Está en la página 1de 3

El control y los Estados policiales: distintas formas de control social.

Como primer acercamiento a las ideas planteadas, debemos considerar una visión histórica frente
a las problemáticas expuestas. Debemos considerar que han existido ocasiones a nivel histórico,
en donde al darle un amplio margen de potestades a las policías o fuerzas de seguridad ha
desencadenado en diversos problemas y opresiones a los civiles, y ciudadanos en general, siempre
con el mismo fin, mantener un control continuo para así lograr otros fines. La desproporción en
dicho caso, sumado con la falta de límites y el uso desmedido de sus potestades nos llevan a
darnos cuenta de que la poca limitación lleva al caos y la represión desmedida.

Podemos con esto, apreciar que en ciertos regímenes se da algo llamado “Estado policial”, en
donde el Estado, dentro de su poder, ejerce un estricto control sobre ciertas áreas de la vida en
sociedad, más aún, sobre garantías civiles, ejerciendo presión por medio de una policía secreta y
utilizando medios de vigilancia para mantener un control estricto a la población, siendo asimilado
a una contaste ley marcial.

Podemos enmarcar el nacimiento de este concepto, por medio de historiadores alemanes, que, a
mediados del siglo XX, y frente a las reacciones políticas de Federico el Grande, generan la idea de
Estado policial, diferenciándolo de otros sistemas. Si bien, las fuerzas policiales se pueden apreciar
como el medio necesario para conseguir el orden al interior de los Estados, y que a primera vista
podría resultar incuestionable. Pero, en este caso, existe un sistema que mantiene un estricto
control social, suprimiendo libertades civiles, instaurándose desde la óptica alemana de sus
historiadores como previo a los estados de derecho modernos.

Debemos comenzar señalando que existe una colisión de derechos en este tipo de Estados. Si
lleváramos estas ideas, y las aplicáramos en la actualidad, existiría un choque de derechos, porque
existiría una pugna entre la libertad individual frente al control policial que puede ser duro.

A nivel social, su legitimación utiliza como una “excusa” la aparición o nacimiento de un enemigo
común o una amenaza, la cual debe ser combatida en pro del bien común de la sociedad, y que
para ser combatido debe ser irrogado de las facultades necesarias para lograr así su cometido,
siendo por medio de los diversos mecanismos de control que se le otorgan, volviéndose así las
estructuras ideológicas de los Estados puntos clave al momento de otorgar facultades.

Este tipo de Estado tiene diversas características como, por ejemplo, el control de la información y
comunicaciones por medio de monopolios o estrategias de propagandas, la intervención de
comunicaciones, entre otras. Pero, a nuestra consideración, una de las mas remarcables sería la
necesidad de focalizar ciertas cuestiones, como los controles, en las periferias de las ciudades, y
más aún, en grupos minoritarios.

Sin ir mas lejos, existen diversos ejemplos que nos muestran la existencia y aplicación de estas
medidas por parte del Estado. En la literatura podemos encontrar la novela distópica de Geroge
Orwell titulada “1984”, en donde se nos muestra un Estado policial fuertemente instaurado, el
cual controla diversos aspectos de la vida de los ciudadanos, y en donde el ente llamado el “gran
hermano” se considera como un ente constantemente vigilante de la población. Otro ejemplo es
el comic, y posterior película, “V de vendetta”, en donde la protagonista de la obra nos muestra de
a poco como existe una fuerte fiscalización del Estado, inmiscuyéndose en todos los ámbitos de la
vida en sociedad de las personas, coartando sus libertades y expresiones a las que quiere el ente a
mando.

Ya alejándonos de la ficción, podemos apreciar que existen ejemplos en la vida real, los cuales
muestran que existe o existió, por lo menos en determinados periodos de tiempo. Podemos ver,
en primer lugar, que durante la Alemania nazi una de las herramientas mas importantes para
controlar a la población. El escuadrón llamado “Schutzsatffel” o escuadrón de protección,
comenzaron inicialmente como una guardia contemplada de forma exclusiva para Hitler y
miembros de alto rango del partido nacional socialista. De forma auxiliar, los miembros de la SS,
que se identificaban por medio del uso de camisas negras, al ser grupos mas reducidos eran
empleados como policías auxiliares, siendo en este caso ambos utilizados para mantener control a
la población.

Por otro lado, Heinrich Himmler, oficial de alto rango nazi y uno de los principales lideres del
partido, cambió las directrices de la policía común, volviéndola así un instrumento de control,
además de los mencionados, y creo otras organizaciones con el mismo propósito, realizar un
control sobre la población, limitar su expresión y darles seguimiento y arresto a los opositores del
dictador.

