Está en la página 1de 16

1

CIRUGIA ÓSEA

María Camila Álvarez Serna

Universidad Santo Tomás

Resiente 1 de Periodoncia

Doctora Eliana Arias

Mayo 15 2021
2

Introducción

Los principios de la cirugía ósea aplicados al tratamiento quirúrgico periodontal fueron

primeramente descritos por Schluger (1949) y Goldman (1950). Estos autores señalaron que la

pérdida de hueso alveolar ocasionada por la enfermedad periodontal suele resultar en perdida

ósea irregular. Para estos autores la eliminación de las bolsas periodontales debía combinarse con

cirugía ósea y con la eliminación de cráteres y defectos angulares óseos para establecer y

mantener bolsas poco profundas y un contorno gingival óptimo tras la cirugía (1).

Palabras clave:

Cirugia ósea, ostectomia, osteoplastia

Durante los últimos años se han descrito terapias para tratar la periodontitis, dentro de

ellas esta la gingivectomia, legrado, raspado y alisado, colgajose de acceso quirurgico y cirugia

ósea resectiva. El tratamiento exitoso se daba si se lograba la eliminación completa de los

depósitos bacterianos de las superficies radiculares y que el paciente tuviera buena higiene (2).

El concepto de cirugía ósea receptiva va más allá que la extracción de hueso para la

eliminación de bolsas, pero enuncia el principio plástico de recontornear el hueso para la

producción de una buena arquitectura fisiológica en los tejidos involucrados. La eliminación de

bolsas no es suficiente ya que también se deben tratar las deformidades que se producen como

resultado del proceso de la enfermedad. Al hacerlo, se puede restaurar la estructura y funciones

normales del órgano tratado. Se ha confirmado que el tejido oseo debajo de las bolsas

periodontales está inflamado pero es vital y nunca necrótico. El hueso sano se extrae en la

recepción ósea, del mismo modo que se extrae el tejido blando sano en la gingivectomía para

lograr cualidades fisiológicas y autolimpiantes del área gingivo-marginal. El término resección


3

ósea cubrió originalmente todas las fases de la cirugía ósea en los procedimientos periodontales.

Recientemente Friedman lo dividió en dos: osteoplastia y osteotomía (3). El objetivo principal es

la remoción de las deformidades óseas y la creación de un contorno parabólico fisiológico: una

forma o sea fisiológica que mimetiza la arquitectura final anticipada de la encía. Este contorno

será conducente para la eliminación de los sacos y mantenimiento de una arquitectura fisiológica

de la encía. El área interdental será cónica y coronalmente posicionada a las placas vestibular y

lingual del hueso, las cuales tienen una forma parabólica y fluyen suavemente desde el área

interdental. El área interdental seguirá la forma de la unión cemento esmalte y tendrá una forma

cónica prominente anterior que cuidará de convertirse en más plano y amplio en el área molar.

Estos factores permitirán una arquitectura de la encía más reducida, festoneada, con borde de

cuchillo y con forma piramidal en las papilas que rellenan el espacio interdental. Es importante

observar que Ochsebein apuntó que el tejido gingival era el factor dominante en establecer los

contornos óseos. Este autor creía que luego de la cirugía de tejidos gingivales cuidaría de buscar

su forma arquitectónica original (4)

Clasificación ósea

Aditiva:

Regeneración o sustitución ósea

De sustracción:

Definitiva: Establece una forma positiva o una forma parabólica ósea

Comprometida: Topografía ósea requiriendo una remoción ósea extensiva que sera

perjudicial al pronostico de largo plazo del diente (4).


4

Topografía ósea

La forma ósea es clasificada en la interrelación del hueso interdental al hueso radicular:

Positiva o festoneada: El hueso interdental es más alto que el hueso radicular o facial.

Plana: El hueso interdental y el radicular están al mismo nivel.

Negativa o reversa: El hueso interdental es aplicar al hueso radicular (4).

