Está en la página 1de 33

SENTENCIA No.

/ 2021

Montevideo, 12 de octubre de 2021

VISTOS:

Para sentencia definitiva de primera instancia estos autos caratulados

“JARA OTERO, MARTA C/ UTE y otros – Proceso laboral ordinario (Ley

18.572)” – IUE 2-3129/2021.-

RESULTANDO:

1.- A fojas 87-105 compareció Marta Jara Otero, promoviendo

demanda laboral contra Gas Sayago S.A., Administración Nacional de Usinas y

Transmisiones Eléctricas (UTE) y Administración Nacional de Combustibles,

Alcohol y Portland (ANCAP), manifestando, en síntesis:

- Ingresó a trabajar como dependiente para Gas Sayago SA el 1 de octubre de 2012

con el cargo de Gerente General, por dos años. Gas Sayago fue un proyecto creado

en el año 2011 por el Estado uruguayo para instalar una planta regasificadora de

gas natural en Puntas de Sayago. A tales fines creó una sociedad anómina cuya

titularidad corresponde a UTE (79.5 % del paquete accionario) y Ancap (20.5 %

del paquete accionario).

-En 2016 el gobierno uruguayo le ofreció pasar a desempeñar funciones como

Presidente del Directorio de Ancap, frente a lo cual no quería perder la antigüedad

laboral generada en Gas Sayago. Por ello, antes de aceptar, planteó que la relación

laboral con ésta quedase en suspenso y pudiese ser retomada al cesar en Ancap.

Frente a ese planteo el Directorio de Gas Sayago en sesión del 11 de marzo de 2016

resolvió concederle licencia sin goce de sueldo por un período de 180 días

1
renovable automáticamente hasta nueva resolución, encomendando las funciones

de Gerente General a la Ing Verónica Lizarraga. La empresa realizó consulta

jurídica al Estudio Posadas, Posadas & Vecino, asesores jurídicos externos de la

empresa, para que informaran sobre la posibilidad de otorgarle la licencia sin goce

de sueldo mientras se desempeñara en el Directorio de Ancap. El informe de dicho

Estudio analiza la cuestión desde una perspectiva del Derecho Laboral y del

Derecho constitucional. En agosto de 2017, ratificó dicho informe a solicitud de la

Gerencia General de Gas Sayago. Y también en agosto de 2017 consultó a los

servicios jurídicos de Ancap. Ambos informes coinciden en que no había obstáculo

jurídico para que asumiese funciones en el Directorio de Ancap dejando su cargo

en reserva en Gas Sayago.

-Por resolución del Poder Ejecutivo de 17 de marzo de 2020 se designó al Sr

Alejandro Stipanicic como Presidente de Ancap, concretándose su cese en dicho

cargo, concluyendo su licencia sin goce de sueldo en Gas Sayago. Asi lo comunicó

el 19/3/2020 a Gas Sayago por correo electrónico dirigido al SR FAbian Figueroa,

al frente del proceso de liquidación administrativa de la Compañía. Este le

agradeció el correo y le proporcionó su número de celular, manteniendo una

comunicación en que le explicó que, atendiendo a la emergencia sanitaria decretada

días atrás, se le asignarían tareas para desempeñar en forma remota. Luego se

comunicó con Figueroa reiterándole que estaba a la espera de las tareas que se le

encomendaran. Ante la ausencia de novedades, el 30/3/20 agregó que mantenía su

cuenta en Banco Itaú para el pago de haberes, y que estaba alertando a Ancap sobre

su actividad en la empresa para evitar la acumulación de ingresos con el subsidio

para titulares de cargos electivos, políticos y de particular confianza. Se le dijo que

2
la omisión en depositar sus haberes se debía a problemas operativos, pero al

transcurrir el tiempo sin que se solucionaran y sin recibir tareas, el 15/4/20 remitió

telegrama intimando el pago de salario de marzo y aclaración de situación laboral.

Ante el silencio de la compañía, el 14/4 solicitó reunión con la empresa, no

teniendo respuesta y un mes después remitió nuevo telegrama intimando su

reintegro en 24 hs bajo apercibimiento de considerarse despedida. Al no recibir

respuesta, el 1 de junio remitió nuevo telegrama explicitando que se consideraba

indirectamente despedida a partir del 29/5/2020. El 2 de junio el Sr Figueroa le

remite correo electrónico manifestando que existe impedimento constitucional para

su reintegro a la empresa, por lo que se entiende que se produjo su desvinculación

voluntaria a partir de dicha fecha. El supuesto impedimento es inadmisible e

injustificado. La conducta de la demandada es incomprensible, ya que hubiera

alcanzado con pagarle la indemnización por despido si no tenía trabajo para

ofrecerle.

-Argumenta en torno a la inaplicabilidad al caso del art 200 de la Constitución, ya

que no se la nombró empleada de Gas Sayago luego de ocupar el directorio de

Ancap sino a la inversa. Al cesar en el Directorio de Ancap recobró sus efectos el

contrato de trabajo vigente, al ponerse a disposición de Gas Sayago. Además, la

conducta previa a invocar la desvinculación voluntaria contradice el argumento, ya

que existieron comunicaciones donde se hablaba de su reintegro efectivo, quedando

a disposición para las tareas que le fueren asignadas.

-Sobre la legitimación pasiva de Ute y Ancap: en la página web de cada una de

ellas figura Gas Sayago como parte de las empresas del grupo o en las que tiene

participación financiera la empresa estatal. En la de Gas Sayago se consigna que es

3
una empresa uruguaya propiedad de Ancap y Ute. Ambas decidieron en diciembre

de 2019 la liquidación de Gas Sayago. Las tres constituyen un conjunto económico,

grupo de empresas o grupo económico. Refiere doctrina referente a estas figuras.

Concluye que las codemandadas son solidariamente responsables con la misma de

los créditos laborales que se le adeudan, lo que es mas necesario por la situación de

liquidación de la sociedad anónima.

- Practica liquidación de lo reclamado: indemnización por despido, salarios

impagos, aguinaldo, licencia no gozada, salario vacacional, por un total de $

7.225.091 incluyendo daños y perjuicios preceptivos del 20 %, multa legal y

actualización.

Ofreció prueba y solicitó se condene a las demandadas al pago de dicha suma más

intereses y reajustes hasta su efectivo pago, costas y costos.

2.-Por auto 66/2021 se confirió traslado de la demanda por el término de quince

días, notificándose a las demandadas el 19 y 24 de febrero de 2021 (fs 109-111).

3.- A fojas 158-168 evacuó el traslado Gas Sayago SA –en liquidación,

representada por Gonzalo Caballero y Fabián Figueroa, en los siguientes términos:

- Gas Sayago SA es una sociedad anónima regida por la ley 16.060 cuyos

accionistas son dos entes autónomos, Ute y Ancap, alcanzados por la Carga Magna,

sus leyes orgánicas que delimitan sus cometidos y participaciones en sociedades

privadas legalmente previstas. Por lo que la causa se ve alcanzada por normas de

Derecho Público. Señala fecha de ingreso de la actora, su solicitud de licencia

extraordinaria sin goce de sueldo y la concesión por resolución de Gas Sayago por

un período de 180 días renovable automáticamente hasta nueva resolución,

solicitando a los asesores jurídicos externos un estudio sobre el impacto de la

4
resolución. El informe citado por la actora no fue fundamento de la resolución, fue

posterior y constituye una opinión que no es vinculante. El 19/3/2020 el Poder

Ejecutivo nombró nuevo presidente de Ancap, con lo cual queda desafectada la

actora del cargo público y desde allí se verifican una serie de actos propios de ésta

que sellan su suerte en la relación laboral, no configurándose el despido.

