Está en la página 1de 6

ANALISIS JURISPRUDENCIAL SENTENCIA C-881/2014

Integrantes:

1. Seyli Lorena Castro Sequea


2. Julieth Valentina Fajardo Mahecha
3. Yuliana Andrea Palma Cermeño
4. Diego Alejandro Prins Zapateiro

Derecho Penal General I


Grupo 6
Universidad del Atlántico.

1. Identificación:
 Corporación: Corte Constitucional
 Numero: C-881/14
 Fecha: Diecinueve (19) de noviembre de dos mil catorce (2014)
 Magistrado ponente: Jorge Ignacio Pretelt Chaljub
 Actor: Cindy Liliana Páez Montero

2. Hechos Relevantes:

a) El dieciséis (16) de mayo de 2014, en ejercicio de la acción pública de


inconstitucionalidad, la ciudadana Cindy Liliana Páez Montero, demandó la
constitucionalidad parcial del artículo 54 de la Ley 1453 de 2011. A esta demanda se
le asignó la radicación D-10273.
b) La ciudadana que interpuso la demanda consideró una violación a derechos
fundamentales, especialmente el de la intimidad, por apartes del contenido del
artículo 54 de la Ley 1453 de 2011, ley que modifica el Código de Procedimiento
Penal.

3. Norma Demandada:
El texto de la disposición demandada es el siguiente. Se subrayan los apartes
demandados:
“LEY 1453 DE 2011
Artículo 54. Vigilancia y seguimiento de personas. Vigilancia y seguimiento de
personas. El artículo 239 de la Ley 906 de 2004 quedará así:
Artículo 239. Vigilancia y seguimiento de personas. Sin perjuicio de los
procedimientos preventivos que adelanta la fuerza pública, en cumplimiento de su
deber constitucional, el fiscal que tuviere motivos razonablemente fundados, de
acuerdo con los medios cognoscitivos previstos en este código, para inferir que el
indiciado o el imputado pudiere conducirlo a conseguir información útil para la
investigación que se adelanta, podrá disponer que se someta a seguimiento pasivo,
por tiempo determinado, por parte de la Policía Judicial. Si en el lapso de un (1) año
no se obtuviere resultado alguno, se cancelará la orden de vigilancia, sin perjuicio
de que vuelva a expedirse, si surgieren nuevos motivos.
En la ejecución de la vigilancia se empleará cualquier medio que la técnica
aconseje. En consecuencia, se podrán tomar fotografías, filmar videos y, en
general, realizar todas las actividades relacionadas que permitan recaudar
información relevante a fin de identificar o individualizar los autores o partícipes,
las personas que lo frecuentan, los lugares a donde asiste y aspectos similares,
cuidando de no afectar la expectativa razonable de la intimidad del indiciado o
imputado o de terceros.
En todo caso se surtirá la autorización del Juez de Control de Garantías para la
determinación de su legalidad formal y material, dentro de las treinta y seis (36)
horas siguientes a la expedición de la orden por parte de la Fiscalía General.
Vencido el término de la orden de vigilancia u obtenida la información útil para la
investigación el fiscal comparecerá ante el Juez de Control de Garantías, para que
realice la audiencia de revisión de legalidad sobre lo actuado.
Parágrafo. La autoridad que recaude la información no podrá alterar ninguno de
los medios técnicos anteriores, ni tampoco hacer interpretaciones de los mismos”.

4. Aspectos Jurídicos Considerados:

La ciudadana Cindy Liliana Páez, formuló dos cargos de inconstitucionalidad contra apartes
del artículo 54 de la Ley 1453 de 2011 donde se consideraron principalmente los siguientes
aspectos jurídicos:

 Derecho a la intimidad y principio de la dignidad humana: La ciudadana invocó


los artículos 1, 2 y 15 de la Constitución Política, con el fin de argumentar que la
norma demandada atenta contra el principio a la dignidad humana y el derecho a la
intimidad por medio de intervenciones arbitrarias que cohíben el libre actuar
individual y el normal desarrollo de la privacidad, afectando la vida de los individuos
con la divulgación de hechos privados por parte del fiscal.
Ante ello, se contempla la legalidad de la actividad de seguimiento y vigilancia y su
vinculación e interferencia con el núcleo esencial del derecho a la intimidad. Se tiene
en cuenta que esta actividad no va dirigida a lo desarrollado en ámbitos
personalísimos o estrictamente íntimo, sino, que es una vigilancia pasiva con material
tecnológico sin injerencias ilegales a la vida privada, la familia o el domicilio,
limitada a lo público y estrictamente ligada a la investigación con el fin de conseguir
acervo probatorio.
 Limitación a derechos fundamentales: Otro aspecto relevante que amerita
detenimiento en su estudio, es la evidente limitación al derecho a la intimidad, se
percibe que la medida de vigilancia y seguimiento tiene un alcance delimitado por el
concepto “expectativa razonable de intimidad” lo cual se acusa de abstracto y
subjetivo. En ese sentido, esto conlleva a argumentar que existe jurisprudencia sobre
ello, donde los derechos son limitados debido a las acciones del titular del derecho y
se realizan en virtud de prevalecer el interés general, toda vez que el disfrute del
derecho se enfrenta con otros derechos fundamentales y pueden perjudicar la
convivencia pacífica.

