Está en la página 1de 16

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria

Instituto Universitario de Tecnología “Juan Pablo Pérez Alfonzo”

IUTEPAL

Extensión Maracay- Estado Aragua

¿Cómo se construye
la personalidad?
Profesor: Delgado, Ramón Bachiller: Romero, Oriana

Área: Psicología C.I.: 30.186.177

Sección: 101-B

Maracay, agosto 2021


INTRODUCCIÓN

Es de conocimiento universal y general que el ser humano es un individuo, capaz de pensar,


decidir, sentir y vivir por si mismo, esta individualidad es además otorgada por la
personalidad de cada uno, ya que esta es la característica única que lo define y que lo separa
de sus semejantes.

Ninguna persona nace con una personalidad clara y establecido, sino que esta se va
formando a medida que va creciendo y va adquiriendo experiencias, conocimientos y
aprendizajes, estando así plenamente desarrollada en la edad adulta, cuando ya se tiene una
visión específica del mundo.

La personalidad no es estática, esta puede cambiar con el tiempo, pero siempre se


mantendrá sobre su base, a menos que ocurra un hecho traumático. A pesar de que todas las
personas son diferentes y tienen personalidades únicas, las mismas se pueden generalizar y
así categorizar los tipos de personalidad, bien sea desde el punto de vista psicoanalítico o
constitucional.

En el presente trabajo se hablara de estos tipos de personalidades, habiendo definido


concretamente lo que es una, de cómo se desarrolla la personalidad, así como de cuales son
los mas comunes hoy en día.
CONTENIDO

Personalidad

La personalidad es la estructura del sistema psíquico sobre la cual se construyen todas las
conductas y reacciones en la vida, es un conjunto de características o patrón de sentimientos,
emociones, pensamientos y conductas que persiste a lo largo del tiempo de forma constante
en distintitas situaciones, distinguiendo así a un individuo de cualquier otro y haciéndolo
diferente a los demás. De tal forma, la personalidad es una estructura de rasgos psicológicos
que hace referencia al conjunto de rasgos distintivos de un individuo, que conforma un modo
especifico de actuar y de pensar.

De igual manera Allport (1975, citado por Cerdá, 1985) asume que la personalidad se
refiere a “la integración de todos los rasgos y características del individuo que determinan
una forma de comportarse” (p. 438), es decir, la personalidad es formada en función del
desarrollo del individuo, a partir de las características sociales, biológicas y ambientales que
modulan, explican y mantiene su comportamiento.

Como se construye

Existen una inmensa cantidad de teorías que explican como se desarrolla la personalidad
de un individuo, pasando desde la psicosexual de Freud hasta la psicosocial de Erickson. Sin
embargo, establecer una cronología en las etapas del desarrollo de la personalidad a partir de
la clasificación de las principales etapas vitales es una de las formas más fácil de
comprenderla.

1. Los primeros momentos

Cuando nace un bebé no es posible considerar que el mismo tenga una personalidad
marcada, ya que no ha vivido experiencias que le hagan ser, pensar y actuar de forma
determinada. No obstante, con el paso del tiempo se puede observar que el niño o niña tiene
una tendencia a comportarse de cierta forma: llora mucho o poco, responde al tacto con miedo
o curiosidad, etc.
Estas tendencias o características forman parte de lo que es conocido como el
temperamento, que forma parte innata de la persona y puede ser modificado por medio del
aprendizaje. Este tiene base biológica y proviene, principalmente, de bases hereditarias, por
lo que es un componente primigenio que actúa como base de la conducta y construcción de
la personalidad.

2. Infancia

Mediante el individuo va creciendo y desarrollándose, adquiere capacidades cognitivas y


físicas que le permiten captar la realidad, empezar a comprender como funciona el mundo y
como este se puede influir y participar en él.

La característica de esta etapa es que es aquí donde sucede la adquisición de valores,


creencias y normas provenientes del exterior, de una manera inicialmente imitativa y con
pocos tintes críticos. Mediante las características del temperamento se encuentran siendo
enfrentadas por la realidad se empieza a formar la personalidad del individuo de acuerdo a
las mismas, adquiriendo patrones de comportamiento y maneras de ver mundo y así como la
formación del carácter.