La licencia se otorgó por un plazo, renovable automáticamente, hasta nueva

resolución, la que debería valorar el cese de la suspensión de contrato de

conformidad con sus prerrogativas (incompatibilidades, prohibiciones, aceptación

del subsidio para puesto político o de particular confianza). Considerarse

reincorporada por el solo hecho de haber quedado desinvestida del puesto público

no emerge de las condiciones de concesión del beneficio. La nueva resolución no

llegó a dictarse, manteniéndose el contrato suspendido, impidiendo la conducta

apresurada de la actora su dictado, ya que llevaría tiempo analizar y consultar la

legalidad de la reinserción, más aun en tiempo de pandemia que ha impedido la

celebración de reuniones. Se requería el dictado de resolución que declarara su

reintegro o su cese, y recién ahí debía promover sus defensas. La actora no

desconocía las condiciones, ya que siempre estuvo debidamente asesorada.

Hay imposibilidad de despido indirecto porque en un contrato suspendido no

renacieron las obligaciones de las partes y por tanto no hay incumplimientos

intolerables. Operó una renuncia porque hubo manifestaciones de la actora de dar

por terminada la relación laboral. La adhesión al subsidio de la ley 15.900 es un

acto incompatible con su reintegro al trabajo privado. El contador Figueroa, quien

contestó sus misivas, no tenía potestades para reincorporarla.

5
-Su solicitud de amparo al subsidio de la ley 15.900 implica reconocimiento de que

no se reintegraría a ejercer trabajo privado en la compañía, ya que percibir ambos

ingresos es incompatible. Ancap realizó consulta a la Oficina Nacional del Servicio

Civil lo que fue respondido cuando ya la actora había manifestado su

desvinculación, concluyendo que es incompatible el subsidio con el cobro de

haberes en la SA. Por lo que debía esperar un año para su eventual reincorporación,

asi como por aplicación del artículo 200 de la Constitución, ya que éste inhibe a los

Directores de entes autónomos de incorporarse a cargos que directa o

indirectamente dependan de éste.

-Para el caso que se acogiera a pretensión, controvierte los montos reclamados,

porque el salario utilizado como base no era el vigente al momento del egreso, sino

el de $ 316.751 nominal. Ello por resolución de GSSA firmada por la propia actora,

que manda adecuar los salarios teniendo como tope el del cargo de Gerente

General, que no podrá superar el previsto en el art 21 de la ley 17.556. Los daños y

perjuicios no surgen probados y la actora no se vio impedida del cobro del

subsidio. El período a considerar debe ser el efectivamente trabajado: tres años y

fracción. Practica liquidación alternativa.

Ofreció prueba, fundó el derecho y solicitó se desestime la demanda.

4.-A fojas 174-196 contestó la demanda UTE, representada por la Proc Mónica

Alvarez de Ron, quien manifestó, en síntesis: - Opone excepción de inadecuación

del trámite procesal, entendiendo de aplicación el art 341 de la ley 18.172, por lo

que debe seguirse el Proceso Ordinario del CGP.

-Argumenta sobre la falta de legitimación pasiva de su mandante porque los

accionistas de una SA sólo son responsables por la integración de su cuota

6
accionaria. Es la persona jurídica creada quien debe responder con su patrimonio

por las deudas que hubiera generado. Si no existe el conjunto económico

pretendido, no tiene legitimación ad causam. El legislador previó las obligaciones

y responsabilidades de una sociedad que controla a otra, que acotó al cumplimiento

del objeto social y respeto de los derechos e intereses de los socios o accionistas.

No hay conjunto económico sino creación de una persona jurídica independiente.

La ley 16.060 permite prescindir de esa personería jurídica cuando es usada con

engaño a la ley, al orden público, a los socios, accionistas o terceros. La inclusión

de la participación de Ute en Gas Sayago se realiza como un activo, una inversión

en otras empresas. Lleva la contabilidad de GSSA pero fuera de la propia,

contratando a UTE-Conex, gerencia cuya función es brindar consultoría, asistencia

técnica y servicios diversos, en lugar de contratar a un estudio contable, y Conex

factura el servicio. La actora es conocedora desde el inicio de la realidad jurídica de

la empresa.

-En caso que se considere que existe conjunto o grupo económico entre las

demandadas, tampoco le asiste razón a la demandante ya que de hacerse lugar a la

Ipd se acumularía en forma ilegítima e ilegal de dos ingresos a cargo de fondos

públicos. Y tampoco corresponde hacer lugar a la demanda debido a lo establecido

en el art 200 de la Constitución, ya que quien cesa en un cargo publico tiene un año

de inhibición para ser nombrado o ejercer cargos que directa o indirectamente

dependan del instituto de que forman parte.

-Controvierte la liquidación y efectúa una alternativa.

Ofreció prueba, fundó el derecho y solicitó el rechazo de la demanda.

7
5.- Por auto 336/2021 se confirió traslado de las excepción a la parte actora, quien

lo evacuó a fs 375-377 abogando por su rechazo.

6.- A fojas 349-372 comparece Bruno Sande EScobal en representación de ANCAP,

oponiendo excepciones de inadecuación del trámite e incompetencia por razón de

materia. Argumenta que el trámite es el del CGP y sobre la competencia de los

Juzgados de lo Contencioso Administrativo por el art 341 de la ley 18.572.

Contesta la demanda alegando la falta de legitimación pasiva de su representada, la

inexistencia de conjunto económico entre las demandadas Para responsabilizar a un

accionista de la empleadora debe prescindirse de la personalidad jurídica en los

casos previstos en la ley 16.060 pero ello no fue invocado por la actora.

-No se configuró despido indirecto ni estuvo a la orden de Gas Sayago porque, al

menos tácitamente, ha manifestado su voluntad de egresar de ésta. Al solicitar

percibir el subsidio previsto en la ley 15.900 y art 2 de la ley 16.195, resultó

incompatible que percibiera fondos de Gas Sayago, porque el 100 % proviene del

Estado. Por tanto no hay incumplimiento de la empleadora.

Tampoco le corresponde lo reclamado porque el art 200 de la Constitución impide

que pase de un cargo de Director de Ente Autónomo a otro cargo que directa o

indirectamente dependa de ese Ente. La interpretación mas adecuada de esta norma

es que impide el nombramiento pero también pasar de uno a otro cargo

mencionado.

En tercer lugar, podría sostenerse que la licencia sin goce de sueldo dispuesta por

Gas Sayago es un acto nulo por incompatibilidad con el art 200 de la Constitución,

porque habilitaba que retornara a la empresa luego de ser Presidenta de Ancap.

