Está en la página 1de 32

UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA Y TECNOLÓGICA DE COLOMBIA

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALÚD

ESCUELA DE PSICOLOGÍA

PSICOPATOLOGÍA II

Alemán. J, Monroy. M, Montoya. V, Piñeros. L

Caso N°. 2

J.M. es una mujer de 19 años que es la mayor de 3 hermanos. Procede de un pequeño pueblo

de una provincia cercana a la capital del departamento. Actualmente vive en la capital porque

está cursando el segundo semestre de estudios universitarios. J.M., hasta ahora, había vivido

en su lugar de origen, un pequeño pueblo. Según señala, tiene un concepto bastante negativo

de sí misma, se define como insegura y le cuesta tomar decisiones. La consultante acude al

servicio de psicología reportando experimentar altos síntomas de ansiedad. Refiere que se

encuentra nerviosa, y que en general es por su carácter, pero el problema ha aumentado

considerablemente desde que se ha trasladado a la capital. A lo largo de la exploración se

muestra muy colaboradora, pero nerviosa; destaca su gran interés y motivación por recibir

atención psicológica para resolver sus dificultades con la ansiedad en el contexto académico,

así como en lo social. En cuanto al inicio del problema, la paciente afirma que desde siempre

ha sido nerviosa y tímida, pero es en este semestre “cuando peor se ha visto”, porque antes no

había tenido dificultades importantes para relacionarse con los demás, tampoco en el contexto

académico. En agosto pasado ingresó a la Universidad y cambió de residencia, porque se

instaló a vivir en la capital. A medida que se acercaba temporalmente su marcha a la capital,

se mostraba cada vez más nerviosa ante el cambio tan brusco que iba a dar su vida, pues
pasaría de vivir en su pueblo con su familia, a estar en una ciudad más grande conviviendo en

un apartamento con unas compañeras; añadiendo, además, el cambio del colegio a la

Universidad. Su rendimiento académico siempre había sido bueno, pero el semestre anterior,

ha sido claramente inferior a su promedio general mantenido durante el bachillerato. En el

primer corte del primer semestre pierde la mayoría de las asignaturas, siendo la primera vez

que le sucede algo similar, en el segundo corte logra mejorar su rendimiento académico; sin

embargo, obtiene un promedio bajo. La información obtenida indica que el estado de salud

general de la paciente es normal, no habiendo sufrido problemas de salud significativos.

Valora satisfactoriamente sus relaciones familiares y sociales, considera a su hermana como

su mejor amiga. Menciona que las relaciones sociales en la capital se reducen al ámbito

académico, siendo más restringidas que en su lugar de origen, pues allí sigue conservando sus

amistades y no le cuesta trabajo relacionarse con ellas. La paciente manifiesta severos niveles

de ansiedad en las situaciones interpersonales (“si una persona del otro sexo está muy cerca

de mí, rozándome, o si estoy en una situación sexual íntima y cuando tengo que asistir a una

reunión social o conocer gente nueva), ante las situaciones cotidianas y en menor nivel ante

las situaciones de evaluación. Los niveles de ansiedad disminuyen de manera considerable

cuando se encuentra en su lugar de origen y se incrementan cuando prevé que debe volver a

la capital para comenzar la semana en la universidad. La ansiedad de la consultante se

caracteriza por una activación fisiológica importante precedida por cogniciones relacionadas

con las situaciones sociales, de evaluación negativa por parte de los demás y de escasa

autoeficacia, todo ello relacionado con la universidad. Se observa la presencia de ansiedad

también al viajar en los medios de transporte público que utiliza (autobús), así como miedo a

volar en avión, también se observa la existencia de preocupación, anticipaciones y otras

cogniciones ansiosas en situaciones como hablar en clase, quedar con los compañeros, o ante

los exámenes. Las principales conductas problema son elevados niveles de ansiedad,
especialmente a nivel cognitivo, ante cualquier situación de evaluación (principalmente los

exámenes de la Facultad), o ante situaciones interpersonales, especialmente con sus

compañeros; anticipación de resultados muy negativos sobre su ejecución del examen,

infravalorando sus propios recursos y su labor diaria (un ejemplo de estos pensamientos

puede ser: “voy a perder porque es un examen tipo test…”); importante decremento del

rendimiento académico desde su ingreso en la Universidad; excesivas anticipaciones

ansiógenas, relacionadas con su acento, que denomina como “pueblerino” (al iniciar una

conversación o hablar en público); cuando viaja en medios de transporte presenta alta

ansiedad, sobre todo elevada activación fisiológica, manifestada con síntomas tales como

sudoración, inquietud, palpitaciones, sensación de ahogo, etc.; asimismo, refiere miedo

excesivo a volar en avión, aunque argumenta que no necesita viajar en este tipo de transporte;

y presenta también frecuentes conductas de evitación manifestadas en relación a hablar en

público y relaciones sociales, así como decremento en la probabilidad de poner en marcha sus

habilidades sociales (principalmente para iniciar conversaciones, expresar críticas, o decir

no). La ansiedad que presenta la paciente, especialmente ante situaciones sociales y de

evaluación, está asociada al cambio de ciudad de origen y paso del colegio a la Universidad,

favoreciendo la aparición de cogniciones ansiosas ante determinadas situaciones de su vida

diaria (dedica una buena parte del día a este tipo de pensamientos – sesgo atencional-; y,

además, se trata de pensamientos catastrofistas –sesgo interpretativo).


1. Cuadro clínico

Antecedentes Signos Síntomas

- J.M siempre ha sido - Aumento de los

insegura y nerviosa. - Disminución notable niveles de ansiedad

- Es originaria de una del rendimiento ante situaciones

población cercana a académico al entrar a interpersonales, al

la capital. la universidad, punto que sus

- Siempre fue buena preocupación sin relaciones sociales en

estudiante durante el motivo aparente al la universidad se

bachillerato. trasladarse a la limitan únicamente al

ciudad ámbito académico.