Manejo del tejido

Uso de un colgajo a espesor completo, de bisel inverso y mucoperiodotico. El colgajo es

festoneado. Como regla general el clínico cuando festonear colgajo debe anticipar el contorno

final ósea subyacente que es más prominente en anterior y decrece en posterior. Todos los tejidos

de granulación y las fibras residuales del tejido conectivo deben ser removidas antes de la cirugía

ósea. Los defectos ocios pequeños muchas veces son escondidos hubo oscurecidos tras fibras

residuales que no fueron removidas. La placa, el cálculo, cemento suavizado y remanentes del

epitelio de unión son removidos de la superficie radicular (4).

Osteoplastia

Introducido en 1955 por Friedman. El propósito de este procedimiento es remodelar el

hueso alveolar sin eliminar hueso de sostén. Son ejemplos de osteoplastia el adelgazamiento

escalones oseos gruesos y el establecimiento de un contorno festoneado de la cresta ósea lingual

y palatina. En la cirugía de colgajo sin recontorneado oseo a veces la morfología interdental

impide el recubrimiento óptimo del hueso con mucosa en el posoperatorio, incluso si se realiza

un festoneado muy marcado de los colgajos de tejido blando. En esta situación, la eliminación de
5

hueso que no es de sostén para reducir la dimensión vestibulolingual del hueso en los sectores

interdentales puede facilitar la adaptación del colgajo, con lo cual se reducen los riesgos de dejar

el hueso descubierto y de necrosis isquémica de los colgajos mocosos sin soporte debido a la

deficiencia en los bordes del colgajo. La eliminación del hueso que no es de sostén a veces

también es necesario para el desbridamiento intraoseo de la superficie radicular. La nivelación de

los cráteres interproximales y la eliminación de paredes óseas de defectos ocios circunferenciales

a menudo se denominan osteoplastia porque no suelen requerir la resección de tejido oseo de

sostén (1).

Osteotomía

El hueso que provee la inserción directa del diente para remodelar deformaciones

causadas por la periodontitis en el hueso marginal interdental es eliminado. Se considera una

parte importante de las técnicas quirúrgicas utilizadas para eliminar bolsas periodontales pero

como regla general es preciso actuar con cautela cuando se va a eliminar hueso de sostén. Una

vez expuesto el hueso alveolar mediante el levantamiento del colgajo, las paredes vestibular o

lingual de los cráteres se reducen hasta la base del defecto óseo concedérseles para hueso y

pinzas gubias para hueso. También se puede usar fresas redondas bajo irrigación continua con

suero fisiológico. Si se resecó el hueso en el área interdental, los márgenes ocios vestibular

lingual o palatino pueden requerir re contorneado ulterior para compensar diferencias de altura

resultantes de la recepción del hueso interdental. Se considera importante eliminar los pequeños

espolones ocios que a menudo quedan en el área de las aristas. El objetivo de la cirugía ósea por

consiguiente consiste en establecer una anatomía fisiológica del hueso alveolar pero a nivel más

apical (1).
6

Indicaciones

Defectos intraóseos superficiales (1-2 mm de profundidad), defectos óseos medios (3-4

mm de profundidad), defectos óseos intraseptales, correcciones en la topografía ósea (5).

Impedimento en el acceso para el rapsado y alisado radicular, impedimento en el acceso para el

autocontrol de la placa (1).

Contraindicaciones

Areas con eficiente adherencia remanente donde la sodomía puede alterar desfavorable

mente el pronóstico del diente adyacente. Limitaciones anatómicas. Limitaciones estéticas.

Tratamiento alternativo efectivo (4).

Colaboración del paciente, tabaquismo, estado de salud (1).

Ventajas

Eliminación previsible de los surcos. Establecimiento de una encía y una arquitectura

ocio fisiológica. Establecimiento de un ambiente protésicos favorable (4).

Desventajas

Pérdida de la adherencia. Compromiso estético. Incrementa la sensibilidad radicular (4).


7

Técnicas quirúrgicas (4)

Osteoplastia para salientes gruesas, márgenes gruesos o septa interdental franca:

1. Ilustración de márgenes gruesos y septa franca interdental

2. Ranurado y festoneado vertical. Éstas ranuras son llevadas a los ángulos lineales

del diente adyacente y determina el ancho o lingual del hueso.. Usando una fresa redonda

número 6, 8 o 10 en una pieza de mano o alta velocidad con bastante cantidad de agua,

son cortas las ranuras.