8
Los daños y perjuicios no deben ser abonados y su quantum es exagerado. Efectúa

liquidación alternativa. Los salarios considerados son nominales, pero deben

realizarse los descuentos correspondientes a la seguridad social.

Asume actitud de expectativa parcial por cuando desconoce si Gas Sayago abonó

licencia, salario vacacional y aguinaldo.

Ofreció prueba, fundo el derecho y solicitó se rechace la demanda.

7.- Por auto 357/2021 se confirió traslado de las excepciones a la parte actora,

quien lo evacuó a fojas 378-382, abogando por su rechazo.

8.- Por auto 448/2021, culminada la Feria Judicial Extraordinaria, se convocó a las

partes a audiencia y se fijó provisoriamente el objeto del proceso y el de prueba,

ordenando el diligenciamiento de la propuesta.

9.-En audiencia de fecha 5 de agosto de 2021 se puso de manifiesto la

imposibilidad de comparecer en forma por parte de Gas Sayago porque uno de sus

representantes, Sr Fabian Figueroa, se encontraba en cuarentena esperando

resultado de PCR por Covid 19. Atento a ello se estuvo al señalamiento para el día

24 de agosto ya efectuado, citando a los testigos de deberían haber declarado en esa

audiencia.

En la audiencia celebrada el 24 de agosto de 2021, a la que comparecieron las

partes debidamente asistidas, éstas ratificaron sus escritos, se tentó inútilmente la

conciliación y se fijó en forma definitiva el objeto del proceso y de la prueba.

Luego se recibió prueba testimonial, se interrogó a la actora, y a solicitud de partes

se autorizó la presentación de alegatos en forma escrita, conviniendo éstas el

vencimiento del plazo para el 15 de setiembre de 2021.

9
10.- Recibidos los alegatos, por decreto 1223/2021 se fijó el día 6 de octubre de

2021 para el dictado de sentencia. Posteriormente, por decreto 1350/2021 se

modificó el señalamiento para el día de la fecha, teniendo en cuenta, a efectos del

plazo, la licencia que gozara la titular de la Sede entre el 27 y el 30 de setiembre de

2021.

CONSIDERANDO:

1.- Se fijó como objeto del proceso determinar si corresponde

hacer lugar al reclamo de la actora por salarios impagos, aguinaldo, licencia no

gozada, salario vacacional, e indemnización por despido, daños y perjuicios y

multa.

Asimismo, resolver las excepciones de inadecuación del trámite procesal e

incompetencia por razón de materia.

Por lo que se procederá seguidamente al examen de las excepciones interpuestas.

2.- EXCEPCION DE INCOMPETENCIA POR RAZON DE MATERIA:

Fue interpuesta por ANCAP argumentando que, en razón de lo dispuesto en el art

341 de la ley 18.172, siendo demandada una administración estatal por un conflicto

individual de trabajo, la competencia corresponde a los Juzgados Letrados de

Primera Instancia en lo Contencioso Administrativo.

La sentenciante adhiere a la posición según la cual, en caso de acumulación de

pretensiones de diferente materia entre las que exista conexión, de conformidad al

art 120 del CGP , el actor elige el fuero.

Así lo ha sostenido la Suprema Corte de Justicia en casos similares al presente, a

vía de ejemplo en la sentencia No. 102 del 18/2/2015 : “ ...la norma del artículo 341

de la Ley 18.172 es atributiva de competencia, pero no excluye el régimen general

10
de ampliación competencial contenido en el art 120 CGP. Esta norma procesal

admite la acumulación de pretensiones de diferente materia siempre que exista

conexión, como acontece en el subjudice. … en supuestos en que la acumulación

inicial de pretensiones reúna los requisitos del art 120, es dable al actor optar por

la presentación de la demanda en una u otra sede, provocando con este acto

procesal la competencia de la escogida (cf. Tarigo E. Lecciones, T 1, pág 388)….

La acumulación de pretensiones de diversa materia, habilita a quien las incoa a

optar por el tribunal competente en virtud de lo edictado por el principio

dispositivo y lo preceptuado por el propio art. 120: “el demandante podrá

acumular” (Anuario de Jurisprudencia Laboral 2015, No.104).

Por lo que se irá al rechazo de la excepción.

2.- EXCEPCION DE INADECUACION DEL TRAMITE:

La oponen las co demandadas UTE y ANCAP, apelando a lo dispuesto en el

artículo 341 de la Ley 18.172, que excluye de los conflictos individuales de trabajo

a que refiere el art 106 de la ley 12.803 a los casos en que una parte es una

Administración Estatal. En estos casos atribuye competencia a los Juzgados

Letrados en lo Contencioso Administrativo y los Juzgados de Paz.

La argumentación de las excepcionantes implica identificar la atribución de

competencia con el procedimiento aplicable.

Sin embargo, la ley 18.572 dispone que “en materia laboral el proceso se regirá

por lo previsto en esta ley” (art 7), en tanto el artículo 2 de la misma, estableció:

“Los Tribunales de la jurisdicción laboral entenderán en los asuntos originados en

conflictos individuales de trabajo”. Con lo cual la “materia laboral” queda

determinada como la referida a los conflictos individuales de trabajo.

11
Por tanto, la conclusión debería ser la opuesta a aquélla de que parten las co

accionadas: si hay conflictos individuales de trabajo para resolver los cuales no son

competentes los Tribunales naturalmente asignados a ellos (por virtud de la

participación en dichos conflictos de una Administración estatal), sino los Juzgados

Letrados de lo Contencioso Administrativo y los Juzgados de Paz, estos últimos

deberían aplicar a la resolución de los mismos el proceso previsto en la ley 18.572.

Por cuanto este sistema procesal tiene como fundamento y guía la protección del

trabajo humano, bien jurídico objeto de particular tutela constitucional, cualquiera

sea la forma y ámbito en el cual se desarrolle.

Involucrando la pretensión de la Sra Jara un conflicto individual de trabajo,

habiéndose entablado contra su empleador, y sin perjuicio de la invocación de la

responsabilidad acumulativa de entes estatales, corresponde tramitar el proceso

laboral, específicamente previsto al efecto en la ley 18.572 (art 7) y su modificativa

18.847.

3.- PRETENSION CONTRA GAS SAYAGO S.A.

A) HECHOS QUE SE TIENEN POR CIERTOS POR NO CONTROVERTIDOS

(art 137 del CGP)

La co demandada Gas Sayago no sólo no controvirtió, sino que admitió

expresamente, que contrató a la Sra Marta Jara el 1 de octubre de 2012 para

desempeñarse como Gerente General.

Asimismo, que la trabajadora solicitó en febrero de 2016 una licencia sin goce de

sueldo para poder asumir la Presidencia de Ancap, ante su designación por el Poder

Ejecutivo, a tenor de la nota cuyo testimonio agregó a fojas 147.

12
La solicitud fue resuelta favorablemente, ya que el 11 de marzo de 2016 el

directorio de la SA resolvió concederle licencia sin goce de sueldo por un período

de 180 días renovable automáticamente hasta nueva decisión, y solicitar un informe

a sus asesores jurídicos externos sobre los impactos de esta resolución.