En Chile, durante la dictadura política, si bien existió un Estado policial, el cual buscaba controlar a
la población frente a diversas ideologías, no se dio como en el caso alemán un acercamiento a la
población, sino se comenzó de forma directa con una represión desmedida, sobre todo a contar de
los primeros años, donde diversos órganos, incluyendo a las policías de ese entonces, las cuales
controlaban a la ciudadanía por medio de diversos mecanismos. Al igual que en el caso alemán, se
crean organismos destinados al control de la población, con el fin de buscar opositores al régimen,
los cuales, desde el punto de vista del Estado, podrían ser un problema frente a las nuevas
pretensiones instauradas.

Otro ejemplo, mucho mas actual, es el caso ruso. En un inicio, la URSS, considerando desde la
visión histórica el antecesor a la Rusia actual, ejercía un estricto control sobre todo el territorio
que manejaba luego del fin de la segunda guerra mundial. Existen diversos archivos o
antecedentes que dan clara muestra que a la mas mínima muestra de estar en contra del régimen,
los supuestos “disidentes” eran acusados, enjuiciados por tribunales militares, y enviados a los
“gulag”, siendo los campos de concentración de detenidos. Esto ocurría en todo el territorio, un
ejemplo era en la Rumanía soviética, donde existía una alta presencia policial, con continuos
controles a la población civil, la prohibición de mantener armamento propio y, en general a toda la
población que se encontraba dentro de la zona soviética, la exigencia de ciertos comportamiento,
por medio de instituciones, siendo el ejemplo mas claro la “propiska” o “Прописка”, el cual era un
sistema de control en las migraciones de civiles, consistiendo en la adscripción de todos los
ciudadanos a una residencia de carácter fijo y permanente, constando de un documento que se
consideraba, a la larga, como un “pasaporte interno” para la población civil.

No obstante, si bien luego de la caída de la URSS, se consideraron como abolidas muchas de sus
represiones, debemos considerar que la Rusia actual por mucho que busque limpiar su imagen,
aún existen actos desmedidos frente a la población. Conforme al organismo Amnistía
Internacional, dentro de sus informes, se señala que existe una amplia persecución y
discriminación, por ejemplo, a personas LGBTI, minorías religiosas, y frente a diversas protestas se
impusieron condenas penales frente a manifestantes, existiendo una presión a jóvenes y
estudiantes por medio de sus colegios y universidades, con advertencias formales de expulsión si
concurrían a marchas, y en cuanto a la libertad de expresión, los medios de comunicación se
someten a las practicas del estado, siendo este medio utilizado para la difamación de personas
contrarias al régimen.

Si bien, el mandatario ruso Vladímir Putín ha señalado en diversas ocasiones la inexistencia de un


Estado policial en Rusia, no debemos dejar de considerar casos emblemáticos, como el de la banda
de punk “pussy riot”, el cual se les impidió actuar bajo el símbolo olímpico en una calle de Sochi,
en medio de las olimpiadas, y además, fueron apresadas luego que en la catedral de Cristo
Salvador de Moscú pronunciaran consignas contrarias al mandatario actual. Por lo cual, ha existido
una continua persecución por parte de la policía, siendo arrestadas por diversas situaciones, como
vandalismos.

Con esto, y en la línea argumental que seguimos, a nivel histórico podemos apreciar que desde
siempre se ha formado una pugna entre diversos derechos, contrastado frente a las desmedidas
facultades de estos Estados. Lo que nos muestra la historia, es que al dar a algunos organismos un
desmedido poder, solo provoca la afectación de derechos individuales de los civiles, dando paso a
repercusiones sociales, volviéndose desmedido el control. En estos casos, y sobretodo en el caso
ruso, siempre ocurre que a los sectores mas vulnerables de la sociedad se les ataca por medio de
controles, y si lo aterrizamos al caso chileno, el hecho de la posible afectación a sectores mas
vulnerables y minorías solo produciría un menoscabo a sus derechos y su dignidad, porque se
controlaría posiblemente en base a parámetros abstractos, que afectarían en variadas ocasiones la
dignidad de las personas.

https://encyclopedia.ushmm.org/content/es/article/ss-police-state

http://www.archivochile.com/Izquierda_chilena/fpmr/de/ICHfpmrde0030.pdf

https://elpais.com/diario/2000/07/15/internacional/963612002_850215.html

https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/paises/pais/show/rusia/

https://www.emol.com/noticias/magazine/2014/02/20/645908/pussy-riot-y-nueva-polemica-por-
video-de-protesta.html

También podría gustarte