3. Una vez que no son horas y verticales estén terminadas, se comienza con la

combinación radicular usando el mismo tamaño de fresa.


8

4. La fresa se mueve con golpes radicales o como si estuvieran pintando, de adelante

hacia atrás, levantándonos sobre la prominencia radicular y cayendo en las

depresiones creadas por las ranuras. Esto se continúa hasta que se crea una forma

ósea que fluya pareja. La fresa redonda muchas veces deja una superficie áspera que

puede ser suavizada usando una piedra de diamante de un tamaño similar.

5. Se usa una fresa redonda pequeña número dos o cuatro en una pieza de mano de alta

velocidad para delinear o copiar el hueso al nivel correcto.


9

6. Se debe tener cuidado en no tener contacto con el diente. Copiar el hueso siempre

permite el poder visualizar y facilitar la remoción.

7. La forma ósea terminada es la que tiene superficies radiculares festoneadas o

parabólicas que gradualmente se levantan interdental mente un hueso interproximal

de forma cónica.
10

Ostectomia para deformidades oseas: cráteres, hemisepta y defectos intraoseos

1. Cráteres interproximales

2. Ranurado horizontal. La fresa redonda más larga número 2,4 o 6 que se puede ajustar

con facilidad interproximal mente sin que entren contacto con el diente es colocada

en la porción más apical del defecto intraoseo. Es dibujado en línea recta en ambos

lados, bucal y lingual para aplanar y en efecto remover el defecto interproximal en

una dirección bucolingual.


11

3. La arquitectura ósea negativa es producida por el ranurado horizontal. La esfenoide o

parabolización se comienza con una copiado a lo largo de las líneas punteadas. Se usa

una pequeña fresa número 2, 4 o 6 para copiar el hueso. Como regla el copiado debe

de anticipar el final deseado de la arquitectura gingival.

4. Se usan cinceles de mano para remover el hueso facial y lingual. Esto produce el

festoneado deseado o la forma ósea parabólica capaz de soportar una arquitectura

ósea similar.
12

5. El contorno final es realizado en los ángulos lineales del diente para remover las

pequeñas espículas óseas usualmente conocidas como los picos de viuda. Estos picos

de vida son piezas residuales del hueso cortical dejado del ranurado horizontal que

forma un cráter en dirección hacia distal. Estos no serán reabsorbidos y resultarán en

un empaquetamiento de tejido posoperatorio inmediato. La instrumentación manual

con los cinceles de Oschbein y variadas limas de hueso se recomiendan para remover

el hueso residual interproximalmente.

6. Forma ósea terminada. La arquitectura ósea positiva que se levanta y se va a

gradualmente con una cresta ubicada coronal mente, de forma cónica interproximal

(4).
13

Instrumental

Se han recomendado las fresas de metal y de diamante en piezas de mano de alta y baja

velocidad, cinceles, limas y gubias para realizar cirugías de resección ósea (5).

Se pueden utilizar cinceles afilados para hueso o de pinzas gubias, los cuales causan el

menor daño a los tejidos. Las fresas accionan con naja velocidad y abundante irrigación son

solución salina para asegurar el enfriamiento y la eliminación de los restos de tejidos (1).

Los cinceles mas utilizados son: Ochsenbein N° 1 y 2 (Kirkland 13K/12KL), cincel para

hueso Ochsenbein N°3 y lima curva de Schluger N°9/10


14

Referencias

1. Periodontologia Clinica e Implantologia odontológica/ Jan Lindhe; Nihlaus Lang-6ed

Ciudad Autonoma de Buenos Aires.: Medica Panamericana, 2017

2. Kenneth S. Kornman and Paul B. Robertson:Fundamental principles affecting the

outcoumes of therapy for osseous lesions. Periodontology 2000;vol. 22,2000:22-43

3. Clifford Ochenbein.: Osseous resection in periodontal surgery. Journal of


Periodontology 1958;29:15-26

4. Cohen, E. S. (2010). Atlas de cirugía periodontal cosmética y reconstructiva.


Amolca.
5. Carnevale, G., & Kaldahl, W. B. (2000). Osseous resective surgery. Periodontology
2000, 22, 59-87
15
16

También podría gustarte