Tambien quedó fuera de controversia el hecho de la desafectación de la actora el

19/3/2020, con el nombramiento de nuevo Presidente de Ancap. Y que, con la

misma fecha, remitió aquélla una misiva por correo electrónico manifestando estar

a disposición de Gas Sayago, asi como haber adherido al subsidio estatuido por la

ley 15.900.

Por último, no controvirtió la demandada haber recibido telegrama colacionado

proveniente de la ahora accionante, intimando su reintegro en 24 horas bajo

apercibimiento de considerarse despedida por la empresa (documento de fojas 45-

46) y nuevo telegrama el 1/6/2020 comunicando que se considera indirectamente

despedida a partir del 29/5/2020.

B) SITUACION JURIDICA DE LA ACTORA DURANTE Y DESPUES DE LA

LICENCIA SIN GOCE DE SUELDO CONCEDIDA POR SU EMPLEADOR:

La empleadora Gas Sayago SA accedió a la solicitud de la trabajadora formulada

en los términos de la nota de fecha 23 de febrero de 2016 cuyo testimonio obra a

fojas 147 de autos.

De la misma surge que solicitó la concesión de licencia sin goce de sueldo para

poder ocupar la Presidencia de Ancap para la cual había sido designada por el

Poder Ejecutivo, y que fijó la duración de la licencia solicitada desde que asumiera

el cargo mencionado y por tiempo indeterminado “siempre que esté ocupando

dicho cargo”.

13
Del testimonio de acta de Directorio de la empresa agregado por ésta a fojas 142

resulta que, abordado el punto del orden del día referido a dicha solicitud, el

Directorio resolvió: “conceder licencia sin goce de sueldo a la Ing. Marta Jara por

un período de 180 días renovable automáticamente hasta nueva resolución y

solicitar a los asesores jurídicos externos que presenten un memorando detallando

los impactos que esta resolución pudiera tener sobre la sociedad”. Asimismo,

encomendó las funciones de la Gerencia General a la Ing Verónica Lizarraga y

aprobó su remuneración.

La licencia sin goce del sueldo constituye una suspensión del contrato de trabajo

proveniente de la voluntad concordante de las partes, que implica para el

empleador la obligación de conservar el empleo al trabajador, sin retribuir dicho

período de tiempo (Raso, “Derecho del Trabajo , Tomo I, FCU, 2ª edic, pag 387).

Tal suspensión estaba vinculada causalmente al desempeño de la actora en la

Presidencia de Ancap, como lo refleja su solicitud y como fue planteada la

propuesta en el seno del Directorio de Gas Sayago: “se conceda una licencia

indeterminada sin goce de sueldo a la Ing. Marta Jara mientras ocupe la Presidencia

de Ancap”. Finalmente lo aprobado fue conceder la licencia por un período de 180

días renovable automáticamente hasta nueva resolución. Es decir, con un plazo

determinado aunque prorrogable automáticamente, sin que pueda decirse que la

concesión de desvinculó de la designación de la actora en la Presidencia de Ancap,

puesto que a tales efectos fue hecha la solicitud y fue otorgado el beneficio.

Mientras la Ing Jara estuvo ocupando la Presidencia de Ancap se mantuvo la

suspensión del contrato, y cesada en dicho cargo cesó la suspensión, retomando el

contrato laboral toda su vigencia.

14
En sentido contrario aboga la empleadora, argumentando acerca de la expresión

“hasta nueva resolución”, a la que atribuye la finalidad de requerir una resolución

expresa para reincorporar a la actora a la empresa una vez que cesara en el cargo

público de referencia.

No se comparte dicha interpretación de la decisión de la empresa. En primer

término, porque va contra el funcionamiento natural del instituto de la licencia sin

goce de sueldo que, como se dijo, importa una suspensión de la ejecución de las

prestaciones del contrato (las tareas del trabajador y el pago del salario), por lo cual

cesado el hecho o el plazo a que está sujeta la suspensión, se retoma el

cumplimiento normal de dichas prestaciones, sin requerirse acto decisorio alguno.

En segundo lugar, porque el análisis semántico de la resolución del Directorio de la

empleadora indica que, ante la recomendación elevada al Directorio de que “se

conceda a (sic) una licencia indeterminada sin goce de sueldo a la Ing. Marta Jara

mientras ocupe la Presidencia de ANCAP”, se resolvió concederla “por un período

de 180 días renovable automáticamente hasta nueva resolución”. Lo que se

estableció fue una salvedad a la renovación automática del plazo del otorgamiento,

lo que resulta razonable en función de los intereses de la empresa ante hechos

nuevos, como por ejemplo que la Sra Jara cesara de ocupar su cargo en Ancap para

ocupar uno distinto en el Estado, o para ingresar a otra empresa privada, entonces

Gas Sayago tenía la potestad de cesar la renovación de la licencia otorgada y con

ello atraer a su trabajadora a las obligaciones con ella asumidas. En cambio, es

inadmisible para el trabajador que se sujetara la reanudación de las prestaciones del

contrato de trabajo a una nueva manifestación de voluntad acorde de la empresa, ya

15
que perdería todo sentido el objeto de la licencia sin goce de sueldo, que es la

conservación del puesto de trabajo.

En tercer lugar, coadyuva a la interpretación que se postula la declaración del

testigo Cesar Briozzo, quien fuera integrante del Directorio de Gas Sayago al

momento del otorgamiento de la licencia sin goce de sueldo a la actora, lo que así

resulta del testimonio de acta de fojas 142. Declaró el mismo: “…la SRa Marta Jara

presentó un pedido de licencia sin goce de sueldo a efectos de asumir la presidencia

de Ancap, lo presentó al directorio de Gas Sayago. El directorio ante la solicitud

decidió otorgar la licencia por un plazo de 180 dias pero no recuerdo bien y

solicitar un informe jurídico a los asesores de Gas Sayago, el Estudio Posadas,

Posadas & Vecino. La licencia se otorgó por 180 días prorrogables y quedamos a la

espera del informe jurídico. El informe vio días mas tarde …Ante ese informe y

como la licencia otorgada era prorrogable, no hubo una nueva resolución, por haber

un informe jurídico que avalaba la decisión tomada. …No se requería una nueva

resolución para retomarla en el cargo y en el caso que ella se presentaba a tomar el

cargo que le correspondía y no se la reincorporara por alguna razón, le

correspondía la indemnización por despido” (fs 632 y vto).

Mas adelante agregó: “en el período que presidí el directorio de Gas Sayago, no

dictó ninguna resolución que pusiera fin a la licencia sin goce de sueldo que había

otorgado” (fs 633).

Y mas aun, sobre la génesis del texto en cuestión detalló (fs 635): “La licencia se

otorgó por 180 días, no recuerdo bien el plazo, la situación era que si el informe de

Posadas & Vecino planteaba impedimentos esa licencia en principio no se renovaba

16
a los 180 días, se tomaba una decisión de no continuar con la licencia, pero ese no

fue el caso”.

