciendo bajo mandato, dejando a las autoridades mandatarias determinar la
política fiscal. Según el informe: "Las tasas de aduana serían recaudadas por el
mandatario, y el excedente neto, tras ciertas cargas comunes, sería distribuido
entre las tres áreas según una fórmula acordada, sujeta a revisión periódica... La
comisión sugirió que inicialmente la porción de cada área fuera un tercio... Para
permitir al Estado Árabe equilibrar su presupuesto sin estar sujeto a control
financiero externo, recibiría una porción adicional aparte de la porción de los
territorios mandados, bajo condiciones que le darían derecho a participar en la
expansión de tasas aduaneras resultantes de un incremento de la prosperidad en el
resto de palestina. Este acuerdo podría extenderse, si fuera deseado, para cubrir
las comunicaciones internas (ferrocarril, correos y telégrafos) eliminando así
ciertas dificultades administrativas a consecuencia de la partición. Mientras este
acuerdo mantenga autonomía fiscal de los estados árabes y judíos, será como una
comisión, sujeta a ciertas condiciones, para formar una base de acuerdo
satisfactoria, siempre que el gobierno de su majestad esté preparado para aceptar

la considerable carga económica implicada", con el fin de equilibrar el presupuesto


del Estado Árabe.

Críticas
El antiguo Secretario Colonial Leo Amery argumentó que la partición había sido
rechazada "por razones equivocadas". Él dijo que el plan de la Comisión Peel basó
sus propuestas en áreas donde "judíos y árabes ya predominaban", mientras
cumplimentar el mandato requería proporcionar a llos judíos suficiente territorio
para una inmigración importante. El intento de la comisión Woodhead de incluir las
minorías árabes en áreas judías y vice versa llevó a planes que no eran viables.
Además, la conclusión fue que un estado árabe autosuficiente debe "continuar
disfrutando de los servicios que los impuestos y tasas sobre empresas judías
trajeran a una Palestina unida". Según Amery, ningún esquema podría realizarse bajo
esa suposiciones.27

Consecuencias
El informe de la Comisión Woodhead fue presentado al parlamento y publicado el 9 de
noviembre de 1938. Como resultado, el gobierno emitió una declaración política "Las
dificultades políticas, administrativas y financieras implicadas en la propuesta de
crear estados árabe y judíos independientes dentro de Palestina, son tan grandes
que esta solución del problema es impracticable".28

El Ejecutivo de la Agencia Judía para la Tierra respondió que el informe Woodhead


no podía "servir como base de ninguna negociación, ya fuera entre judíos y árabes o
entre la Agencia judía y el gobierno [británico]".29

A pesar del anuncio británico de que el plan era imposible, sugirió que el acuerdo
árabe-judío podía todavía ser posible. En 1939 se invitó a los árabes palestinos,
estados vecinos árabes y a la Agencia Judía; a londres para participar en un tercer
intento de resolver la crisis, la Conferencia de St. James (también llamada la
conferencia de la Mesa Redonda de 1939). Las recomendaciones fueron finalmente
rechazadas por judíos y árabes.15
Referencias
Palestine Partition Commission Report, Command Paper 5854, Printed and published
by His Majesty's Stationery Office, London, 1938 (310 pages and 13 maps)
Mandated Landscape: British Imperial Rule in Palestine 1929-1948
Policy in Palestine, December 23, 1937
Britain Drops Partition, Maps Peace Parleys; Agency Rejects Woodhead Report As
Talks Basis
Conservative Party Attitudes to Jews, 1900-1950, Harry Defries
Report, p, 7
Palestine: Retreat from the Mandate: The Making of British Policy, 1936-1945,
Michael J. Cohen, pp. 44-45
Itzhak Galnoor (1995). The Partition of Palestine: Decision Crossroads in the
Zionist Movement. Albany: State University of New York Press. p. 53.
Report, pp. 8–9
Yoav Gelber (1997). Jewish-Transdanian Relations 1921–1948. Frank Cass. pp. 134-
135.
Report, p196.
David Ben-Gurion’s Answer to Kristallnacht
Report, p. 45.
Report, pp. 40–44, maps 3, 8.
Anglo-American Committee of Inquiry - Appendix IV
The Arab-Israeli Conflict: Its History in Maps, Martin Gilbert, p. 29
Palestine: Retreat from the Mandate: The Making of British Policy, 1936-1945,
Michael J. Cohen, p. 72
Report, p. 52
Report, pp. 52–83.
Report, pp. 96–97
Report, pp. 97–98
Report, pp. 249–262
Report, pp. 263–281
Report, p.246
report, p. 196
John Woodhead (1939). «The Report of the Palestine Partition Commission».
International Affairs 18 (2): 171-193. doi:10.2307/3019878.
Palestine: Retreat from the Mandate: The Making of British Policy, 1936-1945,
Michael J. Cohen, pp. 164-165
Palestine.
The Partition of Palestine: Decision Crossroads in the Zionist Movement, Itzhak
Galnoor

También podría gustarte