Durante esta etapa, la autoestima tiende a estar en altos niveles debido a la atención que le
es brindada al sujeto por su ambiente familiar, sin embargo, al adentrarse al ambiente escolar
tiende a disminuir, debido a que se deja atrás el entorno al que se está acostumbrado para
entrar en uno desconocido en el que confluyen numerosos puntos de vista y no recibe la
atención antes dada.

3. Pubertad y adolescencia

En esta etapa el organismo se encuentra en un gran proceso de cambios, se aumentan las


expectativas en cuanto al comportamiento del individuo y este inicia a experimentar nuevas
realidades, por lo que es considerada una etapa clave en la formación de la personalidad. Es
caracterizada por la necesidad de diferenciarse, siendo frecuente una especie de separación
con los adultos a cargo y un continuo enfrentamiento de todo lo que se la ha sido inculcado.
Dentro de este proceso, se aumenta el numero de entornos en los que la persona participa,
por lo que, al mismo tiempo, el de las personas con las que interactúa, propiciando en
conjunto con los cambios hormonales y el aumento en la capacidad de abstracción propia de
la maduración cognitiva, la experimentación de diferentes roles en los cuales el sujeto
definirá qué le gusta y qué no. Asimismo, se da una potenciación de la búsqueda de
vinculación social y amorosa, por lo que el adolescente se encuentra en la continua búsqueda
de identidad propia, así como la de un sentimiento de pertenencia a la sociedad. En esta etapa
la autoestima tiende a variar producto de las inseguridades y los descubrimientos propios de
la adolescencia.

4. Adultez

Se considera que a partir de esta etapa es cuando se puede hablar propiamente de una
personalidad formada y desarrollada, habiéndose forjado ya un patrón relativamente estable
de conducta, emoción y pensamiento.

Dicha personalidad aun puede variar a lo largo de la vida, no obstante, a grades rasgos la
estructura y la base va a ser la misma, a menos que ocurra un evento traumático que haga que
la persona cambie su forma de ver el mundo.

En cuanto a la autoestima, la misma tiende a subir y el autoconcepto del adulto tiende a


intentar acercar su yo ideal con su yo real, por lo que deja de un lado la timidez y de brindarle
tanta importancia lo que los demás opinen de sí mismo.

5. Ancianidad

En general la personalidad sigue siendo estable, pero la llegada a la vejez supone la


progresiva experiencia de situaciones como la pérdida de habilidades, actividad laboral y
seres queridos, lo cual puede llegar a afectar en gran medida a su forma de relacionarse con
el mundo. Se registra una tendencia a la disminución de la extraversión y la autoestima.

Ahora bien, es importante mencionar que existen factores que pueden afectar el desarrollo
de la personalidad, siendo estos las situaciones ambientales externas (podemos contemplar
la cultura, las experiencias, entre otros) y los aspectos internos (actores biológicos y
hereditarios, las necesidades, los pensamientos, el temperamento, el carácter, etcétera.).

Componentes de la personalidad

La personalidad es la suma de dos componentes: el carácter (heredado) y el temperamento


(por experiencias). El temperamento según Lorenzini (1974) es “la individualidad
psicofisiológica de la personalidad” y al carácter es “la individualidad psicológica del hombre
y la mujer.” De esta forma, el temperamento es responsable de las características de las
respuestas emocionales frente a estímulos ambientales; es una habilidad innata e invariable
que depende de la herencia genética, la biología y la filosofía de la persona. Así para Pittaluga
(1970) existen componentes dentro del temperamento “el sistema endocrino, el plasma
sanguíneo, la constitución orgánica, la estructuración del sistema nervioso y su situación
neuropsíquica derivada”.