Concluyendo, no se requería ninguna resolución de la empleadora para que, cesada

la actora como Presidenta de Ancap, hecho motivante de la licencia concedida,

retomara la ejecución de su contrato laboral con Gas Sayago. Y en tal sentido actuó

la trabajadora, poniéndose a la orden de la empresa apenas cesada en aquél cargo

público, como fuera admitido. Mientras, por su parte, la empleadora fue

suficientemente asesorada por su asesor externo Posadas, Posadas & Vecino,

requerido especialmente al efecto, sobre que “Una vez concluida la licencia sin

goce de sueldo, concluida la causa de suspensión, el contrato debería recobrar su

normalidad, renaciendo plenamente el vigor de todas las obligaciones de las partes

y recuperando la plenitud de sus consecuencias” (testimonio de informe aportado,

fs 445 vto).

-La co demandada empleadora, además de negar haber “readmitido” a la actora,

sostiene que no podía hacerlo porque la disposición del artículo 200 de la

Constitución inhabilitaba a la SRa Jara a ejercer cargos que directa o

indirectamente estén vinculados con la Administración en que ejerció el puesto

público, por el término de un año.

Sin embargo, se comparte con la parte accionante que la disposición constitucional

no tiene el alcance que pretende darle la empleadora.

El referido artículo 200 de la Carta Magna dispone: “Los miembros de los

Directorios o Directores Generales de los Entes Autónomos o de los Servicios

Descentralizados no podrán ser nombrados para cargos ni aun honorarios, que

directa o indirectamente dependan del Instituto de que forman parte. … La

17
inhibición durará hasta un año después de haber terminado las funciones que la

causen, cualquiera sea el motivo del cese, y se extiende a todo otro cometido,

profesional o no, aunque no tenga interés permanente ni remuneración fija”.

Claramente refiere a la imposibilidad de designación o nombramiento en cargos

que directa o indirectamente dependan, en el caso, de Ancap, o aun se le otorguen

cometidos, mediante contratos o cualquier tipo de vínculo, sea la designación o

cometido concomitante (para ejecutarse más tarde) o posterior al desempeño en el

Ente Público. Y claramente también se visualiza que el interés del constituyente es

que no se aprovechen los poderes o potestades que otorga la actuación en el Ente

estatal para obtener una ventaja posterior mediante la obtención de un cargo,

contrato, comisión, encargo, ventaja económica.

En la especie, ello no acontece porque la actora no obtiene nada nuevo al cesar

como Directora de Ancap, sólo retoma su puesto laboral, obtenido con mucha

anticipación a su asunción en el Ente. Y habiendo la empleadora requerido

asesoramiento legal sobre la concesión de la licencia sin goce de sueldo para que la

SRa Jara asumiera su cargo en Ancap, el Estudio Jurídico consultado se abocó al

análisis de la disposición constitucional de referencia, concluyendo que “no es

impedimento para que, pese a la designación en el Directorio de Ancap, se

mantenga el previo cargo de Gerente General de GSSA en tanto se obtenga por su

titular una licencia sin goce de sueldo en los términos aquí planteados”. Y lo

fundamenta en que la situación fáctica es inversa a la previsión constitucional y que

tampoco se verifica ejercicio simultáneo de actividades que se relacionen con el

Ente, debido a la licencia sin goce de sueldo otorgada por Gas Sayago. Fojas 446 y

vto.

18
En igual sentido se pronunciaron los Servicios Jurídicos de Ancap el 9 de agosto de

2017 ante consulta formulada por Presidencia (fojas 400-401).

La actual postura de Gas Sayago SA contraría la actuación de buena fe, pues si

entendía que al cese en el cargo en ANCAP se plantearía la inhabilitación o

incompatibilidad que ahora invoca, no debió otorgar la licencia solicitada, o debió

advertir en su resolución que correría un período de inhabilitación posterior al cese

en Ancap debido a la vinculación entre la empresa y dicho Ente. No actuó en tal

sentido, propiciando que la trabajadora quedara en la confianza del inmediato

reintegro una vez cesada la causa de suspensión del contrato de trabajo. Confianza

que, a la postre, se estima respaldada por una correcta interpretación de la norma

constitucional.

-Por último, alega también la empleadora que el amparo solicitado por la actora al

subsidio previsto en la Ley 15.900 para quienes ocuparon cargos políticos o de

particular confianza, la colocó en imposibilidad de recibir otros haberes con cargo a

fondos públicos. Argumenta que, al comunicar la actora que había adherido a dicho

subsidio, no pudo dictar la resolución de reintegro que, sostiene, se requería, y

necesitaba tiempo para información, opiniones y análisis, como lo fue el informe

emitido por la Oficina Nacional del Servicio Civil a requerimiento de Ancap, que le

fue transmitido cuando ya la actora había manifestado que se consideraba

indirectamente despedida.

Es un hecho admitido por la accionante que solicitó, oportunamente, el subsidio

previsto por la ley 15.900, habiendo comunicado dicha situación a Gas Sayago en

correo electrónico del 30 de marzo de 2020, refiriéndole que alertó de su situación

de actividad en la empresa a Ancap, para evitar la acumulación de ingresos.

19
Comunicación que mencionó la normativa aplicable al subsidio de referencia: art

35 del Acto Institucional No.9, en redacción dada por el art 5 de la ley 15.900 y 2

de la ley 16.195, y art 1 del decreto 398/989 (fojas 31).

Pero dado que la suspensión del contrato feneció con el cese de la SRa Jara en

Ancap, no puede ampararse su empleadora en la solicitud de subsidio para

impedirle el reintegro a las tareas, en todo caso el problema se generaría al

momento de pago del subsidio, para no violentar la disposición legal. Véase,

incluso que, cuando le comunica a la actora que entiende se produjo su

desvinculación voluntaria a partir del 19/3/2020, la causa que invocó fue la

existencia de impedimento constitucional para su reintegro en base al art 200 de la

Constitución (comunicación vía mail de fecha 2 de junio agregada a fojas 36), y no

la imposibilidad de acumulación con la percepción del subsidio.

C) NATURALEZA DEL EGRESO DE LA ACTORA DE GAS SAYAGO S.A.

La controversia se centra en determinar si se trató de un despido indirecto, como

pretende la accionante, por incumplimiento del empleador de proporcionarle

trabajo efectivo y de abonarle el salario desde que se puso a sus órdenes, o la

desvinculación fue voluntaria de parte de la actora porque con un acto propio se

colocó en situación incompatible con su reintegro, al haber solicitado el subsidio

para cargos políticos y de particular confianza.

La actora se puso a disposición de Gas Sayago el 19/3/20 mediante misiva dirigida

al Cr Fabian Figueroa (fs 26), quien ya había sido designado como uno de los

liquidadores de la Sociedad, conjuntamente con el Dr Gonzalo Caballero (fueron

designados y asumieron en Asamblea del 27 de enero de 2020, según certificado

notarial de fojas 119).