- Su desempeño social - irritabilidad ante - miedo a los cambios

siempre fue normal situaciones de grandes relacionados

antes de llegar a la contacto social con su vida

universidad. La paciente tiene las - Miedo a subirse a un

- siguientes manifestaciones avión, incluso si no

fisiológicas antes de es una acción que

enfrentarse a situaciones de deba llevar a cabo en

socialización y evaluación: su vida diaria e

- Palpitaciones inmediata.

- Sudoración

- Inquietud. - Cognición ansiosa

- Sensación de ahogo. que precede a

- situaciones de
evaluación, como

hablar en público,

incluyendo ideas

como que su acento

es “pueblerino”.

- Disminución de sus

niveles de ansiedad

al volver a su lugar

de origen. Aumento

de estos a medida

que se acerca

temporalmente su

regreso a la vida

universitaria.

2. Hipótesis
H1: Trastorno de ansiedad social

Es un trastorno mental caracterizado por sentir temor o ansiedad intensos en una o

más situaciones sociales en las que el individuo está expuesto a la posible evaluación por

parte de otras personas, incluyendo situaciones cotidianas como comer o beber en frente de

otras personas, y situaciones sociales que requieran interacción cercana con otros individuos.

En el curso de este trastorno es común tener desde ideación cognitiva sobre ideas de

rechazo y burla por parte de otros, anticipación negativa a hechos y resultados, y presentación

fisiológica de malestar, incluyendo palpitaciones, sudoración y sensación de ahogo.

Criterios Diagnósticos

A. Miedo o ansiedad intensa en una o más situaciones sociales en las que el individuo

está expuesto al posible examen por parte de otras personas.

B. El individuo tiene miedo de mostrar síntomas de ansiedad que generen una

evaluación o conducta negativa por parte de otras personas hacia sí mismo.

C. Las situaciones sociales casi siempre provocan miedo o ansiedad.

D. Hay una evitación de las situaciones en donde se requiera socializar.

E. El miedo o la ansiedad son desproporcionados a la amenaza real planteada por la

situación social y al contexto sociocultural.

F. El miedo, la ansiedad o la evitación son persistentes por seis o más meses.

G. El miedo, la ansiedad o la evitación causa malestar clínicamente significativo o

deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.


H. El miedo, la ansiedad o la evitación no se pueden atribuir a los efectos fisiológicos

de una sustancia farmacológica ni a otra afección médica.

I. El miedo, la ansiedad o la evitación no se explican mejor por los síntomas de otro

trastorno mental.

J. Si existe otra enfermedad, el miedo, la ansiedad o la evitación deben estar claramente

no relacionados con ésta o ser excesivos.

H2: Trastorno de ansiedad generalizada

Trastorno mental que se caracteriza por un alto nivel de ansiedad por sucesos o

actividades cotidianas durante la mayoría de los días con una duración mínima de 6 meses,

sintiendo preocupación exagerada para la magnitud del evento, frecuentemente acompañados

por estados emocionales de miedo e ideación negativa sobre sí mismo y su entorno.

Criterios diagnósticos

A. Los síntomas de ansiedad y anticipación se producen durante la mayoría de días por un

mínimo de seis meses.

B. Al individuo se le dificulta controlar la preocupación.

C. La ansiedad y la preocupación se asocian a tres o más de los síntomas expuestos a

continuación:

1. Inquietud o nerviosismo.

2. Fatiga.
3. Dificultad para concentrarse o percibir la mente en blanco.

4. Irritabilidad.

5. Tensión muscular.

6. Problemas de sueño.

D. La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos causan malestar clínicamente

significativo o deterioro en áreas importantes del funcionamiento.

E. La alteración no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia farmacológica

ni a otra afección médica.

F. La alteración no se explica mejor por otro trastorno mental

H3: Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

El TPET se define como una reacción emocional intensa, que se da después de un


suceso traumático vivenciado directamente o cercanamente por quien lo padece. Esto
desencadena una alteración del sentido de la consciencia o la conducta que amenaza el
bienestar o la vida de la persona o quienes lo rodean. Frecuentemente el paciente revive y
reacciona al suceso traumático con miedo e impotencia por una sensación de fracaso
adaptativo, afectando la funcionalidad de la persona.

Criterios diagnósticos para mayores de 6 años.

A. Exposición a la muerte, lesión grave, violencia sexual, de forma real o amenaza.

- Experiencia directa

- Presencia directa.
- Conocimiento del suceso a un familiar o amigo próximo, en donde el suceso fue
violento o accidental.

- Exposición repetida o extrema a detalles repulsivos de sucesos catastróficos, violentos


o accidentales-

En este criterio no aplica la exposición a través de medio electrónicos.

B. Presencia de 1 o más síntomas de intrusión

- Recuerdos angustiosos, recurrentes, involuntarios e intrusivos del suceso traumático.


En niños mayores de 6 años puede darse por exposición a juegos de extrema violencia
gráfica.

- Sueños angustiosos con contenido relacionado al suceso. En niños puede haber sueños
aterradores sin contenido reconocible.

- Reacciones disociativas en donde el sujeto siente como si se repitiera el suceso


traumático y puede llegar a actuar como tal.

- Malestar psicológico intenso o prolongado al exponerse a factores internos o externos


que simbolicen o se parezcan a detalles del suceso traumático.

- Reacciones fisiológicas al exponerse a factores internos o externos que simbolicen o


se parezcan a detalles del suceso traumático.

C. Evitación persistente de estímulos asociados al suceso traumático

- Evitación de recuerdos, pensamientos o sentimientos angustiosos, estrechamente


relacionados con lo sucedido

- Evitación de recordatorios externos estrechamente relacionados con lo sucedido


(lugares, fechas, personas, sonidos, etc.)

