Está en la página 1de 2

COMUNICACIÓN:

Ciertos conceptos trabajados por las élites de la ciencia comunicacional (núcleo epistémico) se
convierten en realidades del mundo social y político (forma simbólica), forman la pantalla por
medio de la cual construimos el mundo y que ni siquiera podemos percibir; tanto los utilizamos,
tanto nos envuelven (p. 20). En teoría no podemos describirlo. Tendríamos la capacidad de dibujar
sólo sus aproximaciones o su silueta proyectada (p. 18-19).

Las tecnologías del espíritu (como episteme) tratan de los procedimientos para poner en acción la
comunicación. Unas obedecen a la representación, otras a la expresión. Las primeras son máquinas
para administrar un acervo de informaciones previamente transformadas en signos. Las segundas
ponen en acción los mecanismos más complejos donde lo determinado y lo indeterminado hacen
buenas migas. Ningún elemento del sistema de comunicación se encuentra aislado, actúa sobre su
situación en la red y es actuado por ésta (p. 21)

La comunicación propone la distinción emisor-receptor e introduce un canal entre ellos. La


representación apela a un mundo objetivo y a uno representado, y los reúne por un mediador. En los
dos casos se acuerda a los medios de comunicación poderes considerables y exclusivos. El receptor
del mensaje no puede más que registrar la realidad objetiva transportada por el canal. El
representante tiene, por sí solo, el poder de garantizar la objetividad. (p. 49)

La expresión constituye una indiscutible flexibilización del esquema representativo. El medio ya no


es un personaje aparte, traductor del mundo objetivo para un receptor pasivo. El medio está en el
mundo, lo mismo que el receptor, así como el mundo está en el medio y en el receptor. (p. 51)

Sujeto y objeto, productor y producto están entonces confundidos. Pérdida de la realidad, del
sentido, de la identidad. Este sistema desemboca en la confusión total entre emisor y receptor. En
un universo donde todo comunica, sin que se sepa el origen de la emisión, la comunicación muere
por exceso de comunicación. A esto denomino tautismo, neologismo que es contracción de autismo
y tautología, al mismo tiempo que evoca en él la totalidad, el totalitarismo. (p. 52-53)

MARTÍN-BARBERO

COMUNICACIÓN:
El relevamiento de la estructura comunicativa de la sociedad llamada de la información conduce a
un replanteamiento decisivo: lejos de ser un mero instrumento o modalidad de la acción, la
comunicación pasaría a ser elemento constitutivo de las nuevas condiciones del saber, que es donde
se está produciendo el cambio de sentido de esta época, en un saber que se mueve entre la apertura
de un horizonte ilimitado de exploración y la conciencia del carácter limitado de cada forma de
conocimiento, del irreductible carácter local de los discursos. (p. 30-31)

VIZER

FORD:

COMUNICACIÓN:

¿Hasta dónde llega la importancia de los medios? La gente en general diferencia bien lo
massmediático de la vida real. Los estudios sobre la crisis proveniente de campos no
comunicológicos no les dan tanta importancia. A veces parece que se les carga con más culpas que
las que tienen, con lo cual se descarga consciente o inconscientemente a otros sectores. La crisis
social y cultural que estamos transitando a nivel macro o micro no fue ni es producida ciertamente
por los medios. Pero es claro que su desarrollo está produciendo complejas transformaciones en la
cultura, las formas de percepción, los sistemas de construcción de sentido. O por su extensión y
globalización o por su peso en la construcción del mensaje o por su desarrollo interactivo. Aunque
también exige en el receptor el desarrollo de nuevas competencias especiales ante las nuevas formas
de representación. (p. 141-142)

También podría gustarte