 Facultad de la fiscalía en ordenar un seguimiento: Se debate este elemento jurídico


cuando se ubica en cuestión la frase “motivos razonablemente fundados”, donde la
accionante señala que solo la mera posibilidad de que una persona haya incurrido en
una conducta punible, puede un fiscal con base en indicios afectar el derecho a la
intimidad. Se estudia además, la delegación constitucional al fiscal en la adopción de
medidas que afectan los derechos fundamentales durante el proceso penal, pero tales
decisiones deben someterse ante un Juez de Garantías como se encuentra consagrado
en el artículo 250 Constitución Política y allí, no hay lugar a elementos subjetivos,
sino que se refiere a un fundamento con elementos materiales probatorios o evidencia
física, por tanto, se argumenta que una orden de seguimiento y vigilancia no obedece
a la discrecionalidad por parte de la fiscalía.

 Aptitud de los cargos formulados: Se consideró a su vez si los cargos formulados


gozaron de claridad, certeza, especificidad, pertinencia y suficiencia. Es decir, si
estaba claro el objeto demandado y el concepto de la violación y a su vez la
competencia de la corte en el asunto.

5. Problema Jurídico:

¿La aplicación del artículo 54 de la Ley 1453 del 2011 conlleva a violentar el derecho
fundamental a la intimidad y el principio constitucional a la dignidad humana?

6. Tesis y Consideraciones de la Corte:

 La intimidad, el núcleo esencial y la expectativa razonable


Las primeras tesis y consideraciones de la Corte Constitucional versan sobre: si la expresión
“el fiscal que tuviere motivos razonablemente fundados, de acuerdo con los medios
cognoscitivos previstos en este código, para inferir que el indiciado o el imputado pudiere
conducirlo a conseguir información útil para la investigación que se adelanta, podrá
disponer que se someta a seguimiento pasivo, por tiempo determinado, por parte de la
Policía Judicial” afecta el derecho a la intimidad, al permitir que el Fiscal ordene el
seguimiento de una persona con base en motivos razonablemente fundados en medios
cognoscitivos contemplados en la Ley Procesal Penal.

Para lo anterior, se realiza un acercamiento general al concepto de derecho a la intimidad, y


se hace referencia a que la intimidad se entiende como un elemento esencial del ser,
corresponde al área restringida inherente a una persona, al ámbito personalísimo y que solo
puede ser penetrada con la voluntad del titular, o por orden de alguna autoridad competente.
La intimidad, se encuentra estrechamente relacionada con otros derechos, como la
autodeterminación y la dignidad y adicionalmente a eso, es una garantía constitucional que
se encuentra en múltiples instrumentos internacionales de derechos humanos suscritos por
Colombia.

Entre los argumento de la corte, también se ubica el hecho de que el constituyente reservó en
el legislador la facultad de determinar el alcance de las garantías constitucionales de proteger
las comunicaciones y los documentos pertenecientes al ámbito privado, pero aunque exista
esa facultad del legislador, en su ejercicio no se puede desconocer el núcleo esencial del
derecho a intimidad personal y familiar.
Luego entonces, la violación al derecho a la intimidad se refiere a la transgresión del núcleo
esencial, lo que supone como la existencia y goce de un espacio reservado para cada persona,
donde puede desarrollar la libre personalidad y se expresa en diferentes factores, como las
relaciones familiares, las costumbres, prácticas sexuales, la salud, el domicilio y las
comunicaciones. En estos espacios es donde no puede intervenir el Estado, ni sufrir ninguna
intromisión arbitraria, y la Corte por medio de diversas sentencias ha reconocido tres formas
de violación a este derecho:

1. Ingresando de forma arbitraria en el campo que la persona ha reservado para sí, esto
en un aspecto material y físico, y es independiente de la publicación de lo encontrado.
2. Por la divulgación de hechos privados, de información cierta y veraz pero no
susceptible de ser compartida, es decir, información referente al círculo íntimo de
cada individuo.
3. La presentación falsa de aparentes hechos íntimos, los cuales no corresponden con la
realidad.

La Corte Constitucional, esboza tesis sobre un concepto en controversia, como el de


“expectativa razonable de intimidad”, expresa que es una concepción proveniente de
Estados Unidos y se encuentra en diversos sistemas jurídicos internacionales y por supuesto,
también hace presencia en la legislación procesal penal colombiana, entendido como un
criterio para definir los eventos en los cuales la policía judicial o la fiscalía pueden realizar
una vigilancia. En artículos referentes a lo procesal penal en Colombia, se refiere a que no
existe expectativa cuando el objeto se encuentra en campo abierto, a plena vista, o cuando se
encuentra abandonado y cuando el objeto se encuentre a plena vista merced al auxilio de
medios técnicos que permitan visualizarlo más allá del alcance normal de los sentidos.