Por su parte, el carácter es modificable, ya que se desarrolla mediante las experiencias


vividas a lo largo de la existencia en relación al entorno ambiental en el que se desarrolla el
individuo; las experiencias que dejan más huellas son aquellas producidas en la infancia. El
francés René Le Senne, creador de la caracterología, defiende la existencia de ocho tipos de
carácter que se basan en la presencia y/o ausencia de tres propiedades constitutivas básicas
de la persona:

1. Emotividad: disposición o aptitud de ser conmovido o impresionado por sucesos de


pequeña importancia. Los emotivos (distinguidos con la letra “E”) se conmueven
fácilmente, presentando enojo, tristeza, alegría, etcétera. Los no emotivos
(distinguidos con la letra “nE”) permanecen indiferentes y sin afectación ante sucesos
emotivos.
2. Actividad: disposición del individuo para actuar. Los activos (diferenciados con la
letra “A”) se caracterizan por estar en constante movimiento y responden
inmediatamente ante cualquier estimulo. Por contra, los inactivos (diferenciados con
la letra “nA”) se desalientan ante cualquier estimulo dirigido a ellos o no simplemente
no actúan.
3. Repercusión: existen dos tipos: primarios o secundarios. Los primarios (“P”)
responden cuando la repercusión de un acontecimiento es inmediata, pero no origina
cambios a futuro. En los secundarios (“S”) la repercusión no es inmediata, trae
cambios posteriores y el sujeto tiende a pensar en el acontecimiento.

Por medio de la combinación entre la emotividad (“E” o “nE”), la actividad (“A” o “nA”)
y la repercusión (“P” o “S”); Le Senne identifica los ocho tipos caracterológicos que puede
presentar una persona:

• Apático: (nE, nA, S)


• Amorfo: (nE, nA, P)
• Flemático: (nE, A, S)
• Sanguíneo: (nE, A, P)
• Apasionado: (E, A, S)
• Colérico: (E, A, P)
• Sentimental: (E, nA, S)
• Nervioso: (E, nA, P)

Teorías de la personalidad (psicológicas)


1. Teoría de la personalidad de Freud

Fue propuesta por el célebre padre del psicoanálisis, el austríaco Sigmund Freud (1856-
1939), esta teoría propone que la personalidad de los individuos se forma a lo largo de su
historia de vida, mediante la sumatoria de todos los objetos amados y perdidos. Dichos
“objetos” vendrían a ser, en primera instancia, los padres, por quienes se produce
inicialmente un vínculo de amor, el llamado “Complejo de Edipo”, el cual se superará
mediante la renuncia, pero posteriormente serán otros quienes ocupen ese lugar de objeto
amado y luego perdido, como los amigos, parejas, colegas, etc.

Esta dinámica de amor y renuncia va formando al “yo”, una de las tres instancias básicas
de la psique para Freud (junto con el “superyó” y el “ello” o el inconsciente), a medida que
éste asimila como propios algunos de los rasgos de cada objeto perdido. De tal forma, de un
profesor muy querido se puede “heredar” una vocación, o ciertos gustos de algún amigo, etc.

En todo caso, según Freud la personalidad vendría a ser una suerte de “colección” de
objetos perdidos, que confieren un recorrido afectivo único, pero con muchos puntos de
encuentro con los demás.

2. Teoría de la personalidad de Jung

Elaborada por uno de los discípulos de Freud, el psiquiatra y psicoanalista suizo Carl
Gustav Jung (1875-1961), esta teoría de la personalidad de 1921 propone que ciertos
arquetipos determinan la conformación de la mente, los cuales permiten la existencia de ocho
perfiles posibles de la personalidad, los cuales:

• Pensamiento-introvertido. Personalidades centradas en su mundo interior, mucho


más que en el afuera, e interesadas por el pensamiento abstracto, reflexivo y teórico.
• Sentimental-introvertido. Personalidades empáticas, que valoran su vínculo con los
demás, aunque no sean muy dadas a expresarlo de manera abierta y franca.
• Sensación-introvertido. Personalidades enfocadas en fenómenos subjetivos,
introspectivas, pero más vinculadas con lo que captan sus sentidos, o sea, con su
propia sensibilidad.
• Intuitivo-introvertido. Personalidades soñadoras, que se desapegan de lo real
inmediato y son dadas a la fantasía.
• Pensamiento-extrovertido. Personalidades que disfrutan de la explicación, o sea, de
registrar lo que ocurre a su alrededor y constituir con ello un sistema mental,
abstracto.
• Sentimental-extrovertido. Personalidades muy sociables, que disfrutan de la
compañía de los demás y presentan baja propensión al pensamiento y la reflexión de
tipo abstracto, al ser más inmediatistas en sus intereses.
• Sensación-extrovertido. Personalidades que anhelan nuevas sensaciones provenientes
del afuera y de los demás, por lo que suelen ser dadas a la búsqueda del placer y ser
muy abiertas a lo nuevo.
• Intuición-extrovertido. Personalidades aventureras, carismáticas y dotadas de
liderazgo, que tienden a ocupar roles protagónicos en su comunidad y a liderar causas
sociales, políticas o comunitarias, dado que se realizan ante los demás.
3. Teoría de la personalidad de Carl Rogers

Obra del psicólogo estadounidense Carl Rogers (1902-1987), esta teoría propone un
abordaje fenomenológico de la personalidad, es decir, en la manera de captar la realidad y
asumirla como propia. Para ello, Rogers definió lo que es una “persona altamente funcional”,
cuyas características servirían para definir los distintos tipos de personalidad que hay. De
esta manera, Rogers propuso que las personalidades consistieran en combinaciones de siete
rasgos fundamentales:

• Apertura a la experiencia. Qué tan dispuesto está el individuo a la exploración de las


nuevas posibilidades y a las nuevas experiencias vitales, o qué tan defensivo se
muestra ante ello.
• Estilo de vida existencial. Qué tanto se le da sentido propio a las experiencias vividas,
creando así un significado personal para la vida del sujeto, o qué tanto tiende a esperar
que la vida encaje en parámetros prejuzgados.
• Autoconfianza. Qué tanto la persona cree o no en sí mismas ante las situaciones que
se le presentan.
• Creatividad. Qué tan dada es la persona a la imaginación, a la elucubración o a la
inventiva.
• Libertad de elección. Qué tanto puede el individuo asumir nuevas formas de
comportamiento frente a las tradicionales en situaciones en que no le funcionan bien,
creando así sus propias decisiones sobre la marcha.
• Carácter constructivo. Qué tanto puede conservar el equilibrio vital a la hora de darle
respuesta a sus necesidades.
• Desarrollo personal. Qué tan dispuesto está a asumir el cambio constante como un
proceso de crecimiento que no posee un fin.
4. Teoría de Kelly
Es derivada del cognitivismo y constructivismo, esta teoría propuesta por el psicólogo
estadounidense George Kelly (1905-1967) se conoce como la Teoría de los constructos
personales. El autor propone que cada individuo organiza su experiencia de la realidad en
base a un conjunto ordenado de constructos, mediante sistemas binarios de oposición (bonito-
feo, verdadero-falso, etc.) que sirven para evaluar las situaciones y para predecir los eventos
futuros.

A medida que el individuo tiene experiencias, estos constructos se irían remodelando


constantemente, implicando que su personalidad está en constante cambio y restructuración
mientras vive.

5. Teoría de la personalidad de Alloport

Para el psicólogo estadounidense Gordon Allport (1897-1967), la personalidad es la


integración de un conjunto de rasgos únicos, que distinguen de los demás, organizados en un
sistema de respuestas que, de manera inconsciente, la persona intenta usar para responder a
todas las situaciones de una misma manera.

Pero como ello no funciona, lógicamente, se adaptamos al medio, incorporando o


eliminando elementos fundamentales de la personalidad, que Allport llamó “rasgos”. Dichos
rasgos pueden ser cardinales, centrales o secundarios, dependiendo de su importancia
estructural en el sistema de la mente y, por ende, algunos serán más sencillos de cambiar que
otros. La personalidad vendría a ser el conjunto de los rasgos que perduran en el sujeto.