20
Este le respondió solicitando un número de teléfono para llamarla (fs 27). El 20 de

marzo de 2020 la actora remitió nueva comunicación manifestando quedar a la

espera de tareas que se le encomendaran en forma remota y la necesidad de que se

le proporcionaran equipos de trabajo para realizarlas (fs 28). Cabe recordar un

hecho con calidad de evidente, y es que el 13 de marzo de 2020 se dispuso en el

país el estado de emergencia sanitaria a raíz de la pandemia de Covid 19.

El 24 de marzo de 2020 la actora remite nuevo email a Fabian (Figueroa),

reiterando que sigue pendiente de lo que decidan y que necesita un equipo para

realizar tareas, por haber devuelto su PC a Ancap (fs 29). Recibió respuesta el

mismo día con comunicación de que siguiera “a las órdenes”, y que dada la

situación sanitaria no estaban yendo a la oficina, por lo que no podía darle una

Notebook (fs 30).

El 30 de marzo de 2020 la actora informa al Cr Figueroa que mantiene su cuenta de

nómina a efectos del pago de haberes, y agrega la comunicación a que ya se ha

hecho referencia, sobre su alerta a Ancap de la situación que podría generar la

acumulación de ingresos dada su voluntad manifiesta de ampararse al subsidio para

cargos electivos, políticos y de particular confianza (fojas 31).

Por telegrama colacionado dirigido a Gas Sayago SA de fecha 15 de abril de 2020

intimó el pago del salario de marzo y aclaración de situación laboral (fs 42-43) y

por email de fecha 24 de abril solicitó reunirse con quien corresponda de la

empresa (fs 35).

En fecha 26 de mayo de 2020 envió nuevo telegrama a la empresa intimando su

reintegro en 24 horas, en tanto sigue a la orden y sin respuesta de la empresa, bajo

apercibimiento de considerarse despedida (fojas 45-46).

21
Y, finalmente, el 1 de junio de 2020 envió nuevo telegrama, refiriendo haberse

cumplido las 24 horas sin obtener respuesta, por lo que se considera indirectamente

despedida (fs 48-49).

Paralelamente, se agregó por la codemandada ANCAP testimonio de expediente

administrativo formado a raíz de la solicitud de la ahora accionante de ampararse al

subsidio para titulares de cargos electivos, políticos y de particular confianza (EXP

No.250631/11, fojas 200 a 308).

De allí surge que, con fecha 18 de marzo de 2020 la Ing Marta Jara manifestó a

ANCAP su voluntad de ampararse al subsidio multicitado, aludiendo a la

normativa aplicable a dicha situación (fojas 202). Asi como, con fecha 30 de marzo

de 2020 la misma envió correo electrónico al mismo destinatario, “alertado” a

ANCAP sobre la posible acumulación de ingresos en virtud de su solicitud de

subsidio y de haberse reintegrado a Gas Sayago, encontrándose activa en dicha

empresa (fs 205 y 206).

Previo informe de sus servicios jurídicos, el Ente resolvió pedir dictamen de la

Oficina Nacional de Servicio Civil respecto del concepto de “fondo público” para

determinar si existe incompatibilidad entre la percepción del subsidio y de haberes

en la empresa vinculada.

La Asesoría Letrada de la ONSC emitió informe concluyendo que, tomando al

Estado en su forma más amplia, como lo hace el art 32 de la Ley 11.923, los

salarios que abona Gas Sayago SA son con cargo a fondos públicos y, por tanto, el

subsidio previsto en el art 35 del AI No. 9, en su redacción actual, es incompatible

con el cobro de haberes en la mencionada sociedad anónima (fs 235-237).

22
Considerando dicho dictamen los servicios jurídicos de Ancap sugirieron notificar a

la Ing Jara del informe y otorgarle un plazo de 10 días hábiles para que comunicara

a Ancap si es su intención cobrar el subsidio, en cuyo caso debería renunciar

previamente al cargo que ocupara en Gas Sayago, interpretando el silencio como

desistimiento de la petición (fs 246). En tal sentido resolvió el Directorio según

consta a fs 281-283, y a fojas 290 consta el pronunciamiento de la SRA Marta Jara

en el sentido de ampararse al subsidio, comunicando que el 1 de junio de 2020 se

consideró indirectamente despedida de Gas Sayago SA, sin perjuicio que el 2 de

junio de 2020 ésta le comunicó que entendía haberse producido su desvinculación

voluntaria el 19/3/20. Solicita se le pague el subsidio desde el 1 de junio de 2020 en

adelante (fojas 290).

El Directorio tomó conocimiento de la petición, notificando a Gas Sayago SA (fs

297).

Asimismo, surge de fojas 304 que la hoy actora percibió el subsidio por el período

19 al 31 de marzo de 2020, momento en que se dejó en suspenso. Los Servicios

Jurídicos de Ancap informaron que correspondía descontar lo percibido en esos

días dado que Jara mantenía vínculo laboral con Gas Sayago (fs 306-307). Del

documento de fojas 309 resulta que dichos 12 días le fueron efectivamente

descontados.

De los hechos acontecidos en el período posterior al 19/3/2020 y la valoración

jurídica de la situación de la actora se concluye lo que sigue.

No puede considerarse que, por el solo hecho de solicitar el subsidio por

desempeño de cargo político o de particular confianza, la actora se haya colocado

voluntariamente en imposibilidad de continuar desempeñándose para Gas Sayago.

23
Y ello por la existencia de diversas interpretaciones acerca de la posible

categorización de “fondos públicos” para los manejados por Gas Sayago, con los

cuales haría frente a los haberes que generara la actora desde su reintegro a la

misma. Conviene traer a colación lo dispuesto en el artículo 3 del Decreto 169/90,

reglamentario del art 5 de la ley 15.900 “Declárase que el cobro del referido

subsidio es totalmente incompatible con la percepción de haberes con cargo a

fondos públicos, a cualquier título, de conformidad con lo dispuesto por los

artículos 32 y 33 de la ley 11.923 de 27 de marzo de 1953”.

Siendo Gas Sayago una sociedad anónima de derecho privado, puede entenderse

que, aun cuando sus accionistas sean dos Entes Públicos, que realizaron en su

oportunidad aporte de capital, los fondos que maneja provienen de su actividad

normal, regida por el derecho privado, y por tanto no pueden ser considerados

“fondos públicos”. Entendiendo éstos como los provenientes de una persona de

derecho público.

Sin perjuicio de otra interpretación por la cual, como consideró la Oficina Nacional

de Servicio Civil, al integrarse el capital social de la SA con dineros que se

obtienen en la producción, prestación de bienes y servicios que brindan sus

accionistas UTE y ANCAP, se puede concluir que los dineros de Gas Sayago son

fondos públicos en el concepto de la norma de 1953. Destacando que el legislador

les da tratamiento de tales cuando el art 199 de la ley 16.736 dispone que “los

organismos privados que manejan fondos públicos cualquiera sea su naturaleza y

finalidad en las que el estado participe directa o indirectamente en todo o en parte

de su capital social” presenten sus estados contables ante el Poder Ejecutivo y el

Tribunal de Cuentas.