 Limitación al derecho a la intimidad


La Corte, entre sus consideraciones contempla que el derecho a la intimidad puede estar
sujeto a limitaciones, fundamentalmente por dos razones, la primera, cuando el interés
general se ve comprometido y se perjudica la convivencia pacífica o amenazas al orden
público y segundo, cuando en determinadas circunstancias se presente un enfrentamiento de
otros derechos individuales que compartan el carácter de fundamental.

Adicionalmente, la Corte considera que la medida de vigilancia y seguimiento consagrada es


una restricción razonable y proporcional a este derecho fundamental. En ese sentido, se dice
que es razonable, toda vez que se sostiene dado tres (3) factores:

1) El fin buscado por la medida,


2) El medio empleado para alcanzar dicho fin y
3) La relación entre el medio y el fin.

Generalmente la finalidad de la medida de vigilancia goza de legitimidad constitucional y se


considera válida, cuyo objetivo es la de buscar pruebas con fines judiciales o la de prevenir
la comisión de delitos, constituyéndose como una herramienta valiosa de política criminal
que el legislador en ejercicio de su libertad de configuración encontró importante delegar en
el ente acusador, con el fin de identificar, individualizar o capturar los autores o partícipes,
desarticular empresas criminales, impedir la ejecución o consumación de conductas punibles,
determinar la procedencia de la acción penal, recaudar pruebas, atender solicitudes de
asistencia judicial, determinar el origen de los bienes y ubicar a la víctima.

 La medida de vigilancia
La medida analizada permite la vigilancia y el seguimiento del indiciado o el imputado para
conseguir información útil para la investigación que se adelanta mediante fotografías, videos
y, en general, realizar todas las actividades relacionadas que permitan recaudar información.
En todo caso, esta medida tiene un alcance muy específico que permite la vigilancia respecto
de eventos que no afecten el núcleo esencial de la intimidad como en campos abiertos o
públicos o a plena vista. Por lo tanto, esta medida, no es aplicable cuando sea necesaria en
una afectación de la intimidad, por ello se deben cumplir las siguientes 3 premisas:
En virtud de una simple medida de vigilancia y seguimiento no se podrá:

- Ingresar a un domicilio privado para obtener elementos materiales probatorios y


evidencia física.
- Realizar la retención de correspondencia privada, postal, telegráfica o de mensajería
especializada o similar que reciba o remita el indiciado o imputado.
- Autorizar a realizar una interceptación de telecomunicaciones.
7. Decisión:
Finalmente, la Corte Constitucional posterior a la consideración de los dos cargos de
inconstitucionalidad formulados resuelve:
PRIMERO. Declarar EXEQUIBLE por el cargo analizado, la expresión “el fiscal que
tuviere motivos razonablemente fundados, de acuerdo con los medios cognoscitivos
previstos en este código, para inferir que el indiciado o el imputado pudiere
conducirlo a conseguir información útil para la investigación que se adelanta, podrá
disponer que se someta a seguimiento pasivo, por tiempo determinado, por parte de
la Policía Judicial” contemplada en el artículo 54 de la Ley 1453 de 2011.
SEGUNDO. Declarar EXEQUIBLE por el cargo analizado, el inciso 3º del artículo
54 de la Ley 1453 de 2011.

8. Análisis Crítico:
A primera vista, el nacimiento de una orden de vigilancia hacia un ser humano es una
irrupción al campo personalísimo y por consiguiente una clara violación al derecho a la
intimidad. Pero si se entra en detalle, esta actividad es realmente necesaria con el fin de
conseguir elementos probatorios contundentes que permitan la búsqueda de la verdad
durante un proceso penal. La medida de vigilancia y seguimiento es una práctica realizada
y contemplada en la mayoría de los sistemas jurídicos del mundo, y la corte hace la
claridad sobre los elementos que se debe tener presente para ordenar la medida y con
ello, autorizar la limitación del derecho a la intimidad de un colombiano.

Como es de conocimiento en el ámbito jurídico, ningún derecho fundamental es absoluto


en su totalidad, existen situaciones en donde amerita limitar una parte de ese derecho sin
afectar por completo su núcleo esencial, teniendo en cuenta que toda orden de vigilancia
y seguimiento solicitada por la fiscalía no se da de forma arbitraria, solamente sucede
cuando el fiscal conforme al material probatorio adquirido y a la declaración de testigos,
logra inferir que el indiciado o imputado es muy probable que esté cometiendo la
realización de actividades sospechosas. Mediante la medida de seguimiento y vigilancia
pasiva no se afecta la expectativa razonable de intimidad de la persona y se puede lograr
la obtención de información importante que puede llevar a una agilización y celeridad
del proceso penal.

Lo anterior permite conceptuar, que es una medida que cuenta con requisitos concretos
para que solamente se permita en situaciones determinadas y que su finalidad se da para
evitar que se sigan cometiendo hechos punibles, buscar víctimas y desmantelar todo tipo
de organizaciones criminales. Lo que vendría siendo una herramienta valiosa de política
criminal para detectar cuando el indiciado este ocasionando delitos que afecten en gran
medida la sociedad y para proteger el ordenamiento jurídico y el Estado.

También podría gustarte