D. Alteraciones cognitivas y del estado de ánimo negativas asociadas al suceso, que


empiezan o empeoran después del trauma

- Incapacidad para recordar un aspecto importante del suceso, debido típicamente a


amnesia disociativa.
- Creencia o expectativas negativas persistentes y exageradas sobre sí mismo, los
demás y el mundo.

- Percepción distorsionada persistente de las causas o consecuencias del suceso,


culpándose a sí mismo o a los demás.

- Estado emocional negativo persistente.

- Disminución de la participación y el interés en actividades que anteriormente


resultaban significativas.

- Sentimiento de desapego hacia los demás

- Incapacidad de experimentar emociones positivas.

E. Alteración importante de la alerta y reactividad asociadas al suceso que comienza o


empeora después de este.

- Comportamiento irritable y arrebatos de furia.

- Comportamiento imprudente y autodestructivo

- Hipervigilancia

- Respuesta de sobresalto exagerada

- Problemas de concentración

- Alteraciones del sueño.

F. La duración de todos los criterios anteriores (B, C, D, E) es superior a un mes.

G. Las alteraciones tienen afectación significativa en los aspectos sociales, académicos,


laborales, etc.

H. La alteración no puede atribuirse a ningún fármaco o factor orgánico.

H4: Trastornos de adaptación


Es un trastorno que aparece como reacción a estresores identificables y generan
malestar emocional, cambio en la conducta, y percepción distorsionada de los estímulos
que desencadenan este trastorno.

Criterios diagnósticos.

A. Desarrollo de síntomas emocionales o del comportamiento en respuesta a un factor o


factores de estrés identificables, que se producen en los 3 meses siguientes del inicio
de dicho factor o factores.
B. Estos síntomas o comportamientos son clínicamente significativos o general
disfuncionalidad en ámbitos sociales, escolares, laborales, etc.
- Malestar intenso y desproporcionado a la gravedad o intensidad del factor
estresor.
- Deterioro significativo del ámbito social, laboral, académico o de otras áreas
importantes.
C. No cumple criterios para otros trastornos mentales y no es la exacerbación de otro
trastorno mental.
D. Los síntomas no representan un duelo normal.
E. Una vez que el estresor ha terminado los síntomas no se mantienen por más de 6
meses.

H5: Trastorno de la personalidad paranoide

Se trata de un trastorno que se caracteriza por la desconfianza en los demás, con una
interpretación malévola de sus intenciones, y una sensación constante de que los demás le
quieren dañar. Estas percepciones generan un deterioro rápido en todos los ámbitos de la vida
del sujeto que requieran contacto social con otras personas. Entre más cercano o prolongado
el contacto, mayor el malestar.

Criterios diagnósticos

A. Desconfianza y suspicacia intensa frente a los demás, creyendo siempre que estos tienen
malas intenciones, ideas que comienzan en las primeras etapas de la edad adulta y está
presente en diversos contextos, y que se manifiesta por cuatro (o más) de los siguientes
hechos:
- Sospecha de que los demás le causarán daño sin razón.
- Dudas acerca de la lealtad o confianza de quienes le rodean.
- Dificultad para confiar en los demás por el miedo injustificado a que use la
información en su contra o se burlen.
- Encuentra significados denigrantes o amenazadores en sucesos sin malicia alguna.
- Rencor persistente por su dificultad para olvidar insultos, injurias o desaires.
- Percepción de ataque a su carácter o reputación que no es apreciable por los demás y
disposición a reaccionar rápidamente con enfado o a contraatacar.
- Sospecha recurrente, sin justificación, respecto a la fidelidad del cónyuge o la pareja.

B. No se produce exclusivamente en el curso de la esquizofrenia, un trastorno bipolar o un


trastorno depresivo con características psicóticas, u otro trastorno psicótico, y no se puede
atribuir a los efectos fisiológicos de otra afección médica.

H6: Trastorno de la personalidad evitativa

Criterios diagnósticos.

Se caracteriza por la presencia de sentimientos de inferioridad, autoconcepto negativo,


ansiedad y malestar ante la evaluación de otros, generando un patrón dominante de inhibición
social.

- Evita las actividades que implican un contacto interpersonal significativo por miedo a
la crítica, la desaprobación o el rechazo.
- Se muestra poco dispuesto a establecer relación con los demás, a no ser que esté
seguro de ser apreciado.
- Se muestra retraído en las relaciones estrechas porque teme que lo avergüencen o
ridiculicen.
- Le preocupa ser criticado o rechazado en situaciones sociales.
- Se muestra inhibido en nuevas situaciones interpersonales debido al sentimiento de
falta de adaptación.
- Se ve a sí mismo como socialmente inepto, con poco atractivo personal o inferior a
los demás.
- Se muestra extremadamente reacio a asumir riesgos personales o a implicarse en
nuevas actividades porque le pueden resultar embarazosas.

3. Evaluación

Objetivo General

Evaluar las falencias adaptativas de J.M derivadas de un cambio contextual a nivel académico
y sociocultural misma situación que acorde a los signos y síntomas reportados previamente,
desencadena eventos estresores generando una disfuncionalidad significativa en el sujeto. Y
de esta forma, establecer estrategias de intervención adecuadas para manejar de forma
acertada el diagnóstico que se determinó de acuerdo a la contrastación de hipótesis, usando
diferentes técnicas de evaluación de signos y síntomas.

Objetivos Específicos de Evaluación

H1: Establecer la relación conductual de J.M longeva a lo largo del tiempo, con
características congruentes con el trastorno de ansiedad social.

H2: Reconocer un patrón persistente de ansiedad generalizada con presencia de más de


6 meses que interfiere con el funcionamiento adecuado del sujeto J.M en sus esferas de
desarrollo.