24
De lo que sigue que, optando por esta segunda interpretación, lo que correspondía

era la denegatoria del subsidio peticionado, mientras existiera la incompatibilidad

que resulta del retorno de la actora a su puesto laboral en Gas Sayago SA. O, como

a la postre resolviera Ancap, quien debía abonar el subsidio, darle opción a la Ing

Jara de elegir entre una y otra prestación, haciéndole saber la incompatibilidad.

En cambio, cuando Gas Sayago se pronunció sobre la situación (luego de omitir la

asignación de tareas, de no contestar el requerimiento de herramientas de trabajo, y

aun de dejar de responder a las misivas y a la intimación provenientes de la actora),

manifestó que consideraba voluntariamente desvinculada a la trabajadora por una

causa ajena a su amparo al subsidio para cargos de confianza, arguyendo otra

incompatibilidad.

Es recién en la contestación de demanda que se invoca una desvinculación

voluntaria, proveniente de un acto deliberado de la actora incompatible con el

desempeño para Gas Sayago: su solicitud de subsidio. Sin embargo, ésta solicitó el

subsidio el 18 de marzo y se puso a la orden de Gas Sayago el 19 de marzo, lo que

indica que entendía compatibles ambas situaciones, y así lo manifestó al ser

interrogada en audiencia: “cuando solicité el subsidio partí del supuesto de que iba

a percibir el salario en Gas Sayago y el subsidio, de que eran cosas independientes.

Quería cobrar lo que correspondiera y me parecía que esa decisión la tenía que

tomar Ancap porque me parecía que no estaba del todo claro” (fs 637 vto in fine-

638).

Entonces, el cese de la actora provino de su decisión de considerarse

indirectamente despedida por incumplimiento de su empleador de su obligación

principal de proporcionarle tareas efectivas y herramientas al efecto, lo que le

25
requirió por su parte reiteradamente, y de abonarle el salario desde que se puso a la

orden, vencida la licencia sin goce de sueldo.

Ello aconteció cumplidas las 24 horas de la intimación de reintegro que formulara

por telegrama colacionado, es decir el 29 de mayo de 2020.

3.- RUBROS RECLAMADOS:

a) SALARIOS IMPAGOS:

Se reclaman los de abril y mayo de 2020. Si bien el contrato laboral se retomó el 20

de marzo, se le abonó inicialmente el subsidio por esos días del mes, aunque luego

se descontaron, pero en definitiva no se reclaman.

Con relación al monto del salario, es objeto de controversia debido a una resolución

de adecuación salarial adoptada por Gas Sayago SA, que implicó una rebaja en la

retribución de la entonces Gerente General Verónica Lizarraga. El fundamento

invocado fue el tope establecido para las retribuciones de las personas físicas que

presten servicios personales al Estado, dispuesto por el art 21 de la ley 17.556 en

redacción dada por el art 10 de la ley 19.438 y Decreto 68/003. La resolución de la

SA fue adecuar los salarios de todos sus dependientes para que no excedieran dicho

límite, ajustar de forma inmediata el salario del personal que supere dicho límite y

abonar una indemnización por despido parcial tomando como base de cálculo la

disminución salarial generada, a efectos de no perjudicar indebidamente a dicho

personal (acta de Directorio de fojas 153).

Lizarraga, quien sustituyera a la actora como Gerente General, declaró en autos que

“hubo un acuerdo de novación del contrato laboral donde implicó una disminución

de mi salario. No sé quien mandató por Ancap a realizar esa rebaja, …solamente

fue mi caso, no hubieron otras modificaciones salariales, pero no lo sé con certeza

26
en base a qué. Me rebajaron un 25 %es lo que recuerdo, pero no estoy segura” (fs

630 vto in fine-631).

Tal como refiere la testigo que ocurrió, se requería un acuerdo con cada afectado

por la rebaja salarial para que operara la misma legalmente, así como el pago de

una indemnización parcial proporcional, como previó la propia Sociedad. Aspectos

que no se verificaron respecto de la actora, por lo que debe considerarse el salario

como aquél que resulta de la actualización del que percibía al momento de

concedérsele la licencia sin goce de sueldo.

Se estará, entonces, al denunciado en la demanda de $ 565.187,62, que hace por

dos meses de salarios adeudados (abril y mayo de 2020) $ 1.130.375

b) AGUINALDO:

Generado por los dos meses de salario: 1.130.375 / 12 = $ 94.198

c) LICENCIA NO GOZADA:

Se reclaman 5 días generados en 2020: 565.187.62 / 30 x 5 = $ 94.198

d) SALARIO VACACIONAL:

El correspondiente a la licencia no gozada y 10 días mas de licencia gozada que no

le fue abonado.

Cabe señalar que, si bien GSSA controvirtió el reclamo de 10 dias por licencia

gozada porque no se aclara el período de licencia a que corresponden, tratándose

del empleador, quien tiene el registro y contralor de todos los elementos relativos a

la relación laboral, no puede atenderse la objeción. Sólo puede excusarse por el

pago, no habiendo alegado dicha circunstancia.

15 dias x 18.839,6 = 282.594

27
Correspondiendo el salario vacacional al líquido de la licencia, deben aplicarse los

descuentos legales que gravaban el salario de la actora: 19.625 % (recibos de

salario de fs 448-477) = $ 227.135

e) INDEMNIZACION POR DESPIDO:

Corresponde considerar como antigüedad en la empresa todo el período

comprendido entre su ingreso en 2012 hasta su desvinculación en 2020, por cuanto

el período de suspensión de ejecución del contrato computa para la antigüedad. La

actora siguió siendo dependiente de Gas Sayago, permaneciendo en su Planilla de

Trabajo Unificada, registrando como observación: “Licencia sin goce de sueldo

desde 11/3/2016” (fs 497).

Se estará a la liquidación de la demanda, con la corrección del Salario Vacacional

por cuanto, siendo equivalente al jornal líquido de licencia, debe practicarse el

descuento del 19,625 % a la incidencia de la licencia en la IPD.

Salario mensual $ 565.188

Incidencias:- Aguinaldo $ 52.127

-Licencia $ 47.099

-Salario vacacional: 47.099 – 19,625 % = $ 37.856

565.188 + 52.127 + 47.099 + 37.856 = $ 702.270

IPD: 702.270 x 6 = $ 4.213.620

3.- APLICACIÓN DE MULTA Y DAÑOS Y PERJUICIOS PRECEPTIVOS:

Sub total rubros salariales: 1.130.375 + 94.198 + 94.198 + 227.135 = $ 1.545.906

Daños y perjuicios preceptivos: se fijan en un 10 % dado que no se acreditan cargas

familiares: $ 154.591

Multa 10 % = 1.545.906 + 4.213.620 = $ 5.759.526 x 10 % = 575.953

28
TOTAL: 5.759.526 + 154.591 + 575.953 = $ 6.490.070

Actualización por coef 1.025 empleado en la demanda (a diciembre 2020) = $

6.652.322

Mas Intereses: 3.5 % (7 meses a diciembre de 2020)= $ 6.885.153

4.- PRETENSION DE CONDENA SOLIDARIA A UTE Y ANCAP:

Fundamenta la actora su pretensión de que se condene solidariamente a las

codemandadas UTE y ANCAP en la existencia de un conjunto económico que

ambas integrarían con la empleadora Gas Sayago SA.