6. Teoría de la personalidad de Cattell

Es una de las teorías de la personalidad más conocidas, propuesta por el psicólogo británico
Raymond Cattell (1905-1998), la cual tiene muchos puntos de encuentro con la de Allport.
Por ejemplo, Cattell plantea que la personalidad consiste en la función de un conjunto de
rasgos, comprendidos como tendencias a reaccionar de una determinada manera; dichos
rasgos pueden ser temperamentales (cómo actuar), dinámicos (por qué actuar) o aptitudinales
(qué se necesita para actuar).
De este modo, Cattell desarrolló los factores primarios de la personalidad, que son 16 en
total y se miden con el célebre test de personalidad 16PF, y serían: afectividad, inteligencia,
estabilidad del yo, dominancia, impulsividad, atrevimiento, sensibilidad, suspicacia,
convencionalismo, imaginación, astucia, rebeldía, autosuficiencia, aprehensión, autocontrol
y tensión.

Teorías de la personalidad (constitucionales)

Este tipo de clasificación considera que el aspecto físico de una persona está en relación a
su carácter. También llamadas teorías tipológicas, se basan en el estudio de los tipos o
condiciones propias de complexión y organización mental de un individuo que lo diferencian
especialmente de los demás.

Las clasificaciones tipológicas de la personalidad más conocidas son la de Kretschmer y la


de Sheldon.

1. Teoría de Kretschmer: basándose en observaciones clínicas e investigaciones


antropométricas, Kretschmer describe una tipología constitucional en la que defiende
la existencia de cuatro tipos principales:
o Leptosómico. La teoría de Kretschmer describe al leptosómico como una persona de
brazos largos, cuello alto y mentón hundido. El leptosómico es tímido, hipersensible,
excéntrico y tiende a vivir en su propio mundo de fantasía.
o Pícnico. Este tipo es descrito como una persona rechoncha y barrigona. Tiene la
cabeza esférica y una cara redonda, con el cuello y las extremidades cortas y los dedos
cortos y gruesos. Cálido, extrovertido, alegre, bueno por naturaleza, práctico y con
los pies en la tierra.
o Atlético. El atlético tiene unos músculos potentes, los huesos duros y fuertes,
hombros anchos y cintura estrecha. Corresponde a un tipo de físico parecido al de
Superman. El temperamento de los individuos con tipo atlético se asocia a la
implacabilidad, la frialdad emocional y la agresividad. Son individuos altamente
competitivos.
o Displásico. Este es el tipo constitucional más raro. Todas las proporciones corporales
están desequilibradas y, como corresponde, también lo está su temperamento. Este
tipo, según las observaciones de Kretschmer, se asocia a trastornos endocrinos y, muy
frecuentemente, con esquizofrenia severa.
2. Teoría de Sheldon: estableció una serie de tipos análogos a los de Kretschmer. Las
tres variables que establecen se corresponden con el grado de desarrollo de las tres
hojas embrionarias: ectodermo, endodermo y mesodermo.
o Variable endomorfa-viscerotonía. Predomina en ellos el tronco sobre las
extremidades y las caderas sobre la cintura escapular. Débiles muscularmente. Sus
contornos son redondeados. Son extravertidos, sociofilos, satisfechos de sí mismos y
amantes del confort físico.
o Variable mesomorfa-somatotonía. Se caracterizan por que tienen un cuerpo fuerte
con huesos y músculos poderosos. Predomina en ellos la cintura escapular sobre las
caderas. Aman el riesgo, su carácter es enérgico y presentan una agresividad
competitiva.
o Variable ectomorfa-cerebrotonía. Presentan un aumento de la longitud de los
miembros cuando se compara con el tronco. La caja torácica es plana. Su carácter es
introvertido y presentan sociofobia.

Esquemas de la personalidad más comunes


Un estudio plantea que quizás existen cuatro tipos de personalidades en las que, de una
manera u otra, los seres humanos se podrían ver reflejados en su totalidad: personalidad
promedio, reservada, egocéntrica y modelo a seguir. Estos nuevos datos surgen de un estudio
en el que se han analizado los perfiles de más de 1,5 millones de personas de todo el mundo
a través de un enfoque computacional alternativo y técnicas de análisis de datos.