H3: Determinar si se presentan signos y síntomas referentes a conductas estresoras


derivadas de un evento traumático en el paciente J.M

H4: Identificar posibles relaciones causales del Trastorno de la Adaptación, con


irritabilidad social, bajo rendimiento académico, manifestaciones fisiológicas, malestar
emocional entre otros signos y síntomas presentados en el paciente J.M

H5: Realizar una analogía entre la información obtenida a través de la historia clínica y
el trastorno de la personalidad paranoide.
H6: Establecer si coexiste una relación patológica entre el trastorno de la personalidad
evitativa y las conductas en manifiesto, presentadas por J.M al pasar por situaciones
sociales novedosas, evidenciando una dificultad anormal en el proceso adaptativo.

Procesos de Evaluación

Entrevista clínica

Durante la entrevista se recogen la edad del individuo, rasgos de personalidad, forma de

aparición, relación o no con algún factor estresante ambiental, reacción del entorno

significativo (social y familiar), lugar de aparición (en el entorno académico, familiar o en

ambos) y las consecuencias o la repercusión que tiene para el paciente . El límite entre lo

normal y lo patológico lo determinan la intensidad, la frecuencia, el tipo de conducta, el

ámbito sociocultural en el que aparecen, la repercusión en los demás, la reacción del niño

ante su propia conducta, el tiempo de evolución, etc.

- SBQ: instrumento de evaluación para conductas sociales

- K-SADS-PL: entrevista diagnóstica semiestructurada que evalúa la psicopatología

presente en los últimos seis meses y a lo largo de la vida.

H1: Trastorno de ansiedad social

- Liebowitz, M. R.: Social phobia. Modern Problems of Pharmacopsychiatry 1987;

22:141–73

La Escala de Liebowitz para la Ansiedad Social es un cuestionario cuyo objetivo es valorar el

rango de interacción social y de desempeño en situaciones sociales que los individuos con

ansiedad social pueden temer o evitar. La Escala de Liebowitz para la Ansiedad Social consta

de 24 preguntas. Cada una de ellas consisten en una situación a considerar y que debe ser

puntuada tanto en relación a la ansiedad o miedo que supone (lo que proporciona una
puntuación entre 0 y 3) y la frecuencia con que se evita (lo que proporciona de nuevo una

puntuación entre 0 y 3). La puntuación máxima posible es por tanto de 144 y la mínima de 0.

- Inventario de Fobia Social (SPIN)

Este instrumento empezó a desarrollarse en 1995 por el equipo de Davidson, y sus

propiedades psicométricas acaban de ser recientemente publicadas. Es un instrumento

autoaplicado en donde el paciente ha de responder utilizando una escala de 5 valores (0= no

le han molestado nada; 4= le han molestado en grado extremo) cuánto le han molestado

durante la última semana 17 problemas referidos a:

o Miedo

o Evitación

o Distrés psicológico.

H2: Trastorno de ansiedad generalizada

- Cuestionario de preocupación y ansiedad CPA. Dugas, Freeston, Lachance,

Provencher y Ladoceur (1995).

El cuestionario consta de 20 ítems con 5 alternativas de respuesta (1= nada característico de

mí y 5= extremadamente característico de mí). Su objetivo es localizar núcleos de

preocupación y ver cómo se valoran dichos argumentos. González, M., Bethecourt, J.,

Fumero, A. y Fernández, A. (2006). Adaptación española del cuestionario “¿Por qué

preocuparse?”. Psicothema, 18(2), 313-318.

H3: Trastorno de estrés postraumático

Entrevistas estructuradas específicas para el TEPT


- Escala para el TEPT Administrada por el Clínico (Clinician Administered PTSD

Scale - CAPS)

Utilidad: evaluación del diagnóstico (CAPS-1) y de la gravedad de los síntomas (CAPS-2)

del TEPT.

Origen y descripción de la escala: evalúa cada uno de los 17 síntomas que figuran en los

criterios diagnósticos del DSM-V. Además, evalúa otros 5 síntomas que frecuentemente se

asocian al TEPT: culpabilidad sobre actos cometidos u omitidos, culpabilidad por haber

sobrevivido, reducción de la conciencia de lo que le rodea, desrealización, y

despersonalización.

- Cuestionario de Experiencias Traumáticas (Questionnaire to rate Traumatic

Experiences TQ)

Utilidad: instrumento de screening.

Descripción de la escala: consta de 3 partes bien diferenciadas. La primera de ella es un

listado de las 17 experiencias traumáticas más frecuentes a las que el paciente ha de ir

respondiendo si alguna vez las sufrió en su vida, qué edad tenía, y la duración aproximada

que estuvo sometido al evento.

- Escala de Trauma de Davidson (The Davidson Trauma Scale - DTS)

Utilidad: medida de la frecuencia y la gravedad de los síntomas del TEPT en sujetos que han

experimentado un trauma. También puede utilizarse para evaluar el tratamiento.

Descripción de la escala: está constituida por 17 ítems que se corresponden y evalúan cada

uno de los 17 síntomas recogidos en el DSM-V


H4: Trastorno de adaptación

- ABAS-II. Sistema de Evaluación de la Conducta Adaptativa. P. L. Harrison y T.

Oakland.

El ABAS-II es un instrumento de evaluación de la conducta adaptativa desde el nacimiento

hasta los 89 años. Su objetivo es proporcionar una evaluación completa de las habilidades

funcionales diarias de una persona en distintas áreas o contextos con el fin de determinar si es

capaz de desenvolverse en su vida cotidiana sin precisar la ayuda de otras personas. Las áreas

que evalúa son Comunicación, Utilización de los recursos comunitarios, Habilidades

académicas funcionales, Vida en el hogar o Vida en la escuela, Salud y seguridad, Ocio,

Autocuidado, Autodirección, Social, Motora y Empleo. Además de las escalas anteriores, el

ABAS-II también ofrece puntuaciones en tres índices globales: Conceptual, Social y Práctico,

así como un índice global de conducta adaptativa (CAG).