Señala que en la página web de Ancap consta que Gas Sayago forma parte de las

“empresas del grupo”, indicándose también otras. Y en la página Web de UTE

figura que tiene participación financiera en empresas locales como Gas Sayago SA

y otras.

Y que los Entes Autónomos y servicios descentralizados han expandido sus

actividades a través de la creación de sociedades anónimas que se dedican a una

actividad económica específica que se rige por el derecho privado, lo que otorga al

Estado más flexibilidad de gestión.

Tanto UTE como Ancap controvirtieron la existencia de la figura jurídica Conjunto

económico en la especie.

UTE señaló que ambos Entes se asociaron creando una sociedad anónima como

persona jurídica independiente de ambos. La cual tiene patrimonio y derechos y

obligaciones propias. La ley de sociedades comerciales 16.060 admite la

participación de sociedades en el capital accionario de otras, de acuerdo a la cual

puede haber control societario, cuyo alcance y finalidad está estipulado legalmente,

y la responsabilidad en que se incurre en caso de no cumplir con éstas.

29
Ancap centró su alegación de falta de legitimación pasiva en que no fue

empleadora de la accionante, por lo que no tuvo participación en los hechos

relativos a su egreso. Y que el único motivo de participación de Ancap en las

decisiones fundamentales de la SA es por ser accionista, no teniendo poder de

decisión y de control sobre la actividad de Gas Sayago. Del estatuto de ésta surge

que es UTE quien dirime en las decisiones del Directorio de Gas Sayago, por lo

que no corresponde se condene a Ancap ni se tenga por configurado un conjunto de

empresas. Asimismo, argumenta sobre la responsabilidad de los accionistas de una

SA sólo si se cumplen los requisitos de la Ley 16.060 para prescindir de la

personalidad jurídica de la sociedad.

El conjunto económico, o grupo de empresas, es definido por Pla Rodriguez

(“Sobre el alcance de la noción de conjunto económico”, Judicatura No. 36, pág 11

y sig) como el núcleo de empresas aparentemente autónomas pero sometidas a una

dirección económica única, resultante del fenómeno de la concentración de

empresas.

Refiere el doctrino que en Uruguay la institución fue creada por la jurisprudencia y

recogida por la legislación en temas tributarios o de previsión social. “Se basó

fundamentalmente en los principios de primacía de la realidad y protector -de tanto

arraigo en el derecho laboral- así como en el concepto de personería laboral del

empleador. Siguiendo a Bueno Magano podemos decir que la idea del empleador

único corresponde a la concepción del empleador real, contrapuesto al empleador

aparente”.

A efectos de determinar la existencia del conjunto económico, para identificarlo

con la calidad de empleador real, importa detectar la existencia de un poder de

30
decisión único, al que se someten todas las entidades del grupo, ya sea una de las

sociedades, llamada madre, que se presenta como predominante, o una persona

física, o una familia o empresa unipersonal.

Señaló el TAT 1º en Sentencia 365/019 (publicada en CADE): “ La figura del

conjunto económico ha adquirido relevancia para solucionar aquellos casos donde

aparece indeterminada la figura del empleador, o mejor dicho indeterminada en

cuanto a distinguir a una empresa o persona física, como aquélla que exclusivamente

es la empleadora, pues existe una conmixtión entre mas de una de ellas que

desdibuja el concepto básico que distingue empleado de empleador, calificando a

éste como una persona única.-

El ingreso de este fenómeno, no es mas que la aplicación del principio de primacía de

realidad, en la medida que se pasa por alto las referencias documentales que

demostrarían un determinado vínculo empleado-empleador, para atender a lo que

emerge de los hechos y demuestra que en esta última figura puede advertirse la

existencia de mas de una persona que ostenta la calidad de empleador, quedando

indefinida esta figura”.-

Ahora bien, la actora de autos se limitó a invocar la referencia de ambas

codemandadas, en sus respectivas páginas Web, a la conformación de un grupo de

empresas de las cuales forma parte Gas Sayago, en la cuales tienen participación.

Sin duda, ello trasunta el vínculo existente entre ambas y Gas Sayago, desde el

momento en que ambas participan del capital accionario de ésta última.

Sin embargo, a criterio de la sentenciante, para invocar que la personería de

empleador reside no sólo en Gas Sayago SA sino en un conjunto conformado entre

ésta, UTE y ANCAP, debió argumentarse qué hechos determinan que la

trabajadora, desempeñando las tareas comprometidas para Gas Sayago, era también

dirigida por UTE y ANCAP de manera inescindible con su empleadora. Y ello


31
porque no puede pasarse por alto que Gas Sayago es una empresa independiente de

UTE y de ANCAP, que adoptó la forma de una sociedad anónima, que se rige por

el derecho privado, y que fue quien contrató por sí y para si a la Sra Jara, le abonó

los salarios y dirigió, a través de su Directorio, a la actora. En LA terminología del

TAT 1, no se encuentra “desdibujada” o “indefinida” la figura del empleador en el

caso.

La calidad de accionistas de la Sociedad Anónima que detentan ambos Entes

Estatales es lo que justifica su intervención o participación en las decisiones de la

misma, pero su responsabilidad en tanto tales, en todo caso, debe reclamarse en los

casos y por los medios previstos en la ley 16.060. Lo que no ocurrió en autos.

5.- La conducta procesal de las partes no amerita la imposición de especial

condenación (art. 56 del CGP y 688 del Código Civil)

Por lo expuesto, FALLO:

DESESTIMASE LA EXCEPCION DE

INCOMPETENCIA POR RAZON DE MATERIA.

DESESTIMASE LA EXCEPCION DE INADECUACION DEL TRAMITE.

CONDENASE A GAS SAYAGO S.A. A ABONAR A MARTA JARA OTERO LA

SUMA DE $ 6.885.153 (SEIS MILLONES OCHOCIENTOS OCHENTA Y

CINCO MIL CIENTO CINCUENTA Y TRES PESOS URUGUAYOS) POR

CONCEPTO DE SALARIO IMPAGO, LICENCIA, AGUINALDO Y SALARIO

VACACIONAL AL EGRESO, INDEMNIZACION POR DESPIDO, MULTA Y

DAÑOS Y PERJUICIOS PRECEPTIVOS.

LA SUMA DEBERA ACTUALIZARSE DESDE DICIEMBRE DE 2020 HASTA

SU EFECTIVO PAGO. LAS CIFRAS CORRESPONDEN A MONTOS

32
NOMINALES, QUEDANDO SUJETAS A LOS DESCUENTOS QUE

LEGALMENTE CORRESPONDAN POR CONCEPTO DE IRPF Y CESS.

DESESTIMASE LA DEMANDA EN LO DEMAS.

SIN ESPECIAL CONDENACION.

CONSENTIDA O EJECUTORIA, CUMPLASE.

OPORTUNAMENTE, ARCHIVESE.

DRA. KARINA MARTINEZ

Juez Letrado de 20.turno

33