William Revelle explica que “Los datos obtenidos muestran que hay densidades más altas
de ciertos tipos de personalidad”, es un profesor de psicología de la Facultad de Artes y
Ciencias de Weinberg y autor principal de esta nueva investigación, publicada en la revista
'Nature Human Behavior'. Una clasificación que, de acuerdo con este nuevo estudio, hasta el
momento, “tan solo existía en la literatura de autoayuda y no tenía cabida en las revistas
científicas”.

1. Personalidad promedio: en este primer grupo encajarían todos aquellos con altos niveles
tanto de neuroticismo como de extroversión y una apertura baja. Unos rasgos que definirían
los rasgos de una personalidad con tendencias emocionales inestables a su vez que
extrovertidas y cerradas. De acuerdo con los investigadores, aquí encajarían las
personalidades promedio.

2. Personalidad reservada: unos altos niveles de estabilidad emocional unida a un carácter


poco abierto o neurótico caracterizaría a este segundo grupo de personas, entre las cuales
destacarían muchas personalidades agradables y concienzudas.

3. Personalidad egocéntrica: mucha extraversión, pero poca franqueza, amabilidad y


escrupulosidad. Así serían las personas cuya personalidad destaca por estar centrada en sí
mismas. Unas características que, de acuerdo a los investigadores, harían que estos
individuos resultaran poco agradables de cara a los demás.

4. Modelo a seguir: poco de lo malo (neuroticismo) y mucho de lo bueno (extraversión,


apertura, amabilidad y escrupulosidad). Así son las personas con una personalidad que encaja
en los considerados como “modelos a seguir”. Un rasgo que, de acuerdo con esta
investigación, predominaría entre las mujeres y que además podría cultivarse con la edad.
RESUMEN

La personalidad es esa característica única que nos define, que se ve afectada por motivos
externos, tal como la cultura, e internos, como nuestros sentimientos y emociones. El tipo de
crianza que tiene un individuo será de guía para identificar el tipo de personalidad que posee
o poseerá, ya que la misma está compuesta por el carácter (el cual es hereditario) y el
temperamento (adquirido por experiencias) los cuales son altamente influenciados en la etapa
infantil.

Mediante las personas van creciendo van, a su vez, desarrollando su personalidad hasta
llegar a la adultez, donde se considera que los parámetros de sentimientos, emociones,
pensamientos y perspectivas están definidos y sumamente difícil de cambiar.

Asimismo, al englobar y generalizar las características de las personalidades de los


individuos, vistos desde un punto de vista psicológico y tipológico, se logran diferenciar
ciertas categorías de personalidad en la que cada ser se puede ver identificado.
BIBLIOGRAFÍA
Castillero, O. (2017, March 1). Las 5 etapas del desarrollo de la personalidad. Retrieved from
psicologiaymente.com website: https://psicologiaymente.com/desarrollo/etapas-desarrollo-
personalidad
Editorial Etecé. (2021, July 16). Teorías de la Personalidad - Concepto, autores y ejemplos.
Retrieved August 25, 2021, from concepto.de website: https://concepto.de/teorias-de-la-
personalidad/
Mostaño, M., Palacio, J., & Gantiva, C. (2009). Psychologia. Avances de la disciplina (p.
86). Retrieved from website: https://www.redalyc.org/pdf/2972/297225531007.pdf
Pena, B. (2021, May 27). Componentes de la personalidad: temperamento y carácter.
Retrieved August 25, 2021, from Psicoactiva website:
https://www.psicoactiva.com/blog/componentes-de-la-personalidad/
Raffio, V. (2018, September 19). Los cuatro tipos de personalidad en los que todos
encajamos. Retrieved August 25, 2021, from elperiodico website:
https://www.elperiodico.com/es/ciencia/20180919/cuatro-tipos-personalidad-psicologia-
7040533
Rodríguez, N. (2019, April 26). El DESARROLLO de la PERSONALIDAD: Etapas y
Factores influyentes. Retrieved from psicologia-online.com website:
https://www.psicologia-online.com/el-desarrollo-de-la-personalidad-etapas-y-factores-
influyentes-4523.html#anchor_1
BIBLIOGRAFÍA

También podría gustarte