- Inventario del autoconcepto para adultos. García, F. y Musitu, G. (2014). AF-5

Autoconcepto Forma 5. Madrid: Tea.

El cuestionario, compuesto por treinta elementos, evalúa el autoconcepto del sujeto en sus

contextos social, académico, profesional, emocional, familiar y físico.

- Inventario de respuestas de afrontamiento de Moos para adultos (CRIA-A). Mikulic y

Crespi (2008).

Su base de evaluación implica el afrontamiento cognitivo y conductual. Busca identificar la

forma en la que el evaluado se focaliza en un problema y los esfuerzos cognitivos y

conductuales de los cuales hace uso para manejar los estresores vitales.

H5: Trastorno de personalidad paranoide


- EPQ- J (junior), EPQ-A (adulto). Eysenck y Eysenck (1995).

Indaga aspectos de la personalidad como la estabilidad emocional, la extraversión social y la

dureza o paranoidismo. Incluye dos escalas auxiliares: una de sinceridad y otra de conducta

antisocial.

- PAI (Personality Assessment Inventory). El Inventario de Evaluación de la

Personalidad (PAI) (Morey, 1991 y 2007; adaptación española de Ortiz- Tallo,

Santamaría, Cardenal y Sánchez, 2011)

Consta de 344 ítems, permite una evaluación comprehensiva de la personalidad y la

psicopatología en adultos mediante 22 escalas: 4 escalas de validez (inconsistencia,

infrecuencia, impresión negativa e impresión positiva), 11 escalas clínicas(quejas somáticas,

ansiedad, trastornos relacionados con la ansiedad, depresión, manía, paranoia, esquizofrenia,

rasgos límites, rasgos antisociales, problemas con el alcohol y problemas con las drogas), 5

escalas de consideraciones para el tratamiento (agresión, ideaciones suicidas, estrés, falta de

apoyo social y rechazo al tratamiento) y 2 escalas de relaciones interpersonales (dominancia

y afabilidad).

H6: Trastorno de personalidad evitativa

- Inventario Clínico Multiaxial de Millon (MCMI III). Millon (1977)

Su base teórica implica síndromes clínicos, tales como, ansiedad histeriforme, hipomanía,

distimia, abuso de alcohol, abuso de droga, pensamiento psicótico, depresión mayor,

trastorno delirante. Trastornos de la personalidad: esquizoide, evitativo dependiente,

histriónico, narcisista, antisocial. Éste consta de 175 ítems con respuestas falso/verdadero.

Tiene tres grupos de escala: estilos de personalidad, patrones patológicos y síndromes

clínicos.
- International Personality Disorder Examination (IPDE)

El Examen Internacional para los TP (IPDE) (Loranger, 1995; versión española de López-

Ibor, Pérez Urdániz y Rubio, 1996) es un instrumento diagnóstico basado en una entrevista

clínica semiestructurada, que además es compatible con los criterios de valoración de la CIE-

10 y del DSM-IV. La entrevista es la más utilizada de su clase y es la única entrevista para

TP sobre la base de pruebas de campo en todo el mundo. El paciente responde Verdadero o

Falso para cada elemento y puede completar el cuestionario en menos de 15 minutos. De este

modo, el clínico puede identificar aquellos pacientes cuyos resultados sugieren la presencia

de un trastorno de personalidad (más de tres criterios para cada TP).

4. Diagnóstico Diferencial

H1: Trastorno de ansiedad social

J.M cumple con los siguientes criterios para el diagnóstico de la ansiedad social:

A. Miedo o ansiedad intensa en una o más situaciones sociales en las que el individuo

está expuesto al posible examen por parte de otras personas.

C. Las situaciones sociales casi siempre provocan miedo o ansiedad.

D. Hay una evitación de las situaciones en donde se requiera socializar.

E. El miedo o la ansiedad son desproporcionados a la amenaza real planteada por la

situación social y al contexto sociocultural.

G. El miedo, la ansiedad o la evitación causa malestar clínicamente significativo o

deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

H. El miedo, la ansiedad o la evitación no se pueden atribuir a los efectos fisiológicos

de una sustancia farmacológica ni a otra afección médica.


A partir de lo anterior se puede deducir que J.M no cumple con todos los criterios

diagnósticos del Trastorno de ansiedad social, por lo tanto no es posible atribuirle este

diagnóstico a la paciente.

H2: Trastorno de ansiedad generalizada

J.M cumple con los siguientes criterios para diagnosticar el trastorno de ansiedad

generalizada:

B. Al individuo se le dificulta controlar la preocupación.

C. La ansiedad y la preocupación se asocian a tres o más de los síntomas expuestos a

continuación:

1. Inquietud o nerviosismo.

2. Fatiga.

3. Dificultad para concentrarse o percibir la mente en blanco.

4. Irritabilidad.

5. Tensión muscular.

6. Problemas de sueño.

D. La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos causan malestar clínicamente

significativo o deterioro en áreas importantes del funcionamiento.

E. La alteración no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia farmacológica

ni a otra afección médica.


J.M no cumple con el criterio de tiempo para ser diagnosticada con Trastorno de ansiedad

generalizada.

H3. Trastorno de estrés postraumático

J.M cumple con los siguientes criterios diagnósticos de el TEPT:

D. Alteraciones cognitivas y del estado de ánimo negativas asociadas al suceso, que


empiezan o empeoran después del trauma

- Creencia o expectativas negativas persistentes y exageradas sobre sí mismo, los


demás y el mundo.

- Disminución de la participación y el interés en actividades que anteriormente


resultaban significativas.

- Sentimiento de desapego hacía los demás

G. Las alteraciones tienen afectación significativa en los aspectos sociales, académicos,


laborales, etc.

H. La alteración no puede atribuirse a ningún fármaco o factor orgánico.

J.M cumple con muy pocos criterios diagnósticos del TEPT como para considerarlo como
el diagnóstico oficial o incluso como comorbilidad.

H4: Trastornos de adaptación

J.M cumple con los siguientes criterios diagnósticos de los trastornos de adaptación:
A. Desarrollo de síntomas emocionales o del comportamiento en respuesta a un factor o
factores de estrés identificables, que se producen en los 3 meses siguientes del inicio
de dicho factor o factores.
B. Estos síntomas o comportamientos son clínicamente significativos o general
disfuncionalidad en ámbitos sociales, escolares, laborales, etc.
- Malestar intenso y desproporcionado a la gravedad o intensidad del factor
estresor.
- Deterioro significativo del ámbito social, laboral, académico o de otras áreas
importantes.
C. No cumple criterios para otros trastornos mentales y no es la exacerbación de otro
trastorno mental.
D. Los síntomas no representan un duelo normal.
E. Una vez que el estresor ha terminado los síntomas no se mantienen por más de 6
meses.

Como es evidente, J.M cumple con todos los criterios diagnósticos del trastorno de
adaptación. Teniendo en cuenta su cuadro clínico, se puede deducir que J.M podría presentar
un especificador de Trastorno de adaptación con ansiedad agudo, ya que en sus síntomas está
presente principalmente un patrón de ansiedad durante menos de seis meses

H5: Trastorno de la personalidad paranoide

J.M cumple los siguiente criterios diagnósticos para el trastorno de personalidad paranoide

A. Desconfianza y suspicacia intensa frente a los demás, creyendo siempre que estos tienen
malas intenciones, ideas que comienzan en las primeras etapas de la edad adulta y está
presente en diversos contextos, y que se manifiesta por cuatro (o más) de los siguientes
hechos:

- Sospecha de que los demás le causarán daño sin razón.


- Dificultad para confiar en los demás por el miedo injustificado a que use la
información en su contra o se burlen.
B. No se produce exclusivamente en el curso de la esquizofrenia, un trastorno bipolar o un
trastorno depresivo con características psicóticas, u otro trastorno psicótico, y no se puede
atribuir a los efectos fisiológicos de otra afección médica.

J.M no alcanza a cumplir con 4 o más características del criterio a, por lo que se puede
descartar el trastorno de personalidad paranoide como diagnóstico, aunque si hay un
componente de desconfianza a los demás en su cuadro clínico.

H6: Trastorno de la personalidad evitativa

J.M cumple con los siguientes criterios diagnósticos para el trastorno de la personalidad
evitativa:

Se caracteriza por la presencia de sentimientos de inferioridad, autoconcepto negativo,


ansiedad y malestar ante la evaluación de otros, generando un patrón dominante de inhibición
social.

- Evita las actividades que implican un contacto interpersonal significativo por miedo a
la crítica, la desaprobación o el rechazo.
- Se muestra poco dispuesto a establecer relación con los demás, a no ser que esté
seguro de ser apreciado.
- Se muestra retraído en las relaciones estrechas porque teme que lo avergüencen o
ridiculicen.
- Le preocupa ser criticado o rechazado en situaciones sociales.
- Se muestra inhibido en nuevas situaciones interpersonales debido al sentimiento de
falta de adaptación.
- Se ve a sí mismo como socialmente inepto, con poco atractivo personal o inferior a
los demás.
- Se muestra extremadamente reacio a asumir riesgos personales o a implicarse en
nuevas actividades porque le pueden resultar embarazosas.

Aunque J.M cumple con todos los criterios diagnósticos del trastorno de la personalidad, este
trastorno se descarta, debido a que los síntomas de J.M están asociados a el nuevo entorno de
la ciudad, mientras que en su lugar de origen los síntomas desaparecen, por ende no son
persistentes y están más asociados con la situación que con la forma de ser de J.M
5. Impresión Diagnóstica

Dx: Trastorno de la Adaptación con ansiedad aguda 309.24 (F43.22)

Es notable en J.M la existencia de una dificultad persistente en la adaptación e interacción

social en diversos contextos, deficiencia en la reciprocidad socioemocional que lleva al

fracaso en las interacciones sociales, suceso generado tras continuar sus estudios en la capital,

allí J.M reporta sentirse insegura, trayendo como consecuencia un bajo rendimiento

académico, así como, el miedo a ser percibida de forma negativa por su entorno académico

inmediato. Presenta anomalías relacionadas con síntomas de ansiedad, muestra muy poco

interés por otras personas, se le dificulta hacer amigos. Cabe recalcar que dichas dificultades

no se pueden atribuir a ningún deterioro sensorial o una disfunción motora u otra afección

médica o neurológica.

Sin ayuda in situ, las deficiencias de la comunicación social causan problemas importantes.

Dificultad para iniciar interacciones sociales y ejemplos claros de respuestas atípicas o

insatisfactorias a la apertura social de las otras personas. Puede parecer que tiene poco interés

en las interacciones sociales. Por ejemplo, una persona que es capaz de hablar con frases

completas y que establece la comunicación, pero cuya conversación amplia con otras

personas falla y cuyos intentos de hacer amigos son excéntricos y habitualmente no tienen

éxito.

La respuesta ansiógena frente a situaciones estresoras para la paciente causan una

interferencias significativas con el funcionamiento en uno o más contextos. Dificultad para

alternar actividades. Los problemas de organización y de planificación dificultan la

autonomía. Lo anterior denota rasgos muy característicos del trastorno de la adaptación, ya

que dicha patología data el desarrollo de síntomas emocionales clínicamente significativos

que exacerban un malestar intenso ante la situación estresora.


6. Etiología

Los trastornos de adaptación con frecuencia pueden estar relacionados al estrés. No hay una
única causa directa entre el evento estresante y la reacción. Los niños y adolescentes varían
en su temperamento, experiencias pasadas, vulnerabilidad y aptitudes para seguir adelante. La
etapa de desarrollo en que se encuentren y la capacidad de su sistema de apoyo para satisfacer
sus necesidades específicas relacionadas con el estrés son factores que pueden contribuir a su
reacción antes un estrés específico. Los eventos estresantes también varían en duración,
intensidad y efecto. No hay evidencias disponibles que sugieran un factor biológico
específico que causa los trastornos de adaptación.

Este trastorno se produce debido a cambios importantes o por causas que puedan generar
aumento de estrés. La genética, las experiencias de vida y el temperamento pueden aumentar
la probabilidad de padecer un trastorno de adaptación.

Factores de riesgo:

Es posible que algunos elementos aumenten la probabilidad de padecer un trastorno de


adaptación.

Acontecimientos estresantes

Los acontecimientos estresantes de la vida, tanto positivos como negativos, pueden aumentar
el riesgo de padecer un trastorno de adaptación. Por ejemplo:

● Divorcio o problemas conyugales


● Problemas interpersonales o en las relaciones
● Cambios en la situación actual, como la jubilación, tener un bebé o
mudarse para estudiar en la universidad como es el caso de JM
● Situaciones adversas, como perder el trabajo, el fallecimiento de un ser querido
o tener problemas económicos
● Problemas en la escuela o en el trabajo
● Experiencias que ponen en peligro la vida, como una agresión física, peleas o
desastres naturales
● Factores de estrés continuo, como tener una enfermedad o vivir en un vecindario
inseguro

Experiencias de vida

Las experiencias de vida pueden impactar en la forma de afrontar el estrés. Por ejemplo, el
riesgo de padecer un trastorno de adaptación puede aumentar si:

● El sujeto vivió con un nivel significativo de estrés durante la niñez


● El sujeto se enfrenta a varias circunstancias difíciles al mismo tiempo

7. Tratamiento

con la aplicación del tratamiento se busca aliviar los síntomas de la paciente consiguiendo un

nivel de adaptación que sea equiparable con el nivel de desempeño al que el sujeto se

encontraba habituado antes de la situación que se le presenta ahora como estresante.

Para dar inicio al tratamiento el profesional debe tener en cuenta la edad del consultante , el

estado de salud general y la historia médica del paciente así como la expresión de los

síntomas y el subtipo de trastorno de adaptación y la tolerancia a ciertos medicamentos.

para este trastorno se recomienda la terapia multimodal, haciendo uso de psicoterapia

individual, la terapia familiar así como la vinculación a grupos de apoyo haciendo uso de la

psicoeducación:

La metodología del proceso a seguir está estructurada como una psicoterapia reeducativa

basada en técnicas conductuales – cognitivas., se debe tener en cuenta: a. Contacto clínico

inicial o primera cita (1° Sesión) El propósito fundamental del contacto clínico inicial

consiste en atender los siguientes asuntos primordiales: - Realizar el encuadre: Paciente y

terapeuta se constituyen como un equipo de trabajo alrededor de una meta común. A través
de este proceso se llega al acuerdo de un horario, tiempo y espacio de encuentro, estipulando

las responsabilidades y compromisos de cada una de las partes. Para la presente guía de

atención, se establece la frecuencia y duración de las sesiones y duración del tratamiento con

un máximo de cuatro (4) visitas a lo largo de un periodo de un (1) mes; es importante aclarar

que dependiendo del tipo de problemática y el nivel de afectación emocional se puede

modificar el número de sesiones establecidas. La duración de cada sesión es de 40 minutos. -

Llenar la base de datos mínima acerca de la persona que consulta. - Apertura y registro de la

historia clínica en donde se consignan los antecedentes más importantes. - En este contacto

clínico inicial el profesional responsable después de realizar la evaluación diagnóstica.

b. Entrevista Diagnóstica (2° y 3° Sesión) La primera actividad para el inicio de cada

sesión de aquí en adelante será el recibo y registro de las novedades presentadas por el

consultante. Otras acciones que permitirán profundizar la información requerida en la fase de

diagnóstico son:

Entrevista para llenado de Historia Clínica que comprende: Motivo de consulta,

Presentación y evolución de síntomas, historia de vida, Familiograma y ambiente familiar,

pensamientos y comportamientos disfuncionales, características del paciente en sus diferentes

dimensiones, Contraste con criterios diagnósticos principalmente con los establecidos en el

DSM IV (R).

Aplicación prueba o Test: Dada la incidencia de sintomatología asociada a depresión,

ansiedad y alteraciones de la conducta se citan como posibles test de apoyo las escalas de

autovaloración de Zung (Ansiedad, Depresión, Agresividad) y la de STAI, sin descartar la

posibilidad de aplicar algunos test proyectivos que aporten otros elementos de interés durante

esta fase diagnóstica.


c. Psicoeducación (4° Sesión) Esta sesión está orientada a la educación del paciente sobre su

diagnóstico, causas, afrontamiento, comprensión del cuadro, resolución de dudas y acuerdo

de un plan de terapia. Los resultados de este proceso pueden conducir a la remisión

psiquiátrica, para trabajo multidisciplinario entre ambos profesionales. Es fundamental en

esta sesión recomendar estilos de vida saludables: Deporte, higiene del sueño, adecuados

hábitos de alimentación, técnicas de respiración y técnicas de relajación (por ejemplo, la

relajación de Jacobson), necesarios para la reducción de la sintomatología. Es recomendable

que el consultante inicie un auto registro diario de sus estados emocionales.

d. Proceso de Intervención Clínica - Sesiones de Tratamiento - Terapia Individual (5° a

9° Sesión) Con este proceso se busca alcanzar las metas del tratamiento dentro de límites

apropiados y razonables. Se pretende lograr adherencia del paciente al tratamiento hasta el

momento en que se produce un fin programado y se dé paso a la siguiente etapa o al

seguimiento. El tratamiento básico para responder a las problemáticas de los pacientes se

basará en una Psicoterapia Cognitivo Conductual orientada a aliviar el malestar psicológico

mediante la modificación de esquemas disfuncionales. Bajo este enfoque se efectuarán las

siguientes técnicas:

Programación de actividades: Es una técnica que consiste en establecer una ayuda concreta

de actividades, en las cuales se supervisa regularmente su correcta ejecución.

Autorregistro de pensamientos y conductas: Consiste en registrar en un formato elaborado

previamente situación (desencadenante), pensamiento, emoción y conducta.

Autorrefuerzo: Consiste en acciones o verbalizaciones de auto-recompensa frente al

reconocimiento de logros en tareas específicas.


Precisión semántica: Consiste en guiar al paciente mediante la corrección del lenguaje hacia

la adquisición de enunciados semánticos precisos que apoyen el cambio de las creencias

irracionales, ayudándolo a pensar de manera más clara y racional.

Detección y control de pensamientos automáticos: A la primera indicación de un

pensamiento habitual que sabemos que conduce a sufrir emociones desagradables, se

interrumpe el pensamiento vocalizando la palabra “Basta o Stop”. Entonces se llena el hueco

dejado por el pensamiento interrumpido con pensamientos positivos previamente preparados

que sean más realistas, asertivos y constructivos. Adquiriendo estas habilidades se capacita a

una persona para enfrentarse con éxito a los pensamientos que antes conducían a altos niveles

de ansiedad, depresión o cólera. La interrupción del pensamiento actúa como un castigo o

táctica distractora, reduciendo la probabilidad de que reaparezca el mismo pensamiento otra

vez y creando un espacio en la cadena de pensamientos para una aserción positiva. Las

emociones negativas quedan cortadas antes de que puedan surgir.

Estrategias de afrontamiento y resolución de problemas: Consiste en enseñar al paciente

a identificar y definir el problema, enseñarle a generar soluciones potenciales e implementar

la solución evaluando su afectividad. Consta de cuatro pasos: identificación y descripción del

problema, buscar posibles soluciones o respuestas, elegir los pasos que se han de dar y

evaluar los resultados obtenidos.

Técnica de Habilidad-Placer (Dominio-Agrado): Es una técnica que consiste en registrar

en una escala de 1 a 5 el nivel de agrado y dominio de actividades diarias, en la cual:

habilidad o dominio se refiere al sentido de logro obtenido al realizar una tarea determinada y

el agrado se refiere a los sentimientos de placer, diversión o alegría derivados de una

actividad.
Biblioterapia: Uso de la literatura para ayudar a la gente a afrontar sus problemas

emocionales, enfermedades mentales o cambios en sus vidas. El objetivo general de la

biblioterapia es promover un cambio de conducta, cognitivo y/o emocional en una dirección

normativa y bien establecida. Esto implica la consecución de diferentes metas, entre las que

destacamos las siguientes: Ayudar a la gente a entenderse y conocerse mejor. Contribuir a

que se den cuenta de que no son los únicos que tienen un determinado problema, lo que hará

disminuir su miedo a lo desconocido y el sentimiento de soledad. Ayudarles a aprender

estrategias para afrontar sus problemas y así disminuir sus frustraciones y conflictos.

Promover la independencia y la autoayuda, con lo que se consigue desarrollar un

autoconcepto más positivo de uno mismo

Seguimiento (10° a 12° Sesión) En esta fase de seguimiento se evalúa la eficacia de

intervención psicoterapéutica para prevenir las recaídas en los pacientes. Este seguimiento se

hace con la finalidad de evaluar la evolución de la enfermedad.

Referencias
American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of

mental disorders (5th ed.). Washington, DC.

Caballo, V.E., Hofmann, S.G. & Salazar, I. (2019). Una nueva Intervención

multidimensional para la ansiedad social: el programa IMAS. Behavioral

Psychology / Psicología Conductual, 27 (1), pp. 149-172. Universidad de

Granada, España.

Caballo, V.E. (2001). Tratamientos cognitivo conductuales para los trastornos de la

personalidad. Psicología Conductual, 9 (3), pp 579-605. Universidad de

Granada, España.

Cerezo, M. V., Ortiz-Tallo, M. y Cardenal, V. (2009). Expresión de emociones y

bienestar en un grupo de mujeres con cáncer de mama: una intervención

psicológica. Revista Latinoamericana de Psicología, 41(1), 131-140.

Garay, C.J, Donati, S., Ortega, I., Freiría, S., Rosales, G., Koutsovitis, F. (2019).

Modelos cognitivo-conductuales del trastorno de ansiedad generalizada.

Revista de psicología, 15 (29), pp. 7-21. Universidad de Buenos Aires,

Argentina.

Guía de atención psicológica en trastorno de adaptación (2014) proceso bienestar

estudiantil subproceso atención en salud.

Mikulic, I. y Crespi, M. (2008). Adaptación y validación del Inventario de respuestas

de afrontamiento de Moos (CRI-A) para adultos. Anuario de Investigaciones,

XV, 305-312.
Morey, L. C. (1991). Personality Assessment Inventory. Professional Manual. Florida,

USA: Psychological Assessment Resources, Inc.

Morey, L. C. (2007). Essentials of PAI Assessment. New York: John Wiley and Sons,

Inc.

También podría gustarte